Archivo de la etiqueta: Tratamiento

Todo sobre la fisioterapia neurológica o neurofuncional

La fisioterapia neurológica o neurofuncional se encarga del tratamiento de problemas motores y sensitivos relacionados con daños neurológicos. Descubre aquí una completa: Qué es y en qué consiste la fisioterapia neurológica, sus objetivos, ejercicios y técnicas, distintos enfoques de tratamientos, a qué paccerientes está dirigida, sus beneficios, qué profesionales la aplican, cuáles son los objetivos concretos, cómo es la fisioterapia neurológica infantil ¡y mucho más! Si tienes cualquier comentario o pregunta, puedes dejárnosla abajo, y te responderemos.

Fisioterapia neuroloógica neurofuncional: Una guía completa

La rehabilitación neurológica de pacientes con daños en el sistema nervioso, debe ser multidiciplinar, desde psicólogos, neuropsicólogos, neurológos, logopedas y fisioterapeutas neurológicos deben trabajar coordinados para mejorar la calidad de vida de los pacientes y minimizar las secuelas de sus problemas.

Qué es la Fisioterapia neurológica o neurofuncional: Definición

La Fisioterapia neurológica, NeuroFisioterapia o también llamada fisioterapia neurofuncional, consiste en intervenciones rehabilitadoras con el objetivo de mejorar los aspectos físicos de trastornos neurológicos y neuromusculares.

Estas condiciones se suelen manifestar como alteraciones del tono muscular, un pobre equilibrio y coordinación, espasmos y temblores, pérdida de funciones y sensaciones disminuidas.

La Confederación Mundial para la Terapia física y la Asociación Australiana de Fisioterapia reconocen la Neurología y Neurociencia como un subgrupo especial de fisioterapia. Es un área de rehabilitación que aúna el conocimiento de la neurociencia y la ciencia del ejercicio y el movimiento.

¿A qué pacientes está dirigida la fisioterapia neurofuncional o neurológica?

Las personas con trastornos neurológicos y neuromusculares pueden presentar numerosas dificultades de movimiento que influyen en el equilibrio, en el caminar, en la función brazo-mano, en la postura y en el dolor. También se trata a personas con  mareos o trastornos del equilibrio, y a personas con riesgo de caídas.

Antes de llevar a cabo un programa de rehabilitación o estimulación cognitiva es importante evaluar y conocer en profundidad el estado cognitivo de la persona. Actualmente, los Test de Evaluación Cognitiva de CogniFit son la herramienta líder más recomendada y utilizada por los profesionales médicos, familias, investigadores o colegios.

La evaluación cognitiva online de CogniFit es muy fácil de utilizar, y accesible para cualquier persona (niños, adultos, personas mayores, sanos o con patología). Para llevarla a cabo solo se necesita disponer de un ordenador o dispositivo móvil con conexión a Internet.

Este potente test permite evaluar el funcionamiento cerebral, e identificar debilidades y fortalezas cognitivas, a través de un cuestionario y ejercicios cognitivos clínicos en forma de sencillos juegos de ordenador. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy completos, totalmente comprensibles y útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Los resultados se obtienen automáticamente después de realizar la evaluación que tiene una duración aproximada de 30-40 minutos. Puedes acceder a este test haciendo click aquí.

Algunos de los problemas que pueden mejorar mediante fisioterapia neurofuncional son las siguientes:

  • Infarto cerebral o Accidente Cerebro Vascular (ACV)
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad de Parkinson
  • Traumatismo Craneoencefálico
  • Traumatismo de la médula espinal
  • Distonía
  • Síndrome del dolor regional complejo
  • Esclerosis lateral Amiotrófica /Enfermedad de la neurona motora.
  • Síndorme de Guillian-Barre
  • Distrofia Muscular
  • Parálisis cerebral
  • Neuropatía
  • Parálisis progresiva supranuclear
  • Atrofia Multisistémica
  • Parálisis de Bell
  • Ataxia Espinal Cerebelar
  • Paraparesia hereditaria espástica
  • Miositis

Este tipo de fisioterapia funciona de forma distinta para cada individuo, y hay muchos factores que influyen en su eficacia, tales como:

  • La localización del daño en el sistema nervioso
  • La cantidad de daño del sistema nervioso
  • Otros problemas médicos simultáneos.
  • El tipo de medicación que se tome.
  • Los niveles de actividad y forma física previas a la lesión.
  • La dieta
  • El apoyo familiar y social
  • La motivación y el estado cognitivo

¿En qué consiste la fisioterapia neurológica?

