Síndrome Burnout: ¡Trabajadores al borde del ataque de nervios!

 

Se ha convertido en uno de los trastornos sociales modernos con más prevalencia: El síndrome Burnout o el “trabajador quemado” afecta a muchos sectores laborales, y su índice de crecimiento parece no tener límites. A través de este artículo; nuestra neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda te invita a conocerlo más de cerca y aprender estrategias útiles para combatirlo. Como dice Oscar Wilde “La única ventaja de jugar con fuego es que uno aprende a no quemarse”

Está claro. Este trastorno no es tan fácil de evadir como otros, porque desgraciadamente todos somos vulnerables y potenciales víctimas del síndrome Burnout. Todos (o la inmensa mayoría) tenemos que trabajar para poder subsistir, y algunos tienen más suerte que otros en sus condiciones laborales. Si plantearte cambiar de trabajo no es una de tus opciones posibles, te propongo una serie de pautas para lidiar lo mejor que puedas contra en síndrome Burnout, y que acabes lo menos quemado posible.

Síndrome Burnout: ¡Trabajadores al borde del ataque de nervios!

Síndrome Burnout: ¡Trabajadores al borde del ataque de nervios!

¿Qué es el Síndrome de Burnout?

El Burnout laboral o el síndrome del trabajador desgastado, es un trastorno emocional con graves consecuencias para tu salud física y psicológica. Se define como un agotamiento físico, mental y emocional, en el que poco a poco vas perdiendo el interés por tus tareas y responsabilidades, y el que lo padece, experimenta importantes cambios de comportamiento. Este es un factor clave para su identificación.

Paradógicamente, afecta más a personas que han hecho de su profesión su vocación, como la medicina, enfermería, trabajo social, psicología y profesorado. Es decir, profesiones en las que trabajas con personas.

¿Te preguntas por qué? Porque el principal riesgo de desarrollar el síndrome Burnout es cuando existe una disonancia entre nuestras expectativas, y el desempeño real de nuestro trabajo.

“Quien nada espera, nada pierde”

Las dificultades para promocionar internamente en el trabajo, para que se nos valore y tome en cuenta, para encontrar un salario que se adapte a nuestras expectativas o formación, etc…

Síndrome Burnout: ¡Trabajadores al borde del ataque de nervios!

Síndrome de Quien nada espera, nada pierde

El síndrome de Burnout es la principal causa de bajas laborales, junto con el mobbing y la depresión, y afecta mayoritariamente a menores de 35 años, en sus primeras experiencias laborales. Tristemente, la mayoría acaba por asumir la derrota de sus ideales y se alienan, desarrollando el síndrome Burnout paulatinamente.

Al borde de un ataque de nervios: Síntomas del síndrome Burnout

La dificultad para levantarse por la mañana o la sensación de estar exhausto pese a haber dormido las horas suficientes es la primera señal de alarma.

Sentimientos como frustración, sensación de baja eficacia, fracaso o impotencia son muy comunes. Generalmente el estar expuesto largo tiempo al síndrome Burnout puede desencadenar patologías más severas como ansiedad y depresión.

A nivel físico se producen alteraciones del sueño, de la digestión (ardores, acidez…) taquicardias, dificultad para conciliar el sueño por las noches e insomnio. Cuando los síntomas se alargan en el tiempo pueden dar lugar a cefaleas, comunicación deficiente y bajo rendimiento.

Estos síntomas pueden derivar en el abuso de fármacos, drogas o alcohol en un intento poco eficaz de la persona afectada de liberarse de este hastío generalizado.

Se hace vital que si estás experimentando estos síntomas acudas cuanto antes a un profesional. Como en la mayoría de los trastornos, atacarlo en la fase temprana garantiza un éxito mayor. No dejes que vaya a más y ¡pide ayuda si es necesario!

“Como en la mayoría de trastornos, el desconocimiento y la negación fomentan su alta epidemiología”

Test para detectar el Síndrome Burnout. Me siento muy quemado en el trabajo…

La escala desarrollada por Maslach mide los tres constructos principales del síndrome Burnout: agotamiento, despersonalización y eficacia profesional. Tienes que contestar puntuando cada afirmación del 1 al 6 (1: nunca, 6: siempre) Intenta ser lo más sincero posible.

  1. Me siento emocionalmente agotado por mi trabajo.
  2. Me siento cansado al final de la jornada de trabajo.
  3. Me siento fatigado cuando me levanto por la mañana y tengo que ir a trabajar
  4. Comprendo fácilmente como se sienten los pacientes.
  5. Creo que trato a algunos pacientes como si fueran objetos impersonales.
  6. Trabajar todo el día con mucha gente es un esfuerzo.
  7. Trato muy eficazmente los problemas de los pacientes.
  8. Me siento “quemado” por mi trabajo.
  9. Creo que influyo positivamente con mi trabajo en la vida de las personas.
  10. Me he vuelto más insensible con la gente desde que ejerzo esta profesión.
  11. Me preocupa el hecho de que este trabajo me endurezca emocionalmente.
  12. Me siento muy activo.
  13. Me siento frustrado en mi trabajo.
  14. Creo que estoy trabajando demasiado.
  15. Realmente no me preocupa lo que le ocurre a mis pacientes.
  16. Trabajar directamente con personas me produce estrés.
  17. Puedo crear fácilmente una atmósfera relajada con mis pacientes.
  18. Me siento estimulado después de trabajar con mis pacientes.
  19. He conseguido muchas cosas útiles en mi profesión.
  20. Me siento acabado.
  21. En mi trabajo trato los problemas emocionales con mucha calma.
  22. Siento que los pacientes me culpan por alguno de sus problemas.

