Archivo de la etiqueta: cociente intelectual

¿Ansiedad y estrés en exámenes? 13 consejos que pueden ayudarte a aprobar

Sudores, mareos, la mente en blanco, nauseas, temblores, dolor de tripa, creo que he olvidado todo lo estudidado…. ¿Ansiedad y estrés en exámenes? Cada vez queda menos para esa prueba tan importante que marcará tu destino. ¡Ahhh! De ella depende tu futuro, de ella depende tu vida. Descubre estos 13 consejos para combatir la ansiedad y el estrés en exámenes, y que todo te salga según lo planeado ¡Sigue leyendo!

¿Ansiedad y estrés en exámenes? Descubre estos consejos

Ansiedad y estrés ante los exámenes finales

En época de exámenes, las noches sin dormir, los litros de “café en vena” y los nervios a flor de piel son los protagonistas de la vida de la mayor parte de los estudiantes.

Creemos que la ansiedad que padecemos ante los exámenes es mala pero ¡cuidado! La ansiedad no es más, que una emoción natural adaptativa que nos ayuda a mantenernos alerta ante una posible amenaza.

Cuando la ansiedad se produce de manera moderada aumenta la motivación y facilita nuestro rendimiento. Es necesaria porque nos aporta energía y nos ayuda a mantenernos activos.

Debemos preocuparnos por la ansiedad que sentimos cuando alcanza niveles elevados y se convierte en desadaptativa afectando a nuestra vida diaria.

La ansiedad ante los exámenes es un conjunto de reacciones emocionales negativas que algunos alumnos sienten en época de exámenes. Si se produce en niveles altos puede afectar a la vida diaria de la persona a nivel físico (alteraciones del sueño, náuseas, dolores,…), nivel comportamental (práctica de conductas inadecuadas como dormir demasiado, fumar,…) y a nivel psicológico (pensamientos negativos, bloqueo mental,…).

13 consejos para sobrevivir a la ansiedad y al estrés de los exámenes finales

1. Consejo: Busca tu propio ambiente de estudio

Para un buen ambiente de estudio, es necesario una buena iluminación para evitar que nuestra vista y cerebro se cansen rápidamente, encontrarnos cómodos utilizando una silla confortable y un escritorio amplio y utilizar un ambiente sin ruidos para evitar desconcentrarnos.

2. Consejo: ¡Planifícate! Prepara un buen plan de estudios

Organiza en tu calendario personal el tiempo que vas a invertir para estudiar cada temario de tu examen. Utiliza colores, dibujos, post-it … lo que quieras para conseguir organizar tus exámenes de la mejor forma posible.

Consejo: Haz un buen plan de estudios para unos mejores resultados en tus exámenes

3. Consejo: Esquemas para una buena preparación

Desde pequeños nos han intentado enseñar la importancia de unas buenas técnicas y hábitos de estudio para conseguir unos buenos resultados en nuestra vida académica.

Entre las ventajas de utilizar esquemas encontramos un mayor aprovechamiento de nuestra memoria visual, estudiamos mientras los realizamos, son el resultado de todo lo que debemos aprender en el menor número de palabras, aumenta nuestra atención y concentración y nos ahorra tiempo de repaso de estudio. Nos genera menos estrés estudiar esquemas que textos y textos. Echa un ojillo a estas técnicas de estudio y memorización.

4. Consejo: Música, incienso…

Cada persona es un mundo y nuestros niveles de concentración varían dependiendo de diferentes factores. Para los que no soporten los silencios, se recomienda que escuchen algo de música tranquila mientras estudian (en Spotify hay playlists creadas para escuchar en momentos de estudio).

Estímulos externos como el olor puede aumentar también la capacidad de concentración, por eso algunas personas utilizan incienso para crear su propio ambiente de estudio ideal.

La música tranquila ayuda a reducir la ansiedad ante los exámenes

5. Consejo: Usa tu propio estrés para conseguir mejores resultados en los exámenes

Evita que el estrés y los nervios te dominen y en lugar de quejarte o agobiarte con todo lo que tienes que estudiar, utiliza esa energía para prepararte bien el examen y motivarte.

Además, puedes intentar aprender técnicas de relajación y respiración para aquellos casos en los que notes que el estrés domina tu cuerpo. Keep calm!

6. Consejo: Sé consciente de tus errores

Hasta cierto punto, es bueno ser perfeccionista y crítico con uno mismo pero debemos saber relativizar los errores y aprender de nuestros fallos. “De los errores se aprende”.

En época de exámenes nos ponemos más irascibles y el mayor error que cometemos es pagar nuestros problemas con los demás. Cuidado con eso.

7. Consejo: El café, tu gran aliado

Para muchas personas, los momentos de estudio son sinónimos de litros y litros de café. Esto es así, porque el café contiene una sustancia psicoactiva denominada cafeína que nos ayuda a mantenernos despiertos.

Si combinamos el café con algo de azúcar, se producen un aumento en la motivación, aprendizaje y en la capacidad de atención y memoria.

Para aquellos a los que no les guste el café, el es un buen sustituto. ¡Ojo! Todo debe tomarse en su justa medida, de lo contrario puede producir nerviosismo o ansiedad, lo cual es contraproducente a la hora de hacer nuestros exámenes.

