Archivo de la etiqueta: relaciones

Vampiros emocionales: Descubre quién son y ¡hazles la cruz!

“Al principio, parecen mejores que las personas corrientes. Son brillantes, encantadores… Os caen bien, confiáis en ellos, esperáis más de ellos que de otras personas. Esperáis más, pero recibís menos y al final os capturan. Rara vez os dais cuenta del error hasta que han desaparecido, dejándoos vacíos, las carteras vacías o, quizá, el corazón roto. Aún entonces os preguntáis… ¿Serán ellos o yo? Son ellos. Vampiros emocionales”

Vampiros emocionales

Ya están aquí. Entre nosotros. Los vampiros emocionales. Y os aseguro que son mucho más peligrosos que el Drácula de Bram Stoker. De poco te sirve comer ajo (que también). Están a tu alrededor, en la mesa de al lado, en tus miles de whatsapp del móvil. Disfrazados de colegas, compañeros de trabajo, (¡parejas!) Acechando. Esperando su oportunidad. Se alimentarán de tu energía positiva hasta dejarte seco, y desaparecerán, a por otra presa.

¿Cómo reconocer a un vampiro emocional? Vampiro a la vista….

No tienen integridad, por lo que están muy lejos de conocerse a sí mismos. El problema es su inmadurez, y su incapacidad para aceptar las responsabilidades de sus actos. Realmente no son malos, pero no te dejes engañar. Algunos tipos de vampiros son conscientes del poder que tienen sobre ti y no dudarán en utilizarlo para su propio beneficio. ¡Alerta permanente!

Hacen gala del egoísmo más infantil, por lo que puede ser una buena técnica de identificación. Si su objetivo es diferente que el tuyo, prepárate, porque pasan de ser la persona más encantadora del mundo a sacar los colmillos.

Te dejarán confuso y meditabundo. Y ahí es cuando empiezan a succionarte tu energía.

¿Cómo reconocer a un vampiro emocional?

No llevan capa negra, ni salen solo de noche, pero sí que les gusta la oscuridad. Buscarán cualquier grieta en tu alma para penetrar hasta lo más oscuro de tu ser.

Ante la duda de si estás ante un vampiro emocional, nunca le abras la puerta. No le dejes entrar en tu vida, porque desde ese momento, se instalará cual parásito en ella. Y entonces ponte a echarlo…

Ellos jamás de los jamases se confunden. Al contrario, son víctimas del sistema injusto que les ha tocado vivir. Si eres una persona empática, doblega tu vigilancia. Sois las víctimas preferidas de estos seres de las tinieblas, que no dudarán en arrimarse a ti puesto que eres más “duradera” (pueden extraerte energía durante muuucho más tiempo) que a otro tipo de personas. Al menor signo de agotamiento, toma distancia.

Los vampiros emocionales los tienes de todos los tipos y tamaños, a gusto del consumidor. A continuación te presento los tipos más peligrosos de estos chupópteros de energía.

Tipos de vampiros emocionales

1.Vampiros emocionales del tipo antisociales

O también conocidos como truhanes adorables. Sólo buscan la satisfacción de sus deseos, aquí y ahora. Con un complejo de Peter Pan enmascarado, estos adorables vampiros te dejarán tan cautivado que lamentarás no haberlos conocido antes.

Su afán de aventuras y adrenalina te hipnotizarán, pero aparte de eso, poco más tienen que aportar.

  • Dentro de este grupo, los más típicos son los vampiros intrépidos, que te prometerán mil y una aventuras, cuando el pasatiempo real eres tú. Sexys, emocionantes, y decididamente malos para tu salud.
  • Los vampiros vendedores de coches usados, mienten más que hablan. con este tipo de vampiros recuerda siempre leer la letra pequeña. Tú tienes algo que necesita. Él lo quiere. ¿A que adivinas el final?
  • Los vampiros bravucones son los que más molan. Grandes, temibles y estúpidos. Son tan simples que adoran el poder, pero no lo entienden. Creen que la mayoría de los problemas se pueden resolver a puñetazos. Y cuidado porque tú puedes ser el problema el día menos pensado…

2. Los vampiros emocionales de tipo histriónico o teatrales

Bienvenidos al mundo del espectáculo. Por favor, tomen asiento que comienza la función.

Son peligrosos porque todo lo que ves de ellos es una puesta en escena maravillosa. Dentro de los vampiros emocionales de tipo teatral encontramos a:

  • La típica amiga reina del drama: Cuando te suene el móvil, prepárate. Surcarás los mares junto a ella, navegando de crisis en crisis. Su frase de presentación es algo parecido a “No sabes lo que me pasó ahora…” evita unirte a su reparto o acabarás como ella.

Fundamentalmente melodramáticos y expertos en llanto, te arrastrarán a su mundo de huracanes emocionales en los que más vale que estés bien anclado al suelo.

A estos vampiros actorcetes, reconóceles sus méritos, halágalos, y mándalos de gira. Tan lejos como puedas.

  • Los pasivos- agresivos: también tienen su aquél, no te creas. Son tan terroríficamente perfectos que creen que nada en ellos puede hacerte daño. Buscarán siempre tu aprobación, haciendo lo que deben hacer, pensando lo que deben de pensar, y sintiendo como se suponen que deben sentir. En su papel de niñ@s buen@s, se consideran tan deliciosamente agradables como para que resulte imposible no quererlos. Eso es lo que los hace peligrosos.
Tipos de vampiros emocionales: La reina del drama

3. Los vampiros emocionales de tipo narcisista

Ellos viven en sus mundos de Yupi, en donde son las personas más buenas, guapas e inteligentes. No es que se crean mejores que tú, es que sencillamente no piensan en ti. El egoísmo es su motor, y tú su gasolina. En este grupo encontramos:

  • Los vampiros leyenda se forjan cuando hartos de no poder convertir sus aspiraciones en éxitos reales, deciden crear (¡criaturitas!) una realidad paralela en la que son los reyes del mambo, rodeándose de personas débiles y apartando a los fuertes.

