Archivo de la etiqueta: atención

Atención dividida: qué es y cómo estimularla

Durante nuestro día a día utilizamos la atención dividida en más ocasiones de las que nos damos cuanta. Siempre que realizamos dos acciones a la vez, nuestro cerebro divide la atención en ambos estímulos. Veámos en el artículo porque es tan importante estimularala. 

¿Qué es la atención dividida?

La atención dividida se puede definir como la capacidad para responder a varias tareas o estímulos que aparecen de forma simultánea. Es un tipo de atención que permite procesar información que nos llega a través de diferentes canales y realizar más de  una actividad al mismo tiempo.

Veamos algunos ejemplos de la atención dividida en nuestra vida cotidiana:

Escuchar música mientras estudiamos o leemos: En el caso de escuchar música mientras se estudia, nuestro cerebro tiene que dividir la atención para procesar, por un lado, la información que nos llega por los oídos y por el otro, la información que nos llega a través de los ojos.

Conducir mientras hablamos con el copiloto: Nuestro cerebro nos permite mantener una conversación con una persona, con todo lo que ello implica (escuchar, respetar turnos, preparar nuestra respuesta), a la vez que prestamos atención a la carretera, ejecutamos las maniobras de cambio de marcha necesarias y ajustamos la velocidad.

Cocinar varias comidas al mismo tiempo: Sería el caso de preparar una ensalada mientras estamos pendientes de controlar que no se nos pase el tiempo que lleva el pescado en el horno.

Tocar un instrumento: Al tocar el piano, la guitarra o cualquier otro instrumento debemos hacer varias cosas a la vez: leer la partitura al tiempo que coordinamos ambas manos y llevamos el ritmo. Si además, tocas en un grupo, debes prestar atención a la ejecución de los demás miembros de la banda y sincronizar tu ritmo con el suyo.

En algunos de estos casos, cuando la tarea se complica (por ejemplo, en el caso de la conducción, incrementamos la carga atencional si queremos aparcar en un espacio muy ajustado), necesitamos que nuestra atención no se divida, sino que se dirija por completo a una sola cosa, y como consecuencia de ello, mientras aparcamos el vehículo podemos pedir a nuestro interlocutor que deje de hablar durante unos minutos. A esto hacen referencia los conceptos de limitación de la carga y de los recursos atencionales.

Diferencias de la atención dividida y otros tipos de atención:

Según el modelo atencional de Sohlberg y Mateer, la atención dividida estaría en la cúspide de un sistema jerárquico formado por cinco tipos de atención:

Atención focalizada:

Es la capacidad para responder a un estímulo específico que se presenta en una modalidad sensorial concreta (visual, auditiva, táctil). Es la capacidad atencional más simple según este modelo, ya que implica únicamente prestar atención a una sola cosa. Por ejemplo, fijarnos en un punto rojo que aparece en una pantalla.

Atención sostenida:

Aparece cuando debemos mantener esa respuesta en el tiempo, en una actividad prolongada. Un ejemplo de esto sería mantener nuestra atención en el punto rojo durante varios minutos.

Atención selectiva:

Es la habilidad de mantener la atención en un estímulo, discriminando con éxito el estímulo objetivo de entre sus distractores. Esto implica inhibir la información que no es relevante y activar la que sí lo es. Siguiendo con el ejemplo anterior, usaríamos la atención selectiva si tuviésemos que encontrar los puntos rojos que aparecen entre puntos de otros colores.

Atención alternante:

Es la capacidad que permite a nuestro cerebro prestar atención a diferentes tareas secuencialmente. Por ejemplo, contar los puntos rojos, y cuando suena una campana, pasar a contar los puntos verdes.

Atención dividida:

Sería el nivel más complejo de atención según este modelo, ya que como hemos dicho antes, requiere responder a varios estímulos y realizar varias tareas de forma simultánea. En nuestro ejemplo, esto implicaría contar los puntos rojos y los puntos verdes a la vez. O contar los puntos rojos mientras ordenamos alfabéticamente un listado de palabras.

Atención dividida a dos colores

Trastornos asociados a alteraciones de la atención dividida

Se han encontrado alteraciones en la atención dividida en diversos trastornos neuropsiquiátricos y del desarrollo. A continuación, se exponen algunos de ellos:

Uno de los trastornos del neurodesarrollo generalmente más relacionados con la atención es el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), en el cual se han observado déficits al realizar tareas de atención dividida en comparación con personas con un desarrollo neurotípico (sin TDAH).

En personas con TEA (Trastorno del Espectro del Autismo) también se han encontrado dificultades a la hora de realizar tareas de atención dividida. Además, en los casos en los que las personas están diagnosticadas simultáneamente con TDAH+TEA, destacan las alteraciones en atención dividida.

También se ha observado una peor ejecución en tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pretérmino (en concreto, menos de 32 semanas de gestación). Se ha planteado que en estos casos es posible que esta alteración esté debida a un impacto acumulativo de déficits en cada componente de la atención dividida.

En casos de Daño Cerebral Adquirido (término que engloba aquellas alteraciones neurológicas experimentadas en personas con un desarrollo cerebral típico) también se han encontrado problemas en tareas que implican la atención dividida, como en el caso de personas que han sufrido un traumatismo craneoencefálico. En este tipo de pacientes es importante tener en cuenta la atención dividida a la hora de planificar la evaluación y posterior intervención.

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Efectos de la edad en la atención dividida

También la edad afecta a nuestra capacidad de prestar atención a varios estímulos simultáneamente o realizar más de una actividad al mismo tiempo. En general, se observa que durante el proceso de envejecimiento empeora la ejecución en tareas de atención dividida, especialmente cuando las tareas son más complejas. Este declive se observa cuando hay que prestar atención a varios estímulos a la vez (atención dividida multistream), así como cuando los canales por los que se recibe la información son diversos (atención dividida multimodal) o cuando hay que realizar varias tareas a la vez (atención dividida multitasking). A continuación, veremos ejemplos de estos tres tipos de atención dividida y su relación con la edad.

La atención dividida de múltiples fuentes (multistream)

Se refiere a la atención hacia más de un estímulo, y todos esos estímulos aparecen en la misma modalidad sensorial. Esto es, si tenemos que seguir con la mirada un punto que se mueve por la pantalla mientras clasificamos unas palabras que aparecen escritas en esa misma pantalla. En estos casos, se observa un declive en la atención dividida multistream en adultos mayores en comparación con jóvenes, en especial cuando las tareas son complejas y durante un tiempo prolongado. Por ejemplo, al seguir con la mirada múltiples objetos, los adultos mayores son menos precisos cuantos más estímulos tengan que rastrear.

La atención dividida multimodal

Se refiere a la atención orientada hacia múltiples estímulos presentados de forma simultánea por diferentes canales sensoriales, como atender a objetos con la mirada mientras prestamos atención a unos sonidos. Aunque lo hagamos de forma inconsciente, hacemos tareas de este tipo frecuentemente en nuestra rutina de cada día. Por ejemplo, cuando escuchamos lo que nos dice un amigo mientras miramos cómo se mueven sus labios al hablar. Normalmente, los sonidos que oímos coinciden con la forma en la que se mueve la boca, pero si no coincidieran (como en una película mal doblada), seguramente notaríamos que algo raro está pasando. En este tipo de tareas, las personas mayores no son capaces de detectar los estímulos igual que los más jóvenes.

La atención dividida multitarea (multitasking)

Es la que más demandas cognitivas requiere, ya que tenemos que dirigir la atención hacia varios objetivos y hacia diversos estímulos. Un ejemplo de tarea de este tipo sería intentar detectar palabras que se refieran a seres vivos auditivamente mientras se categorizan letras y números escritos en un papel. En estos casos, la ejecución de los adultos mayores se ve deteriorada, especialmente cuando las tareas son más complejas. Nos encontramos con ejemplos de este tipo de atención en muchas situaciones de nuestra vida diaria, como cuando hablamos por teléfono mientras leemos los titulares de la prensa. Otro ejemplo de una actividad del día a día que requiere atención dividida multitarea puede ser andar o permanecer de pie. De hecho, se ha observado que los adultos mayores muestran un peor control postural cuando están ejecutando a la vez distintas tareas cognitivas de complejidad creciente. Por ejemplo, se ha visto que los adultos mayores requieren de más tiempo para cruzar una calle mientras hablan por teléfono que los adultos jóvenes.

En resumen, se observa un efecto de la edad en la atención dividida, de modo que las personas mayores muestran más problemas a la hora de enfrentarse a tareas de atención dividida, particularmente cuando estas tareas son complejas. Estas mayores dificultades en atención dividida pueden resultar problemáticas en el día a día de los adultos mayores, aumentando las probabilidades de caídas y de daños personales.

Algunos trucos y ejercicios para estimular la atención dividida

A continuación, proponemos algunas actividades que puedes realizar en casa para estimular la atención dividida:

Ejemplo 1 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Un periódico, un libro o una revista.
      • Tu cerebro.

Selecciona una noticia o un artículo que te llame la atención y comienza a leerlo. Mientras lo lees, debes contar todas las veces que aparezca la letra “T”. Cuando llegues al final, anota el número de letras “T” que has contado e intenta hacer un resumen de lo que has leído para comprobar que estabas prestando atención a ambas cosas.

Ejemplo 2 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Una radio o cualquier dispositivo reproductor de música.
      • Lápiz y papel.

En este ejercicio tendrás que cantar o tararear la melodía de una canción (a ser posible, una que te guste) mientras realizas un conjunto de operaciones matemáticas: sumas, restas, multiplicaciones o divisiones. Comprueba luego los resultados.

Otras actividades, como bailar o el ejercicio físico también ayudan a mejorar tus habilidades de atención dividida. En concreto, se han encontrado efectos positivos del ejercicio físico (especialmente, con entrenamiento de tipo aeróbico) en la ejecución de tareas que implican diferentes tipos de atención, entre ellos, la atención dividida. En cuanto al tiempo que debemos emplear en realizar ejercicio físico para estimular la atención dividida, estos efectos positivos del ejercicio físico se observan a partir de los primeros diez minutos hasta más de una hora de entrenamiento.  

¿Sabías que…? Algunas curiosidades sobre la atención dividida

Se conoce como efecto de parpadeo atencional a la dificultad para detectar un estímulo cuando éste es presentado inmediatamente después de otro estímulo similar. Se estima que para que aparezca este efecto, el intervalo de tiempo entre un estímulo A y un estímulo B debe estar entre 100 y 400 milésimas de segundo. Este parpadeo atencional puede estar mediado por varios factores, entre los que se incluyen factores emocionales (por ejemplo, estímulos con una connotación negativa afectan a este fenómeno).

El efecto recibe este nombre precisamente porque es como si nuestro cerebro “parpadease” (metafóricamente) en el tiempo, no atendiendo a ciertos estímulos que aparecen mientras ese “parpadeo” está teniendo lugar.

¿En qué nos hemos basado para escribir esto? 

 
Sohlberg, M. M. y Mateer, C. (1986). Effectiveness of an attention-training program. Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology, 9(2):117-130. En este artículo científico de 1986 Sohlberg y Mateer proponen un modelo y definición para los diferentes tipos de atención, entre ellos la atención dividida.
 
Arend, I. (2005). Dividiendo la atención entre dos objetivos: una revisión sobre el efecto de piscar atencional. Aletheia, 22, 7-22. Artículo de revisión en el que se recogen los resultados empíricos y los modelos explicativos del efecto de parpadeo atencional.
 
Baeyens, D., Roeyers, H. y Walle, J.V. (2006). Subtypes of attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD): distinct or related disorders across measurement levels.Child Psychiatry and Human Development, 36(4): 403-417. Revisión de la literatura sobre las características genéticas, neuroanatómicas, neuropsicológicas y clínicas de personas con TDAH.
Pérez, M. (2008). Procesos de atención en el autismo. Revista de Neurología, 46(1): 69-70. Artículo en el que se describen los diferentes procesos atencionales en personas con trastorno del espectro del autismo.
 
Delane, L., Campbell, C., Bayliss, D.M., Reid, C., Stephens, A., French, N. y Anderson, M. (2015). Poorer divided attention in children born very preterm can be explained by difficulty with each component task, not the executive requirement to dual-task. Journal of Child Neuropsychology, 23(5): 510-522. Artículo empírico que estudia los procesos implicados en la ejecución de tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pre-término.
 
Azouvi, P., Couillet, J., Leclerq, M., Martin, Y., Asloun, S. y Rousseaux, M. (2004). Divided attention and mental effort after severe traumatic brain injury. Neuropsychologia, 42(9): 1260-1268. Estudio de investigación en el que se evalúa la ejecución de tareas de atención dividida de pacientes con daño cerebral por traumatismo.
 
Zanto, T. P. y Gazzaley, A. (2014). Attention and ageing. En A.C. Nobre y S. Kastner (Eds.), The Oxford handbook of attention (pp. 927-971). Oxford, Reino UnidoOxford University PressCapítulo de libro en el que se describen los procesos de atención dividida relacionados con el envejecimiento.

Niños distraídos: ¿Cómo mejorar su concentración?

Hace 50.000 años, no existían los niños distraídos, los niños aprendían de su entorno, de la naturaleza y de las costumbres y hábitos de sus mayores. Su concentración se basaba en atender a estímulos del entorno y a centrarse en la tarea que estaban realizando, dejando a un lado cualquier otra actividad irrelevante que pudiera interferir en su concentración.

En el siglo XXI, los niños aprenden en un aula, en su casa, en academias, de internet y de las nuevas tecnologías. Su capacidad de atención y concentración es muy reducida, no por demérito del propio niño o de los padres, si no por la cantidad de estimulación que tienen a su alrededor. Pero, como padres o profesores, ¿cómo podemos ayudar a nuestros hijos a mejorar su concentración?

Niños distraídos: ¿cómo mejorar su concentración?

Causas de distracción en niños

La distracción puede entenderse como la incapacidad para mantener fija la atención en una tarea. En niños distraídos pueden influir diferentes factores. A continuación mencionamos algunas de las principales causas de distracción en niños:

  1. El propio entorno de estudio: generalmente, los niños estudian o hacen los deberes en su habitación. Si miramos en nuestra propia habitación, quizá veamos un ordenador, quizá una televisión y, quizá, veamos una mesa de estudio poco ordenada que no favorece la concentración. Una habitación desordenada afectaría a la capacidad de concentración de un niño distraído.
  2. Hábitos de sueño y cansancio: una mala higiene del sueño provoca cansancio en nuestros hijos. El cansancio es una de las principales causas de distracción. Por eso es recomendable que nuestros hijos duerman las 8 horas estipuladas, y que todos los días disfruten de un sueño reparador. La falta de sueño afecta de forma importante a un niño distraído, generando cansancio y dificultades adicionales para afrontar una jornada extensa de colegio y, perjudicando notablemente su capacidad de atención.
  3. Nerviosismo: los niños entre 6-10 años necesitan gastar energía, necesitan eliminar todo ese nerviosismo que les caracteriza. Imagina estar en clase, sentado, queriendo salir a jugar o a correr, y, al llegar a casa, tender que volver a sentarte para terminar los deberes. Los niños distraídos tienen muchas dificultades para concentrase debido a que tienen mucha energía acumulada que necesitan liberar. Debemos ayudarles a realizar actividades físicas que les ayuden a liberar esa energía acumulada. Los deportes, o jugar en el parque pueden ser una buena opción.
  4. Mala alimentación: comida basura, pocas comidas familiares y horarios cada vez menos estructurados pueden ser un factor a tener en cuenta que puede promover la falta de concentración y distracción en niños. Comidas hipercalóricas y rápidas tienen un efecto negativo sobre la salud de nuestros hijos, generando posibles problemas de obesidad, diabetes y otros problemas por carencia de vitaminas. Bollería industrial, chucherías, bebidas carbonatadas, etc, generan en nuestros hijos una hiperactivación, que aumenta su nerviosismo y altera sus hábitos de sueño, creando un círculo vicioso que repercute en su capacidad de concentración.
niños distraídos y concentración

Pero, ¿la distracción o falta de concentración en niños implica TDAH? El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad se caracteriza por una capacidad de atención reducida y un nivel de activación muy elevado que dificulta la capacidad de concentración de nuestros hijos. Las causas anteriores, cuadran perfectamente con las características generales del TDAH, pero son causas que podemos controlar, prevenir y mejorar. Entonces, ¿un niño distraído implicará necesariamente TDAH?

La respuesta es no necesariamente. No podemos afirmar que todos los niños distraídos o con dificultades en la concentración tengan que ser diagnosticados con TDAH.

Uno de los síntomas que pueden diferenciar a los niños distraídos de niños con TDAH es la impulsividad, es decir, la dificultad para controlar sus impulsos. Un niño con TDAH será incapaz de centrarse en una tarea, se distraerá con mucha facilidad ante cualquier situación y será muy complicado que se vuelva a centrar de nuevo. En cambio, los niños distraídos, a pesar de que tenderán a desconcentrarse fácilmente, no lo harán con cualquier situación, si no que lo harán ante eventos llamativos y serán capaces de volver a su tarea de una forma más eficaz.

