Disociación y trastornos disociativos: Guía completa con preguntas y respuestas

 

¿Has sentido alguna vez que te veías como si fuera una película? ¿Has llegado a un sitio pero no recuerdas nada del trayecto? Las experiencias disociativas son comunes. Descubre en este artículo todo acerca de la disociación: qué es, los síntomas y signos, los tipos de trastornos disociativos y ejemplos, sus causas, diagnóstico, tratamiento, la disociación en niños y mucho más. Si tienes cualquier duda puedes dejarnos tu pregunta abajo y te contestaremos. 

Disociación y trastorno disociativo una guía completa

Disociación y trastorno disociativo una guía completa

¿Qué es la disociación? Definición y concepto

La disociación puede definirse como una ruptura en aspectos de la conciencia como la identidad, memoria, sensaciones físicas o ambientales. Cuando una persona experimenta síntomas graves de disociación puede ser diagnosticada con un trastorno disociativo. Los síntomas específicos dependen del tipo de trastorno que esté experimentando. Cuando estos son severos pueden interferir en la vida diaria.

Son comunes las experiencias disociativas leves y temporales. Casi 1/3 de las personas afirman haber sentido como si se estuvieran viendo en una película, un 4% dicen de sentirse así a menudo. La incidencia de estas experiencias es más alta en la juventud y va disminuyendo a partir de los 20 años.

Un 7% de la población puede haber sufrido de un trastorno disociativo en algún momento. Sin embargo estos trastornos son difíciles de identificar y pueden diagnosticarse tarde.

Test-Mental-Test-Cognitivo-CogniFit

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica debilidades y fortalezas cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Disociación y Trastorno disociativo

Cuando la disociación es grave, causa malestar significativo y deterioro de las actividades del día a día, entonces puede que hablemos de un trastorno disociativo.

Los trastornos disociativos se caracterizan por un escape involuntario de la realidad, mediante la desconexión entre pensamientos, identidad, consciencia y memoria. Personas de todas las edades, grupos sociales y estatus socioeconomico puede experimentar trastornos disociativos.

Se estima que el 2% de la población experimenta trastornos disociativos, aunque es más probable que las mujeres sean diagnosticadas frente a los hombres.

Los síntomas de un trastorno disociativo se desarrollan normalmente como respuesta a un evento traumático, como guerras o catástrofes, como defensa emocional. Situaciones estresantes pueden empeorar los síntomas y provocar problemas de funcionamiento en las actividades del día a día. Sin embargo los síntomas dependen del tipo de trastorno disociativo que tengamos delante.

Descubre en el siguiente vídeo más acerca de los trastornos disociativos (a partir del minuto 8:12). ¡Activa los subtítulos!

Tipos de trastornos disociativos

Hay varios tipos de trastornos disociativos descritos sen el manual diagnóstico de los trastornos mentales DSM:

Amnesia disociativa

El síntoma principal es la dificultad de recordar información importante sobre uno mismo. La amnesia puede rodear un evento concreto, como un abuso o, más raramente, información sobre la identidad o historia vital. La aparición de la amnesia disociativa suele ser repentina, y puede durar minutos, horas, días o menos frecuentemente, meses o años.

Trastorno de despersonalización

Este trastorno implica sentimientos de separación de nuestras acciones, sentimientos, pensamientos y sensaciones, como si estuviéramos viendo una película o nos viéramos desde fuera. A veces estas personas pueden sentir como que el mundo no es real (desrealización). SE Una persona puede experimentar despersonalización, desrealización o ambas. lA Edad media de inicio son los 16 años, aunque pueden empezar en la infancia. Menos del 20% de las personas con este trastorno tiene episodios más tarde de los 20 años.

Trastorno de identidad disociativo

Anteriormente conocido como trastorno de personalidad múltiple, este trastorno se caracteriza por la alternancia de múltiples identidades o facetas de la propia persona. Quien lo padece puede sentir que una o más voces están intentando tomar el control en su cabeza. A veces esas identidades pueden tener nombres únicos, características y voces. Estas personas experimentan lagunas en su memoria de eventos del día, información personal y trauma. Las mujeres son diagnosticadas de este trastorno más frecuentemente. Los hombres tienden a negar los síntomas e historias traumáticas y exhiben una conducta más violenta antes que amnesia o estados de fuga. Esto puede incrementar los falsos diagnósticos.

Síntomas de la disociación

Los síntomas de la disociación son diferentes dependiendo del tipo de disociación. Algunos de los síntomas que se definen en el DSM 5 son los siguientes:

  • Incapacidad para recordar eventos personales importantes de una forma que no pueda ser explicada por un olvido cotidiano o una condición médica (amnesia).
  • Confusión y vagabundeo (fuga disociativa).
  • Dos o más identidades o personalidades no integradas en una persona.
  • Traspaso del control conductual de cada identidad.
  • Sentimientos de que los objetos del mundo externo cambian de tamaño y de forma.
  • Sentimiento de que las personas son autómatas e inhumanas.

