Archivo de la etiqueta: Cognición

Entrenamiento cerebral: Descubre los beneficios de ejercitar el cerebro

Mucho se ha hablado del ejercicio físico y de los múltiples beneficios que aporta a nuestro cuerpo, pero… ¿Y el ejercicio mental? ¿Conocemos realmente los beneficios que nos pueden aportar los juegos mentales?.
Descubre qué es el entrenamiento cerebral y cómo nos beneficia la estimulación cognitiva a lo largo de la vida. 

Entrenar el cerebro nos ayuda a prevenir la pérdida de masa muscular

Entrenamiento cerebral. ¿Qué es y cómo funciona la estimulación cognitiva?

Gimnasia cerebral, rehabilitación cognitiva, mental gym… efectivamente, muchas de estas maneras son empleadas para referirse a las técnicas de estimulación congnitiva. Pero, ¿qué entendemos por estimulación cerebral?.

La estimulación cognitiva son acciones y actividades cuyo objetivo principal es la mejora o el mantenimiento de las funciones cerebrales. Se trata de llevar a cabo diferentes ejercicios dirigidos a estimular habilidades cognitivas como: la atención, memoria, lenguaje, funciones ejecutivas, funciones visuoespaciales, percepción, etc.

El cerebro cuando no se estimula, al igual que todo nuestro cuerpo, tiende a debilitarse. La neuronas, encargadas de recibir, procesar y transmitir la información a través de señales químicas, son el motor principal del funcionamiento de nuestro cerebro. Por ello, cuando nosotros ejercitamos el cerebro, lo que hacemos es estimular las neuronas para que estas se regeneren, tanto anatómicamente como funcionalmente, y formen nuevas conexiones, ayudando de esta manera a que estas partes de nuestro cerebro cojan mayor potencia.

A nivel científico está demostrado que realizar ejercicios mentales de manera continuada estimula la plasticidad cerebral. Aunque no nos demos cuenta,  en nuestras acciones diarias ya sea leyendo un libro, conduciendo para ir al trabajo, cocinando,… ejercitamos las neuronas. No obstante, por naturaleza, nuestra mente tiende a estimular las partes que más suele utilizar, de ahí que en nuestro día día dejemos de estimular partes muy importantes. De ahí la importancia de realizar un entrenamiento cerebral adecuado para entrenar todas las funciones.

Redes neuronales antes y después del entrenamiento cerebral

En la imagen de arriba y de izquierda a derecha se puede apreciar la evolución de las redes neuronales antes del entrenamiento cerebral (izquierda), a las dos semanas del entrenamiento cerebral (centro) y tras dos meses de entrenamiento cerebral (derecha). 

Para que el entrenamiento cerebral sea más eficaz debe adaptarse a la persona que lo está realizando y buscar el momento idóneo en el que el cerebro se encuentra en su nivel máximo de actividad.

 Para entender bien de qué trata el entrenamiento cerebral y la estimulación cognitiva, debemos tener claros algunos conceptos como: plasticidad neuronal

A grandes rasgos y según investigaciones recientes podemos decir que la plasticidad neuronal (o neuroplasticidad) es “la capacidad del sistema nervioso para cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida, como reacción a la diversidad del entorno”.

Es decir, la plasticidad neuronal permite al cerebro adaptarse a situaciones novedosas o incluso a veces recuperarse tras sufrir lesiones o determinadas patologías. De este modo, el entrenamiento cerebral y la estimulación cognitiva pretende ayudar al cerebro a generar nuevas conexiones entre las neuronas fomentando así, una mayor plasticidad neuronal.

Entrenamiento cerebral

El entrenamiento cerebral se puede (y se debe) realizar en todas las personas ya sea en niños llevando a cabo una intervención temprana durante los primeros años de vida, en adultos potenciando las habilidades requeridas en distintos trabajos, entrenando la atención y concentración en deportistas o simplemente para ejercitar y fortalecer las funciones cognitivas.

En las personas con algún síntoma de deterioro cognitivo, la estimulación cognitiva es fundamental para que la evolución sea más lenta aunque desafortunadamente, el deterioro es irreversible.

Muchas veces se comete el error de asociar la estimulación cognitiva solo a personas que tienen alguna alteración. Es cierto que la estimulación cognitiva es la intervención no farmacológica que cuenta con más apoyo aplicada a personas con deterioro cognitivo leve, demencia leve o incluso con un envejecimiento normal.

Pero… La estimulación cognitiva y el entrenamiento cerebral no solo se trabaja en los procesos cognitivos que comienzan a alterarse o que ya están alterados sino que sirve para cualquier sector de la población.

Entrenamiento cerebral en niños y adolescentes

El cerebro está en continuo desarrollo durante décadas desde que nacemos. La infancia y la adolescencia son etapas especialmente críticas ya que forman períodos de crisis cerebral donde el cerebro sufre cambios drásticos. Existen muchas diferencias entre un cerebro infantil y un cerebro adulto.

La plasticidad cerebral aparece cada vez que aprendemos algo nuevo y esto sigue así durante toda la vida. Nuestro cerebro está preparado para aprender a lo largo de los años, pero para ello tenemos que ejercitarlo.

La neurociencia tiene mucho impacto en el ámbito educativo. El entrenamiento mental ayuda a la relajación y concentración de los más pequeños durante su aprendizaje. Para ello los profesores pueden utilizar acertijos, lecturas con final abierto, crucigramas,…

Los resultados del entrenamiento cerebral se pueden observar en cómo los niños a lo largo del tiempo comprenden mejor la lectura y resuelven problemas y ejercicios mejor que aquellos niños que no han sido entrenados. Estos niños suelen desarrollar más la creatividad y tienen mejores hábitos de estudio lo cual les da una mejor calidad de vida.

