¿ Qué es el síndrome de Couvade? El embarazo masculino empático

¿Puede el padre presentar síntomas de embarazo? Náuseas, repulsión a olores, irritabilidad, antojos… La aparición de síntomas de embarazo en hombres es mucho más común de lo que imaginas. Quizás hayas escuchado hablar sobre el embarazo por “imitación”, embarazo “solidario”, “fantasma” o “empático”, aunque el término oficial para estos síntomas es “Sindrome de Couvade”.

¿Pueden los hombres, durante la gestación de su bebé, sentir que ellos mismos están embarazados? En este artículo, Andrea García, psicóloga, resuelve todas nuestras dudas: Descubre qué es el Síndrome de Couvade. Cuando los hombres presentan síntomas propios del embarazo y cambios hormonales durante la gestación de su pareja.

Síndrome de Couvade

Síndrome de Couvade

La palabra Couvade proviene del verbo francés couver que significa incubar o criar. Este síndrome afecta a hombres, generalmente padres primerizos, cuyas parejas están embarazadas y experimentan síntomas parecidos a los de ellas, tanto físicos como psicológicos. Estos síntomas son totalmente involuntarios, los padres no fingen el malestar para obtener atención.

A pesar de que este síndrome no está reconocido en la comunidad médica, lo cierto es que es más frecuente de lo que se pudiera pensar. Dependiendo del estudio, la incidencia del síndrome oscila entre el 10 y el 65% de los padres, y, al menos un 80% de ellos experimentan algún síntoma.

Síntomas físicos: Pueden padecer náuseas, dolor abdominal, calambres en las piernas, problemas intestinales, dolor de cabeza, aumento de peso, aumento del apetito.

Síntomas psicológicos: Padecen cambios en los patrones de sueño, debilidad, ansiedad, irritabilidad, depresión, dificultad de concentración.

Las parejas que han lidiado con infertilidad o la pérdida de un bebé es más probable que terminen desarrollando este síndrome.

Se inicia habitualmente entre el primer y el tercer trimestre del embarazo de la mujer y con el parto el síndrome suele desaparecer. Generalmente estos hombres son padres afectivos muy involucrados en la crianza de los hijos.

Es posible que el aumento de este síndrome en las sociedades occidentales se debe a los cambios culturales. Los hombres se están volviendo más partícipes en el rol parental. Se espera que los padres adquieran un papel más activo en la crianza y en la educación de los hijos. Al estar más involucrados es más probable que padezcan este síndrome.

Síndrome de Couvade

Síndrome de Couvade: padres afectivos y preocupados

El síndrome de Couvade en otras culturas

El atropólogo E.B. Tylor fue el primero en mencionar el término couvade en 1865 para describir los rituales de paternidad que realizaban los maridos mientras sus mujeres estaban dando a luz. Se han encontrado rituales como estos en diferentes culturas y periodos históricos: la Antigua Grecia, el Imperio Romano, regiones del País Vasco, China, Tailandia, Borneo, Rusia y en tribus indígenas americanas. En la mayoría de rituales los hombres empatizan con el dolor del parto de sus mujeres, intentando compartir sus dolores.
  • Algunas culturas establecen que los futuros padres deben evitan ingerir determinados alimentos o manejar cuchillos u otras herramientas afiladas mientras la mujer está de parto.
  • En Papúa Nueva Guinea los padres construyen una choza apartada del resto del poblado y se va a la cama al comenzar el parto. Este se queda en la cama e imita los dolores de parto hasta que el bebé ha nacido. Una costumbre similar se ha observado entre la cultura tradicional vasca.
  • Algunas zonas de Brasil tienen una tradición en la que los padres se sacan sangre mientras la mujer está de parto.
  • La tribu mexicana Huichol tenía el mejor método para asegurarse de que el hombre compartía el dolor de la mujer parturienta. Mientras la mujer estaba dando a luz el marido se sentaba en el techo sobre ella con una cuerda atada alrededor de sus testículos. Con cada contracción la mujer tiraría de la cuerda.
Se piensa que los rituales de Couvade tienen numerosos propósitos dependiendo de la cultura:
  • Desviar la atención de los espíritus malignos lejos de la madre y llevarla al padre en su lugar.
  • Reforzar el vínculo emocional entre el padre y el hijo.
  • Mostrar que el hombre es el padre biológico del niño.
  • Aliviar la ansiedad del padre mientras la madre está de parto.
  • Reforzar la relación del padre con los seres sobrenaturales para que puedan guiar al niño al mundo.
Estos rituales ya no se llevan a cabo en la mayoría de los países desarrollados. Sin embargo, el término Couvade se aplica ahora al síndrome del que estamos hablando.

Causas del síndrome de Couvade

1. Estrés y ansiedad

Las preocupaciones domésticas y financieras habituales, sumadas a la paternidad generan habitualmente ansiedad, especialmente en los padres primerizos.

El estrés provoca unos desequilibrios hormonales que se asemejan mucho a los que se producen durante el embarazo. Desciende el nivel de testosterona (hormona típicamente masculina) dejando desequilibrados los niveles de estrógenos (hormona femenina). Con el estrés también se libera cortisol. Un exceso de cortisol, a largo plazo, puede producir también un incremento en la prolactina. Esta hormona estimula la producción de leche materna en la mujer y se relaciona con el comportamiento maternal. En el hombre puede derivar a un crecimiento de los pechos y el desarrollo de la conducta paternal. Algunos estudios han visto la presencia de prolactina incluso después del nacimiento del bebé.

2. Empatía 

Una relación muy cercana, de amor y confianza con la pareja, además de unos niveles de empatía individuales normalmente altos, puede potenciar los sentimientos empáticos hacia ella.

Habitualmente el embarazo y la maternidad se centran en la mujer. Se obvia la labor de hombre, como si él no tuviera nada que ver. Pero lo cierto es que el hombre experimenta cambios cerebrales para poder establecer un apego con el bebé. También se dan cambios psicológicos y sociales en relación a lo que culturalmente se espera de ellos como padres.

3. Cambios en las rutinas

Un embarazo, y todo lo que ello conlleva, provoca cambios en la rutina habitual de la pareja. Cambian los patrones de alimentación y de sueño de la mujer, y al vivir juntos los del hombre también cambian.

¿Cómo paliar lo síntomas del síndrome de Couvade?

Generalmente el síndrome de Couvade no es grave, no es una patología ni una enfermedad mental. Sin embargo, si el malestar es demasiado grande, es necesario controlar la ansiedad que lo provoca mediante alguna técnica de relajación o mediante la meditación Mindfulness.

Además de controlar la ansiedad puede resultar beneficioso expresar el malestar a la pareja, los amigos o grupos de padres. También es esencial que haya una buena comunicación en la pareja. Compartir las preocupaciones y ansiedades es vital, no solo para paliar el síndrome de Couvade, sino también para cultivar la intimidad y mejorar la calidad de la relación.

Hacer al padre partícipe del proceso de embarazo y hacerle sentir una parte activa del mismo puede ser de mucha ayuda. ¡Hazle participar en las clases de preparación al parto!

¿Eres padre primerizo? Consulta esta guía práctica para padres y madres primerizos.