Concentración y atención en niños distraídos

La concentración es la capacidad de mantener la atención en el tiempo en una tarea (atención sostenida) y, además, ser capaces de seleccionar los estímulos relevantes para llevar a cabo de una forma óptima esa tarea (atención selectiva). Según el modelo clínico de atención de Sohlberg y Mateer (1989) encontramos diferentes tipos de atención:

  1. Arousal: referida al nivel de activación general del organismo. Para realizar cualquier tarea necesitamos un nivel de activación determinado. Un niño distraído tendrá un nivel de activación generalmente bajo, es decir, si, por ejemplo, tiene que hacer los deberes le costará comenzar la tarea. Podemos ayudar a nuestros hijos haciendo que realicen cualquier otra actividad como sería algún juego que les guste, esto hará que su nivel de activación aumente lo necesario para que, al comenzar sus deberes, tengan una activación mayor.
  2. Atención focalizada: capacidad de mantener el foco atencional en una tarea. Los niños distraídos tienen dificultades para centrarse en una sola tarea, es decir, puede parecer que están centrados en sus deberes, pero se distraen con cualquier otro estímulo que aparezca a su alrededor. Para ayudar a un niño distraído a que se centre en una sola tarea, podemos seleccionar, por ejemplo, deberes sobre una única asignatura, para luego poder pasar a la siguiente.
  3. Atención sostenida: implicada en la concentración, se refiere a la habilidad de mantener un tiempo determinado la atención sobre una tarea o estímulo. Ayudaríamos a un niño distraído realizando descansos de unos 10 minutos cada 30 minutos cuando esté realizando una tarea. Par evitar el cansancio y la pérdida de concentración, lo mejor es realizar descansos cada cierto tiempo.
  4. Atención selectiva: ser capaces de seleccionar los estímulos relevantes para una tarea y, a su vez, poder inhibir los irrelevantes. Los niños distraídos tendrán muchas dificultades para no prestar atención a cualquier otra situación. Una habitación en silencio y sin distracciones visibles, les ayudará a mantener la atención en la tarea.
  5. Atención alternante o dividida: habilidad de cambiar el foco atencional de forma rápida y precisa, permitiéndonos seleccionar la estimulación necesaria en ese momento. Los niños distraídos tienen mucha facilidad para cambiar el foco de atención, es decir, puede parecer que están centrados en una tarea, pero sin previo aviso, se centran en cualquier otra cosa que les llame la atención. Esto provoca que les sea muy difícil volver a centrarse en lo que estaban haciendo. Podemos utilizar estrategias similares a las anteriores, dejando descansos determinados para evitar el cansancio y minimizando estímulos visuales que pudieran afectar a su concentración.

En niños distraídos, la concentración está reducida en tareas que requieren mantener mucho tiempo el foco atencional y que, además, requiere una atención selectiva hacia una misma tarea.

CogniFit programa líder en evaluación y estimulación cognitiva adaptada a cada individúo

Diferencias entre niños distraídos y niños con TDAH

Que un niño sea distraído en la escuela o en casa, no implica que tenga TDAH. La distracción puede deberse a muchos factores. El propio nivel de estimulación que genera la tarea, puede influir en que mi hijo se distraiga fácilmente. Una tarea monótona, con un nivel de dificultad bajo o medio, generará que la atención del niño disminuya rápidamente, afectando a su capacidad de concentración. Pero, ¿qué signos debemos tener en cuenta para valorar si mi hijo, simplemente se distrae con mucha facilidad o, si, por el contrario, puede tener TDAH?

  1. Los niños distraídos parecen estar “ausentes” cuando están realizando una tarea, un niño con TDAH se distrae con mucha facilidad y parece que ninguna tarea consigue estimularle lo suficiente.
  2. En general, los niños distraídos no tienen una actividad favorita, es decir, no consigue implicarse totalmente; un niño con TDAH parecerá estar centrado en muchas tareas a la vez, pero nunca terminará una concreta, irá alternando de forma muy rápida entre ellas.
  3. A la hora de hacer los deberes, los niños distraídos se mantendrán quietos, en su silla, aunque eso no implica que esté realizando la tarea. Un niño con TDAH tendrá mucha activación, se moverá en el sitio y le costará estar sentado durante mucho tiempo.

Lo que uno ama en la infancia, se queda en el corazón para siempre- 

Jean-Jacques Rousseau

Aunque la distracción y la baja concentración pudieran indicar TDAH, hemos visto que no es necesariamente lo mismo. Estando atentos a estas señales, podemos estar alerta y valorar de una forma más precisa qué le puede estar pasando a mi hijo.

10 tips o consejos para mejorar la concentración en niños distraídos

A continuación, vamos a exponer 10 tips o pequeños trucos que podemos hacer en casa, con el fin de ayudar a nuestros hijos a mejorar su concentración.

  1. Crea un horario de estudio consensuado con tu hijo. No se trata de imponer unas horas de estudio intenso, se trata de trabajar conjuntamente con nuestros hijos, haciéndoles partícipes de sus tareas. Lo más importante, crear el horario juntos, hablándolo y cediendo cuando sea posible. Esto hará que los niños distraídos se sientan más implicados y comprendan que les tenemos en cuenta a la hora de tomar decisiones. Además, realizar un horario es en sí mismo una tarea que requiere concentración, podemos hacerla divertida para que sienta que hacer los deberes puede ser divertido.
  2. Permite horas de juego. Los niños son niños, necesitan tiempo para jugar y tiempo para ellos mismos. Lo importante es no convertir la hora del estudio en una guerra entre padres e hijos. Recompensar con horas de juego o con actividades divertidas para él, siempre y cuando se cumplan los objetivos de estudio, mejorará su concentración y evitará distracciones, ya que sabrá que al finalizar sus obligaciones va a tener tiempo para otras actividades. En esas horas de juego, los niños distraídos se relajarán, eliminando el cansancio que generan las largas horas de estudio.
  3. Comienza por las actividades difíciles para llegar a las fáciles. Empezar los deberes por los que requieran mayor concentración ya que al principio nuestros hijos serán capaces de mantener una atención focalizada en la tarea. También tiene efectos directos en la motivación, el conseguir realizar una tarea complicada actuará como refuerzo y facilitará la consecución de las demás. Si los niños distraídos consiguen terminar una tarea que es complicada, las siguientes le parecerán mucho más fáciles y mantendrá mucho mejor la concentración.
  4. Pregunta sobre su asignatura preferida. Habla con tu hijo, interésate en lo que le interesa. Quizá se distrae en algunas asignaturas y en otras es capaz de concentrarse durante más tiempo. Puede comenzar por la tarea que más le guste, siempre y cuando se comprometa a realizar las demás, proponer acuerdos le ayudará a sentirse más implicado en las decisiones.
  5. Una habitación ordenada es una habitación que favorece la concentración. Su zona de estudio debe estar ordenada, en la que tengamos únicamente lo que necesita para realizar las tareas. Es muy importante que, mientras haga deberes de una determinada asignatura, sólo tenga visible material de la misma. Como hemos visto, a los niños distraídos les cuesta mucho concentrarse en una única tarea, el ver libros amontonados, montones de hojas con otras cosas que hacer, hará que se distraiga con facilidad.
  6. Utiliza ambientadores con aromas naturales. Como ya hemos mencionado, hace 50.000 años los niños aprendían en la naturaleza y, el olor natural era el predominante para ellos. El olfato es un sistema inconsciente y uno de los sistemas más relacionados con la concentración y memoria, un olor natural, aroma a limón o a frutas del bosque, por ejemplo, ayudarán a los niños distraídos a mejorar su concentración.

    Niños y concentración

  7. Higiene del sueño. No es sólo crear horarios de sueño, sino de que ese sueño sea reparador. Evitar que utilicen aparatos electrónicos antes de dormir, al menos una hora antes. La luz que emiten por ejemplo los teléfonos móviles, hace que nuestro cerebro ‘’crea’’ que la hora real sea de día, en lugar de que ya sea hora de dormir. Un sueño reparador ayudará a la concentración de nuestros hijos al día siguiente y evitará distracciones por el cansancio acumulado.
  8. Una dieta adecuada y equilibrada. No se trata de prohibir alimentos, se trata de conseguir que nuestros hijos coman de todo. Alimentos hipercalóricos deben estar seleccionados para ocasiones especiales, pero no podemos negarles su consumo. Una buena alimentación ayudará a que el sueño sea de mejor calidad, beneficiará a su salud en general y reforzará positivamente su capacidad de concentración.
  9. Comunícate con sus profesores. Es muy importante mantener una comunicación efectiva con su entorno de estudio. Sus profesores están casi tanto tiempo con nuestros hijos como nosotros, ellos pueden observar actitudes y aptitudes que nos pueden ayudar a entender mejor a nuestros hijos.
  10. Crea un entorno de confianza. No es suficiente hablar con nuestros hijos, tenemos que saber escucharles. Quizá su distracción no viene determinada por la propia tarea, puede venir influida por otros factores. Si creemos que puede tener problemas en otros ámbitos que no son los estudios, podemos ayudarles simplemente hablando con ellos, consiguiendo que entre padres e hijos se forme un círculo de confianza que favorecerá la consecución de nuestros objetivos.

Aprendizaje memorístico: Cuando retenemos datos sin profundizar en su significado

¿Recuerdas cómo aprendiste las tablas de multiplicar? Cuando repetimos palabras como un loro estamos empleando el aprendizaje memorístico o repetitivo. ¿Crees que este es un buen método? ¿En qué casos consideras que puede funcionar? ¿Es posible que sea inapropiado en algunas ocasiones? ¿Sueles utilizar el aprendizaje memorístico frecuentemente? En este artículo profundizaremos en las características del aprendizaje memorístico, sus ventajas y desventajas, expondremos varios ejemplos y también lo contrastaremos con otros tipos de aprendizaje. Además, te daremos cinco consejos para memorizar.

¿Qué es el aprendizaje memorístico o repetitivo?

El aprendizaje se basa en cambios relativamente estables en la conducta o la mente que tienen lugar gracias a la experiencia. Existen diversas teorías de aprendizaje dedicadas a explorar cómo aprende nuestro cerebro.

El aprendizaje memorístico o repetitivo se basa en retener mentalmente datos sin procesarlos detenidamente. Los contenidos memorizados no son comprendidos y tampoco se intenta analizar su significado. Se repiten las suficientes veces hasta que se recuerdan.

La memoria es uno de nuestros procesos cognitivos básicos o inferiores. Nos ayuda a codificar, consolidar y recuperar posteriormente datos. La interacción entre la memoria y el aprendizaje es esencial tanto en nuestra educación como en todos los ámbitos de nuestra vida.

No obstante, también es relevante que su relación nos ayude a procesar los datos adecuadamente y a avanzar en nuestro desarrollo. Descubre aquí todo lo que necesitas saber sobre el aprendizaje memorístico o repetitivo.

Aprendizaje memorístico: Características

  • Es el tipo de aprendizaje más básico.
  • Es mecánico.
  • Los contenidos se relacionan arbitrariamente.
  • Los datos retenidos suelen establecerse en la memoria a corto plazo.
  • La información se olvida fácilmente.
  • Suele ser desaconsejado.

Aprendizaje memorístico: Ejemplos

Aprendizaje memorístico en la educación

Los primeros ejemplos en los que solemos pensar cuando hablamos sobre este tipo de aprendizaje son los relativos a la escuela. Generalmente nos recordamos repitiendo tablas de multiplicar sin comprender bien qué haríamos posteriormente con esta información.

También aprendimos fórmulas matemáticas sencillas y otros tantos datos relacionados con los números. Sin embargo, este tipo de aprendizaje se extrapola a todas las materias. Se aprenden de memoria las capitales de los países, los ríos, las notas musicales, los elementos de la tabla periódica y también los nombres de los personajes célebres.

En la universidad e incluso en la vida laboral se siguen reteniendo datos sin procesarlos en profundidad en algunas ocasiones. Este tipo de aprendizaje nos acompaña a lo largo de todas las etapas de nuestra vida.

Aprendizaje memorístico en la vida cotidiana

¿Cómo aprendiste tu número de teléfono?, ¿la fecha del cumpleaños de tu pareja?, ¿la dirección de tu trabajo? ¿y tu DNI? Habitualmente tenemos que repetir numerosas veces estos datos hasta que logramos memorizarlos correctamente y con seguridad.

Aprendizaje memorístico: Ventajas y desventajas

Ventajas del aprendizaje memorístico:

  • Nos ayuda a retener datos importantes como las fechas.
  • Es un procedimiento rápido.
  • Es relativamente sencillo.

Desventajas del aprendizaje memorístico:

  • Se olvida con facilidad.
  • No permite que examinemos en profundidad la información.
  • No nos motiva para seguir aprendiendo datos relacionados con lo que memorizamos.

Entre los estudiantes es bastante común llegar a un examen confiando en sus posibilidades tras haber memorizado como máquinas la lección entera. No obstante, cuando la pregunta es relativamente ambigua o se pide un comentario personal, la seguridad comienza a desvanecerse y cede el paso a las dudas.

Aprendizaje memorístico contra otros tipos de aprendizaje

En este apartado te explicamos algunos de los principales tipos de aprendizaje que contrastan con el memorístico. Es importante resaltar que cada situación puede requerir un tipo de aprendizaje diferente.

Por ejemplo, el proceso que tiene lugar cuando adquirimos una fobia tras comprobar que nos aterra cierto animal es diferente del que sucede al descubrir cómo se juega al fútbol. Por otra parte, cada persona utiliza sus propios métodos de aprendizaje.

1. Aprendizaje significativo

El aprendizaje memorístico está estrechamente ligado al significativo. David Ausubel fue influido por figuras como Piaget y elaboró la teoría del aprendizaje significativo, que mantiene que añadimos contenidos a la información de la que disponíamos previamente. Adaptamos los datos de manera que podamos jerarquizarlos y adquieran sentido para nosotros.

Ausubel era constructivista, esto implica que consideraba que nosotros construimos nuestra propia realidad y somos los protagonistas de nuestro proceso de aprendizaje. El aprendizaje significativo contrasta claramente con el memorístico, ya que favorece la motivación de las personas para aprender y también permite que analicen y transformen la información para obtener nuevas ideas.

¿Son compatibles el aprendizaje memorístico y el significativo?

Podemos imaginar el aprendizaje como un continuo en cuyos extremos se encuentran el aprendizaje memorístico y el significativo en lados opuestos. Es decir, es posible retener datos utilizando estrategias relativas a ambos tipos de procedimientos.

También podemos considerar el aprendizaje memorístico como parte del aprendizaje significativo. De hecho, ambos procedimientos pueden ser complementarios. La memoria tiene un papel vital en el aprendizaje. Aún así, lo recomendable es memorizar los contenidos tratando de comprenderlos.

Por ejemplo, si estamos leyendo un libro sobre la historia de España, aunque estemos revisando concienzudamente cada capítulo y lo conectemos con testimonios de nuestros conocidos o experiencias de nuestra vida cotidiana, también necesitaremos memorizar fechas relevantes para comprender el contexto histórico de los hechos.

2. Aprendizaje asociativo

Cuando se produce este proceso, establecemos conexiones entre dos estímulos distintos. Por ejemplo, tiene lugar cuando asociamos un cierto olor a una determinada persona y nos acordamos de ella cada vez que percibimos un aroma similar.

3. Aprendizaje observacional

La teoría del aprendizaje social de Bandura explica cómo adquirimos determinados conocimientos o conductas a través de las situaciones que vemos. Aún así, insiste en que no somos robots. Por ejemplo, si vivimos con gente que habla muy alto, lo más probable es que nosotros también alcemos nuestro tono de voz.

4. Aprendizaje receptivo

Este tipo de aprendizaje también es pasivo. Pero no consiste únicamente en memorizar, implica comprender la nueva información. Un ejemplo muy común es el que vemos con asiduidad en las aulas cuando los alumnos simplemente se dedican a escuchar al profesor. Posteriormente, los estudiantes reproducen los contenidos en el examen sin interiorizar sus ideas.

5. Aprendizaje emocional

Es el que nos ayuda a lo largo de toda la vida a comprender y gestionar nuestras propias emociones. Ponemos en práctica la inteligencia emocional en situaciones como escuchar pacientemente los dilemas de un amigo o al comunicar cómo nos sentimos en un momento determinado.

Aprendizaje memorístico: 5 consejos para memorizar

A pesar de que sea recomendable adquirir las herramientas necesarias para saber cómo conectar posteriormente los contenidos que aprendamos con otros nuevos, también podemos beneficiarnos del aprendizaje memorístico para tareas como recordar el nombre de nuestros nuevos compañeros del trabajo. Descubre aquí cinco recomendaciones para memorizar eficazmente.

1. Organiza la información en bloques

George Miller, un autor muy representativo de la psicología cognitiva, publicó un artículo llamado “El mágico número siete más menos dos” que trataba la amplitud de nuestra memoria a corto plazo.

Según Miller, podemos retener de cinco a nueve datos sin agruparlos. En cambio, si los dividimos en grupos (chunking), aumentará nuestra capacidad para trabajar con estos elementos. Por ejemplo, si deseamos recordar la lista de la compra, nos resultará provechoso dividirla en frutas, verduras, productos de limpieza y caprichos.

2. Utiliza reglas mnemotécnicas

El método loci es la técnica mnemotécnica más antigua que se conoce. Consiste en asociar visualmente los elementos que deseamos recordar a determinados lugares. Por ejemplo, si deseas recordar bien un guión para una presentación, puedes asociar cada parte a un tramo de tu recorrido al trabajo. Así no se te olvidará el orden y además podrás crear a tu gusto las imágenes mentales que más se adecuen a tus intereses.

Sin embargo, hay distintas modalidades de reglas mnemotécnicas. También es posible y útil inventar nuevas palabras con las iniciales de las palabras que queremos recordar, asociar canciones a frases, etc.

3. Prueba a repetir sin errores

Imagina que tu objetivo es aprender el nuevo horario de tus clases. Lee los datos que desees recordar en voz alta todas las veces que lo necesites. Cuando te sientas preparado para decirlas sin ningún apoyo, inténtalo tranquilamente.