Este tipo de fisioterapia consiste en la rehabilitación neurológica para alcanzar el potencial motor de los pacientes y maximizar su participación en la vida. La organización mundial de la salud define la rehabilitación como un proceso que consiste en permitirles alcanzar y mantener sus niveles físicos, sensoriales, intelectuales, psicológicos y sociales. Proporciona a las personas con algún tipo de discapacidad las herramientas necesarias para alcanzar la independencia y auto-determinación.

Ejercicios y técnicas de fisioterapia neurológica que aplica el profesional

Cada persona tiene una situación diferente, por lo tanto el tratamiento dependerá de las preferencias, metas y necesidades individuales. El tratamiento se basa en la más reciente evidencia científica y consistirá en:

  • Educación y consejo para el manejo de los síntomas.
  • Ejercicios de equilibrio.
  • Trabajo sobre la alineación corporal.
  • Actividades para mejorar el equilibrio, la habilidad de caminar y la confianza.
  • Actividades para mejorar la función de las extremidades superiores y las manos.
  • Ejercicios para incrementar la conciencia corporal y el control habilidoso del movimiento.
  • Manejo de la fatiga.
  • Programas individualizados de ejercicio cardiovascular y de fuerza.
  • Manejo del dolor.
  • Manejo de la espasticidad, espasmos y tensión muscular.

También existen diferentes métodos que los profesionales suelen utilizar. A continuación describimos los principales.

CogniFit es una empresa líder del sector salud-investigación que dispone de diferentes programas clínicos de estimulación o rehabilitación cognitiva. El más utilizado, por su versatilidad, es el programa de entrenamiento cognitivo personalizado, que permite, gracias a su tecnología científica patentada, evaluar el funcionamiento cerebral de cualquier individuo, y aplicarle de forma automatizada un tratamiento de estimulación o rehabilitación totalmente adaptado a sus necesidades cognitivas específicas.

Este programa tiene muchas ventajas, sin embargo, me gustaría resaltar su accesibilidad. Cualquier persona sin conocimientos específicos sobre neurociencia puede utilizarlo (familias, colegios, profesionales, personas mayores, jóvenes, niños, investigadores…) Solo se necesita un ordenador o dispositivo móvil y conexión a Internet. Pues los ejercicios y tareas de neurorehabilitacion consisten en juegos mentales que se practican online, y que permiten medir continuamente el desempeño del usuario y regular de forma automática la complejidad y tipología de las tareas.

Al entrenar el cerebro con este programa líder en el campo de la intervención cognitiva, se estimulan determinados patrones de activación neuronal. La repetición de estos patrones a través del entrenamiento cerebral puede ayudar a fomentar la creación de nuevas sinapsis y circuitos neuronales capaces de recuperar y/o reorganizar funciones cognitivas débiles o dañadas. Este programa nos permite estimular el potencial adaptativo del sistema nervioso y puede ayudar al cerebro a reponerse de alteraciones estructurales, trastornos o lesiones donde se ven afectadas las capacidades cognitivas.

Método Bobath

El método Bobath, o la terapia de Neuro-Desarrollo es una aproximación terapéutica a la evaluación y el manejo de disfunciones en personas con problemas neurológicos. El objetivo fundamental del tratamiento es maximizar la capacidad funcional de las personas, siguiendo un patrón de movimiento “normal”.

Este concepto fue desarrollado por Bertha y Karel Bobath en los años 40 y ha sido ampliamente utilizado. Desde entonces el método ha sufrido modificaciones para adaptarse a los nuevos hallazgos científicos.

El terapeuta analiza los problemas motores, sensoriales y cognitivos que tienen impacto en el desarrollo de capacidades funcionales (para funcionar correctamente). El manejo terapéutico pone énfasis en conseguir los movimientos deseados y prevenir los indeseados. Estos movimientos son indeseados porque pueden producir problemas secundarios y a largo plazo reducir el potencial de funcionamiento motor.

Fisioterapia neurológica, el método Bobath

El tratamiento incorpora estímulos sensoriales para producir la respuesta motora deseada, como si le “dijera” al músculo cómo moverseEsta terapia promueve el desarrollo de movimientos activos, eficientes y automáticos en las actividades.

