Archivo de la etiqueta: comunicación

Escucha activa: Una guía práctica para fortalecer la comunicación

Escuchar es el compromiso de entender dejando de lado prejuicios y creencias. Saber escuchar es imprescindible para comunicar de manera eficaz. Practicar una escucha activa no siempre es fácil. Implica atención y esfuerzo por comprender el mensaje del otro. Tener el poder de la escucha activa garantiza el éxito en las relaciones interpersonales. En este artículo explicaremos que es la escucha activa, la importancia de saber escuchar, niveles de la escucha activa, recomendaciones para potenciar esta habilidad y mucho más.  

Escucha Activa. Una persona que escucha es una persona con éxito; si eres bueno en esta materia, notarás que las personas se sienten atraídas por ti, confían en ti y como resultado, tus relaciones son muy profundas. Tienes éxito porque escuchas y entiendes a las personas. Por ello, las personas a tu alrededor te quieren y aprecian.

Aquellas personas que no saben escuchar y no están interesadas más que en sí mismas son pesadas ante los ojos del mundo. Por ello, pierden amistades. Se sienten solos y aislados y, por más que se esfuerzan, no encuentran su fallo.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa es una técnica y estrategia específica de la comunicación humana. La escucha activa consiste en una forma de comunicación que demuestra al hablante que el oyente le ha entendido. Se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo.

“Un término genérico para definir una serie de comportamientos y actitudes que preparan al receptor a escuchar, a concentrarse en la persona que habla y a proporcionar respuestas (feedback)”- Rost

Existen dos grandes mitos alrededor del mundo de la escucha.

  • Escuchar y oír son la misma cosa: podemos oír, pero no escuchar. El primer proceso hace referencia al suceso fisiológico que ocurre cuando las ondas recibidas causan una serie de vibraciones que son transmitidas al cerebro. Escuchar, sin embargo, ocurre cuando nuestro cerebro reconstruye estos impulsos electromagnéticos. Así, se le da un significado real a la representación del sonido original que se forma.
  • Escuchar es un fenómeno natural: muchos creen que escuchar es como respirar, un fenómeno natural e inconsciente automatizado. Más lejos de la realidad, la escucha es un aprendizaje que, al igual que la respiración, se puede trabajar y mejorar. Todo el mundo sabe escuchar y respirar, ¿pero somos capaces de realizar estas tareas de la forma más óptima? Los colegios enseñan a sus pupilos a leer, escribir y hablar en público, pero no a esuchar activamente.

Con el fin de mejorar las relaciones terapéuticas, los psicólogos y psicólogas han estado empleando la escucha activa en sus sesiones desde hace años. La escucha activa NO es una capacidad, por lo que es necesario, si queremos contar con ella, adquirirla, desarrollarla y trabajarla.

Los cinco niveles de la escucha activa

Hay cinco niveles de la escucha activa que se dividen según las actitudes que la persona receptora muestra.

  1. Valorativa: la persona valora lo que ha escuchado y le sugiere al locutor cómo debería actuar según su criterio.
  2. Interpretativa: la persona que escucha instruye a la otra sobre sí misma, intentando demostrarle las razones de su problema o situación.
  3. Tranquilizadora: la persona se esfuerza en calamar la excitación y aliviar la angustia de quien presenta una problemática.
  4. Explotaroria: la persona que escucha dirige la conversación de forma sutil de tal manera que es capaz de ahondar de forma profunda en el estado emocional de la otra persona.
  5. Comprensiva: la persona que habla es comprendida por la que escucha, tanto en el nivel comunicativo básico como en el relacionado con el mundo de los sentimientos. Este nivel se corresponde a la empatía avanzada.
La escucha activa

10 bloqueos a evitar en la escucha activa

Hay una gran cantidad de bloqueos a la hora de escuchar. Esto es debido a que todas las personas, consciente o inconscientemente, hacemos uso de ellos. Es importante reconocerlos e intentar que salgan a la luz lo menos posible. Por ello, le brindamos la oportunidad de conocerlos y ser más consciente de ellos.

1.Comparar o identificarse

Si nos comparamos con la persona a la que estamos escuchando, no estaremos escuchando en absoluto. Nos intentaremos medir ante ella y tendremos pensamientos cómo “¿podría yo hacer esto? bueno… he pasado por cosas peores que no sabe cuan duras han sido…”. Compararnos a nosotros mismos con la persona que estamos intentando escuchar bloquea nuestro proceso de escucha activa porque nos centramos más en nosotros mismos que en la persona que habla. En ocasiones, también podemos identificarnos con el locutor, lo que nos llena de emociones, sentimientos y pensamientos pasados que bloquean la entrada de los que deberíamos estar escuchando.