No debemos olvidar que el “momento del café” es importante para todos los que aprovechan ese momento de descanso para desconectar del estudio y hablar con los amigos, escuchar música,… Benditos cafés.

El café aumenta la motivación, aprendizaje, atención y memoria

8. Consejo: Evita las distracciones.

Ya seas de los que estudian en la biblioteca o en tu propia casa, evitar las distracciones es fundamental.

Intenta que en tu zona de estudio no haya elementos que te puedan desconcentrar y que solo esté lo imprescindible que necesites para estudiar, ordenador apagado y móvil guardado (¡la excusa de utilizar el móvil para saber la hora no vale! Para ello utiliza reloj) e informa a tus amigos y familia de que no quieres que en ese momento te molesten.

Si te molestan mucho los ruidos, puedes probar a usar tapones.

¡Truco! Para concentrarte más mientras estudias, es recomendable escribir lo que vas estudiando.

9. Consejo: Intenta descansar

Dormir bien por las noches es fundamental para estar despejados al día siguiente. Es recomendable dormir entre 6 y 8 horas para afianzar los conocimientos aprendidos.

Además debemos hacer descansos cada 1-2 horas de estudio. De nada nos sirve pelearnos con nuestros apuntes durante horas y horas sin enterarnos de nada.

10. Consejo: Come de manera saludable y mantente hidratado

¿Sabías que el agua ayuda a mejorar tu memoria y mantiene tu capacidad cerebral?

Cuando estudies, procura tener siempre una botella de agua a mano y algo de comida para mantener tu azúcar en sangre estable. No quiero decir que te atiborres a calorías, pero sí que son recomendables las frutas, cereales o galletas (bajas en calorías). Estos son los mejores alimentos para tu cerebro.

Come sano y mantente hidratado

11. Consejo: Muévete para conseguir unos mejores resultados.

Hacer cualquier tipo de ejercicio físico aumenta la concentración y memoria, hace que liberemos endorfinas y nos encontremos mejor con nosotros mismos y disminuye la tensión muscular. Además, nos sirve para hacer descansos.

12. Consejo: ¡Los pensamientos positivos son la clave del éxito!

Sustituye tus pensamientos negativos y derrotistas (“Seguro que suspendo”o “No valgo para estudiar”) por pensamientos positivos y realistas (“Sé que puedo” o “He estudiado mucho para este examen y sé que estoy preparado para aprobar”).

Confía en ti mismo y en tus posibilidades. ¿Has escuchado la expresión “Si quieres, puedes”? Pues aplícatelo.

13. Consejo: Cuando todo haya terminado, mímate, quiérete y date un caprichito.

Ya está hecho. Has hecho todo lo que estaba en tu mano para sobrevivir a los exámenes finales y ahora es tu momento.

Aprovecha para hacer realidad todas las fantasías que se te pasaban por la cabeza en tus momentos de estudio. ¡Esta vez tienes que organizar tu agenda y planificarte para salir y disfrutar de tus resultados!

Si los resultados de tus exámenes no han salido del todo como esperabas, no te desanimes ni te preocupes y relativiza las consecuencias.

Siempre hay segundas oportunidades para demostrar tus conocimientos, intenta sacar el lado positivo de la situación y busca hacerlo mejor la próxima vez.

Recuerda… ¡Con esfuerzo y perserverancia podrás alcanzar tus metas!

Un poquito de humor para terminar… y ahora ¡ponte de nuevo a estudiar!

Test inteligencia emocional: 24 preguntas para medir tu coeficiente emocional

El cociente intelectual repercute tan sólo en el 20% del éxito laboral y profesional de las personas, sin embargo la inteligencia emocional lo hace en un 80%” ¿Te atreves a realizar este test de inteligencia emocional? 24 sencillas preguntas para descubrir tus aptitudes emocionales. 

Daniel Goleman, uno de los estudiosos de las emociones, publicó en 1995 su bestseller titulado “Inteligencia emocional”, ¿Por qué se convirtió este libro en un bestseller? Porque desveló que los factores que determinarán el éxito de una persona no dependen tanto de su coeficiente intelectual, si no de sus aptitudes emocionales.

Esta información causó admiración y revuelo para muchos, y supuso poner en entredicho las bases actuales del sistema educativo, un sistema basado en el cociente intelectual, que no contempla a la Inteligencia emocional. ¿Te gustaría medir tu inteligencia emocional? Este test, puede ayudarte a predecir tu nivel de éxito profesional 😉

Test de inteligencia emocional. Preguntas para medir tu coeficiente emocional

Test de inteligencia emocional

A continuación os muestro un test para que conozcáis vuestra inteligencia emocional y, si queréis, podéis utilizarlo también para conocer la inteligencia emocional de vuestros familiares y amigos.

El test de inteligencia emocional mide  tres dimensiones clave:

1- Atención: Soy capaz de sentir y expresar los sentimientos de forma adecuada

2- Claridad: Comprendo bien mis estados

3- Reparación: Soy capaz de regular los estados emocionales correctamente

24 preguntas para evaluar tu inteligencia emocional

En primer lugar debéis leer las siguientes afirmaciones sobre vuestras emociones y sentimientos e indicar el grado de acuerdo o de desacuerdo con respecto a las mismas.

