Síndrome de diógenes y trastorno por acumulación. Una guía completa

 

Completa guía sobre el Síndrome de Diógenes. Acumulación de cosas inservibles, basura, ropa, objetos, aislamiento social, falta de higiene personal, condiciones de vivienda insalubres… Descubre qué es el Síndrome de Diógenes, los tipos que existen, sus diferencias con el trastorno por acumulación (o acumulación compulsiva), causas, síntomas, cómo reconocerlo y ayudar a alguien que lo padece, tratamiento, cómo dejar de acumular ropa u objetos ¡y mucho más! Si tienes cualquier duda, puedes dejarnos tu comentario abajo, y te responderemos. 

Síndrome de Diógenes.

Síndrome de Diógenes. Imagen: Atusalud

¿Qué es el síndrome de Diógenes? Definición

El síndrome de Diógenes se puede definir como problema de conducta que se caracteriza por un abandono total, tanto en el ámbito personal como en el social, por un aislamiento voluntario en propio hogar, y por la ausencia de limpieza, acumulación compulsiva de importantes cantidades de basura, objetos, ropa y desperdicios domésticos.

El síndrome de Diógenes afecta, principalmente, a personas mayores de 60 años que viven solas, aunque también existen casos de personas mas jóvenes. Esta enfermedad es más común en mujeres que en hombres, sobre todo se da en aquellas que están viudas.

Al menos la mitad de las personas que padecen síndrome de Diógenes, sufren algún tipo de enfermedad mental: los diagnósticos relacionados más frecuentes suelen ser demenciadepresión psicótica y trastornos de personalidad. Este trastorno puede aparecer como consecuencia de otras patologías previas, como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), o por conductas, como el coleccionismo, que pueden agravarse por otras causas.

CogniFit tecnología líder en envaluaciones neuropsicológicas y rehabilitación cognitiva

CogniFit tecnología líder en evaluaciones neuropsicológicas y rehabilitación cognitiva adaptada a cada persona. Fácil de usar y accesible

Tipos de Síndrome de Diógenes

Se puede diferenciar entre dos tipos o clases de síndrome de Diógenes:

  • Primario: Aparece en personas que no han presentado ninguna patología psiquiátrica previa. Es decir, no es causa de ninguna otra condición médica, sin embargo estas personas presentan los rasgos distintivos de esta enfermedad: Acumulación compulsiva de basura en su domicilio, déficit en las interacciones o relaciones con los demás, aislamiento, abandono personal, falta de higiene, alimentación pobre, rechazo de ayuda de familiares y organismos oficiales, negación del problema.
  • Secundario: Se debe a alguna patología o trastorno mental. Aparece en personas con alteraciones psiquiátricas conocidas como demencia, depresión, alcoholismo crónico, etc… Estos pacientes, además de mostrar los rasgos de su trastorno, empiezan a mostrar rasgos característicos del Síndrome de Diógenes.

En el siguiente vídeo podrás ver el documental del programa Callejeros en el que se habla de este trastorno:

¿Por qué se le llama síndrome de Diógenes? ¿Quién fue Diógenes?

Diógenes de sínope fue un filósofo griego del siglo 4 aC, y uno de los cínicos tempranos que defendía los principios de la autosuficiencia y la satisfacción no relacionada con las posesiones materiales.

Vivía como predicaba, dormía en edificios públicos, (algunos creen que en un barril) y mendigaba por alimento, reduciendo sus necesidades al mínimo. Sus ideales eran “vivir acorde a la naturaleza”, “auto-suficiencia”, “liberarse de las emociones”, “ausencia de vergüenza”, “franqueza” y “desprecio por la organización social”.

El nombre del síndrome es una referencia a la reclusión y rechazo del mundo exterior, que practicaba el filósofo, y no el deseo de demostrar autosuficiencia sin posesiones materiales.

Diferencias entre síndrome de Diógenes y trastorno por acumulación

¿Es lo mismo el síndrome de Diógenes y el trastorno por acumulación? No, no son lo mismo.

El síndrome del acaparador compulsivo, o trastorno por acumulación consiste únicamente en una dificultad o falta de motivación para desprenderse de los objetos personales y una tendencia a guardar más y más cosas. Las personas que presentan un trastorno de acumulación, pueden tener una vida social activa y no descuidar la limpieza o la higiene personal.

Mientras en el síndrome de Diógenes aparece la falta de cuidado personal, el aislamiento social y la negligencia.

