12 Síntomas de la ansiedad: El temor agudiza los sentidos, la ansiedad los paraliza

 

Síntomas de la ansiedad. “Estoy todo el día preocupado/a de manera excesiva por cualquier cosa que me ocurre”, “me siento como agitado y nervioso y por las noches me cuesta muchísimo conciliar el sueño”, “a veces noto una presión muy fuerte en el pecho y parece que me falta el aire”,… son algunas de las quejas o síntomas más frecuentes que refieren las personas que sufren ansiedad en su día a día.

Síntomas ansiedad

Síntomas ansiedad

Cuando se siente ansiedad de manera moderada es útil ya que ayuda a permanecer alerta ante diferentes situaciones. Comienza a ser un problema cuando los síntomas se vuelven incapacitantes  y de algún modo, parece que toman el control sobre nuestras vidas. ¿Crees que sufres ansiedad? ¿Eres capaz de identificar los síntomas? ¡Sigue leyendo! Mairena Vázquez, psicóloga, te informa sobre los síntomas que suelen sufrir las personas que padecen ansiedad para que seas capaz de mantenerlos a raya.

“El temor agudiza los sentidos, la ansiedad los paraliza” (Kurt Goldstein)

Cuando hablamos de ansiedad, nos podemos referir a ella como un mecanismo evolutivo de defensa, un proceso de activación fisiológica o una emoción normalmente desagradable que se manifiesta cuando interpretamos alguna situación como una posible amenaza. Esta respuesta se conoce como respuesta “lucha-huida”.

Como cualquier emoción, siempre que no sea demasiado intensa, es útil en nuestro día a día ya que hace que estemos precavidos ante situaciones peligrosas, fomenta nuestra concentración y ayuda a que afrontemos los retos de mejor manera.

El problema comienza cuando interpretamos mal la respuesta de la ansiedad, es decir, cuando en lugar de controlar la ansiedad, es ella la que nos controla a nosotros convirtiéndose en una poderosa fuente de sufrimiento. Cuando se presenta  de manera muy intensa y durante largos periodos de tiempo nos paraliza y nos hace sentir indefensos, es en estos momentos cuando se puede hablar de trastorno. Se produce con mayor frecuencia en mujeres y aparece relacionado con el estrés sufrido en el día a día.

entrenamiento cerebral

Podemos experimentar ansiedad ante problemas laborales, cambios en nuestras rutinas diarias, situaciones novedosas, situaciones en las que nos sintamos en peligro o evaluados por alguien, situaciones fóbicas (por ejemplo miedo a volar), situaciones que nos generan mucho estrés (por ejemplo ansiedad y estrés en exámenes),… En función de lo que nos genere ansiedad, se llamará de una forma u otra (ansiedad social -miedo a enfrentarse a un público), trastorno obsesivo compulsivo -obsesiones y compulsiones recurrentes, trastorno de pánico con agorafobia,  nictofobia -ansiedad durante la noche, y un largo etcétera.

“La ansiedad es la mente yendo más deprisa que la vida” (Claudio María Domínguez)”

12 Síntomas de la ansiedad

Según datos de la Sociedad Española de Psiquiatría, en torno a 1 de cada 10 personas sufre algún episodio de ansiedad a lo largo de la vida.

Los síntomas que manifiestan las personas que sufren ansiedad pueden ser distintos de una persona a otra, es decir, son tantos síntomas los que se pueden sufrir que pueden variar mucho entre los afectados. Existen multitud de síntomas de ansiedad y el hecho de padecer sólo un síntoma puede generar mucho malestar para la persona.

Los síntomas de la ansiedad varían en función de la intensidad y la frecuencia con la que aparecen en cada persona. A mayor frecuencia de aparición de los síntomas, mayor confusión y miedo siente la persona que lo sufre y por tanto, mayores niveles de ansiedad. Es importante que la persona que los sufre no se centre en los síntomas de la ansiedad ya que se puede llegar a pensar que se padece una enfermedad grave y el estado ansioso puede incrementarse.