1

2 3 4 5
Nada de acuerdo Algo de acuerdo Bastante de acuerdo Muy de acuerdo

Totalmente de acuerdo

No olvidéis que no hay respuestas correctas o incorrectas, marcad la que más se aproxime a vuestras preferencias y, !no emplees demasiado tiempo en cada uno de ellas¡

1. Presto mucha atención a los sentimientos. 1 2 3 4 5
2. Normalmente me preocupo por lo que siento. 1 2 3 4 5
3. Normalmente dedico tiempo a pensar en mis emociones. 1 2 3 4 5
4. Pienso que merece la pena prestar atención a mis emociones. 1 2 3 4 5
5. Dejo que mi sentimientos afecten a mis pensamientos. 1 2 3 4 5
6. Pienso en mi estado de ánimo constantemente. 1 2 3 4 5
7. A menudo pienso en mis sentimientos. 1 2 3 4 5
8. Presto mucha atención a cómo me siento. 1 2 3 4 5
9. Tengo claros mis sentimientos. 1 2 3 4 5
10. Frecuentemente puedo definir mis sentimeintos. 1 2 3 4 5
11. Casi siempre sé cómo me siento. 1 2 3 4 5
12. Normalmente conozco mis sentimientos sobre las personas. 1 2 3 4 5
13. A menudo me doy cuenta de mis sentimientos en diferentes situaciones. 1 2 3 4 5
14. Siempre puedo decir cómo me siento. 1 2 3 4 5
15. A veces puedo decir cuáles son mis emociones. 1 2 3 4 5
16. Puedo llegar a comprender mis sentimientos. 1 2 3 4 5
17. Aunque a veces me siento triste, suelo tener una visión positiva. 1 2 3 4 5
18. Aunque me sienta mal, procuro pensar en cosas agradables. 1 2 3 4 5
19. Cuando estoy triste, pienso en todos los placeres de la vida. 1 2 3 4 5
20. Intento tener pensamientos positivos aunque me sienta mal. 1 2 3 4 5
21. Si doy demasiadas vueltas a las cosas, complicándolas, trato de calmarme. 1 2 3 4 5
22. Me preocupo por tener un buen estado de ánimo. 1 2 3 4 5
23. Tengo mucha energía cuando me siento feliz. 1 2 3 4 5
24. Cuando estoy enfadado intento cambiar mi estado de ánimo. 1 2 3 4 5

Una vez rellenado el cuestionario llega el momento de corregirlo para que así podáis hallar vuestra puntuación en el test de Inteligencia emocional.

¡Nos disponemos a corregir el test de inteligencia emocional!

Para corregir y obtener una puntuación en los tres factores de la inteligencia emocional, debéis sumar los items del 1 al 8 para hallar la puntuación del factor atención emocional, los ítems del 9 al 16 para el factor claridad emocional y del 17 al 24 para el factor reparación de las emociones.

A continuación debéis mirar vuestra puntuación en las tablas que os presento, y tened en cuenta que debéis fijaros en las puntuaciones de la izquierda si sois hombres y en las puntuaciones de la derecha si sois mujeres.

Atención
Puntuaciones hombres Puntuaciones mujeres
Debe mejorar su atención: presta poca atención < 21 Debe mejorar su atención: presta poca atención < 24
Adecuada atención 22 a 32 Adecuada atención 25 a 35
Debe mejorar su atención: presta demasiada atención > 33 Debe mejorar su atención: presta demasiada atención > 36
Claridad
Puntuaciones hombres Puntuaciones mujeres
Debe mejorar su claridad < 25 Debe mejorar su claridad < 23
Adecuada atención 26 a 35 Adecuada atención 24 a 34
Excelente claridad > 36 Excelente claridad > 35
Reparación
Puntuaciones hombres Puntuaciones mujeres
Debe mejorar su reparación  < 23 Debe mejorar su reparación < 23
Adecuada atención 24 a 35 Adecuada reparación 24 a 34
Excelente reparación > 36 Excelente reparación > 35

¿Se puede desarrollar la inteligencia emocional?

Independientemente de la puntuación hallada, la buena noticia es que la Inteligencia emocional  se pueda desarrollar y  la podemos trabajar a lo largo de nuestra vida.

Beneficios de la inteligencia emocional

A través de numerosos estudios se ha encontrado que los beneficios de la inteligencia emocional no solo se limitan al ámbito laboral y profesional, sino que estos se extienden a una gran variedad de ámbitos.

Los investigadores han hallado que  personas con altas puntuaciones en inteligencia emocional presentan:

  1. Mayor rendimiento académico
  2. Mejores relaciones familiares e íntimas
  3. Mejores relaciones sociales
  4. Menores niveles de ansiedad y estrés
  5. Menores niveles de depresión
  6. Menor probabilidad de consumo de drogas
  7. Menor probabilidad de conflictos interpersonales

Algunas referencias sobre la utilización de la escala: Carranque, G.A., Fernández-Berrocal, P., Baena, E., Bazán, R., Cárdenas, B., Herraiz, R., y Velasco, B. (2004). Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2002). Relation of perceived emotional intelligence and healthrelated quality of life in middle-aged women. Psychological Reports, 91, 47-59. Extremera, N., Fernández-Berrocal, P., y Durán, A. (2003). Extremera, N., y Fernández-Berrocal, P. (2003). La inteligencia emocional en el contexto educativo: hallazgos científicos de sus efectos en el aula. Revista de Educación, 332, 97-116. Inteligencia emocional y depresión. Encuentros en Psicología Social, 1, 251-254. Fernández-Berrocal, P., Extremera, N. y Ramos, N. (2004). Validity and reliability of the Spanish modified version of the Trait Meta-Mood Scale. Psychological Reports, 94, 751-755. 