Entre las capacidades cognitivas más relevantes a entrenar en los niños se encuentran la planificación y anticipación, la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva, el razonamiento y la creatividad entre otras.

Entrenamiento cerebral en adultos sanos

Si queremos que nuestro cerebro envejezca de manera sana, debemos mantenernos activos tanto física como mentalmente. Pequeños ejercicios despiertan la mente y facilitan tareas cotidianas como ir de compras, conducir,…

Querer es poder y la neurociencia está ayudando mucho. Cuando hablamos de mantenernos activos mentalmente, se nos pasa por la cabeza la idea de estar horas y horas haciendo sumas, restas, problemas,… Meeec… ¡Error! Está claro que las actividades de este tipo sirven para estimular las capacidades mentales pero ni son las únicas, ni algunas veces son las mejores.

Existen juegos de mesa tradicionales (cartas, bingo,…), juegos de preguntas y respuestas e incluso juegos de ocio digital (videojuegos) que nos pueden aportar beneficios. Descubre juegos mentales que pueden ayudar a entrenar tu mente.

Entrenamiento cerebral. Existen juegos mentales tradicionales que aportan numerosos beneficios

Los juegos más tradicionales nos pueden aportar beneficios como los siguientes:

  • Las interacciones sociales son sumamente importantes para el desarrollo del cerebro y hace que disminuyan los sentimientos de soledad.
  • Se producen mejoras en el estado de ánimo y aumenta la motivación y la autoestima.
  • Aumenta la autoeficacia, amplía los niveles de satisfacción y la capacidad de afrontamiento en situaciones de estrés.
  • Ejercita las habilidades cognitivas, potencia la percepción sensorial y mejora el mantenimiento de hábitos saludables.

Por otro lado, algunos videojuegos pueden producir mejoras en los procesos ejecutivos de las personas.

Algunos investigadores se han planteado si los videojuegos benefician las funciones cerebrales que se deterioran con el paso del tiempo y después de varios estudios se ha llegado a la conclusión de que videojuegos como “Rise of Nationsmejoran las capacidades mentales y cuánto más se usan, más beneficiosos son.

Este videojuego en concreto (“Rise of Nations“) consiste en “conquistar el mundo” construyendo ciudades, expandiendo territorios, manteniendo ejércitos y preocupándose por los ciudadanos. Entre las mejoras más significativas que se han encontrado en el estudio del equipo de Kramer con este videojuego se encuentran mejoras en la velocidad de procesamiento, mayor rapidez para cambiar de una tarea a otra, mejor capacidad de razonamiento, memoria espacial más desarrollada,…

Además, existen páginas donde poder llevar a cabo un entrenamiento cerebral individualizado y personalizado.

Cuando realizamos un entrenamiento cerebral, con el paso del tiempo retenemos más información y de manera más rápida. ¡Truco! Puedes realizar actividades diferentes para relajar tu mente y conseguir mejores resultados.

Por ejemplo: Cuando Einstein estaba agotado se ponía a tocar el violín para despejarse, de este modo solucionada mejor sus problemas matemáticos. ¡Aplícatelo!

Entre los beneficios de la estimulación cognitiva en adultos sanos encontramos:

  • Aumento del funcionamiento cerebral.
  • Prevención de los déficits cognitivos.
  • Mejor plasticidad cerebral y mayor potencial por lo tanto, serás más hábil.

Entrenamiento cerebral en adultos con lesiones cerebrales

En las personas con algún tipo de deterioro, la estimulación cognitiva es fundamental. Se trata del tratamiento no farmacológico principal utilizado en deterioro cognitivo y demencias para enlentecer la evolución y preservar las habilidades en las que no existe déficit.

Entre los beneficios de la estimulación cognitiva en adultos con algún deterioro encontramos:

  • Poder mantener las funciones cognitivas que no están alteradas.
  • Mejora de la plasticidad neuronal previniendo la muerte neuronal.
  • Aumento de la calidad de vida y retraso de la evolución de la enfermedad.

Las actividades siempre deben adecuarse a la persona y a su grado de deterioro. Entre las actividades que se pueden realizar en adultos con algún tipo de lesión cerebral, deterioro o demencia encontramos:

  • Ejercicios de atención:Haciendo la cuenta mentalmente, ¿Cuál es el resultado?”
  • Ejercicios de lenguaje: Ordenar letras para formar palabras, sopas de letras con una temática en concreto (verano, ropa, comida,…), completar palabras,…
  • Ejercicios de movilidad: Hacer que doble ropa, poner la mesa, ayudar en la cocina,… se pueden utilizar tareas del día a día para que la persona se sienta entretenida y motivada.
  • Ejercicios de estimación temporal: Dibujar las agujas de un reloj con la hora que sea, que señale el día que es en un calendario,…
  • Ejercicios de números: Hacer series consecutivas de números, sumas y restas,…
  • Ejercicios de creatividad: Se pueden utilizar dibujos que fomenten la creatividad y motivación de las personas.
  • Ejercicios de lectura: Deben utilizarse periódicos, libros, revistas,… adecuados a los gustos de la persona. Leer, hacer resúmenes, recortar noticias,…
El entrenamiento cerebral en personas con algún deterioro puede estar formado por ejercicios de atención, lenguaje, lectura,…

Al igual que cuidamos nuestro cuerpo, debemos recordar que es importante cuidar nuestro cerebro. El entrenamiento cerebral es un gran recurso para fortalecer nuestras capacidades mentales. Recuerda que nunca es tarde para entrenar tu cerebro.

“La actividad mental es uno de los pilares fundamentales del envejecimiento activo, pero que debe complementarse con la participación social, el ejercicio físico y una adecuada nutrición, todo ello de forma equilibrada.”

