¿Cómo mejorar las habilidades psicomotoras en niños? 10 juegos.

 

Las habilidades psicomotoras son un conjunto de destrezas que vamos adquiriendo desde que nacemos e implican las habilidades necesarias para un adecuado desarrollo motor, tanto a nivel de movimiento grueso (aprender a caminar, sentarse sin caerse, etc) como de movimiento fino (coger un objeto, pintar sin salirse de la ralla…), el desarrollo sensorial (responder a sonidos), el afectivo-emocional (imitar) y desarrollo cognitivo y del lenguaje (pronunciar bien  las palabras). Hay muchas patologías que cursan con un enlentecimiento psicomotor, lo que se traduce en algunas dificultades a nivel motor, cognitivo y afectivo de los niños. Por ejemplo, los niños con trastornos del desarrollo como el autismo, el retraso mental o el daño cerebral, pero también con dislexia, TDAH, o cáncer infantil pueden tener problemas en el desarrollo psicomotor. Por suerte, existen muchos juegos y/o ejercicios que pueden ayudar a mejorar las habilidades psicomotoras de tus hijos, te serán útiles tanto si existe un problema como si no.

¿Qué aspectos de la psicomotricidad trabajarás con estos juegos?

  • Trabajarás la coordinación de los miembros superiores
  • Trabajarás la motricidad fina
  • Coordinación óculo-manual
  • Integración viso-motora

mejorar las habilidades psicomotoras

10 juegos para mejorar las habilidades psicomotoras de tus hijos

 

  • Jugar con plastilina. Apretar, estirar y manipular la plastilina ayuda a desarrollar fuerza en los músculos implicados en la motricidad fina. Hacer figuras estimula la creatividad. Propón hacer diferentes figuras, puedes trabajar categorías: animales, comida, cosas de la naturaleza o dejarte sorprender por lo que te propone tu hijo. También podéis meter objetos dentro de la plastilina (botones, modenas, pajitas…) y luego sacarlos.
  • Realizar laberintos. Empieza por dar a tus hijos laberintos más sencillos y ves aumentando la dificultad. Otra manera de aumentar la dificultad es pedirle que los haga mentalmente primero.
  • Jugar al Tangram. La reproducción de figuras con el Tangram es un buen método para mejorar la psicomotricidad y percepción viso-espacial no solo de los pequeños sino de los más mayores también.
  • Jugar con las figuras geométricas. El reconocimiento de figuras geométricas como plantillas para que el niño haga dibujos.
  • Cortar. Utiliza un par de tijeras de punta de roma para que tu hijo recorte figuras. Empieza con figuras sencillas, luegolas podéis aprovechar y jugar con ellas.
  • Puzzles. Hacer puzzles no solo mejora nuestras habilidades motoras sino también las ejecutivas. Utiliza puzzles sencillos, adecuados a la edad de tu hijo o sus capacidades y ves aumentando la complejidad a medida que va mejorando.
  • Juegos con disfraces. Esto es divertido y a tu hijo le va a entusiasmar. Ponerse y quitarse ropa, con diferentes tipos de botones (grandes, pequeños, automáticos, de ojal…), velcros y cremalleras va a ayudar a tu hijo a desarrollar su motricidad fina.
  • Encestar pelotas. Coge una papelera de casa y juega a encestar pelotas con tu hijo. Utiliza diferentes alturas (sentado desde el sofá, de pie, subido a una silla…), diferentes distancias y también pelotas con diferentes pesos y tamaños (pelotas de papel, de goma grandes, pequeñas…).
  • Picado con punzón. Haced agujeros a una figura y cosedlos luego para que queden más bonitos.
  • Hacer pulseras. Además está de moda y será un bonito regalo para mamás, tías y abuelas. Usad gomitas o bolitas y cordones.

Cristina es psicóloga, especialista en neuropsicología, investigación y rehabilitación cognitiva. Sin embargo, es comunicadora de vocación. Apasionada por el lado más curioso y extraordinario de la neurociencia, acerca temas clínicos del sector salud-investigación a un público no especializado a través de publicaciones interesantes, amenas, que puedan inspirar y ser útiles para el lector.

This post is also available in: Inglés