¿Ya has contestado? Te indico cómo saber tu puntuación. Suma los puntos totales para saber que puntuación tienes en cada escala. Puntuaciones por debajo de 33 indican que no hay síndrome de Burnout.

  1. Escala de agotamiento emocional: Evalúa tu propia vivencia de abatimiento emocional.
  • –          Items: 1,2,3,6,8,13,14,16,20
  • –          Puntación máxima: 54

 

  1. Escala de despersonalización: Muestra tu nivel de cinismo. Hasta qué punto eres consciente de lo poco que te importa ya tu trabajo, y tu distanciamiento hacia él.
  • –        Items: 5,10,11,15,22
  • –        Puntuación máxima: 30

 

  1. Escala de realización personal: Evalúa tus propios sentimientos de auto eficacia percibida.
  • –          Items: 4, 7, 9, 12, 17, 18, 19, 21
  • –          Puntuación máxima: 48

Puntuaciones por encima de 33 en las dos primeras escalas, y menores de 33 en la última escala, definen el síndrome de Burnout.

Síndrome Burnout: ¡Trabajadores al borde del ataque de nervios!

Síndrome Burnout: Cómo afrontarlo

Pautas para prevenir y afrontar el síndrome Burnout

La prevención en este trastorno es fundamental, y aunque es necesaria la ayuda de un especialista para superar este trastorno, hay una serie de pautas muy efectivas que te ayudarán a prevenirlo:

Consejo 1: Desarrolla una actitud asertiva

A través de mi artículo Técnicas de asertividad para mejorar tus relaciones sociales, aprenderás estrategias eficaces para no sobrecargarte con trabajo, no aceptar como propias responsabilidades que no son tuyas, y lo más importante de todo; aprender a decir no sin sentirte culpable.

El desarrollar estrategias asertivas de comunicación te facilitará exponer a tus compañeros o jefe tus puntos de vista y opiniones, desde una perspectiva constructiva y no destructiva.

¡Te animo a que le eches un vistazo!

Consejo 2: Modifica tus expectativas laborales

Cuidado, esto no quiere decir que te despidas de tus ilusiones y retos personales. Simplemente se trata de hacer una reevaluación de ellos y preguntarte si están bien calibrados, y si son factibles en tu entorno laboral y profesional.

Trata de buscar un punto intermedio que se ajuste a la realidad, pero sin renunciar a tus aspiraciones. Tomate la adversidad como una experiencia más de crecimiento personal.

Consejo 3: Haz cambios tu distribución de tiempo sueño-trabajo-ocio

Se hace imprescindible para la prevención del síndrome Burnout que tu vida no gire en torno a tu trabajo. Es necesario que dediques mínimo 10 minutos al día a una tarea o hobby que te haga desconectar de tu trabajo y te “desintoxique” de las emociones negativas que te produce. Mantén unos hábitos de sueño regulares, e intenta que se adapte tu ciclo de sueño-trabajo-ocio a una rutina.

Dedica tiempo a tus relaciones personales, pero en esos momentos de ocio procura desconectar y no hablar de lo quemado que estás en el trabajo. Céntrate simplemente en disfrutar de su compañía.

Consejo 4: Practica técnicas de relajación

Te ayudarán a combatir los síntomas del estrés asociado al trastorno y la ansiedad. Tienes mil opciones, pon una música relajante que te guste y haz inspiraciones y expiraciones, pinta, lee, sal a dar un paseo…

Te recomiendo que practiques Mindfulness, práctica de sobrada validez para trastornos asociados a la depresión. Te comparto un artículo para que conozcas un poquito mejor en que consiste.

Síndrome Burnout: ¡Trabajadores al borde del ataque de nervios!

Practica técnicas de relajación

Consejo 5: Juega a la lotería

Este último, por supuesto, es broma. Actualmente existe un serio problema con la ludopatía, sobre todo, en jóvenes. Y lo último que queremos es que entres en ese círculo. Trabaja y esfuérzate pero no te frustres. Y si algo no te gusta intenta mejorarlo, puede que te convenga conocer estos consejos que te ayudarán a  salir de tu zona de confort.

¿Y tú? ¿Vives para trabajar, o trabajas para vivir?

 

 

Psicóloga especializada en neuropsicología y neurociencia aplicada a la educación.
Curiosa por naturaleza, le encanta investigar sobre la conducta y comportamiento humano y compartir nuevos descubrimientos y consejos útiles que puedan ayudar a los lectores.
Experta en temas de psicología positiva e inteligencia emocional.

This post is also available in: Francés Alemán