La terapia de Neuro-Desarrollo se basa en la comprensión del movimiento normal y sus variaciones. Es:

  • Una estrategia de solución de problemas
  • Es un manejo terapeutico que da respuesta a las cambiantes necesidades del individuo.
  • Una base para combinar con otras modalidades de tratamiento.
  • Es una aproximación que se dirige a todos los aspectos de las habilidades del individuo.
  • Un abordaje que considera al individuo como un todo (emocional, cognitivo y físico)
  • Un concepto que evoluciona según el conocimiento científico y teorías.

Método Vojta

Este método se suele aplicar sobre todo a niños con problemas psicomotores. Está basado en el principio activador del Sistema Nervioso Central, que consiste en desencadenar movimientos reflejos, que la mayoría de personas desarrollan de forma automática, que son la reptación y el volteo.

El tratamiento consiste en colocar al niño en posturas distintas y estimular zonas especificas y se opone resistencia al movimiento que aparece. Esta resistencia mejora el desarrollo de funciones innatas como el gateo, el volteo y la marcha.

Método Kabat

Es una técnica de Facilitación Neuromuscular Propioceptiva, que consiste en ayudar a que se desencadene el movimiento voluntario. Utiliza la información sensorial del tacto, como la posición o el estiramiento de ciertos tendones y músculos excitando el sistema nervioso de forma que el sistema muscular comience a funcionar.

Según este método, cada segmento corporal que comprende brazos, piernas y tronco incluye una serie de diagonales que contienen todos los movimientos del individuo. Es sobre estas diagonales sobre las que se trabaja, dependiendo de qué necesite el paciente se trabajará sobre una u otra.

Este método se dirige a 3 mecanismos que posibilitan el movimiento normal, el de propiocepción (percibir el propio cuerpo), el sistema nervioso central y la musculatura.

Método Perfetti

Este método fue creado por Carlo Perfetti en los años 70. Es un método de Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo. Se basa en que el movimiento no es la mera contracción muscular, sino que es algo que surge a nivel cerebral. Por ello el tratamiento no solo se dirige al músculo, sino también a cómo el movimiento se organiza en el cerebro. 

Por ello, para ejecutar el movimiento se activan los procesos cognitivos que intervienen en la ejecución del movimiento. Se realizan ejercicios para mejorar la sensibilidad del cuerpo (tacto, presiones, movimiento de articulaciones…). Los ejercicios se abordan de forma cognitiva, de manera que el paciente tiene que ir resolviendo los retos propuestos mediante percepción y operaciones mentales.

Realidad Virtual

Recientemente ha emergido un nuevo tipo de terapia física que utiliza la realidad virtual, que se está haciendo cada vez más popular. Para pacientes que se recuperar de infartos, cirugías o daños, la rehabilitación con esta técnica está dando muy buenos resultados. Es un complemento de la fisioterapia, al que se pueden aplicar los distintos métodos de trabajo.

Las técnicas de realidad virtual se usan para manipular la información y acelerar el proceso de aprendizaje en entorno reales y virtuales. En estos entornos inmersivos se trabaja para permitir el aprendizaje de estrategias de movimiento, a la vez que se le ayuda a “desaprender” estrategias antiguas y contraproducentes. Además, supone una técnica que aporta una diversión extra a la terapia.

En muchos de estos sistemas la imagen del paciente es proyectada en un entorno virtual presentada en una pantalla. Entonces el paciente realizará una serie de ejercicios preescritos por el fisioterapeuta. No solo se mejora la forma física sino también sus habilidades cognitivas.

Fisioterapia neurológica y realidad virtual

Objetivos de la fisoterapia neurofuncional y neurológica

Las metas de cada uno son siempre diferentes. Para algunos puede ser simplemente afinar el equilibrio para retomar su actividad favorita que es el baile de salón. Para otros, meses de trabajo duro pueden significar que la persona pueda sentarse de forma independiente cuando antes necesitaba un apoyo. O puede ser tan sencillo como ayudar al paciente a elegir la mejor ayuda o adaptación para facilitarle el vestirse.