2.Leer el pensamiento

Cuando leemos el pensamiento no prestamos atención a lo que la persona dice, nos dedicamos a intentar averiguar qué piensa y siente. No nos fiamos, en cierto modo, del testimonio que nos narra y sacamos conclusiones precipitadas que pueden derivar en error. Como consecuencia, podemos llevar a cabo actos o dedicar palabras que no se ajusten a la realidad o a lo que la persona demanda.

3.Ensayar

El tiempo de escucha activa se ve reducido si ensayas lo que vas a decir. Preparar un comentario o intervención en un debate o conversación disminuye el tiempo que dedicas a reflexionar y entender los argumentos, historias y puntos de vista de las personas que te acompañan.

4.Filtrar

Los filtros en la escucha se activan cuando decidimos prestar atención solo cuando se dan ciertas condiciones. Por ejemplo, cuando una persona está feliz o, por el contrario, enfadada. Cuando piensas que no hay nada en la comunicación que requiera de tu atención, tu mente desconecta y la escucha activa desaparece. En ocasiones, filtramos información, sobre todo aquella que es amenazante, negativa o que simplemente no queremos escuchar. Las oímos, pero no escuchamos, así que nos olvidamos de ellas.

5.Juzgar

Cuando etiquetamos de forma negativa (y en ocasiones, incorrecta), prejuzgamos a alguien según nuestra idea previa de cómo debe ser, comportarse, hablar… Por este motivo, la escucha activa se ve distorsionada. En ocasiones, lo hacemos de forma automática, según vemos a alguien. En otras ocasiones, sin embargo, lo hacemos después de un comentario, tras el cual, construimos una personalidad completa.

6.Soñar despierto

Esto se da en aquellas ocasiones en las cuales nuestra mente hace una asociación de ideas desde lo que ha dicho la otra persona, hemos visto, pensado, etc. De esta forma, la mente empieza a divagar. Soñar despierto es muy común en los niños y niñas cuando acuden a la escuela. Sin embargo, las personas adultas no somos inmunes a hacerlo. Es posible, de hecho, que alguien lo haga con bastante regularidad, lo que puede ser entendido por otra persona como falta de compromiso, apreciación, etc.

7.Aconsejar

Aconsejar a una persona no es sinónimo de haberla entendido. Muchas personas son expertas en resolver los problemas de los demás y en dar consejos a quienes ni los piden. En muchas ocasiones, lo que le interesa a la persona que habla no es que le demos una salida a sus problemas, sino que nos mostremos a su lado, escuchando sus sentimientos.

8.Apaciguar

En ocasiones, solo queremos ser amables y, para ello, apaciguamos los sentimientos de las personas. Lo único que conseguimos con ello es quitarle hierro al asunto, asunto que la otra persona vive con gran emotividad. Por ello, sentirá que no entiendes su dolor, sufrimiento y situación.

9.Tener razón

Algunas personas sienten que deben tener razón en todo, por ello, son capaces de tergiversar los hechos, gritar, excusarse, acusar a otras personas, entre otras cosas. Por este motivo, no son capaces de escuchar las críticas. Así, carecen de feedback con el que mejorar y cambiar.

10.Descarrilar

Este bloqueo se lleva a cabo cuando, en una misma conversación, cambiamos de tema constantemente con el fin de no aburrirnos. En ocasiones, buscamos conversaciones cómodas o decidimos quitarle importancia al asunto haciendo alguna broma. Esto disminuye la ansiedad y la incomodidad que, en ocasiones, sentimos durante la escucha activa.

8 recomendaciones para la escucha activa

Para que nuestra escucha activa sea percibida por la persona que nos está hablando, existen una serie de recomendaciones que a continuación mostramos.

Contacto visual: el contacto visual óptimo transmite una conexión sincera que debe mantenerse durante toda la conversación. Sin embargo, no debe ser una mirada inquisitoria o estática, debe ser natural.

Postura corporal: mantener una posición ligeramente inclinada hacía la persona que está hablando muestra interés y receptividad.

Reflejo automático: el reflejo automático se da de manera inconsciente cuando repetimos acciones (movimientos de mano, inclinaciones de cabeza) que la persona que habla realiza. Si mantenemos una escucha activa, estás se darán de forma automática. Si las fingimos, sin embargo, pueden verse como acciones demasiado forzadas.

Parafraseo y síntesis: repetir conceptos que la persona ha expresado con el fin de aclarar la comprensión de los mismos, deja claro que a la persona que habla que la estás escuchando. Además, si hemos entiendo algo mal, esta puede aclarárnoslo. Asimismo, en cierto momento de la conversación, pueden llevarse a cabo resúmenes, siempre coherentes, que pretendan poner en su lugar distintos sentimientos, pensamientos o situaciones. Estos nunca deben adelantarse en el testimonio o incluir información no expresada verbalmente, aunque si pueden conectarse aspectos de la historia de tal forma que el locutor pueda ver la historia hilada y desde un punto de vista distinto.

