TDAH e Inteligencia emocional: Guía para padres y profesores

 

TDAH e inteligencia emocional. ¿Te sorprende verlos unidos? Hoy en día está ampliamente demostrado que en el rendimiento y éxito escolar y laboral, ya no sólo influye la inteligencia puramente cognitiva, sino que los aspectos emocionales tienen también una gran relevancia. Sabiendo esto, imagínate la importancia que tiene la inteligencia emocional en trastornos como el TDAH.

Hay un mundo de posibilidades en cuanto a la estimulación temprana para un desarrollo óptimo de la inteligencia emocional, y desde este artículo quiero acercarte alguna de ellas.

Ya seas educador, padre, tío, psicólogo o profesor, esta guía de ejercicios te ayudará enormemente a lidiar con los problemas emocionales de los más pequeños, y no únicamente en niños diagnosticados con TDAH.

TDAH e Inteligencia emocional: Guía para padres y profesores

TDAH e Inteligencia emocional: Guía para padres y profesores

Ejercicios para mejorar la Inteligencia emocional en los niños con TDAH

Sabiendo que el TDAH e inteligencia emocional están tan relacionados, te presento una serie de ejercicios para trabajar ambos factores. Estos ejercicios los puedes desarrollar tanto en clase si eres profe como en casa con tus hijos, entre ellos, o con más amigos. Yo los planteo para desarrollarlos en el aula, pero son fácilmente extrapolables a casa, y sería bueno realizar con tus peques alguna actividad por lo menos durante cuatro semanas.

1-  El juego de “hola ¿cómo estás?”  

Esta actividad ayuda a mejorar la inteligencia emocional de los niños con TDAH y se lleva a cabo sentándose en círculo en el suelo tanto el profesor como los alumnos. El profesor comenzará preguntando al alumno de la derecha o de la izquierda: “Hola, ¿Cómo estás?” El niño tiene que responder de una manera natural a cómo se siente. Por último el profesor realiza un contacto físico con el alumno, darle la mano, una palmadita en el hombro, chocarle los cinco…

Y así sucesivamente, el niño que ha sido preguntado, preguntará al siguiente hasta que finalicen todos. El profesor tiene que transmitirles la necesidad de ser educados y preocuparse por los demás, del mismo modo los alumnos irán aprendiendo progresivamente lo reconfortante que es el sentirse escuchado y querido. El profesor deberá sentarse cada día al lado de un alumno diferente. Esta actividad “entrena” la inteligencia emocional y es beneficiosa para todos los niños, pero en especial para aquellos diagnosticados con TDAH.

2-  Ejercicio de “las emociones en cartulina”

Tras el ejercicio anterior, permanecen sentados del mismo modo, en círculo, y el profesor dispondrá una serie de cartulinas redondas que simbolicen caras con diferentes expresiones emocionales. Es importante que haya abundancia de caritas alegres y tristes porque sobre todo al principio serán las más elegidas por los niños.

También deberá dibujar otras expresiones tales como dolor, miedo, sorpresa, enfado, risa, llanto…

El profesor comenzará por coger una carita y explicar por qué ha elegido esa, y definir su estado de ánimo. Los niños lo irán haciendo consecutivamente.

La actividad deberá ser voluntaria y nunca forzar al niño a razonar el por qué de su elección. Quien quiera lo compartirá con sus compañeros. Es una buena actividad para la posterior evaluación por parte del profesor, quien deberá valorar el progreso de cada alumno individualmente. Hay que tener en cuenta que los niños con TDAH suelen presentar más dificultades con este tipo de actividades, pero con un poco de paciencia, seguro que logramos grandes avances.

3-  Juego de “inventar historias”

Esta actividad ayuda a mejorar la inteligencia emocional de los niños, en especial aquellos diagnosticados con TDAH, que suelen presentar más dificultades.

para realizar el juego, se deberá empezar a aplicarse cuando se hayan trabajado previamente las dos anteriores, para el desarrollo óptimo de la misma. En este caso la actividad se trata de un role- playing imaginario, en la que el alumno deberá ponerse en la situación que le toque.

El profesor depositará en el centro del círculo 12 cartulinas bocabajo, numeradas por la parte de arriba, 6 blancas que corresponderán a lugares; como una casa, un colegio, una feria, un hospital….

Y 6 azules que corresponderán a expresiones faciales de diferentes emociones; alegría, risa, llanto, enfado, sorpresa, dolor….

Los niños elegirán uno por uno una cartulina de cada grupo, surgiendo una expresión facial concreta y un lugar determinado, y deberán imaginar por qué esa persona se siente así en ese lugar.

Como actividad final cada niño puede realizar un cuento de la aventura imaginada.

TDAH e Inteligencia emocional: Guía para padres y profesores

Actividades para desarrollar la Inteligencia emocional

4-  Ejercicio de “adivinar el estado de ánimo” 

En esta actividad para mejorar la inteligencia emocional de los niños con TDAH es súper divertida, el profesor dispondrá de 6 tiras de cartulina grapadas en forma de círculo que los niños deberán colocarse en la cabeza en forma de cinta o badana. Cada tira de cartulina constará de una expresión facial dibujada, y los 6 niños elegidos aleatoriamente deberán representar junto con su cara y su cuerpo de la mejor manera posible la emoción que les ha tocado.

Voluntariamente, si les apetece, podrán relatar algún tipo de anécdota personal relacionada con esa emoción.

Los niños deberán ir rotando cada día.