Caracterizados por sus “rabietas de culpabilidad” cuando ven que por enésima vez no consiguen sus objetivos se deshacen en una espiral de auto-reproche. Y si estás cerca cuidadito que te cogen de la mano.

  • Los vampiros superestrella: Show must go on

Están plenamente convencidos de que son las personas más importantes del planeta. No les vale con que les quieras, tienes que adorarlos. Aman los trofeos, los juguetes caros. Así que si alguna vez te ves entre un vampiro de estos y su próximo trofeo, ¡huye!

Como líderes, te van a hacer sentir a cada oportunidad que tengan como un ser insignificante. Se les respeta, pero no se les quiere.

Mucho cuidadito porque son embaucadores natos. Pueden arrastrarte a su mundo, y muchos no han vuelto…

4. Vampiros emocionales del tipo obsesivo-compulsivo

La seguridad y el control es su sangre más preciada. No quieren hacerte realmente daño, pero no te interpongas en sus objetivos o resultarás muy mal parado. Al mínimo error, te negarán su aprobación, cambiando su actitud suave por pequeñas críticas.

  • Los vampiros perfeccionistas quieren controlar tus acciones. Son súper fáciles de reconocer; no pasará mucho tiempo sin que se sientan ofendidos por algo. Su rabieta más bestia puede ser un simple suspiro, pero a ti te dejará más chafado que la peor de las broncas.
  • Los vampiros puritanos quieren controlar tu alma. Porque sí. Porque ellos lo saben todo y tú nada. Convertirán tu vida en un infierno con la intención de llevarte al cielo. Mezquinos por naturaleza, creen en el castigo y la censura para la purificación del alma. Dan auténtico pavor porque realmente creen que lo están haciendo por tu bien.

Vade retro a estos vampiros moralistas, o corres el peligro de perder tu identidad.

5. Vampiros emocionales del tipo paranoico

Por último y no por ello menos importantes, están los vampiros paranoicos. En busca de la auténtica verdad, harán de tu vida un auténtico tormento. Buscarán hasta debajo de las piedras para pillarte en falta y reza para que no lo haga porque un vampiro paranoico te la encuentra.

Pueden rasgarte el corazón y romperlo en pedazos si no eres leal. Con ellos nada de medias tintas; o todo o nada. Raramente perdonan. Su vida es una traición imaginada detrás de otra.

Es la cita perfecta para Halloween; provócale con una mentira y prepárate para una noche de auténtico terror: lágrimas, gritos, preguntas enrevesadas, celos y angustias te harán recordar esa noche como la más terrorífica de tu vida. Porque amigo mío, sí: una rabieta de un vampiro paranoico durará hasta el amanecer.

¡Saca las estacas y hazles la cruz!

Una vez que conocemos estos vampirillos tan adorables que pululan a tu alrededor, tienes dos opciones: O esconderte debajo de la cama hasta el fin de tus días, o inevitablemente tendrás que interactuar con ellos de vez en cuando.

Afila tus estacas, agudiza tu olfato para verlos venir de lejos, o imprímete esta pequeña guía y llévala en el bolsillo para reconocerlos.

Si todo esto no funciona, come ajo.

Mal que te pese, alguno huirá por propia voluntad…

Seguir leyendo Vampiros emocionales: Descubre quién son y ¡hazles la cruz!

Discusiones de pareja en vacaciones ¿Cómo las evitamos?

Un tercio de las parejas rompe después de las vacaciones. ¿Por qué ocurre esto? En este artículo te explicamos las causas de las discusiones de pareja en vacaciones, como evitarlas y cómo solucionarlas.

¿Cómo evitamos las discusiones de pareja en vacaciones?

¿Por qué discutimos más con nuestra pareja durante las vacaciones? El aumento de las peleas durante el periodo vacacional es algo muy común. En muchas ocasiones parece que, aunque las vacaciones estén destinadas al descanso terminan siendo una fuente de conflictos mayor de lo que cabría esperar.

¿Por qué hay más discusiones de pareja en vacaciones?

Durante el año la rutina y las obligaciones estructuran nuestra vida y dejan poco tiempo libre para disfrutarlo con nuestra pareja. Los desencuentros o malestares en la relación tienden a pasar a un segundo plano, no les solemos prestar tanta atención. Sin embargo, cuando llegan las vacaciones, y más si hemos planeado pasarlas fuera de nuestra ciudad habitual, nuestras rutinas cambian, pasamos a disponer de casi todo el tiempo para disfrutarlo (o no) con nuestra pareja y todos aquellos detalles que nos resultaban molestos de nuestra pareja tienden a salir a la luz.

Esta nueva situación puede desencadenar toda una serie de conflictos, desde los roces propios de la convivencia (más roces a mayor tiempo con la pareja) a la desestabilización del ánimo por no saber adaptarnos a la nueva rutina. Esto hace que las peleas de pareja aumenten durante el periodo vacacional, dejando un mal sabor de boca e, incluso, desencadenando en una ruptura de la relación.