Cuando una persona experimenta un trastorno disociativo, estos síntomas provocan un malestar significativo y deterioro del funcionamiento cotidiano en áreas como la escolar, laboral, familiar o social.

Entrenamiento cognitivo

CogniFit programa científico líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones

Signos de disociación

Además de los síntomas hay signos que nos pueden indicar que hay riesgo de disociación o que un episodio disociativo va a tener lugar:

  • Problemas de salud mental como depresión, ansiedad, pensamientos y conducta suicida.
  • Sensación de distanciamiento de uno mismo, verse a uno mismo como si fuera una película.
  • Sentido de la identidad poco claro.
  • Estrés significativo o problemas en las relaciones, trabajo u otras áreas importantes.
  • Presencia de varias personas hablando o viviendo en tu cabeza, o el sentimiento de ser controlado por otra identidad.

Los signos y síntomas pueden aparecer de forma intermitente o durar varios años.

Causas de la disociación

Las causas del desarrollo de síntomas de disociación incluyen trauma, a menudo trauma prolongado como abuso físico o sexual en la infancia. El estrés de guera o por desastres naturales puede provocar también disociación. La disociación es más frecuente en niños.

La disociación es un mecanismo de afrontamiento para separar a la persona del evento traumático y los recuerdos del evento traumático. Los niños encuentran particularmente fácil salir de si mismos, ya que su identidad todavía está en desarrollo. La disociación puede empeorar en momentos de estrés, incluso en la edad adulta, en aquellas personas que han aprendido esta forma de enfrentarse a las situaciones.

Diagnóstico de disociación: Trastorno disociativo

disociación

Diagnóstico de la disociación

La amnesia disociativa, el trastorno de despersonalización y el trastorno de identidad disociativa tienen criterios diagnósticos particulares:

Amnesia disociativa

  • Has tenido uno o más episodios en los que no podías recordar información personal importante – habitualmente un evento traumático o estresante- o no puedes recordar tu identidad o tu historia vital. Esta pérdida de memoria no puede ser explicada por olvidos ordinarios.
  • Estas pérdidas de memoria no sólo ocurren en el curso de otro trastorno como trastorno de estrés postraumático. Tampoco se deben al alcohol u otras drogas y no es causado por una condición médica.
  • Puedes experimentar también fuga disociativa donde deliberadamente realizas un viaje o experimentas vagabundeo además de amnesia.
  • Los síntomas causan malestar significativo en varias áreas vitales.

Trastorno de identidad disociativo

  • Exhibes o los demás observan dos o más identidades o personalidades, que pueden ser descritas en algunas culturas como posesiones no deseadas e involuntarias. Cada identidad tiene su propio patrón de percibir, relacionarse y pensar.
  • Tienes lagunas de memoria recurrentes para situaciones diarias, habilidades, información personal importante, eventos traumáticos…
  • Los síntomas no son parte de una práctica cultural o religiosa culturalmente aceptada.
  • Los síntomas no se deben al alcohol, drogas o alguna condición médica. En niños esto no se debe a amigos imaginarios o juego simbólico.
  • Los síntomas causan malestar significativo e interfieren en la vida cotidiana.

Trastorno de despersonalización-desrealización

  • Tienes experiencias persistentes o recurrentes de sentirte distanciado de tí mismo como si fueras un observador externo de tus pensamietnos, sensaciones, acciones o tu cuerpo (despersonalización). O te sientes distanciado o experimentas falta de realidad en lo que te rodea como si estuvieras en un sueño o el mundo estuviera distorsionado (desrealización)
  • Cuando experimentas un episodio eres consciente de que esa experiencia no es la realidad.
  • Tus síntomas no ocurren en el curso de otro trastorno mental como la esquizofrenia o trastorno de pánico u otro trastorno disociativo. Los síntomas no se pueden explicar por los efectos de sustancias o condiciones médicas (como la epilepsia del lóbulo temporal)
  • Los síntomas causan estrés y malestar significativo.
Test Depresión

Evaluación clínica Test Depresión Online de CogniFit ¿Tienes dudas sobre si puede ser Depresión? ¿Quieres conocer si existe deterioro cognitivo asociado a este trastorno? Realiza este potente test clínico online, y descubre en menos de 30-40 minutos el funcionamiento de importantes procesos cognitivos, su relación con la depresión, nivel de riesgo ¡y mucho más!

Tratamiento de la disociación ¿El trastorno disociativo se cura?

El tratamiento principal para la disociación o trastornos disociativos la terapia psicológica. Durante la terapia se discutirán las experiencias de disociación y se enseñarán técnicas de afrontamiento. Una vez que se hayan aprendido y resulten efectivas, se indagará acerca del trauma que causó la disociación para abordarla, procesarla y superarla.

Algunos fármacos pueden utilizarse para disminuir los síntomas disociativos:

  • Ansiolíticos
  • Antidepresivos
  • Antipsicóticos
  • Anticonvulsivos

Técnicas como el EMDR  pueden ser útiles para procesar el trauma.

