Cerebelo: Mucho más que coordinación motora

 

Es probable que hace unos segundos antes de llegar aquí estuvieses escribiendo en tu ordenador o teléfono. Lo hacemos de manera rápida y automática, pero… ¿te has planteado alguna vez lo preciso y armónico que es el movimiento de tus dedos cuando tecleas? Para lograr que escribas correcta y eficientemente, se activan en nuestro cerebro diversas estructuras. La parte del cerebro encargada de coordinar dichos movimientos es el Cerebelo, y participa en muchas de las actividades que hacemos día a día: desde caminar hasta organizar una frase.

¡Si te interesa saber más detalles acerca del Cerebelo, no te pierdas la sección “Para ampliar…” al final de este artículo!

Cerebelo Guía Completa

Cerebelo Guía Completa

¿Qué es el Cerebelo?

El Cerebelo es una estructura cerebral que queda parcialmente oculta por la corteza. Clásicamente se pensaba que sólo se encargaba de armonizar los movimientos corporales, pero desde hace unos años se ha hecho evidente su participación en diversas funciones cognitivas. El Cerebelo tiene una forma parecida a la del cerebro, aunque un tamaño mucho menor. De hecho, su nombre significa “cerebro pequeño”. Está dividido en dos hemisferios, y la porción del Cerebelo que se encuentra entre estos es llamado vermis. Además, es la única parte del cerebro que cuenta con Células de Purkinje, un tipo de neuronas esenciales para su funcionamiento que permite integrar la información que recibe.

Anatomía del Cerebelo: Lóbulos, cisuras, hemisferios y vermis.

Esquema de la anatomía del Cerebelo: Lóbulos, cisuras, hemisferios y vermis.

¿Dónde se encuentra el Cerebelo? ¿De qué partes se compone?

El Cerebelo se encuentra ubicado en la zona posterior del cerebro a la altura del puente troncoencefálico, bajo el lóbulo occipital (ligeramente por encima de la nuca). Se une al resto del cerebro mediante los pedúnculos inferior, medio y superior, que son un conjunto de fibras nerviosas que llevan información del resto del cuerpo al Cerebelo (aferencias), o del Cerebelo al resto del cuerpo (eferencias). De hecho, de no ser por los pedúnculos, se encontraría separado del resto del cerebro.

¿Para qué sirve el Cerebelo? Definición

La precisión, armonía y belleza de los movimientos de los bailarines y bailarinas de ballet requieren de mucha dedicación, de mucha práctica y, sobre todo, del Cerebelo. Cada paso de la coreografía tiene una fuerza, un ritmo y una amplitud muy determinados y, sin la ayuda del Cerebelo, todo movimiento se vería reducido a un conjunto de espasmos y aparatosas caídas (algo por lo que poca gente estaría dispuesta a pagar). Pero, además de esta importantísima función de coordinación motora, el Cerebelo también participa en funciones cognitivas, sin las cuales los profesionales del ballet no podrían, por ejemplo, reproducir de memoria los movimientos. De este modo, las funciones del Cerebelo se dividen en funciones motoras y funciones cognitivas.

  • Funciones de Control Motor del Cerebelo: Esta estructura recibe información acerca de, entre otras cosas, nuestro equilibrio, de la posición de nuestro cuerpo, de qué músculos debemos mover para realizar una acción específica, de la dirección de dicho movimiento y lo integra (es decir, junta y trabaja todo lo anterior). Cuando ha elaborado la información (algo que hace muy, muy rápido), le indica al resto del cerebro cómo ha de llevar a cabo el movimiento. Así, regula la intensidad, la velocidad, la dirección precisa, el recorrido y demás características del movimiento para que, como resultado final, realicemos un movimiento armónico, preciso y coordinado. Para llevar a cabo esta función, las distintas partes del Cerebelo se especializan en partes del cuerpo concretas, siguiendo una correspondencia entre los músculos y la superficie del Cerebelo. Se ha llegado a hacer una representación topográfica con esta correspondencia, llamada “homúnculo del Cerebelo”, la cual indica qué partes del Cerebelo se encargan de qué partes del cuerpo.
Homúnculo del cerebelo: Representación del cuerpo sobre el cerebelo.