Es importante saber que la edad no es un factor limitante para la recuperación, ni tampoco el tiempo que ha pasado desde que ocurrió el evento neurológico. Es cierto que la mayor parte de la recuperación ocurre en las semanas siguientes al daño del sistema nervioso, pero también se alcanzan muy buenos resultados varios años después.

Tras un daño cerebral, se produce una gran muerte neuronal, sin embargo es posible la generación de neuronas nuevas. Tambíen hay evidencia que cuando algunas áreas cerebrales se dañan, las zonas adyacentes pueden encargarse de esa función. Es lo que se conoce como neuroplasticidad o plasticidad cerebral. La fisioterapia y otros tipos de rehabilitación neuropsicológica se encargan de guiar este proceso para que sea óptimo.

La fisioterapia en enfermedades neurológicas como la Enfermedad de Parkinson no se basa en la total recuperación, sino en mantener la independencia y la calidad de vida el mayor tiempo posible. Sin embargo, también se evaluan de la misma manera los problemas secundarios que cuando son abordados pueden conducir a una buena mejora funcional.

Otros problemas secundarios que se abordan en casos de infarto o daño cerebral son los siguientes:

  • Debilidad muscular: se programan ejercicios para fortalecer ciertos grupos musculares para lograr mayor libertad de movimientos.
  • Acortamiento muscular: se prescriben programas para alargar ciertas estructuras para permitir un mejor movimiento. La debilidad muscular y el acortamiento suelen ocurrir de forma simultánea y requieren una evaluación cuidadosa.
  • Rigidez de articulaciones: Esto requiere tratamiento local y/o entablillado
  • Equilibrio y postura. Muchas personas con dificultades neurológicas tienen posturas anormales en las que el cuerpo intenta compensar la falta de información sensorial que proviene de su cuerpo. Una vez que el cuerpo se flexiona es difícil mantener un equilibrio normal. La fisioterapia normaliza la postura y el alineamiento, para que el cuerpo pueda recibir más información postural.
  • Espasticidad. La espasticidad es una alteración en el tono muscular a nivel neuronal que dificulta mucho la vida cotidiana. Si esto no se trata, puede provocar que los brazos y las piernas adquieran posiciones que les impiden realizar movimientos funcionales. Por ejemplo, un brazo puede sostenerse pegado el cuerpo o que la mano forme un puño. Los fisioterapeutas puede tratar esta condición de formas diferentes dependiendo del caso, mediante ejercicios y fármacos.

¿Quién aplica la fisioterapia neurofuncional o neurológica?

El profesional que aplica la fisioterapia neurológica es un fisioterapeuta especializado en los tratamientos neurológicos.

¿Existe algún ejercicio o técnica de fisioterapia neurológica que pueda practicar en casa?

En fisioterapia se suelen prescribir ejercicios y estiramientos para trabajar en casa y mejorar las dolencias de forma más eficaz. Sin embargo, los problemas de los pacientes de fisioterapia neurológica son más graves, y podría ser irresponsable recomendar ciertos ejercicios. 

Las actividades para casa deben ser siempre prescritas por el profesional que te trate, y no se recomienda que lo hagas por tu cuenta.

Fisioterapia neurológica infantil

La fisioterapia neurológica infantil tiene particularidades, que lo diferencian de la que está dirigida a adultos. La principal diferencia está en que los niños no han alcanzado el desarrollo madurativo, por lo tanto lo que se intenta es guiar de la mejor forma este desarrollo, para minimizar las consecuencias negativas de sus problemas neurológicos.

Esta disciplina se encarga del tratamiento de niños y adolescentes de entre 0 y 18 años con problemas neurológicos y del desarrollo. Las condiciones neurológicas surgen del daño del sistema nervioso central (cerebro o médula espinal) y/o del sistema nervioso periférico. Esto puede resultar en dificultades de movimiento, tono muscular, fuerza, sensación corporal y equilibrio. Los problemas del desarrollo pueden provocar retrasos en el logro de hitos del desarrollo. Estos problemas pueden ser desde riesgos neurológicos en bebés, hasta niños con daño cerebral adquirido o congénito o por trastornos neurológicos.

La fisioterapia neurológica infantil tiene como objetivo que estos niños alcancen un adecuado desarrollo motor y su mayor potencial de independencia de funcionamiento.

