fin de la cuarentena

8 consejos útiles para prepararnos para el fin de la cuarentena

Parece que el fin de la cuarentena por coronavirus cada vez está más cerca. Sin embargo, volver a la “vida normal” puede llevarnos todavía un tiempo. El estrés y la ansiedad derivados de esta difícil situación puede mantenerse todavía un tiempo. Aquí te contamos que dificultades es posible que encontremos a la hora de volver a nuestra rutina habitual y algunos consejos para superar el trauma vivido de esta situación y volver a la normalidad de la mejor manera posible.

Cambios de hábitos y mente

Hemos estado el tiempo suficiente en cuarentena como para haber formado ciertos hábitos. Es posible que nos hayamos acostumbrado a madrugar menos, a pasar más tiempo con nuestra familia y a estar más en contacto con amigos y familiares (por llamada o videollamada). Incluso es posible que hayamos estado haciendo más ejercicio ahora que antes.

Cuando llegue el fin de la cuarentena es necesario volver a habituarnos a esa otra forma de vida y es posible que nos cueste al principio. Para ello es importante ser amables con nosotros mismos, darnos tiempo y ser conscientes de que es necesario un periodo de adaptación, y que es normal sentirnos desanimados, tristes, irritables o frustrados.

Dificultades para volver a la vida diaria después de la cuarentena

Volver a madrugar y desplazarse al trabajo

Quizá, una de las mayores dificultades del fin de la cuarentena sea volver al trabajo. Para muchos, poder trabajar desde la comodidad del hogar es una ventaja, y consideran tener que desplazarse a la oficina, perdiendo tiempo de transporte y haciendo un trabajo que pueden hacer desde casa puede ser frustrante.

Dificultades económicas

Algunas personas con suerte han podido mantener sus trabajos intactos mediante teletrabajo. Sin embargo, muchas otras personas han sido despedidas, otras personas han visto sus empresas dañadas económicamente. La interrupción de la actividad laboral da lugar a grandes dificultades económicas, que se ven agravadas por la duración de la cuarentena, y favoreciendo situaciones muy estresantes.

Miedo a nuevos contagios

Esta pandemia por coronavirus ha aumentado inevitablemente el miedo general a la enfermedad. Es posible que muchas personas sigan con miedo a contagiarse bastante tiempo, o trastornos como el TOC o la hipocondría se vean agravados.

Cuando llegue el fin de la cuarentena es muy posible que la gente siga mostrando conductas de evitación, como acercarse a otras personas y se alejen de aquellas que tosan o estornuden, eviten espacios públicos o llenos de gente. También el lavado de manos frecuente se mantuvo a largo plazo.

Problemas de salud mental

El personal sanitario y personas que han pasado la cuarentena totalmente aislados en espacios pequeños son personas vulnerables. Según varios estudios (este y este), la situación de cuarentena en personal sanitario, en personas que han tenido un amigos o familiares que han contraído el virus o personas que han sido puestas en cuarentena, totalmente aisladas favorece el desarrollo de síntomas de estrés postraumático, y abuso de alcohol incluso 3 años después.

Personas que ya padecen algún trastorno es posible que este se haya agravado. Los conflictos por pasar la cuarentena en familia también pueden haber fomentado nuestro estrés y malestar general. Esta situación incrementa sentimientos de desánimo, desesperanza y decepción con el mundo y los gobiernos.

En definitiva, el estado de confinamiento favorece, sobre todo, un bajo estado de ánimo e irritabilidad.

Estigma

Tanto personal sanitario como personas que han sido aisladas por haber sido infectadas por coronavirus es posible que vayan a sufrir estigma y rechazo por parte de su entorno. Es posible con el fin de la cuarentena comiencen a ser tratados diferente, que les eviten y les traten con miedo y sospecha.

También es posible que aumenten situaciones de rechazo y odio hacia ciertas poblaciones o autoridades, a quienes se les culpe de todo lo sucedido.

Aislamiento de los demás

Es posible que algunas personas se sientan más aisladas y alejadas de los demás a raíz de la cuarentena. Si bien algunas personas han tenido una intensa vida social mediante videollamadas, quizá otras personas a vivido un cierto distanciamiento de sus relaciones por la imposibilidad de verse cara a cara.

¿Porqué debemos hacer una adaptación por fases o paulatina?

La Organización Mundial de la Salud propone un fin de la cuarentena paulatino, donde en un primer momento se incorporen los trabajadores a sus puestos de trabajo, luego se reabran las escuelas, y luego todo lo demás. De esta forma se evitará el efecto “avalancha”, donde todo el mundo querrá salir a la vez, creando un nuevo pico de contagios por coronavirus.