Homúnculo del cerebelo: Representación del cuerpo sobre el cerebelo. Imagen: es.slideshare.net

  • Funciones Cognitivas del Cerebelo: Desde hace relativamente poco tiempo se ha empezado a estudiar en profundidad en qué funciones cognitivas y emocionales participa el Cerebelo. La forma más habitual de investigar las funciones de las estructuras cerebrales es estudiar los casos de personas que han sufrido algún daño cerebral y, en consecuencia, se han visto alteradas sus capacidades cognitivas. Así, se puede llegar a conclusiones más o menos certeras de las áreas que participan en las distintas funciones (si se daña X área cerebral y la persona deja de hablar, se entiende que dicha área cerebral participa en la capacidad de hablar). El problema es que los daños cerebrales (como un ictus o un traumatismo craneoencefálico) suelen ser bastante amplios, viéndose afectadas en consecuencia más de un área. Esto dificulta el estudio, ya que no se sabe si la pérdida de la función viene del daño en el área X o el área Y. No obstante, diferentes estudios han investigado las funciones cognitivas, así como los avances más actuales, lo que nos permite saber que el Cerebelo contribuye a los siguientes procesos cognitivos:
    • Lenguaje y Cerebelo: Participa en la composición sintáctica y gramática en general, en la articulación (que se trata realmente de una función motora de los músculos del aparato fonatorio), en la articulación encubierta (es decir, cuando hablamos para nosotros en un diálogo interno, sin hacer ruido alguno), en la generación de palabras, en la comprensión oral y en el establecimiento de relación semántica entre palabras.
    • Habilidades visuoespaciales: Requieren del Cerebelo las tareas visuoespaciales complejas como la construcción o la rotación mental de imágenes.
    • Memoria y aprendizaje (motor y no motor): El Cerebelo, junto a otras estructuras cerebrales (estriado y ganglios basales), tiene un papel primordial en la memoria procedimental (montar en bicicleta, conducir, escribir tu nombre a lápiz o leer en espejo) y en el aprendizaje de habilidades motoras, hábitos y comportamientos. Además, está relacionado con la habituación y la sensibilización, y con el condicionamiento clásico y operante. También se activa con el aprendizaje de secuencias motoras y con el aprendizaje de secuencias complejas. En conjunto con otras estructuras (área motora suplementaria y opérculo frontal), el Cerebelo participa en la memoria operativa verbal, aunque no está claro si en la coordinación interna, si en los ajustes de los errores, o en ambos. Por otro lado, el Cerebelo también puede tomar parte en la memoria espacial.
    • Funciones ejecutivas y cerebelo: Las funciones ejecutivas están íntimamente relacionadas con la corteza prefrontal dorsolateral. No obstante, al ser una serie de funciones cognitivas tan complejas, requieren de la participación de otras estructuras cerebrales, entre las que se encuentra el Cerebelo. Las funciones en las que participa el Cerebelo (aunque no hay mucha consistencia en algunas de ellas) son la planificación, la flexibilidad cognitiva, el razonamiento abstracto, la memoria de trabajo, la fluencia verbal y la inhibición. Algunos estudios sugieren que el Cerebelo puede estar activo durante la toma de decisiones o durante la coordinación de dos tareas al mismo tiempo, incrementando la velocidad y automatizando los movimientos nuevos.
    • Atención y cerebelo: En actividades de atención selectiva u otras funciones más complejas que requieran de la atención, como el cálculo, actúa el Cerebelo.
    • Personalidad y emociones: Algunos estudios señalan el papel del Cerebelo en el control y modulación de las emociones. Además, también se ha relacionado con la personalidad, regulando las conductas apropiadas o inapropiadas para el contexto.

¿Quieres conocer el estado de tus procesos cognitivos?

Actualmente existen herramientas clínicas para ello. El programa que los especialistas recomiendan es CogniFit, la herramienta líder en evaluaciones neuropsicológicas y herramientas de estimulación y entrenamiento cognitivo.  Este programa de estimulación cerebral se basa en la reserva cognitiva y en la plasticidad neuronal para medir y mejorar el rendimiento mental mediante juegos online. Las actividades que se presentan en esta herramienta combinan diferentes baterías neuropsicológicas, ejercicios terapéuticos, técnicas de rehabilitación y aprendizaje orientadas re-entrenar y mejorar las habilidades que más necesite cada persona.

Este programa pueden utilizarlo profesionales de la salud, investigadores, profesores y personal docente, familias, etc… Es una herramienta muy fácil de usar, por lo que está al alcance de cualquier persona que quiera conocer y mejorar su estado cognitivo.

Las herramientas de evaluación y entrenamiento cognitivo de CogniFit permiten medir, activar, ejercitar y fortalecer importantes capacidades cognitivas (atención, memoria, funciones ejecutivas, planificación, percepción, etc. ) y los más de 20 componentes que las integran.

