Detecta los síntomas de la agorafobia: 6 Claves que te ayudarán a identificarla

Detecta los síntomas de la agorafobia. La agorafobia puede definirse como un miedo y evitación a lugares públicos y a estar fuera de casa. Aunque no lo creas existen muchas personas que conviven día a día con este trastorno, pero… ¿Sabes por qué se produce?¿Serías capaz de saber si tú amigo o pareja es agorafóbico? Sigue leyendo, te damos 6 claves que te ayudarán a identificarla. 

Agorafobia o miedo y evitación a lugares públicos
Agorafobia o miedo y evitación a lugares públicos

¿Qué causa la agorafobia?

La agorafobia se produce cuando las personas anticipan la experiencia de padecer niveles elevados de ansiedad o en la aparición de ataques de pánico, en el link anterior puedes conocer la historia de María.

Comúnmente la agorafobia se puede definir como el miedo a estar en lugares o situaciones donde puede resultar difícil o embarazoso escapar o donde pueda resultar complicado disponer de ayuda en el caso de tener un ataque de pánico o síntomas similares como: mareo, caída, alteración cardíaca, sudoración, desrealización o vómito.

Hay que diferenciar la Agorafobia de la Fobia a los espacios abiertos. Éste último se caracteriza porque la persona tiene miedo a caerse y hacerse daño en los espacios abiertos y caminan cerca de la pared para tener un apoyo físico.

Detecta los síntomas de la agorafobia: 6 Claves que te ayudarán a identificarla
Detecta los síntomas de la agorafobia: 6 Claves que te ayudarán a identificarla

Detecta los síntomas de la agorafobia

Lo que define a la agorafobia es que la persona que la sufre, anticipa y siente un temor que le impide lleva una vida normal. A continuación te damos las claves que te ayudarán a detectar si tu mismo, o alguien cercano puede padecer agorafobia.

6 Claves para identificar si alguien padece agorafobia:

1. La evitación a situaciones temidas

Un indicio, es que las personas con agorafobia evitan a toda costa situaciones temidas debido al miedo que les provocan, y a las reacciones que desencadena ese temor.

Ejemplos comunes son que evitan ir al cines y teatros, supermercados, grandes almacenes, ascensores, viajar en autobús, tren, andar por la calle, quedarse solo en casa, estar lejos de casa, hasta conducir o viajar en coche.

Otro tipo de situaciones que también evitan las personas con agorafobia, y que para nosotros pueden resultar rutinarias son: hacer ejercicio, tener relaciones sexuales, participar en discusiones, acudir a espectáculos deportivos emocionantes, beber café cargado o alcohol.

Todas estas situaciones son evitadas debido a las sensaciones que desencadenan en su cuerpo, o porque las asocian a una experiencia negativa pasada.

Por supuesto, esto no significa que si tu amiga prefiere quedarse un día en casa y no ir al gimnasio, o de compras sea agorafóbica. ¡Siempre hay que tener en cuenta el contexto y si esta conducta se generaliza a más actividades!

Evitar la situación temida es la primera reacción ante el miedo
Evitar la situación temida es la primera reacción ante el miedo

2. Las conductas defensivas

A veces para afrontar situaciones inevitables como ir al médico, las personas con agorafobia adoptan “conductas defensivas” para prevenir o manejar la amenaza asociada a la ansiedad/pánico que les produce.

Ejemplos de “conductas defensivas” serían: Ir acompañado de una persona de confianza o un animal doméstico, tomar medicación, beber alcohol o agua, comer algo, fumar, llevar objetos tranquilizadores, etc..

Estas conductas producen un alivio inmediato pero contribuyen a mantener el problema a la larga. ¡Mucho cuidado con esto!

Las conductas defensivas nos producen un alivio inmediato, pero no duradero
Las conductas defensivas nos producen un alivio inmediato, pero no duradero

3. La ansiedad anticipatoria

Las personas agorafóbicas anticipan constantemente la idea de sufrir un ataque o una fuerte ansiedad junto con la tendencia a temer las sensaciones corporales relacionadas con la ansiedad (sudoración, hiperventilación, temblores…).

Imagínate cómo es vivir constantemente con pensamientos de miedos intensos mientras estas en la oficina trabajando. ¡Un milagro si te concentras!

4. El miedo al miedo

Las personas con agorafobia tienen miedo a todas aquellas situaciones que creen que les pueden provocar sensaciones de ansiedad o ataques de pánico.

Cuando salen de casa se exponen a pasar calor, fatiga, estrés, hambre, etc… Cada uno de esos pequeños cambios en el organismo son percibidos con gran miedo, porque pueden ser anticipatorios a un ataque de pánico.

El miedo a que pueda producirse un ataque de pánico, es el que genera una activación del cuerpo y ciertas reacciones físicas: Debilidad en las extremidades, tensión muscular, visión borrosa, nudo en el estómago o en la garganta, suduración, etc…

El miedo al miedo paraliza tu vida
El miedo al miedo paraliza tu vida

5. Ataques de pánico o síntomas similares

La gran mayoría de las personas que sufren agorafobia, ya han experimentado anteriormente algún ataque de pánico.

Un ataque de pánico se caracteriza por la experimentación de un intenso miedo y/o malestar frecuentemente con una sensación de peligro y de la necesidad de escapar.

Los síntomas más frecuentes son: palpitaciones, mareo, hiperventilacion, sudoración, temblores, el miedo a volverse loco o a perder el control. También puede interesarte ¿Cómo controlar los nervios ?

Los ataques de pánico varían considerablemente de una persona a otra. Difieren en frecuencia,  intensidad, duración, en las reacciones somáticas, pensamientos asociados y circunstancias.

6. Interferencia o deterioro producido por el trastorno

En los casos graves las personas con agorafobia pueden pasar la mayor parte del tiempo en casa en compañía de familiares o llegar incluso al aislamiento total. Estas personas se ven incapacitadas para realizar actividades diarias, por lo que su vida se ve reducida a cuatro paredes.

This post is also available in: Ruso