Cómo ser más inteligente: 10 estrategias que no te habían contado

Cómo ser más inteligente. ¿Podemos mejorar nuestra inteligencia, o viene configurada de serie en nuestro equipaje genético? ¿Te has preguntado alguna vez cómo podrías ser más inteligente? La neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda echa por tierra mitos y te ayuda a conocer técnicas científicamente comprobadas que mejorarán tu cerebro y te ayudarán a ser más inteligente.

Como ser más inteligente

¿Qué es la inteligencia? La inteligencia se ha considerado tradicionalmente desde un plano unidimensional, desde un punto de vista meramente cognitivo, en el que tu cociente intelectual y por ende “tu inteligencia” era un número obtenido que determinaba tu futuro. El famoso IQ o IC en español era como un tatuaje de por vida.

Por suerte, hoy en día y gracias a la investigación científica podemos afirmar que las personas inteligentes poseen un compendio de muchas habilidades, tanto innatas como aprendidas.  En general, y sin entrar en diferentes constructos teóricos, podemos definir la inteligencia como la capacidad que tiene el ser humano para adaptarse al medio y resolver problemas.

Ahora bien, lejos del concepto tradicional de inteligencia como un único factor, actualmente se diferencian hasta ocho tipos de inteligencias diferentes; y son una serie de inteligencias interrelacionadas propuestas por el psicólogo Howard Gardner. De esta manera, Gardner diferencia entre:

–          Inteligencia lingüística

–          Inteligencia lógico-matemática

–          Inteligencia espacial

–          Inteligencia musical

–          Inteligencia corporal- cinestésica

–          Inteligencia naturista

–          Inteligencia intrapersonal

–          Inteligencia interpersonal

¿Cómo ser más inteligente? Gracias a esto, por fin podemos desterrar el mito de que el que es bueno en matemáticas es necesariamente más inteligente que los demás. Y viceversa. Una persona que tiene una habilidad sorprendente tocando un instrumento musical, puede tener dificultades para expresarse con un vocabulario rico y variado. Si quieres conocer más acerca de la Teoría de las Inteligencias Múltiples no te pierdas este artículo: ¿Conoces la teoría de las Inteligencias Múltiples? 8 tipos de inteligencia según Gardner.

No podemos olvidar la Inteligencia Emocional, que también juega un papel fundamental en nuestra adaptación al medio y solución de problemas. Para que profundices en este concepto tan importante y aprendas un poquito más sobre él te invito a que leas mi artículo: 15 claves para mejorar la Inteligencia Emocional: Una guía imprescindible.

En definitiva, nuestra inteligencia es un constructo complejo formado por una serie de habilidades y talentos que nos permiten adaptarnos al medio de una manera eficaz, garantizando nuestra supervivencia.

“Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es estúpido. Albert Einstein”

Además, la investigación pone de relieve que la inteligencia no es un constructo estático e inmutable, sino que puede variar, tanto para bien como para mal. Gracias a la plasticidad cerebral, nuestro cerebro puede reforzar o dejar en desuso conexiones entre neuronas según su uso.

Gracias a la plasticidad cerebral o neuroplasticidad podemos potenciar nuestra inteligencia, el cerebro puede cambiar su estructura y funcionamiento. La plasticidad cerebral nos permite crear nuevas conexiones cerebrales y aumentar los circuitos neuronales, mejorando su funcionalidad.

Si algo nos ha enseñado la neurociencia y el estudio de la plasticidad cerebral es que cuanto más usamos un circuito neuronal, más fuerte se hace.

“Estamos aquí para darle un mordisco al Universo. ¿Sino, para qué estamos aquí? Steve Jobs.

¡Vamos a por una serie de consejos para aprovecharnos de esta plasticidad cerebral y sacar el máximo potencial a nuestra capacidad intelectual!

Cómo ser más inteligente: 10 consejos que nunca te han contado

1-  Para ser más inteligente ten un cerebro hambriento

¿Te has preguntado alguna vez cómo ser más inteligente? Perfecto, ese es el primer paso. Desea el conocimiento. Se curioso. Si no sabes cómo vuela un avión, documéntate acerca de ello. Si te fascinan los trucos de magia, intenta aprenderlos y descubrir el truco. Devora documentales.

Alimenta a tu cerebro de información y conocimientos interesantes para ti, no ya por obtener sabiduría, sino por el simple hecho de sentirte bien contigo mismo.

Recuerda que tu cerebro necesita fomentar y utilizar las conexiones neuronales para estar en su pleno rendimiento, por lo que  cualquier información nueva ayudará a tu agilidad mental en memorización y recuperación.

Nunca te vayas a la cama sin haber aprendido algo nuevo.

2-  Para ser más inteligente lee más, ¡mucho más!

Está científicamente demostrado que la lectura, además de enriquecer nuestro vocabulario y por consiguiente aumentar nuestra inteligencia lingüística, nos ayuda a desarrollar nuestra imaginación y nuestro cerebro vuela, sumergiéndonos en las historias, y sintiendo y empatizando con los personajes, no sólo mejora nuestra inteligencia lingüística, sino también la inteligencia intra-personal y la inteligencia emocional. Si quieres ser más inteligente, devora libros. Leer es una de las actividades de gimnasia cerebral más recomendadas.