Todos los programas de estimulación cognitiva que ofrece CogniFit han sido validados para que niños, adolescentes, adultos, personas mayores o de la tercera edad puedan evaluar, activar y fortalecer su capacidad mental y comparar su estado cognitivo con el resto de la población mundial.

CogniFit: Programa de entrenamiento cerebral

CogniFit: Programa de entrenamiento cerebral

El daño en el Cerebelo no paraliza ningún músculo, pero tiene consecuencias importantes en el movimiento de los mismos. Algunos de estos son:

  • Ataxia: La ataxia es, probablemente, el trastorno más característico derivado de la alteración del Cerebelo. Consiste en un trastorno del movimiento por la incapacidad de coordinar adecuadamente las distintas partes del cuerpo implicadas. Se dan errores de amplitud, velocidad, dirección o fuerza en los movimientos motores voluntarios. Los pacientes tratan de compensar estos errores, desembocando en movimientos toscos. La marcha atáxica cerebelosa es fácilmente reconocible por el andar poco coordinado y sin equilibrio. El problema es especialmente evidente si el paciente trata de caminar con los ojos cerrados.
  • Disfasia cerebelosa: Se caracteriza por un habla escandida o explosiva (habla a tirones, con diferentes intensidades, de una manera disarmónica).
  • Nistagmo cerebeloso: Es un movimiento errático, rápido e involuntario de los ojos.
  • Dismetría: Se trata de la incapacidad de coordinar correctamente el movimiento de sus extremidades con la información visual que recibe. Si intenta tocarse la nariz, no acierta, ya que se pasa a la hora de realizar el movimiento.
  • Asinergia: Los movimientos realizados se llevan a cabo de manera no sinérgica, es decir, sin coordinación o armonía. Tiende a perder el equilibrio y a adoptar posturas extrañas para compensar esa pérdida de equilibrio.
  • Adiadococinesia: Es la incapacidad de predecir las posiciones de las partes del cuerpo cuando se realiza el movimiento.
  • Temblor intencional: Es el temblor que se produce al realizar un movimiento. En cambio, las personas con daño en el Cerebelo no suelen presentar temblores en reposo (estando quietos).
  • Hipotonía: Los músculos se muestran flácidos, dado que tienen un tono inferior al normal. Debido a esto y a la falta de equilibrio, los pacientes con daño cerebeloso tienden a realizar muchos movimientos con las extremidades. En las pruebas de coordinación se observa fenómeno de rebote.
  • Síndrome cerebeloso cognitivo-afectivo: Cuando el Cerebelo se ve afectado, las capacidades cognitivas y el control de las emociones relacionadas con éste también se ven alteradas, provocando una “dismetría en el pensamiento”. Las capacidades cognitivas como las funciones ejecutivas, la atención, las capacidades visuoespaciales, la memoria, el lenguaje o la personalidad pueden experimentar cambios leves o graves.

Ahora que ya sabemos esto, es momento de agradecer a nuestro Cerebelo no sólo que seamos capaces de andar, hablar, teclear o bailar de una manera tan coordinada, sino también que nos permita aprender, estructurar correctamente el lenguaje y planificar nuestras conductas. En definitiva, agradecerle que haga posible que vivamos nuestro día a día con normalidad y armonía.

Ilustración del encéfalo con el Cerebelo rodeado en rojo.

Ilustración del encéfalo con el Cerebelo rodeado en rojo. Imagen: hablemosdeneurociencia.com

Para ampliar…

Anatomía: ¿De qué partes se compone el cerebelo?

El Cerebelo es una estructura relativamente grande con una superficie repleta de surcos transversales. Según estos surcos, el Cerebelo se divide en los siguientes lóbulos:

  • Lóbulo anterior (Espinocerebelo o Paleocerebelo): Es la porción del Cerebelo que se sitúa por encima de la Cisura Prima. Conecta con la médula espinal. Se encarga del tono muscular, del movimiento del tronco y de las extremidades.
  • Lóbulo posterior (Cerebrocerebelo, Pontocerebelo o Neocerebelo): Es la porción del Cerebelo que se ubica entre la Cisura Prima y la Cisura Posterolateral. Conecta con la corteza. Se encarga de los movimientos voluntarios y de las funciones cognitivas.
  • Lóbulo floculonodular (Vestibulocerebelo o Arquicerebelo): Es la porción del Cerebelo que queda por debajo de la Cisura Posterolateral. Conecta con los núcleos vestibulares y reticulares. Se encarga del equilibrio, de la posición del cuerpo, del desplazamiento de la cabeza y de los movimientos oculares.

¿De qué núcleos está compuesto el Cerebelo? ¿Para qué sirven?

