Valentía: Buscando desafíos y superando obstáculos

valentía

Valentía. En 1967, el maratón de Boston fue un evento solo para hombres. Aún así, Kathrine Switzer se convirtió en la primera mujer en ejecutarlo y completarlo. Tuvo que registrarse ocultando su nombre de mujer, pero gracias a su coraje, cambiado la historia del deporte y el running. Muchos médicos y entrenadores sintieron que la distancia de 42.195 kilómetros no la podían completar las mujeres. Durante la carrera, los organizadores intentaron arrancarle el dorsal y descalificarla. Sin embargo, logró cruzar la meta en 4 horas y 20 minutos, acompañada de su novio, demostrando que las mujeres podían completar la clásica distancia de 42 km.

Después de 50 años, Katherine Switzer volvió al maratón de Boston y cruzó la línea de meta 4 horas y 44 minutos después a los 70 años. los ancianos . si nos preguntamos que es la valentia la gente podría decir "a se que lo tienes todo contra ti y aún así, enfrentar todos los obstáculos para hacer realidad tus sueños”. 

¿Qué es la valentía? -Definición

De niños, ¿todos hemos tenido héroes? ¿Todos hemos jugado a policías y ladrones? “¡Hago de policía porque no quiero ser un mal tipo!”. La valentía es una característica muy valorada en la sociedad. Sin embargo, cuando llega el momento, muchos de nosotros no actuamos con valentía en algunas situaciones.

El diccionario Merriam-Webster establece la valentía como la cualidad o estado de tener o mostrar fortaleza mental o moral para enfrentar el peligro, el miedo o la dificultad.

Por tanto, podríamos definir la valentía como la capacidad del ser humano de ser consciente de sus miedos, de afrontarlos y de sobrellevarlos.

La cobardía es lo opuesto a la valentía y significa “miedo o falta de valor que evita frente a situaciones difíciles, peligrosas o de riesgo”.

Las situaciones que requieren valentía son muy subjetivas. Para algunas personas, una situación aparentemente difícil puede parecer fácil de manejar, mientras que para otras puede requerir una gran cantidad de valentía.

¿Qué no es valentía?

Para que exista la valentía, necesitamos temer algo. Es común escuchar a las personas decir que tienen miedo y la sociedad los llama cobardes. Sin embargo, resulta que para ser valiente es imprescindible tener miedo.

Entonces, ¿qué pasa con las personas que no tienen miedo? o personas que “arriesgan demasiado”? A lo largo de su vida, probablemente se haya encontrado con personas que parecen vivir al límite, arriesgando sus vidas todos los días, a veces incluso de manera imprudente. Tendemos a pensar en estas personas sin miedo, sin embargo, muchos de ellos temen pero son "buscadores de sensaciones".

Los buscadores de sensaciones son personas que necesitan vivir situaciones emocionantes, que les generen emociones fuertes, incluso peligrosas. En este caso, sin embargo, no es de valentía de lo que estamos hablando sino de una temeridad.

La diferencia se esfuerza en que imprudencia es llevar a cabo una conducta arriesgada y peligrosa para sentir una activación fisiológica (similar a la ansiedad). Mientras tanto, el objetivo principal en valentía es superar una situación temida, afrontar las dificultades, crecer a partir de ella y seguir adelante.

Situaciones de valentía

 Llegados a este punto, intentaremos aplicar toda esta información a nuestro día a día. A diario nos encontramos con situaciones que nos dan miedo. Esto es genial porque son nuestras oportunidades para actuar con valentía.

  • Hablar en publico: Conferencias, reuniones, presentaciones o situaciones en las que la atención de un grupo de personas se centra en nosotros y en lo que decimos. Dado que situaciones como estas son difíciles de evitar, la mejor manera es enfrentarlas con valentía.  
  • Di no: ¿Cuántas veces hemos aceptado cosas que no queremos porque no nos hemos atrevido a negarlas? El verdadero miedo no es la palabra “NO”, sino tener que afrontar las consecuencias. Enojar a la otra persona, presión de los compañeros, sentirse incómodo, etc. Esta es la razón por la que tantos adolescentes que comienzan a abusar de sustancias tienen dificultades para decir que no. Necesitan valentía para decir que no o técnicas de asertividad que les ayuden a mejorar sus habilidades sociales.
  • Crítica: Va de la mano con el anterior, añadiendo la culpa y el miedo a hacer daño a la otra persona. Quieres decirle a tu pareja, amigo o ser querido que lo que está haciendo no lo apruebas, que sentirse triste, enojado, incómodo… y cuando finalmente decides decírselo, no encuentras las palabras y no quieres crear un conflicto. Terminas aceptando lo que no querías solo para evitar actuar con valentía. 
  • Defensa de Derechos o Ideas: Me encanta escuchar a las personas que debaten, con qué valentía defienden sus ideas y derechos con argumentos fundamentados. Al defender sus puntos de vista siempre existe el temor de ser juzgado, dar una impresión equivocada, etc. Por lo tanto, se necesita valentía para defender sus pensamientos, escuchar a otras personas pero también reconocer si está equivocado.  
  • Frente a lo desconocido: Salir de nuestra zona de confort es una de las acciones más valientes. Es arriesgarse sin saber a cabalidad el resultado que vamos a obtener. Innovar, cambiar, romper rutinas, viene con tolerar la incertidumbre, porque lo desconocido nos asusta.
  • Únete a un grupo: Esta es la prueba de valentía definitiva, ya que unirse a un grupo ya formado es una experiencia abrumadora. Empiezas a pensar, ¿Qué pasa si no encajo? ¿Qué pasa si digo una tontería?, etc. Lo mejor es ser valiente y lanzarse de inmediato. 