3- Mejora tus técnicas de asertividad y mejorará tu inteligencia

¿Cómo ser más inteligente? Como ya sabes, la inteligencia emocional es como mínimo tan importante para el éxito en la vida como la inteligencia racional. Trabajar y mejorar tu inteligencia emocional mejorará notablemente tu capacidad intelectual para adaptarte al medio y resolver los problemas que te surjan de la manera más eficaz.

No te pierdas mi artículo técnicas de asertividad para mejorar tus habilidades sociales, en el que aprenderás una serie de trucos para manejar tu vida personal con una alta inteligencia emocional.

4- Para mejorar tu inteligencia haz las cosas de manera difícil

¿Cómo ser más inteligente? Te parecerá una tontería, pero cepillarte los dientes con la mano contraria es una buena forma de entrenar tu cerebro. Cuando hacemos cualquier rutina de una manera diferente, obligamos a nuestro cerebro a obtener rutas diferentes para obtener el mismo resultado. De esta manera evitamos la oxidación neuronal y conseguimos habilitar y fortalecer nuevas conexiones.

5-  No delegues tanto en la inteligencia en subcontratada

La inteligencia subcontratada es aquella en la que estamos inmersos hoy en día. Con sólo pulsar un botón obtenemos 83645776 definiciones y maneras de hacer las cosas y resultados.

¿Cómo ser más inteligente? Debes evitar dejar toda tu actividad intelectual en mano de los traductores, gps, calculadoras, o buscadores de internet. Deja de ser un vago intelectual, aunque la sociedad te lo ponga tan fácil.

¿Hace cuanto que no haces una operación matemática, por ejemplo dividir el precio de la cena entre los amigos de cabeza?

6- Entrena tu cerebro con CogniFit

Este programa de estimulación cerebral está validado por la comunidad científica, y ha sido diseñado por un completo equipo de neurólogos, y psicólogos cognitivos, que estudian los procesos de plasticidad sináptica y neurogénesis. Únicamente son necesarios 15 minutos al día (2-3 días por semana) para estimular las capacidades y procesos cognitivos.

CogniFit es una herramienta profesional de entrenamiento cerebral accesible vía online y muy fácil de utilizar. A través de diferentes juegos clínicos, la herramienta evalúa las debilidades y fortalezas cognitivas de la persona, y propone automáticamente un régimen de entrenamiento cognitivo adaptado a la las necesidades únicas de cada individuo.

¡solamente tienes que registrarte! todos sus juegos están basados en estudios clínicos y baterías profesionales de estimulación y rehabilitación neuropsicológica. Han sido creados por profesionales para ayudarte a poner a prueba tu capacidad mental y retar a tu cerebro. Los diferentes ejercicios interactivos, se presentan como entretenidos juegos mentales que puedes practicar a través del ordenador. Después de cada sesión, CogniFit presentará un gráfico detallado con la evolución de tu estado. ¡Empieza hoy mismo!

7- Para ser más inteligente habla contigo mismo

Aunque tradicionalmente se ha asociado a las personas que murmuran (o gritan) solas como dementes, la ciencia ha demostrado que el auto-diálogo es muy beneficioso para tu actividad cerebral. Cuando nos dirigimos auto-instrucciones a nosotros mismos, conseguimos simplificar y resumir la tarea que tenemos entre manos, optimizando nuestros recursos y habilidades para resolver el problema de una manera eficaz.

¿Cómo ser más inteligente? No lo dudes y háblate de vez en cuando. Tu cerebro te lo agradecerá.

8- ¿Cómo ser más inteligente? Utiliza Twitter

Como lo lees. Estudios recientes han demostrado que twittear ayuda y mejora nuestra capacidad de síntesis. En Twitter, tenemos que resumir y sintetizar nuestra opinión sobre algo de una manera concisa y coherente en tan sólo 140 caracteres.

Si no quieres utilizar Twitter, puedes simplemente coger papel y lápiz y plantear un pensamiento con esa limitación de espacio. Si lo haces a menudo te sorprenderás de como poco a poco consigues decir en pocas palabras lo que pasa por tu mente.

9- Para ser más inteligente, aprende otro idioma

Sí, es un consejo muy manido, pero yo lo reitero porque realmente te va a ayudar. Ser bilingüe tiene muchas ventajas. Lo ideal es aprender un segundo idioma desde niños.

Cuando aprendes un nuevo idioma, aumenta la densidad de la materia gris de tu cerebro, e intercalas tareas mentales mejor que las personas que sólo saben un idioma. Pensar en otro idioma nos ofrece otro punto de vista y por ende soluciones distintas para un mismo problema, ya que el lenguaje estructura nuestro pensamiento.

Del mismo modo, ver la televisión y leer en un idioma diferente mejora la plasticidad cerebral y te ayuda a ser más inteligente. Cómo ser más inteligente: ¿Por qué no pruebas a ponerte las series o películas en versión original?