Y tú, ¿qué haces para entrenar tu cerebro? 😉 

Ilusión óptica de “Las Serpientes Rotatorias” y la teoría de la supresión sacádica

¿Crees en todo lo que ves? Pues no deberías. Y es que más a menudo de lo que piensas, nuestros sentidos nos engañan. Casi todos estamos familiarizados con las ilusiones ópticas o visuales pero pocos saben cómo nos engañan nuestros sentidos. En este artículo mostramos la ilusión óptica de “Las Serpientes Rotatorias” de Akitoaka y explicaremos por qué esta imagen estática produce esa sensación de movimiento. ¡Entiende la teoría de la supresión sacádica!

Todos hemos visto alguna vez imágenes de ilusiones ópticas, en las que nuestra percepción se ve distorsionada por las peculiares características de la imagen. Vemos cosas que parecen que se mueven pero en realidad son estáticas, figuras escondidas, supuestas alucinaciones visuales… Nos fascinan pero ¿cuál es su causa? ¿Cómo es que nos dejamos engañar tan fácilmente por los sentidos? ¿Funciona mal nuestra vista? ¿nuestro cerebro es defectuoso?

Las ilusiones ópticas son fenómenos visuales por los cuales se percibe una realidad de manera errónea o ambigua. Las causas de estas percepciones pueden ser fisiológicas (por algún error en el funcionamiento de los órganos visuales) o cognitivas (por una reconstrucción errónea de lo que vemos por parte del cerebro). En este artículo analizaremos las serpientes rotatorias de Akitoaka ¿Por qué parece que se mueven?

Ilusiones ópticas: serpientes rotatorias

Al observar esta ilusión óptica denominada “Serpientes Rotatorias”, percibimos un movimiento rotatorio de las espirales, aunque lo cierto es que no tiene movimiento alguno. ¡Es una imagen estática! ¿Cómo podemos explicar este ilusorio movimiento? Descubre la teoría de las supresiones sacádicas. Entenderás la ilusión óptica de la serpientes rotatorias y otras muchas de este tipo.

Ilusión óptica de las serpientes rotatorias

Las ilusiones ópticas son muy útiles para comprender cómo los sentidos captan y transforman la información y cómo el cerebro la procesa. Las ilusiones ópticas que estamos viendo en este artículo fueron creadas por el profesor japonés Akiyoshi Kitaoka con el objetivo de investigar la cognición y entender cómo nuestro cerebro procesa la información visual.

Además de otros descubrimientos, Kitaoka aportó luz sobre por qué unas personas perciben estas ilusiones ópticas y otras no. Y, por ejemplo, descubrió que las personas mayores perciben menos ilusiones ópticas que las de menor edad.

Explicación de la ilusión óptica de las serpientes giratorias: Movimientos sacádicos y microsacádicos

Según un estudio llevado a cabo por Jorge Otero-Millan en 2008, el movimiento percibido en este tipo de ilusiones ópticas como las serpientes giratorias es producido por unos movimientos oculares llamados sacádicos, micro-sacádicos y por el parpadeo.

Cuando observamos una imagen esta no se percibe de forma global y estática, sino que nuestros ojos rastrean la escena con rápidos movimientos, pasando de un punto de información a otro. Es decir, si por ejemplo observamos una cara, nuestros ojos se fijarán en un ojo, luego pasarán al otro ojo,  luego a la boca y luego a la nariz. Este movimiento de un punto a otro de la imagen se denomina sacádico. Los movimientos sacádicos son esenciales para percibir la imagen de forma nítida, ya que aunque no lo parezca, nuestra retina solo es capaz de enfocar una pequeña parte de lo que vemos.

Y ¿Cómo es que, si los ojos se mueven continuamente, no vemos borroso cada vez que hay un movimiento ocular? Esto es debido a un fenómeno llamado supresión sacádica. Hasta hace poco se pensaba que el cerebro eliminaba directamente la información irrelevante que capta el ojo cuando este se encuentra en medio de un movimiento sacádico. Pero según un reciente estudio de Bart Krekelberg y Tamara L. Watson ha demostrado que no se suprime esa información sino que esta no es enviada a la consciencia. Por tanto de manera inconsciente sí se podría percibir. Aún así esta supresión nos ayuda a ver el mundo de forma estable aunque la información visual que recibimos cambie continuamente.

Los movimientos oculares micro-sacádicos son versiones más breves y rápidas de los movimientos sacádicos. Hace unos años se pensaba que estos movimientos podrían ser un tic, sin embargo, numerosos investigadores han desvelado que estos micro movimientos oculares, sirven para que no nos perdamos nada de información del mundo exterior que nos rodea. Esto que acabo de contar, se ve mucho más fácil con el ejemplo que encontrarás a continuación. Prueba a centrar la vista en en el punto negro que aparece en el centro de la imagen, mira fijamente al punto negro durante varios segundos y verás como el punto gris desaparece. ¿Esto a qué se debe? Este efecto sucede porque nosotros mismos tenemos la capacidad de reducir o controlar nuestros movimientos sacádicos cuando realizamos tareas de precisión, como podría ser, por ejemplo, mirar por un telescopio, apuntar con una cámara fotográfica, o con un rifle.

Si observas de nuevo la imagen podrás comprobar fácilmente la acción de estos movimientos oculares. Si mueves los ojos por ésta y parpadeas varias veces observarás que el movimiento de las serpientes aumenta. Si por el contrario, intentas dejar los ojos fijos y relajados, desenfocando la vista, comprobarás que las serpiente se detienen.

Ejercicios para mejorar las Funciones Ejecutivas

Las investigaciones en el campo de la neuropsicología y las técnicas más actuales de  neuro-imagen funcional han arrojado luz sobre el misterio de las funciones ejecutivas, la importancia que tienen en nuestra vida diaria, y el desempeño con éxito en la misma. A través de este artículo la neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda te explicará qué son las funciones ejecutivas, qué beneficios suponen para tu vida un buen funcionamiento de ellas, y te propone los mejores ejercicios para mejorar las funciones ejecutivas. ¡No lo dudes, y empieza a darle a tu cerebro la importancia que se merece!

