Archivo de la etiqueta: Neuropsicología

Entrenamiento cerebral: Descubre los beneficios de ejercitar el cerebro

Mucho se ha hablado del ejercicio físico y de los múltiples beneficios que aporta a nuestro cuerpo, pero… ¿Y el ejercicio mental? ¿Conocemos realmente los beneficios que nos pueden aportar los juegos mentales?.
Descubre qué es el entrenamiento cerebral y cómo nos beneficia la estimulación cognitiva a lo largo de la vida. 

Entrenar el cerebro nos ayuda a prevenir la pérdida de masa muscular

Entrenamiento cerebral. ¿Qué es y cómo funciona la estimulación cognitiva?

Gimnasia cerebral, rehabilitación cognitiva, mental gym… efectivamente, muchas de estas maneras son empleadas para referirse a las técnicas de estimulación congnitiva. Pero, ¿qué entendemos por estimulación cerebral?.

La estimulación cognitiva son acciones y actividades cuyo objetivo principal es la mejora o el mantenimiento de las funciones cerebrales. Se trata de llevar a cabo diferentes ejercicios dirigidos a estimular habilidades cognitivas como: la atención, memoria, lenguaje, funciones ejecutivas, funciones visuoespaciales, percepción, etc.

El cerebro cuando no se estimula, al igual que todo nuestro cuerpo, tiende a debilitarse. La neuronas, encargadas de recibir, procesar y transmitir la información a través de señales químicas, son el motor principal del funcionamiento de nuestro cerebro. Por ello, cuando nosotros ejercitamos el cerebro, lo que hacemos es estimular las neuronas para que estas se regeneren, tanto anatómicamente como funcionalmente, y formen nuevas conexiones, ayudando de esta manera a que estas partes de nuestro cerebro cojan mayor potencia.

A nivel científico está demostrado que realizar ejercicios mentales de manera continuada estimula la plasticidad cerebral. Aunque no nos demos cuenta,  en nuestras acciones diarias ya sea leyendo un libro, conduciendo para ir al trabajo, cocinando,… ejercitamos las neuronas. No obstante, por naturaleza, nuestra mente tiende a estimular las partes que más suele utilizar, de ahí que en nuestro día día dejemos de estimular partes muy importantes. De ahí la importancia de realizar un entrenamiento cerebral adecuado para entrenar todas las funciones.

Redes neuronales antes y después del entrenamiento cerebral

En la imagen de arriba y de izquierda a derecha se puede apreciar la evolución de las redes neuronales antes del entrenamiento cerebral (izquierda), a las dos semanas del entrenamiento cerebral (centro) y tras dos meses de entrenamiento cerebral (derecha). 

Para que el entrenamiento cerebral sea más eficaz debe adaptarse a la persona que lo está realizando y buscar el momento idóneo en el que el cerebro se encuentra en su nivel máximo de actividad.

 Para entender bien de qué trata el entrenamiento cerebral y la estimulación cognitiva, debemos tener claros algunos conceptos como: plasticidad neuronal

A grandes rasgos y según investigaciones recientes podemos decir que la plasticidad neuronal (o neuroplasticidad) es “la capacidad del sistema nervioso para cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida, como reacción a la diversidad del entorno”.

Es decir, la plasticidad neuronal permite al cerebro adaptarse a situaciones novedosas o incluso a veces recuperarse tras sufrir lesiones o determinadas patologías. De este modo, el entrenamiento cerebral y la estimulación cognitiva pretende ayudar al cerebro a generar nuevas conexiones entre las neuronas fomentando así, una mayor plasticidad neuronal.

Entrenamiento cerebral

El entrenamiento cerebral se puede (y se debe) realizar en todas las personas ya sea en niños llevando a cabo una intervención temprana durante los primeros años de vida, en adultos potenciando las habilidades requeridas en distintos trabajos, entrenando la atención y concentración en deportistas o simplemente para ejercitar y fortalecer las funciones cognitivas.

En las personas con algún síntoma de deterioro cognitivo, la estimulación cognitiva es fundamental para que la evolución sea más lenta aunque desafortunadamente, el deterioro es irreversible.

Muchas veces se comete el error de asociar la estimulación cognitiva solo a personas que tienen alguna alteración. Es cierto que la estimulación cognitiva es la intervención no farmacológica que cuenta con más apoyo aplicada a personas con deterioro cognitivo leve, demencia leve o incluso con un envejecimiento normal.

Pero… La estimulación cognitiva y el entrenamiento cerebral no solo se trabaja en los procesos cognitivos que comienzan a alterarse o que ya están alterados sino que sirve para cualquier sector de la población.

Entrenamiento cerebral en niños y adolescentes

El cerebro está en continuo desarrollo durante décadas desde que nacemos. La infancia y la adolescencia son etapas especialmente críticas ya que forman períodos de crisis cerebral donde el cerebro sufre cambios drásticos. Existen muchas diferencias entre un cerebro infantil y un cerebro adulto.

La plasticidad cerebral aparece cada vez que aprendemos algo nuevo y esto sigue así durante toda la vida. Nuestro cerebro está preparado para aprender a lo largo de los años, pero para ello tenemos que ejercitarlo.

La neurociencia tiene mucho impacto en el ámbito educativo. El entrenamiento mental ayuda a la relajación y concentración de los más pequeños durante su aprendizaje. Para ello los profesores pueden utilizar acertijos, lecturas con final abierto, crucigramas,…

Los resultados del entrenamiento cerebral se pueden observar en cómo los niños a lo largo del tiempo comprenden mejor la lectura y resuelven problemas y ejercicios mejor que aquellos niños que no han sido entrenados. Estos niños suelen desarrollar más la creatividad y tienen mejores hábitos de estudio lo cual les da una mejor calidad de vida.

Entre las capacidades cognitivas más relevantes a entrenar en los niños se encuentran la planificación y anticipación, la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva, el razonamiento y la creatividad entre otras.

Entrenamiento cerebral en adultos sanos

Si queremos que nuestro cerebro envejezca de manera sana, debemos mantenernos activos tanto física como mentalmente. Pequeños ejercicios despiertan la mente y facilitan tareas cotidianas como ir de compras, conducir,…

Querer es poder y la neurociencia está ayudando mucho. Cuando hablamos de mantenernos activos mentalmente, se nos pasa por la cabeza la idea de estar horas y horas haciendo sumas, restas, problemas,… Meeec… ¡Error! Está claro que las actividades de este tipo sirven para estimular las capacidades mentales pero ni son las únicas, ni algunas veces son las mejores.

Existen juegos de mesa tradicionales (cartas, bingo,…), juegos de preguntas y respuestas e incluso juegos de ocio digital (videojuegos) que nos pueden aportar beneficios. Descubre juegos mentales que pueden ayudar a entrenar tu mente.

Entrenamiento cerebral. Existen juegos mentales tradicionales que aportan numerosos beneficios

Los juegos más tradicionales nos pueden aportar beneficios como los siguientes:

  • Las interacciones sociales son sumamente importantes para el desarrollo del cerebro y hace que disminuyan los sentimientos de soledad.
  • Se producen mejoras en el estado de ánimo y aumenta la motivación y la autoestima.
  • Aumenta la autoeficacia, amplía los niveles de satisfacción y la capacidad de afrontamiento en situaciones de estrés.
  • Ejercita las habilidades cognitivas, potencia la percepción sensorial y mejora el mantenimiento de hábitos saludables.

Por otro lado, algunos videojuegos pueden producir mejoras en los procesos ejecutivos de las personas.

Algunos investigadores se han planteado si los videojuegos benefician las funciones cerebrales que se deterioran con el paso del tiempo y después de varios estudios se ha llegado a la conclusión de que videojuegos como “Rise of Nationsmejoran las capacidades mentales y cuánto más se usan, más beneficiosos son.

Este videojuego en concreto (“Rise of Nations“) consiste en “conquistar el mundo” construyendo ciudades, expandiendo territorios, manteniendo ejércitos y preocupándose por los ciudadanos. Entre las mejoras más significativas que se han encontrado en el estudio del equipo de Kramer con este videojuego se encuentran mejoras en la velocidad de procesamiento, mayor rapidez para cambiar de una tarea a otra, mejor capacidad de razonamiento, memoria espacial más desarrollada,…

Además, existen páginas donde poder llevar a cabo un entrenamiento cerebral individualizado y personalizado.

Cuando realizamos un entrenamiento cerebral, con el paso del tiempo retenemos más información y de manera más rápida. ¡Truco! Puedes realizar actividades diferentes para relajar tu mente y conseguir mejores resultados.

Por ejemplo: Cuando Einstein estaba agotado se ponía a tocar el violín para despejarse, de este modo solucionada mejor sus problemas matemáticos. ¡Aplícatelo!

Entre los beneficios de la estimulación cognitiva en adultos sanos encontramos:

  • Aumento del funcionamiento cerebral.
  • Prevención de los déficits cognitivos.
  • Mejor plasticidad cerebral y mayor potencial por lo tanto, serás más hábil.

Entrenamiento cerebral en adultos con lesiones cerebrales

En las personas con algún tipo de deterioro, la estimulación cognitiva es fundamental. Se trata del tratamiento no farmacológico principal utilizado en deterioro cognitivo y demencias para enlentecer la evolución y preservar las habilidades en las que no existe déficit.

Entre los beneficios de la estimulación cognitiva en adultos con algún deterioro encontramos:

  • Poder mantener las funciones cognitivas que no están alteradas.
  • Mejora de la plasticidad neuronal previniendo la muerte neuronal.
  • Aumento de la calidad de vida y retraso de la evolución de la enfermedad.

Las actividades siempre deben adecuarse a la persona y a su grado de deterioro. Entre las actividades que se pueden realizar en adultos con algún tipo de lesión cerebral, deterioro o demencia encontramos:

  • Ejercicios de atención:Haciendo la cuenta mentalmente, ¿Cuál es el resultado?”
  • Ejercicios de lenguaje: Ordenar letras para formar palabras, sopas de letras con una temática en concreto (verano, ropa, comida,…), completar palabras,…
  • Ejercicios de movilidad: Hacer que doble ropa, poner la mesa, ayudar en la cocina,… se pueden utilizar tareas del día a día para que la persona se sienta entretenida y motivada.
  • Ejercicios de estimación temporal: Dibujar las agujas de un reloj con la hora que sea, que señale el día que es en un calendario,…
  • Ejercicios de números: Hacer series consecutivas de números, sumas y restas,…
  • Ejercicios de creatividad: Se pueden utilizar dibujos que fomenten la creatividad y motivación de las personas.
  • Ejercicios de lectura: Deben utilizarse periódicos, libros, revistas,… adecuados a los gustos de la persona. Leer, hacer resúmenes, recortar noticias,…
El entrenamiento cerebral en personas con algún deterioro puede estar formado por ejercicios de atención, lenguaje, lectura,…

Al igual que cuidamos nuestro cuerpo, debemos recordar que es importante cuidar nuestro cerebro. El entrenamiento cerebral es un gran recurso para fortalecer nuestras capacidades mentales. Recuerda que nunca es tarde para entrenar tu cerebro.

“La actividad mental es uno de los pilares fundamentales del envejecimiento activo, pero que debe complementarse con la participación social, el ejercicio físico y una adecuada nutrición, todo ello de forma equilibrada.”