Algunos de los beneficios de este tratamiento incluyen: la normalización del tono muscular, incremento del rango de movimiento, mejorar la fuerza muscular, el equilibrio y la coordinación. Mejora la calidad de vida de los niños y les ayuda a conseguir esos hitos del desarrollo (volteo, gateo y marcha) y a maximizar su potencial con las tareas diarias. Este tratamiento combina técnicas manuales con ejercicios, también se proporciona apoyo y consejo a los padres y cuidadores para propocionarle el mayor cuidado.

¿Necesita mi hijo tratamiento de fisioterapia?

El proceso de maduración de los niños puede diferir mucho de un niño a otro. Si tu hijo no ha alcanzado los hitos del desarrollo típicos para su edad, como mantenerse erguido, sujetar la cabeza o gatear, hay que estar atentos, pero tampoco es sinónimo de que hay un problema neurológico subyacente. Si aun así temes que pueda haber un problema consulta a un fisioterapeuta o pediatra.

Resiliencia: El arte de aprender a vivir

¿En algun momento te has visto agobiado por todo lo que te está pasando y aún así sacas fuerzas de donde no sabes y sigues adelante? Eso podría deberse a la resiliencia.

La resiliencia es un proceso psicológico de adaptación que surge ante la adversidad. Tanto como proceso o rasgo es muy importante el papel del contexto, la cultura y la sociedad en el desarrollo de ésta.  En este artículo encontrarás respuesta a ¿qué es la resiliencia, qué factores influyen en ella, cúales son los factores neurobiológicos y cómo podemos ser más resilientes?

“Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios”- Lewis.

Definición de Resiliencia

Resiliencia: Definición y relación con otros términos psicológicos.

La resiliencia, Becoña la define como la capacidad superar los eventos adversos y tener un desarrollo exitoso a pesar de las circunstancias adversas. Es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Es decir, la resiliencia es la capacidad de adaptarse positivamente a situaciones adversas. Es lo que nos permite no rendirnos cuando las cosas están difíciles, lo que nos mantiene luchando por los objetivos que nos hayamos marcado.

Muchos autores han dado definiciones a este término, Koferl la define como “enfrentamiento efectivo de circunstancias y eventos de la vida severamente estresantes y acumulativos”. Asimismo, Garmenzy la define como la capacidad para recuperarse y mantener una conducta adaptativa después del abandono o la incapacidad inicial al iniciarse un evento estresante.

Por su parte, el Institute on Child Resilience and Family, establece que la resiliencia es la habilidad para resurgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse y acceder a una vida significativa y productividad.

“La resiliencia es un proceso que surge de los ordinario, de lo cotidiano”. Masten y Powell (2003)

Para hablar de resiliencia tenemos que tener en cuenta que para que se desarrolle la persona tiene que haberse expuesto a una adversidad o trauma y al mismo tiempo seguir funcionando correctamente en esta situación, es decir, evitando los resultados negativos a partir de recursos psicológicos que afrontan la adversidad inicial. 

Esta variedad de definiciones se debe a la similitud con otras dimensiones psicológicas. Entre estas dimensiones las más destacadas son:

  • Competencia: esta dimensión forma parte de la resiliencia. La competencia está relacionada con el CI y el rendimiento académico.
  • Crecimiento postraumático: No se trata de un proceso de resiliencia sino de un aprendizaje del trauma, un aprendizaje a través del proceso de lucha provocando cambios en uno mismo, en las relaciones interpersonales, en la espiritualidad y en la filosofía de vida.
  • Recuperación: la diferencia entre resiliencia y recuperación es la trayectoria temporal, puesto que durante el proceso de resiliencia la persona mantiene un equilibrio estable durante todo el proceso cuando la recuperación es un retorno gradual hacia la normalidad funcional.

Origen del término de resiliencia e inicios de su estudio en psicología

El origen del término “Resiliencia” proviene de la palabra en latín “Resilio” y “Resilium”, siendo más común el segundo término. Ambas significan “volver atrás”, “volver al estado inicial”. 

El término de resiliencia proviene del campo de la física: “capacidad de un material elástico para absorber y almacenar energía de deformación”. Y un material resiliente es el que es capaz de absorber y almacenar la energía sin deformarse. En la actualidad el término resiliencia hace referencia a una dimensión psicológica, como hemos dicho al inicio del artículo.

