El cerebro de los Super-Agers: Super-Ancianos con una memoria prodigiosa

En general, pensamos que la vejez se asocia al inevitable deterioro, tanto físico como mental. Parece que nuestro futuro se nos presenta como una suerte de demencia y enfermedades. Pero lo cierto es que algunas personas mayores pueden conservar sus capacidades más allá de 70 años. Estos son los super-agers o super-ancianos. ¿Cómo es posible? ¿Cómo podemos convertirnos en super-agers? Descúbrelo aquí.

super ancianos o super agers

super-ancianos o super-agers

¿Qué es un superager?

Los superagers, o literalmente “super-ancianos”, se pueden definir como personas mayores que mantienen una mente excepcional y un cerebro en forma. Ancianos con una agilidad mental mucho mayor que personas varias décadas más jóvenes que ellos.

No se sabe exactamente qué lleva a algunas personas a ser superagers, pero se cree que una genética afortunada y el mantenimiento diario de actividad mental elevada son los factores claves. Los super-agers o super-ancianos son personas que continúan aprendiendo cosas nuevas durante toda la vida.

La experiencia vital y las influencias ambientales también son determinantes a la hora de tener un cerebro sano. La investigación ha demostrado que niños criados en ambientes deprivados y empobrecidos tienen cerebros más pequeños y menos desarrollados.

El cerebro de un superager

Los tejidos cerebrales y rendimiento cognitivo tienden a deteriorarse de forma natural con la edad. La pérdida de plasticidad cerebral, la acumulación de sustancias tóxicas y otras cuestiones más complejas van dañando poco a poco a nuestras neuronas y reserva cognitiva. Un cerebro envejecido, se caracteriza, entre otras cosas, por ser más pequeño.

Sin embargo, según este estudio, el cerebro de los super-ancianos es anatómicamente similar al de personas mucho más jóvenes. La mente de los super-ancianos posee características que permiten luchar contra el deterioro cognitivo y la pérdida de plasticidad cerebral. Se ha demostrado que los super-ager poseen regiones cerebrales más gruesas que el resto de ancianos de la misma edad.

Concretamente, en el cerebro de los super-ancianos, se detectan dos áreas cognitivas particularmente protegidas del deterioro: la red neuronal por defecto, que ayuda a almacenar y recordar nueva información, y la red de relevancia, que se asocia en dirigir la atención, identificar detalles importantes. Cuanto más gruesas son estas áreas, mejor es la memoria de los superagers. También se encontró que el volumen del hipocampo, un área muy vulnerable a la edad que se deteriora rápidamente, se mantenía preservado.

Todos estos hallazgos son congruentes con el desempeño en diversas tareas mentales, que mostraban una memoria, atención y funciones ejecutivas, iguales o mejores que los adultos jóvenes.

Sin embargo, ¿cómo sabemos si la mayor masa cerebral de estas personas se debe a que su cerebro se atrofia más despacio o a que tenían previamente mucho mayor grosor cerebral? Esto es precisamente lo que han aclarado en un grupo de investigadores en este estudio. Han demostrado que el cerebro de los superagers envejece a la mitad de velocidad que los ancianos “típicos”.

¿Cómo nos convertimos en superagers o super-ancianos?

Es muy difícil saber si seremos superagers o no, ya que depende de muchos factores, entre ellos la genética, algo que no podemos controlar. Sin embargo, sí podemos mejorar nuestros hábitos para tener más probabilidades de mantener nuestra salud una vez lleguemos a una edad avanzada.

  1. Mantén tu mente y tu cuerpo activos: realiza actividades que requieran cierto esfuerzo mental y físico, como aprender una nueva actividad, un deporte o un nuevo idioma. Nos pasamos la juventud estudiando y parece que cuando llegamos a la adultez ya no hay nada más que aprender. Y siempre hay cosas nuevas que nos puedan interesar, sólo por el gusto de aprenderlas. El problema de esto es que aprender algo nuevo requiere de esfuerzo y no siempre es tarea placentera, a veces nos frustramos, pero ser perseverantes nos traerá satisfacción más adelante ¡Así son los super-ancianos!. Los sudokus o ejercicios mentales pueden ser entretenidos pero no suponen un reto suficiente como para que nuestro cerebro se mantenga en forma. Existen algunas actividades de gimnasia cerebral que pueden ayudarte a mantener una mente joven y a convertirte en un super-ager.
  2. Utiliza CogniFit, el programa líder en entrenamiento cerebral: Esta herramienta clínica es muy recomendada para cualquier persona mayor de 50 años.  CogniFit es un programa de entrenamiento mental que consta de divertidos juegos interactivos pueden practicarse a través del ordenador. Un correcto entrenamiento cognitivo puede ayudar a ralentizar y/o restaurar las habilidades cognitivas debilitadas por el envejecimiento normal del cerebro.
  3. Para ser un super-ager mantén hábitos saludables: come de forma saludable, huyendo de alimentos ultraprocesados y apuesta por alimentos frescos y de origen vegetal principalmente. No fumes, y cuanto menos alcohol consumas mejor. Duerme suficientes horas. Un sueño reparador es esencial para mantener el cerebro en forma, mantiene nuestra memoria y se asocia a la reducción de las placas de proteína que se forman en el cerebro en las demencias.
  4. Si quieres convertirte en un super-anciano practica el ocio activo: las actividades de ocio activas, como la lectura, escritura, el arte, el turismo, el ejercicio físico son mucho más estimulantes cerebralmente que las actividades pasivas como ver la televisión. Además, son la mejor herramienta para reducir el estrés.
  5. Controla el estrés: el estrés es uno de los mayores enemigos de nuestra salud, tanto física como mental. Por ello, intenta mantenerte alejado de fuentes de estrés innecesarias, practica el ocio activo, y ejercicios de relajación como la relajación progresiva, respiración o el mindfulness.
  6. Se social: mantener una vida social activa es esencial para convertirse en un super-anciano y tener buen estado de ánimo, mantener a raya el estrés y también puede ser algo mentalmente estimulante.

Es difícil cambiar hábitos, sobre todo si están muy arraigados. Descubre aquí cómo crear buenos hábitos.