Y tú, ¿qué haces para entrenar tu cerebro? 😉 

Neurociencia y neuroeducación: ¿Qué es? y su impacto en la educación

La neurociencia, y en concreto la neuropedagogía, es un campo de la investigación e innovación que, en los últimos años, ha brindado a los profesionales de la enseñanza nuevos conocimientos, herramientas y recursos interesantes para la mejora y optimización de los procesos de aprendizaje en los sistemas educativos. Sin lugar a dudas, la neuroeducación se está conviertiendo en un pilar fundamental en la educación, sobre todo en relación a las necesidades educativas especiales.

Neuroeducación en necesidades educativas especiales.

La : El en la educación

El mundo de la neurociencia ha estudiado durante los últimos años el sistema nervioso y el cerebro tanto en sus aspectos estructurales como funcionales. Estos avances, por su parte, nos han permitido entender, entre otras cosas, el proceso de aprendizaje.

¿Puede la neurociencia mejorar el sistema educativo?

La considerada neuroeducación es capaz de ofrecer una visión responsable de los proyectos pedagógicos a través del conocimiento de los procesos cerebrales.

Esta rama de la neurociencia es relativamente moderna. Sin embargo, ha realizado interesantes avances en la aplicación de estudios neurocientificos en diferentes sistemas educativos.

¿Cómo aprende nuestro cerebro?

Es importante destacar que cada cerebro es único, sin embargo, su anatomía, procesos y funciones son relativamente generalizables. El cerebro es capaz de aprender a través de patrones que interioriza cuando ve la necesidad de hacerlo. A parte de esto, los estímulos emocionales, los cuales interactúan con las habilidades cognitivas, también llevan a cabo un papel muy importante. Existen diferentes estudios científicos que demuestran cómo la sorpresa, la motivación, el deporte, la novedad, o el trabajo en equipo, favorecen y fomentan el aprendizaje.

Por otro lado, es importante destacar que el cerebro es capaz de aprender a través de distintos estilos o vías. De hecho, existen diferentes teorías, por ejemplo la de inteligencias múltiples, que nos permiten desarrollar sistemas de enseñanzas diversos a través de alternativas de aprendizaje.

La neurociencia y su avance

Sistema actual

En la actualidad, no contamos con un proyecto estratégico consolidado, por ello, es usual encontrar en las aulas diferentes sitemas conviviendo a la vez. Es decir, sistemas basados en las nuevas tecnologías con estrategias más tradicionales o clásicas.

Igualmente, nuestro mundo actual nos obliga a que, toda aquella reforma o avance en materia educativa, no sólo abarque aspectos en competencias, habilidades y conocimiento intelectual y cognitivo, sino que otorgue un desarrollo emocional y social competente.

Las necesidades educativas especiales

En los últimos años, aunque aún queda mucho recorrido, las reformas en el sistemas educativo han permitido el desarrollo de pedagogías integradoras y de calidad. En este sentido, los centros de enseñanza han asumido que la educación es el máximo motor del desarrollo humano y social. Esto ha llevado a que en todos los colegios se contemple un departamento dedicado a las “Necesidades Esducativas Especiales” (NEE).

Las necesidades educativas especiales

También es cierto, que la población que presenta dichas necesidades se ha visto incrementada. Se considera que un alumno o alumna presenta “Necesidades Esducativas Especiales” cuando presenta dificultades en el estudio correspondiente a su edad y requiere, determinados apoyos
especializados en el área de magisterio y psicología a lo largo de su escolarización.

Este tipo de necesidades pueden ser, además, transitorias o permanentes debido a limitaciones corporales, sensoriales, intelectuales, conductuales, emocionales, etc. En este sentido, es importante que cada una de estas modalidades se gestionen de forma individualizada y desde un marco de actuación adecuado.

Por este motivo, la neuropedagogía, es una herramienta que permite una mejora en relación al conocimiento del aprendizaje y puede ser un avance para la educación y sobre todo para las necesidades educativas especiales.

La neuropsicología y la neuroeducación en el sistema de enseñanza actual

En la actualidad, los sistemas educativas plantean grandes desafíos en la escolarización. Los avances de la neurociencia posibilitan grandes cambios y abren puertas a un sistema de aprendizaje adaptado al individuo.

Debido a sus avances en áreas como la memoria o la atención, incluir conocimientos de la neurociencia en el sistema educativo es un vía interesante para ayudar a potenciar las habilidades cognitivas de los estudiantes. Esto ocurre, sobre todo en aquellas personas con necesidades educativas especiales.

En resumen, teniendo en cuenta que la neurociencia hace referencia a un “conjunto de ciencias cuyo sujeto de investigación es el sistema nervioso, con particular interés en cómo la actividad del cerebro se relaciona con la conducta y el aprendizaje”, se vuelve sumamente útil para la enseñanza, y de ahí que muchos sean los que apoyen que esta tome relevnacia en la educación actual.

¿Cómo incluir la neurociencia en el sistema educativo?

La neuroeducación y el sistema educativo

Los educadores de la enseñanza deben ser capaces de comprender, desde las neurociencias, la influencia del cerebro en el aprendizaje. Así, las instituciones educativas podrían corregir sus estrategias educativas. De esta manera, estas influirían de forma positiva en el desarrollo del cerebro de los/as menores.

Los profesores deberían desarrollar actitudes que, a través de las palabras y las emociones, permitan un aprendizaje más adecuado. Los docentes con mayor inteligencia emocional son capaces de crear un clima en el aula que favorezca el aprendizaje.

Por un lado, en relación a las aulas de apoyo, las personas con necesidades educativas especiales necesitan de metodologías eficaces. Por otro lado, parece que la neuroeducación ofrece herramientas que pueden ayudar a mejorar su rendimiento y satisfacción.

Así, los profesionales deberían estudiar las dificultades presentes en el aula. Más tarde, investigar los estudios de neurociencia para dichas afecciones. Y, finalmente, desarrollar estrategias pedagógicas que mejoren el rendimiento de esos alumnos/as.

Atención dividida: qué es y cómo estimularla

Durante nuestro día a día utilizamos la atención dividida en más ocasiones de las que nos damos cuanta. Siempre que realizamos dos acciones a la vez, nuestro cerebro divide la atención en ambos estímulos. Veámos en el artículo porque es tan importante estimularala. 

¿Qué es la atención dividida?

La atención dividida se puede definir como la capacidad para responder a varias tareas o estímulos que aparecen de forma simultánea. Es un tipo de atención que permite procesar información que nos llega a través de diferentes canales y realizar más de  una actividad al mismo tiempo.

Veamos algunos ejemplos de la atención dividida en nuestra vida cotidiana:

Escuchar música mientras estudiamos o leemos: En el caso de escuchar música mientras se estudia, nuestro cerebro tiene que dividir la atención para procesar, por un lado, la información que nos llega por los oídos y por el otro, la información que nos llega a través de los ojos.

Conducir mientras hablamos con el copiloto: Nuestro cerebro nos permite mantener una conversación con una persona, con todo lo que ello implica (escuchar, respetar turnos, preparar nuestra respuesta), a la vez que prestamos atención a la carretera, ejecutamos las maniobras de cambio de marcha necesarias y ajustamos la velocidad.

Cocinar varias comidas al mismo tiempo: Sería el caso de preparar una ensalada mientras estamos pendientes de controlar que no se nos pase el tiempo que lleva el pescado en el horno.

Tocar un instrumento: Al tocar el piano, la guitarra o cualquier otro instrumento debemos hacer varias cosas a la vez: leer la partitura al tiempo que coordinamos ambas manos y llevamos el ritmo. Si además, tocas en un grupo, debes prestar atención a la ejecución de los demás miembros de la banda y sincronizar tu ritmo con el suyo.

En algunos de estos casos, cuando la tarea se complica (por ejemplo, en el caso de la conducción, incrementamos la carga atencional si queremos aparcar en un espacio muy ajustado), necesitamos que nuestra atención no se divida, sino que se dirija por completo a una sola cosa, y como consecuencia de ello, mientras aparcamos el vehículo podemos pedir a nuestro interlocutor que deje de hablar durante unos minutos. A esto hacen referencia los conceptos de limitación de la carga y de los recursos atencionales.

Diferencias de la atención dividida y otros tipos de atención:

Según el modelo atencional de Sohlberg y Mateer, la atención dividida estaría en la cúspide de un sistema jerárquico formado por cinco tipos de atención:

Atención focalizada:

Es la capacidad para responder a un estímulo específico que se presenta en una modalidad sensorial concreta (visual, auditiva, táctil). Es la capacidad atencional más simple según este modelo, ya que implica únicamente prestar atención a una sola cosa. Por ejemplo, fijarnos en un punto rojo que aparece en una pantalla.

Atención sostenida:

Aparece cuando debemos mantener esa respuesta en el tiempo, en una actividad prolongada. Un ejemplo de esto sería mantener nuestra atención en el punto rojo durante varios minutos.

Atención selectiva:

Es la habilidad de mantener la atención en un estímulo, discriminando con éxito el estímulo objetivo de entre sus distractores. Esto implica inhibir la información que no es relevante y activar la que sí lo es. Siguiendo con el ejemplo anterior, usaríamos la atención selectiva si tuviésemos que encontrar los puntos rojos que aparecen entre puntos de otros colores.

Atención alternante:

Es la capacidad que permite a nuestro cerebro prestar atención a diferentes tareas secuencialmente. Por ejemplo, contar los puntos rojos, y cuando suena una campana, pasar a contar los puntos verdes.

Atención dividida:

Sería el nivel más complejo de atención según este modelo, ya que como hemos dicho antes, requiere responder a varios estímulos y realizar varias tareas de forma simultánea. En nuestro ejemplo, esto implicaría contar los puntos rojos y los puntos verdes a la vez. O contar los puntos rojos mientras ordenamos alfabéticamente un listado de palabras.

Atención dividida a dos colores

Trastornos asociados a alteraciones de la atención dividida

Se han encontrado alteraciones en la atención dividida en diversos trastornos neuropsiquiátricos y del desarrollo. A continuación, se exponen algunos de ellos:

Uno de los trastornos del neurodesarrollo generalmente más relacionados con la atención es el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), en el cual se han observado déficits al realizar tareas de atención dividida en comparación con personas con un desarrollo neurotípico (sin TDAH).

En personas con TEA (Trastorno del Espectro del Autismo) también se han encontrado dificultades a la hora de realizar tareas de atención dividida. Además, en los casos en los que las personas están diagnosticadas simultáneamente con TDAH+TEA, destacan las alteraciones en atención dividida.

También se ha observado una peor ejecución en tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pretérmino (en concreto, menos de 32 semanas de gestación). Se ha planteado que en estos casos es posible que esta alteración esté debida a un impacto acumulativo de déficits en cada componente de la atención dividida.

En casos de Daño Cerebral Adquirido (término que engloba aquellas alteraciones neurológicas experimentadas en personas con un desarrollo cerebral típico) también se han encontrado problemas en tareas que implican la atención dividida, como en el caso de personas que han sufrido un traumatismo craneoencefálico. En este tipo de pacientes es importante tener en cuenta la atención dividida a la hora de planificar la evaluación y posterior intervención.

