Trastorno somatomorfo o trastorno de síntomas somáticos – Una guía útil

 

¿Qué ocurre cuando hay una dolencia física pero no se encuentra la causa? Los trastornos somatomorfos o de síntomas somáticos pueden estar detrás de este problema. Descubre aquí qué son los trastornos somatomorfos, los síntomas, las causas, los tipos de trastornos somatomorfos, un caso clínico, diagnóstico, tratamiento, algunos consejos ¡y mucho más! Si tienes cualquier duda o consulta, puedes dejarnos tu comentario abajo y te responderemos.

trastorno somatomorfo - Desorden de la somatización

Trastorno somatomorfo – Desorden de la somatización

¿Qué es el trastorno somatomorfo? Significado y Definición

En la anterior versión del Manual Diagnóstico DSM-IV había una categoría llamada trastornos somatomorfos, que incluía varios trastornos que implican ciertos síntomas físicos pero en ausencia de una afección médica.

Esta categoría incluía los siguientes trastornos:

  • Trastorno de somatización: Consiste en una expresión del malestar a través del cuerpo. Descubre aquí en que consiste somatizar.
  • Trastorno somatomorfo indiferenciado: Se diagnostica cuando se experimentan síntomas físicos sin causa orgánica pero no cumple criterios para el trastorno de somatización.
  • Trastorno de conversión: síntomas neurológicos sin una base médica clara.
  • Trastorno por dolor: la característica principal es el dolor experimentado en una o varias zonas del cuerpo sin ninguna correspondencia con enfermedades médicas.
  • Hipocondría: Consiste en el miedo a la enfermedad con continuas comprobaciones de salud.
  • Trastorno dismórfico corporal: Se basa en la obsesión con algún o algunas características físicas y la necesidad de comprobarlas continuamente. Actualmente se considera un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Trastorno somatomorfo no especificado: contiene síntomas de trastornos somatomorfos pero no los suficientes como para diagnosticar ninguno de ellos.

En la última versión del manual, DSM-5, la categoría ha cambiado, pasando a llamarse trastornos de síntomas somáticos. Dentro de la cual encontramos:

  • Trastorno de síntomas somáticos: Es el mismo que en la versión anterior.
  • Trastorno de ansiedad por enfermedad: Se corresponde con la hipocondría.
  • Trastorno de conversión: Es el mismo que en la anterior versión
  • Factores psicológicos que afectan a otras condiciones médicas
  • Trastorno facticio o síndrome de Münchhausen: Consiste en producirse deliberadamente daños y síntomas físicos para ser atendido y adoptar el rol de enfermo.
  • Otros trastornos de síntomas somáticos específicos: como la pseudociesis o embarazo psicológico.

Todos estos trastornos tienen en común la relevancia de los síntomas somáticos asociados a un gran malestar e interferencia con la vida cotidiana. Estas personas hacen uso frecuente de atención primaria y otros servicios sanitarios, mientras que es menos común que acudan a salud mental.

Excepto en el trastorno facticio, las personas con trastornos somatomorfos o somáticos no fingen sus síntomas, su experiencia de dolor y malestar físico la sienten como real, haya o no una explicación a ese dolor.

Evaluacion mental - CogniFit

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica debilidades y fortalezas cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Síntomas de los trastornos somatomorfos y somáticos

Los síntomas pueden ser muy diversos dependiendo del trastorno y pueden implicar a uno o más órganos o sistemas corporales. Pueden ser los siguientes:

  • Dolor
  • Problemas neurológicos
  • Quejas gastrointestinales
  • Síntomas sexuales

Dependiendo de qué trastorno somatomorfo tengamos delante los síntomas serán unos u otros. En el apartado de tipos de trastornos somatomorfos explicamos brevemente los síntomas de cada uno.

Tipos de trastornos somatomorfos y somáticos

Trastorno somatomorfo por dolor

En el trastorno somatomorfo por dolor el síntoma principal es el dolor de una o más áreas anatómicas.

  • El dolor no puede ser atribuido a una enfermedad médica.
  • El dolor causa malestar significativo y deterioro en áreas sociales, académicas o laborales.
  • Los factores psicológicos juegan un papel importante en el desarrollo, severidad y mantenimiento del dolor.
  • El dolor no se produce de forma intencional o debido a un trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad o psicosis.

Puede haber tres tipos de trastorno del dolor:

  • Dolor asociado a factores psicológicos
  • Dolor asociado a una condición psicológica y médica general.
  • Dolor asociado a una condición médica general

Trastorno de síntomas somáticos

El trastorno de síntomas somáticos consiste en que la persona centra su atención en síntomas físicos, como dolor, debilidad, etc. Esto resulta en un gran malestar  y problemas de funcionamiento. Tiene pensamientos, sentimientos y conductas excesivos relacionados con los síntomas físicos. Estos pueden estar o no relacionados con una condición médica diagnosticada. La persona los experimenta y cree que está enferma (no lo está fingiendo).