10 – ¿Cómo ser más inteligente? Rodéate de personas inteligentes

Dicen que todo se pega, menos la belleza. Si estás rodeado de personas inteligentes, tú mismo te reforzarás para ser más inteligente: Para seguir la conversación o decir tu opinión sobre el tema del que estáis hablando. Además, el rodearte de personas inteligentes hace que cada día puedas aprender algo nuevo e interesante. Si por el contrario en tu entorno habláis de cosas tan trascendentes como el famoso de turno, probablemente tu cerebro se oxide, convirtiéndote en un zombie de cerebro lavado más. Cómo ser más inteligente: Huye de personas banales e intrascendentes, intenta ver menos la tele y leer y viajar más. Tu cerebro te lo agradecerá enormemente.

Cómo ser más inteligente: Recuerda que para ser más inteligente se requiere esfuerzo y dedicación. Mejorar tus capacidades cognitivas para ser más inteligente no es tarea fácil, pero si muy satisfactoria. Anímate poniendo en práctica estos consejos; ¡Y presume de cerebro!

¿Conoces la teoría de las inteligencias múltiples? 8 tipos de inteligencia según Gardner

¿Mi hijo es inteligente? Esta es una pregunta que todo padre se cuestiona. Además, todos sabemos que nuestros hijos poseen talentos, habilidades, experiencias e intereses variados. También, sabemos que algunos alumnos aprenden los conceptos con rapidez y otros necesitan más tiempo o repetición. Estas diferencias entre unos y otros son las que nos llevan a plantearnos esta cuestión. Sin embargo, cabría destacar otra cuestión que nos respondería a la anterior ¿Conoces la teoría de las inteligencias múltiples?. En este post le explicamos en qué consiste.

Inteligencias múltiples: Qué cual son según Gardner

¿Qué es la inteligencia?

La inteligencia es una facultad de la mente que nos permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formar una idea determinada de la realidad. Algunos creen que solamente existe una inteligencia, observando que diferentes componentes, todos ellos presumiblemente relacionados con la inteligencia, están correlacionados. Sin embargo, todos estaremos de acuerdo en que, por ejemplo, un artista está dotado o tiene muy desarrolladas las capacidades y habilidades necesarias para alguna de las bellas artes y sin embargo puede tener problemas para realizar los cálculos más sencillos. Por ello, como decíamos antes, algunos niños poseen talentos, habilidades, experiencias e interesas variados y además, algunos niños aprenden los conceptos con rapidez y otros necesitan más tiempo o repetición. Por ello, podemos asumir que existen múltiples formas de inteligencia independientes unas de las otras.

¿Qué es la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner?

Uno de los que apoya esta teoría de las múltiples formas de inteligencia es Howard Gardner.  Gardner creó la teoría de las inteligencias múltiples en contraposición a lo que se creía como “una única inteligencia”. Para este autor, la inteligencia no es un conjunto unitario que agrupe diferentes capacidades específicas, sino que cree en múltiples inteligencias interrelacionadas. Defiende que, así como hay muchos tipos de problemas que resolver, hay diferentes tipos de inteligencias que se pueden adaptar reticularmente a su solución. Hoy en día, Gardner y su equipo creen que cada individuo posee, al menos, ocho habilidades cognoscitivas (inteligencia lingüística, lógico-matemática, cinético-corporal, musical, espacial, naturalista, interpersonal e intrapersonal) que no presentan valor en sí mismas. Ocho inteligencias, al menos, ya que este autor después plantea la existencia de otras dos: la inteligencia existencial y la inteligencia pedagógica o capacidad de comunicar el saber. Estos 8 tipos de inteligencia (al menos) son:

  • 1- Inteligencia linguística:

    Esta inteligencia implica la capacidad para comprender el orden y el significado de las palabras en la lectura, la escritura, hablar y escuchar. Por lo tanto, esta relacionada con la capacidad de nuestros hijos para hablar y escribir eficazmente. Grandes escritores tienen muy desarrollada esta habilidad.

  • 2- Inteligencia lógico-matemática:

    Implica la capacidad para identificar modelos abstractos en el sentido estrictamente matemático, calcular numéricamente, formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos inductivo y deductivo. Ingenieros y matemáticos son los que tienen muy desarrollada esta capacidad y por tanto esta inteligencia lógico-matemática.

  • 3- Inteligencia espacial o visual:

    Capacidad para presentar ideas visualmente,crear imágenes mentales, percibir detalles visuales, dibujar y confeccionar bocetos. El perfil profesional que encaja con este tipo de inteligencia son grandes arquitectos, diseñadores…que tienen grandes habilidades para realizar creaciones visuales y visualizar con precisión.

  • 4- Inteligencia musical:

    Implica la capacidad para escuchar, cantar, tocar instrumentos así como analizar sonido en general. Esta capacidad esta relacionada con crear y analizar música y por tanto grandes compositores y críticos musicales tienen muy desarrollada esta habilidad.

  • 5- Inteligencia corporal-kinestésica:

    Inteligencia que implica la capacidad para realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio. Grandes deportistas tendría muy desarrollada esta habilidad y por tanto gran capacidad para utilizar las manos para crear o hacer reparaciones, expresarse a través del cuerpo.

  • 6- Inteligencia intrapersonal:

    Capacidad para plantearse metas, evaluar habilidades y desventajas personales y controlar el pensamiento propio. Esta capacidad está relacionada con habilidades para meditar, exhibir disciplina personal, conservar la compostura y dar lo mejor de sí mismo. Por tanto, Individuos maduros que tienen un autoconocimiento rico y profundo tendría muy desarrollada esta habilidad.