Con el tratamiento apropiado muchas personas son capaces de superar los síntomas y mejoran su habilidad para funcionar y vivir de forma productiva.

Ejemplos de disociación

A veces nos cuesta identificar experiencias disociativas. A continuación traemos algunos ejemplos de personas que han vivido experiencias de disociación.

“Cuando un libro me atrapa, pierdo la noción del tiempo”.
“Siento que, de alguna manera, mi cuerpo no hace lo que mi cabeza quiere hacer”.
“Mi mente vaga y entro y salgo. Sólo quiero salir de mi mismo. A ningún sitio realmente, pero no aquí”
“Tengo problemas para recordar lo que he dicho en una presentación después de terminar”.
“Estaba en casa con mi madre, y todo era irreal. Sabía que ella era mi madre, pero tenía la sensación de que realmente no era mi madre”.
“A veces exploto con mi marido, y después no puedo recordar lo que he dicho.”
“Es como ver una película en mi cabeza. ¿Sabes? como cuando estás viendo una película y te absorbe. Y te olvidas de quien eres, donde estás, qué hora es o qué ocurre en tu vida”.
“Puedo preocuparme tanto por lo que las personas piensan de mi o esperan de mi que para cuando voy a hablar me pierdo. Me pierdo a mi mismo”.
“No puedo recordar si realmente ha pasado o me lo he imaginado”.
“Es como estar aturdido, sabes que estás haciendo algo pero sientes como si fuera otra persona la que lo está haciendo. Te ves a ti mismo desde la distancia. ¿No le ha pasado a todo el mundo alguna vez?”.
“No me siento como yo mismo; siento como si otra persona estuviera dentro de mi”.
“No me dejé a mi mismo sentir nada sobre mi divorcio hasta después de haberme divorciado. Mi parte emocional se apagó por el estrés”.
“Me siento como una concha, vacío por dentro”.
“Una ola de emoción muy poderosa me invade, y no siento control de mi misma. Siento que esta persona va a hacer lo quiera y yo estoy en la esquina indefensa esperando a ver qué pasa”.

Disociación en niños

Síntomas de disociación en niños

Los niños que sufren problemas de disociación puede mostrar síntomas que pueden ser confundidos con otros problemas psicológicos. Estos niños pueden tener desmayos, no responder o fallos de memoria. Pueden también mirar al infinito, olvidar partes de su vida o de lo que estaban haciendo hace un momento, o actuar como si se acabaran de despertar cuando se les llama la atención. Esto, sumado a cambios repentinos en sus nivelse de actividad (letárgico y en el momento siguiente hiperactivo) puede confundirse con TDAH o Trastorno Bipolar.

Otros síntomas disociativos puede ser cambios dramáticos y anormales en el estado de ánimo, personalidad, actuar socialmente de forma inapropiada… Todo ello puede dificultar el diagnóstico correcto.

Causas de la disociación en niños

Esta tendencia a verse como fragmentos separados de sí mismos, a menudo es resultado de haber experimentado un trauma, abuso o negligencia parental, tanto como víctima como testigo. Aunque no se ha identificado una única causa para este fenómeno.

Muy relevante es el tipo de apego que se ha establecido con el niño. Según la teoría del apego, el cuidador, idealmente, sirve como una base segura a partir de la cual el niño recibe apoyo y explora el mundo. Pero cuando el cuidador maltrata al niño, se comporta de forma imprevisible, crea expectativas no realistas para el niño… el apego puede convertirse en desorganizado. El niño no sabe cómo actuar, tiene ideas contradictorias con respecto a su cuidador, dejándolo con un sentimiento de confusión difícil de reconciliar.

Esto hace que sea difícil establecer un sentido de sí mismo coherente, lo que facilita las experiencias disociativas. Incluso más confuso es cuando un niño se enfrenta al abuso, donde se tiene que proteger de alguien que en teoría le cuida y con el que tiene que mantener una relación.

Si el niño encuentra en la disociación una forma de afrontamiento, esto le hace más fácil continuar con su vida con esa persona que si fueran totalmente conscientes.

A menudo, los padres y cuidadores de estos niños, han sufrido a su vez ese tipo de trato por parte de sus propios padres, transmitiendo el patrón a la siguiente generación.

¿Cómo prevenir la disociación en niños?

Los padres o cuidadores en riesgo puede contribuir a prevenir el desarrollo de síntomas disociativos en sus hijo participando en una terapia diseñada a examinar sus traumas sin resolver en la infancia. La psicoterapia puede ayudar también a que los padres aprendar cómo interactuar con sus hijos de forma consistente y responsable, así como controlar sus emociones y prevenir conductas dañinas.

De esta manera, es posible no solo ayudar a que el adulto esté en paz con sus experiencias pasadas, pero también a crear un clima familiar sano para el futuro de su hijo.

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.