Preguntas: la realización de preguntas puede tener consecuencias tanto positivas como negativas. Debemos tener cuidado, pues podríamos estar haciendo una pregunta no relevante o inquisitoria. Para evitar encontronazos, es recomendable, si queremos conocer algún dato, esperar a que la persona continúe con la narrativa, puede que pronto nos brinde esa información. Si queremos aclarar alguna cosa porque no nos ha quedado clara, ha de hacerse en espacios de silencio, puesto que jamás debe interrumpirse a la persona que habla. Finalmente, las preguntas exploratorias deben hacerse siempre con el fin de ayudar a la comunicación y a la persona que nos transmite su historia, nunca por placer propio.

Tono de voz: mantener un tono de voz adecuado para la conversación es de gran ayuda para la persona que habla. Si está enfadado, no debemos enfadarnos con él, pero sí podemos mostrar disgusto. Esta relación de emociones favorecerá la comunicación.

Comentarios vagos: no es recomendable hacer comentarios ambiguos, poco claros o sin ningún sentido, puesto que desviarán la atención del interlocutor quien, además, puede sentirse perdido en su propia conversación.

Comunicación no verbal: toma nota de aquella comunicación no verbal que seas capaz de recibir, pues puede transmitir información muy valiosa. Sin embargo, no debemos hacer juicios rápidos basándonos en ella, sobre todo si no estamos entrenados en dicho ámbito.

Llevar a cabo estas recomendaciones, junto con la evitación de los bloqueos, puede ayudarnos a mantener un gran número de conversaciones donde la escucha activa cobre protagonismo.

La importancia de la escucha activa

Mantener una escucha activa es importante en nuestro día a día. Nos permitirá conocer de forma profunda a aquellas personas con las que convivimos y nos relacionamos. Es necesario, para ello, trabajar en su desarrollo.

En el mundo profesional, la escucha activa también es una herramienta que nos proporcionará una buena imagen, información valiosa y un ambiente positivo.

En el mundo empresarial, contar con directivos expertos en la escucha activa mantendrá un ambiente de trabajo óptimo, que tendrá como resultado una mejor relación y comunicación entre las distintas esferas y los diferentes empleados. Además, la escucha activa puede ser una gran impulsora de talentos. Así mismo, la calidad de la convivencia puede tener como consecuencia mejores resultados económicos y de producción y puede dar cabida a nuevos métodos de innovación.

En la profesión de psicología es, como hemos comentado, de vital importancia. Existen un gran número de corrientes teóricas que los profesionales adecuan a sus distintos ámbitos de trabajo. A pesar de ello, la escucha activa es un método indispensable en las relaciones terapéuticas que estas personas llevan a cabo.

En el mundo de la educación, es interesante que los profesores y profesoras mantengan una escucha activa con sus alumnos y los padres y/o madres de estos. La comunicación escuela-familia es indispensable para que la educación se lleve a cabo de forma correcta. Dentro del entorno escolar, la comunicación entre el personal docente y los estudiantes tendrá como resultado un mejor conocimiento de las necesidades educativas de los alumnos y alumnas. Además, es necesario que la educación se centre también en dotar a sus estudiantes de una capacidad de escucha adecuada. En mundo al que nos enfrentamos escuchamos más que hablamos o, al menos, así debería ser. Por ello, es de vital importancia que las personas nos desarrollemos en la escucha activa.

En resumen, hay distintas profesiones y situaciones en las cuales la escucha activa puede tener consecuencias muy beneficiosas. Por ello, es recomendable ponerlo en práctica. ¿Has ejercitado tu escucha activa? Deja tu comentario.

Comunicación entre padres e hijos adolescentes. Guía práctica para afrontar este momento

La comunicación entre padres e hijos adolescentes es vivida por ambas partes como un conflicto diario. Los padres viven con ansiedad el momento de sentarse y hablar con sus hijos. Los padres se quejan del silencio de sus hijos, lo que les lleva a preocuparse, pero tampoco los padres cuentan todo. Te mostramos los errores, las mejores formas de hablar a tu hijo y algunos consejos prácticos para mejorar tu relación con tu hijo adolescente.

Comunicación entre padres e hijos adolescentes

¿Cómo puedo comunicarme con mi hijo adolescente?