Existen diferentes tipos de síntomas en la ansiedad:

  • Síntomas físicos de ansiedad: Cambios que se producen en nuestro cuerpo a nivel fisiológico (taquicardias, sudoración, náuseas,…),
  • Síntomas psicológicos de ansiedad: Cambios que se producen en nuestra mente (agobio, inseguridad, temor a perder el control,…),
  • Síntomas comportamentales de ansiedad: Cambios en nuestras acciones, es decir, modificaciones en nuestro comportamiento que los demás aprecian (bloqueos, impulsividad, cambios en la expresión corporal,…),
  • Síntomas cognitivos de ansiedad: Cambios que se producen en la manera en la que razonamos o pensamos las cosas (pérdida de concentración, rumiación, susceptibilidad,…)
  • Síntomas sociales de ansiedad: Cambios que afectan al modo en el que nos relacionamos o actuamos con las demás personas (irritabilidad, dificultades para expresar las opiniones, ensimismamiento,…).

Como prácticamente es imposible hablar de todos y cada uno de los síntomas de la ansiedad, a continuación vamos a hablar de los síntomas que suelen ocurrir con mayor frecuencia.

1- Desasosiego e intranquilidad de manera persistente

La persona que sufre ansiedad suele permanecer en un estado de nerviosismo sin que se presente una circunstancia en concreto. La sensación de desazón e intranquilidad es uno de los síntomas de la ansiedad que más se suele manifestar en las personas con ansiedad.

2- Palpitaciones, taquicardias y dolor de pecho

Otro síntoma de la ansiedad es sentir taquicardias, notamos que nuestro corazón se acelera sin una explicación aparente. Se trata de un síntoma de lo más desagradable ya que este síntoma en la ansiedad tiende a confundir a quien lo sufre, ya que en un estado de nerviosismo, se puede asociar las taquicardias con un ataque al corazón. Si además sentimos un ligero dolor en el pecho, nuestra cabeza se monta su propia película y pensamos que nos está dando un infarto o incluso que nos vamos a morir en ese mismo instante, lo cual nos genera aún mayor estado de ansiedad y nerviosismo.

Todo tiene su explicación y es que el dolor en el pecho se produce debido a que como aumentamos el aire en nuestros pulmones, éstos se hacen más grandes y chocan contra las costillas haciendo que sintamos una ligera opresión y tensión muscular. Al mantener la tensión, los músculos se fatigan y se producen pinchazos o dolor en el pecho. Ante esta situación, son recomendables unos masajes en la espalda, hombros y pecho para relajar los músculos.

3- Dificultad para respirar y sensación de ahogo

¿Has experimentado la sensación de que te falta el aire o incluso sientes que parece que no puedes respirar? ¿Te imaginas lo desagradable que debe ser que alguien te ponga una almohada encima de la cara impidiéndote respirar? Este síntoma de la ansiedad se trata de una sensación sumamente desagradable y angustiosa, pero al mismo tiempo, tiene su explicación.

El cuerpo regula la cantidad de aire que dejamos que entre y que salga. Cuando nos ponemos nerviosos, introducimos en nuestro interior una cantidad de oxígeno que el organismo no consume porque es demasiado. En este momento necesitamos dejar de acumular aire para que el nivel de oxígeno se vea equilibrado. ¿Cómo hace eso nuestro cuerpo? Perdiendo el control de la respiración durante un período corto de tiempo, es decir, dejando de respirar o respirando de manera muy lenta.

Además, se puede experimentar la sensación de tener un “nudo en la garganta” y sentir como si no pudiésemos tragar nada o tener la boca seca. A pesar de ser muy desagradable, es mejor intentar no pensar en ello y no darle apenas credibilidad.

Test Depresión

4- Mareos y palidez

Este síntoma en la ansiedad se puede manifestar en mareos o como sensación de inestabilidad que se traduce en el miedo que se puede producir a desmayarse. Los mareos son el resultado de la hiperventilación y la opresión del cuello en respuesta a la situación vivida.