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Efectos de la edad en la atención dividida

También la edad afecta a nuestra capacidad de prestar atención a varios estímulos simultáneamente o realizar más de una actividad al mismo tiempo. En general, se observa que durante el proceso de envejecimiento empeora la ejecución en tareas de atención dividida, especialmente cuando las tareas son más complejas. Este declive se observa cuando hay que prestar atención a varios estímulos a la vez (atención dividida multistream), así como cuando los canales por los que se recibe la información son diversos (atención dividida multimodal) o cuando hay que realizar varias tareas a la vez (atención dividida multitasking). A continuación, veremos ejemplos de estos tres tipos de atención dividida y su relación con la edad.

La atención dividida de múltiples fuentes (multistream)

Se refiere a la atención hacia más de un estímulo, y todos esos estímulos aparecen en la misma modalidad sensorial. Esto es, si tenemos que seguir con la mirada un punto que se mueve por la pantalla mientras clasificamos unas palabras que aparecen escritas en esa misma pantalla. En estos casos, se observa un declive en la atención dividida multistream en adultos mayores en comparación con jóvenes, en especial cuando las tareas son complejas y durante un tiempo prolongado. Por ejemplo, al seguir con la mirada múltiples objetos, los adultos mayores son menos precisos cuantos más estímulos tengan que rastrear.

La atención dividida multimodal

Se refiere a la atención orientada hacia múltiples estímulos presentados de forma simultánea por diferentes canales sensoriales, como atender a objetos con la mirada mientras prestamos atención a unos sonidos. Aunque lo hagamos de forma inconsciente, hacemos tareas de este tipo frecuentemente en nuestra rutina de cada día. Por ejemplo, cuando escuchamos lo que nos dice un amigo mientras miramos cómo se mueven sus labios al hablar. Normalmente, los sonidos que oímos coinciden con la forma en la que se mueve la boca, pero si no coincidieran (como en una película mal doblada), seguramente notaríamos que algo raro está pasando. En este tipo de tareas, las personas mayores no son capaces de detectar los estímulos igual que los más jóvenes.

La atención dividida multitarea (multitasking)

Es la que más demandas cognitivas requiere, ya que tenemos que dirigir la atención hacia varios objetivos y hacia diversos estímulos. Un ejemplo de tarea de este tipo sería intentar detectar palabras que se refieran a seres vivos auditivamente mientras se categorizan letras y números escritos en un papel. En estos casos, la ejecución de los adultos mayores se ve deteriorada, especialmente cuando las tareas son más complejas. Nos encontramos con ejemplos de este tipo de atención en muchas situaciones de nuestra vida diaria, como cuando hablamos por teléfono mientras leemos los titulares de la prensa. Otro ejemplo de una actividad del día a día que requiere atención dividida multitarea puede ser andar o permanecer de pie. De hecho, se ha observado que los adultos mayores muestran un peor control postural cuando están ejecutando a la vez distintas tareas cognitivas de complejidad creciente. Por ejemplo, se ha visto que los adultos mayores requieren de más tiempo para cruzar una calle mientras hablan por teléfono que los adultos jóvenes.

En resumen, se observa un efecto de la edad en la atención dividida, de modo que las personas mayores muestran más problemas a la hora de enfrentarse a tareas de atención dividida, particularmente cuando estas tareas son complejas. Estas mayores dificultades en atención dividida pueden resultar problemáticas en el día a día de los adultos mayores, aumentando las probabilidades de caídas y de daños personales.

Algunos trucos y ejercicios para estimular la atención dividida

A continuación, proponemos algunas actividades que puedes realizar en casa para estimular la atención dividida:

Ejemplo 1 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Un periódico, un libro o una revista.
      • Tu cerebro.

Selecciona una noticia o un artículo que te llame la atención y comienza a leerlo. Mientras lo lees, debes contar todas las veces que aparezca la letra “T”. Cuando llegues al final, anota el número de letras “T” que has contado e intenta hacer un resumen de lo que has leído para comprobar que estabas prestando atención a ambas cosas.

Ejemplo 2 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Una radio o cualquier dispositivo reproductor de música.
      • Lápiz y papel.

En este ejercicio tendrás que cantar o tararear la melodía de una canción (a ser posible, una que te guste) mientras realizas un conjunto de operaciones matemáticas: sumas, restas, multiplicaciones o divisiones. Comprueba luego los resultados.

Otras actividades, como bailar o el ejercicio físico también ayudan a mejorar tus habilidades de atención dividida. En concreto, se han encontrado efectos positivos del ejercicio físico (especialmente, con entrenamiento de tipo aeróbico) en la ejecución de tareas que implican diferentes tipos de atención, entre ellos, la atención dividida. En cuanto al tiempo que debemos emplear en realizar ejercicio físico para estimular la atención dividida, estos efectos positivos del ejercicio físico se observan a partir de los primeros diez minutos hasta más de una hora de entrenamiento.  

¿Sabías que…? Algunas curiosidades sobre la atención dividida

Se conoce como efecto de parpadeo atencional a la dificultad para detectar un estímulo cuando éste es presentado inmediatamente después de otro estímulo similar. Se estima que para que aparezca este efecto, el intervalo de tiempo entre un estímulo A y un estímulo B debe estar entre 100 y 400 milésimas de segundo. Este parpadeo atencional puede estar mediado por varios factores, entre los que se incluyen factores emocionales (por ejemplo, estímulos con una connotación negativa afectan a este fenómeno).

El efecto recibe este nombre precisamente porque es como si nuestro cerebro “parpadease” (metafóricamente) en el tiempo, no atendiendo a ciertos estímulos que aparecen mientras ese “parpadeo” está teniendo lugar.

¿En qué nos hemos basado para escribir esto? 

 
Sohlberg, M. M. y Mateer, C. (1986). Effectiveness of an attention-training program. Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology, 9(2):117-130. En este artículo científico de 1986 Sohlberg y Mateer proponen un modelo y definición para los diferentes tipos de atención, entre ellos la atención dividida.
 
Arend, I. (2005). Dividiendo la atención entre dos objetivos: una revisión sobre el efecto de piscar atencional. Aletheia, 22, 7-22. Artículo de revisión en el que se recogen los resultados empíricos y los modelos explicativos del efecto de parpadeo atencional.
 
Baeyens, D., Roeyers, H. y Walle, J.V. (2006). Subtypes of attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD): distinct or related disorders across measurement levels.Child Psychiatry and Human Development, 36(4): 403-417. Revisión de la literatura sobre las características genéticas, neuroanatómicas, neuropsicológicas y clínicas de personas con TDAH.
Pérez, M. (2008). Procesos de atención en el autismo. Revista de Neurología, 46(1): 69-70. Artículo en el que se describen los diferentes procesos atencionales en personas con trastorno del espectro del autismo.
 
Delane, L., Campbell, C., Bayliss, D.M., Reid, C., Stephens, A., French, N. y Anderson, M. (2015). Poorer divided attention in children born very preterm can be explained by difficulty with each component task, not the executive requirement to dual-task. Journal of Child Neuropsychology, 23(5): 510-522. Artículo empírico que estudia los procesos implicados en la ejecución de tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pre-término.
 
Azouvi, P., Couillet, J., Leclerq, M., Martin, Y., Asloun, S. y Rousseaux, M. (2004). Divided attention and mental effort after severe traumatic brain injury. Neuropsychologia, 42(9): 1260-1268. Estudio de investigación en el que se evalúa la ejecución de tareas de atención dividida de pacientes con daño cerebral por traumatismo.
 
Zanto, T. P. y Gazzaley, A. (2014). Attention and ageing. En A.C. Nobre y S. Kastner (Eds.), The Oxford handbook of attention (pp. 927-971). Oxford, Reino UnidoOxford University PressCapítulo de libro en el que se describen los procesos de atención dividida relacionados con el envejecimiento.

Empatía, una guía útil: ¿Eres capaz de ponerte en la piel de los demás?

Seguro que has conversado o escuchado hablar sobre ella, pero, ¿conoces realmente las implicaciones del concepto de empatía y su significado? La empatía es mucho más que ponerse en el lugar del otro. La empatía es una herramienta del sentir y del pensar maravillosa y realmente necesaria en la convivencia en sociedad. ¿Te consideras una persona empática? Sigue leyendo para averiguar si tus características se asemejan a las de alguien empático. 

Descubre todo sobre la empatía: Qué es, definición y concepto, características de las personas empáticas, tipos de empatía, diferencias entre empatía y asertividad, sus beneficios,  cómo mejorarla o practicarla y mucho más. Si quieres compartir tu experiencia o preguntarnos cualquier duda puedes dejarnos tu comentario abajo y te responderemos.

Empatía: Qué es y Concepto – Una guía útil

¿Qué es la empatía? Definición y Concepto

El término ‘empatía’ procede del griego ἐμπάθεια: empátheia, y el diccionario de la Real Academia Española (RAE) recoge las siguientes acepciones para explicar su significado:

  1. La empatía se puede definir como un sentimiento de identificación con algo o alguien.
  2. f. La empatía se puede definir como la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

La primera descripción de empatía es la que usamos habitualmente y hace referencia a lo emocional.

La segunda, es causa de la primera, puesto que nos sería imposible sentir si nuestra cognición no nos lo permitiese. En definitiva, podríamos decir que la empatía es la habilidad, tanto sentimental como intelectual, para ponerse en el lugar del otro. Así, el verbo ‘empatizar‘ apela a la acción de comprender afectivamente la realidad de los demás.

Pero el arte de entender las emociones es más complejo de lo que puede parecer, ya que además, como indica un estudio de la Universidad de Ámsterdam, la empatía es bidireccional. Esta investigación llevada a cabo en los Países Bajos advierte que la interacción empática es significativa para ambos individuos, tanto para quien provoca el sentimiento como para quien lo siente (no sólo para este último). Es fácil observar que no somos empáticos en la misma medida con todas las personas, pues dependerá de esa faceta diádica.