  • 7- Inteligencia interpersonal:

    Habilidades para trabajar con gente, ayudar a las personas a identificar y superar problemas y por tanto relacionada con la capacidad para reconocer y responder a los sentimientos y personalidades de los otros. Psicólogos y docentes tendrían muy desarrolladas estas habilidades.

  • 8- Inteligencia naturalista:

    Competencia para percibir las relaciones que existen entre varias especies o grupos de objetos y personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas entre ellos. Los naturalistas suelen ser hábiles para observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso, para descubrir nuevas especies.

inteligencias múltiples

Por ello, no debemos limitarnos a considerar a nuestro hijo inteligente por el hecho de que se “le den bien los problemas de mates” o ” tenga grandes habilidades en la lectoescritura”, cada niño, como hemos dicho antes posee talentos, habilidades, experiencias e intereses diferentes y no por ello debemos considerar a unos más inteligentes que a otros. En la vida, además del CI (cociente intelectual) existen otras muchas formas de inteligencia. Actualmente, existen test cognitivos diseñados por neurocientíficos que nos permiten medir con precisión las habilidades cognitivas.

 

 

Por qué tu “cuñao” es más listo que tú: desmontamos el test de cociente intelectual

Hace muchos años, los seres humanos inventamos el concepto del cociente intelectual (que no coeficiente intelectual) para poder medir la inteligencia y así descubrir cuáles eran las mentes más privilegiadas de nuestra sociedad. Tiempo después, descubrimos que estas pruebas no son tan fiables como creíamos por dos cosas: la primera es que el ser más inteligente de la creación es tu “cuñao”, él siempre sabe más que tú de todo: política, religión, deportes… y nunca va a dudar en darte su opinión sobre cualquier tema para dejar bien clara su supremacía mental. ¿Quieres saber cuál es la segunda cosa? En nuestro blog desmontamos el mito del test de cociente intelectual.

test de cociente intelectual

Un estudio realizado por los científicos Adrian M. Owen, Adam Hampshire y Roger Highfield, en 2012, sacó a la luz el otro defecto que tienen las pruebas para medir el cociente intelectual.

Nuestro cerebro usa partes diferentes para los distintos procesos del pensamiento, por este motivo serían necesarias pruebas independientes de habilidades de razonamiento, habilidades verbales y memoria si queremos llegar a medir la inteligencia de alguien. El test de cociente intelectual sólo mide aspectos muy concretos de nuestras capacidades cognitivas.

La psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin opina sobre este tema: “Para saber si una persona es superdotada, no basta con determinar su cociente intelectual (CI). Es como la fiebre en una enfermedad, que no te dice lo que tienes. Lo importante es saber cómo funcionamos, cuáles son los mecanismos que se activaron para producir ese CI, explorar la inteligencia pero también el mundo psicológico y emocional, para poder imbricar ambos aspectos. Se empieza a hablar de superdotados con un CI igual o superior a 130, pero esa cifra no significa nada. Una persona puede dar en un test de inteligencia un nivel más bajo porque sea muy ansiosa, inhibida o depresiva, y aun así ser superdotada.”

La investigación también descubrió que los fumadores y los que padecen ansiedad lo hacen peor en este tipo de pruebas, mientras que las personas que juegan videojuegos sacan mejor calificación en las pruebas de razonamiento y de memoria a corto plazo. Esta es una gran noticia para las actuales generaciones de gamers y youtubers, que también explica como alguien es capaz de ganarse la vida jugando a videojuegos. Tontos no son, desde luego.

Otra crítica a los tests de inteligencia es que los que están habituados a realizar pruebas o exámenes tienen más facilidad para adaptarse a estas evaluaciones y están más relajados y cómodos a la hora de hacerlas. Este suele ser el caso de las personas que han tenido una educación universitaria, para que luego digan que las carreras no valen para nada. Obviamente, la mejor facultad para desarrollar tu cerebro es la Escuela de la Vida, donde tu “cuñao” se graduó magna cum laude.

Las pruebas de cociente intelectual también podrían estar sesgadas hacia algunos grupos raciales o culturales. Es muy difícil crear un test de esta clase sin meter sesgos culturales en ella. En ocasiones se ha intentado diseñar pruebas sólo con demostraciones e imágenes, que no incluyan el lenguaje, pero muchos científicos han declarado que eso es imposible.

En resumen, los nuevos descubrimientos demuestran que es imposible que el test de cociente intelectual mida las capacidades de una persona con un solo parámetro, ya que el cerebro humano es demasiado complejo. Hay gente que tiene mucha capacidad de razonamiento, pero es muy olvidadiza. En cambio, otros puede tener un talento especial para los idiomas, pero no destacar en otras áreas.

Por todo esto, si quieres evaluar tus funciones cerebrales de forma precisa, o estimular tu cerebro de una forma profesional, debes recurrir programas científicos. CogniFit cuenta con una completa batería de tareas online capaz de medir más de 20 funciones cognitivas fundamentales: Atención, memoria, planificación, etc… Cada una de estas habilidades está perfectamente definida y sometidas a un control de medida objetivo. Este sistema de pruebas evalúa varias capacidades cognitivas abarcando distintos tipos de inteligencia. Hagas lo que hagas nunca vas a sacar una nota tan alta como cierto familiar tuyo, pero existen ejercicios para entrenar tu mente que pueden dejarte casi a su altura. ¡Ánimo y a entrenar!