Para todas aquellas personas que sientan un miedo atroz a desmayarse en situaciones en las que sienten ansiedad, deben saber que es prácticamente imposible que esto ocurra. ¿Y te preguntarás cuál es la causa, no? Los desmayos se producen cuando ha ocurrido un descenso de la tensión arterial. Sin embargo, en situaciones que producen ansiedad, la presión arterial tiende a subir. Por tanto es muy complicado que se produzcan desmayos cuando sentimos ansiedad.

Otro síntoma de ansiedad que se puede manifestar es palidez en la piel debido a que durante los momentos de ansiedad, la sangre de los vasos sanguíneos se desvía a los músculos. Ante todo, es necesario no dar demasiada importancia y actuar con total naturalidad y normalizando la situación.

5- Aprensión

Este síntoma de la ansiedad se refiere a una preocupación frecuente y que se produce de manera excesiva y sin control sobre futuras posibles desgracias que puedan ocurrir.

Al pensar continuamente en las cosas malas que pueden acontecer, la persona puede llegar a sentirse “al límite” de sus fuerzas, lo que dificulta sus relaciones y la forma de vivir los acontecimientos del día a día.

6- Baja autoestima y depresión

En las personas que sufren ansiedad es normal encontrar con frecuencia síntomas de preocupación constante, cansancio, irritabilidad… La baja autoestima que sufren les conduce a sufrir depresión, es por ello que la depresión y los trastornos de ansiedad se encuentran muy unidos.

Algo que agrava los problemas de ansiedad es que debido a la depresión y problemas de autoestima que sufren las personas que lo padecen, a veces se ven aumentadas las conductas y la ideación suicida (aunque esto sucede en un porcentaje muy pequeño de personas)

La baja autoestima y la depresión son algunos de los síntomas de la ansiedad

La baja autoestima y la depresión son algunos de los síntomas de la ansiedad

7- Problemas relacionados con el sueño

Uno de los síntomas que manifiestan en mayor medida las personas que sufren ansiedad son los problemas relacionados con el sueño como el insomnio y las pesadillas nocturnas.

Cuando algo nos preocupa o nos genera tensión, tendemos a la “rumiación”, es decir a darle vueltas a la cabeza constantemente en relación a eso que de manera literal nos quita el sueño. Aprende a combatir el insomnio con música y recupera los patrones del sueño. Es importante que no te frustres porque es contraproducente y cuánto más pienses que no eres capaz de dormir, menos lo conseguirás.

Además es muy común tener pesadillas con aquello que tanta ansiedad nos produce porque las pesadillas suelen imitar lo que ocurre en nuestro día a día. Está claro que las pesadillas son muy desagradables pero piensa que ante todo, son inofensivas.

8- Sudoración y temblores.

Cuando sentimos ansiedad o en unos determinados momentos, el cuerpo se prepara para llevar a cabo cualquier acción ya sea huir o luchar. La temperatura de nuestro cuerpo se ve incrementada, por lo tanto para contrarrestar el calor producido liberamos sudor a través de las glándulas sudoríparas con el objetivo de reducir la temperatura y enfriar el cuerpo. Conforme la ansiedad va disminuyendo, los niveles de sudoración van volviendo a la normalidad.

Al igual que ocurre con la sudoración, los temblores son una reacción normal de nuestro cuerpo cuando nos ponemos nerviosos, cuando algo nos produce miedo, cuando disminuye nuestra temperatura corporal y tenemos frío… Por lo tanto, es normal que en momentos de ansiedad notemos temblores en nuestro cuerpo que lo más probable es que remitan cuando los síntomas de la ansiedad desaparezcan.

9- Rigidez y tensión corporal

Al encontrarse todo el día sufriendo y en tensión, llega un punto en el que el cuerpo se resiente y se pueden producir cefaleas, incapacidad para relajarse, dolores de espalda, inquietud,…

Con mucha frecuencia aparecen síntomas relacionados con dolores en hombros y cuello e incluso entumecimiento en la cabeza o en la cara. ¿Por qué en estas zonas? En momentos de ansiedad y estrés, las primeras zonas del cuerpo en manifestar tensión suelen ser estas partes. Puede generar mucha preocupación si sentimos entumecimiento o rigidez en la cara, pero por lo general no es necesario preocuparse por este síntoma ya que es fruto de la tensión acumulada y se dejará de sentir cuando la situación se normalice.

