Trastorno antisocial de la personalidad (TAP) y trastorno disocial: Una guía útil

 

Muchas personas utilizan el término antisocial para referirse a individuos que tienen problemas para relacionarse con otros, o no les gusta entablar relaciones. Sin embargo, esta definición es incorrecta. En psicología se utiliza el término trastorno antisocial de la personalidad (TPA) para describir una afección mental que lleva a las personas que la padecen a romper las normas, a manipular, explotar o violar los derechos de los demás en favor de los propios. Descubre una completa guía sobre el trastorno antisiocial de la personalidad: Qué es, sus síntomas, sus diferencias con el trastorno disocial o de conducta, sus causas, consecuencias, factores de riesgo, tipos, diagnóstico en niños y adultos, su relación con el TDAH, tratamiento, qué hacer si conocemos a alguien con trastorno antisocial y mucho más. ¡Si tienes cualquier pregunta puedes dejarla abajo, y te respondemos!

Trastorno antisocial y disocial de personalidad - Una guía útil

Trastorno antisocial y disocial de personalidad – Una guía útil

¿Qué es el trastorno antisocial de la personalidad (TPA)? Definición y concepto

 El trastorno antisocial de la personalidad (TPA) se puede definir como un patrón persistente de experiencias personales y conductas que se desvían notablemente de las expectativas dentro de la cultura del individuo, de forma generalizada e inflexible. El TPA tiene su inicio en la adolescencia o juventud, es estable en el tiempo y conlleva un gran malestar personal.

El trastorno antisocial se caracteriza por la indiferencia hacia los derechos de los demás y la violación de estos. El diagnóstico no se puede dar hasta que la persona cumple los 18 años. Y sólo se puede diagnosticar si alguno de los síntomas han aparecido antes de los 15 años. Antes de los 18 se diagnostica trastorno disocial. Que como veremos, no es exactamente lo mismo que el TPA pero tiene mucha relación.

En la cultura popular se habla de la personalidad antisocial bajo los términos sociópata o psicópata. Aunque estas etiquetas no están reconocidas para el diagnóstico profesional.

Prevalencia del trastorno antisocial

Alrededor de un 3% de las personas en la población general puede ser diagnosticadas con Trastorno antisocial de la personalidad. Y tiende a ser el doble de frecuente en hombres que en mujeres. La mayor prevalencia se da en hombres que abusan de alcohol, drogas o que están en prisión.

En prisión, se estima que entre un 50 y un 80% de los presos cumplen condiciones para el trastorno Antisocial.

Evaluacion mental - CogniFit

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica debilidades y fortalezas cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Trastorno antisocial Vs Trastorno disocial o de conducta¿En qué se diferencian?

En la nueva versión del Manual Diagnóstico DSM- 5, el trastorno disocial ha pasado a denominarse trastorno de conducta.

La mayor diferencia entre trastorno antisocial y trastorno disocial o de conducta es:

  • Trastorno antisiocial: No se diagnostica en menores de 18 años.
  • Trastorno disocial o de conducta: Se diagnostica a menores de 18 años

Además de esta diferencia fundamental existen otras diferencias menores entre el trastorno antisocial y el trastorno disocial en las que profundizaremos más adelante en los criterios diagnósticos.

En este punto es importante resaltar que existe otro tipo de trastorno de conducta denominado trastorno negativista desafiante que tiene que tiene algunos puntos en común con el trastorno al disocial, sin embargo, es menos grave. Por eso es muy importante evaluar de forma correcta al paciente para obtener un diagnóstico preciso y no dar lugar a equívoco.

Existen algunos profesionales que creen que más que tres trastornos diferenciados (trastorno negativista, trastorno disocial y trastorno antisocial), podríamos estar hablando de un continuo, de menos a más grave. El trastorno negativista es el menos grave de los tres, sin embargo, si no se trata, puede derivar en trastorno disocial, y llegar a evolucionar a trastorno antisocial.

¿Cómo es una persona con Trastorno antisocial? Síntomas

Una persona con trastorno antisocial de la personalidad siente poca o ninguna empatía hacia los demás, y no ve el problema en desafiar o romper la ley para su propio beneficio. El trastorno normalmente comienza en la infancia, y continúa hacia la adolescencia y la adultez.

Estas personas pueden ser encantadoras en la superficie, pero tienden a volverse irritables, agresivas e irresponsables. Puede que tengan quejas somáticas e intentos de suicidio. Debido a sus tendencias manipulativas, es difícil saber si mienten o dicen la verdad. Pueden ser arrogantes.