La neuroplasticidadnos permite mejorar nuestras funciones cognitivas

¿Qué son las Funciones ejecutivas o FE?

Las funciones ejecutivas (FE) pueden definirse como el conjunto de habilidades cognitivas implicadas en el razonamiento, y en la resolución de situaciones novedosas o cambiantes de una forma efectiva. En términos genéricos, podemos decir que las funciones ejecutivas son la secuencia de actividades que nos llevan a conseguir un objetivo.

Las funciones ejecutivas son operaciones mentales dirigidas hacia un fin. Permiten que podamos seleccionar, planificar y tomar decisiones voluntarias. Las funciones ejecutivas constituyen la esencia de nuestra conducta:

  • Las funciones ejecutivas están relacionadas con la capacidad para formular metas.
  • Las facultades implicadas en la planificación de los procesos y las estrategias para lograr los objetivos.
  • Las habilidades cognitivas que intervienen en la ejecución de los planes.
  • El reconocimiento de las metas y la capacidad de modificar la actividad para crear nuevos planes de acción.

Sholberg considera que las funciones ejecutivas abarcan una serie de procesos cognitivos, entre los que destacan la anticipación, elección de objetivos, planificación, selección de la conducta, autorregulación, automonitorización y uso de feedback.

Algo tan cotidiano como llegar puntual a clase o al trabajo, o simplemente ir al cine o quedar con nuestros amigos, implica un uso adecuado de estas funciones. Si fallan, nuestra conducta no será eficaz y nuestros planes y metas no se cumplirán como esperábamos.

¿Qué ocurre cuando mis Funciones Ejecutivas (FE) no funcionan correctamente?

Una persona que presenta problemas en las Funciones Ejecutivas o una actividad deficiente de las mismas probablemente presentará:

  • Dificultades en el establecimiento de nuevas conductas.
  • Incapacidad para utilizar estrategias operativas.
  • Limitaciones en la productividad y creatividad, asociadas a un déficit de flexibilidad cognitiva.
  • Dificultad para anticipar las consecuencias de sus acciones, relacionado con una mayor impulsividad.

Además hay una serie de enfermedades patológicas que correlacionan con un déficit en las funciones ejecutivas, destacando entre ellas la esquizofrenia, el trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno disocial de la personalidad, el autismo o el TDAH.

¿Qué puedo hacer para mejorar mis Funciones Ejecutivas (FE)?

Gracias a la plasticidad cerebral, nuestras funciones ejecutivas pueden mejorar sensiblemente. A través del entrenamiento podrás conseguir una mayor eficiencia y efectividad en los retos que te propongas.

Gracias a la neuroplasticidad de tu cerebro, estos estímulos exteriores en forma de ejercicios modularán los procesos subyacentes a las funciones ejecutivas. La ciencia ha mostrado que la experiencia y el aprendizaje modifican y facilitan la aparición de nuevas conexiones neuronales, mejorando así nuestro desempeño cotidiano.

Este artículo, estima que casi el 50% de la población presenta algún tipo de deficiencia en sus funciones ejecutivas.

Por lo tanto, entrenar tus habilidades cognitivas para la consecución de un mejor desempeño de las funciones ejecutivas, no sólo va a beneficiar a niños, adolescentes o adultos con problemas de aprendizaje, TDAH o dislexia, sino a cualquier persona de cualquier edad que quiera mejorar sus funciones cognitivas.

10 Ejercicios para mejorar las funciones ejecutivas (FE)

La realización continuada y repetitiva de estos ejercicios actuará sobre tu estructura cerebral; en concreto en las redes neuronales implicadas en la función que estés entrenando para restaurar las funciones ejecutivas (Anderson, Winocur y Palmer, 2003).

1- Dividir la tarea en etapas te ayudará a mejorar tus funciones ejecutivas

Sea cual sea la tarea u objetivo que quieres realizar, el primer paso es dividirlo en etapas. Para ello necesitas realizar una planificación; es decir, establecer las fases esenciales que componen un plan complejo (tu objetivo final), y la ordenación de estas fases para que tu conducta sea más eficaz.

Ejercicio para mejorar tus funciones ejecutivas: Por ejemplo, si tu objetivo es enviar unas invitaciones para una fiesta; podrías dividir las siguientes etapas:

  • 1 paso: Elegir a los invitados
  • 2 paso: Ir a la papelería y comprar las tarjetas y los sobres
  • 3 paso: Comprobar que tienes las direcciones actualizadas y correctas…

Una buena planificación es una manera excelente de entrenar tus funciones ejecutivas, ya que te ayuda a utilizar de manera más efectiva tus recursos cognitivos y a desarrollar tu flexibilidad cognitiva.

2- Maneja eficazmente tu tiempo para mejorar tus funciones ejecutivas

A todos nos pasa que nos faltan horas en el día, y raras veces nos da tiempo a hacer todo lo que teníamos previsto. Esto ocurre cuando gestionamos ineficazmente nuestro tiempo.

El truco consiste en que cuando diseñemos una estrategia para conseguir un objetivo en etapas, necesitamos hacer una estimación del tiempo necesario, y además es prudente contar con problemas eventuales.

Ejercicio para mejorar tus funciones ejecutivas: Siguiendo con el ejemplo anterior, estaría bien que calculases tiempo de sobra en la etapa de la papelería, ya que al ir puede que no tengan las tarjetas que estás buscando, o que tengas que encargarlas con antelación.

La previsión y la gestión eficaz de tu tiempo son los aliados perfectos para un buen rendimiento de las funciones ejecutivas.