También, las altas expectativas que nos hemos formado de nuestras vacaciones, pueden llevar con facilidad a que no se cumplan, generando resentimiento y en ocasiones culpabilizando a la pareja.

Muchas veces, si no hemos sabido resolver los conflictos que han ido surgiendo durante el año, estos se terminan enquistando y acumulando y terminan por salir a la luz durante el periodo vacacional, cuando tenemos la guardia más baja.

¿Cuáles son los motivos de discusión más frecuentes?

1.      Celos

Durante las vacaciones de verano se suele estar más ligero de ropa, lo que nos provoca que miremos y admiremos en mayor medida el cuerpo de los demás. Esto puede ser una fuente de conflicto muy grande si estamos ante una pareja celosa. Es importante darse cuenta de que mirar a los demás es algo natural, y que todos inconscientemente nos comparamos con los otros. Esto no quiere decir que deseemos acostarnos con todas las personas que nos gustan físicamente.

Los celos son una muestra de inseguridad y baja autoestima, dañan la relación y debilitan la confianza en la pareja. Si estos son tan extremos que se convierten en la principal fuente de conflicto, perjudicando la relación lo mejor es consultar a un especialista.

2.      Economía

Las diferencias en la gestión del dinero durante las vacaciones también puede ser una fuente de conflicto. Acordad de antemano cuánto dinero queréis gastaros, a cuantos restaurantes ir y qué tipo de actividades queréis realizar, de esta manera ya sabréis a qué ateneros.

3.      Planificación del viaje

Muchas veces se dan conflictos ya desde la planificación de nuestras vacaciones. Si el peso de la planificación termina sobre uno de los miembros de la pareja es normal que se sienta cansado y frustrado. En estos casos lo mejor es repartirse las funciones de forma igualitaria.

El desequilibrio en la realización de las tareas, no solo de planificación sino de los quehaceres domésticos, también en vacaciones (si el alojamiento es una casa alquilada) puede ser también un motivo de conflictos. Ambos miembros de la pareja merecen descansar por igual, por tanto, si durante las vacaciones las responsabilidades domésticas terminan recayendo sobre una persona no es raro que aparezcan conflictos y reproches.

Es importante planificar el viaje entre los dos

4.      Hijos

Si nuestros hijos, sobre todo si son pequeños, nos acompañan en nuestras vacaciones el conflicto está casi asegurado. En este periodo los niños están siempre en casa y los padres pueden sentirse agobiados, aumentando la irritabilidad y las peleas. En esto casos es muy positivo encontrar algún tiempo de intimidad sin los niños. Apuntadlos a alguna actividad o campamento, de esta manera no se aburrirán y podréis disfrutar de un tiempo extra de descanso.

5.      Altas expectativas de las vacaciones

El estrés acumulado durante el año facilita la creación de expectativas altísimas en nuestras vacaciones, que luego pocas veces se cumplen. Esto puede generar frustración y culpabilización de nuestra pareja.

Las vacaciones en pareja son para disfrutar 

¿Cómo evitar las peleas de pareja durante las vacaciones?

Ante todo es muy importante que haya una buena comunicación en la pareja, no recriminar y no atacar es fundamental. Ejercitar la empatía y la asertividad es fundamental. Si hay algo de nuestra pareja que nos molesta, es importante decirlo desde el respeto y no desde el enfado. Hablar desde el yo y no desde el tú, decir “yo me siento” y no “ tú haces/tu eres”. De esta manera no estamos atacando a la otra persona si no transmitiendo cómo nos sentimos.

Para mejorar el ambiente de pareja es importante no dejar de decirle a nuestra persona amada lo que nos gusta de ella. Dile cuánto le quieres y demuéstralo con acciones, haz cosas por él o ella, agradece todo lo que hace por ti, compartid risas y momentos juntos, compartid responsabilidades domésticas y estableced una buena comunicación.De esta manera crearemos relación satisfactoria, un buen clima de pareja que servirá como “colchón” para amortiguar el impacto de las discusiones.

Si lo necesitáis, dedicaos un tiempo a solas. El espacio personal en la relación es importante, y hay parejas que también necesitan disponer de él durante las vacaciones. Si es este vuestro caso, no os sintáis culpables si no queréis pasar el 100% del tiempo vacacional con la pareja.

Es importante negociar, y no dejar conflictos sin resolver. Planificad y decidid las actividades que realizareis entre los dos.

¿Qué hacer si surgen conflictos durante el periodo vacacional?

A pesar de haber evitado a toda costa que surjan los conflictos, hay veces que las discusiones son inevitables y basta un pequeño comentario irónico o acusador para que se encienda la chispa de la discusión. En estos casos es importante no responder o “entrar al trapo”. Intentaremos quitarle importancia, siempre intentando entender a nuestra pareja y preguntarnos por qué está diciendo eso. Si aun así no se resuelve, invítala a que se relaje y a hablar cuando se calme.

Discusiones de pareja en vacaciones ¿Qué hacer si surgen conflictos?

Si aún así la conflictividad va en aumento y parece que no hay solución posible, lo mejor es consultar a un terapeuta de pareja. Si tienes dudas acerca del profesional al que acudir puedes informarte aquí: ¿Pisicólogo, psicoterapeuta, psiquiatra, coach… a qué profesional acudir?

Ante todo hay que tener presente que las vacaciones son para disfrutar y descansar, no para  complicarnos la vida, recriminar o culpar a nuestra pareja. Disfrutad de vuestro tiempo en pareja, así podréis volver con fuerzas renovadas a la rutina.