Ve poco a poco y no te preocupes si no retienes todo a la primera, es cuestión de práctica. Vuelve a repetir los contenidos hasta que no tengas ningún fallo. Es preciso tener en cuenta que es posible y aconsejable entrenar la memoria.

4. Emplea la psicología del color

Cada color nos transmite unas sensaciones determinadas y comúnmente se asocian a significados muy característicos. Por ejemplo, el rojo nos alerta y nos recuerda a la sangre, el amor o los suspensos. En cambio, el blanco evoca tranquilidad, paz y perfección (en nuestra cultura). Puedes aprovechar los conceptos relativos a los colores para vincularlos a los contenidos que te interesen.

5. Utiliza CogniFit

La neuroeducación está permitiendo que se realicen asombrosos avances en el campo del aprendizaje. Actualmente podemos beneficiarnos de herramientas clínicas de evaluación y estimulación cognitiva con las que es posible detectar fácilmente cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles a nivel cognitivo.

De hecho, CogniFit es líder en este campo. Su plataforma online permite que desarrollemos al máximo nuestra memoria mediante entretenidos y útiles juegos mentales. ¡Anímate a mejorar y entrenar tu memoria!

 

Muchas gracias por leer este artículo. Si tienes alguna pregunta sobre el aprendizaje memorístico, deseas contarnos tus trucos para memorizar o te apetece realizar alguna aportación, no dudes en comentar.

Juegos de concentración mental: 10 ejercicios imprescindibles para tu día a día

¿Tienes problemas para mantenerte concentrado/a en el trabajo o en el estudio? ¿No puedes mantener tu concentración durante mucho tiempo y sientes que te distraes con facilidad? Descubre estos 10 juegos de concentración para adultos y niños ¡Potencia tu actividad cognitiva!  La concentración es un elemento imprescindible a la hora de marcarnos objetivos, planificarlos, y llegar a la meta elegida. 

Juegos de concentración

Sin capacidad de concentración, eres como un barco a la deriva sin timón. A través de este artículo, la neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda te propone unos ejercicios muy efectivos y sencillos de realizar. Descubrirás unos juegos y técnicas muy interesantes para mejorar tu concentración, por lo que ya no tienes excusa para no entrenar tu cerebro.

“La concentración es la raíz de todas las capacidades del hombre. Bruce Lee.”

¿Cómo ser más inteligente? La capacidad de concentración es clave para el ser humano. Esta habilidad puede definirse como el proceso psíquico que nos permite centrar los recursos de nuestra mente en un único objetivo o tarea que se está realizado en un momento determinado.

La concentración nos permite fijar nuestro pensamiento en una única actividad, dejando a un lado las distracciones puedan interferir en nuestra atención, en la consecución de la tarea u objetivo.

Actualmente se nos demanda que procesemos más cantidad de información, y más rápido. Para poder sobrevivir a esta vorágine informativa es vital que tengamos la capacidad cognitiva de seleccionar y diferenciar aquello relevante de lo que no lo es, y centrarnos y focalizarnos únicamente en el estímulo seleccionado.

La concentración mental es una habilidad cognitiva que necesita del razonamiento para desarrollarse, y de la atención para centrar todos nuestros recursos en el objetivo o actividad que estamos realizando.

“Nada altera mi concentración. Podrías hacer una orgía en mi oficina y yo no miraría. Bueno, quizá una vez.” Isaac Asimov

Si tienes dificultades para concentrarte en tu trabajo o en tus estudios, tengo una buena noticia para ti. La capacidad de concentración mental se puede mejorar. Con el entrenamiento adecuado, gracias a la plasticidad cerebral, podrás incrementar de manera notable y duradera tu capacidad de concentración mental, gracias a los divertidos juegos que te acerco en este artículo. No lo dudes, y ¡atrévete con los juegos de concentración que te propongo más abajo y verás como se potencia tu concentración mental!

  • El primer beneficio que notarás cuando practiques estos juegos de concentración, será la eficiencia. Serás capaz de realizar tus tareas de una manera mucho más eficaz, economizando tu tiempo y sin gastar recursos cognitivos innecesarios.
  • Otro beneficio significativo de estos juegos para potenciar tu concentración mental es que te permitirán reducir tu cansancio mental. Aunque parezca una paradoja, cuando realices una tarea de concentración mental la realizaras de una manera saludable, sin agotarte prestando atención a otras demandas o situaciones del entorno (multitasking) que antes te hacían perder tu concentración.
  • Además, una buena concentración mental te ayudará a vivir el presente de una manera más enriquecedora. Serás consciente del aquí y el ahora, porque aprenderás a prestar una atención plena al momento concreto que estás viviendo.
Beneficios de una buena concentración mental: El aquí y el ahora

10 Juegos de concentración mental

1-  Juego de concentración mental: El vaso de agua

Coge un vaso transparente y llénalo de agua hasta la mitad. A continuación cógelo con la mano que prefieras y estira tu brazo hasta la altura de tus ojos. El objetivo es mantener fijo e inmóvil el contenido del vaso, durante al menos 3 minutos.

2- Juego de concentración mental: La pared blanca

Visualiza en tu mente una pared, y píntala de blanco como tu prefieras; con una brocha, con un pincel, con un spray…. Cuando esté completamente de color blanco, dibuja en medio y grande el número 100. Bórralo como quieras y pasa al 99… y así en orden descendente. Al principio conseguirás pocos números sin distraerte, pero poco a poco y practicándolo a diario, serás capaz de llegar hasta el 0. Te recomiendo que este ejercicio lo realices cuando vayas a dormir. Si tienes muchos pensamientos rondándote la cabeza éste es el juego ideal para concentrarte únicamente en tu pared blanca.

3- Juego de concentración mental: El paseo de los aromas

Elige un parque o un camino que te guste especialmente y ve a dar un paseo. Mientras caminas, ve prestando atención a los diferentes olores y aromas que te rodean. Céntrate en uno en concreto que te guste y regodéate en él. Verás cómo se va intensificando a medida que aumenta tu concentración en ese olor.

4- Juego de concentración mental: La vela

Siéntate en el suelo, a ser posible con las piernas cruzadas sobre ti y la espalda lo más recta posible. Si esta posición resulta demasiado incómoda para ti, elige otra pero siempre sentado en el suelo, y con la espalda erguida. A continuación enciende una vela delante de ti. El objetivo de este juego es permanecer lo más quieto posible. Céntrate en el movimiento de la vela y aguanta el máximo tiempo posible en tu posición, y sin que la vela se apague. No es tan fácil como parece. Al principio aguantarás muy poco tiempo, pero con un poco de práctica conseguirás la quietud total durante al menos diez minutos.

5- Juego de concentración mental: La técnica de los dos minutos

Necesitarás un reloj con segundero. El juego consiste en que centres tu atención única y exclusivamente en la aguja del segundero, siguiendo con la vista su recorrido alrededor de la esfera del reloj. Te verás al principio sorprendido pensando en otras cosas. Cuando esto te ocurra, vuelve a empezar de nuevo e intenta pensar y concentrarte sólo en la aguja del reloj. Deberás hacer el recorrido dos veces; es decir, dos minutos.

6- Juego de concentración mental: El juego de la caja y el limón

Este ejercicio se utiliza habitualmente para preparar y concentrar a deportistas antes de su competición, pero tú también puedes beneficiarte de él. El juego consiste en visualizar una caja de cartón, simple y vacía, abierta por arriba. A continuación tienes que visualizar un limón. Concéntrate en su tamaño, aroma, textura de la corteza, simetría…

Mentalmente y sin utilizar tus manos o cualquier objeto en tu mente, transporta el limón al interior de la caja. Parece muy sencillo, pero realizarlo con atención plena requiere unas habilidades de concentración muy complejas. Es un ejercicio excelente para ir trabajando tu concentración mental.

7- Juegos de concentración: Colorea Mandalas

Los Mandalas son representaciones del macrocosmos. Su origen es indio y significa “rueda” o “círculo”. La tradición budista lo utiliza para la meditación. No te preocupes si no eres demasiado bueno realizándolos, existen multitud de cuadernillos o libros de ellos, y puedes bajarte diseños preciosos listos para colorear directamente de webs gratuitas.

Lo importante es que cuando dibujes o colorees un Mandala, te centres exclusivamente en él. Elige con cuidado los colores, escucha a tu cuerpo que es lo que quiere hacer y déjate de llevar. Saca 10 minutos al día para continuar con tu Mandala.

Además de relajarte y mejorar tu concentración, es un alimento excelente para tu cerebro y tu creatividad.

Colorea Mandalas

8- Juego de concentración mental: La figura geométrica

Busca un momento en el que estés relajado, y piensa en una figura geométrica. Ya sea un círculo, un cuadrado, un triángulo. Piensa y céntrate tan solo en la representación. Cuando tengas esta imagen bien fijada en tu consciencia, empieza por añadirle algo; por ejemplo un color. Rellénalo mentalmente, y cuando esté completo, añádele más características: Puedes jugar con el tamaño, el volumen, la densidad (puede flotar o bien ser muy pesado)

Este juego además de potenciar tu concentración mental es un aliado perfecto para desarrollar tu imaginación. Juega y crea lo que quieras a través de tu mente.

9- Juego de concentración mental: Haz sudokus

El cálculo mental es una de las actividades cognitivas que más fortalecen nuestra concentración. Sin embargo, actualmente, todos tenemos una calculadora a mano que realiza las operaciones matemáticas por nosotros. Utilizar la tecnología nos facilita el trabajo, pero también nos vuelve más vagos y distraídos. Es importante tratar de volver a manejar números mentalmente. Y los sudokus pueden ayudarnos. Si no estás familiarizado con este juego japonés, empieza con niveles para principiantes. El objetivo no es que realices los más complicados, sino que elijas adecuadamente el nivel que te suponga un reto mental, e ir aumentando su complejidad progresivamente. Puedes descargarlos de Internet de muchas páginas gratuitas y de todos los niveles.

10- Juegos de concentración para niños y adultos: Entrena tu cerebro con CogniFit

CogniFit es el programa líder en evaluación cognitiva y estimulación cerebral. Está validado por la comunidad científica y es utilizado por colegios, universidades y hospitales de todo el mundo. CogniFit permite medir y entrenar, de forma profesional y fiable, la capacidad de concentración, el nivel atencional y otras muchas áreas cognitivas fundamentales.

CogniFit programa líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral adaptado a las necesidades de cada individúo

Los juegos clínicos para medir y mejorar la concentración mental, han sido diseñados por un equipo de neurólogos y psicólogos cognitivos que estudian la cognición y los procesos plasticidad cerebral. Algunas de las funciones cognitivas implicadas en la concentración son el control inhibitorio, enfoque, planificación, atención dividida, actualización, etc…)

A través de diferentes juegos mentales, CogniFit evalúa las debilidades y fortalezas cognitivas de la persona, y propone automáticamente un régimen de entrenamiento personalizado dirigido a mejorar la capacidad de concentración, y otras necesidades cognitivas del niño o adulto.

¡Solamente tienes que registrarte! Todos sus juegos de concentración están basados en estudios clínicos y baterías profesionales de estimulación y rehabilitación neuropsicológica.

Después de realizar los juegos de concentración, CogniFit te mostrará un gráfico con tus resultados y tu evolución. No sólo podrás entrenar y potenciar tu concentración mental, sino muchas otras capacidades cognitivas del ámbito de la memoria, percepción, coordinación, razonamiento, etc…

¡Atrévete y acepta el reto CogniFit!

Dicen que en un día alrededor de 30.000 pensamientos inundan tu cabeza, y cada uno de estos pensamientos produce una energía…

¡Imagínate concentrar la energía de todos estos pensamientos en una sola….!

Además, te animo a que leas el artículo de mi compañera Andrea García Cerdán que te propone ejercicios muy interesantes en su artículo: Gimnasia cerebral: 16 actividades que te ayudarán a mantener un cerebro sano por más tiempo

Actividades para personas mayores: Actividades recomendables, objetivos y recomendaciones.

¿Actividades para personas mayores? Ay, esos pequeños olvidos a los que aparentemente no les damos demasiada importancia, que aparecen con el paso de los años. Conforme las personas nos hacemos mayores, vamos notando ligeros cambios en nuestra manera de percibir, pensar, razonar, memorizar, hablar… Esto puede hacernos sentir desprotegidos e indefensos, pero no debemos olvidar que tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de oportunidades y actividades para personas mayores para hacer frente a un posible deterioro en los procesos cognitivos.

¿Quieres saber qué tipo de actividades pueden ser útiles en personas mayores? ¡Sigue leyendo! Mairena Vázquez, neuropsicóloga, te explica a qué nos referimos con actividades para personas mayores, qué tipo de actividades son más convenientes desarrollar y qué objetivos perseguimos con cada una. 

Actividades para personas mayores.

Actividades para personas mayores. ¿A qué nos referimos?

Actividades para personas mayores. Hoy en día la esperanza de vida en nuestro país ha aumentado de manera considerable y con ello aumentan los problemas de salud asociados a la tercera edad.

Conforme envejecemos, sufrimos un proceso de deterioro generalizado en el que, por diferentes procesos, nuestros tejidos se van degenerando. Esta degeneración depende de factores relacionados con lo biológico, ambiental, social, familiar y, de manera especial, con el grado de estimulación.

Imaginemos una persona mayor con una salud tanto física como psicológica vulnerable, con un estado de ánimo bajo, sin estudios… Todo ello puede interferir de manera negativa en sus funciones cognitivas, a lo que podríamos sumar si dicha persona no recibe una adecuada estimulación cognitiva.

CogniFit: Líderes en evaluación y estimulación cognitiva para el envejecimiento activo

Debido a ello, se deriva la necesidad imperiosa de implantar y trabajar con programas que garanticen una rehabilitación biopsicosocial para mejorar la calidad de vida de las personas mayores a través de una intervención multidisciplinaria.

No es necesario estar pasando por un deterioro cognitivo o  por algún tipo de demencia para beneficiarse de la estimulación cognitiva, psicoestimulación o realizar actividades cognitivas adaptadas a personas mayores.

Si al factor tiempo le sumamos unas condiciones ambientales poco estimulantes el riesgo de sufrir algún problema cognitivo aumenta considerablemente. De aquí se deriva la importancia de aplicar actividades para las personas mayores, adaptadas a los distintos procesos de estimulación de las funciones cognitivas.

La estimulación cognitiva ayuda a compensar la pérdida de las capacidades intelectuales a partir de la experiencia y los conocimientos adquiridos. Las actividades tanto sociales como intelectuales ayudan a mantener activa nuestra mente favoreciendo un envejecimiento de la manera más óptima.

Es fundamental llevar a cabo actividades para personas mayores para asegurar una adaptación correcta a los cambios ambientales, al mismo tiempo que se generan estrategias compensatorias para mantener las habilidades preservadas y paliar los déficits sufridos.

Actividades para personas mayores: Es fundamental llevar a cabo actividades dirigidas a personas mayores.

Actividades para personas mayores:¿Qué tipo de actividades es recomendable que realicen las personas mayores?

Respecto al área de la cognición es fundamental el hecho de realizar diferentes tipos de actividades, bien con profesionales, o bien con familia (tras haber recibido una formación y/o unas pautas) para, de este modo, poder obtener un mayor estado de bienestar tanto psicológico, como físico y social.

El cómo influye el envejecimiento en las personas no es un fenómeno homogéneo, es decir, dependiendo de la edad, estudios, reserva cognitiva, etc., los posibles déficits serán diversos y diferentes en cada persona. Es por ello que se requiere la realización de actividades para personas mayores, dirigidas a todos los procesos cognitivos para potenciar los puntos fuertes y disminuir o ralentizar el avance los déficits presentados. Gracias a la capacidad de reserva del organismo, los procesos cognitivos pueden entrenarse y potenciarse durante la vejez.

Cuando hablamos de realizar actividades para personas mayores es importante aclarar que NO consiste en repetir ejercicios una y otra vez utilizando siempre las mismas actividades.

Es recomendable dividir los ejercicios en distintas categorías para cubrir todos los objetivos buscando intervenir y estimular todas las áreas:

  • Orientación:En los casos de deterioro más avanzados se puede producir desorientación en las tres esferas, es decir a nivel personal, temporal y espacial. Es conveniente recordar todos los días a la persona el día de la semana, día del mes, año, lugar donde nos encontramos y quiénes somos para procurar siempre que se encuentre lo más orientada posible.
  • Atención: Cuando aparecen problemas atencionales en las personas mayores, aparecerían falta de persistencia, mayor tendencia a la distracción y pérdida de concentración, dificultades para estar alerta en casos más graves…
  • Percepción: Según avanza la edad, no sólo se deterioran los órganos sensoriales, sino que el procesamiento que hace el cerebro de la información visual o auditiva, por ejemplo, puede ser deficitaria.
  • Memoria: Es la principal queja de las personas mayores. Descubre qué son los problemas de memoria y cuándo debemos preocuparnos. Existen numerosos ejercicios y actividades adaptadas a cualquier persona para entrenar la memoria a corto plazo y a largo plazo.
  • Lenguaje: Debemos realizar actividades adaptadas tanto al lenguaje oral como escrito, al habla espontánea como a la denominación de diferentes objetos o situaciones, a la comprensión y a la repetición, a la lectura y a la escritura.
  • Funciones ejecutivas: Bajo este término nos referimos a funciones relacionadas con el lóbulo prefrontal de nuestro cerebro. Englobaría conductas encargadas de controlar los cambios que se producen en el ambiente y/o prevenirlos, conductas sociales adaptadas y adecuadas, capacidad de autocuidado, planificación, inhibición de respuestas…
  • Abstracción y cálculo: Englobaría lo que conocemos como Control Mental y hablaríamos de la capacidad que tenemos para leer, escribir, comprender y realizar diferentes operaciones aritméticas.
  • Praxias: Se refiere a la capacidad que tenemos de realizar diferentes movimientos con distintas zonas de nuestro cuerpo bien al realizar una orden o por imitación.
  • Estado de ánimo: A veces nos centramos en realizar actividades para trabajar los diferentes procesos cognitivos olvidándonos de lo importante que es mantener un estado de ánimo elevado. Con la realización de actividades adaptadas a personas mayores buscamos la mejora del estado de ánimo junto con el aumento de la autonomía y autoestima. Con ello se aumenta la flexibilidad mental e incluso repercute de manera positiva a la ejecución de las actividades básicas de la vida diaria.