Los núcleos son un conjunto de cuerpos neuronales que trabajan de manera coordinada para llevar a cabo una serie de funciones más o menos específicas. Los núcleos más importantes del cerebelo son:

  • Núcleo fastigio (o del techo). Recibe las proyecciones de la corteza del vermis.
  • Núcleo globoso (interpósito posterior). La corteza que queda entre el vermis y los dos hemisferios cerebelosos (paravermis) se proyecta en este núcleo.
  • Núcleo emboliforme (interpósito anterior). Este núcleo también recibe las proyecciones de la corteza del paravermis.
  • Núcleo dentado: Se divide en tres partes (lateral, paleodentado y neodentado). En este núcleo se proyecta la corteza de los hemisferios cerebelosos.

¿De dónde recibe la información el Cerebelo? ¿A dónde la envía? Las conexiones cerebelosas

Para realizar correctamente todas sus funciones, el Cerebelo establece una gran cantidad de conexiones de entrada y salida de información con diversas áreas del sistema nervioso. No obstante, es una estructura “aislada” del resto. La única puerta de entrada y salida de la información son los pedúnculos cerebelosos. Los pedúnculos son un conjunto de fibras aferentes y eferentes que, según su posición, se pueden dividir en tres pares:

  • Pedúnculo cerebeloso inferior (PCI): Conjunto de fascículos que unen el bulbo raquídeo con el Cerebelo y viceversa. Está conformado principalmente por fibras aferentes y algunas eferentes.
  • Pedúnculo cerebeloso medio (PCM): Conjunto de fascículos que conectan el puente troncoencefálico con el Cerebelo y viceversa. Está formado casi exclusivamente por fibras aferentes.
  • Pedúnculo cerebeloso superior (PCS): Conjunto de fascículos que enlazan el mesencéfalo con el Cerebelo y viceversa. Está formado principalmente por fibras eferentes y algunas aferentes.

De este modo, las distintas conexiones del Cerebelo entran o salen por uno o más de cada par de pedúnculos. Si nos fijamos en qué sentido va la información (si entran al Cerebelo o salen de él), distinguimos entre aferencias y eferencias, respectivamente. Las aferencias llevan la información de diferentes partes del cuerpo al Cerebelo. Los principales fascículos o tractos de fibras aferentes son:

  • Fascículo vestíbulocerebeloso: Sistema vestibular → PCI → Lóbulo floculonodular.
  • Fascículo espinocerebeloso dorsal: Médula espinal → PCI → Lóbulo anterior.
  • Fascículo espinocerebeloso ventral: Médula espinal → PCI y PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo cuneocerebeloso: Bulbo raquídeo → PCI → Lóbulo anterior.
  • Fascículo olivocerebeloso: Bulbo raquídeo → PCI → Lóbulo anterior.
  • Fascículo reticulocerebeloso: Bulbo raquídeo → PCI y PCM → Lóbulo anterior.
  • Fascículo tectocerebeloso: Mesencéfalo → PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo trigéminocerebeloso: Mesencéfalo → PCI y PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo rubrocerebeloso: Mesencéfalo → PCS → Lóbulo anterior.
  • Fascículo corticoponticocerebeloso: Corteza cerebral → PCM → Lóbulo posterior.

Por otro lado, las eferencias hacen referencia a fibras que salen del Cerebelo y mandan información a otras partes del cerebro. Las principales eferencias son:

  • Fascículo cerebelovestibular: Lóbulo floculonodular → PCI → Sistema vestibular.
  • Fascículo floculooculomotor: Lóbulo floculonodular → PCS → Nervio oculomotor.
  • Fascículo uncinado: Lóbulo floculonodular → PCI → Sistema vestibular y núcleos oculomotores.
  • Fascículo interpuestoolivar: Lóbulo anterior → PCS → Núcleo olivar inferior del Bulbo raquídeo.
  • Fascículo interpuestorreticular: Lóbulo anterior → PCI → Formación reticular.
  • Fascículo interpuestorrúbrico: Lóbulo anterior → PCS → Núcleo rojo → Corteza cerebral.
  • Fascículo interpuestotectal: Lóbulo anterior → PCS → Tubérculos cuadrigéminos.
  • Fascículo dentadotalámico: Lóbulo posterior → PCS → Tálamo.

 

Neuropsicólogo amante de la ciencia, el cerebro y sus entresijos. Formado en neuropsicología clínica e investigación.
Volcado en facilitar a todos los públicos la relación entre el cerebro y la conducta, para ayudar a comprender lo que ocurre dentro de nuestras cabezas.

This post is also available in: Francés