¿Tu pareja te pide espacio? El espacio personal en la relación de pareja

¿Te sientes agobiado en tu relación de pareja? ¿Tu pareja te pide espacio? ¿Quieres pasar tiempo a solas pero no sabes cómo decírselo a tu pareja? En este artículo te explicamos la importancia de tener espacio personal en la relación de pareja y cómo transmitírselo sin que se sienta herido o herida.

Espacio personal en la relación de pareja

No tenemos por qué pasar todo el tiempo con nuestra pareja. El espacio personal dentro de la relación es fundamental para mantener la individualidad de cada miembro. Es cierto que en los primeros meses de la relación lo único que queremos es estar el máximo tiempo posible con nuestra persona amada, pero a medida que pasa el tiempo, si esta situación se mantiene puede frustrarnos y agobiarnos. Nos aislará de nuestros amigos y familiares y dejaremos de hacer aquello que nos gustaba hacer antes de estar con esa persona. Es posible que en silencio, o no tan en silencio, la culpemos de ello, aumentando los conflictos y el resentimiento en la relación.

¿Por qué es importante darte espacio personal en la relación de pareja?

1- Es importante darnos espacio para no renunciar a nuestros hobbies

No podemos reducir nuestra felicidad al tiempo que pasamos en pareja. Somos más que un novio o novia. Hay más parcelas en nuestra vida que debemos llenar con aquello que nos gusta. Está bien compartir hobbies con nuestra pareja, e incluirle en las reuniones familiares o de amigos, ya que le estamos incluyendo en nuestra vida. Sin embargo, es difícil que coincidan todos nuestros hobbies. Entonces ¿por qué íbamos a renunciar a ellos sólo porque nuestra pareja no los comparta?

No renuncies a tus hobbies

2- El espacio en la pareja es necesario si no queremos quedarnos sin nada si la relación acaba

Si no hemos mantenido nuestra individualidad en la relación de pareja, si nos hemos aislado de los demás, y no ha habido más mundo más allá de ella, si la relación se acaba nos quedamos sin nada.

Es probable que, si lo hemos hecho todo con nuestra pareja, cuando no la tengamos no seamos capaces de retomar aquello que hacíamos con ella. “No voy a ir al cine porque lo hacía con él/ella”, “no voy a hacer senderismo porque era nuestro hobby”. Te habrás distanciado de tus amigos y te costará el doble recuperarte de la ruptura. Si quieres saber cómo superar una ruptura aquí te lo explicamos.

Lo mismo puede ocurrir si durante unos días nuestra pareja se tiene que ausentar. ¿Qué haremos en ese caso si no tenemos hobbies paralelos a la relación? Nos sentiremos deprimidos e inútiles.

3- El espacio personal es importante para mantener una autoestima sana

La dependencia emocional con la pareja a largo plazo puede dañar nuestra autoestima, al sentir que sin la pareja no podemos hacer nada, no podemos disfrutar sin ella y además tenemos un miedo constante a que nuestra pareja rompa con nosotros. Por ello debemos mantener nuestro espacio personal, ser capaces de vivir más allá de la relación de pareja.

4- Pasar el 100% del tiempo con la pareja puede desgastar la relación

Estar todo el tiempo con la pareja puede hacer más frecuentes los conflictos, por la tensión de sentir que no podemos hacer aquello que nos gusta. Además, si después de las discusiones no tenemos un momento a solas para calmarnos o desahogarnos con nuestros amigos o familia, estas fricciones pueden acumularse dando lugar a conflictos mayores.

5- Para no hacer aquello que no nos apetece

Si no tenemos un espacio personal dentro de la relación es posible que uno de los miembros, o los dos, terminen haciendo cosas que no quieren o no les apetece por estar con la pareja. No debemos sentirnos culpables por decirle “no me apetece”. No debemos hacer nada por obligación. La otra persona debe aceptar que a veces preferimos hacer otras cosas, en compañía o a solas.

Además, parece que si tenemos un rato libre lo tenemos que dedicar a nuestra pareja. Esto no es cierto, hay momentos que necesitamos dedicarlos a nosotros mismos y la pareja lo tiene que entender. Durante la semana podemos encontrar huecos tanto para dedicarlos a nuestra pareja como a nosotros mismos.

Aprende a decir que “no”

6- Dar espacio a la pareja es importante para desarrollarnos como personas

Las relaciones de pareja fusionales o simbióticas, en las que pasamos a ser una sola persona, no son sanas, ya que perdemos nuestra identidad y nos impiden nuestro crecimiento personal.

Tampoco estamos diciendo que hay que distanciarse de la pareja, ya que si le dedicamos más tiempo a nuestro espacio personal que al espacio común, perderemos poco a poco la intimidad y el cariño. Es importante cultivar ambos espacios por igual, de manera que nos desarrollemos como personas individuales para luego tener una vida más plena en pareja.

¿Cómo le comunicamos a nuestra pareja que necesitamos espacio personal?

Hay que evitar culpar o atacar a la pareja por no poder hacer aquello que nos gusta. Es importante transmitirle a la pareja nuestras preferencias y deseos de forma asertiva, hablando desde el “yo me siento con esta situación...” en lugar de “tu haces…”. Debemos negociar los espacios que vamos a dedicar a nosotros mismos y a la pareja, intentando que estos sean equivalentes y de calidad.