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica debilidades y fortalezas cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Características de las personas empáticas

Las personas que sienten empatía comparten entre ellas una serie de rasgos de personalidad o de patrones de comportamiento que fomenta el desarrollo de la capacidad empática. Echa un vistazo al siguiente listado para conocer las principales características de las personas empáticas:

  • Tienen la sensibilidad a flor de piel. Las mujeres y los hombres empáticos saben escuchar, poseen una mente abierta a nuevas vivencias, son amables y desinteresados. Por lo general, están atentos a las necesidades de los demás y no dudan a la hora de echarles una mano. Luego, no es de extrañar que tengan una habilidad fascinante para transmitir buenas vibraciones en la interacción con el otro. No obstante, el lado malo de la sensibilidad puede jugar en su contra, pues la empatía vuelve más susceptible a quien la siente. De esta forma, cualquier ofensa o gesto feo que puedan recibir les hiere más facilmente que al resto.
  • Captan la emocionalidad de las personas. Como si de una esponja se tratase, alguien empático es capaz de absorber las emociones de los demás. El estado de ánimo que emite el otro influye notablemente en el de una persona con alto nivel de empatía, de tal manera que su emocionalidad se adecúa intensamente tanto a los sentimientos negativos como a los positivos. De este modo, se les hace complicado no sentir agobio si se encuentran con alguien que está pasando por un momento de ansiedad y estrés, o no contagiarse de la alegría de una persona feliz.
  • Su bondad puede afectar a su propio bienestar. Tener un gran corazón y preocuparse sinceramente por los demás son virtudes indiscutibles. El inconveniente fruto de ello es que personas empáticas llegan a dedicarse más a los problemas del resto que a los suyos propios, lo que suele generarles frustración y dificultades en la gestión de su vida.
  • Cuidan su lenguaje. La comunicación es fundamental para demostrar las habilidades empáticas. Cuando sentimos empatía hacia los demás, repasamos dos veces nuestras palabras antes de pronunciarlas porque somos conscientes del impacto que el lenguaje puede causar en el estado anímico de la otra persona, tanto para bien como para mal. Así que, los individuos empáticos cuidan sus expresiones para no dañar a los demás y atender a aquello que les gustaría escuchar.
  • Evitan los extremos. Las personas con empatía prefieren la variedad de los matices, un modo extremista de pensar no va con ellos. Por ello, cuando se rodean de quien sitúa sus creencias en un polo o en el otro, son capaces de enseñarles que no todo es blanco o negro, sino que existen multitud de colores desde los que percibir las cosas y lo más apropiado es estar abiertos a esa diversidad que nos ofrece la vida.
CogniFit programa científico líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral online adaptado a tus necesidades cognitivas específicas. Descubre tu estado cognitivo en menos de 30-40 minutos. La herramienta clínica mas utilizada y recomendada por profesiones

Tipos de empatía

No hay un sólo tipo de empatía, según distintos criterios de clasificación podemos discernir entre:

  • Empatía afectiva: también llamada empatía emocional, consta de de tres elementos diferenciados. Para empezar, es necesario sentir la misma emoción que la otra persona. Después, aparece un componente angustioso como reacción natural al percibir vívidamente los sentimientos del otro. Finalmente, llega la característica compasión.
  • Empatía cognitiva: hace referencia al potencial intelectual para percibir y comprender las emociones de los demás. Podría decirse que la empatía cognitiva es el paso previo a sentir empatía afectiva, debido a que es indispensable, en primer lugar, aprender a reconocer emociones y, en segundo lugar, entender la repercusión de las mismas sobre el estado anímico de cada uno; y ambas funciones son propias de este tipo de empatía.
  • Empatía inconsciente: empatizar de manera inconsciente supone un elevado nivel de implicación. Implicarse excesivamente con la emocionalidad de la otra persona lleva a la confusión causada por un contagio emocional. La gente inconscientemente empática se impregna de las emociones de otros, haciéndolas suyas. En conscuencia, controlar, gestionar o manejar las propias emociones se vuelve tremendamente complejo.
  • Empatía consciente: esta clase de empatía conlleva una implicación emocional menor.  La empatía consciente permite observar al otro desde la objetividad y la perspectiva que te aporta mantener cierta distancia, esencial para favorecer la autorregulación emocional y permitir una mejor comprensión de las necesidades de la otra persona. Quien empatiza de forma consciente es más eficaz a la hora de ayudar a los demás porque los acompaña sin sentirse abrumado por los sentimientos ajenos.

En síntesis, el modo más saludable de empatizar es el que se da desde la consciencia, porque de esta forma no acarreas con pesos de emociones que realmente no te corresponden porque son las del otro, y así es como mejor puedes ayudar.

Empatía intercultural

Desde la empatía se aprende a respetar y a valorar las decisiones ajenas, y también a entender las preocupaciones y aspiraciones de los demás. Y este proceso ocurre del mismo modo entre culturas. Empatizar con las demás culturas supone conocer y comprender la importancia que cada persona otorga a sus costumbres, tradiciones y producciones artísticas.

Reconocer la multiculturalidad es aceptar la diversidad humana, pues no todas las personas somos iguales ni hemos crecido en el mismo ambiente. Es deseable y conveniente para manejar la vida en sociedad darnos cuenta de que existen multitud de culturas, idiomas, religiones, profesiones, maneras de pensar, tonos de piel o formas de vestir; y todas son igualmente válidas.

Empatía intercultural

Es fundamental inculcar esta clase de empatía desde el contexto educativo, pues unos niños y niñas educados en la diversidad de etnias desarrollarán una forma de pensar mucho más sana y abierta. Además, aprender a aceptar lo diferente y no a confrontarlo evitará numerosos problemas sociales en el futuro, y permitirá a cada uno enrriquecerse como personas.

Empatía y asertividad

Es importante establecer una clara distinción entre la empatía y la asertividad, dadas las confusiones que ambos términos pueden provocar.

Para empezar, las similitudes que se observan denotan que, tanto empatía como asertividad, se consideran habilidades sociales potencialmente desarrollables en todos los seres humanos, pues ambas se pueden aprender en diferentes contextos de forma intencionada, casual o debido a las experiencias de la vida diaria.

Las dos habilidades necesitan del respeto para ponerlas en práctica: respeto hacia los demás (porque lo último que se pretende siendo empáticos o asertivos es dañar los sentimientos del otro o herirles de algún modo) y respeto hacia uno mismo (porque estamos defendiendo los derechos del ser humano). Además, son importantes otras cualidades como la honestidad, la integridad y la coherencia.

Las diferencias son más perceptibles. Mientras que la asertividad implica el yo de cada uno, y se preocupa por no agredir a los demás con las palabras, al mismo tiempo que permite que los demás opinen sobre sus pensamientos y opiniones expuestas, en la empatía se expresan sin restricciones de ningún tipo, los sentimientos y opiniones de los demás, y se ofrece hablar sobre ellos. En la asertividad se defienden las palabras que se pronuncian, y en la empatía se entienden las palabras que los demás pronuncian.

A modo de conclusión, cuando existe la capacidad de decir lo que se piensa sin herir los sentimientos de los demás, y también existe la capacidad de entender a los otros dándoles la oportunidad de hablar, y exponer lo que piensan, se establece un diálogo enriquecedor, donde ambas partes aprenden de los otros, y donde la comunicación fluye claramente hacia el objetivo que se haya establecido.

Se trata de dos habilidades muy útiles para el aprendizaje y la comunicación, que se relacionan en algunos aspectos, pero que se diferencian en otras tantas facetas, por lo que se concluye que se complementan, pero no se necesitan. Aquí puedes aprender alguna técnica de asertividad.

Beneficios que aporta la empatía

La empatía tiene abundantes beneficios. Veamos algunos ejemplos:

1 – Facilita la sintonía emocional:

Las personas empáticas conectan rápidamente con los demás, logrando hacer sentir cómodos a la gran mayoría y consiguiendo que las relaciones interpersonales parezcan más sencillas.

2- Nos ayuda a ser más objetivos y justos:

La mejor manera de ganarse el respeto de los demás es mostrándolo nosotros mismos, aún a pesar de nuestras posibles divergencias con los puntos de vista que expongan nuestros interlocutores.

3- Mejora la autoestima y estimula nuestro aprendizaje:

Sentir que provocamos un efecto positivo en los demás funciona como un poderoso reforzador personal. Además, el ejercicio empático nos permite aprender de la visión ajena, enriqueciendo el prisma de la realidad con perspectivas diferentes.

4- Transmite generosidad:

Aquellas personas que demuestran empatía se orientan a la colaboración y gozan de mayor éxito en sus grupos de referencia. Funcionan como brillantes catalizadores del cambio a la hora de influir en los demás para alcanzar objetivos comunes

5- Consolida las relaciones profesionales y las mantiene en el tiempo:

Obrar empáticamente aumenta la fortaleza de los vínculos. Este aspecto adquiere una relevancia singular en negociación. También en aquellos casos en los cuales es preciso sellar alianzas a corto, medio y largo plazo basadas en la confianza.

6- Ofrece nuestra vertiente más pacífica y constructiva:

Existen numerosas evidencias científicas que corroboran que empatía y violencia son, neuropsicológicamente, incompatibles entre sí. Mientras nuestra comprensión aumenta, decrece nuestra inclinación a la beligerancia y mejora la manera en la que somos percibidos socialmente.

Claves para practicar la empatía

Como toda habilidad, la empatía puede entrenarse. A continuación, se expone una serie de tips para practicar la empatía:

  • Escuchar con la mente abierta y sin prejuicios. Ser respetuososcon los demás.
  • Prestar atención y mostrar interéspor lo que nos están contando, ya que no es suficiente con saber lo que el otro siente, sino que tenemos que demostrárselo.
  • No interrumpir mientras nos están hablandoy evitar convertirnos en expertos que se dedican a dar consejos, en lugar de intentar sentir lo que el otro siente.
  • Aprender a descubrir, reconocer y recompensar las cualidades y logros de los demás. Esto va a contribuir, no solamente a fomentar sus capacidades, sino que descubrirán también nuestra preocupación e interéspor ellos.
  • Cuando tengamos que dar nuestra opiniónsobre lo que nos están contando, es muy importante hacerlo de forma constructiva, ser sinceros y procurar no herir con nuestros comentarios.
  • Ten buena predisposición para aceptar las diferencias que hay con los demás, ser tolerantes y pacientescon los que nos rodean y con nosotros mismos.

Memoria sensorial: el motor de tus capacidades ocultas

¿Tienes el poder de ver con los ojos cerrados? ¿Puedes oír, en silencio, la voz de alguien a quien echas de menos? ¿Has viajado alguna vez al pasado envuelto por un aroma? Estos son algunos de los poderes de tu memoria sensorial, que utiliza tus cinco sentidos para captar, retener y recuperar tu mundo. Descubre en este artículo, qué es la memoria sensorial, los diferentes tipos que existen (ecoica, icónica, táctil, olfativa, gustativa) y cómo mejorarla. 

“Hay olores que huelen toda la vida por haberlos percibido por primera vez una tarde de tormenta.” – Marcel Proust –

Qué es la memoria sensorial

Qué es la memoria sensorial

Tenemos la capacidad ilimitada de percibir, registrar y  almacenar información sobre nuestro entorno; la memoria sensorial es la responsable de este proceso. Los sentidos dirigen la percepción, captando información sobre objetos y acontecimientos que suceden en nuestro contexto. El sistema de memoria sensorial prolonga unos instantes la información percibida, para que pueda ser captada por otros sistemas de memoria. De este modo, las distintas sensaciones comienzan a archivarse en nuestro almacén de recuerdos.

La información sensorial retenida no solo nos permite reconocer nuestro ambiente (oler un perfume y saber quién se acerca, reconocer quien nos llama al oír su voz…) también nos posibilita dar un sentido propio a futuros acontecimientos. Si presenciamos una escena violenta de un desconocido, y volvemos a cruzárnoslo en pocos días; podemos, al reconocer su rostro, sentir temor y rechazo. Sin embargo, su rostro no despierta ninguna sensación en el resto de personas que caminan a su alrededor y no presenciaron dicha situación. Almacenamos información sensorial vinculándola al grado de atracción o las distintas sensaciones que despertaron en el momento de su captación. Un estímulo catalogado como desagradable por un individuo, puede ser considerado gratificante y placentero por otra persona que se encuentre en su misma situación.

La memoria sensorial interviene también en el buen funcionamiento de otros sistemas de memoria. Advierte de forma rápida y eficaz estímulos que deben ser atendidos y resueltos por nuestra memoria a corto plazo; y conserva particularidades de los recuerdos de origen sensorial en nuestras memoria a largo plazo; para que podamos reconocerlos, valorarlos; y por tanto, responder ante ellos.

Tipos de memoria sensorial

Nuestros cinco sentidos conforman cinco tipos de memoria sensorial. Cada uno concede el poder de reconocer y rememorar impresiones percibidas,  junto a la valencia que les fue otorgada durante sus registro.