Actividades para personas mayores. ¿Cuáles son los objetivos de que las personas mayores realicen actividades?

Ante la falta de conocimiento, muchas personas opinan que este tipo de actividades para personas mayores prácticamente no tiene utilidad, obviando que se ha demostrado de manera científica la utilidad e importancia de la estimulación cognitiva y el hecho de que las personas mayores realicen actividades de manera continua.

El objetivo principal es estimular y mantener las capacidades mentales preservadas para mantener o, si fuera posible, mejorar el funcionamiento cognitivo y reducir la dependencia en la medida de lo posible dentro de cada caso.

A modo de esquema podemos hablar de los siguientes objetivos perseguidos:

  • Estimular y mantener las capacidades mentales.
  • Evitar la desconexión del entorno y fortalecer las relaciones sociales.
  • Dar seguridad e incrementar la autonomía personal.
  • Estimular la propia identidad y autoestima.
  • Minimizar el estrés y evitar reacciones psicológicas anómalas.
  • Optimizar el rendimiento cognitivo.
  • Mejorar el rendimiento funcional.
  • Incrementar la autonomía personal en las actividades de la vida diaria.
  • Mejorar el estado y sentimiento de salud.
  • Aumentar la calidad de vida del paciente y de los familiares y/o cuidadores.

Actividades para personas mayores. Otro tipo de actividades que pueden realizar las personas mayores.

Actualmente dentro de la Neuropsicología podemos contar con diferentes tipos de estrategias para realizar actividades para personas mayores, todas ellas avaladas de manera científica. Podemos destacar:

Actividades para personas mayores 1: Reminiscencia

Se trata de un medio o actividad efectiva para comunicarse con personas mayores que empiezan a sufrir demencias. Descubre cómo prevenir la demencia. Consiste en realizar actividades en grupo donde se estimula a los participantes a que hablen acerca de eventos pasados con ayuda de fotografías, música, objetos y vídeos del pasado.

Actividades para personas mayores 2: Orientación a la realidad

Constituye una técnica o actividad dirigida a mejorar la calidad de vida de las personas mayores que presentan problemas de confusión y desorientación. Se les presenta información relacionada con la orientación (tiempo, espacio y persona) proporcionando a las personas mayores una mayor comprensión de todo lo que les rodea para así aumentar su autoestima y su sensación de control.

Actividades para personas mayores 3: Actividades con validez ecológica

O, lo que es lo mismo, realizar actividades con un material lo más parecido posible al de la vida cotidiana de las personas mayores. Por ejemplo, si se hace una actividad para entrenar la memoria es mucho más cercano intentar aprenderse una lista de la compra que una lista de palabras sueltas, abstractas y sin valor emocional para la persona.

Actividades para personas mayores 4: Programas de estimulación cognitiva llevados a cabo por neuropsicólogos

Se pueden realizar de manera individual o en pequeños grupos con personas mayores con un nivel cognitivo o deterioro semejante. Aquí se incluirían las actividades con mayor carga terapéutica dentro del plan general de abordaje de las personas mayores afectadas por deficiencias cognitivas. Se utilizan diferentes tipos de materiales de manera programada combinando todas las áreas de estimulación.

Descubre otras 10 actividades de estimulación cognitiva para demencias.

Actividades para personas mayores 5: Brain training on-line para personas mayores

La estimulación cognitiva de CogniFit es el tratamiento no farmacológico más utilizado en casos de deterioro cognitivo leve y alzheimer, o demencias en su etapa temprana. Además, de esto, también dispone de entrenamientos enfocados a personas mayores de 55 años. La tecnología de CogniFit está normalizada y validada por la comunidad científica. El programa se centra en la neuroplasticidad, que es la capacidad del cerebro para crear nuevas conexiones neuronales, recuperarse y reestructurarse, permitiendo ralentizar la evolución de la enfermedad, y preservar, por más tiempo, las habilidades cognitivas de la persona, mejorando su calidad de vida.

CogniFit es el programa clínico líder en entrenamiento cerebral. El programa consta de divertidos juegos científicos, basados en estudios clínicos, que pueden practicase online.

La batería de juegos de CogniFit, permite evaluar y medir de forma precisa las debilidades y fortalezas cognitivas de cualquier persona (con o sin demencia). Después de practicar los ejercicios, CogniFit mostrará un gráfico con los resultados cognitivos y presentará automáticamente el régimen de entrenamiento personalizado que mejor se adapta a las necesidades cognitivas de cada individuo.

Actividades para personas mayores. Cuántas más actividades realizan las personas mayores, mejor será la lucha contra el deterioro cognitivo.

Se ha demostrado que las personas que reciben una cantidad inferior de estímulos de su entorno, tienden a padecer de manera más rápida el declive de sus facultades mentales en comparación con aquellas personas que se exponen de manera diaria a grandes estimulaciones sensoriales. En definitiva, a mayor estimulación cognitiva, mayor autonomía. O, lo que es lo mismo, cuántas más actividades realizan las personas mayores, mejor será la lucha contra el deterioro cognitivo.

Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia escríbela aquí abajo. Estaré encantada de leerla y responderla. 🙂

Procesos cognitivos: Qué son y cómo podemos mejorar nuestros procesos mentales

Detectar cambios a nuestro alrededor, recordar la lista de la compra, decidir qué apartamento queremos alquilar, atender a un amigo que nos está contando un problema… ¿Qué tienen en común todas estas acciones? Somos capaces de llevarlas a cabo gracias a nuestros procesos cognitivos o mentales. Si deseas saber qué tipos de procesos cognitivos existen, cómo intervienen en la educación, cómo mejorarlos y mucho más, te invitamos a  descubrirlo aquí.

¿Qué son los procesos cognitivos o mentales?

La definición de los procesos mentales abarca un elevado número de tareas que nuestro cerebro lleva a cabo continuamente. Son los procedimientos encargados de procesar toda la información que recibimos del ambiente. Gracias a ellos tiene lugar la cognición, que nos posibilita conocer el mundo.

Imagina es estás tranquilamente en el sofá mientras ves una película. A pesar de tu ensimismamiento con la historia, empiezas a detectar que huele a quemado. ¿¡Qué vas a hacer!? Afortunadamente, tu cerebro centrará toda tu atención en el peligro al que te enfrentas.

Recordarás que has dejado una pizza desamparada en el horno. Correrás hacia la cocina lo más rápido posible y coordinarás una serie de movimientos para sacar tu cena. Entonces decidirás si vas a comer las partes más chamuscadas o no y regresarás al salón. Los procesos cognitivos han guiado toda esta sucesión de acciones.

Una interacción armoniosa entre los procesos mentales es fundamental para que analicemos adecuadamente la realidad y respondamos en consecuencia. Gracias a ellos podemos adaptarnos flexiblemente a las demandas de cada situación. Nuestras funciones ejecutivas se encargan de coordinar estos procedimientos.

A pesar de que los procesos mentales interaccionan entre ellos; también actúan por separado. Por ejemplo, podemos observar cómo personas con alteraciones en el lenguaje o en la memoria son capaces de percibir perfectamente estímulos o resolver problemas matemáticos.

¿Quiénes estudian los procesos cognitivos?

Los procesos cognitivos son analizados desde diversas ciencias como la lingüística, la sociología, la neurología, la antropología, o la filosofía. En cuanto a la psicología, es la psicología cognitiva el campo dedicado a investigarlos y a procurar que seamos capaces de mejorar nuestros procesos mentales.

En los sesenta, gracias a profesionales de diversas disciplinas, emergió la revolución cognitiva, que propició el estudio de estos procedimientos. Los procesos mentales en psicología son investigados en profundidad. Actualmente su estudio está en auge y se investigan para aplicarlos en campos tan dispares como la psicoterapia o el marketing.

De hecho, las técnicas de neuroimagen resultan una gran ayuda a la hora de indagar en cómo procesamos la información. Podemos confiar en que presenciaremos grandes avances en la comprensión de los procesos cognitivos. En este artículo profundizaremos en ellos de forma que sepas cómo influyen en diversos contextos como tu vida cotidiana.

Tipos de procesos cognitivos ¿Cuáles son los procesos cognitivos?

Procesos cognitivos inferiores o básicos

Sensación y percepción

Las sensaciones son provocadas por los diversos estímulos existentes en nuestro entorno. Nos llegan a través de nuestros sentidos y nos permiten conocer información del mundo exterior. Son datos inmediatos que recibimos del ambiente o de nuestro propio cuerpo. En cambio, el proceso mental básico de percepción implica cierta interpretación de los elementos percibidos.

Continuamente percibimos diferentes eventos, a menudo sin realizar ningún esfuerzo. Somos conscientes del movimiento de las personas que nos rodean, los mensajes que nos envían al móvil, los sabores de los alimentos que comemos, la disposición de los muebles de una habitación, nuestras posturas corporales, etc. Nuestras experiencias previas son elementales a la hora de otorgar significado a estos estímulos.

Los psicólogos de la Gestalt realizaron grandes aportaciones al campo de estudio de la percepción. Ellos creían que “el todo es mayor que la suma de sus partes”. Es decir, consideraban que somos seres activos a la hora de procesar nuestra realidad. Asimismo, elaboraron las célebres leyes de la Gestalt, que explican fenómenos de nuestra percepción como las ilusiones ópticas.

Atención

A pesar del desorbitado número de elementos que nos acompañan en cada momento, somos capaces de atender a un gran número de estímulos y también de dirigir nuestra atención en función de nuestros intereses.

Algunas acciones como caminar o masticar prácticamente no requieren atención. En cambio, debemos centrarnos lo máximo posible en medir todas las palabras que decimos y nuestro lenguaje corporal si estamos exponiendo públicamente un proyecto trascendental ante una audiencia exigente.

Afortunadamente, logramos automatizar ciertos procesos que hemos repetido varias veces. Por ejemplo, a pesar del gran esfuerzo que cuesta coordinar todas las tareas que requiere conducir al principio, posteriormente se consigue de una forma infinitamente más fluida y sencilla.

Memoria

¿Cuál es la capital de Francia? ¿Quién fue tu mejor amigo en el colegio? ¿Cómo se toca la flauta? Nuestra memoria tiene las respuestas para estas cuestiones y para un sinfín de preguntas más. Nos permite codificar los datos que recibimos del ambiente, consolidarlos y recuperarlos posteriormente.

Tenemos diversos tipos de memoria; como la memoria sensorial, la memoria a corto plazo, la memoria de trabajo, la memoria semántica, la memoria autobiográfica, etc. Estas clases interactúan entre ellas, pero no todas dependen de las mismas partes del cerebro. Una muestra de esto son las personas que padecen amnesia y pueden recordar cómo caminar pero no quién es su pareja.

Procesos cognitivos: Inferiores o básicos y superiores o complejos

Procesos cognitivos superiores o complejos

Inteligencia

La inteligencia es un concepto escurridizo que nos ayuda a resolver diferentes tipos de problemas. Hoy en día la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner goza de una gran aceptación. Gardner mantiene que no existe un único tipo de inteligencia y que es preferible contemplar diversas capacidades en distintos ámbitos.

La inteligencia intrapersonal, la lingüística, la lógico-matemática o la musical son ejemplos de las clases de este proceso cognitivo superior. Actualmente también se enfatiza notablemente la relevancia de la inteligencia emocional, que es esencial para que seamos capaces de manejar las coyunturas que se nos presentan en nuestro día a día.

Existen ciertas características más habituales en las personas inteligentes. Sin embargo, podemos poner en práctica estrategias para desarrollar nuestra inteligencia. Este proceso mental superior no es estático y no puede limitarse a un número obtenido en un test para medir nuestro cociente intelectual.

Pensamiento

La complejidad y heterogeneidad de nuestros pensamientos resulta fascinante. Este proceso mental superior se encarga de tareas relativas a la resolución de problemas, el razonamiento, la toma de decisiones, el pensamiento creativo, el pensamiento divergente, etc.

Para simplificar estas funciones, nuestro cerebro tiende a crear conceptos. Necesitamos agrupar ideas, objetos, personas o cualquier otra clase de elementos que se nos ocurra. Generalmente esto nos ayuda a agilizar nuestros procesos mentales. No obstante, intentamos ser lógicos y a menudo ignoramos lo irracionales que somos.

Utilizamos atajos para no analizar toda la información y pensar rápidamente. Esto nos conduce a cometer sesgos cognitivos, que son desviaciones del proceso normal de razonamiento. Por ejemplo, a veces creemos que somos capaces de averiguar lo que va a suceder en un juego de azar.

De hecho, incluso en ocasiones los sesgos cognitivos dan lugar a las distorsiones cognitivas, que son pensamientos extremadamente negativos e irracionales como “todo el mundo me odia”. No obstante, nosotros mismos podemos detener nuestros pensamientos obsesivos.

Lenguaje

Asombrosamente, somos capaces de producir y comprender diversos sonidos y palabras, combinar un sinfín de letras y frases, expresar con precisión lo que deseamos comunicar, etc. Asimismo, acompañamos nuestras palabras de nuestro lenguaje corporal. Incluso podemos dominar más de un idioma.

El desarrollo del lenguaje se produce a lo largo de todo nuestro ciclo vital. Las competencias comunicativas de cada persona varían notablemente y se pueden mejorar practicando. Algunos trastornos del lenguaje dificultan especialmente la comunicación por diferentes causas, aunque también es posible ayudar a las personas con estos problemas.

Procesos cognitivos en la educación: Aplicaciones y ejemplos

Los procesos mentales en psicología son analizados con el fin de ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida. Es elemental que aprendamos a desarrollarlos y a gestionarlos desde que nacemos. En el aula nos enfrentamos a diversas actividades que ponen a prueba nuestras capacidades de interiorizar conocimientos, escuchar a nuestros compañeros o resolver obstáculos imprevisibles.

Procesos cognitivos en el aprendizaje

Existen diversas teorías del aprendizaje. Sin embargo, exceptuando algunos defensores del aprendizaje asociativo, ninguna ignora los procesos mentales. Por otra parte, ningún proceso cognitivo en el aprendizaje suele actuar de forma independiente. Nos esforzamos por integrar todos nuestros recursos para mejorar nuestros hábitos de estudio y lograr un aprendizaje significativo.

Procesos cognitivos en la lectura

Cuando nos encontramos ante un libro debemos reconocer las letras, evitar distraernos con estímulos irrelevantes, recordar las palabras que vamos leyendo, asociar lo que leemos con otros contenidos que aprendimos previamente, etc.

No obstante, no procesaremos la información de la misma manera si únicamente pretendemos encontrar un fragmento que nos interesa especialmente, si estamos estudiando para un examen o si deseamos disfrutar de una historia.

Procesos cognitivos en la escritura

En cuanto a los procesos mentales implicados en la escritura, sucede lo mismo que con los relativos a la lectura. Necesitamos ignorar los ruidos que nos dificultan redactar, procurar que nuestra letra resulte legible, recordar qué hemos escrito en los párrafos anteriores, preocuparnos por nuestra ortografía, etc.

Además, también es necesario que planifiquemos debidamente lo que deseamos escribir. ¿Esta expresión es demasiado coloquial? ¿Entenderán los demás lo que pretendo transmitir? ¿Este cero parece una o?

Consejos y actividades para mejorar procesos cognitivos ¿Cómo podemos mejorar nuestros procesos mentales?

Independientemente de si estás buscando actividades y ejercicios de desarrollo cognitivo infantil o si deseas mejorar tus procesos mentales, aquí te damos algunas recomendaciones para que puedas lograrlo. Es posible entrenar nuestras capacidades cognitivas en cualquier etapa de nuestro ciclo vital.

1. Cuida tu salud

Nuestra salud mental y física es inseparable de nuestros procesos cognitivos. Existen diversos malos hábitos que perjudican nuestra mente y empeoran nuestro rendimiento en diversas áreas de nuestras vidas. Por ejemplo, hábitos como pegarnos a nuestro móvil antes de ir la cama, infravalorarnos, descuidar nuestras relaciones sociales o alimentarnos indebidamente repercuten en nuestros procesos mentales.

2. Benefíciate de la tecnología

Hoy en día existen numerosas actividades como los juegos mentales que posibilitan evaluar y entrenar nuestro cerebro de forma divertida y sencilla. La neuroeducación nos permite conocer mejor cómo aprende nuestro cerebro y desarrollar nuestros procesos mentales.

CogniFit es la herramienta líder en evaluación y estimulación cognitiva. A través de las entretenidas actividades que propone esta plataforma se pueden mejorar capacidades como la memoria, la planificación, el reconocimiento o la exploración visual. CogniFit ofrece actividades desarrollo cognitivo para adultos y también cuenta con ejercicios para el público infantil.

3. Reflexiona sobre tus progresos

Realizar una autoevaluación cada cierto tiempo nos permite descubrir nuestros progresos y saber cuáles son nuestras carencias para continuar avanzando. Es esencial que creamos en que es posible desarrollar procesos cognitivos como nuestra inteligencia o nuestro lenguaje. Es cuestión de practicar y también de confianza en nosotros mismos.