Suelen ser impulsivas, realizan actos sin pensar en las consecuencias. Pueden ser temerarios, lo que se traduce en conductas como la conducción de riesgo, conducta sexual de riesgo o abuso de sustancias. Tienen dificultades para mantener un empleo y suelen tener muchas parejas sexuales, pero rara vez se comprometen. Suelen ser padres irresponsables.

Síntomas del trastorno antisocial

  • Incapacidad de cumplir las normas sociales y respetar las normas. Lo que suele dar lugar a arrestos.
  • Tendencia a la mentira y la falsedad. Mienten repetidamente, usan alias, estafan a los demás para el propio beneficio o el propio placer.
  • Impulsividad o incapacidad de hacer planes.
  • Irritabilidad y agresividad, que se muestran repetidamente como peleas físicas o agresiones.
  • Conductas temerarias que implican indiferencia por la seguridad de uno mismo o los demás.
  • Irresponsabilidad consistente, dificultad para mantener un empleo o cumplir las obligaciones financieras.
  • Falta de remordimiento, indiferencia hacia el sufrimiento de los demás y racionalizar el haber herido, maltratado o robado a otra persona.

¿Cómo es una persona con trastorno de conducta o disocial? Síntomas

  • Presentan muy poca empatía: no se preocupan por los sentimientos o bienestar de los demás.
  • Percibe las intenciones de los demás como agresivas u hostiles.
  • Baja autoestima, intolerancia a la frustración, arrebatos emocionales, imprudencia.
  • Inicio temprano en actividades sexuales, fumar, beber alcohol, y consumo de otros tóxicos. Lo que empeora el funcionamiento del organismo.
  • Suele asociarse con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, aprendizaje, relacionados con sustancias, ansiedad o trastornos del estado de ánimo.
  • Puede ser un trastorno secundario a otro trastorno mental.
  • Puede evolucionar a un trastorno antisocial de la personalidad.
  • Alta prevalencia de ideación suicida, tentativa suicida y suicidio consumado.
CogniFit tecnología líder en envaluaciones neuropsicológicas y rehabilitación cognitiva

CogniFit programa científico líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones

Ejemplos de comportamientos antisociales

Tener comportamientos antisociales no significa que tengas un trastorno. De hecho, durante la adolescencia es común que existan este tipo de conductas, pero es parte del proceso de convertirse en adulto. Aquí te damos algunos ejemplos de conductas antisociales.

Comportamiento agresivo y destructor

  • Destruir o dañar la propiedad, bien sea pública o privada, vandalismo: graffitis, quema de contenedores, dejar o tirar basura en la calle.
  • Agredir física o verbalmente a personas o animales
  • Amenazar e intimidar.
  • Agresión sexual o violación
  • Conducción temeraria que viola las normas de circulación, poniendo en riesgo la seguridad de uno mismo y de los demás, como sobrepasar los límites de velocidad.

Falsedad y engaño

  • Mentir.
  • Estafar.
  • Tener varias identidades.

Violación de las reglas y derechos de los demás

  • Robos y hurtos
  • Molestar a los demás, bien sea gritando, con música excesivamente alta, ocupando toda la acera…
  • Irrumpir en propiedad ajena.
  • Faltar a clase o al trabajo
  • Aprovecharse de los demás.
  • Uso de sustancias

Factores de riesgo que contribuyen al desarrollo del Trastorno antisocial

  • Haber tenido un trastorno de conducta en la infancia
  • Haber sufrido de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)
  • Infancia problemática, vida familiar violenta o inestable.
  • Haber sufrido abuso infantil, malos tratos o negligencia.
  • Factores géneticos de riesgo
  • Antecedentes parentales de trastorno antisocial, otros trastornos personalidad o problemas psicológicos.

Causas del Trastorno antisocial de la personalidad

Las causas específicas para el trastorno antisocial son desconocidas. Como la mayoría de problemas de salud mental hay evidencia de que existen ciertos rasgos heredables. Pero una vida familiar disfuncional aumenta la probabilidad del desarrollo de este trastorno.