1. Memoria sensorial ecoica o auditiva

La principal función de la memoria sensorial de tipo ecoica o auditiva, es captar sonidos y experiencias auditivas para prolongar su presencia y puedan así ser captados por otros sistemas de respuesta. Este tipo de memoria, puede llegar a prolongar la presencia de un sonido hasta 10 segundos después de que este ya haya acabado.

En ocasiones solicitamos que nos repitan una pregunta, y cuando lo están haciendo notamos que realmente si sabíamos lo que nos habían preguntado. No hemos sido conscientes de escuchar, pero nuestros oídos si ha hecho su trabajo; nuestra memoria auditiva nos envía unos segundos más tarde esta información.

2. Memoria sensorial icónica o visual

La memoria sensorial de tipo icónica, interviene en el registro de experiencias sensoriales visuales. Nuestros ojos funcionan como una cámara fotográfica que realiza continuamente instantáneas. Este sistema prolonga unos instantes la duración de cada representación captada, para que pueda ser enlazada con otras imágenes. La capacidad de duración de la memoria icónica es más breve que la de la memoria ecoica, pudiendo prolongar la presencia de cada imagen hasta un máximo de 250 milisegundos aproximadamente. Esta brevedad evita que el sistema se sobrecargue. A veces, almacenamos en sistemas de memoria superiores, esta información sensorial, de forma inconsciente y no intencionada.

Imaginemos que viajamos en el metro durante un trayecto de 40 minutos. Durante dicho trayecto se encuentra sentado en el asiento de enfrente un pasajero desconocido al que, supuestamente, no prestamos atención. Al día siguiente encontramos al mismo individuo en el supermercado y lo reconocemos. Las instantáneas tomadas en el metro habían sido procesadas y enviada a otros sistemas de recuerdo.

3. Memoria sensorial táctil

La memoria sensorial de tipo táctil, permite el registro de información sobre características de los objetos que tocamos y las sensaciones que nos despiertan. Bliss, Crane, Mansfield y Townsendv (1966) encontraron en sus estudios diferencias en la capacidad de este tipo de memoria entre ciegos congénitos, ciegos tardíos e individuos con visión normal. Estas diferencias reflejan la gran capacidad de mejora con la práctica del sistema de memoria táctil.

Supongamos que necesitamos coger algo de ropa de nuestro armario, pero se han fundido las luces de nuestro dormitorio y nos encontramos totalmente a oscuras. Probablemente comprobemos que reconocemos muchas de nuestras prendas si las tocamos. Aunque nunca antes nos hayamos parado a procesar este dato de forma intencionada, nuestro sentido del tacto ha realizado su trabajo y hemos procesado dicha información.

4. Memoria sensorial olfativa

La memoria sensorial de tipo olfativo, registra información sobre los olores que desprenden distintos estímulos. Nuestro olfato tiene la capacidad de distinguir una amplia diversidad de aromas; detecta mayor variación de estímulos que ningún otro sentido.  Además es capaz de enlazarlos con distintas situaciones y retener ese enlace de forma muy prolongada en el tiempo.

Imaginemos que organizamos una cena en casa con varios amigos. Al día siguiente encontramos una chaqueta en la entrada que alguien ha olvidado. No sabes de quién es ya que su dueño se la quitó antes de entrar al salón y no la habías visto antes. Olerla es uno de los primeros recursos que podemos utilizar. Fácilmente podría suceder, que aunque en la fiesta no prestásemos especial atención al aroma de ninguno de los invitados, el olor de la chaqueta esté asociado en nuestra memoria a alguno de ellos.

5. Memoria sensorial gustativa

La memoria sensorial de tipo gustativa participa en la captación de sabores, y su posterior clasificación y retención en nuestra memoria. Las sensaciones que experimentamos las primeras veces que recibimos un estímulo gustativo, tienen a marcar de forma bastante permanente la valencia que les otorguemos. Además, la memoria sensorial gustativa, tiende al igual que la olfativa a crear fuertes vínculos entre emociones, sentimientos afectivos y recepción de estímulos; y mantenerlos en el tiempo de forma duradera.  Con frecuencia, probar un alimento nos transporta a otro momento temporal u otra situación concreta. Al igual que la memoria sensorial táctil, también se desarrolla bastante con la práctica, lo que explica por ejemplo los dotes de los catadores para distinguir y criticar sabores.

Supongamos que pasamos una temporada en Alemania y nos habituamos a beber con frecuencia una marca de cerveza. Al volver a España dejamos de consumirla. Después de varios años la encontramos en nuestro país y la compramos. Probablemente este hecho despierte sensaciones y recuerdos de lo experimentado durante nuestra estancia en Alemania, sensaciones no necesariamente relacionadas directamente con el sabor de la cerveza.

Memoria Sensorial – Cerebro

No debemos olvidar que, aunque existen cinco tipos de memoria sensorial, estos no trabajan necesariamente de forma independiente. En muchas ocasiones, dos o más sentidos registran información sobre un mismo acontecimiento de forma paralela. Por tanto, la huella de memoria que queda registrada en nuestro almacén se activará cuando se perciban dos sensaciones al mismo tiempo. Por ejemplo, el sabor del café cada mañana puede no despertar en nosotros ningún recuerdo; pero si hacerlo el sabor del café y el tacto de una taza de cristal fino).

¿Podemos mejorar nuestra memoria sensorial? Consejos

Existen individuos con talentos sensoriales notoriamente destacados, que encuentran gran facilidad para percibir y discriminar estímulos a través de algunos de sus sentidos (músicos, catadores…). No obstante, todos podemos mejorar nuestros diferentes tipos de memoria y capacidad sensorial trabajando con ella de forma adecuada. Si desarrollamos la capacidad de nuestros sentidos, aumentará también la eficacia memorística de los mismos.

Antes de empezar a entrenar los sentidos es importante conocer nuestras aptitudes. Detectar nuestras carencias para solventarlas y reconocer nuestras virtudes para aprovecharlas. Las personas que sufren deficiencias sensoriales en unos de sus sentidos, suelen compensar sus necesidades incrementando la funcionalidad de otro de ellos.

Una vez que conocemos la capacidad de cada una de nuestras memorias sensoriales, será útil combinarlas. Imaginemos que un compañero se ha comprado un libro que nos interesa. Si le preguntamos el nombre y nos dirigimos directamente a la librería será fácil olvidarlo antes de llegar. En cambio, si además de escuchar a nuestro compañero le pedimos que nos deje el libro, lo cogemos con nuestras manos y observamos el nombre escrito en su portada; tendremos muchos más datos sensoriales; y por tanto, mayor éxito en el recuerdo.

Por último, para llevar a cabo procesos de memoria sensorial es fundamental el desarrollo de nuestra atención. Actualmente existen programas profesionales que permiten realizar una evaluación cognitiva online. CogniFit es la herramienta neurocientífica más precisa y utilizada, con la que podemos medir con detalle nuestro nivel atencional y otros procesos cognitivos. Al jugar a diferentes juegos mentales, descubres tu estado cognitivo. Gracias a la base de datos y al desarrollo de algoritmos avanzados, CogniFit entiende cuál es la situación cognitiva particular de cada individuo y ofrece un programa de ejercicio cerebral personalizado. Las tareas seleccionadas y su nivel de dificultad son dinámicamente cambiadas basándose en las necesidades específicas del usuario.

La escasa atención dificulta la percepción, y sin percepción no hay recuerdo. Es cierto, como antes comentábamos, que nuestros sentidos captan en numerosas ocasiones información de forma inconsciente, pero esto no siempre es así. Muchas personas, con déficits de atención, aseguran que tienen muy mala memoria. Este no suele ser el problema, simplemente no están dando los pasos necesarios para que su memoria logre alcanzar lo que están percibiendo del medio.  No es lo mismo ver que mirar, ni oír que escuchar. Aportando intencionalidad a nuestros procesos sensoriales mejoraremos los resultados de este tipo de memoria.

Muchas gracias por leer este artículo, si te has quedado con dudas, tienes alguna pregunta sobre la memoria sensorial, o quieres compartir tus experiencias. No dudes en dejarme abajo tus comentarios . ¡Estaré encantada de leerlos y responder a ellos! 🙂

Referencias.

Bliss, J. C., Crane, H. D., Mansfield, P. K., & Townsend, J. T. (1966). Information available in brief tactile presentations. Attention, Perception, & Psychophysics, 1(4), 273-283.

Todo sobre la fisioterapia neurológica o neurofuncional

La fisioterapia neurológica o neurofuncional se encarga del tratamiento de problemas motores y sensitivos relacionados con daños neurológicos. Descubre aquí una completa: Qué es y en qué consiste la fisioterapia neurológica, sus objetivos, ejercicios y técnicas, distintos enfoques de tratamientos, a qué paccerientes está dirigida, sus beneficios, qué profesionales la aplican, cuáles son los objetivos concretos, cómo es la fisioterapia neurológica infantil ¡y mucho más! Si tienes cualquier comentario o pregunta, puedes dejárnosla abajo, y te responderemos.

Fisioterapia neuroloógica neurofuncional: Una guía completa

La rehabilitación neurológica de pacientes con daños en el sistema nervioso, debe ser multidiciplinar, desde psicólogos, neuropsicólogos, neurológos, logopedas y fisioterapeutas neurológicos deben trabajar coordinados para mejorar la calidad de vida de los pacientes y minimizar las secuelas de sus problemas.

Qué es la Fisioterapia neurológica o neurofuncional: Definición

La Fisioterapia neurológica, NeuroFisioterapia o también llamada fisioterapia neurofuncional, consiste en intervenciones rehabilitadoras con el objetivo de mejorar los aspectos físicos de trastornos neurológicos y neuromusculares.

Estas condiciones se suelen manifestar como alteraciones del tono muscular, un pobre equilibrio y coordinación, espasmos y temblores, pérdida de funciones y sensaciones disminuidas.

La Confederación Mundial para la Terapia física y la Asociación Australiana de Fisioterapia reconocen la Neurología y Neurociencia como un subgrupo especial de fisioterapia. Es un área de rehabilitación que aúna el conocimiento de la neurociencia y la ciencia del ejercicio y el movimiento.

¿A qué pacientes está dirigida la fisioterapia neurofuncional o neurológica?

Las personas con trastornos neurológicos y neuromusculares pueden presentar numerosas dificultades de movimiento que influyen en el equilibrio, en el caminar, en la función brazo-mano, en la postura y en el dolor. También se trata a personas con  mareos o trastornos del equilibrio, y a personas con riesgo de caídas.

Antes de llevar a cabo un programa de rehabilitación o estimulación cognitiva es importante evaluar y conocer en profundidad el estado cognitivo de la persona. Actualmente, los Test de Evaluación Cognitiva de CogniFit son la herramienta líder más recomendada y utilizada por los profesionales médicos, familias, investigadores o colegios.

La evaluación cognitiva online de CogniFit es muy fácil de utilizar, y accesible para cualquier persona (niños, adultos, personas mayores, sanos o con patología). Para llevarla a cabo solo se necesita disponer de un ordenador o dispositivo móvil con conexión a Internet.