Si nuestra pareja no respeta nuestra necesidad de espacio personal, nos chantajea o intenta hacernos sentir culpables por querer un espacio para nosotros solos, hay que tener mucho cuidado. Si después de intentar hacérselo entender continúa así, puede que estemos ante un caso de maltrato psicológico.

También hay que tener en cuenta los celos. Si cuando uno de los miembros de la pareja sale con los amigos o disfruta de su espacio personal, el otro miembro se siente inseguro y celoso esto puede afectar gravemente a la relación y al bienestar de ambos.

Si a pesar de estos consejos no os veis capaces de resolver vuestras diferencias, establecer un espacio personal en la relación o los celos te controlan no dudes en acudir a un especialista.

 

 

Cómo ser más atractivo: 10 maneras de atraer según la ciencia

Todos queremos vernos atractivos ante potenciales parejas románticas, pero muchas veces no sabemos qué hacer exactamente. ¿Sonrío o no sonrío? ¿Me muestro tímido o lanzado?

Aunque no es una ciencia exacta el asunto de las relaciones románticas, las investigaciones nos dan algunas pistas acerca de lo que le resulta más atractivo a un sexo y a otro. Sea cual sea tu sexo descubre aquí 10 consejos que, según la ciencia, nos ayudan a ser más atractivos y así, tener más posibilidades de conquistar a un hombre o a una mujer.

¿Cómo ser más atractivo?

La ciencia de la atracción

Solemos pensar que la atracción sexual y romántica proviene del corazón, sin embargo las neurociencias han visto que las verdaderas responsables de nuestros impulsos sexuales y amorosos provienen de reacciones químicas en nuestro cerebro. Es a partir de ahí desde donde se mandan mensajes a otras zonas del cuerpo, por ejemplo, al aumentar nuestro ritmo respiratorio, dilatación pupilar, ritmo cardíaco, aumenta el flujo de sangre en los genitales…

Aunque nuestro cerebro juegue un papel fundamental, sin la información recibida por nuestro sentidos no podría tomar una decisión acerca de si quien tenemos delante es una pareja ideal o no.

El sentido del olfato es muy importante, ya que, aunque funciona de manera inconsciente, somos capaces de percibir las feromonas de los demás, unas sustancias químicas segregadas por nuestro cuerpo. Estas feromonas nos dan información acerca de la disponibilidad sexual de la otra persona.

La vista también es de relevancia. Mediante este sentido percibimos las características físicas de la otra persona. Y, aunque los gustos de cada uno sea bastante particulares, los rasgos asociados a la juventud y a estar sanos son los que se perciben como más atractivos.

Gracias a nuestro oído, percibimos el tono de voz de nuestra pareja. Los hombres van a preferir las voces agudas, asociadas a un mayor nivel de estrógenos (la hormona femenina) y a la juventud. Las mujeres, por otro lado, preferirán las voces más graves, asociadas a la masculinidad y a un mayor nivel de testosterona.

El tacto también nos ayuda a intimar y conectar con la otra persona. Durante el beso nuestro cuerpo obtiene una información valiosísima. Nos ayuda a saber si su forma de besar es de nuestro agrado, si le huele bien el aliento o hay buena sincronía entre los dos.

Además, las sustancias químicas presentes en la saliva nos ayudan a determinar la compatibilidad genética con esa persona.

La ciencia de la atracción: Los besos son fundamentales

10 consejos para ser más atractivo

1. Cuida tu lenguaje corporal

Con nuestro cuerpo nos comunicamos, aunque no queramos. Los trabajos de Barbara y Allan Pease demuestran que una postura abierta aumenta nuestro atractivo, ya que nos muestra disponibles y sexualmente receptivos.

¿Como ser más atractivo?: Mantén una postura abierta, sobre todo no cruces los brazos. Intenta que tus pies apunten a tu pareja potencial, ya que donde apunten nuestros pies muestra dónde esta nuestro objeto de interés. Muestra tus manos para generar confianza. Y si quieres atraer a un hombre, muestra tus muñecas, ya que es una zona percibida como sensual por ellos. Utiliza el contacto físico, como tocarle un brazo, pero no demasiado (ya que la otra persona puede sentirse invadida.

2. Utiliza el color rojo

Seas mujer u hombre, el rojo es el color del atractivo físico por antonomasia. El color rojo se ha asociado siempre a la pasión, a lo erótico, al poder y virilidad. Según varios estudios (este y este) el color rojo tiene mucha influencia en la percepción de una pareja potencial. Los investigadores encontraron que tanto las mujeres como los hombres perciben como más atractivos, sexualmente deseables y sexualmente receptivos a personas que visten de rojo o que están en un ambiente rojo. Además, esta preferencia sexual por los estímulos rojos funciona a nivel inconsciente.

¿Como ser más atractivo?: Si tienes una cita romántica y quieres parecer más atractivo o atractiva, escoge prendas de color rojo. También puedes pintarte los labios de este color. También puedes proponer un restaurante o un local cuya decoración o iluminación sea de este color.

Utiliza el color rojo

3. Controla tu expresión emocional: Felicidad vs Orgullo

La expresión emocional que muestres en tu cara, va a influir mucho en cómo de atractivo te perciban los demás. Un estudio analizó cómo de atractivas la gente percibía expresiones emocionales de orgullo, vergüenza y felicidad comparadas con una expresión neutral. Los resultados mostraron que las mujeres con expresiones faciales de felicidad son vistas como las más deseables. Por el contrario, los hombres que sonríen mucho son percibidos como los menos atractivos. Sin embargo, los hombres que expresaban orgullo eran vistos como los más atractivos, mientras que si lo hacían las mujeres eran vistas como las menos deseables. La expresión de vergüenza era considerada como relativamente atractiva en los dos sexos.