La comunicación es fundamental para mejorar nuestra calidad de vida, expresar nuestras emociones nuestras ideas o solucionar problemas. La comunicación con adolescentes es una ardua tarea para los padres, los cuales se ven mermados por el silencio de sus hijos o sus constantes provocaciones.

Es necesario que tanto padres como hijos aprenden a comunicarse mutuamente. Antes de nada hay que entender que:

  • La comunicación entre padre e hijos es un proceso que lleva su tiempo. De la noche a la mañana no se consigue nada, es decir, hay que ser pacientes. Las oportunidades para comunicarte y conocer cuales son los temores y alegrías de tu hijo no vienen vendrán solas.
  •  La comunicación es un proceso de doble vía. Hablar es tan importante pero sin duda alguna lo primordial es saber escuchar. Es mejor no ser el protagonista en la conversación. Es importante ceder el turno de palabra para poder intercambiar ideas, pensamientos y emociones.
  • Cuando hablemos con nuestros hijos, no todo lo que escucharemos, será de nuestro agrado. Es necesario tener una actitud emocional abierta. Recuerda que una buena comunicación padre-hijo permitirá al adolescente tomar decisiones apropiadas y ante la equivocación, tendrá la oportunidad de responsabilizarse de las implicaciones de una decisión inadecuada.

Cuando una persona no cuenta con las herramientas necesarias para comunicarse o carece de habilidades para ello, se puede sentir ante todo frustrada, aislada, poco valiosa. La consecuencia de ello es que tenga menos posibilidades de recibir ayuda o de integrarse a un grupo. Por ello es  importante entender y manejar Las técnicas de asertividad como medios a través de los cuales mejorar y fortalece las relaciones entre padres e hijos.

Guía práctica para comunicarte con tu hijo adolescente:

1. Errores en la comunicación entre padres e hijos adolescentes

Los errores que más se producen entre la comunicación padre-hijo días tras día y sobre lo cuales podemos actuar para evitarlos son los siguientes:

  1.  Generalizar: “Tú siempre…”, “Tú nunca…” .El problema es la actitud de los padres hacia los hijos. El reproche al hijo por conducta o comportamiento está ala orden del día. Como por ejemplo: ” Nunca me ayudas”, “No pones atención cuando te explico algo” o “siempre gritas” etcétera…
  2. El uso de la critica y el calificar negativamente como gran aliada: “Eres un desagradecido” , ” No sabes hacer nada”, “Eres un inconsciente”.
  3. Gritar como arma: con la que sentirse superior sobre su hijo, sin darse cuenta que son el modelo que los hijos tiene para crecer.
  4. Maltratar: Culpar, insultar, avergonzar, reprochar en casa o en la calle sin importa en dónde o con quién está el adolescente.
  5. Pensar en otra cosa mientras nuestro hijo nos habla: Cuando nuestros hijos nos cuentan sus problemas y nosotros solo estamos pensando en nuestras preocupaciones del trabajo, de la casa, la hipoteca…

“Tu siempre…”, “Tu nunca…” El problema es la actitud de los padres hacia los hijos

2.  Formas de comunicación entre padre e hijos adolescentes

Cada familia es un mundo y cada persona se relaciona con sus familiares según lo que le han enseñado o ha ido observando a lo largo de su niñez y adolescencia. Existen distintos estilos de crianza:

  1. Estilo agresivo: Personas que interrumpen a otros, gritan, no escuchan, culpan, regañan o no ponen atención a quien está hablando.
  2. Estilo pasivo: Personas que provocan enojo porque nunca opinan nada; si llegan a estar a favor o en contra, dan la impresión de adoptar la visión de otra persona y no la propia.
  3. Estilo asertivo: Las personas que dicen lo que piensan y sienten, se muestran seguras pero no agreden a nadie. Respetan las opiniones de los demás.
La importancia de los estilos de crianza y su relación con la comunicación padre-hijo

3. Consejos prácticos para mejorar la comunicación entre padres e hijos adolescentes

1. Escucha lo que dice tu hijo o hija, déjale terminar: Dejar que tu hijo hable, que diga lo que piensa o siente. Si lo interrumpes constante porque “ya sé lo que me va a decir, yo también he sido adolescente”, nunca sabrás cómo se siente.

2. Tranquilidad ante todo ¡Controla tus impulsos!: Puede ocurrir que te cuente que ha hecho cosas que no te gustan. Evita los gritos y `por supuesto las amenazas, pues no sirven para nada. Cuando estés más tranquilo habla con él y explícale qué es lo que no te ha gustado de su conducta y por qué no ha actuado bien. Puede interesarte saber más sobre Cómo manejar los nervios

3. No juzgues. Es lo peor que puedes hacer: Si te dedicas a castigarle por su conducta de forma constante estás poniendo una barrera entre tu hijo y tú. Utiliza frases para que vea que tu no eres juez de nadie: “Ahora mismo estás muy enfadado y lo entiendo, pero si no me gritases sería mejor. Cuando te calmes podremos seguir hablando”.