Este potente test permite evaluar el funcionamiento cerebral, e identificar debilidades y fortalezas cognitivas, a través de un cuestionario y ejercicios cognitivos clínicos en forma de sencillos juegos de ordenador. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy completos, totalmente comprensibles y útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Los resultados se obtienen automáticamente después de realizar la evaluación que tiene una duración aproximada de 30-40 minutos. Puedes acceder a este test haciendo click aquí.

Algunos de los problemas que pueden mejorar mediante fisioterapia neurofuncional son las siguientes:

  • Infarto cerebral o Accidente Cerebro Vascular (ACV)
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad de Parkinson
  • Traumatismo Craneoencefálico
  • Traumatismo de la médula espinal
  • Distonía
  • Síndrome del dolor regional complejo
  • Esclerosis lateral Amiotrófica /Enfermedad de la neurona motora.
  • Síndorme de Guillian-Barre
  • Distrofia Muscular
  • Parálisis cerebral
  • Neuropatía
  • Parálisis progresiva supranuclear
  • Atrofia Multisistémica
  • Parálisis de Bell
  • Ataxia Espinal Cerebelar
  • Paraparesia hereditaria espástica
  • Miositis

Este tipo de fisioterapia funciona de forma distinta para cada individuo, y hay muchos factores que influyen en su eficacia, tales como:

  • La localización del daño en el sistema nervioso
  • La cantidad de daño del sistema nervioso
  • Otros problemas médicos simultáneos.
  • El tipo de medicación que se tome.
  • Los niveles de actividad y forma física previas a la lesión.
  • La dieta
  • El apoyo familiar y social
  • La motivación y el estado cognitivo

¿En qué consiste la fisioterapia neurológica?

Este tipo de fisioterapia consiste en la rehabilitación neurológica para alcanzar el potencial motor de los pacientes y maximizar su participación en la vida. La organización mundial de la salud define la rehabilitación como un proceso que consiste en permitirles alcanzar y mantener sus niveles físicos, sensoriales, intelectuales, psicológicos y sociales. Proporciona a las personas con algún tipo de discapacidad las herramientas necesarias para alcanzar la independencia y auto-determinación.

Ejercicios y técnicas de fisioterapia neurológica que aplica el profesional

Cada persona tiene una situación diferente, por lo tanto el tratamiento dependerá de las preferencias, metas y necesidades individuales. El tratamiento se basa en la más reciente evidencia científica y consistirá en:

  • Educación y consejo para el manejo de los síntomas.
  • Ejercicios de equilibrio.
  • Trabajo sobre la alineación corporal.
  • Actividades para mejorar el equilibrio, la habilidad de caminar y la confianza.
  • Actividades para mejorar la función de las extremidades superiores y las manos.
  • Ejercicios para incrementar la conciencia corporal y el control habilidoso del movimiento.
  • Manejo de la fatiga.
  • Programas individualizados de ejercicio cardiovascular y de fuerza.
  • Manejo del dolor.
  • Manejo de la espasticidad, espasmos y tensión muscular.

También existen diferentes métodos que los profesionales suelen utilizar. A continuación describimos los principales.

CogniFit es una empresa líder del sector salud-investigación que dispone de diferentes programas clínicos de estimulación o rehabilitación cognitiva. El más utilizado, por su versatilidad, es el programa de entrenamiento cognitivo personalizado, que permite, gracias a su tecnología científica patentada, evaluar el funcionamiento cerebral de cualquier individuo, y aplicarle de forma automatizada un tratamiento de estimulación o rehabilitación totalmente adaptado a sus necesidades cognitivas específicas.

Este programa tiene muchas ventajas, sin embargo, me gustaría resaltar su accesibilidad. Cualquier persona sin conocimientos específicos sobre neurociencia puede utilizarlo (familias, colegios, profesionales, personas mayores, jóvenes, niños, investigadores…) Solo se necesita un ordenador o dispositivo móvil y conexión a Internet. Pues los ejercicios y tareas de neurorehabilitacion consisten en juegos mentales que se practican online, y que permiten medir continuamente el desempeño del usuario y regular de forma automática la complejidad y tipología de las tareas.

Al entrenar el cerebro con este programa líder en el campo de la intervención cognitiva, se estimulan determinados patrones de activación neuronal. La repetición de estos patrones a través del entrenamiento cerebral puede ayudar a fomentar la creación de nuevas sinapsis y circuitos neuronales capaces de recuperar y/o reorganizar funciones cognitivas débiles o dañadas. Este programa nos permite estimular el potencial adaptativo del sistema nervioso y puede ayudar al cerebro a reponerse de alteraciones estructurales, trastornos o lesiones donde se ven afectadas las capacidades cognitivas.

Método Bobath

El método Bobath, o la terapia de Neuro-Desarrollo es una aproximación terapéutica a la evaluación y el manejo de disfunciones en personas con problemas neurológicos. El objetivo fundamental del tratamiento es maximizar la capacidad funcional de las personas, siguiendo un patrón de movimiento “normal”.

Este concepto fue desarrollado por Bertha y Karel Bobath en los años 40 y ha sido ampliamente utilizado. Desde entonces el método ha sufrido modificaciones para adaptarse a los nuevos hallazgos científicos.

El terapeuta analiza los problemas motores, sensoriales y cognitivos que tienen impacto en el desarrollo de capacidades funcionales (para funcionar correctamente). El manejo terapéutico pone énfasis en conseguir los movimientos deseados y prevenir los indeseados. Estos movimientos son indeseados porque pueden producir problemas secundarios y a largo plazo reducir el potencial de funcionamiento motor.

Fisioterapia neurológica, el método Bobath

El tratamiento incorpora estímulos sensoriales para producir la respuesta motora deseada, como si le “dijera” al músculo cómo moverseEsta terapia promueve el desarrollo de movimientos activos, eficientes y automáticos en las actividades.

La terapia de Neuro-Desarrollo se basa en la comprensión del movimiento normal y sus variaciones. Es:

  • Una estrategia de solución de problemas
  • Es un manejo terapeutico que da respuesta a las cambiantes necesidades del individuo.
  • Una base para combinar con otras modalidades de tratamiento.
  • Es una aproximación que se dirige a todos los aspectos de las habilidades del individuo.
  • Un abordaje que considera al individuo como un todo (emocional, cognitivo y físico)
  • Un concepto que evoluciona según el conocimiento científico y teorías.

Método Vojta

Este método se suele aplicar sobre todo a niños con problemas psicomotores. Está basado en el principio activador del Sistema Nervioso Central, que consiste en desencadenar movimientos reflejos, que la mayoría de personas desarrollan de forma automática, que son la reptación y el volteo.

El tratamiento consiste en colocar al niño en posturas distintas y estimular zonas especificas y se opone resistencia al movimiento que aparece. Esta resistencia mejora el desarrollo de funciones innatas como el gateo, el volteo y la marcha.

Método Kabat

Es una técnica de Facilitación Neuromuscular Propioceptiva, que consiste en ayudar a que se desencadene el movimiento voluntario. Utiliza la información sensorial del tacto, como la posición o el estiramiento de ciertos tendones y músculos excitando el sistema nervioso de forma que el sistema muscular comience a funcionar.

Según este método, cada segmento corporal que comprende brazos, piernas y tronco incluye una serie de diagonales que contienen todos los movimientos del individuo. Es sobre estas diagonales sobre las que se trabaja, dependiendo de qué necesite el paciente se trabajará sobre una u otra.

Este método se dirige a 3 mecanismos que posibilitan el movimiento normal, el de propiocepción (percibir el propio cuerpo), el sistema nervioso central y la musculatura.

Método Perfetti

Este método fue creado por Carlo Perfetti en los años 70. Es un método de Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo. Se basa en que el movimiento no es la mera contracción muscular, sino que es algo que surge a nivel cerebral. Por ello el tratamiento no solo se dirige al músculo, sino también a cómo el movimiento se organiza en el cerebro. 

Por ello, para ejecutar el movimiento se activan los procesos cognitivos que intervienen en la ejecución del movimiento. Se realizan ejercicios para mejorar la sensibilidad del cuerpo (tacto, presiones, movimiento de articulaciones…). Los ejercicios se abordan de forma cognitiva, de manera que el paciente tiene que ir resolviendo los retos propuestos mediante percepción y operaciones mentales.

Realidad Virtual

Recientemente ha emergido un nuevo tipo de terapia física que utiliza la realidad virtual, que se está haciendo cada vez más popular. Para pacientes que se recuperar de infartos, cirugías o daños, la rehabilitación con esta técnica está dando muy buenos resultados. Es un complemento de la fisioterapia, al que se pueden aplicar los distintos métodos de trabajo.

Las técnicas de realidad virtual se usan para manipular la información y acelerar el proceso de aprendizaje en entorno reales y virtuales. En estos entornos inmersivos se trabaja para permitir el aprendizaje de estrategias de movimiento, a la vez que se le ayuda a “desaprender” estrategias antiguas y contraproducentes. Además, supone una técnica que aporta una diversión extra a la terapia.

En muchos de estos sistemas la imagen del paciente es proyectada en un entorno virtual presentada en una pantalla. Entonces el paciente realizará una serie de ejercicios preescritos por el fisioterapeuta. No solo se mejora la forma física sino también sus habilidades cognitivas.

Fisioterapia neurológica y realidad virtual

Objetivos de la fisoterapia neurofuncional y neurológica

Las metas de cada uno son siempre diferentes. Para algunos puede ser simplemente afinar el equilibrio para retomar su actividad favorita que es el baile de salón. Para otros, meses de trabajo duro pueden significar que la persona pueda sentarse de forma independiente cuando antes necesitaba un apoyo. O puede ser tan sencillo como ayudar al paciente a elegir la mejor ayuda o adaptación para facilitarle el vestirse.

Es importante saber que la edad no es un factor limitante para la recuperación, ni tampoco el tiempo que ha pasado desde que ocurrió el evento neurológico. Es cierto que la mayor parte de la recuperación ocurre en las semanas siguientes al daño del sistema nervioso, pero también se alcanzan muy buenos resultados varios años después.

Tras un daño cerebral, se produce una gran muerte neuronal, sin embargo es posible la generación de neuronas nuevas. Tambíen hay evidencia que cuando algunas áreas cerebrales se dañan, las zonas adyacentes pueden encargarse de esa función. Es lo que se conoce como neuroplasticidad o plasticidad cerebral. La fisioterapia y otros tipos de rehabilitación neuropsicológica se encargan de guiar este proceso para que sea óptimo.

La fisioterapia en enfermedades neurológicas como la Enfermedad de Parkinson no se basa en la total recuperación, sino en mantener la independencia y la calidad de vida el mayor tiempo posible. Sin embargo, también se evaluan de la misma manera los problemas secundarios que cuando son abordados pueden conducir a una buena mejora funcional.

Otros problemas secundarios que se abordan en casos de infarto o daño cerebral son los siguientes:

  • Debilidad muscular: se programan ejercicios para fortalecer ciertos grupos musculares para lograr mayor libertad de movimientos.
  • Acortamiento muscular: se prescriben programas para alargar ciertas estructuras para permitir un mejor movimiento. La debilidad muscular y el acortamiento suelen ocurrir de forma simultánea y requieren una evaluación cuidadosa.
  • Rigidez de articulaciones: Esto requiere tratamiento local y/o entablillado
  • Equilibrio y postura. Muchas personas con dificultades neurológicas tienen posturas anormales en las que el cuerpo intenta compensar la falta de información sensorial que proviene de su cuerpo. Una vez que el cuerpo se flexiona es difícil mantener un equilibrio normal. La fisioterapia normaliza la postura y el alineamiento, para que el cuerpo pueda recibir más información postural.
  • Espasticidad. La espasticidad es una alteración en el tono muscular a nivel neuronal que dificulta mucho la vida cotidiana. Si esto no se trata, puede provocar que los brazos y las piernas adquieran posiciones que les impiden realizar movimientos funcionales. Por ejemplo, un brazo puede sostenerse pegado el cuerpo o que la mano forme un puño. Los fisioterapeutas puede tratar esta condición de formas diferentes dependiendo del caso, mediante ejercicios y fármacos.