Causas biológicas

  • Una teoría sugiere que ciertas anormalidades en el desarrollo del sistema nervioso pueden causar Trastorno antisocial. Algunas de estas anormalidades pueden estar detrás de algunos problemas del aprendizaje, enuresis persistente e hiperactividad.
  • Algunos estudios sugieren que si la madre ha fumado durante el embarazo, su hijo está en riesgo de desarrollar conducta antisocial. Esto se explica porque fumar desciende los niveles de oxígeno, lo que puede resultar en daños en el cerebro del feto.
  • Estudios de imagen cerebral sugieren que una función cerebral anormal es la causa de este trastorno. Por ejemplo, el neurotransmisor serotonina se relaciona con la conducta impulsiva y agresiva. Los lóbulos temprales y la corteza prefrontal ayudan a regular el estado de ánimo y la conducta. Puede ser que la causa del trastorno antisocial sea un funcionamiento anormal en los niveles de serotonina o en estas regiones cerebrales.

Causas ambientales

  • El entorno social y familiar también contribuye al desarrollo de la conducta antisocial. Los padres de niños con estos problemas frecuentemente muestran ellos mismos altos niveles de conductas antisociales.
  • En casos de crianza de acogida y adopción, privar a un niño pequeño de un vínculo emocional significativo puede dañar su habilidad de formar relaciones íntimas y de confianza. Los niños que pasan de un cuidador a otro pueden encontrar dificultades para establecer apego emocional apropiado con figuras adultas.
  • Una disciplina laxa o una inadecuada supervisión se ha se ha relacionado con una conducta antisocial en niños. Los padres que se implican monitorizan la conducta del niño, estableciendo reglas y comprobando que son cumplidas. Una buena supervisión paterna es menos probable en familias desestructuradas, porque los padres pueden no estar disponibles, y si son padres antisociales no tienen motivación para vigilar a sus hijos. También influye el tamaño de la familia, cuanto mayor sea, menos atención puede recibir cada hijo.
  • Un niño que crece en una familia desordenada puede llegar al mundo adulto dañado. Sin haber desarrollado vínculos fuertes, se vuelve egoísta e indiferente a los demás. La falta de disciplina consistente da lugar a una pobre consideración por las normas y a la recompensa a largo plazo, lo que facilita su impulsividad. No tiene modelos apropiados de conducta y aprende a usar la agresión para resolver conflictos. También falla en desarrollar la empatía y la preocupación por los demás.
  • Los niños antisociales tienden a elegir a compañeros de juegos similares, ya que los niños agresivos suelen ser rechazados por los compañeros. Esto impide crear vínculos sanos entre iguales. Estas relaciones pueden animarles y a recompensar la conducta antisocial.
  • El abuso infantil también se ha asociado a la conducta antisocial. Esto no es sorprendente porque muchos de ellos han crecido en ambientes negligentes y a veces violentos. Lo que les sitúa en una situación de vulnerabilidad fomentando que se conviertan en víctimas. Además, el abuso se convierte en una forma aprendida de relacionarse con los demás, perpetuando esta conducta con los demás.
  • También se ha dicho que el abuso físico puede ser especialmente negativo porque puede resultar en daño cerebral. Los eventos traumáticos pueden alterar el desarrollo del sistema nervioso central, un proceso que continua hasta la adolescencia. Esto se puede deber a una liberación exagerada de hormonas y otros químicos debido a los eventos estresantes que pueden alterar el patrón normal de desarrollo.

Tipos del trastorno antisocial

Tradicionalmente se han diferenciado dos perfiles de personalidades antisociales: el psicópata o psicópata primario, y el sociópata o psicópata secundario. Sin embargo en la realidad, no es tan común ver dos perfiles “puros”.

  • Psicópata: El rasgo más característico del psicópata es la frialdad emocional. No sienten empatía, utilizan a los demás en su propio beneficio, son manipuladores y mentirosos. Son fríos y calculadores. Generalmente, los psicópatas no responden a ningún tratamiento psicológico, por lo que su pronóstico es muy desalentador. De hecho, el tratamiento puede conseguir el efecto contrario del deseado.
  • Sociópata: El sociópata se caracteriza por la impulsividad. Por ello rompen las normas. Tienen mayores niveles de empatía que los psicópatas, aunque su registro emocional está más reducido que en la población general. Suelen dejarse llevar por la ansiedad. El tratamiento psicológico para este perfil puede ser de ayuda. En prisión es más común que aparezca este perfil, ya que son arrestados con mayor facilidad, y no se integran tan bien como los psicópatas en la sociedad.

Trastorno antisocial en niños

Como hemos dicho, los menores de 18 años no pueden ser diagnosticados de ningún trastorno de personalidad, porque se considera que todavía no han desarrollado totalmente su personalidad. Antes de los 18 años, si existen conductas antisociales (ver apartado de diagnóstico), se diagnosticará de trastorno disocial.