Una persona no puede ser diagnosticada de este trastorno sólo porque no se haya identificado la causa médica para un síntoma físico. El énfasis está en la medida en que los pensamientos, emociones y conductas relacionadas con los síntomas son excesivos o desproporcionados.

trastorno somatomorfo

Trastorno de síntomas somáticos

Trastorno por conversión

El trastorno por conversión, también llamado Trastorno de Síntomas Neurofuncionales se diagnostica cuando alguien tiene síntomas neurológicos que no tienen causa médica. Por ejemplo los pacientes pueden tener síntomas cómo:

  • Debilidad o parálisis
  • Movimientos anormales (temblor o marcha inestable)
  • Cegera
  • Pérdida de audición
  • Perdida de sensaciones o insensibilidad.

Podría decirse que el cuerpo convierte el estrés psicológico y emocional en una respuesta física. Aunque no está clara la causa específica de este trastorno, los expertos creen que es una forma que tiene el cerebro de manejar la sobrecarga emocional. Casi siempre lo dispara las situaciones estresantes y otros trastornos mentales. Los síntomas normalmente se desarrollan de forma repentina.

Generalmente son más mujeres que hombres quienes lo sufren. Y es más probable que lo experimenten perosnas con una historia de trauma emocional y aquellos que tienen dificultades para expresar sus emociones.

Trastorno facticio o Síndrome de Münchhausen

Una persona que sufre trastorno facticio genera, finge o exagera enfermedades físicas o mentales, cuando no está realmente enfermo. También es posible que cree enfermedades o daños a otra persona, normalmente más débil o vulnerable (niños o ancianos) a su cargo. En este caso hablamos de trastorno facticio por poderes.

Pueden mentir o fingir síntomas, herirse a sí mismos  o a otras personas, falsificar análisis…

Esta persona no parece beneficiarse de la situación que crea, sino que lo hacen por una necesidad de llamar la atención, situarse en el rol de enfermo y ser cuidada. Se relaciona con severas dificultades emocionales. En ocasiones sufren de otros problemas mentales, como trastornos de personalidad.

Causas de los trastornos somatomorfos

Aunque no existe una causa única, hay una serie de factores que pueden contribuir al desarrollo de los trastornos somatomorfos o de síntomas somáticos.

  • Factores genéticos o biológicos, como una hipersensibilidad al dolor.
  • El tipo de personalidad: Rasgos de la personalidad como el neuroticismo, la tendencia a la preocupación y ansiedad favorecen el desarrollo de trastornos somatomorfos. Los rasgos antisociales también influyen.
  • Factores familiares: las influencias genéticas y el entorno familiar pueden influir en el desarrollo de este tipo de trastornos.
  • Experiencias traumáticas tempranas, como la violencia y el abuso.
  • Incapacidad de procesar las emociones. Esto puede hacer que se desplace la atención de los aspectos emocionales a los síntomas físicos.
  • Aprendizaje: Las personas pueden transferir las dificultades emocionales a los síntomas físicos debido a la atención recibida, los beneficios percibidos de encontrarse enfermo (evitar ciertas actividades incómodas), la falta de atención recibida para la expresión no somática del malestar…
  • Influencia de las normas culturales y sociales, que devalúan y estigmatizan el sufrimiento psicológico comparado con el sufrimiento físico.

Factores de riesgo de los trastornos somatomorfos

Algunos factores pueden incrementar el riesgo de desarrollar un trastorno, tales como:

  • La presencia de problemas de ansiedad o depresión
  • Haber sufrido alguna enfermedad o estar convaleciente
  • Historia familiar de alguna enfermedad.
  • Haber sufrido eventos estresantes, violencia o trauma.
  • Historia de abuso sexual en la infancia.
  • Un estado socioeconómico bajo y bajo nivel educativo.
  • Historia de abuso de drogas o alcohol

Caso clínico trastorno somatomorfo por somatización

Para entender el alcance de este trastorno vamos a resumir un caso clínico descrito en este informe de caso.

Un hombre de 72 años llegó a emergencias por ideación suicida (pensamients de acabar con su vida). Había tenido durante 3 semanas un estado de ánimo deprimido, aislamiento social y un contexto de dolor crónico.

El paciente vive con su mujer y no tiene hijos. Se casó a los 50 años. No tiene completa la educación obligatoria y ha estado jubilado desde los 45 años.

Su mujer informó que tuvo otros dos intentos de suicidio, meses anteriores y años previos. Tiene bajo estado de ánimo, agitación y problemas de sueño.

Afirma que el empeoramiento de su estado de ánimo fue desencadenado por un episodio de ardor doloroso en las piernas. Dijo que ese dolor duraba 30 años, pero ahora se preocupaba de que pudiera ser algún problema de salud serio.