¿Quién aplica la fisioterapia neurofuncional o neurológica?

El profesional que aplica la fisioterapia neurológica es un fisioterapeuta especializado en los tratamientos neurológicos.

¿Existe algún ejercicio o técnica de fisioterapia neurológica que pueda practicar en casa?

En fisioterapia se suelen prescribir ejercicios y estiramientos para trabajar en casa y mejorar las dolencias de forma más eficaz. Sin embargo, los problemas de los pacientes de fisioterapia neurológica son más graves, y podría ser irresponsable recomendar ciertos ejercicios. 

Las actividades para casa deben ser siempre prescritas por el profesional que te trate, y no se recomienda que lo hagas por tu cuenta.

Fisioterapia neurológica infantil

La fisioterapia neurológica infantil tiene particularidades, que lo diferencian de la que está dirigida a adultos. La principal diferencia está en que los niños no han alcanzado el desarrollo madurativo, por lo tanto lo que se intenta es guiar de la mejor forma este desarrollo, para minimizar las consecuencias negativas de sus problemas neurológicos.

Esta disciplina se encarga del tratamiento de niños y adolescentes de entre 0 y 18 años con problemas neurológicos y del desarrollo. Las condiciones neurológicas surgen del daño del sistema nervioso central (cerebro o médula espinal) y/o del sistema nervioso periférico. Esto puede resultar en dificultades de movimiento, tono muscular, fuerza, sensación corporal y equilibrio. Los problemas del desarrollo pueden provocar retrasos en el logro de hitos del desarrollo. Estos problemas pueden ser desde riesgos neurológicos en bebés, hasta niños con daño cerebral adquirido o congénito o por trastornos neurológicos.

La fisioterapia neurológica infantil tiene como objetivo que estos niños alcancen un adecuado desarrollo motor y su mayor potencial de independencia de funcionamiento.

Algunos de los beneficios de este tratamiento incluyen: la normalización del tono muscular, incremento del rango de movimiento, mejorar la fuerza muscular, el equilibrio y la coordinación. Mejora la calidad de vida de los niños y les ayuda a conseguir esos hitos del desarrollo (volteo, gateo y marcha) y a maximizar su potencial con las tareas diarias. Este tratamiento combina técnicas manuales con ejercicios, también se proporciona apoyo y consejo a los padres y cuidadores para propocionarle el mayor cuidado.

¿Necesita mi hijo tratamiento de fisioterapia?

El proceso de maduración de los niños puede diferir mucho de un niño a otro. Si tu hijo no ha alcanzado los hitos del desarrollo típicos para su edad, como mantenerse erguido, sujetar la cabeza o gatear, hay que estar atentos, pero tampoco es sinónimo de que hay un problema neurológico subyacente. Si aun así temes que pueda haber un problema consulta a un fisioterapeuta o pediatra.

Los olores tienen un componente emocional: Descubre por qué nos gusta el olor que deja la lluvia

Olores, olores y más olores… ¿Te has parado a pensar alguna vez en la cantidad de olores que olemos a diario? Piensa a qué huele tu olor favorito o cómo huele ese olor que te desagrada tanto. ¿Sabías que los olores tienen un componente emocional?

 El olor que sabe a la comida de tu madre, el olor que te recuerda a tu infancia, el olor que te traslada a aquellos momentos que nunca olvidarás, el olor de esa persona a la que tanto quieres, el olor a café y tostadas de buena mañana, el famoso olor de los hospitales,…

Hablando de olores, uno de los pequeños placeres de la mayoría de las personas es el olor que dejan las lluvias y las tormentas. Ese olor que muchos llamamos “olor a tierra mojada”. Mairena Vázquez, psicóloga te explica cómo influyen los olores en nuestro cerebro y por qué nos gusta tanto el olor de la lluvia.

El olfato, el sentido más emocional

¿Cómo influyen los olores en nuestro cerebro?

Ya lo dijo el gran Francisco de Quevedo cuando escribió “Érase un hombre a una nariz pegado”.

De una manera u otra, estamos rodeados de olores. Los olores de las casas que nos devuelven al pasado, el olor del trabajo que a veces te gusta y a veces te desagrada, el olor que se cruza en tu camino que te recuerda a aquella persona que tanto quisiste, etc…

Si algo tienen los olores es que nos generan emociones, nos incitan a la huida, nos hacen que tomemos decisiones, nos alertan, nos emocionan, nos reviven. A veces los olores pueden incluso ser decisivos para nuestros sentimientos y recuerdos.

En muchas ocasiones el sentido del olfato pasa desapercibido y no le damos la importancia que merece. Muchas veces solo valoramos lo que tenemos, cuando lo perdemos.

El ser humano recuerda hasta el 35% de lo que huele, frente al 5% de lo que ve. En la apreciación de los olores influye el ambiente en el que cada persona desarrolle su vida así como los aspectos emocionales que se asocien con cada olor.

El olfato (todos los olores) afecta de un modo directo a nuestro estado de ánimo, nuestras emociones y a nuestros recuerdos. Cuando olemos algo que resulta de nuestro agrado, nuestro cuerpo se encarga de liberar endorfinas.

Las endorfinas son conocidas como las “hormonas de la felicidad”. Son unas sustancias que produce nuestro cuerpo que nos producen bienestar, reducen el dolor, fortalecen el sistema inmune, generan sensación de placer, regulan el apetito y promueven la liberación de las hormonas sexuales.

Gracias a la Neuropsicología y a las neurociencias y a recientes investigaciones podemos saber cómo nos influyen los olores desde una base científica. A modo resumen:

Cuando notamos un olor determinado, este olor pasa al bulbo olfatorio, estructura que se encuentra en el interior de las fosas nasales y procesa la información.

El bulbo olfatorio manda la información al sistema límbico.

El sistema límbico es la parte del cerebro especializada en gestionar el aprendizaje, las emociones y la memoria.

Dentro del sistema límbico se encuentra la amígdala que es el centro principal de procesamiento de las emociones, se encarga de unir el olor con una emoción y el hipocampo que une el olor con un recuerdo.

No todos los olores son iguales y esto influye a la hora de relacionar las emociones con los olores. La felicidad o la ansiedad suelen ser más fáciles de asociar con olores que por ejemplo la tristeza o la rabia o enfado.

Nuestro cerebro es sabio al mismo tiempo que complejo. Los órganos de los sentidos nos lo demuestran… descubre por qué se nos pegan las canciones.

¿De dónde proviene el olor a “tierra mojada”?

Se avecina tormenta, llueve, huele a “tierra mojada”.  La vida está formada por pequeños placeres, comidas, olores, sabores, momentos que nos gustan,… y uno de los pequeños placeres de la mayoría de las personas por excelencia es el olor que dejan la lluvia y las tormentas.

El olor a “tierra mojada” se denomina petricor.

El olor que deja la lluvia se conoce como petricor.

De manera errónea, muchas personas asocian el olor de la lluvia al olor del ozono. Error, ya que este olor se denomina “petricor” y proviene de una sustancia conocida como “geosmina”. Entre los beneficios de esta bacteria (Streptomyces coelicolor) encontramos que de ella se obtienen fungicidas, fármacos inmunodepresores e incluso antibióticos.

El olor de la lluvia se produce de manera más intensa si se produce en zonas secas, donde no ha llovido desde hace algún tiempo ya que es en estas zonas donde más sustancias volátiles se han acumulado.

La naturaleza de una forma o de otra nos afecta, descubre cómo nos afecta el influjo de la luna llena y cómo influye la naturaleza en el cerebro.

¿Por qué nos gusta tanto el olor que deja la lluvia?

El olfato afecta en nuestras percepciones y nos influye de manera positiva (o negativa en caso de tratarse de un olor desagradable).

Cuando decimos que “olemos la lluvia” en realidad no nos referimos a que olemos el agua, sino a que olemos las fragancias de la tierra que gracias a la lluvia pasan al aire.

Por qué nos gusta tanto el olor que deja la lluvia

Según diversos estudios, se coincide en la idea de que nos gusta el olor que deja la lluvia porque lo asociamos a sensaciones positivas. Nos acerca a la naturaleza y nos aporta armonía. Quizás sea uno de nuestros olores favoritos (un pequeño placer de la vida) por la sensación de tranquilidad, paz y armonía que nos deja cuando lo olemos.

Parece ser que el olor que deja la lluvia nos transporta al pasado. Según los antropólogos, nuestros antepasados celebraban los días lluviosos porque les garantizaba su supervivencia y por eso disfrutamos tanto con ese olor.

Beneficios psicológicos de la lluvia

1. La lluvia nos mantiene felices.

Seguro que muchos ahora mismo pensáis que no, que me equivoco, que cuando llueve os ponéis melancólicos y más tristes. El refrán de “después de la tormenta, siempre viene la calma” podemos aplicarlo en todos los sentidos. Una vez pasada la tormenta, nos sentimos más animados y más relajados.

2. La lluvia es beneficiosa para nuestra salud.

Después de llover o de una tormenta, el ambiente se descongestiona y se regula la temperatura haciendo que el aire tenga una mejor calidad lo que hace que tengamos menos tensiones, menos dolores de cabeza y nos sintamos menos cansados.

 Y a ti, ¿te gusta el olor que deja la lluvia? ¿Cual es tu olor favorito? ¿Cual es el olor que más te desagrada?

Los 7 pecados de la memoria: ¡Tu cerebro te engaña!

Si crees que tu memoria es de elefante, que puedes recordar todo con exactitud, y que nada escapa a ella; siento decepcionarte.  Nada más lejos de la realidad.  Y es que a nuestro cerebro le encanta cometer travesuras con nuestros recuerdos y modificarlos de vez en cuando. Descubre los 7 pecados de la memoria y ¡no te dejes engañar!

Nuestro cerebro es como un gran baúl con millones de compartimentos en los que atesoramos recuerdos, vivencias, emociones y aprendizajes. Nuestra forma de ser, pensar y actuar hoy es producto de las interacciones entre estos recuerdos y aprendizajes, de forma que nuestra memoria guía nuestra conducta de una manera que casi no podemos ni sospechar.

La manera en que construimos nuestro mundo esta intrínsecamente conectada con este inmenso baúl, y la forma en que incluimos esas vivencias es determinante para nuestro futuro. La neuropsicología ha puesto en evidencia que el concepto de que sin memoria no hay pasado es incompleto. Sin memoria nuestro futuro peligra gravemente.

Nuestro cerebro es como un baúl con millones de compartimentos

Pero el cerebro no es un fiel diario de nuestro pasado, sino que tiene la capacidad de reinventar y sobre-escribir nuestras experiencias vitales para dotarlas de un significado, de dar una coherencia a nuestra vida.