¿Como ser más atractivo?: Si eres hombre, sonríe menos y muestra más orgullo y seguridad. Si eres mujer, la sonrisa es la clave para la atracción. Evita mostrar orgullo. Sea cual sea tu sexo, una expresión moderada de vergüenza o timidez es bienvenida.

¿Cómo ser más atractivo?: Sonríe

4. Utiliza perfume

Según un estudio, los olores agradables influyen en la percepción de las otras personas. En este caso, las mujeres son vistas como más atractivas si les acompaña un olor agradable.

Los investigadores creen que en el cerebro, las áreas encargadas de procesar la información visual y la olfatoria comparten ciertas zonas o conexiones.

Otro estudio muestra que llevar desodorante aumenta nuestro atractivo, tanto en mujeres como en hombres. Además, los hombres con bajos niveles de masculinidad pueden aumentarla usando desodorante con olores fuertes. Los que ya tenían altos niveles, el uso de desodorante no les afectaba. ¿Quién iba a pensar que los anuncios de desodorantes masculinos podrían tener algo de razón?

¿Como ser más atractivo?: Mantén una buena higiene personal, usa desodorante con olor y ponte perfume. Oler bien es la clave.

5. Se una persona positiva

No sólo el físico es importante a la hora de calificar a una persona de atractiva. La personalidad también tiene mucho que ver.

Según varios estudios (como esteeste) una personalidad positiva conduce a una mayor deseabilidad, no solo como amigo, sino, en última instancia, como una pareja romántica. Incluso, el grado de atractivo percibido en una persona puede cambiar dependiendo de si tiene rasgos positivos o negativos.

¿Como ser más atractivo?: Deja de lado el mal humor e intenta pensar de forma más positiva. Descubre cómo dejar de pensar en negativo aquí.

6. Se honesto

Intentar aparentar que somos perfectos, lejos de aumentar nuestro atractivo, puede ser contraproducente, ya que podemos dar una imagen falsa y fingida. En psicología existe un fenómeno, llamado efecto Pratfall, que consiste en que seremos percibidos como más atractivos si mostramos algún defecto o cometemos algún error.

¿Como ser más atractivo?: Muéstrate tal como eres. Comenta algún pequeño defecto que tengas, y si te equivocas en algo mejor. Eso sí, con cuidado, ya que no queremos que nuestra cita quede arruinada.

7. Domina la comunicación

Las habilidades sociales son un aliado importantísimo a la hora de crear vínculos hacia las otras personas y gustarle a los demás.

¿Como ser más atractivo?: Muéstrate natural y no escondas tus sentimientos. Ten conversaciones que creen un ambiente de intimidad, confianza y conexión. Hablad de tópicos que aviven el interés romántico y sexual. Comparte algo único sobre tí mismo, date a conocer. Muestra empatía y comprensión. Escucha, deja hablar y no interrumpas. Se respetuoso y no juzgues a la otra persona.

Domina la comunicación

8. Imítale

Según la ciencia, imitar sutilmente los gestos de la otra persona aumenta nuestro atractivo. Nos permite sintonizar con él o ella y mostrarnos como comprensivos y empáticos.

¿Como ser más atractivo?: De forma sutil imita sus gestos y expresiones faciales. Muchos de nosotros hacemos esto de forma automática, pero si no te sale, practícalo. También imita su tono de voz y postura corporal. Si se acerca a ti, hazlo tu también, si sonríe haz lo mismo. Cuida también que no sea muy evidente, para que no piense que te estás burlando de él o ella.

9. Si quieres atraer a una mujer, déjate barba de 10 días

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, ha demostrado que las barbas de 10 días son percibidas como las más atractivas.  Las mujeres juzgaron las barbas de 10 días como más atractivas, mientras que las barbas pobladas, las barbas de varios días y las caras afeitadas resultaron como menos atractivas. Por otro lado, los hombres consideran más atractivas las barbas pobladas y las de 10 días, mientras que las barbas de varios días son las menos atractivas.

Déjate barba de 10 días

¿Como ser más atractivo?: Las barbas intermedias son las consideradas como las más atractivas. No te afeites del todo ni te dejes barbas de varios días si quieres ser más atractivo. Cuanto más vello facial tengas, más atractivo y masculino te verán los demás. Además, las personas con barbas muy pobladas y largas son percibidos como eficaces en roles parentales.

10. Si eres mujer, utiliza zapatos de tacón

Según un estudio, cuanto más alto era tacón que llevaban, más se activaban las conductas de ayuda en hombres. Es decir, que los hombres se acercaban más a ayudar a las mujeres cuanto más altos fueran sus tacones.

¿Como ser más atractivo?: Aprovecha al máximo tus zapatos de tacón. Ponte unos bien altos, siempre y cuando te puedas desenvolver bien con ellos. Si el ponerte unos zapatos de tacón sólo van a hacerte sentir incómoda y andar de forma torpe y desgarbada, mejor usa unos zapatos más bajos.

Descubre más sobre la ciencia de la atracción en el siguiente vídeo. Activa los subtítulos en el botón de “Ajustes”.

 

Cómo tratar con gente difícil e irracional: 10 consejos

Las personas irracionales y difíciles pueden ser molestas y agotadoras de tratar. Suelen reaccionar exageradamente ante pequeñas dificultades. Nosotros sabemos que están siendo irracionales pero nada de lo que le digamos parece hacérselo ver. ¿Qué hacemos en estos casos? Descubre aquí cómo tratar con gente difícil.