El trastorno de acumulación

A menudo se confunde el síndrome de diógenes con el trastorno por acumulación, también llamado silogomanía o síndrome de acumulación compulsiva.

El trastorno por acumulación se ha añadido recientemente al manual diagnóstico de los trastornos mentales y tiene aspectos obsesivos muy fuertes.

Según la versión 5 del manual diagnóstico de los trastornos mentales o DSM-5, el trastorno de acumulación tendría los siguientes criterios:

  • A. Dificultad persistente de deshacerse o renunciar a las posesiones, independientemente de su valor real.
  • B. Esta dificultad es debida a una necesidad percibida de guardar las cosas y al malestar que se siente cuando uno se deshace de ellas.
  • C. La dificultad de deshacerse de las posesiones da lugar a la acumulación de cosas que congestionan y abarrotan las zonas habitables y alteran en gran medida su uso previsto. Si las zonas habitables están despejadas, sólo es debido a la intervención de terceros (p. ej., miembros de la familia, personal de limpieza, autoridades).
  • D. La acumulación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento (incluido el mantenimiento de un entorno seguro para uno mismo y para los demás).
  • E. La acumulación no se puede atribuir a otra afección médica
  • F. La acumulación no se explica mejor por los síntomas de otro trastorno mental

Test depresión

Causas y factores de riesgo del síndrome de diógenes

Como hemos mencionado, algunos casos del síndrome de Diógenes se deben a un trastorno previo. Algunos estudios afirman que la mitad de los casos aparecen sin un problema mental previo.

Cuando no se asocia a otros problemas, el síndrome de Diógenes puede deberse a un evento traumático o estresante, como la muerte de un ser querido, la jubilación o un divorcio. Problemas médicos también pueden disparar los síntomas.

  • Infarto
  • Pérdida de movilidad debido a la artritis o fractura de huesos
  • Fallo cardíaco
  • Demencia
  • Problemas de visión
  • Aumento de la fragilidad
  • Depresión

Otros factores de riesgo pueden ser:

  • Pérdida de un compañero, cuidador, esposo.
  • Historia de trastornos mentales
  • Historia de abuso de sustancias
  • Haber sufrido abusos
  • Rasgos de personalidad, como la introversión, la suspicacia, desapego de los demás.

Síntomas del síndrome de Diógenes

Signos de alarma del síndrome de Diógenes

Algunas personas pueden empezar con un juicio pobre, cambios en la personalidad y conductas inapropiadas. Los signos de alarma de una persona que no ha sido diagnosticada pueden ser:

  • Erupciones cutáneas debidas a una mala higiene, pulgas o piojos.
  • Pelo despeinado y apelmazado
  • Uñas de los pies y manos excesivamente largas
  • Apariencia descuidada
  • Heridas sin causa aparente
  • Malnutrición
  • Deshidratación

La casa de la persona afectada también suele exhibir signos de deterioro y abandono:

  • Plaga de roedores
  • Gran cantidad de basura acumulada dentro y fuera de la casa
  • Mal olor intenso

entrenamiento cerebral

Síntomas: ¿Cómo reconocer a alguien con síndrome de Diógenes?

Una persona diagnosticada con Diógenes, es probable que muestre alguno o la mayoría de los siguientes síntomas:

  • Descuido de su persona
  • Condiciones de vida inseguras e insalubres
  • Excesiva acumulación de objetos, acumulación de cosas inútiles e incluso basura.
  • Poca conciencia de su problema
  • No hay verguenza por la falta de limpieza
  • Negación de ayuda
  • Paranoia o sospecha general
  • Desapego de las personas
  • Ansiedad social
  • Tendencias obesivo-compulsivas
  • Nutrición deficiente
  • Miedo a los profesionales o ambientes sanitarios
  • Hostilidad y agresión hacia otros
  • Concepto de la realidad distorisionada
  • Problemas en la piel debido a la falta de higiene, como la dermatitis passivata
síndrome de diógenes

La acumulación de objetos es uno de los síntomas más llamativos del síndrome de Diógenes

Diagnóstico del síndrome de diógenes

No hay un diagnostico formal del síndrome de diógenes y puede ser difícil de distinguir del Trastorno por acumulación/acumulación compulsivo, Esquizofreni, Manía, Demencia Frontotemporal, Depresión.

Trastorno obsesivo-compulsivo. Este trastorno se caracteriza por las conductas repetitivas para reducir la ansiedad y a veces este ritual puede ser la de adquirir objetos y acumularlos.