4. Desarrolla el pensamiento crítico

Formularnos preguntas y no aceptar cualquier argumento nos ayuda a ser más competentes y autónomos. El pensamiento crítico nos permite mejorar nuestra habilidad para razonar, realizar conexiones creativas entre ideas, desarrollar nuestro lenguaje, analizar en profundidad nuestro entorno, etc. La curiosidad es fundamental para explotar nuestro máximo potencial.

Si deseas desarrollar el pensamiento crítico de los más pequeños, existen numerosas opciones para conseguirlo. Puedes preguntarles cuáles son los motivos que han conducido a una persona a comportarse de una manera determinada, pedir que nos expliquen sus argumentos cuando toman una decisión o proponer que debatan con una persona que mantenga una postura opuesta a la suya. También puedes probar tú a poner en práctica estas actividades.

5. Lee

Como hemos comentado previamente, la lectura implica numerosos procesos cognitivos. Además de producir una gran satisfacción y transmitirnos abundantes conocimientos, leer es una forma estupenda de que aprendamos a atender a una sola tarea o mejoremos nuestras capacidades comunicativas.

6. Dedica tiempo a actividades creativas

Pintar, escribir cuentos, componer canciones, crear coreografías, participar en una obra de teatro… No importa qué actividades prefiramos, lo importante es que reservemos un momento al día para nuestra creatividad. Cualquier persona nace con la capacidad de crear, es cuestión de práctica y confianza que la saquemos a la luz.

Las tareas creativas presentan innumerables beneficios para nuestros procesos cognitivos. Nos ayudan a desarrollar nuestra inteligencia, la concentración, nuestra habilidad para encontrar respuestas más originales para los problemas, centrar nuestra atención, nos permiten relajarnos, etc.

7. Evita la multitarea

En ocasiones no sabemos cómo vamos a lograr cumplir con todas nuestras obligaciones. Es lógico que intentemos hacerlo todo a la vez para acabar antes. Sin embargo, esta costumbre suele ser contraproducente. Es perjudicial que los niños aprendan a estar a demasiadas cosas al mismo tiempo y a no dedicarse a ninguna en concreto.

Resulta maravilloso que podamos coordinar varios procesos mentales. Pero cuando intentamos ver una película, contestar un mail, redactar un informe para el trabajo, recordar las actividades que anotamos en nuestra agenda y prestar atención al horno a la vez… lo más probable es que no realicemos adecuadamente en ninguna tarea.

Es preferible centrarse en el presente para poder disfrutar cada momento y ser más eficiente. Es la mejor manera de realizar adecuadamente las actividades futuras. Si te cuesta prestar atención a lo que estás haciendo y te distraes con tus preocupaciones continuamente, puedes probar el mindfulness.

8. Si deseas ayudar a los niños, deja que resuelvan solos sus dificultades

Es necesario apoyar a los pequeños y que sepan que pueden contar con nuestra ayuda. Pero si un niño se acostumbra a que los demás resuelvan sus problemas con una simple petición, no se molestará en realizar tareas que incrementen su inteligencia o en agudizar sus procesos cognitivos básicos para descubrir otras alternativas.

Es preferible que actuemos únicamente en el caso de que sea necesario. Dar pistas es una buena técnica para que los niños sean capaces de ir avanzando hacia la solución poco a poco y esforzarse mientras son conscientes de que pueden contar con nosotros.

Si te apetece saber más sobre este tema o repasar algunos conceptos que hemos tratado en este artículo, te invitamos a ver este ameno curso sobre la cognición que trata los procesos mentales en psicología.

Muchas gracias por leer este artículo. Y tú, ¿sueles ejercitar tus procesos cognitivos?

Heminegligencia: cuando pierdes la mitad de tu mundo

Todos sabemos que la atención es uno de los procesos cognitivos más importantes en el desarrollo del ser humano, pero la alteración de este proceso tras una lesión o daño cerebral implica algunos trastornos, como es el caso de la Heminegligencia. Vamos a contar a continuación todos los detalles acerca de este trastorno: qué es, cuáles son las bases neurológicas, su tipología, su evaluación y rehabilitación.

¿Qué es la Heminegligencia?

Uno de los trastornos de la atención más conocidos es la Heminegligencia. Como describió Mesulam en 1981, la heminegligencia es un trastorno atecional que hace que el paciente se comporte como si la parte contraria al hemicampo de su lesión dejase de existir; es decir, si el daño cerebral se ha producido en la parte derecha del cerebro, el paciente no puede atender al lado izquierdo de lo que ven sus ojos. Normalmente, la heminegligencia ocurre tras lesiones cerebrales unilaterales, específicamente en el hemisferio derecho, y más concretamente, puede decirse que consiste en un fallo a la hora de responder, referirse u orientarse a los estímulos que se encuentran en el espacio contralesional; es decir, el entorno situado a la izquierda del paciente “deja de existir”.

Heminegligencia y Atención

Hay diferentes teorías que han hecho constatar que la heminegligencia no se entiende como un déficit unitario, sino que afecta a diferentes áreas cognitivas.

Los sesgos atencionales se han intentado explicar mediante la “teoría del desenganche”, por sus repercusiones en la orientación de la atención. Este sesgo se produce especialmente cuando se trata de mecanismos que implican atención exógena: las claves que se presentan en el lado ipsilesional (las que se presentan en el lado derecho, en caso de lesión en el hemisferio derecho) influyen en el tiempo que emplean los pacientes con lesiones en el lóbulo parietal derecho para detectar los estímulos del lado izquierdo.

Hay que destacar que el paciente heminegligente percibe toda la información al completo, es decir, el problema no está en la percepción, sino en la toma de conciencia de ésta. Es una alteración en la atención alternante (capacidad de cambiar de un estimulo a otro). El paciente obtiene una imagen sensorial completa, pero sólo atiende una parte de la misma

En resumen, la atención en un paciente heminegligente tiene predilección por lo que ocurre en el lado controlado por el hemisferio cerebral no afectado.

Heminegligencia y atención

Tipos de Heminegligencia

A continuación, vamos a explicar la diferente tipología en relación con el trastorno de Heminegligencia:

  • Heminegligencia Atencional o Sensorial: se produce cuando la atención selectiva no es capaz de distribuir la atención en los estímulos presentes en el espacio externo (extracorporal); o aquellos referidos al propio cuerpo (personal). Se manifiesta como una dificultad en responder a un estimulo que está presente en el lado opuesto a la lesión cerebral.
  • Heminegligencia Espacial Personal: también conocida como hemisomatognosia. Este déficit está relacionado con el propio espacio corporal. Se observa sobre todo en pacientes que se visten solo media parte del cuerpo, hombres que se afeitan la mitad de la barba o mujeres que se pintan sólo la mitad de los labios.
  • Heminegligencia Intencional o Negligencia motora: también conocido como hemiakinesia. Consiste en la dificultad de distribuir la atención en las acciones o intenciones de nuestro cuerpo en el espacio. También en la ralentización o ausencia de movimientos que puede simular una hemiparesia.
  • Impersistencia motora: consiste en la imposibilidad de mantener una postura comandada por el examinador más de 10 segundos.
  • Heminegligencia Afectiva: la conducta del paciente es como si no sucediera nada de importancia (anosognosia o falta de conciencia del déficit). En algunos casos, el paciente sabe de su hemiplejia pero no le importa (anosodiasforia); en otros el trastorno llega a ser mayor y existe un rechazo o maltrato hacia el hemicuerpo izquierdo (misoplejia).
  • Heminegligencia Representacional: es la negligencia hacia una mitad de la representación o imagen mental de una situación real.

Bases neurológicas de la Heminegligencia

Se parte de que generalmente la Heminegligencia se produce por un daño o lesión en el hemisferio derecho del cerebro.

Se piensa que los fallos en la arteria cerebral media, que afectan al parietal y que además tiene una relación con el lóbulo frontal tienen que ver con mucha sintomatología presente en estos pacientes.

Los estudios más recientes determinan  que la región cerebral dañada en pacientes con Heminegligencia es el Giro Temporal Superior Medial, situado en la superficie lateral del lóbulo parietal inferior,  encontrándolo en el 50% de los casos que se estudian. Este área está relacionada con déficits de conciencia espacial en pacientes con lesiones bilaterales.

En resumen, las principales áreas implicadas en el trastorno de Heminegligencia son:

  • Giro angular: relacionado con la conciencia espacial y mantenimiento de la atención a localizaciones espaciales.
  • Lóbulo parietal superior: implicado en los cambios espaciales de la atención.
  • Unión temporo-parietal: encargada de la reorientación espacial y la detección de estímulos salientes. En las áreas adyacentes a éstas, pueden residir los déficits más secundarios que presentan algunos pacientes, como los cambios en la reorientación de la atención o la detección de la saliencia de un estimulo.

Evaluación de la Heminegligencia

La principal dificultad encontrada al evaluar la heminegligencia es la variabilidad existente entre las personas que lo padecen, pues existen pocas pruebas que puedan evaluar por igual a todos los pacientes

La tarea por excelencia para evaluar la heminegligencia es la de cancelación. Consiste en que el paciente encuentre un estimulo objetivo entre distractores. La respuesta típica es el fallo en la detección de los objetivos situados en el hemicampo izquierdo.

El más utilizado es el BIT (Behavioral Inatention Test), donde se trabaja con seis tipos de test: cancelación de líneas, cancelación de letras, copiado de figuras, cancelación de estrellas, bisección de líneas y dibujo representacional.

Otra de las tareas de evaluación más empleadas en la evaluación de la Heminegligencia es la bisección de líneas. En esta tarea se presenta al paciente una línea horizontal (normalmente varias líneas en cada folio) y debe marcar el punto medio de la misma. Habitualmente, los pacientes con heminegligencia hacen la marca de la línea media más a la derecha de la mitad real de la misma.

Continuando con la descripción de tareas que evalúan heminegligencia encontramos, entre las tareas de papel y lápiz, las tareas de dibujo. En estas tareas, el paciente tiene que copiar de un modelo o realizar un dibujo espontáneo de diferentes figuras simétricas desde su línea media. Normalmente, la respuesta habitual es la distorsión o la omisión de partes de la imagen.

Se ha observado que suprimiendo la retroalimentación visual, es decir, haciendo que el paciente dibuje con los ojos cerrados, reduce los signos de heminegligencia encontrados en este tipo de pruebas.

Otra de las pruebas más empleadas es el test del dibujo del reloj, que consiste en copiar la esfera de un reloj en el que figuren los números en el orden correcto y que puede realizarse con la variante de dibujarlo de memoria (como podemos observar en el dibujo del inicio del artículo).

Rehabilitación de la Heminegligencia

La rehabilitación en pacientes con Heminegligencia es importante, ya que se puede aprender a compensar la zona dañada.

Para ello, se realizan tareas de rastreo y búsqueda hacia el lado no atendido. Con varios ensayos, los pacientes se van haciendo más conscientes y pueden llegar a desarrollar un aprendizaje para realizar una búsqueda más sistemática.

Otra técnica utilizada en este tipo de pacientes es la de compensación, como por ejemplo dibujar una línea con un color llamativo en el margen izquierdo, para determinar dónde deben comenzar a leer, y con la finalidad de captar su atención.

Diferentes estudios han determinado que las técnicas más efectivas son las que potencian el escaneo visual, como por ejemplo tareas de búsqueda de diferencias, copia de dibujos o lectura.

Procrastinar: ¿Eres un procrastinador? 20 consejos para dejar de aplazar tus tareas

¿No paras de aplazar un proyecto importante? ¿De postponer una tarea pendiente? En este artículo te explicaremos qué  significa procrastinar, las causas, sus consecuencias,  ventajas y desventajas. No te pierdas 20 consejos indispensables para dejar de ser un procrastinador.

Procrastinar

¿Qué significa procrastinar?

Según la RAE, procrastinar significa “ diferir, aplazar”. ¿Quién no se dedica a posponer una tarea que no le apetece? Da igual si pensamos en ordenar el garaje, escribir una novela, contestar un mail, aclarar un malentendido o cualquier labor que nos espera. Siempre hay alguna distracción acechándonos; como cambiar una bombilla, unas deliciosas galletas de chocolate o revisar todos los chistes que nos han enviado por un grupo de amigos de WhatsApp.

Seguro que estas situaciones te suenan (incluso es posible que ahora mismo estés procrastinando). La mayoría de nosotros hemos deseado en más de una ocasión no habernos dedicado a la procrastinación en lugar de terminar un trabajo y poder dormir satisfactoriamente la noche previa a la entrega. Descubre a continuación cómo evitar los arrepentimientos y conviértete en un exprocrastinador. “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

Procrastinar: Causas

Las causas de que nos pasemos una parte representativa de la vida procrastinando son variadas e inherentes a la naturaleza humana. Aunque nadie puede trabajar sin interrupciones durante todo el día, hay bastante variabilidad entre las personas a la hora de hablar sobre la frecuencia con la que procrastinan.

Hay personas más proclives a este hábito que otras. Para algunas es simplemente una pequeña costumbre en ciertos momentos (son “falsos procrastinadores”), mientras para otras es un grave problema que consume sus horas.

Las causas que empujan al procrastinador a aplazar sus tareas son diversas. No obstante, se postulan motivos como aburrimiento, dificultades de concentración, agotamiento, carencias de motivación, temor a fracasar en el intento, etc.

¿Conoces a alguien que no se haya dedicado a procrastinar alguna vez? Tenemos que enfrentarnos a una infinidad de labores que no nos apetecen o que incluso nos desagradan profundamente. Es más sencillo mirar a las musarañas o sumergirse en un bucle infinito de vídeos de gatos adorables. Incluso podemos tener tantas ganas de realizar tan bien una tarea que la pospongamos por no saber cómo comenzar o por no decepcionarnos a nosotros mismos.

A pesar de que generalmente sepamos cuáles son nuestros plazos de entrega, que es mejor distribuirse las tareas en pequeños plazos o que un buen trabajo requiere tiempo y calma, esto parece ser olvidado cuando nos hallamos frente a las innumerables distracciones que nos ofrecen instrumentos como nuestro ordenador, nuestro móvil o incluso un folio en blanco.

Además, con la incalculable variedad de distracciones que nos ofrecen las nuevas tecnologías, las posibilidades de que nos dediquemos a aplazar nuestras tareas se incrementan exponencialmente.

Procrastinar: Consecuencias

  • Culpabilidad: Es muy frecuente tener pensamientos como “no debería haber perdido el tiempo”.
  • Estrés: Tras contemplar la enorme montaña de tareas que nos aguardan tras una semana procrastinando, los signos y síntomas del estrés aparecen y nos recuerdan que tenemos que comenzar YA a trabajar en serio.
  • Menor rendimiento: Evidentemente, dedicar demasiado tiempo a labores como ver vídeos en Youtube ajenos a nuestra tarea o a ordenar los tickets de la compra, nos restará un rato valioso para la tarea que debíamos realizar. Asimismo, disminuirán también nuestra atención y nuestra motivación.
  • Reproches de compañeros o superiores: Comúnmente, a la gente no le gustan los procrastinadores cuando repercuten negativamente en su trabajo. Esto genera críticas y antipatías. Asimismo, una excesiva procrastinación puede desembocar en un suspenso o en la pérdida del empleo.
  • Vergüenza: El juicio social negativo de otras personas nos suele avergonzar. Esta evaluación negativa del yo y el deseo de esconderse es tan desagradable que generalmente interrumpe las tareas que deberían ser realizadas y dificulta su consecución. Además, esta emoción es perjudicial para nuestra salud mental.
  • Espiral de procrastinación: Si no recibimos recompensas en nuestro trabajo por nuestra falta de esfuerzo, incluso podemos llegar a reforzar nuestro hábito de procrastinar. Esto nos conduce a una espiral de quejas, reproches y sentimientos de odio hacia nosotros mismos, baja autoestimabaja autoeficacia y una larga gama de elementos que deseamos alejar de nuestras vidas.

Procrastinar es común en varios ámbitos de nuestras vidas. Incluso en nuestra vida cotidiana podemos estar aplazando tareas que nos producirían una gran satisfacción personal como dar un paso importante en una relación de pareja o apuntarnos a un gimnasio. A continuación trataremos dos de las áreas principales en las que se evade un procrastinador.

Procrastinación empresarial

La costumbre de procrastinar en las empresas es un grave problema para todo tipo de organizaciones. Utilizar el mail del trabajo para fines no laborales, hacer llamadas personales poco trascendentales desde la oficina o dedicarnos a funciones poco relevantes de nuestro puesto son hábitos que retrasan nuestras tareas. La empresa puede perder dinero y nosotros tal vez oportunidades de ascender o incluso podemos ser castigados.

Evidentemente, no pasa nada por dedicar un momento puntualmente a alguna de estas labores, pero no controlar estas actividades puede provocar que se conviertan en una rutina difícil de evitar.

Procrastinación en la escuela

¿Cómo afecta la procrastinación al estudio? Procrastinar en la educación es habitual. En bastantes ocasiones los contenidos que deben aprenderse no nos motivan nada o nos cuesta entenderlos. A menudo escuchamos testimonios de personas que comentan “preparé todo el examen la noche anterior”. Generalmente, si actuamos así, olvidaremos lo que hemos estudiado rápidamente.

Puede que a veces funcione pasar 24 horas ininterrumpidas subrayando y memorizando sin tregua o escribiendo sin parar. Aunque lo más común es que no obtengamos buenos resultados y desde luego, no lograremos un aprendizaje significativo.

Adquirir unos buenos hábitos de estudio es una de las claves del éxito para cualquier estudiante y futuro profesional. La procrastinación académica puede entorpecer las tareas y provocar que el estudiante adopte la idea de que estudiar no es para él y experimente sentimientos negativos que frenen su motivación para progresar en su aprendizaje.