4. Dale importancia a lo que te dice: A veces lo padres no ven el mundo como lo ve un adolescente. Lo que para los padres es una tontería puede que para un adolescente se todo un mundo. Como padres el pensamiento que suelen tener acerca de una preocupación de su hijo adolescente es:“no son más que tonterías, cuando sea grande se dará cuenta  de que no es para tanto…”. Si cuenta contigo para hablar de sus cosas, dale la importancia que se merece. Tu hijo esta teniendo el valor de contarte algo que para él lo es todo. Respeta su preocupación.

5. No des lecciones: Tendemos a decir a nuestros hijos lo que deben hacer. Es mucho más útil y beneficioso que les enseñes a buscar soluciones, que cree alternativas. A lo largo de su vida se dará cuenta que es más útil tener varias soluciones a un problemas.

Ya no es un niño, no invadas su espacio personal

6. Enséñale a comunicar sus sentimientos: Esta bien que le preguntes por sus rutinas diarias como por ejemplo “que tal en le colegio, en  tenis….” Ve un paso más adelante y preguntarle cómo se ha sentido a lo largo del día, si hay algo que le preocupa. Puedes ayudarle a que entienda qué siente preguntándole tu directamente, no tengas miedo y pregúntale si “¿estás enfadado o triste?”. Todos tenemos que aprender a expresar nuestros sentimientos y sin duda alguna los padres son el mejor modelo para los hijos. También puede interesarte cómo Mejorar la inteligencia emocional.

7. ¡Ya no es un niño!: Lo más importante y lo que más les cuesta a los padres de aceptar. Tu hijo esta creciendo y se está convirtiendo en adulto. Si lo tratas como tu niño pequeño se sentirá avergonzado, y sobre todo delante de sus amigos y amigas. ¡Ten cuidado con esto!

Lenguaje corporal. Aprende 9 trucos de los políticos y ¡conquista el mundo!

Conocer el lenguaje corporal es imprescindible para ser un buen comunicador. ¿Sabías que más del 90% de lo que decimos lo expresamos con el cuerpo, y sólo un 10% lo acaparan las propias palabras? Conocer estos 9 trucos de lenguaje no verbal te ayudará a mejorar tanto tu lenguaje corporal, como aprender a descifrar correctamente lo que quieren decir los demás en realidad.

Lenguaje corporal: Aprende los trucos de los líderes políticos

Cierra los oídos y ¡Abre los ojos!

Habitualmente damos excesiva importancia al lenguaje verbal, prestando escasa o nula atención al lenguaje no corporal. Craso error. Cuando aprendamos el valor que hay en estos conocimientos, dejaremos de oír para ver, y de escuchar para sentir.

¿Cuántas veces has sentido que una persona no te inspira confianza, pero no sabes explicar por qué? Querido amigo; eso es tu intuición que te está mandando señales de alarma. Y habitualmente son muy certeras.

Esto ocurre cuando entre lo que dice una persona y lo que expresa su cuerpo hay contradicciones. Y tu intuición lo percibe, y lo que es más importante, lo rechaza. Podemos estar oyendo a una persona hablar con un discurso coherente e interesante para nosotros, pero no nos cala. Por otro lado, podemos estar ante un discurso que rechazamos, pero completamente cautivados por esa persona. ¿Qué es lo que está influyendo tanto en nosotros? El lenguaje corporal.

A través de este artículo descubriremos algunos trucos de lenguaje corporal de los líderes más carismáticos

La importancia de la comunicación no verbal

Los gestos, las miradas, la manera de andar y sentarse, el tono de voz…. Todo ello constituye el lenguaje no verbal. Este lo utilizamos de una manera absolutamente inconsciente, pero dice mucho más de nosotros de lo que pensamos.

Saber qué decir es tan importante como la forma de hacerlo. En menos de 30 segundos ante un desconocido, ya te has formado una primera impresión de él. Y generalmente, suele ser muy certera.