¿Puedes ser más inteligente? Cómo mejorar el cociente intelectual

Ya habíamos explicado en otros artículos qué es el cociente intelectual y cómo se mide, ahora vamos a explicarte que aunque existen niveles de inteligencia innatos, es posible aumentar el nivel de inteligencia que tenemos. Te explicamos cómo mejorar el cociente intelectual de varias formas.

Cómo mejorar el cociente intelectual

Diviértete ejercitando tu mente

Ya sabes que existen algunos juegos que pueden ayudar a incrementar tu inteligencia y mejorar el cociente intelectual como los sudokus, el ajedrez, etc. Cuando te vuelvas un experto en uno de estos juegos prueba otro nuevo y trata de volverte bueno en él. En el momento en que llegas a ser bueno en algo tu cerebro deja de funcionar de forma tan intensa, explorar nuevos juegos mentales o dificultades y retos es importante.

Los videojuegos o juegos de ingenio online también pueden ser una buena manera de estimular tu cerebro y mejorar tu cociente intelectual, busca aquellos que estén diseñados por neurólogos porque son mucho más efectivos y profesionales. CogniFit es un buen recurso porque está dirigido a a estimular tus capacidades cognitivas y plasticidad cerebral. Este programa evalúa tu nivel de ingenio y presenta automáticamente los retos mentales que mejor se adaptan a tu perfil. Estos ejercicios te hacen pensar de forma rápida y generar diferentes estrategias cerebrales para solucionar problemas y puzles. Además, después de cada sesión CogniFit evalúa tus resultados y evolución. Cada vez más empresas privadas y de selección de personal utilizan estos sistemas para examinar a los diferentes candidatos a un puesto. Por lo que no está de más familiarizarse con estas herramientas que pueden ayudarte a que tu actividad cerebral sea más eficiente.

Pon nuevos desafíos a tu cerebro: resuelve acertijos de lógica y de pensamiento lateral, haz ejercicios matemáticos, incluso prueba la criptología que se basa en descifrar un mensaje que está escrito siguiendo un código. En la red hay muchos de estos pasatiempos que te harán pensar de distintas maneras y entrenar varias zonas de tu cerebro.

¿Cómo mejorar el cociente intelectual? Entrena cuerpo y mente

Hacer ejercicio físico ayuda a mantener en forma tanto tu cuerpo como tu mente, ya que el deporte mejora la circulación y aumenta el flujo de sangre que llega al cerebro, lo que ayuda a éste a crear nuevas conexiones entre neuronas.

Al igual que tu cuerpo necesita moverse y sufre cuando está todo el día sin hacer nada, tu mente también necesita algo de actividad, por eso te recomendamos que intentes aprender cosas nuevas continuamente. Puedes estudiar un nuevo idioma o descubrir más sobre alguna actividad que te interese como la pintura, la música, etc. Las experiencias nuevas te hacen liberar dopamina, una hormona que aumenta las neuronas y te causa una sensación de placer.

Cómo mejorar el coeficiente intelectual

También puedes pensar nuevas formas de hacer tus cosas cotidianas. Puedes probar un nuevo camino para ir al trabajo, parece una tontería pero la rutina hace que hagas las cosas sin pensar y sin poner atención por lo que tu cerebro apenas se esfuerza. Intenta evitar rutinas y enfoques mecánicos para mantener a tu mente activa.

Trata de escribir a mano más a menudo, ya que aumenta tu estimulación visual. Si vas a escribir un texto en tu ordenador puedes probar a hacer un borrador a mano antes de escribirlo. Prueba a escribir de vez en cuando con tu mano torpe para estimular también el otro lado del cerebro.

Si estás estudiando esfuérzate mucho en tus estudios ya que muchas carreras requieren un aprendizaje intensivo que mantendrá tu cerebro en forma y mejorará su capacidad cognitiva.

Sé una persona sociable y cultiva tu cultura

Relacionarte con otras personas y descubrir diferentes opiniones y puntos de vista te servirá para aprender y poner a prueba las cosas que ya sabías. En algunas ocasiones tendrás que adaptarte a distintas situaciones sociales e ideas lo que hará que pienses de formas diferentes a las habituales.

Sé una persona observadora y trata de ver la relación entre distintos eventos. Si alguien se ha enfadado contigo no te limites a pensar “mi amigo se ha enfadado”, trata de ver la relación que hay entre esto y eventos recientes, piensa en qué factores son los que desencadenan distintas reacciones y sucesos a tu alrededor, esto te hará pensar a otros niveles y no dejar que tu cerebro se acomode.

Escuchar música tiene muchas ventajas en el cerebro, pero también existen otras expresiones culturales que pueden ayudarte a incrementar tu inteligencia: cine, teatro, lectura… Todas estas actividades son beneficiosas para tu cerebro, especialmente la lectura ya que mejora la capacidad de comprensión y te hace pensar de forma crítica, así que intenta leer todo lo posible.

Estos son algunos consejos para mejorar tu coeficiente intelectual, pero la clave es mantener tu cerebro activo, recuerda que después de todo es un músculo y se puede ejercitar, ¡así que nada de hacer el vago!