El estudio de resiliencia como dimensión psicológica comenzó cuando Werner y Smith iniciaron un estudio del desarrollo de niños en Hawaii que crecían en condiciones extremas de pobreza y en un contexto marginal. Para su sorpresa, hallaron que solo un tercio de los niños en estas condiciones se convirtieron en adultos muy competentes, descartando su hipótesis de que todos estos niños presentarían problemas de aprendizaje o enfermedades físicas y mentales, o incluso comportamientos delictivos y de relaciones afectivas en su adolescencia y adultez.

Resiliencia

Después de varios estudios diferenciaron tres factores de protección en estos niños: factores protectores dentro del individuo, factores protectores familiares y factores protectores de la comunidad en la que crecen.

Dentro de los factores individuales destacaba el tener una madre afectiva en la infancia, y también una mayor competencia escolar en la adolescencia. Por otro lado, dentro de los factores protectores familiares es de suma importancia el efecto protector de la buena interacción con un familiar. Por último, dentro de los factores protectores de la comunidad está el efecto protector de la relación entre factores individuales y contextuales.

Resiliencia: Factores protectores determinantes.

¿Cómo reaccionan las personas ante los eventos estresantes/traumáticos que le suceden? Lo que hace que unas personas sean más resilientes que otras es el efecto de los factores protectores que modifican los efectos negativos.

Resiliencia: Factores protectores individuales

El factor individual al cual se la ha dado más importancia es la “sensibilidad al estrés”. Cuando hablamos de sensibilidad hacemos referencia tanto a aspectos psicológicos como biológicos de los individuos. También tenemos que tener en cuenta los factores:

  • Personalidad o temperamento. Dentro de esta personalidad destacar por ejemplo la capacidad de autonomía.
  • Recursos cognitivos:
    • Inteligencia: Permite una mayor habilidad en resolución de problemas y una mayor probabilidad de conducta exitosa.
    • Flexibilidad mental: Cuanta mayor flexibilidad muestre el individuo, mayor capacidad de afrontamiento y adaptación.
    • Capacidad de experimentar emociones positivas: Expresar emociones positivas disminuye la experiencia al dolor, ante situaciones de estrés protege la salud mental.  
    • Tener metas y propósitos en la vida: Alimentado por los valores y objetivos individuales.
    • Otros: extraversión, autoeficacia y autoestima, creatividad y capacidad de planificación, creencia, práctica religiosa, espiritualidad.

Como ejemplos de factores protectores en la infancia está el “tener una madre afectiva y con buen carácter” y “la presencia de un cuidador responsivo y competente”, en resumen, el efecto protector de la buena interacción con un familiar o apego. En la adolescencia otros factores serían:

  • Poseer buenas habilidades comunicativas y de resolución de problemas.
  • Mayor inteligencia.
  • Mayor competencia escolar.
  • Presencia de una adecuada creencia de autoeficacia.

Resiliencia: Factores protectores sociales

De estos factores el más importante es la cohesión familiar (o apoyo parental) muy importante en el desarrollo del apego. Cuando hablamos de apego hacemos referencia al vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o figura de cuidador, por ejemplo, un profesor). El apego proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. Un apego seguro potencia la capacidad de resiliencia. Otro factor protector importante es el apoyo parental. Este apoyo evita la aparición de síntomas depresivos y de conductas hostiles y delictivas.

Resiliencia: Factores protectores de la comunidad

Estos factores son el resultado de la relación entre los factores individuales y contextuales. El efecto protector es la consecuencia de la interrelación positiva. Dentro de estos factores destacar el sistema político y social.

Lo más importante de estos tres factores no es que actúan de manera independiente sino que se produce una interrelación entre ellos, siendo esto de suma importancia a la hora de intervenir para incrementar los niveles de resiliencia ya que estos factores se retroalimentan.

Resiliencia: Fundamentos neurobiológicos

Cuando hablamos de fundamentos neurobiológicos en resiliencia hacemos referencia a los factores neurobiológicos. Estos son muy importantes porque actúan de mediadores de los conductuales. Por ejemplo, los niveles cerebrales de oxitocina y de prolactina han sido relacionados con un estado de ánimo positivo. Nos encontramos con el efecto neuroprotector de la testosterona, el Neuropéptido Y y deshidroespiandrosterona (DHEA), que ante situaciones de estrés disminuye su nivel. Se han realizado muchos estudios que relacionan altos niveles de deshidroespiandrosterona (DHEA) con una mejor respuesta adaptativa al estrés.