El lenguaje corporal es un lenguaje universal, de ahí que podamos extraer muchas conclusiones de una persona aunque esté hablando en polaco y no entendamos ni palabra de lo que dice. Como nuestro cerebro no se centra en escuchar el mensaje, se vuelve mucho más receptivo a cualquier movimiento que nos ofrezca información. Este es un proceso muy primitivo, y lo hemos heredado de nuestros antecesores.Si ellos no eran capaces de prestar atención al cuerpo del adversario, no estarían preparados para un ataque sorpresa…

Líderes como Kennedy, Nelson Mandela, Martin Luther King e incluso Hitler, han sabido manejar con perfección el lenguaje no verbal, para influenciar y persuadir a masas

Nuestros líderes saben jugar con el lenguaje corporal perfectamente, transmitiéndonos a cada momento sensaciones. Asesorados por sus gabinetes de imagen, cada movimiento que hacen está meditado y tiene un fin (Aunque como en la vida, unos lo hacen mejor que otros, y algunos ni con asesoramiento…)

9 Trucos de lenguaje de corporal y comunicación no verbal

Las manos y los movimientos que hacemos con ellas son un factor clave en nuestro lenguaje no verbal. Nos ponemos nerviosos cuando no podemos ver las manos de la gente. Desde un punto de vista evolutivo, es de sentido común: Teníamos que vigilar que la persona no llevara un arma en ellas…

1. Truco de lenguaje corporal: La cúpula

Juntar los dedos de ambas manos formando una cúpula es un gesto muy utilizado. Transmite que le persona está concentrada en el discurso. El triángulo que forma el antebrazo le da un aire de misticismo con efectos positivos en los oyentes.

2. Truco de lenguaje corporal: Dar palmaditas

Cuando colocamos la mano en el hombro o la espalda del otro, y le damos unas amistosas palmaditas, estamos mostrando condescendencia y dominio. Los líderes lo utilizan como truco de dominación. Es habitual ver entre saludos de ellos como el que va a recibir la palmadita retira el brazo casi imperceptiblemente hacia atrás y cuadra los hombros.

Truco de lenguaje corporal: Dar palmaditas

3. Truco de lenguaje corporal: Palmas hacia arriba o hacia abajo

Si en un discurso diriges las palmas de tus manos hacia abajo estás mostrando un control absoluto sobre tu discurso. Transmites decisión y poder.

Si por el contrario quieres transmitir confianza y cercanía, muestra las palmas de las manos, y eleva ligeramente el dedo pulgar. Infunde un sentimiento a los oyentes de honestidad. “¿Por qué iba yo a mentirles?” “No tengo nada que esconder”

Gesto muy característico de Obama, que además lo acompaña con camisas con las mangas muy ajustadas, con las que puede mostrar además parte de la muñeca.

Nunca dejes caer la mano hacia atrás doblando la muñeca, transmite inseguridad y debilidad y se carga el discurso.

4. Truco de lenguaje corporal: Abrazar a la audiencia

Con tus palmas vueltas hacia arriba, llévalas hacia afuera y hacia los lados para luego volver sobre tu torso. Este gesto batuta es muy utilizado en discursos cuando se quieres conectar a nivel emocional con la audiencia.

5. Truco de lenguaje corporal: Apretón de manos

Para los políticos es toda una competición. De cara al público y a la prensa, gana el que se le ve la mano en el apretón. Al que no se le ve, pierde.

6. Truco de lenguaje corporal: La importancia del cuerpo

Una anécdota que se cuenta acerca de Bush es como pasaba olímpicamente del protocolo y cuando recibía invitados en la Casa Blanca, se ponía a la izquierda de ellos en vez de a la derecha. Con esto conseguía acaparar todas las miradas y flashes él, mientras que al invitado lo forzaba a dar la espalda al público. Claro que luego también a él le pasaban cosas imprevistas…

7. Truco de lenguaje corporal: Las pequeñas olas

Gesto antiguo donde los haya, pero lo siguen realizando multitud de políticos. Al entrar o salir del atrio, hacen un gesto de reconocimiento o un guiño a la audiencia, de manera que visualmente se transmite un apoyo muy grande por parte del público hacia él.

8. Truco de lenguaje corporal: Jugar con los ojos

Ábrelos para resaltar lo que estás diciendo, y entreciérralos para mostrar decisión y firmeza. También sirve para retar a los oponentes de que no existe discusión alguna sobre ese punto.

9. Truco de lenguaje corporal: Las posturas congruentes

Una forma de análisis corporal divertida es fijarte en la posición corporal cuando hay un debate. Los líderes tienden a “igualar” sus posturas corporales cuando están de acuerdo, y te darás cuenta de que lo hace en forma de espejo.