Una adaptación por fases también nos ayudará a concienciarnos de nuestra nueva situación, habituándonos poco a poco a nuestra nueva libertad.

Consejos para el fin de la cuarentena

Para superar esta pandemia por coronavirus y salir fortalecidos es importante cultivar y promover la resiliencia. La resiliencia es el proceso de adaptación y superación de las dificultades vitales y traumas.

Esta situación que estamos viviendo es fuente de traumas y estrés psicológico. La cuarentena, el confinamiento, el duelo y la enfermedad son experiencias difíciles y dolorosas para muchas personas. Sin embargo, esto no determina el resultado de tu vida. Hay muchos aspectos que puedes controlar, modificar y puedes utilizar para crecer. Ese es el papel de la resiliencia. Volverse más resiliente no solo te ayuda a superar circunstancias difíciles, sino que también te empodera para crecer y mejorar tu vida por el camino.

A continuación, te damos algunos consejos para llevar el fin de la cuarentena lo mejor posible y para fomentar la resiliencia.

1. Mantener medidas de higiene

Cuando acabe la cuarentena es importante mantener las medidas de higiene establecidas por la Organización Mundial de la Salud para evitar un repunte en los contagios. Además nos ayudará a paliar el miedo al contagio.

2. Mantener los buenos hábitos creados

Muchas personas habrán creado buenos hábitos, cómo la actividad física en casa, ejercicios para controlar el estrés, horarios estructurados, tiempo familiar, menos consumo innecesario… Podemos utilizar esta experiencia de cuarentena para incorporar a nuestra vida diaria aquellos hábitos que hemos creado y que son positivos para nosotros. Está en nuestra mano que esta difícil experiencia se convierta en algo que nos sirva de algo.

3. Controlar la ansiedad

A muchas personas es posible que les quede estrés y ansiedad residual, por ello es importante aprender a controlar la ansiedad. Hay muchas estrategias, como realizar yoga y meditación mindfulness, ejercicios de respiración, la actividad física, la reestructuración cognitiva para cambiar nuestros pensamientos…

Descubre en el siguiente vídeo cómo relajarte mediante la relajación muscular progresiva de Jacobson.

Es muy importante también crear espacios para nosotros, para el autocuidado.

4. Tener buena actitud

Una buena actitud es esencial para poder superar con éxito las situaciones díficiles que se nos presentan. Para ello, vamos a intentar ver lo que ha pasado desde una perspectiva positiva, preguntándonos: ¿qué aspectos positivos puedo sacar de esta situación? ¿Qué información he obtenido sobre cómo soy yo? ¿Qué puedo aprender de esto?

Respondiendo a estas preguntas podrás darte cuenta de que, aunque vivimos situaciones complicadas y dolorosas, no todo es tan horrible como pensamos, y en todas las situaciones hay rayos de luz, aunque nos cueste verlos.

5. Expresa cómo te sientes

La expresión y desahogo emocional son beneficiosos para reducir el impacto de esas emociones. En lugar de embotellarlas y reprimirlas, cosa que podría hacer que empeoren, exprésalas de una forma adecuada. Por ejemplo, cuéntaselo a un amigo, escríbelo en un diario, utiliza la expresión artística, acude a un terapeuta.

Es importante que aceptes tus emociones, que las observes y que tengas en cuenta que terminarán pasando.

6. Contacto y apoyo social

Estar cerca de nuestros familiares y amigos es esencial para nuestro bienestar, y más aún en periodos de crisis. Por ello, tras esta cuarentena apóyate en tus seres queridos y reúnete con tus amigos. Además, el contacto social puede ser muy eficaz para reducir la ansiedad.

7. Encuentra un propósito y ponte metas

Muchas veces, tras una experiencia traumática, perdemos el timón de nuestra vida, no encontramos motivación ni sentido a nuestra vida. Para ello es importante que busques algo que te guste, que te apasione.

A veces es difícil encontrarlo. Piensa en qué es lo que valoras de la vida, de las personas. Define tus valores, quizá es ayudar a personas o animales vulnerables, o la búsqueda espiritual, o enseñar. Y ponte metas de acuerdo con esos valores vitales.

8. Terapia psicológica

La terapia psicológica puede ser de gran ayuda para superar estos momentos de crisis.

También hay muchos servicios gratuitos de atención psicológica en estos tiempos de Coronavirus y el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid que pueden ser de gran ayuda a personal sanitario y a aquellos que han perdido seres queridos.