Personas difíciles ¿Cómo lidiar con ellas?

Puede que estés ante un cliente que está reaccionando desmesuradamente porque el televisor que compró no funciona bien, o que estés hablando con tu pareja y te esté “montando el pollo” por una tontería. O quizá es un conductor que te está gritando furioso porque no le has cedido el paso en una zona en la que tú tenías preferencia. O que te enerve ese amigo que siempre llega tarde, o tu jefe/a que nunca tiene buenas palabras.

Estas personas que se comportan de forma irracional pueden parecernos frustrantes. Y es cierto que lo son. Pero el primer paso para aprender a tratar con ellas es darse cuenta que no son tan diferentes a ti. Todos tenemos una parte irracional, solo que algunos la controlan mejor que otros.

Si no son personas determinadas, sino que parece que todos se comportan de forma difícil, puede que seas tu el que actúa de forma irracional. Reflexiona acerca de tu conducta y si te está generando mucho malestar, no dudes en consultar a un psicólogo.

¿Qué diferencia hay entre el cerebro de una persona racional y otra irracional?

La amígdala es una estructura cerebral que se encarga de controlar nuestras emociones. Y es esta la que interviene en nuestra toma de decisiones. Decidimos emocionalmente la mayoría de las veces. Se ha visto en un estudio que las personas racionales tienen mayor activación en la zona del córtex prefrontal (que se encarga de la toma de decisiones, planificación…). Esto indica que son capaces de manejar las emociones de forma más óptima para tomar decisiones más racionales.

Estas personas también suelen ser más impulsivas. Las personas difíciles o irracionales a menudo no piensan en lo que dicen. Su impulsividad les lleva a decir lo primero que les pasa por la cabeza, sin pensar en cómo puede afectarle a los demás o cómo se pueden sentir. La mayor parte de las veces no lo hacen para dañarte.

Es decir, las personas irracionales se dejan llevar más fácilmente por las emociones y tienen un menor control sobre sus reacciones, por ello a veces llegan a comportarse de forma agresiva o impulsiva.

Por tanto, cuando estés ante una persona que se está comportando de forma irracional, piensa que tiene un gran cúmulo de emociones que no es capaz de gestionar correctamente y que no piensa realmente lo que está diciendo.

Cómo tratar con gente difícil

Cómo tratar con gente difícil

1. No te lo tomes a lo personal

Estas personas no tienen nada en tu contra. Se están dejando llevar por las emociones y no piensan en lo que están diciendo. El problema no va contigo, sino con ellos mismos.

Tomarse las cosas a lo personal sólo nos ayuda a tener más malestar y desarrollar un pensamiento negativo. Así que, relativiza y piensa qué evidencias tienes de que esa persona tenga algo en tu contra. ¿Realmente se está quejando de ti, tiene una necesidad suya que no puede satisfacer o está viviendo una situación difícil?

2. Escucha y empatiza

¿Cómo tratar con gente difícil? Escucha lo que te está diciendo e intenta entenderle. Pregúntale qué es lo que quiere y qué podemos hacer para ayudarle. Intenta ponerte en su lugar. Para ello, puedes completar la frase “no debe ser fácil”. Por ejemplo: “Mi jefe es muy exigente. No debe ser fácil llevar un puesto de tanta responsabilidad”.

3. No le lleves la contraria

No discutas nunca con una persona que se está comportando de forma irracional. Intentar convencerle de que está siendo irracional sólo agravará el problema. Tampoco actuar a la defensiva te va a ayudar. Recuerda que esa persona no te está atacando a ti directamente, simplemente se siente incómodo con una situación que no sabe manejar de forma apropiada.

5. Mantén la calma

Es importante que no respondas a la agresividad con más agresividad. Sólo agravarás el problema, provocando una escalada del conflicto. Relájate, haz varias respiraciones profundas. Técnicas de relajación y meditación Mindfulness te pueden ayudar a relajarte.

6. Se asertivo

A veces, simplemente no podemos tolerar ciertas conductas de los demás, como las faltas de respeto, insultos o ciertas exigencias inapropiadas. En estos casos, la mejor forma de reaccionar es con asertividad. No podemos ceder o permitir esas conductas, y tampoco podemos responder a ellas de forma agresiva. En cambio, podemos responder así: “Por favor, no me hable así”; “quiero ayudarle, pero no podré hacerlo hasta que deje de gritarme”, “Me encanta pasar tiempo contigo, pero la próxima vez que llegues tarde me iré sin ti”.

Cómo tratar con gente dificil

7. Date un tiempo

¿Cómo tratar con gente difícil? Si te ves incapaz de tratar con esa persona que se está comportando de manera irracional, date un tiempo para calmarte. A veces, el enfado nos dificulta ver las cosas de forma objetiva y poder manejar la situación. Aléjate de esa persona. Si es un desconocido, simplemente vete o pide a alguien que se encargue de él (si la situación se da en el contexto laboral). Si es un conocido puedes decirle: “Ahora mismo no puedo resolver esta situación contigo. Cuando los dos nos calmemos podremos hablar del tema”.

8. Evita a esa persona

Si no es una conducta irracional puntual, sino la actitud continua de esa persona, no eres capaz de manejarla, te genera mucho malestar y negatividad, lo mejor es evitar esa persona. Es una persona tóxica que no te aporta nada. Pasa el menor tiempo posible con ella.