3- Practica el entrenamiento en auto-instrucciones

Con el entrenamiento en auto-instrucciones conseguimos una reducción de la impulsividad, disminuimos el déficit en la planificación y mejorar la capacidad de la flexibilidad cognitiva.

A través de la mediación verbal, debemos hablarnos a nosotros mismos en voz alta, dándonos instrucciones de lo que debemos hacer y recompensándonos verbalmente cuando lo hacemos bien.

Ejercicio para mejorar tus funciones ejecutivas: El lenguaje interno o las auto-instrucciones te ayudarán a economizar recursos cognitivos y no andar dando vueltas innecesarias.

El prestar atención a lo que hacemos supone un ahorro de energía importante, y es tan fácil como decirte a ti mismo los pasos que vas a seguir a continuación, razonándolos y centrándote en ellos.

4- CogniFit, el programa líder en evaluación y estimulación de las funciones ejecutivas

CogniFit es el programa líder en evaluación cognitiva y estimulación cerebral para tratar los síndromes disejecutivos. La batería de evaluación computerizada para evaluar el nivel cognitivo o Cognitive Assesment Battery (CAB) de CogniFit, es un completo test neurocognitivo diseñado por expertos psicólogos y neuropsicólogos, validado por la comunidad científica y es utilizado por colegios, universidades y hospitales de todo el mundo para evaluar las funciones ejecutivas.

Gracias a esta herramienta, podemos valorar un largo rango de habilidades cognitivas relacionadas con las funciones ejecutivas, como son la memoria de trabajo, la capacidad de planificación, recontextualización, el tiempo de respuesta, la flexibilidad, la monitorización y la inhibición de conductas.

Tras el proceso evaluativo, CogniFit pone a tu disposición un gráfico preciso con los resultados, propone automáticamente un entrenamiento personalizado para estimular las funciones ejecutivas que presentan déficits estructurales.

5- Practica deporte para mejorar tus funciones ejecutivas

Está demostrado que practicar algún deporte de tipo competitivo, además de ayudarnos en el nivel físico, también lo hace en el plano cognitivo.

La atención focalizada y las habilidades personales se ven incrementadas cuando practicamos con asiduidad algún tipo de deporte competitivo. Te ayuda a tomar decisiones rápidas en cuanto a tus movimientos en relación a los movimientos de los demás, mejora la anticipación y la flexibilidad cognitiva ya que no siempre tienes que reaccionar de la misma manera para vencer, por lo que el deporte es un aliado perfecto para mejorar las funciones ejecutivas.

Ejercicio para mejorar tus funciones ejecutivas: Un deporte competitivo puede ser desde un partido de fútbol con los amigos, hasta una partida de ajedrez. ¡Elige el que más te guste y practícalo!

Practica algún deporte competitivo para mejorar tus funciones ejecutivas

6- El diccionario emocional, un ejercicio para mejorar tus funciones ejecutivas

Para este ejercicio únicamente necesitarás un diccionario, papel y lápiz. El entrenamiento consiste en buscar palabras que expresen una emoción (rabia, alegría, tristeza, pena, angustia, felicidad, asco…) buscar la definición, escribirla, y pensar y escribir un ejemplo personal de cómo vives esa emoción.

Busca todas las emociones que se te ocurran, e intenta realizar 3 cada vez.

Este ejercicio para mejorar tus funciones ejecutivas, es muy útil para ayudarte con las habilidades de auto-regulación, supone un conocimiento más profundo de ti mismo y te ayudará a entrenar de forma efectiva tus funciones ejecutivas.

7- La importancia de hacer listas

Realizar listas con las tareas que tienes que realizar esa semana, las cosas que tienes que comprar en el supermercado, las llamadas que tienes pendientes, la maleta para el viaje el dos días…

Las listas son un ejercicio para mejorar las funciones ejecutivas muy eficaz y útil. Además de delimitar y secuenciar tus futuras acciones, las listas te ayudan a manejar tu tiempo y recursos. Si necesitas champú para el viaje, y lo anotas en tu lista al principio de semana, lo comprarás en un momento idóneo sin tener que hacer viajes absurdos a última hora.

Las listas te ayudan a planificar tus metas, distinguir lo relevante de lo irrelevante y a conseguir tus objetivos de la manera más eficaz.

¡Utiliza listas para mejorar tus funciones ejecutivas!

8- La música es tu aliado

La música es muy beneficiosa para nuestras funciones ejecutivas. Ya sea bailando, cantando o tocando un instrumento, podemos contribuir al desarrollo de habilidades. Además, mientras más complejo sea el ritmo en concreto, más partes contenga la música o más complicada sea de ejecutar, será más beneficiosa para nosotros.

Con la música podremos desarrollar la improvisación, la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva y el control inhibitorio.

9- Participar en una obra de teatro para mejorar tus funciones ejecutivas

En una obra de teatro es necesario que la actuación esté cuidadosamente coreografiada, e implica que todos los participantes, tanto los que salen a escena como los de detrás de bambalinas, recuerden su momento de participación, ya que el grupo entero depende de ellos.

En concreto para los actores, el aprendizaje de líneas y acciones de su guión, les ayuda a desarrollar funciones como la atención y la memoria de trabajo.

10- jugar a videojuegos también incrementa tus funciones ejecutivas

Siempre que establezcas y cumplas un límite de tiempo, jugar a videojuegos puede ser una aportación muy valiosa.

Los videojuegos desafían tu tiempo de reacción, la atención selectiva, el seguimiento y el control inhibitorio.

Moviéndote a través de mundos imaginarios, también entrenas tu memoria de trabajo.