Otro de los síntomas de la ansiedad, es sentir un cierto hormigueo en manos y/o pies debido a que el dióxido de carbono de la sangre suele acumularse en las extremidades. Es de vital importancia que no se interpreten estos síntomas como un indicio de que se está sufriendo un accidente cerebrovascular o cualquier tipo de afectación neurológica para que no cunda el pánico. Estos síntomas no son nada perjudiciales y como todos los demás, volverán a la normalidad cuando la tormenta haya pasado.

10- Molestias epigástricas, erupciones en la piel y problemas hormonales

Cuando sufrimos ansiedad, solemos tener molestias en el tracto digestivo, como diarrea, indigestión, estreñimiento, náuseas o acidez estomacal.

Como ya hemos dicho, cuando sentimos ansiedad el cuerpo distribuye la sangre a los músculos para proporcionarles mayor cantidad de oxígeno y ayudarles de este modo a huir o atacar ante situaciones amenazadoras.

Como la sangre es desviada a los músculos, en este caso el tracto digestivo se ve privado de la cantidad de sangre que necesita para absorber los nutrientes de los alimentos que comemos y por eso se pueden producir determinadas molestias epigástricas.

Además la ansiedad y el estrés pueden producir cambios en nuestro cuerpo como diferentes erupciones en la piel (sequedad, eccemas en la frente, mejilla o nariz) que desaparecerán cuando la ansiedad y/o el estrés remitan.

Respecto a los problemas hormonales, la ansiedad también afecta al sistema endocrino. Como el sistema nervioso del cerebro se encarga de la secreción de las sustancias químicas y de los niveles hormonales y se encuentra alterado, pueden producirse alteraciones en el ciclo menstrual de las mujeres y alteración en los niveles de testosterona de los hombres.

11- Pensamientos obsesivos y sensación de amenaza.

Las personas que sufren ansiedad suelen tener pensamientos negativos recurrentes, sienten que pierden el control sobre el mundo que les rodea y esto hace que su percepción sobre el mismo se vea modificada. Cuando se padece ansiedad, se tiende a ver el mundo como un lugar horrible y más peligroso de lo que realmente es.

A veces se puede llegar a sentir como que la vida que están viviendo en realidad se trata de un sueño. Las personas que lo padecen, pierden por completo el concepto de “realidad”. Esto hace que la sensación de volverse locos aumente, lo que hace que los síntomas se incrementen.

test tdah

12- “Me estoy volviendo loco/a…”

Después de un determinado tiempo sufriendo ansiedad, e indiferentemente de los síntomas que sufras, va a llegar un determinado momento en el que tu cerebro esté cansado y agotado. Esto te hará pensar que te estás volviendo loco y que no puedes más con la situación que estás viviendo. Pero tranquilo/a, obviamente no te estás volviendo loco, simplemente tus pensamientos se están viendo afectados por tu estado anímico y crees que estás perdiendo el control de la situación.

Esto hace que te sientas más irritable, puede que incluso tengas la necesidad de evitar las situaciones que creas que te producen ansiedad, te sientas confundido y a veces actúes de manera hiperactiva haciendo cosas que en otras ocasiones no hubieras hecho,…

En los casos más extremos, se puede producirDesrealización” o “despersonalización”, es decir, tener la sensación que todo lo que te rodea, no es real.

“Aunque la ansiedad sea parte de la vida, nunca dejes que ella controle tus movimientos” (Paulo Coelho en “El manuscrito encontrado en Accra”)

Espero haberte servido de ayuda. Si quieres, puedes dejar un comentario explicando tus síntomas de la ansiedad, aquí abajo. 😉

Psicóloga especializada en psicología clínica infanto-juvenil. En continua formación para ser psicóloga sanitaria y neuropsicóloga clínica. Apasionada de la neurociencia e investigación del cerebro humano. Miembro activo de diferentes asociaciones e interesada en labores humanitarias y emergencias. A Mairena le encanta escribir artículos que puedan ayudar o inspirar.
“Magia es creer en ti mismo”.

This post is also available in: Francés Alemán Ruso