Coleccionismo. Las personas a las que les gusta hacer colecciones pueden confundirse con síndrome de diógenes. Sin embargo, estas personas sienten placer en el proceso de búsqueda de esos objetos que coleccionan y suelen pasar mucho tiempo colocándolos y limpiándolos.

Es por ello por lo que hay que hacer una exploración y evaluación detallada, para así determinar las motivaciones de la persona para acumular objetos. También es importante determinar si hay alguna causa biológica o la presencia de algún otro trastorno.

¿Cómo ayudar a una persona con síndrome de diógenes?

Ayudar a una persona con Diógenes puede ser un desafío, ya que la mayoría de los que sufren esta condición se niegan a recibir ayuda, incluso de personas muy cercanas.

Esta tendencia al aislamiento y la ansiedad social implica que se tarde mucho en identificar y tratar este problema.

Es importante no presionarla, no juzgarla, pero estar pendiente de ella y no dejar que se aísle. También es esencial buscar ayuda profesional cuanto antes.

No podemos forzar a la persona a tirar cosas o hacer una limpieza total en su casa, porque puede percibirlo como un ataque. Por ello, hay que ser muy compresivo con ellos y tener en cuenta que no son plenamente conscientes de lo que hacen.

¿Cómo dejar de acumular cosas inútiles?

La mayoría de nosotros no tenemos un síndrome de acumulación, pero a veces nuestras casas pueden llenarse de objetos inútiles, trastos que nunca vamos a usar.

¿Por qué acumulamos cosas inservibles? Por la idea de necesitarlas en algún momento, por el valor sentimental o los recuerdos que nos traen, miedo de no recuperarlas nunca, haber gastado mucho dinero en algo y tener la idea de que debemos quedárnoslo. Y es que, a veces le damos demasiado valor a nuestros objetos, cuando lo que de verdad importa son las experiencias que tenemos, nuestras vivencias y aprendizajes. Diógenes tenía algo de razón, y es que no necesitamos tantas cosas para vivir felices.

1. Si no estás acostumbrado a tirar cosas o hacer limpieza, empieza poco a poco. Por ejemplo, un armario o cajón a la semana.

2. No dejes la decisión de tirar o no un objeto para otro día. Tómate tu tiempo para decidirlo, pero deja de posponerlo.

3. Si no sabes si tirar algo o no, mételo en una caja y guárdala un tiempo determinado. Pueden ser 2, 3, o 6 meses. Si en ese tiempo establecido no la has abierto, nunca la abrirás. Se realista, no lo necesitas y es hora de deshacerte de ello.

4. Si algo no lo usas, tíralo. A veces guardamos cosas porque creemos que en el futuro lo necesitaremos pero eso casi nunca sucede. Y si en el futuro lo necesitas, siempre puedes volver a comprarlo.

5. Si tirarlo a la basura es demasiado para ti, puedes darle una segunda vida donándolo.

Tratamiento del síndrome de diógenes

Actualmente no hay un tratamiento específico para el síndrome de Diógenes. Sin embargo, tratando los factores psicológicos que están presentes, es posible en muchos casos la recuperación de quien lo sufre.

El tratamiento es más efectivo en colaboración con otros servicios de apoyo, como los servicios de limpieza y cuidado personal, que ayudan a disminuir la severidad de los síntomas.

Debido al miedo que tienen muchas de las personas con síndrome de Diógenes a los centros sanitarios, la ayuda es llevada a cabo en casa, pero siempre proporcionando condiciones óptimas de salubridad.

Los casos de síndrome de Diógenes deben ser manejados con mucha sensibilidad por todos los implicados. Si los pacientes se sienten atacados, juzgados o inseguros como resultado de la intervención, es más probable que rechacen la ayuda y vuelvan a sus conductas previas.

Debido a la desnutrición que muchos sufren, es necesario consultan a un nutricionista.

La terapia cognitivo-conductual puede ser muy eficaz, teniendo en cuenta si es capaz de participar en su propio tratamiento. Esta terapia les ayudará a tomar conciencia de su problema y de la importancia de la higiene personal y de su entorno. Se les ayuda a desprenderse de los objetos, controlando el malestar que eso les supone.

También es importante incluir hábitos saludables y de higiene en sus actividades diarias y la intervención familiar para que conozcan el trastorno y sepan cómo ayudar a la persona.

El tratamiento puede incluir fármacos como los usados para tratar la ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, depresión o psicosis.

 

 

Psicóloga General Sanitaria. Apasionada de la sexología y la intervención psicológica. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.