Muchas gracias por leer, ¿Conoces más ejercicios para mejorar las funciones ejecutivas? ¡Déjanos abajo tus comentarios! 😉

Cerebelo: Mucho más que coordinación motora

Es probable que hace unos segundos antes de llegar aquí estuvieses escribiendo en tu ordenador o teléfono. Lo hacemos de manera rápida y automática, pero… ¿te has planteado alguna vez lo preciso y armónico que es el movimiento de tus dedos cuando tecleas? Para lograr que escribas correcta y eficientemente, se activan en nuestro cerebro diversas estructuras. La parte del cerebro encargada de coordinar dichos movimientos es el Cerebelo, y participa en muchas de las actividades que hacemos día a día: desde caminar hasta organizar una frase.

¡Si te interesa saber más detalles acerca del Cerebelo, no te pierdas la sección “Para ampliar…” al final de este artículo!

Cerebelo Guía Completa

¿Qué es el Cerebelo?

El Cerebelo es una estructura cerebral que queda parcialmente oculta por la corteza. Clásicamente se pensaba que sólo se encargaba de armonizar los movimientos corporales, pero desde hace unos años se ha hecho evidente su participación en diversas funciones cognitivas. El Cerebelo tiene una forma parecida a la del cerebro, aunque un tamaño mucho menor. De hecho, su nombre significa “cerebro pequeño”. Está dividido en dos hemisferios, y la porción del Cerebelo que se encuentra entre estos es llamado vermis. Además, es la única parte del cerebro que cuenta con Células de Purkinje, un tipo de neuronas esenciales para su funcionamiento que permite integrar la información que recibe.

Esquema de la anatomía del Cerebelo: Lóbulos, cisuras, hemisferios y vermis.

¿Dónde se encuentra el Cerebelo? ¿De qué partes se compone?

El Cerebelo se encuentra ubicado en la zona posterior del cerebro a la altura del puente troncoencefálico, bajo el lóbulo occipital (ligeramente por encima de la nuca). Se une al resto del cerebro mediante los pedúnculos inferior, medio y superior, que son un conjunto de fibras nerviosas que llevan información del resto del cuerpo al Cerebelo (aferencias), o del Cerebelo al resto del cuerpo (eferencias). De hecho, de no ser por los pedúnculos, se encontraría separado del resto del cerebro.

¿Para qué sirve el Cerebelo? Definición

La precisión, armonía y belleza de los movimientos de los bailarines y bailarinas de ballet requieren de mucha dedicación, de mucha práctica y, sobre todo, del Cerebelo. Cada paso de la coreografía tiene una fuerza, un ritmo y una amplitud muy determinados y, sin la ayuda del Cerebelo, todo movimiento se vería reducido a un conjunto de espasmos y aparatosas caídas (algo por lo que poca gente estaría dispuesta a pagar). Pero, además de esta importantísima función de coordinación motora, el Cerebelo también participa en funciones cognitivas, sin las cuales los profesionales del ballet no podrían, por ejemplo, reproducir de memoria los movimientos. De este modo, las funciones del Cerebelo se dividen en funciones motoras y funciones cognitivas.

  • Funciones de Control Motor del Cerebelo: Esta estructura recibe información acerca de, entre otras cosas, nuestro equilibrio, de la posición de nuestro cuerpo, de qué músculos debemos mover para realizar una acción específica, de la dirección de dicho movimiento y lo integra (es decir, junta y trabaja todo lo anterior). Cuando ha elaborado la información (algo que hace muy, muy rápido), le indica al resto del cerebro cómo ha de llevar a cabo el movimiento. Así, regula la intensidad, la velocidad, la dirección precisa, el recorrido y demás características del movimiento para que, como resultado final, realicemos un movimiento armónico, preciso y coordinado. Para llevar a cabo esta función, las distintas partes del Cerebelo se especializan en partes del cuerpo concretas, siguiendo una correspondencia entre los músculos y la superficie del Cerebelo. Se ha llegado a hacer una representación topográfica con esta correspondencia, llamada “homúnculo del Cerebelo”, la cual indica qué partes del Cerebelo se encargan de qué partes del cuerpo.
  • Funciones Cognitivas del Cerebelo: Desde hace relativamente poco tiempo se ha empezado a estudiar en profundidad en qué funciones cognitivas y emocionales participa el Cerebelo. La forma más habitual de investigar las funciones de las estructuras cerebrales es estudiar los casos de personas que han sufrido algún daño cerebral y, en consecuencia, se han visto alteradas sus capacidades cognitivas. Así, se puede llegar a conclusiones más o menos certeras de las áreas que participan en las distintas funciones (si se daña X área cerebral y la persona deja de hablar, se entiende que dicha área cerebral participa en la capacidad de hablar). El problema es que los daños cerebrales (como un ictus o un traumatismo craneoencefálico) suelen ser bastante amplios, viéndose afectadas en consecuencia más de un área. Esto dificulta el estudio, ya que no se sabe si la pérdida de la función viene del daño en el área X o el área Y. No obstante, diferentes estudios han investigado las funciones cognitivas, así como los avances más actuales, lo que nos permite saber que el Cerebelo contribuye a los siguientes procesos cognitivos:
    • Lenguaje y Cerebelo: Participa en la composición sintáctica y gramática en general, en la articulación (que se trata realmente de una función motora de los músculos del aparato fonatorio), en la articulación encubierta (es decir, cuando hablamos para nosotros en un diálogo interno, sin hacer ruido alguno), en la generación de palabras, en la comprensión oral y en el establecimiento de relación semántica entre palabras.
    • Habilidades visuoespaciales: Requieren del Cerebelo las tareas visuoespaciales complejas como la construcción o la rotación mental de imágenes.
    • Memoria y aprendizaje (motor y no motor): El Cerebelo, junto a otras estructuras cerebrales (estriado y ganglios basales), tiene un papel primordial en la memoria procedimental (montar en bicicleta, conducir, escribir tu nombre a lápiz o leer en espejo) y en el aprendizaje de habilidades motoras, hábitos y comportamientos. Además, está relacionado con la habituación y la sensibilización, y con el condicionamiento clásico y operante. También se activa con el aprendizaje de secuencias motoras y con el aprendizaje de secuencias complejas. En conjunto con otras estructuras (área motora suplementaria y opérculo frontal), el Cerebelo participa en la memoria operativa verbal, aunque no está claro si en la coordinación interna, si en los ajustes de los errores, o en ambos. Por otro lado, el Cerebelo también puede tomar parte en la memoria espacial.
    • Funciones ejecutivas y cerebelo: Las funciones ejecutivas están íntimamente relacionadas con la corteza prefrontal dorsolateral. No obstante, al ser una serie de funciones cognitivas tan complejas, requieren de la participación de otras estructuras cerebrales, entre las que se encuentra el Cerebelo. Las funciones en las que participa el Cerebelo (aunque no hay mucha consistencia en algunas de ellas) son la planificación, la flexibilidad cognitiva, el razonamiento abstracto, la memoria de trabajo, la fluencia verbal y la inhibición. Algunos estudios sugieren que el Cerebelo puede estar activo durante la toma de decisiones o durante la coordinación de dos tareas al mismo tiempo, incrementando la velocidad y automatizando los movimientos nuevos.
    • Atención y cerebelo: En actividades de atención selectiva u otras funciones más complejas que requieran de la atención, como el cálculo, actúa el Cerebelo.
    • Personalidad y emociones: Algunos estudios señalan el papel del Cerebelo en el control y modulación de las emociones. Además, también se ha relacionado con la personalidad, regulando las conductas apropiadas o inapropiadas para el contexto.