4-  Juego de “las canicas” 

Este juego para mejorar la inteligencia emocional de los niños con TDAH, puede además, ayudarnos a detectar si existe algún tipo de bulling o problema en el aula. Al principio de la actividad, el profesor deberá charlar un ratito con sus alumnos acerca de cómo se sienten si alguien les hace un desprecio, o por el contrario les tratan bien. Sería positivo que el profesor ilustre con alguna experiencia personal real o inventada como se sintió cuando le trataron mal y cuando le trataron bien.

A cada niño se le dará una bolsita transparente, y en ella el maestro colocará 3 o 4 canicas negras, y 6 u 8 canicas blancas. Les explicará a sus alumnos que todas las personas tienen sentimientos buenos y sentimientos malos a veces. Las canicas negras significan los sentimientos desagradables, y las canicas blancas los agradables.

La actividad se desarrolla de manera que si un compañero de una manera u otra hiere a otro, el niño que ha herido deberá dar una de sus canicas negras. De la misma forma, si algún compañero se siente agradecido con otro por alguna conducta, deberá darle una de sus canicas blancas como cumplido.

Las bolsitas de cada niño deberán estar a la vista de todos y del profesor, pudiendo crear un mural o una cajita para ello los alumnos.

Estas son sólo algunos ejemplos de actividades que puedes realizar con ellos. Seguro que con un poco de inventiva tu puedes desarrollar muchos más, o hacer versiones de estas actividades y adaptarlas a casos concretos.

TDAH e inteligencia emocional:La importancia de la optimización

Una de las características del TDAH es la impulsividad o rapidez de respuesta. Cuando una persona con déficit de atención e hiperactividad se relaciona con su entorno (familia, profesores, compañeros de clase…) esa impulsividad, o rapidez de respuesta les puede llevar comprender las acciones de los demás de una forma errónea o precipitada.

Los niños con TDAH manifiestan impulsividad a la hora de expresar lo que sienten, ya sean emociones positivas o negativas, y una baja tolerancia a la frustración como rasgo. La dificultad que tienen para analizar y comprender las normas sociales, les dificulta la relación con sus compañeros. El mayor problema que presentan es el de aceptar esa norma, por lo que es muy importante que tanto los padres, como los profesores que tratan con alumnos con TDAH tengan mucha paciencia.

El papel de los padres y los profesores se hace de vital importancia a la hora de trabajar la parte emocional y el comportamiento para una mejoría de la sintomatología del TDAH

El fracaso escolar es un tema alarmante y preocupa mucho a padres y educadores encargados de niños diagnosticados con TDAH. Los niños diagnosticados con este trastorno, son más propensos a problemas como el absentismo o abandono escolar, el bajo rendimiento, la repetición de curso, conductas problemáticas o antisociales e incluso la expulsión del centro educativo (en casos extremos).

En determinadas ocasiones los profesores ya no saben cómo actuar con este tipo de niños, y desgraciadamente a veces optan por no hacer nada. No tomar iniciativas, o tener una estrategia clara para los casos de TDAH es contraproducente tanto para el niño, que necesita unas pautas específicas de educación, como para el propio profesor. El lidiar con este tipo de alumnos sin contar con recursos y estrategias, les puede llevar a desarrollar grandes niveles de estrés, e incluso se empieza a hablar del Síndrome Burn- out (estar quemado)

Estudios sugieren que solamente el 5% de los niños con TDAH que no cuentan con la atención adecuada llegará a finalizar estudios universitarios.

La inteligencia emocional se convierte en un complemento necesario al concepto tradicional de inteligencia

TDAH e Inteligencia emocional: Guía para padres y profesores

Sólo el 5% de niños diagnosticados con TDAH superarán estudios universitarios

Beneficios de mejorar la Inteligencia emocional en los niños con TDAH

  • Los niños consiguen un mayor equilibrio social
  • Les ayuda a ser más extrovertidos, teniendo en cuenta la condición de cada uno de ellos
  • Les enseña a ver la vida de una forma positiva, a enfrentar los problemas con técnicas asertivas y no conflictivas
  • Les facilita el aprender a reconvertir los pensamientos negativos en positivos, ver los problemas con afán de superación y no con una actitud derrotista
  • Aprenden a detectar y comprender sus sentimientos y necesidades, pero sin dejar de lado las de los demás compañeros
  • Comparten materiales, ideas y puntos de vista, fomentando la comprensión y el respeto de las ideas de los demás compañeros
  • Adquieren progresivamente responsabilidades; tanto de materiales del aula, como de sus conductas con y para los compañeros

Si quieres conocer y profundizar un poquito más en este tema te invito a que leas mi artículo 15 Claves para mejorar la Inteligencia Emocional: Una guía imprescindible

 

TDAH e Inteligencia emocional: Guía para padres y profesores

Tienes un papel muy importante en el desarrollo de su Inteligencia emocional

No sólo necesitan desarrollar la Inteligencia Emocional los niños diagnosticados con TDAH, sino que sería necesario y conveniente que todos los niños, desde edades muy tempranas, sean estimulados de una manera eficaz que les ayude a una correcta gestión de sus emociones en la etapa adulta.

Insisto por último una vez en poner en evidencia la necesidad de entrenar y trabajar la Inteligencia emocional como un factor elemental ya no sólo para rendimiento académico, sino para conseguir en el futuro personas adultas emocionalmente sanas.   

 

Psicóloga especializada en neuropsicología y neurociencia aplicada a la educación.
Curiosa por naturaleza, le encanta investigar sobre la conducta y comportamiento humano y compartir nuevos descubrimientos y consejos útiles que puedan ayudar a los lectores.
Experta en temas de psicología positiva e inteligencia emocional.

This post is also available in: Francés