Al contrario, el cortisol aumenta su concentración ante situaciones de estrés y provoca un efecto contrario a los anteriormente nombrados. A mayor nivel de cortisol nos encontramos con una menor nivel de resiliencia presentando el individuo una menor capacidad de sobreponerse a la situación traumática.

También se pueden describir neuroanatómicamente determinadas regiones de interés para la resiliencia. Estos mecanismos están implicados con la regulación de la recompensa y de las emociones sociales como son la vergüenza, la empatía y la culpa. También regulan las emociones de manera general y la motivación.

Resiliencia en niños. ¿Cómo educar en la resiliencia?

En los casos de resiliencia infantil enfocamos sucesos más extendidos en el tiempo.

Todos podemos ayudar a nuestros hijos o niños más cercanos a que desarrollen también esta capacidad. Algunos consejos que podemos llevar a cabo para desarrollar la inteligencia son:

  • Enseñarles a cómo hacer amigos sobretodo promoviendo la capacidad de empatía en sus relaciones. Es muy importante que ningún niño se sienta aislado. Con esta capacidad de empatía enseñarle también a que ayuden a otros niños y que no permitan que otros niños se encuentren aislados.
  • Desarrolle una red familiar como seguridad para él o ella. Es recomendable que sea sincero con sus hijos, responda a sus preguntas ajustando la respuesta a la edad de estos, pero nunca les mientas, eso crearan desconfianza y no sentirá el vínculo tan seguro.
  • Establecer una rutina diaria ya que esto resulta reconfortante para los niños. Es muy importante que ellos también participen en el establecimiento de esta rutina. En esta rutina tienen que estar incluidos los periodos de descanso, que también es muy importante para su desarrollo y para el desarrollo de la resiliencia.
  • No descuidar el desarrollo cognitivo del niño. Es importante que los procesos cognitivos sean entrenados regularmente. CogniFit ofrece la oportunidad de entrenar al menos 20 habilidades cognitivas. 

  • Enseñarles a cuidarse a sí mismos. Para ello, lo mejor es darles un ejemplo a través de nuestra conducta. Es importante enseñarles que cuidarse es algo también divertido.
  • Ajuste la cantidad de noticias que escuchan los niños o que ven, y sobre los temas que se tratan delante de ellos porque si no están preparado para ese tema eso le creará más confusión y dudas que tal vez no podamos resolverle aun por el nivel de desarrollo del niño.
  • Ayudarles a establecer metas realistas y establecer los pequeños pasos para ir consiguiéndolas y que aprendan a reforzarse en estos pasos. Lo mismo podemos realizar con las tareas de la escuela, estableciendo pequeñas pautas que puedan ir cumpliendo.
  • Fomentemos una autoestima positiva. Recordémosle sus capacidades y como pueden ayudarles estas para superar las situaciones. Para ello también podemos dar ejemplo con nuestra actitud positiva ante el afrontamiento de problemas.
  • Enseñarles que los momentos difíciles son oportunidades de aprendizaje y que el cambio también es parte de la vida. Es importante enseñarles que el cambio es parte de la vida y que las metas son reemplazables y siempre se pueden reajustar a nuestras posibilidades.
  • Tener en cuenta que la escuela puede ser estresante para los niños puesto que supone exigencia para ellos. Ayudarles en lo que podamos y reforzarles para que se sientan seguros.
  • Hablar con los niños sobre nuestros propios sentimientos ante situaciones de estrés, y mostrarles seguridad ante la expresión de ellos. Pídale también su opinión para resolver un conflicto propio o de la familia para que en el proceso aprendan ellos también.
  • Educar siempre en emociones sobre todo si estamos ante adolescentes porque con esta edad sienten las emociones de manera muy intensa y les cuesta sobrellevar los eventos que le rodean. Explicarles que muchas de las cosas que sienten están intensificadas por las hormonas. Es definitiva, haga de un hogar un lugar seguro para la expresión emocional.

Resiliencia en adultos y mayores ¿Cómo ser más resilientes?

Existen diferentes estudios que han aportado evidencias sobre la diferencia en niveles de resiliencia respecto a la edad. La mayoría de ellos defienden que a mayor edad existe una mayor capacidad de resiliencia puesto que han tenido más tiempo para exponerse a diferentes adversidades y por tanto, han podido desarrollar más esta capacidad de afrontamiento y crecimiento.