En este vídeo, Tim Urban, el autor del popular blog Wait But Why, da una divertida charla sobre la procrastinación y sus causas y consecuencias. ¡No olvides activar los subtítulos en español!

20 consejos para dejar de procrastinar

Nos maravillan las personas que siempre cumplen con creces sus tareas en tiempo y forma, están metidas en mil actividades a la vez; van al gimnasio, a clases de baile, etc. ¿Cómo alcanzan ese grado de organización? ¿Son mejores que nosotros?

Dado que es poco probable que tengan superpoderes, lo más seguro es que logren vencer a menudo los impulsos que incitan a procrastinar. Tú también puedes comenzar a transformarte en uno de esos superhéroes hoy mismo. En este apartado te daremos algunas recomendaciones y consejos para dejar de procrastinar y que logres evitar las distracciones innecesarias.

1. Recuerda que sin esfuerzo será imposible

No existe ningún secreto que nos vaya a permitir terminar nuestros trabajos en la mitad del tiempo sin procrastinar, sin distracciones y además disfrutarlos sin poner algo de nuestra parte. No obstante, podemos escoger la actitud que adoptamos ante nuestras ocupaciones y cómo responderemos ante ellas.

Tal vez incluso dejemos de ver nuestras tareas como obligaciones y las concibamos como retos una vez que comencemos a sentirnos competentes realizándolas.

2. Anota tus prioridades

Si pensamos a la vez en comprar una mascota, poner la lavadora, redactar veinte páginas en una noche, comprar chicles, etc. Es posible que nos agobiemos y no tengamos claro por dónde empezar. Sin embargo, si jerarquizamos estas tareas (y nos centramos exclusivamente en ellas), tendremos la percepción de que es más fácil conseguir nuestros propósitos.

3. Sé realista

Es poco probable pasar de no tener ni idea de inglés a ser un total experto en dos semanas. Tampoco conseguiremos realizar el mejor proyecto de la clase si no entendemos ni cuáles son las pautas que nos han marcado. Es prácticamente tan importante saber qué deseamos como proponernos objetivos viables. Por otra parte, es adecuado delegar parte de las tareas en otras personas si es conveniente.

4. Recuérdate cuáles son tus motivaciones

Es necesario que tengamos claro qué deseamos lograr. No vale con tener una idea ambigua, si nuestra meta es terminar nuestra tesis o diseñar una página web, es importante que nos lo señalemos bien para no perdernos por el camino. Puedes enmarcarte estos objetivos en tu escritorio o poner post-its en tu puesto de trabajo. Lo importante es que no se queden en fantasías.

5. No temas fracasar en el intento

Vence el miedo a equivocarte. Muchas veces logramos nuestros objetivos mediante ensayo y error. De hecho, mejorar cada una de las pruebas que realizamos es elemental en la resolución de problemas. Fallar nos permite establecer conexiones de ideas más creativas y nos impulsa para intentar dar lo mejor de nosotros mismos.

Por otro lado, si realmente no estás preparado para una tarea o decides que no te hace feliz, también puedes abandonar. Lo esencial es que si determinas no continuar con la tarea sea por voluntad propia y tras meditar la decisión tranquilamente.

6. Planifica tus tareas

No vale con planificar, porque ésta puede ser otra forma de seguir procrastinando si sólo pensamos en qué haremos vagamente y no actuamos al respecto. Es prioritario concretar ciertas tareas tras pensar; ¿cuáles son las más relevantes?, ¿cuál es su nivel de dificultad aproximado?, ¿ cuánto tiempo tardaremos?, etc. Asimismo, es conveniente dividir nuestras labores en pequeños pasos para responder con mayor precisión a las cuestiones anteriores.

Por ejemplo, si deseas sacarte el carnet de conducir, no vale con pensar “algún día de estos aprobaré el examen” o “cuánto me apetece irme una excursión con mi pareja en mi nuevo coche”. Para dejar de procrastinar es preferible decidir firmemente “el próximo lunes me apuntaré a la academia”, “iré a clase en este horario”, “tengo un hueco para estudiar el examen teórico tales días y a estas horas”, etc. Fija pequeñas tareas sencillas que te guíen paso a paso.

7. Actúa con un tiempo de margen

Evidentemente, esto es complicadísimo para cualquier procrastinador profesional. Pero podemos probar a “engañarnos” con trucos como cambiar las entregas en el calendario. Si establecemos que un trabajo debería estar concluido el lunes, contaremos con un espacio para posibles imprevistos hasta el día real.

8. Reflexiona sobre tus actos y tus emociones

Si te detienes un momento tras acabar el día a día a evaluar lo que has conseguido y qué te ha quedado pendiente, tendrás una idea más adecuada sobre qué tendrás que hacer el día siguiente y cómo mejorar. Por otra parte, meditar sobre tus emociones te ayudará a gestionarlas mejor y a elevar tu autocontrol.

Es frecuente encontrar a algún procrastinador que no sabe hasta qué punto aplaza sus tareas y esto refuerza sus hábitos. No tardaremos nada en considerar cuáles han sido nuestros avances y además, nos empujará a alcanzar nuestra meta con una mayor precisión.

9. Recompénsate por el trabajo bien hecho

Tras realizar una autoevaluación de nuestros progresos, seguramente observaremos elementos que nos hagan sentir orgullosos. Podemos premiarnos de diversas maneras; un helado o unas entradas para un concierto son ejemplos de recompensas que nos pueden elevar nuestro ánimo y motivarnos para seguir trabajando duro. Advertir nuestras mejoras subirá nuestra autoestima y elevará nuestra autoeficacia.

10. Procura divertirte con tu trabajo

No siempre encontramos el trabajo de nuestros sueños ni nos pueden gustar todas las asignaturas del grado que cursamos. No obstante, ejercicios como crear una lista con las ventajas de la actividad que estamos posponiendo, trabajar en un ambiente agradable o centrarnos en las satisfacciones que nos producirán a largo plazo, son claves para dejar de procrastinar y estar más motivados para cumplir con las tareas. Además, una vez que logres comenzar, igual ves que lo que te parecía tan difícil no era para tanto o en realidad te agrada.

11. Cuida tus horarios de descanso

Dedicarnos a nuestras tareas cuando estamos agotados es totalmente contraproducente porque nos invita a procrastinar aún más. Es importante dormir lo suficiente y también hacerlo en el mismo horario aproximadamente todas las noches. Además, dormir bien mejora la memoria.

12. Descansa cada cierto tiempo

Incluso si nos queda poco tiempo para realizar una entrega, es esencial que nos tomemos unos minutos para distanciarnos de nuestro trabajo y detectar nuestros errores más fácilmente o encontrar nuevas perspectivas. Por otra parte, es preciso establecer un tiempo máximo de descanso. Si alargamos la pausa y no la controlamos, únicamente seguiremos procrastinando.

13. Establece un horario regular para comer

Nuestro horario laboral o estudiantil no siempre nos permite respetar nuestros turnos para comer. Sin embargo, para dejar de procrastinar es importante que intentemos fijar ciertas horas para no hacer más visitas de las necesarias al frigorífico y de paso darnos un paseo por cada rincón de la casa.

14. Ordena tu lugar de trabajo

Si tenemos sobre la mesa las llaves, las postales que nos trajo un amigo de su viaje a Cancún, apuntes de hace cuatro años, los calcetines nuevos, rotuladores de todos los colores imaginables y una retahíla de objetos mezclados sin ningún orden, es probable que perdamos una cantidad de tiempo innecesaria cuando tratemos de localizar un artículo necesario o que simplemente nos agobiemos viendo nuestro desorden.

Adquirir el hábito de colocar cada cosa en su sitio después de utilizarla es tremendamente complicado para las personas que nunca han tenido esa costumbre. Sin embargo, nunca es tarde para comenzar a organizar nuestras pertenencias. De todas formas, esto conlleva un periodo de adaptación, no podemos cambiar esta costumbre en dos días. Para dejar de procrastinar podemos empezar por despejar por lo menos nuestro espacio de trabajo.

15. Aleja las distracciones de tu vista

No sólo basta con trabajar o estudiar en un lugar recogido y agradable que nos invite a concentrarnos. También es urgente que sepamos cuáles son los distractores que nos dificultan prestar atención para retirarlos cuando no los necesitemos. Por ejemplo, ¿realmente necesitamos tener todas esas pestañas abiertas en el ordenador?, ¿y ese juego que nos regalaron? Lo más seguro es que no. Dejar de ver estos elementos no garantiza que no vayamos a juguetear con ellos, pero disminuirá las posibilidades.

16. No te despistes hablando con otras personas

Cuidar nuestras relaciones sociales es esencial para lograr un buen rendimiento. Pero también es elemental que nos concentremos cuando es debido. En cuanto a los trabajos en grupo, también es preciso que marquemos unas reglas y seamos conscientes entre todos de cuáles son nuestros objetivos.

Por cierto, el apoyo social es fundamental para lograr un objetivo. Nuestros amigos, familiares y pareja comprenderán que tenemos una meta y que podremos hablar con ellos posteriormente y sin remordimientos por procrastinar. Comunicar en persona nuestro reto a otras personas o publicarlo en redes sociales nos hará más conscientes de que tenemos un compromiso con nosotros mismos y nos facilitará la ayuda de los demás.

17. Silencia el móvil

El móvil es una de las distracciones más frecuentes y ha de ser especialmente considerada. Tal vez esto nos resulte imposible cuando esperamos una llamada importante. No obstante, la mayoría de nuestras distracciones relacionadas con este dispositivo se deben a asuntos como un audio de un amigo sobre lo que le ha sucedido mientras paseaba a su perro o la última foto que has subido una expareja a Instagram. Para dejar de procrastinar es recomendable distanciarnos del móvil o ponerlo en silencio o en avión cuando estemos ocupados.

18. Encuentra tu propio método

Puedes combinar todas las tácticas que hemos abordado en este apartado o descartar las que no te funcionen. Cada uno puede elaborar sus propios trucos. Registrar qué estrategias te funcionan y cuáles no te ayudará a que logres vencer este hábito.

19. No te castigues excesivamente por procrastinar

Tal vez lleves meses intentando sentarte para escribir tu trabajo de fin de grado, buscar otro empleo o cualquier acción que lleves un tiempo aplazando. Como hemos leído previamente, las consecuencias son devastadoras para nuestro bienestar y nos sentiremos incompetentes.

Es preferible que nos centremos en el futuro. Ya no podemos borrar el tiempo que pasamos procrastinando, pero sí elegir cómo afrontaremos nuestros retos posteriormente y nuestra actitud ante ellos.

20. Consulta a un profesional si necesitas ayuda

Procrastinar puede ser una de las consecuencias de otro problema psicológico como la depresión o la ansiedad. Si consideras que estás prorcastinando demasiado, notas las consecuencias adversas de este hábito y realmente has intentado evitarlo, es recomendable que visites a un especialista.

Si esta costumbre pasa a ser un obstáculo para el desarrollo profesional y personal, acudir a un experto puede ayudarnos a solucionar en profundidad el problema.

Procrastinar: ¿Tiene ventajas?

Ventajas y desventajas de la procrastinación

En este artículo nos hemos centrado en los efectos adversos de la procrastinación. Ya conocemos sus numerosas desventajas y hasta qué punto esta costumbre puede dificultar nuestras vidas. No obstante, no queremos que te vayas con una visión totalmente negativa de este hábito. También conlleva beneficios. Aquí te comentamos las principales ventajas de procrastinar.

  • A veces es necesario sentir un poco de presión: En ocasiones, cuando queda poco tiempo para que finalice nuestro plazo de entrega es cuando damos lo mejor de nosotros mismos.
  • Procrastinar puede darnos un tiempo para pensar: Interrumpiendo una tarea podemos darnos cuenta de que no estábamos tomando el camino correcto o que simplemente no es para nosotros. Distanciarnos de un trabajo es importante para verlo desde otra perspectiva más objetiva.
  • Fomenta nuestra creatividad: Tal vez mientras dibujemos la caricatura de nuestro compañero en nuestra mesa establezcamos una asociación de ideas novedosa que nos permita volver a nuestra tarea y contemplarla desde otra óptica.
  • Nos posibilita divertirnos: Dedicar un tiempo a las actividades que nos hacen felices nos permite ser más productivos. La cuestión es que no nos excedamos y no olvidemos nuestras otras responsabilidades.

En definitiva, lo importante es que procrastinar no repercuta negativamente en nuestras vidas.

 

Muchas gracias por leer este artículo. ¿Y tú, piensas comenzar a procrastinar menos hoy mismo o esperarás un poquito más? Si te has quedado con alguna pregunta o nos quieres contar tus trucos para no procrastinar, no dudes en comentar.

Creatina y Creatinina: Qué son estas sustancias, qué nos indican y cómo medirlas

¿Qué es la Creatinina? ¿Cómo se puede medir? ¿Qué nos indica? La Creatinina es una sustancia inofensiva en la sangre, y es producida y eliminada de forma constante por el organismo. A continuación, hablaré con más detalle del proceso que lleva a cabo nuestro organismo para generar Creatinina, que nos dicen los niveles de Creatinina y otras curiosidades como la relación con nuestra masa muscular y el funcionamiento cerebral.

Creatinina ¿Qué es?

Podríamos decir que la Creatinina es el producto final (de desecho), resultado de metabolizar la Creatina, (compuesto nitrogenado natural muy similar a los aminoácidos). Esta última, se encuentra de forma natural en nuestro organismo. La filtramos a través del hígado y la enviamos a los músculos a través del torrente sanguíneo.

De este modo, el proceso comenzaría con la metabolización de la Creatina a través de los músculos. Los desechos, serían la Creatinina, lanzada acto seguido al torrente sanguíneo y  filtrada por nuestros riñones. El último paso sería expulsarla de nuestro organismo  a través de la orina.

Cuando queremos conocer nuestros niveles de Creatinina, utilizamos análisis de orina. De este modo, la medición de Creatinina es uno de los mejores indicadores para conocer el estado de nuestros riñones y su funcionamiento.

Niveles de Creatinina en Sangre

Ya he hablado de que la Creatinina se produce y deshecha de una forma constante y permanente en nuestro cuerpo, por tanto, cuando se observa una alteración o un desequilibrio, es seña para pensar que algo no está marchando correctamente.

  • Niveles altos: Un aumento de concentración de Creatinina en la sangre es una señal de insuficiencia renal. ¿Por qué? La Creatinina está en la sangre y pasa a los riñones. Si estos no funcionan bien, la Creatinina empieza a acumularse.
  • Niveles normales: Los niveles normales de Creatinina no son absolutos, variando en función de muchos factores como:
    • Volumen musculatura:  A más musculatura, niveles más altos en sangre.
    • Edad: A más edad, niveles más altos en sangre. Lo normal en niños estaría entre entre 0,2 a 1 mg/dl.
    • Sexo: Los hombres tienen mayor musculatura que las mujeres, biológicamente. Lo normal en hombres estaría entre 0,7  y 1,3 mg/dl y en mujeres entre 0,5 a 1,2 mg/dl.
  • Niveles bajos: Por lo general, es más raro que una persona vaya al médico por tener niveles bajos de Creatinina. Esto puede ser causa de:
    • Enfermedades que ocasionan disminución muscular.
    • Tras una hospitalización con mucho tiempo en cama.
    • En la vejez, hay disminución de volumen muscular.

Un joven deportista puede presentar hasta 1,4 mh/dl de Creatinina sin padecer enfermedad renal, mientras que una señora longeva y delgada, con 1,2 mg/dl, puede tener riñones enfermos.

El resultado de Creatinina sirve para calcular la tasa de filtración renal (Clearance de creatinina), que es el volumen de sangre filtrado por el riñón a cada minuto.

Unos riñones normales filtran hasta 180 litros de sangre por día (aproximadamente 120 ml/min). Por ej., con valores inferiores a 60 ml/min son indicadores de insuficiencia renal crónica.

Diferencia entre Creatina y Creatinina

He ido mencionando ambos términos a lo largo de todo el artículo, pero igualmente voy a hacer una aclaración para diferenciar la Creatinina de la Creatina.

La Creatina en sí, es un nutriente útil para los músculos. Es la energía que necesita el músculo constantemente para funcionar, el combustible.

Estamos consumiendo Creatina constantemente, aun estando en reposo. Por otro lado, la Creatinina es el resultado de este consumo de Creatina. Su producción es constante, por este consumo mantenido que realizan los músculos.

Creatina. Musculatura y cerebro

Musculatura: Es muy común entre los deportistas utilizar suplementos para ayudar a los músculos a crecer y a recuperarse. Un ejemplo de esto, son los suplementos de Creatina. Los suplementos de Creatina, son uno de los predilectos de personas que se ejercitan en el gimnasio, porque, además de ser natural, por lo general no tiene efectos secundarios para el organismo y ayuda a que las fibras musculares no sufran tanto estrés después del entrenamiento, facilitando una mejor recuperación.

Sin embargo, podemos pensar que esto tiene otras aplicaciones ¿en que sentido?