9. Habla con alguien

Cuéntale a una persona de confianza el conflicto con esa persona difícil. Además de desahogarte, te ayudará a ver las cosas desde otra perspectiva. Ese amigo ajeno al conflicto será más objetivo y te ayudará verlo con más objetividad.

Hablar con alguien te puede ayudar a reconsiderar la situación

10. No le juzgues

¿Cómo tratar con una persona difícil? A veces es fácil caer en juicios de valor hacia las conductas de los demás. Sin embargo, realmente no sabemos la razón profunda de por qué se está comportando así, no sabemos que hay detrás de esa irracionalidad. No sabemos por lo qué esa persona puede estar pasando, así que se comprensivo.

¿Eres una persona dependiente? Cómo superar el síndrome de Cenicienta

Ya hemos hablado de varios síndromes con nombre de cuento de hadas, vamos a volver sobre este tema para repasar uno de los más curiosos, el síndrome de Cenicienta. Este síndrome tiene dos variantes:

  • La primera variante del Síndrome de Cenicienta sucede cuando el afectado siente rechazo por su madrastra.
  • La segunda, y más extendida, generalmente hace referencia únicamente a las mujeres. Se dice que una persona padece el Síndrome de Cenicienta cuando tiene miedo a la independencia y desea de manera inconsciente ser atendida y cuidada por otra, al igual que Cenicienta fue salvada por el príncipe azul. Vamos a analizar este segundo caso y a contarte cómo superar el síndrome de Cenicienta.
Cómo superar el síndrome de Cenicienta

¿Cómo superar el Síndrome de Cenicienta? El papel de la autoestima

Para saber cómo superar el síndrome de Cenicienta, antes tienes que comprender el trastorno. Las mujeres que sufren el síndrome de Cenicienta tienen la necesidad inconsciente de ser cuidadas. Este deseo está provocado por el miedo a tomar responsabilidad de sus actos y a cuidar de si mismas, o por una necesidad patológica de ser protegidas por otro.

Este síndrome tiene un componente de fantasía de rescate, las afectadas suelen estar insatisfechas con su vida, familia y relaciones y en vez de actuar por sí mismas para solucionar sus problemas, esperan que llegue un príncipe azul que las saque de esa situación. Es por eso que estas mujeres no luchan por mejorar ni por cambiar las cosas y se pasan toda su vida esperando a que su fantasía de rescate se haga realidad, algo que no suele suceder. La clave para dejar atrás este síndrome es aceptar la realidad y entender que el mundo no es perfecto, pero que pese a todo se puede dejar atrás este problema y llevar una vida feliz.

Por otra parte, el síndrome de Cenicienta también puede afectar a las mujeres que se sienten solas o infelices por no tener pareja. En este caso, las afectadas tienen que aprender que uno no es feliz por el mero hecho de tener pareja, la felicidad y el bienestar nacen de uno mismo. Hay que aprender a ser feliz en base a lo que uno tiene, aceptar la realidad y no esperar a que la felicidad nos llegue mágicamente. Para superar este trastorno hay que superar la ilusión de un amor idear para poder tener relaciones reales y empezar a ver el mundo tal y como es.

La psicoanalista María Michelena nos habla sobre la dependencia propia de este síndrome: “El síndrome de Cenicienta, que es cuando el hombre viene con su zapatito y tú tratas de adaptarte a él. En el cuento de los hermanos Grimm una de las hermanastras de Cenicienta se corta los dedos de los pies para entrar en el zapato, inútilmente, y la otra, al ver que esto no funciona, se rebana el talón para entrar en el zapato, también inútilmente. Las mujeres, con tal de entrar en el zapato que el otro nos presenta, somos capaces de sacrificios innombrables que cercenan lo que somos, lo que hacemos, lo que hemos conseguido, con tal de encajar en el zapatito.”

La solución no está en acudir al rescate de estas personas y cumplir su fantasía, ya que ellas siempre van a demandar más y más atención y cuando no puedas estar ahí para ellas o no cumplas sus expectativas se sentirán muy decepcionadas, lo que sólo empeorará sus problemas. Normalmente, se suele llegar a un punto en el que el “príncipe” se siente demasiado agobiado y se aleja de esa persona, lo que resulta un golpe muy duro para su autoestima. Por todo esto, conviene que en vez de reforzar sus fantasías, ayudemos a las que sufren síndrome de Cenicienta a olvidar sus ensoñaciones.

“Si tú no te sientes cómoda en tu relación, si sientes que tienes que desempeñar un determinado papel y que tienes que cumplir ciertas expectativas, algo falla.” “Si no te sientes cómoda en la relación porque te parece que te tienes que portar de una cierta manera, que tienes que aplacarlo y contentarlo, hay algo que no funciona. Uno se tiene que sentir cómodo, cómodo en tu vida, cómodo de ser la mujer que eres, con la profesión que tienes, con la vida social que llevas, con las amigas que has elegido…” argumenta Michelena.

Aceptar la realidad puede ser complicado para alguien que tiene este síndrome ya que las afectadas suelen haber sido educadas para ser sumisas o dependientes y es normal que al estar acostumbradas a serlo no busquen cambiar. Además, cuando las que sufren el síndrome no encuentran a su hombre ideal empiezan a sentirse inútiles y a tener menos autoestima, lo que refuerza su necesidad de dependencia, por lo que el trastorno empeora. Este síndrome no tiene una cura sencilla, para superarlo es necesario hacer psicoterapia para desarrollar una autoestima saludable y dejar atrás la dependencia.