¿Quieres conocer el estado de tus procesos cognitivos?

Actualmente existen herramientas clínicas para ello. El programa que los especialistas recomiendan es CogniFit, la herramienta líder en evaluaciones neuropsicológicas y herramientas de estimulación y entrenamiento cognitivo.  Este programa de estimulación cerebral se basa en la reserva cognitiva y en la plasticidad neuronal para medir y mejorar el rendimiento mental mediante juegos online. Las actividades que se presentan en esta herramienta combinan diferentes baterías neuropsicológicas, ejercicios terapéuticos, técnicas de rehabilitación y aprendizaje orientadas re-entrenar y mejorar las habilidades que más necesite cada persona.

Este programa pueden utilizarlo profesionales de la salud, investigadores, profesores y personal docente, familias, etc… Es una herramienta muy fácil de usar, por lo que está al alcance de cualquier persona que quiera conocer y mejorar su estado cognitivo.

Las herramientas de evaluación y entrenamiento cognitivo de CogniFit permiten medir, activar, ejercitar y fortalecer importantes capacidades cognitivas (atención, memoria, funciones ejecutivas, planificación, percepción, etc. ) y los más de 20 componentes que las integran.

Todos los programas de estimulación cognitiva que ofrece CogniFit han sido validados para que niños, adolescentes, adultos, personas mayores o de la tercera edad puedan evaluar, activar y fortalecer su capacidad mental y comparar su estado cognitivo con el resto de la población mundial.

CogniFit: Programa de entrenamiento cerebral

El daño en el Cerebelo no paraliza ningún músculo, pero tiene consecuencias importantes en el movimiento de los mismos. Algunos de estos son:

  • Ataxia: La ataxia es, probablemente, el trastorno más característico derivado de la alteración del Cerebelo. Consiste en un trastorno del movimiento por la incapacidad de coordinar adecuadamente las distintas partes del cuerpo implicadas. Se dan errores de amplitud, velocidad, dirección o fuerza en los movimientos motores voluntarios. Los pacientes tratan de compensar estos errores, desembocando en movimientos toscos. La marcha atáxica cerebelosa es fácilmente reconocible por el andar poco coordinado y sin equilibrio. El problema es especialmente evidente si el paciente trata de caminar con los ojos cerrados.
  • Disfasia cerebelosa: Se caracteriza por un habla escandida o explosiva (habla a tirones, con diferentes intensidades, de una manera disarmónica).
  • Nistagmo cerebeloso: Es un movimiento errático, rápido e involuntario de los ojos.
  • Dismetría: Se trata de la incapacidad de coordinar correctamente el movimiento de sus extremidades con la información visual que recibe. Si intenta tocarse la nariz, no acierta, ya que se pasa a la hora de realizar el movimiento.
  • Asinergia: Los movimientos realizados se llevan a cabo de manera no sinérgica, es decir, sin coordinación o armonía. Tiende a perder el equilibrio y a adoptar posturas extrañas para compensar esa pérdida de equilibrio.
  • Adiadococinesia: Es la incapacidad de predecir las posiciones de las partes del cuerpo cuando se realiza el movimiento.
  • Temblor intencional: Es el temblor que se produce al realizar un movimiento. En cambio, las personas con daño en el Cerebelo no suelen presentar temblores en reposo (estando quietos).
  • Hipotonía: Los músculos se muestran flácidos, dado que tienen un tono inferior al normal. Debido a esto y a la falta de equilibrio, los pacientes con daño cerebeloso tienden a realizar muchos movimientos con las extremidades. En las pruebas de coordinación se observa fenómeno de rebote.
  • Síndrome cerebeloso cognitivo-afectivo: Cuando el Cerebelo se ve afectado, las capacidades cognitivas y el control de las emociones relacionadas con éste también se ven alteradas, provocando una “dismetría en el pensamiento”. Las capacidades cognitivas como las funciones ejecutivas, la atención, las capacidades visuoespaciales, la memoria, el lenguaje o la personalidad pueden experimentar cambios leves o graves.