El principio del todo: Los inicios del lenguaje no verbal

Este debate ha sido el primer debate político televisado en la historia. En 1960, J.F Kennedy y R. Nixon, protagonizaron lo que en su día impuso las bases de la política y el lenguaje no verbal. Nixon subestimó a J.F.K, se negó a maquillarse, se presentó con un traje gris que en aquellos entonces, con la televisión en blanco y negro no resaltaba nada, quedando así en segundo plano tras un Kennedy moreno del sol, con un traje oscuro, y con una pose y gestualidad muy estudiada. Hasta el punto de que consiguió la victoria. Tras la derrota, Nixon afirmó lo siguiente:

“Confiad plenamente en vuestro productor de televisión, dejadle que os ponga maquillaje incluso si lo odiáis, que os diga como sentaros, cuales son vuestros mejores ángulos o qué hacer con vuestro cabello. A mí me desanima, detesto hacerlo, pero habiendo sido derrotado una vez por no hacerlo, nunca volví a cometer el mismo error”

Os animo a que lo veáis y juguéis a encontrar algunos trucos de los que hemos visto anteriormente.

La clave siempre está en ser, hacer, y parecer….

Cómo transmitir poder y seguridad con tu lenguaje corporal: 10 Consejos

¿Alguna vez te has preguntado qué podrías hacer para transmitir más seguridad? ¿Temes fracasar en entrevistas de trabajo por falta de confianza? ¿Quieres influir en los demás y que te tomen en serio? Si te sientes identificado con estas situaciones no dudes en seguir leyendo. En este artículo te explicamos cómo transmitir poder y seguridad modificando tu postura corporal.  

Cómo transmitir poder con tu lenguaje corporal

¿Alguna vez te has preguntado por qué fracasaste en esa entrevista de trabajo si dijiste todo lo que querían escuchar? ¿Por qué no lograste conquistar a esa persona que te hacía “tilín”? Los motivos pueden ser muchos, pero no descartes la posibilidad de que tu lenguaje no verbal te haya jugado una mala pasada y haya transmitido lo contrario a lo que tú querías transmitir.

El lenguaje corporal, al igual que la expresión facial, son esenciales en nuestra comunicación cara a cara. Lo que expresamos con nuestro cuerpo es el 90% de la información que  transmitimos y puede ser crucial en en conseguir o no un empleo o en atraer a esa persona que nos gusta. Por ello es importante dominarlo.

Tu lenguaje corporal habla por ti

Existen dos tipos de comunicación: el lenguaje verbal y el no verbal. El verbal es lo que expresamos con las palabras. El no verbal se compone de la postura y la prosodia (la entonación que acompaña a las palabras, las inflexiones de la voz, el tono, y los énfasis).

El lenguaje corporal, es esencial en la comunicación. Sin embargo, normalmente no estamos atentos a lo que comunicamos con nuestro cuerpo. Y este, muchas veces nos delata.

Parece que siempre nos centramos en cuidar nuestras palabras cuando nos comunicamos con alguien. Queremos impresionar, mostrar seguridad, conquistar, convencer, persuadir y para ello medimos muy bien lo que decimos y nuestra forma de expresarnos, pero hay veces que tu cuerpo se mueve por su cuenta transmitiendo justo lo contrario. Y es que, cuando el lenguaje corporal y el verbal no están compaginados, nuestro cerebro es bastante listo, y de forma inconsciente, tiende a fiarse más del lenguaje no verbal, de lo que comunica tu cuerpo, ya que este suele ser más sincero. Y es que, “leer” los gestos de los demás nos da mucha información acerca de lo que el otro está sintiendo en realidad.

Para ser unos excelentes comunicadores es importante dominar el arte de la comunicación no verbal. ¿Cómo te crees que convencen los políticos?.

Nuestra postura no solo afecta al funcionamiento de nuestros órganos y nuestra estructura interna, también afecta a la manera en la que respondemos al estrés y a cómo nos sentimos. Descubre los beneficios de una buena postura en el siguiente vídeo.

Tu lenguaje corporal tiene una influencia directa en cómo te sientes psicológicamente

Igual que las emociones nos hacen generar posturas y expresiones, estas, a su vez contribuyen tienen una gran influencia en las emociones que sentimos. Por tanto, seremos capaces de aumentar nuestra seguridad y confianza en nosotros mismos simplemente cambiando nuestra postura.

Según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio en 2009 la forma en la que nos sentamos influye en la importancia que le damos a nuestros propios pensamientos y cómo de seguros nos sentimos. En concreto, si nos sentamos con la espalda erguida será mas probable que estemos seguros de lo que decimos y desempeñaremos mejor nuestras tareas. Lo contrario ocurre si nos hundimos en las silla, con los hombros hacia delante.

Esto mismo ocurre al caminar, si caminamos erguidos nos sentiremos más seguros y aumentará nuestra autoestima. Un truco para mejorar nuestra postura es intentar separar un hombro de otro y erguir nuestro cuerpo como si un hilo nos atravesara de arriba a abajo y tiraran de nosotros hacia arriba, como si fuéramos una marioneta.

En esta retroalimentación postural intervienen dos hormonas: la testosterona y el cortisol.