Cerebro: He encontrado datos interesantes de la ubicación de Creatina en nuestro cuerpo en el trabajo de Víctor M Cabrera Oliva “Las ayudas ergogénicas en el deporte: Mitos y realidades”:

Las mayores concentraciones de Cr en el cuerpo humano se encuentran en el músculo esquelético, con aproximadamente un 95% del contenido total de este compuesto en forma de Creatina libre (40%) y decreatina fosforilada o fosfocreatina (60%). El 5% restante se reparte por otros tejidos orgánicos como son el corazón, los espermatozoides, la retina y el cerebro fundamentalmente
 Si seguimos investigando sobre la Creatina en nuestro cerebro, encontramos que, en el artículo “Deficiencia cerebral de creatina: primeros pacientes españoles con mutaciones en el gen GAMT” hay información, bastante interesante, sobre un nuevo grupo de enfermedades neurometabólicas hereditarias:

Los síndromes de deficiencia cerebral de creatina (Cr) constituyen un nuevo grupo de enfermedades neurometabólicas hereditarias que afectan a la síntesis y al transporte de Cr y se caracterizan por un defecto o ausencia de Cr y de Cr-fosfato en el cerebro. Existe un grupo de Errores Congénitos del Metabolismo producido por déficit de Creatina en el cerebro.

También podemos ver que en un estudio publicado a través de la edición on-line de la revista “Proceedings of the Royal Society: Biological Sciences“, que el consumo de Creatina estimula la actividad cerebral favoreciendo  la memoria y velocidad de procesamiento.

  • Las células  como las neuronas, que necesitan mayor cantidad de energía dependen en alto grado de la función del sistema Creatina-Fosfocreatina para el transporte de la misma.

En CogniFit disponemos de diferentes herramientas para ejercitar nuestro cerebro. Es la herramienta líder de estimulación cognitiva, sus ejercicios cerebrales pueden practicarse online desde cualquier dispositivo. Se trata de ejercicios clínicos en forma de sencillos juegos, elaborados por neuropsicólogos y neurocientíficos.

Permiten “entrenar” de forma profesional las principales funciones cerebrales como la atención y la memoria.

Este programa ha sido validado por la comunidad científica y es utilizado en diversos hospitales, colegios y universidades de todo el mundo. Os animo a que descubráis esta herramienta fácil de usar con la que cualquier persona puede evaluar y entrenar su cerebro de forma profesional.

Conclusiones

Si hacemos un recorrido a lo largo de la información del artículo, podemos sacar en claro distintos conceptos.

Por un lado vemos qué es en sí la Creatinina y su forma de desarrollarse en nuestro organismo. Podemos ver que se forma a través de la Creatina, siendo metabolizada por los músculos.

La los niveles de Creatinina en sangre van directamente relacionados con los problemas  de riñones, de hecho, uno los indicadores más utilizados es la medición de los niveles de Creatinina a través de la orina.

La Creatina, juega un papel esencial en el desarrollo de la musculatura y muchos deportistas utilizan suplementos de este compuesto. Además, dentro de la alimentación, las mayores fuentes se encuentran en la carne roja magra, el salmón y el atún, sin embargo, aún siendo los alimentos más ricos, la proporción es bastante escasa.  En realidad, se plantea aquí cierto debate para los vegetarianos y veganos, ya que pueden tener ciertas carencias en este aspecto. No hay que olvidar que la Creatina es bastante importante para la musculatura, y también para la actividad cerebral, en concreto la memoria. De hecho, si consultáis el enlace de la revista facilitado anteriormente, hablan de que una parte de la muestra eran personas vegetarianas, para poder establecer una linea base de personas que no consumen alimentos animales que contengan Creatina.

¿Conocías ya la Creatina y la Creatinina? Alguna vez has realizado evaluaciones de tus niveles de Creatinina a través de la orina?

Como siempre, os invito a que si quieres añadir algún aspecto, opinión o tienes alguna duda, puedes dejar tu comentario debajo del artículo.

“Compartamos información”

Mini-Mental. ¿Cómo realizar una valoración cognitiva?

 Mairena Vázquez, neuropsicóloga, te explica qué es el Mini-Mental, por cuántas pruebas está formado y cómo se administra. Nos descubre sus problemas e inconvenientes y nos explica cómo son los nuevos test cognitivos. El Mini-Mental ha desarrollado un importante papel en la historia de la neuropsicología. Sin embargo, es hora de dar paso a otros test cognitivos breves (TCB) más fiables, breves, sencillos y accesibles ¡Descúbrelos!

Minimental y las nuevas alternativas

Los test cognitivos breves (TCB) son instrumentos utilizados muy habitualmente en el campo de la neuropsicología y en la práctica clínica para el cribado y detección del deterioro cognitivo, la demencia y otras condiciones cognitivas. Estas pruebas deben estar validadas y cumplir unas características psicométricas.

El Mini-Mental ha sido uno de los TCB más utilizados en el campo de la medicina, sin embargo, tiene importantes limitaciones. En la actualidad, existen TCB más modernos y desarrollados que han mostrado mayor utilidad de ayuda al diagnóstico, cuentan con una mayor efectividad, e incluso que son más económicos y prácticos.

Mini-Mental. ¿Qué es?

El Mini-Mental es un instrumento práctico de screening o rastreo de alteraciones cognitivas. El Mini-Mental tiene un uso generalizado que permite la comparación entre diferentes grupos. Se trata de un método muy utilizado ya que se puede administrar en 5 – 10 minutos. Fue creado por Folstein y McHung en 1975 con la iniciativa de poder detectar o descartar un principio de demencia o deterioro cognitivo.

La persona que administra el Mini-Mental suele ser un neuropsicólogo o psicólogo que esté familiarizado con la prueba. Antes de iniciarla, debe realizarse una entrevista previa, preguntar el nombre completo, edad y escolaridad. Una buena idea es preguntar por el estado de ánimo al finalizar la prueba para tener una visión más detallada del sujeto.

El Mini-Mental está formado por un conjunto de ítems que forman un test que mide orientación (personal, espacial y temporal), memoria a corto y a largo plazo (fijación y recuerdo diferido), atención, lenguaje (expresión verbal y escrita, comprensión verbal y escrita) praxias, habilidades visoconstructivas… Permite evaluar de manera rápida la sospecha de déficit cognitivo, sin embargo no debe utilizarse como una evaluación clínica completa del estado mental ya que no permite estudiar de manera detallada la función cognitiva alterada ni conocer la causa del déficit.

Es recomendable realizar dicha prueba en un entorno tranquilo, libre de distractores y ruidos, confortable y debe ser llevado a cabo de manera individual y sin presionar al paciente para que tarde más o menos tiempo.

Dentro del Mini-Mental podemos encontrar diferentes escalas o versiones: una de ellas se hace sobre una puntación máxima de 30 puntos mientras que en la otra el puntaje máximo es de 35.

Pruebas del Mini-Mental y cómo se corrige

A continuación se exponen, en orden de presentación, las áreas cognitivas que exploran las diferentes pruebas de las que se compone el Mini-Mental:

1. Orientación

En primer lugar se hacen preguntas relacionadas con la fecha en la que nos encontramos y se interroga de manera específica sobre el año, la estación, el día de la semana, el lugar donde nos encontramos en el momento de administrar el Mini-Mental… El objetivo es observar si el paciente se encuentra orientado en tiempo y espacio. Se daría un punto por cada respuesta correcta, pudiendo obtener un máximo de 10 puntos.

  • ¿En qué año estamos?
  • ¿En qué estación del año?
  • ¿Qué día del mes es hoy?
  • ¿Qué día de la semana es hoy?
  • ¿En qué mes del año estamos?
  • ¿En qué país estamos?
  • ¿En qué provincia estamos?
  • ¿En qué ciudad estamos?
  • ¿Dónde estamos en este momento?
  • ¿En qué piso/planta estamos?

2. Fijación

Voy a decirle 3 palabras y usted tiene que repetirlas una vez que yo acabe” (Se repiten 3 veces las 3 palabras). Se asigna un punto por cada respuesta correcta pudiendo obtenerse un máximo de 3 puntos en la prueba.

  • Repita estas 3 palabras: Bicicleta, cuchara, manzana.

3. Atención y cálculo

Esta prueba se divide en dos partes. En la primera se le pide al sujeto lo siguiente: “¿Cuánto es 100 menos 7?” Una vez hayamos obtenido una respuesta, el sujeto debe ir restando de 7 en 7 hacia atrás en 4 ocasiones más. Se asigna un punto por cada número enunciado de manera correcta, siendo los números correctos 93, 86, 79, 72, 65.

En la segunda parte se le pide lo siguiente al sujeto: “Deletréeme la palabra MUNDO al revés”. (O-D-N-U-M). Esta vez se asignaría un punto por cada letra en orden inverso dicha de manera correcta.

4. Memoria

Se le pide al sujeto que recuerde las 3 palabras que le dijimos en pruebas anteriores (“bicicleta”, “cuchara”, “manzana”). “¿Puedo recordar las palabras que le dije antes?”  

Se le asignaría un punto por cada palabra recordada. En caso de que el sujeto no sea capaz de recordar ninguna palabra, no se le daría ninguna puntuación. A pesar de eso, se puede indagar en la memoria del sujeto haciendo preguntas del tipo semántico o fonológico (por ejemplo: “es un medio de transporte” o “empieza por la sílaba bi-“, respectivamente). De este modo podríamos obtener información sobre si el sujeto, al administrarle algunas claves, tendría mayor facilidad para acceder al recuerdo.

5. Lenguaje y praxias

  • Mostrar un lápiz. ¿Qué es esto? Se da un punto si lo reconoce.
  • Mostrar un reloj. ¿Qué es esto? Se da un punto si lo reconoce.
  • Repetición. “Escuche bien la frase que voy a decir y repítala: NI SÍ, NI NO, NI PERO”. Se da un punto si dice la frase de manera correcta.
  • Comprensión. “Coja este papel con la mano derecha, dóblelo por la mitad y déjelo encima de la mesa”. Se da un punto por cada acción bien realizada pudiendo obtener un máximo de 3 puntos si realiza bien las 3 acciones que se le piden.
  • Lea lo que pone en el siguiente folio y haga lo que esté escrito: CIERRE LOS OJOS”. Deben leerlo y realizar la acción de cerrar los ojos. Se asigna un punto si lo realizan de manera correcta.
  • Se solicita al sujeto que escriba una frase completa. “Escriba una frase. Si no sabe qué escribir, piense en lo que va a hacer esta tarde y escríbalo”. Se asigna un punto si realiza una frase de manera correcta.
  • Copia del dibujo. “Copie este dibujo” (se le da un folio y un lápiz y se muestra el dibujo, adecuado a la visión de cada usuario). Se asigna un punto si el sujeto realiza un dibujo en el que aparezca dos pentágonos y entre ellos exista una intersección.

El Mini-Mental administrado junto con otros tests como por ejemplo el Test del Reloj, es una prueba muy utilizada para realizar el seguimiento de pacientes con demencias o deterioro cognitivo ya que de manera rápida podemos observar funciones cognitivas importantes del sujetos como atención (sostenida, selectiva…), memoria (a corto plazo, a largo plazo, semántica…), praxias (ideomotoras, faciales…), orientación (temporal, espacial y personal), lenguaje (fluido, no fluido, coherente, denominación…), funciones ejecutivas (presencia de perseveraciones, inhibición, planificación, toma de decisiones,…), control mental, etc.

A quién va dirigido el Mini-Mental

El Mini-Mental State Examination (MMSE) va dirigido de manera frecuente al análisis y diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, a detectar deterioro cognitivo y su respectiva evolución permitiendo llevar a cabo un seguimiento en pacientes con alteraciones neurológicas, sobre todo realizada en población de ancianos.

Para qué sirve el Mini-Mental

Una observación exhaustiva de signos y síntomas junto con la aplicación de diferentes pruebas neuropsicológicas ayuda a detectar la aparición de problemas neurológicos. De vital importancia es determinar la existencia de fallos cognitivos a tiempo para un posterior tratamiento con el mayor éxito posible.

El Mini-Mental es muy útil para detectar deterioro cognitivo leve y/o posibles demencias en pacientes geriátrico (como Alzheimer). Se puede llevar a cabo un seguimiento individual de cada persona para de este modo, observar en mayor medida la evolución del deterioro cognitivo.

Interpretación Mini-Mental

La puntuación máxima del Mini-Mental se divide en los siguientes apartados:

  • Orientación temporal (5 puntos).
  • Orientación espacial (5 puntos).
  • Fijación (3 puntos).
  • Atención y cálculo (5 puntos).
  • Evocación (3 puntos).
  • Denominación (2 puntos).
  • Repetición (1 punto).
  • Comprensión (3 puntos).
  • Lectura (1 punto).
  • Escritura (1 punto).
  • Dibujo (1 punto).

En la totalidad del test la puntuación máxima que se puede obtener es de 30 puntos. La puntuación final es la suma de las puntuaciones de los diferentes subapartados y en función de cuántos números obtenga, así interpretaremos el final de la evaluación siendo entre 30 y 27= Sin Deterioro; Entre 26 y 25= Dudoso o Posible Deterioro; Entre 24 y 10 = Demencia Leve a Moderada; Entre 9 y 6 = Demencia Moderada a Severa y Menos de 6 = Demencia Severa.

Hemos de resaltar que esta prueba NO define de manera clara un diagnóstico y que, para ello, hace falta realizar una entrevista clínica previa, exploración física y diferentes pruebas diagnósticas complementarias.

Limitaciones del minimental

A pesar de todas las virtudes del Mini-Mental, es innegable que tiene una serie de inconvenientes. Estos problemas nos llevan a plantearnos la necesidad de nuevas pruebas diagnósticas breves. Las mayores trabas de este test de cribado son:

  • Poca especificidad: Uno de los síntomas más nuclear de la demencia (patología para la cual se emplea este test) es la pérdida de memoria. Sólo tres puntos de los totales hacen referencia a la recuperación de recuerdos. Además, las funciones ejecutivas tampoco están bien representadas en el test, por lo que es poco específico para los síndromes frontales.
  • Falta de estandarización en su versión original: Inicialmente, las tres palabras que había que repetir quedaban a gusto del profesional. Según el criterio de éste, la dificultad (y, por tanto, los resultados) podía variar dependiendo de las palabras elegidas. Además, puede haber una gran variabilidad en otras pruebas (como los dibujos)
  • Analfabetismo: Dado que la prueba requiere leer y escribir, además de papel y lápiz, dificulta o imposibilita el uso del Mini-Mental a pacientes analfabetos. Con este término, no sólo se hace referencia a las personas que no han aprendido a leer o escribir, sino a las personas que viven en países cuya lengua no es la del paciente. Esto hace posible que, aunque sepan leer y escribir en su lengua materna, no sepan hacerlo en la propia del país.
  • Utilidad diagnóstica limitada: El Mini-Mental no se ha mostrado especialmente útil para diagnosticar deterioro cognitivo, ni en atención primaria, ni en atención especializada.
  • Poco sensible a pacientes de menor nivel académico: Las personas con mayor nivel académico tienen puntuaciones más altas que las personas con un nivel menor de estudios.
  • Copyright: Aunque la importancia de este factor es variable dependiendo del lugar, el Mini-mental tiene copyright. Esto significa que, o se paga por su aplicación, o se emplea de manera fraudulenta.

Los nuevos tests cognitivos: CogniFit

Actualmente, existe una gran variedad de tests cognitivos breves. Algunos apuestan por la validez y las prestaciones diagnósticas, mientras que otros se enfocan a conseguir instrumentos fáciles y rápidos. No obstante, en el punto medio está la virtud: No se puede hacer un buen test de cribado sin aunar, en la medida de lo posible, todas estas características.

Además, el estilo de vida ha cambiado con los avances tecnológicos y, al mismo tiempo, ha cambiado la forma de realizar las evaluaciones. Los test de lápiz y papel, como el Mini-Mental, se van adaptando a los nuevos tiempos. Actualmente se diseñan evaluaciones pensadas para ser realizadas por Internet, desde un ordenador.

La herramienta líder en evaluaciones cognitivas computerizadas que recoge todas estas características es CogniFit. Dispone de la batería de evaluación computerizada para evaluar el nivel cognitivo o Cognitive Assesment Battery (CAB), que es un completo test neurocognitivo diseñado para proveer de recursos a los profesionales implicados en la salud. Gracias a la batería de evaluación, el profesional dispondrá de una herramienta para la detección de las áreas cognitivas deficitarias en personas con o sin patología mediante test mentales medidos a partir de pruebas cognitivas.

Esta herramienta de evaluación neurocognitiva ayuda a valorar un largo rango de habilidades cognitivas, como las funciones ejecutivas. Permite medir de forma precisa el nivel cognitivo y comprender el funcionamiento de diferentes áreas y funciones cerebrales a través de procedimientos basados en test cognitivos.

Los datos y resultados obtenidos tras la evaluación cognitiva contribuyen a reconocer y comprender determinados desórdenes cerebrales, alteraciones comportamentales, lesiones cerebrales, trastornos del neurodesarrollo o neurodegenerativos y permiten al profesional identificar eficazmente su diagnóstico y ayudar en el proceso de tratamiento. La evaluación neuropsicológica de CogniFit constituye la base para identificar y monitorizar la intervención del paciente y el seguimiento de su rehabilitación.

La evaluación neurocognitiva de CogniFit consta de varias áreas o bloques. En cada uno de ellos existen varias tareas que evaluarán el rendimiento en diferentes ámbitos neuropsicológicos. Son los siguientes:

Espero que haya quedado clara toda la información sobre este un de rastreo cognitivo tan utilizado. Si tenéis alguna duda, pregunta o sugerencia, dejadla aquí abajo, estaré encantada de leerla. 😉

¿Cómo mejorar tu memoria? 10 consejos útiles para tu día a día

¿Cómo podemos mejorar nuestra memoria? Muchos de nosotros pensamos que nuestra memoria es innata y no hacemos nada por mejorarla. No apreciamos su importancia hasta que nos empieza a fallar. Sin embargo, es muy importante que seamos conscientes del papel fundamental que juega en nuestro día a día. Nuestra memoria es la que define quién somos: nuestros sentimientos, vivencias y recuerdos. Sin memoria, no tendríamos forma de recordar los nombres, lugares, personas, acontecimientos que hemos vivido…

¿Cómo mejorar tu memoria? Foto: meo, Pexels.com

Mantener una vida intelectualmente activa ayuda a evitar que nuestro cerebro se deteriore antes de tiempo. Es muy importante empezar a cuidar la mente antes de que aparezcan los primeros síntomas de declive cognitivo. Poner atención a los detalles, concentrarse, recordar cosas… todo esto implica muchos procesos cerebrales que pueden agudizarse con práctica y entrenamiento.