Trastorno antisocial y trastorno disocia

Trastorno antisocial en niños

Trastorno disocial y su relación con el TDAH

Las estadísticas sugieren que entre un 20 y un 40 por ciento de niños con TDAH desarrollan trastorno disocial. La investigación ha mostrado que los niños que no reciben un adecuado y temprano tratamiento para el TDAH tienen problemas a medida que se acercan a la adultez. Pueden tener dificultades para mantener un trabajo, muestran agresión y muestran conductas antisociales y ruptura de normas.

¿Por qué ocurre esto? Un niño con TDAH va a tener dificultades para prestar atención y va a tender a la impulsividad. Va a tener problemas académicos, familiares y sociales. Se va a sentir muy mal, y su autoestima se va a ver resentida. Con el fracaso repetido, va a dejar de esforzarse “¿Para qué lo voy a intentar, si siempre me sale mal?”. Va a dejar de hacer los deberes, estudiar, hará novillos, se juntará con otros como él. Y así es cómo irá desarrollando conductas antisociales.

Por ello es muy importante detectar y tratar el TDAH a tiempo, para evitar complicaciones y evitar que la autoestima se resienta.

Diagnóstico del Trastorno antisocial y disocial de la personalidad

El diagnóstico de cualquier trastorno mental lo debe hacer un psiquiatra o un psicólogo con formación en psicología clínica.

Diagnóstico del Trastorno Antisocial de la Personalidad

El Trastorno de Personalidad Antisocial, según el (DSM V) se caracteriza por un patrón persistente de inatención y vulneración de los derechos de los demás. Esto produce desde los 15 años de edad, y que se manifiesta por 3 o más de los síntomas siguientes:

  1. Incapacidad de cumplir las normas sociales y respetar las normas. Lo que suele dar lugar a arrestos.
  2. Tendencia a la mentira y la falsedad. Mienten repetidamente, usan alias, estafan a los demás para el propio beneficio o el propio placer.
  3. Impulsividad o incapacidad de hacer planes.
  4. Irritabilidad y agresividad, que se muestran repetidamente como peleas físicas o agresiones.
  5. Conductas temerarias que implican indiferencia por la seguridad de uno mismo o los demás.
  6. Irresponsabilidad consistente, dificultad para mantener un empleo o cumplir las obligaciones financieras.
  7. Falta de remordimiento, indiferencia hacia el sufrimiento de los demás y racionalizar el haber herido, maltratado o robado a otra persona.

Para el diagnóstico de este trastorno se ha de tener como mínimo 18 años.

Diagnóstico del Trastorno de conducta o trastorno disocial

Para diagnosticar el trastorno de conducta, se han de cumplir los siguientes criterios.

A. Un patrón repetitivo y persistente de conducta, que se basa en una falta de respeto de los derechos básicos de otros, las normas o reglas sociales propias de la edad. Esto se manifiesta en los 12 últimos meses con al menos tres de los siguientes criterios.

  1. acosa, amenaza o intimada a otros.
  2. Inicia peleas con frecuencia.
  3. Ha usado un arma que puede provocar serios daños a terceros (p. ej., un bastón, un ladrillo, una botella rota, un cuchillo, un arma).
  4. Ejerce crueldad física hacia personas.
  5. Ha ejercido crueldad física hacia animales.
  6. Ha robado enfrentándose a una víctima (p. ej., atraco, robo de un monedero, extorsión, atraco a mano armada).
  7. Agrede sexualmente a alguien.
  8. Prende fuego deliberadamente con la intención de provocar daños graves.
  9. Ha destruido deliberadamente la propiedad de alguien (pero no por medio del fuego).
  10. Ha invadido la casa, edificio o automóvil de alguien.
  11. Con frecuencia miente o engaña para obtener objetos o favores, o para evitar obligaciones .
  12. Ha robado objetos de valor no triviales sin enfrentarse a la víctima (p. ej., hurto en una tienda sin violencia ni invasión; falsificación).
  13. Rompe las normas o prohibiciones familiares con frecuencia, empezando antes de los 13 años.
  14. Ha pasado una noche fuera de casa sin permiso mientras vivía con sus padres o en un hogar de acogida. Por lo menos dos veces o una vez sí estuvo ausente durante un tiempo prolongado.
  15. Hace novillos en la escuela con frecuencia, empezando antes de los 13 años.

B. El trastorno del comportamiento provoca un malestar clínicamente significativo en las áreas social, académica o laboral.