En los casos de resiliencia adulta se procede ante sucesos más eventuales pero como hemos hablado con anterioridad, los adultos afrontan mejor los sucesos estresantes porque poseen mayor estrategias de afrontamiento que han ido adquiriendo a lo largo de su vida.

Para aumentar nuestro nivel de resiliencia es muy importante poner en práctica las siguientes pautas:

  1. Establecer vínculos con otras personas. Es importante establecer buenas relaciones de amistad y con familiares cercanos u otras personas del entorno. Ayudar y aceptar el apoyo de las personas que muestran interés por ti. También es muy importante forma parte de grupos sociales que le faciliten el apoyo social.
  2. Ver la crisis como un evento puntual, no como algo que se mantendrá en el tiempo. En nuestro día a día tendremos que afrontar diferentes situaciones estresantes y eso no lo podremos cambiar, pero si la manera en la que las afrontamos. Para ello podemos cambiar la manera en que interpretamos las situaciones y  su vez la manera en la que reaccionamos. Considerar el problema como algo temporal que en un futuro ya no estará presente y buscar maneras positivas de resolverlo. Es muy importante afrontar las situaciones adversas más que ignorarlas o esperar a que esta cambien por si solas
  3. Aceptar que la vida es un continuo cambio. Aceptar que las cosas que no podemos cambiar nos enseñaran estrategias y herramientas que pondremos en práctica en otras circunstancias en las cuales si podremos hacer algunos cambios que os beneficien y salgamos exitosos de ellos. Es muy importante ver las situaciones estresantes o negativas desde una perspectiva más amplia. Como decía Dalai Lama: “Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.
  4. Focalizarnos en las metas para conseguirlas. A la hora de seguir una meta lo más importante es establecerla. Tenemos que trazar metas realistas y posibles. Podemos también dividir esta meta en metas más pequeñas para poderlas ir alcanzando poco a poco y usarlas como motivación para continuar en el proceso. Además es una manera más de conocernos a nosotros mismos y de crecer y a apreciar más las cosas buenas de la vida y los aprendizajes.
  5. Confiar en nuestras capacidades y tener una actitud positiva. Creer en nuestra capacidad para resolver problemas. Además una actitud positiva permite tener esperanza sobre las cosas buenas que están por venir. Es decir, la clave es enfocarnos más en lo que queremos y dejar de centrar nuestra preocupación en lo que nos ocasiona malestar o lo que tememos
  6. Mejora tus habilidades sociales y tus estrategias de solución de problemas. De esta manera, aprenderemos mejor como resolver los conflictos interpersonales que nos surjan y nos supondrá un menor estrés al afrontarlos. Aprender a ver qué conflictos podemos resolver y cuales es mejor evitar o enfocarlos de otra manera.
  7. Cuídate. Ten en cuenta tus propios sentimientos y necesidades. Planifica actividades que te gusten y que te relajen. Entrena tu cuerpo con regularidad. Haz lo mismo con tu mente y sentimientos, por ejemplo, realizando un diario de emociones y pensamientos, o realizando meditación de manera regular. Esto ayudará a que estés en buenas condiciones para cuando se presente un evento estresante

Teniendo en cuenta las perspectivas futuras, sería de suma importancia la adaptación al contexto de las intervenciones en resiliencia. Para incrementar la intervención en resiliencia también sería necesaria una mayor investigación sobre este concepto.

Resiliencia: Conclusiones y perspectiva futuras.

Respecto al factor contexto, hay que tener en cuenta esta adaptación porque este es uno de los tres factores protectores más importantes en el proceso resiliente, como hemos visto anterioridad. Cuando hablamos de contexto también tenemos que tener en cuenta los factores culturales y todos los posibles contextos de riesgo posible y la actuación en cada uno de ellos.

La intervención en resiliencia es importante ante contextos de riesgo pero también es necesario la intervención en otros contextos, y sería una manera más de estudiar cómo se produce este proceso en individuos sanos y circunstancias no tan extremas como las que se han estudiado hasta ahora promoviendo el movimiento de la psicología positiva. Es decir, ampliar los contextos de intervención en resiliencia en diferentes niveles de riesgo.