Consejos para actuar con valentía

1. Sé consciente de lo que te asusta: Puedes hacer esto preguntándote sobre las situaciones que estás evitando. ¿Por qué no lo haces? ¿Lo has hecho más de una vez? ¿Qué sientes cuando piensas en enfrentar esa situación?

2. Valora tus habilidades para afrontar la situación con valentía y eficacia: ¿Estoy preparado?, ¿Qué herramientas necesito para afrontar esto?

3. Evaluar las consecuencias de afrontar la situación: ¿Cuáles son las alternativas? que va a pasar despues? Al evaluar la situación, podemos estar preparados para manejar con valentía cualquier dificultad que se nos presente.

4. Tener un objetivo específico: A veces, nos damos por vencidos antes de intentarlo porque perdemos de vista el objetivo que teníamos en primer lugar. Pregúntate “¿por qué es importante esta batalla?, ¿qué quiero lograr? ¿Qué propósito tengo para actuar con valentía?

5. Ser consciente de los pasos necesarios para afrontar la situación: Crea un plan. Una persona con un plan es más fuerte y capaz de afrontar la situación con valentía. Imagina un barco, sin dirección, ¿qué pasará si viene una tormenta? ¿Terminará en el “medio de la nada”? Sin embargo, con una tripulación y un capitán que tiene un objetivo y avanza hacia él, el barco siempre encontrará el camino de regreso a la ruta.

6. Comparte tus logros: Como mencioné antes, la valentía está bien vista. Si hablas con la gente de tus logros, verás que es muy bien recibido. Esto le dará seguridad y mejorará su amor propio.

Valentía

Valentía

Consejos para desarrollar la valentía

No nacemos valientes por lo tanto debemos olvidar que es algo que somos desde que nacemos.

  • El poder de cambiar la forma en que nos referimos a nosotros mismos.Debemos olvidar el verbo “to be” y hablar más en términos de “hacer o actuar”. Puede parecer una tontería pero no lo es. A menudo pensamos “eres tan cobarde” “tengo que ser valiente”. Esto solo aumenta la presión sobre nosotros mismos porque no siempre podemos ser valientes, pero podemos “actuar” con valentía, “podemos hacer” las cosas con valentía. Con el verbo to be, generalizamos sin embargo, d¿Siempre actúas de la misma manera? ¿No hay posibilidad de mejora? Recuerda, no es que seas cobarde, es que tus acciones no son valientes en ese momento. 
  • Es muy importante saber que el miedo es algo natural. Nos protege del peligro real y nos ayuda a sobrevivir. Si comprendes esto, comenzarás a ver que tener miedo no es lo mismo que ser cobarde. Te ayudará a pensar más. positivamente y adoptar una más valiente actitud así como cuidar tu autoestima.
  • Enfócate en metas pequeñas y verás tu progreso. Disfruta cada paso del desafío y enfrenta la temida situación con valentía. Traza una línea en un papel y coloca de un lado tu objetivo principal y del otro tú mismo. Trate de completar metas pequeñas que puedan ayudarlo a alcanzar la meta principal, a lo largo de la página, y esto lo ayudará a mantenerse organizado. 
  • Rodéate de personas en las que confíes: Los lazos personales son esenciales. Las relaciones sociales íntimas son muy importantes. Las personas que te conocen muy bien, con defectos y todo y aún así apuestan por ti son una gran fuente de motivación. En el ejemplo inicial, de Kathrine Switzer, mencioné que su novio la acompañó durante toda la carrera. Hizo aún más, tendió una trampa para el juez que quería rasgar su pechera. A eso me refiero con tener cerca personas en las que confíes, personas que te hagan más fácil enfrentar el obstáculo.
  • Recuerda que para afrontar una tarea con valentía tenemos que estar preparados si no, estamos siendo imprudentes.

Coger al toro por los cuernos sin aprender a torear, pura temeridad. 

La ausencia de miedo no es valentía

enfermedad de urbach-wiethe

  • También se llama proteinosis lipoide. Es una enfermedad rara descubierta por el neuropsicólogo Justin Feinstein. Realizó sus estudios principalmente en el Departamento de Tecnología de California, en Pasadena. Las personas fueron sometidas a pruebas en las que la población normal experimentaría reacciones de miedo, pero en personas con esta enfermedad no.
  • Como se explica en este artículo, la proteinosis lipoide se hereda, de un gen recesivo. Ocurre tanto en hombres como en mujeres y tiene un curso progresivo.
  • Sus manifestaciones físicas son la disfonía y los síntomas aparecen en la piel, mucosas y otros órganos internos.
  • En este caso estudio realizado por la UCLA, los síntomas de la enfermedad de Urbach Wiethe son calcificaciones, principalmente en los lóbulos temporales mediales, afectando a la amígdala (estructura que juega un papel fundamental en el envío de la señal del miedo y que forma parte de la sistema límbico).

El miedo es una emoción básica. Es tan útil que hemos sobrevivido gracias a él. Es necesario para nuestra existencia y, sin embargo, muchas veces deseamos no haberlo experimentado. Cuando actuamos con valentía, nos sentimos más fuertes, menos vulnerable y frágil. Nuestros miedos a veces pueden apoderarse de nosotros, pero la solución no es no sentirlos sino enfrentarlos y sacar fuerza de ellos.

Les dejamos este lindo y alentador video de como un niño ve la valentía. Esperamos que haya disfrutado este artículo y siéntase libre y valiente de dejar un comentario a continuación.

“No tengas miedo de tus miedos. No están ahí para asustarte. Están ahí para hacerte saber que algo vale la pena”.
- C. JoyBell C.

Este artículo está originalmente en español escrito por Patricia Sánchez Seisdedos, traducido por Alejandra Salazar.