C. Si la edad del individuo es de 18 años o más, no se cumplen los criterios de trastorno de la personalidad antisocial.

Se especifica si tiene emociones prosociales limitadas, falta de remordimientos o culpabilidad, si es insensible o le falta empatía, si es despreocupado por su rendimiento o si carece de expresión emocional o esta es superficial.

Test Depresion CogniFit

Evaluación clínica Test Depresión Online de CogniFit ¿Tienes dudas sobre si puede ser Depresión? ¿Quieres conocer si existe deterioro cognitivo asociado a este trastorno? Realiza este potente test clínico online, y descubre en menos de 30-40 minutos el funcionamiento de importantes procesos cognitivos, su relación con la depresión, nivel de riesgo ¡y mucho más!

Tratamiento del trastorno antisocial

Como todos los trastornos de personalidad, el trastorno antisocial es difícil de tratar. La personalidad no se puede cambiar. Pero si es posible cierto margen de mejora, sobre todo a modificar la expresión conductual, ayudándolos a que se integren mejor en la sociedad.

El paciente que acepta la terapia sólo como forma de evitar la cárcel no va a mejorar. La terapia tiene que ser algo más que un medio de eludir las consecuencias del comportamiento. El mayor objetivo de la terapia es que entienda cómo él se crea sus propios problemas y cómo sus percepciones distorsionadas le dificulta verse como le ven los demás.

Es difícil trabajar con estas personas,ya que suelen culpar a los demás, tienen baja tolerancia a la frustración, son impulsivos.. Además no suelen tener motivación para mejorar y no suelen ser introspectivos.

El terapeuta debe ser consciente de sus propios sentimientos y ser vigilante a los intentos del paciente a sabotear la terapia.

No hay medicamentos especialmente pensados para el tratamiento de este trastorno pero algunos pueden ayudar a reducir la agresividad.

También es necesario abordar las adicciones u otros problemas simultáneos. Aunque a veces, la única manera de controlar a estos individuos es mediante medidas carcelarias.

¿Se puede prevenir el trastorno antisocial?

No hay una forma determinada de prevenirlo, y a veces  no es posible. Pero sí vamos a tener más probabilidades de criar hijos sanos si tenemos en cuenta lo siguiente.

  • Mediante disciplina flexible, pero no laxa. Estableciendo normas que no sean rígidas, pero animando a su cumplimiento.
  • Facilitando que los niños se hagan responsables de sus actos, haciéndoles ver que sus conductas tienen consecuencias que tienen que asumir.
  • Fomentar la autonomía y la autoestima de los niños.
  • Trasmisión de valores positivos, basados en el respeto, la compresión y el amor.
  • Ser afectuosos con los niños, física y psicológicamente, de esta forma crearán vínculos de apego sanos.
  • Fomentar la empatía y la inteligencia emocional. Ayudarle a identificar las emociones propias y las de los demás, y enseñarle a manejarlas.

¿Cómo tratar con una persona con trastorno antisocial?

Una persona con personalidad antisocial puede ser muy difícil de tratar, y puede hacerte la vida imposible. Si conoces al alguien que puede tener este tipo de trastorno, si no es muy cercana lo mejor que puedes hacer es alejarte de ella. Si por el contrario es un ser querido los siguientes consejos puede serte de ayuda.

  • Sugiere que vaya a terapia. Hazlo con tacto, sin reproches ni ataques. Sin embargo, por muy bien que hagas esto, es probable que se enfade contigo de todas maneras. Se paciente.
  • No te tomes a lo personal aquello que te dice. Pueden ser personas muy hirientes, que no tienen en consideración a los demás y que te manipulan para que te creas aquello que te dicen. Se fuerte, y no te lo tomes en serio.
  • Si ejerce violencia física contra tí, denúncialo. Por mucho que lo quieras, debe aprender que lo que hace tiene consecuencias.
  • Ponle límites. Esto puede llegar a ser agotador, pero es necesario que aprenda que existen barreras que no debe sobrepasar. Hazle entender lo que no vas a permitir.
  • No entres en una escalada de violencia. Si se pone agresivo/a no actúes tu también de forma agresiva. De forma calmada dile: “estas alterado/a, cuando te calmes hablamos.” Y entonces te vas.
  • Si la situación es insostenible, aléjate. Puede ser algo muy doloroso, pero a veces, sobre todo en las que tu integridad física y psicológica está en riesgo, lo mejor es que te apartes de esta persona.

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.