Puede que creas que eres demasiado mayor como para mejorar la memoria, pero lo cierto es que nuestro cerebro cuenta con una gran plasticidad. La plasticidad cerebral consiste en que, con una correcta estimulación, el cerebro puede crear nuevas vías y conexiones neuronales, alterar las conexiones ya existentes y adaptarse y reaccionar de formas nuevas. Nuestro cerebro puede desarrollarse, adaptarse y mejorar durante toda nuestra vida. Aquí te explicamos algunas actividades para mejorar la memoria.

10 Actividades para mejorar tu memoria

La memoria no sólo nos ayuda a ser más inteligentes y agudos, también son útiles para mejorar tu desempeño laboral y tus relaciones sociales. Esta habilidad se suelen dar por sentada y mucha gente no se molesta en entrenarla. No cometas este error y practica las siguientes actividades para mejorar tu memoria.

1. Mejora tu atención

La memoria se relaciona mucho con la atención. No podemos recordar algo a lo que no le hemos prestado atención. Por tanto mejorando nuestra capacidad atencional mejoraremos nuestra memoria.

¿Cómo mejorar la memoria?: Céntrate en cada cosa que hagas. Si estás hablando con un amigo, préstale a él toda tu atención. Incluso parafrasea lo que dice de vez en cuando. De esta manera recordarás mejor de que estáis hablando y además, darás muestras de comprensión. Se ha comprobado que la meditación Mindfulness también mejora nuestra atención. Con diez minutos de meditación al día puedes llegar a modificar la estructura de tus conexiones neuronales y conseguir que tu mente se centre y se fije mejor en las cosas que te rodean, mejorando tu memoria, capacidad de atención, enfoque y capacidad de tomar decisiones.

2. Usa técnicas de memoria o reglas mnemotécnicas

Diferentes estudios, defienden que la “auto-imaginación” resulta muy útil para fomentar el aprendizaje y la memoria.

¿Cómo mejorar tu memoria?: Repite la información, agrúpala, relaciónala con cosas que ya sepas y utiliza reglas mnemotécnicas. Utiliza ritmos o canciones para aprender la información (como aquella de las tablas de multiplicar), utiliza acrónimos o acrósticos. En el siguiente vídeo verás de forma más detallada alguna de estas técnicas.

3. Practica ejercicios de ingenio para mejorar tu memoria 

Diversas investigaciones publicadas demuestran los beneficios de entrenar el cerebro 15 minutos (2-3 veces por semana) con CogniFit. Los diferentes grupos de personas que entrenaron su cerebro con este programa de estimulación cerebral, mejoraron su rendimiento en tareas de memoria y otras 20+ habilidades cognitivas. Este programa de juegos de ingenio por ordenador nos permite fortalecer las funciones cerebrales, incrementar la vitalidad mental e impulsar la regeneración y reconexión neuronal.

4. Intenta recordar activamente las cosas

La memoria se refuerza al recordar hechos, acontecimientos, experiencias… Al recordar cosas de tu día a día como que has comido, nombres de personajes de libros que has leído… ejercitas cuatro partes de tu cerebro: la memoria, memoria de trabajo, razonamiento y análisis.

Pensar sobre muchas cosas también te ayuda a sacar más conocimientos de las experiencias pasadas y tener una perspectiva más madura y racional del pasado. Estas habilidades también se pueden aplicar a la prevención, a estar alerta y a observar con más atención lo que ocurre a tu alrededor.

¿Cómo mejorar tu memoria?: Cada día recuerda lo que has hecho el día anterior, e intenta evocar a dónde fuiste y que hiciste en las vacaciones pasadas.

También puedes probar a hacer un pequeño ejercicio cada día. Coge un lápiz y un papel y sal del cuarto en el que estés. Cuando estés fuera apunta todos los objetos que recuerdes de la habitación, verás que no es tan fácil como creías. No hagas trampa y evita mirar a la habitación mientras apuntas los objetos. Después de apuntar todo lo que recuerdes vuelve al cuarto y fíjate en todas las cosas que te hayas dejado. Si haces este ejercicio todos los días verás como vas mejorando, puedes hacerlo también con la ropa que llevaba la gente que has visto durante el día, con los rasgos de esa gente, etc.

5. Dormir bien mejora la memoria

Durante el sueño consolidamos lo aprendido. Una correcta higiene del sueño nos permite tener la memoria en óptimas condiciones. Según un estudio la falta de sueño afecta de forma negativa a nuestra memoria.

¿Cómo mejorar tu memoria?: Intenta mantener unos buenos hábitos de sueño. Dormir entre 7 y 8 horas al día es lo óptimo para un rendimiento óptimo. Descansa en un lugar oscuro, sin ruidos (puedes usar tapones de los oídos si no puedes evitar el ruido). Apaga todos los aparatos electrónicos y evita usarlos antes de dormir (la luz de sus pantallas puede afectar a nuestro sueño). No tomes café o bebidas con cafeína por la tarde. Intenta que el último café sea después de comer, ya que si no es así puedes tener problemas para conciliar el sueño. La rutina es importante, intenta acostarte y levantarte todos los días a la misma hora.

 6. Haz ejercicio físico para mejorar tu memoria

Son cada vez más los beneficios para el cerebro asociados a la actividad física. Según Kirk I. Ericson  de la Universidad de Pittsburgh en colaboración con un grupo de investigadores de distintas universidades norteamericanas, el ejercicio físico aeróbico aumenta el tamaño del hipocampo anterior y ello conlleva mejoras en la memoria espacial. Concluye que es una buena forma de revertir la pérdida de volumen asociada a la edad en esta estructura cerebral fundamental para la memoria.

La actividad física oxigena el cerebro y reduce el riesgo de enfermedades que conducen a una pérdida de memoria, como la diabetes y enfermedades cardiovasculares. También disminuye las hormonas del estrés. El ejercicio también juega un papel importante en la neuroplasticidad, potenciando la creación de nuevas conexiones neuronales.

¿Cómo mejorar la memoria?: Cualquier tipo de ejercicio aeróbico que te guste te ayudará a mejorar tu memoria. Lo importante es que disfrutes con él para mantener el hábito. ¿Te cuesta empezar a hacer ejercicio? Descubre cómo empezar aquí.

7. Come de forma saludable

Una dieta saludable es fundamental para mantener nuestro organismo en perfectas condiciones. Para que nuestro cerebro funcione correctamente es importante no tener ningún déficit nutricional. Y es que lo que comemos le afecta a nuestro cerebro.

¿Cómo mejorar la memoria?: Basa tu alimentación en frutas, verduras y legumbres. Los cereales, el pan y la pasta que sean integrales. Limita los alimentos muy procesados, el azúcar y la sal. El chocolate se asocia a una mejora en la memoria. Recuerda que debes tomarlo lo más puro posible (85% cacao).

8. Mantén tu mente activa

La memoria es como un músculo, si lo entrenas se fortalece, si no se atrofia. Con el tiempo, cuando ya hemos acabado nuestra formación académica nos hacemos cómodos. Ya sabemos como resolver la mayoría de los problemas, con relativamente poco esfuerzo. Y cada vez usamos menos nuestra mente y le damos menos estimulación de la que merece.

¿Cómo mejoramos nuestra memoria?: Cualquier actividad que suponga un desafío será efectiva para mantener nuestra memoria activa. Huye de las actividades en las que ya eres bueno. Aprende y desarrolla nuevas habilidades. Aprende a tocar un instrumento, o a tocar una canción difícil. Piensa en cualquier cosa que siempre has querido aprender, hablar un idioma, jugar al ajedrez…

9. Sal de casa y queda con tus amigos

Diversos estudios han demostrado que estar en contacto con tus amigos, y disponer de una amplia vida social está asociado con una mejor memoria.

¿Cómo mejorar la memoria?: Dedícale tiempo a tus seres queridos. Disfruta de tiempo de ocio con los amigos. Mantén una buena red de apoyo y aléjate de las personas tóxicas que te hacen sentir mal. Socializa más, hazte voluntario o apúntate a grupos.

10. Deshazte del estrés

El estrés es uno de los mayores enemigos del cerebro. Con el tiempo, el estrés crónico destruye neuronas y daña los centros cerebrales de la memoria.

¿Cómo mejorar la memoria?: Practica técnicas de relajación y meditación. Han demostrado ser muy eficaces para la reducción del estrés y la ansiedad. Establece expectativas realistas (y aprende a decir que no). Tómate descansos durante el día, expresa tus sentimientos en lugar de ocultarlos o reprimirlos. Equilibra el tiempo de trabajo y el tiempo de ocio. Centrate en una sola tarea al tiempo, ya que la multitarea puede aumentar nuestro estrés.

Ahora ya cuentas con diversos trucos y estrategias para mejorar tu memoria y capacidad de observación, ponerlos en marcha depende de ti. ¡Mantener tu cerebro joven y en forma está en tu mano!

Multitarea ¿Hacer dos cosas a la vez es bueno o malo?

¿La multitarea es beneficiosa o perjudicial? Todos hacemos a menudo varias cosas a la vez, charlamos por el manos libres mientras conducimos, escribimos un mensaje mientras vemos la televisión… Se ha dicho que la multitarea es perjudicial, y destruye nuestro cerebro pero ¿qué tiene esa afirmación de cierto? Aquí te explicamos qué es la multitarea y los mecanismos cerebrales que nos permiten hacer varias cosas a la vez. ¿En qué casos la multitarea es buena, y en qué casos debemos evitarla?

Multitarea

Algunas veces, cuando hacemos varias cosas a la vez, creemos que ahorramos tiempo y somos más productivos, ¿pero qué opina la ciencia al respecto? En los últimos años se ha investigado mucho acerca de la multitarea, y parece que muchos de los datos que aparecen son contradictorios. Aquí te lo aclaramos  ¿Es bueno hacer dos cosas simultáneamente o debemos evitarlo?

¿Qué es la multitarea? La multitarea consiste en realizar dos actividades al mismo tiempo. Sin embargo no todos los tipos de multitarea son iguales. Hay muchos tipos de multitarea y cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas.

Qué tipos de multitarea son beneficiosos y cuales debemos evitar

Como para casi todo este tipo de preguntas, la respuesta es “depende”. Depende del tipo de tareas que estemos realizando.

Multitarea de tipo paralela

La multitarea de tipo paralela: se relaciona con la atención dividida (capacidad de prestar atención a varios estímulos a la vez). Consiste en realizar dos actividades al mismo tiempo. Por ejemplo, estar usando nuestro teléfono móvil mientras vemos una película.

Nuestro cerebro no tiene una capacidad infinita de procesamiento. Tenemos unos recursos atencionales limitados y no somos capaces, por mucho que creamos que sí, de atender a dos estímulos relevantes a la vez. Es decir, no podemos realizar dos tareas que sean cognitivamente exigentes, que consuman muchos recursos, al mismo tiempo. Por ejemplo, si leemos nuestros mensajes en el móvil mientras escuchamos hablar a un amigo, una de las dos actividades se verá perjudicada. Normalmente dejaremos de escuchar a nuestro amigo. Además, esto puede traer consigo un deterioro en las relaciones, ya que, por mucho que creas que puedes prestar atención a tu amigo y al movil a la vez, esto no es cierto.

Sin embargo, sí podemos hacer eficazmente dos tareas que tengamos automatizadas, como andar y hablar. O incluso una tarea automatizada y otra más difícil, como conducir y escuchar música.

Nuestro consejo: Si tienes varias cosas que hacer que no tienes automatizadas, es mejor que realices primero una y luego la otra. Centrándonos en una tarea a la vez obtendremos muchos mejores resultados en cada una de ellas, rendiremos mejor y tardaremos menos tiempo. Además, así podremos controlar mejor nuestros niveles de estrés. Si, por el contrario, son dos tareas automatizadas, fáciles o poco importantes, no hay ningún problema por hacerlas al mismo tiempo. Cuando estés con familiares y amigos, es mejor que dejes a un lado el teléfono móvil y les atiendas completamente a ellos.

Multitarea paralela

Multitarea de tipo serial

La multitarea de tipo serial tiene que ver con la atención alternante (ir cambiando el foco de atención). Implica realizar dos tareas a la vez, pero alternando entre una y otra. Por ejemplo, yo puedo estar pasando mis notas a ordenador y alternaré la lectura de las notas con la escritura en el teclado.

Cuando se trata de alternar entre varias tareas continuamente, la cosa no parece tan sencilla. Investigadores de la Universidad de Pensilvania estudiaron la actividad de la corteza frontal del cerebro. Este área está asociada con el control sobre nuestros pensamientos y acciones. Encontraron que la capacidad de algunas personas para alternar de forma efectiva entre dos tareas, se relaciona con la flexibilidad cognitiva. La flexibilidad cognitiva es la capacidad de pensar en diferentes posibles soluciones a un mismo problema, de adaptarse a las dificultades del entorno y a nuevas situaciones.

En este estudio vieron que las personas que mejor alternaba entre un test de memoria y un test de control, mostraron mayores niveles de reestructuración en las conexiones dentro de la corteza frontal y más conexiones nuevas con otras áreas del cerebro.

Sin embargo, generalmente al alternar continuamente entre dos actividades tardaremos más que si hiciéramos una y luego la otra. Al cambiar de foco de atención constantemente, necesitamos un tiempo para volver a centrarnos, lo que le añade un tiempo extra a nuestras tareas.

Nuestro consejo: Si eres capaz de alternar de forma efectiva entre dos tareas y no te distraes con facilidad, entonces no hay ningún problema, sobre todo si esas tareas son poco importantes. Si las tareas a realizar son relevantes o si tiendes a distraerte con facilidad, lo mejor es que te centres primero en una tarea y luego en otra. No todos tenemos la misma capacidad para ir cambiando de una actividad a otra sin distraernos.

Multitarea de tipo digital

La multitarea de tipo digital se da continuamente cuando utilizamos varios dispositivos electrónicos a la vez y alternamos constantemente entre varias redes sociales y recursos web. Actualizamos nuestro estado de Facebook mientras vemos nuestro programa favorito, subimos una foto a Instagram mientras escribimos un nuevo tweet, o contestamos un email.

La multitarea digital puede causar dificultades cognitivas y perjudicar nuestro funcionamiento mental. Los estudios sugieren que las personas que realizan la multitarea prestan atención a varias fuentes de información en el entorno sin focalizarse suficientemente en la información más relevante para la tarea que está realizando.

Sin embargo, en un estudio se ha visto que la multitarea digital puede tener alguna ventaja. Los participantes del estudio tuvieron que realizar una tarea de búsqueda visual, acompañada o no de sonidos sincronizados. Estos investigadores vieron que las personas que realizaban más a menudo la multitarea digital tendían a integrar de forma más eficiente los distintos tipos de información sensorial. Es decir, realizaban mejor la tarea cuando esta se acompañaba de sonidos.

Según otro estudio, los adolescentes que más tiempo pasaban alternando entre diferentes dispositivos y tareas digitales tenían mejor rendimiento. Es posible que con la práctica, se consiga dominar el arte de la multitarea.  Las personas nacidas en este mundo multimedia, han desarrollado y mejorado su memoria de trabajo. Rinden mejor en ambientes distractorios que cuando se han tenido que centrar en una sola tarea sin distracciones.

Nuestro consejo: Es mejor realizar la multitarea digital sólo cuando estamos pasando un rato de ocio y entretenimiento con las tecnologías. Navega por las diferentes redes sociales, mira la tele usando el smartphone o la tablet… Pero cuando se trata de tareas relevantes, es mejor centrarse en una sola cosa. Si estás escribiendo, escribe, si vas a enviar un email, concéntrate en él. Ya que estar pendientes de varios recursos a la vez puede llevarnos a distraernos con mucha facilidad y, como consecuencia, realizaremos peor nuestra tarea. ¿Tienes problemas para concentrarte? Prueba estos 10 juegos de concentración mental.

Multitarea digital

Multitarea y pérdida de concentración ¿Cómo evitarlo?

Algunas de las personas que continuamente alternan entre varios soportes tecnológicos pueden tienen dificultades para centrarse en una sola tarea. Puede que se sientan estresados y abrumados por tantos estímulos a los que atender.

Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison han mostrado que los que realizan multitarea de forma intensa se benefician de un breve ejercicio de meditación en el que se sentaban en silencio y contaban sus respiraciones.

La meditación Mindfulness nos ayuda a focalizar nuestra atención en el momento presente. Su práctica nos lleva a una mejora en nuestros niveles de atención, por lo que tiene sentido que neutralice los efectos negativos en nuestra atención que conlleva la multitarea intensa.

El Mindfulness también nos puede ayudar a dejar de lado la multitarea. Centrándonos en una cosa a la vez puede hacernos sentir al principio raros, como si no estuviéramos haciendo suficientes cosas. Sin embargo, hacer del Mindfulness un modo de vida y comenzar a prestarle a las cosas la atención que se merecen,te hace ver el mundo de forma distinta. Aprecias más cada momento, aumentan tus niveles de bienestar, disminuye tu ansiedad y estrés, mejora tu estado ánimo…

Descubre más acerca de la Meditación Mindfulness y cómo practicarla aquí.

Multitarea y Mindfulness