Admitió que había expresado su intención suicida en el intento de ser admitido en el hospital y que investigaran su dolor. El paciente explicó que recientemente el propietario de su casa había muerto de cáncer, lo que le había hecho preocuparse de que pudiera tenerlo también. Incluso le propuso a su mujer que se mudaran por miedo a contraer cáncer.

Durante la entrevista se encontró una conducta apropiada, bueno contacto visual, discurso normal. Su estado de ánimo bajo y emocionalmente reactivo. Su cognición normal pero la evaluación encontró un deterioro cognitivo leve.

El diagnóstico principal fue de dolor crónico, con diagnósticos adicionales (trastorno depresivo persistente, trastorno de ansiedad no especificado. También se detecterano rasgos de personalidad narcisistas y dependientes, dependencia a los opiáceos y conflicto marital.

El paciente visitó la sala de emergencias 71 veces desde 1994 al 2015. En 20 de esas visitas la razón fue dolor musculoesquelético, en la pierna, cuello, hombros y lumbares. En 16 de las visitas se le atendió en los servicios de psiquiatría.

En el pasado ha sido tratado con antidepresivos y ansiolíticos, así como medicación para el dolor.

El paciente mostró un alto grado de preocupación por varios síntomas somáticos. Inicialmente se preocupaba de síntomas respiratorios, temía toser porque le preocupaba que le provocara una protusión discal. Tenia miedo de dormir por si se ahogaba.

Su ideación suicida y el estado de ánimo bajo eran reactivos a los síntomas somáticos, y fluctuaban diariamente. Le preocupaban intensamente sus síntomas y describía su condición como “parálisis” en las piernas, a pesar de su capacidad par caminar.

Hizo uso de los servicios sanitarios muchas veces para investigar su dolor de pierna. Otras veces solicitó la eutanasia o la amputación de ambas piernas. Hace caso omiso a las sugerencias y no está dispuesto a discutir.

Diagnóstico del trastorno somatomorfo

Habitualmente el medico de familia o médico general es incapaz de encontrar ningun problema, incluso después de tests y exámenes exhaustivos. La persona se precupa de que no se encuentre la causa de sus síntomas. En este momento es posible que se le derive a salud mental para llevar a cabo evaluaciones y el manejo de síntomas.

Se recomienda un diagnóstico de síntomas somáticos (ya que el diagnóstico de trastorno somatomorfo ya no está en vigor) bajo las siguientes circunstancias:

  • Gran variedad de síntomas en diferentes partes del cuerpo.
  • Los síntomas son vagos y sin correspondencia orgánica.
  • El curso crónico es más largo de 6 meses.
  • Existe algún trastorno psiquiátrico, como ansiedad o depresión.
  • Hay una larga historia de análisis médicos.
  • Rechazo por especialistas previos.

Tratamiento del trastorno somatomorfo

Los pacientes con trastornos somatomorfos  creen que sus síntomas tienen causas físicas, a pesar de la falta de evidencia. O si hay una condición médica subyacente, no entienden que es excesivo el malestar que están experimentando. Puede que rechacen las sugerencias de que factores psicológicos pueden estar influyendo en sus síntomas. Es por ello por lo que el tratamiento suele ser complicado.

Es necesario que un sólo médico, especializado en este tipo de trastornos maneje estos casos y así evitar test y tratamientos innecesarios.

El tratamiento ha de centrarse en mejorar el funcionamiento diario, no los síntomas específicos. Es importante no infravalorar los síntomas del paciente y emitir sentencias como “es psicológico, no tienes nada“. Es importante escuchar las quejas y centrarse en la funcionalidad, no en los síntomas.

La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a aliviar los síntomas:

  • Reduciendo los niveles de estrés y la preocupación por los síntomas.
  • Manejando las distorsiones cognitivas y creencias poco realistas
  • Manejando otros problemas psicológicos, como ansiedad y depresión
  • Aconsejando a los familiares

La terapia farmacológica no juega un papel primordial a no ser que existan problemas asociados como ansiedad o depresión que pueden ser tratados con ansiolíticos o antidepresivos.

Entrenamiento cognitivo

CogniFit programa científico líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones.

Consejos para el manejo de los trastornos somatomorfos

Además de la terapia psicológica se dan ciertas recomendaciones que pueden mejorar el estado de ánimo general y por ende la preocupación y la intensidad de los síntomas.

  • Controla el estrés y la ansiedad mediante técnicas de relajación, como el yoga, la meditación mindfulness, la respiración.
  • Evita el alcohol y el abuso de sustancias.
  • Come de forma saludable, una alimentación basada en frutas, verduras y cereales integrales.
  • Haz ejercicio de forma regular, adaptado a tu condición física. Aunque notes los síntomas o ciertas molestias es importante que eso no frene tu vida.
  • Mantén una buena higiene del sueño, e intenta dormir al menos 8 horas cada día.
  • Participa en las reuniones familiares y sociales.

 

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.