Ahora que ya sabemos esto, es momento de agradecer a nuestro Cerebelo no sólo que seamos capaces de andar, hablar, teclear o bailar de una manera tan coordinada, sino también que nos permita aprender, estructurar correctamente el lenguaje y planificar nuestras conductas. En definitiva, agradecerle que haga posible que vivamos nuestro día a día con normalidad y armonía.

Para ampliar…

Anatomía: ¿De qué partes se compone el cerebelo?

El Cerebelo es una estructura relativamente grande con una superficie repleta de surcos transversales. Según estos surcos, el Cerebelo se divide en los siguientes lóbulos:

  • Lóbulo anterior (Espinocerebelo o Paleocerebelo): Es la porción del Cerebelo que se sitúa por encima de la Cisura Prima. Conecta con la médula espinal. Se encarga del tono muscular, del movimiento del tronco y de las extremidades.
  • Lóbulo posterior (Cerebrocerebelo, Pontocerebelo o Neocerebelo): Es la porción del Cerebelo que se ubica entre la Cisura Prima y la Cisura Posterolateral. Conecta con la corteza. Se encarga de los movimientos voluntarios y de las funciones cognitivas.
  • Lóbulo floculonodular (Vestibulocerebelo o Arquicerebelo): Es la porción del Cerebelo que queda por debajo de la Cisura Posterolateral. Conecta con los núcleos vestibulares y reticulares. Se encarga del equilibrio, de la posición del cuerpo, del desplazamiento de la cabeza y de los movimientos oculares.

¿De qué núcleos está compuesto el Cerebelo? ¿Para qué sirven?

Los núcleos son un conjunto de cuerpos neuronales que trabajan de manera coordinada para llevar a cabo una serie de funciones más o menos específicas. Los núcleos más importantes del cerebelo son:

  • Núcleo fastigio (o del techo). Recibe las proyecciones de la corteza del vermis.
  • Núcleo globoso (interpósito posterior). La corteza que queda entre el vermis y los dos hemisferios cerebelosos (paravermis) se proyecta en este núcleo.
  • Núcleo emboliforme (interpósito anterior). Este núcleo también recibe las proyecciones de la corteza del paravermis.
  • Núcleo dentado: Se divide en tres partes (lateral, paleodentado y neodentado). En este núcleo se proyecta la corteza de los hemisferios cerebelosos.

¿De dónde recibe la información el Cerebelo? ¿A dónde la envía? Las conexiones cerebelosas

Para realizar correctamente todas sus funciones, el Cerebelo establece una gran cantidad de conexiones de entrada y salida de información con diversas áreas del sistema nervioso. No obstante, es una estructura “aislada” del resto. La única puerta de entrada y salida de la información son los pedúnculos cerebelosos. Los pedúnculos son un conjunto de fibras aferentes y eferentes que, según su posición, se pueden dividir en tres pares:

  • Pedúnculo cerebeloso inferior (PCI): Conjunto de fascículos que unen el bulbo raquídeo con el Cerebelo y viceversa. Está conformado principalmente por fibras aferentes y algunas eferentes.
  • Pedúnculo cerebeloso medio (PCM): Conjunto de fascículos que conectan el puente troncoencefálico con el Cerebelo y viceversa. Está formado casi exclusivamente por fibras aferentes.
  • Pedúnculo cerebeloso superior (PCS): Conjunto de fascículos que enlazan el mesencéfalo con el Cerebelo y viceversa. Está formado principalmente por fibras eferentes y algunas aferentes.

De este modo, las distintas conexiones del Cerebelo entran o salen por uno o más de cada par de pedúnculos. Si nos fijamos en qué sentido va la información (si entran al Cerebelo o salen de él), distinguimos entre aferencias y eferencias, respectivamente. Las aferencias llevan la información de diferentes partes del cuerpo al Cerebelo. Los principales fascículos o tractos de fibras aferentes son:

  • Fascículo vestíbulocerebeloso: Sistema vestibular → PCI → Lóbulo floculonodular.
  • Fascículo espinocerebeloso dorsal: Médula espinal → PCI → Lóbulo anterior.
  • Fascículo espinocerebeloso ventral: Médula espinal → PCI y PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo cuneocerebeloso: Bulbo raquídeo → PCI → Lóbulo anterior.
  • Fascículo olivocerebeloso: Bulbo raquídeo → PCI → Lóbulo anterior.
  • Fascículo reticulocerebeloso: Bulbo raquídeo → PCI y PCM → Lóbulo anterior.
  • Fascículo tectocerebeloso: Mesencéfalo → PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo trigéminocerebeloso: Mesencéfalo → PCI y PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo rubrocerebeloso: Mesencéfalo → PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo corticoponticocerebeloso: Corteza cerebral → PCM → Lóbulo posterior.

Por otro lado, las eferencias hacen referencia a fibras que salen del Cerebelo y mandan información a otras partes del cerebro. Las principales eferencias son:

  • Fascículo cerebelovestibular: Lóbulo floculonodular → PCI → Sistema vestibular.
  • Fascículo floculooculomotor: Lóbulo floculonodular → PCS → Nervio oculomotor.
  • Fascículo uncinado: Lóbulo floculonodular → PCI → Sistema vestibular y núcleos oculomotores.
  • Fascículo interpuestoolivar: Lóbulo anterior → PCS → Núcleo olivar inferior del Bulbo raquídeo.
  • Fascículo interpuestorreticular: Lóbulo anterior → PCI → Formación reticular.
  • Fascículo interpuestorrúbrico: Lóbulo anterior → PCS → Núcleo rojo → Corteza cerebral.
  • Fascículo interpuestotectal: Lóbulo anterior → PCS → Tubérculos cuadrigéminos.
  • Fascículo dentadotalámico: Lóbulo posterior → PCS → Tálamo.