  • La testosterona es la hormona que se encuentra en mayor medida en los hombres, aunque las mujeres también tenemos. Está asociada con la confianza, la dominancia, la asertividad.
  • El cortisol es la hormona del estrés, aparece cuando una situación estresante es mantenida en el tiempo y se asocia a la ineficacia para resolver estas situaciones. Se ha demostrado que el mantenimiento de una postura durante 2 minutos es suficiente para que los niveles de estas hormonas cambien.

Las posturas “expansivas”, aquellas en las que se ocupa mucho espacio, están asociadas a un incremento en la testosterona y una sensación subjetiva de seguridad y poder.

Mientras que en las posturas “introvertidas”, las que ocupan poco espacio, se asocian al aumento en los niveles de cortisol y a las sensaciones subjetivas de mayor inseguridad y timidez.

¿Cuáles son estas posturas de seguridad? ¿Qué poses evitar? A continuación te descubrimos diez herramientas para aumentar tu seguridad.

¿Cómo transmitir poder y seguridad con tu lenguaje corporal?

1. Contacto visual

Es importante mirar a tu interlocutor, tanto cuando estas hablado (ayuda a que preste atención a lo que estás diciendo) como cuando es el otro quien habla (le hace saber que le estas escuchando)

2. Apretón de manos firme

Cuando vayas a saludar a alguien dando la mano, procura hacerlo ni demasiado fuerte ni demasiado flojo. No hay nada más desagradable como que te den la mano sin fuerza o que casi te rompan los dedos. Transmite seguridad en tu agarre.

3. Gesticulación activa pero no exagerada

Es importante acompañar las palabras con gesticulaciones. Ayuda a transmitir el mensaje y enfatiza las palabras. Sin embargo, hay que tener en cuenta que una gesticulación muy exagerada o rápida puede hacer el efecto contrario, distraer de lo que se quiere transmitir.

4. Sonrisa

La sonrisa es el símbolo universal de alegría, cercanía, sinceridad. Sonríe a tu interlocutor al saludarle, despedirle, y durante la conversación si el tema de esta así lo permite. Hará que este se forme una opinión más favorable de ti.

5. Tono de voz alto y firme

Evita los tonos de voz bajos y temblorosos. Hazte oír. Lo que tu dices tiene el mismo valor que lo que puedan decir los demás.

6. No cruzar los brazos ni las piernas.

El cruce de brazos y piernas es un mecanismo para protegernos de las amenazas del entorno. Sin embargo, en situaciones como reuniones sociales o entrevistas de trabajo es mejor mostrarse abierto y receptivo.

7. No llevarse las manos a la cara

En general, cuando las personas intentan engañar o mentir, el inconscientemente intentamos taparnos la boca o los oídos como rechazo a aquello que estamos diciendo. Por tanto, cualquier acto de tocarnos la cara, la nariz la barbilla (como gestos que se han quedado a medio camino de taparnos la boca o los oídos), además de denotar nerviosismo, le puede indicar a nuestro interlocutor que no estamos siendo del todo sinceros.

A continuación podéis ver una serie de poses, las que he llamado expansivas, que se pueden realizar antes de un acontecimiento estresante o importante, para el cual necesitemos un extra de seguridad, al mismo tiempo que evitamos las posturas que nos empequeñezcan (hombros hacia delante, piernas cruzadas, espalda encorvada…).

8. Manos detrás de la cabeza y pies sobre la mesa

Cómo transmitir poder con tu lenguaje corporal: posturas expansivas

Esta es una de las posturas más expansivas que hay. Ocupa una gran superficie. Pero hay que tener cuidado dónde realizarla, ya que puede resultar irrespetuosa. Por ello es preferible hacerlo en privado, antes de un acontecimiento importante para reducir el estrés y obtener más seguridad en nosotros mismos.

9. Manos apoyadas sobre la mesa.

Esta postura la podemos realizar en reuniones de trabajo para imponer autoridad. La cabeza, al estar un poco más adelantada con respecto al cuerpo transmite interés por nuestra audiencia y ayuda a esta a atender a nuestras palabras, y más si está acompañada con una sonrisa, como en la imagen.

10. Postura Wonder Woman

La clásica postura de la super heroína, con los brazos en jarras y las piernas ligeramente separadas, además de ser muy sencilla puede servir como ese pequeño empujón que necesitamos antes de someternos a alguna situación estresante. Es aconsejable que esta pintoresca postura también se realice antes, y no durante, esa situación.

Puede parecerte difícil tener en cuenta todos estos aspectos, pero ¡practicando todo se consigue!

En el siguiente vídeo podéis saber más acerca de cómo influye nuestro lenguaje corporal. ¡No olvides activar los subtítulos!