Podríamos incluso observar este fenómeno como una unificación de nuestro “Yo”, es decir, una estrategia adaptativa para aunar nuestro pasado, presente y futuro.

Es importante señalar que aunque a estos errores se les llama pecados, no sólo tienen un efecto negativo en nosotros, sino que también pueden contemplarse de una manera positiva. Estos pecados tienen una función adaptativa en nuestro organismo: Necesitamos olvidar y deshacernos de recuerdos para poder seguir adelante y dejar espacio para recuerdos más importantes.

El Dr. Daniel Sachter, catedrático en Harvard y experto en neuropsicología, nos da unas pautas para reconocer estos engranajes de la memoria, entender las malas pasadas que nos puede jugar, y aprender a conocernos un poquito más, sobre cómo entendemos, procesamos y codificamos la información de nuestro mundo.

¡Conoce los 7 pecados de la memoria!

Así pues, podemos diferenciar entre errores de omisión, que son los tres primeros. Estos pecados consisten en diferentes maneras de olvidar. Por otro lado los errores de comisión, los cuatro últimos, son los que cometemos nosotros a la hora de recuperar la información almacenada en nuestro baúl.

1er Pecado de la Memoria: Pecado de transcurso

Hace referencia a la progresiva pérdida de recuerdos que experimentamos con el paso del tiempo. Este pecado, si se produce con asiduidad e intensamente, puede ser un indicador de la enfermedad de Alzheimer.

2º Pecado de la Memoria: Pecado de distractibilidad

Sucede cuando nuestra atención no está totalmente focalizada en el material a recordar. Por ejemplo cuando olvidamos dónde hemos dejado las llaves. Es importante señalar que esta información no se ha perdido, simplemente o no se ha registrado o se ha registrado con fallos, por problemas de atención.

3er Pecado de la Memoria: Pecado de bloqueo

Conocido también como el fenómeno “Lo tengo en la punta de la lengua”.

A diferencia de los pecados anteriores, esta información sí que existe y está codificada en nuestra memoria, pero tenemos un desfase entre la evocación del recuerdo y la producción: Por ejemplo, cuando somos incapaces de recordar el nombre de un restaurante.

Cuando esto te ocurra no sigas insistiendo; relaja la mente e intenta conectarlo con sensaciones vividas en ese momento para facilitar el recuerdo.

4º Pecado de la Memoria: Pecado de Atribución errónea

Esto se produce cuando somos capaces de recordar correctamente un hecho, pero confundimos la fuente o la situación. Un ejemplo conocido de la atribución errónea es lo que le ocurrió a un psicólogo en Estados Unidos acusado de violación. La mujer dio una descripción tan precisa de él que la policía fue a detenerlo. Resulta que en el momento de la violación él estaba concediendo una entrevista por televisión. La mujer vió el programa, pero atribuyó (erróneamente)  su cara a la del violador. Aunque este es un ejemplo extremo, todos cometemos este pecado, dado que es bastante frecuente.

5º Pecado de la Memoria: Pecado de Sugestibilidad

La sugestibilidad sucede cuando voluntaria o involuntariamente alguien manipula nuestros recuerdos. Mediante preguntas hechas por personas más o menos hábiles pueden hacernos llegar a recordar como ciertas vivencias no ocurridas.

También puede ocurrir cuando nos “apropiamos” de una situación no vivida en primera persona. Suele ser característico de las personas egocéntricas, que necesitan una participación “activa” en el recuerdo.

6º Pecado de la Memoria: Pecado de Persistencia

Este pecado ocurre cuando, aunque intentemos borrar un recuerdo o hecho traumático de nuestra memoria, este persiste de forma continuada, haciéndonos revivir sensaciones negativas o angustiosas.

Este pecado está relacionado con la depresión, o con el trastorno de Estrés Postraumático.

7º Pecado de la Memoria: Pecado de Propensión

Nuestra conciencia es la responsable de este pecado, ya que nos provoca la reevaluación y transcripción de nuestros recuerdos, de manera que sean coherentes con nuestro “Yo” actual. Las personas tendemos a adaptar el pasado en base a nuestro presente. Esto explica por qué una situación vivida por dos personas puede ser tan diferente cuando se recuerda.

Si quieres profundizar un poquito más en el mundo de la memoria, te recomiendo este artículo: ¿Cómo mejorar tu memoria y tu capacidad de observación? 10 formas de entrenar tu cerebro

Si admitimos que nuestra memoria es vulnerable, podremos ser conscientes de cuando un recuerdo nos está atormentando, y seremos más versátiles a la hora de juzgarnos.

No te angusties por los pecados de omisión, vigila los pecados de comisión y recuerda:

Cuando se te olvide donde dejaste el coche, puedes tranquilizarte: tu cerebro está ocupado en retener información más importante

Juegos de concentración mental: 10 ejercicios imprescindibles para tu día a día

¿Tienes problemas para mantenerte concentrado/a en el trabajo o en el estudio? ¿No puedes mantener tu concentración durante mucho tiempo y sientes que te distraes con facilidad? Descubre estos 10 juegos de concentración para adultos y niños ¡Potencia tu actividad cognitiva!  La concentración es un elemento imprescindible a la hora de marcarnos objetivos, planificarlos, y llegar a la meta elegida. 

Juegos de concentración

Sin capacidad de concentración, eres como un barco a la deriva sin timón. A través de este artículo, la neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda te propone unos ejercicios muy efectivos y sencillos de realizar. Descubrirás unos juegos y técnicas muy interesantes para mejorar tu concentración, por lo que ya no tienes excusa para no entrenar tu cerebro.

“La concentración es la raíz de todas las capacidades del hombre. Bruce Lee.”

¿Cómo ser más inteligente? La capacidad de concentración es clave para el ser humano. Esta habilidad puede definirse como el proceso psíquico que nos permite centrar los recursos de nuestra mente en un único objetivo o tarea que se está realizado en un momento determinado.

La concentración nos permite fijar nuestro pensamiento en una única actividad, dejando a un lado las distracciones puedan interferir en nuestra atención, en la consecución de la tarea u objetivo.

Actualmente se nos demanda que procesemos más cantidad de información, y más rápido. Para poder sobrevivir a esta vorágine informativa es vital que tengamos la capacidad cognitiva de seleccionar y diferenciar aquello relevante de lo que no lo es, y centrarnos y focalizarnos únicamente en el estímulo seleccionado.

La concentración mental es una habilidad cognitiva que necesita del razonamiento para desarrollarse, y de la atención para centrar todos nuestros recursos en el objetivo o actividad que estamos realizando.

“Nada altera mi concentración. Podrías hacer una orgía en mi oficina y yo no miraría. Bueno, quizá una vez.” Isaac Asimov

Si tienes dificultades para concentrarte en tu trabajo o en tus estudios, tengo una buena noticia para ti. La capacidad de concentración mental se puede mejorar. Con el entrenamiento adecuado, gracias a la plasticidad cerebral, podrás incrementar de manera notable y duradera tu capacidad de concentración mental, gracias a los divertidos juegos que te acerco en este artículo. No lo dudes, y ¡atrévete con los juegos de concentración que te propongo más abajo y verás como se potencia tu concentración mental!

  • El primer beneficio que notarás cuando practiques estos juegos de concentración, será la eficiencia. Serás capaz de realizar tus tareas de una manera mucho más eficaz, economizando tu tiempo y sin gastar recursos cognitivos innecesarios.
  • Otro beneficio significativo de estos juegos para potenciar tu concentración mental es que te permitirán reducir tu cansancio mental. Aunque parezca una paradoja, cuando realices una tarea de concentración mental la realizaras de una manera saludable, sin agotarte prestando atención a otras demandas o situaciones del entorno (multitasking) que antes te hacían perder tu concentración.
  • Además, una buena concentración mental te ayudará a vivir el presente de una manera más enriquecedora. Serás consciente del aquí y el ahora, porque aprenderás a prestar una atención plena al momento concreto que estás viviendo.
Beneficios de una buena concentración mental: El aquí y el ahora

10 Juegos de concentración mental

1-  Juego de concentración mental: El vaso de agua

Coge un vaso transparente y llénalo de agua hasta la mitad. A continuación cógelo con la mano que prefieras y estira tu brazo hasta la altura de tus ojos. El objetivo es mantener fijo e inmóvil el contenido del vaso, durante al menos 3 minutos.

2- Juego de concentración mental: La pared blanca

Visualiza en tu mente una pared, y píntala de blanco como tu prefieras; con una brocha, con un pincel, con un spray…. Cuando esté completamente de color blanco, dibuja en medio y grande el número 100. Bórralo como quieras y pasa al 99… y así en orden descendente. Al principio conseguirás pocos números sin distraerte, pero poco a poco y practicándolo a diario, serás capaz de llegar hasta el 0. Te recomiendo que este ejercicio lo realices cuando vayas a dormir. Si tienes muchos pensamientos rondándote la cabeza éste es el juego ideal para concentrarte únicamente en tu pared blanca.

3- Juego de concentración mental: El paseo de los aromas

Elige un parque o un camino que te guste especialmente y ve a dar un paseo. Mientras caminas, ve prestando atención a los diferentes olores y aromas que te rodean. Céntrate en uno en concreto que te guste y regodéate en él. Verás cómo se va intensificando a medida que aumenta tu concentración en ese olor.

4- Juego de concentración mental: La vela

Siéntate en el suelo, a ser posible con las piernas cruzadas sobre ti y la espalda lo más recta posible. Si esta posición resulta demasiado incómoda para ti, elige otra pero siempre sentado en el suelo, y con la espalda erguida. A continuación enciende una vela delante de ti. El objetivo de este juego es permanecer lo más quieto posible. Céntrate en el movimiento de la vela y aguanta el máximo tiempo posible en tu posición, y sin que la vela se apague. No es tan fácil como parece. Al principio aguantarás muy poco tiempo, pero con un poco de práctica conseguirás la quietud total durante al menos diez minutos.

5- Juego de concentración mental: La técnica de los dos minutos

Necesitarás un reloj con segundero. El juego consiste en que centres tu atención única y exclusivamente en la aguja del segundero, siguiendo con la vista su recorrido alrededor de la esfera del reloj. Te verás al principio sorprendido pensando en otras cosas. Cuando esto te ocurra, vuelve a empezar de nuevo e intenta pensar y concentrarte sólo en la aguja del reloj. Deberás hacer el recorrido dos veces; es decir, dos minutos.

6- Juego de concentración mental: El juego de la caja y el limón

Este ejercicio se utiliza habitualmente para preparar y concentrar a deportistas antes de su competición, pero tú también puedes beneficiarte de él. El juego consiste en visualizar una caja de cartón, simple y vacía, abierta por arriba. A continuación tienes que visualizar un limón. Concéntrate en su tamaño, aroma, textura de la corteza, simetría…

Mentalmente y sin utilizar tus manos o cualquier objeto en tu mente, transporta el limón al interior de la caja. Parece muy sencillo, pero realizarlo con atención plena requiere unas habilidades de concentración muy complejas. Es un ejercicio excelente para ir trabajando tu concentración mental.

7- Juegos de concentración: Colorea Mandalas

Los Mandalas son representaciones del macrocosmos. Su origen es indio y significa “rueda” o “círculo”. La tradición budista lo utiliza para la meditación. No te preocupes si no eres demasiado bueno realizándolos, existen multitud de cuadernillos o libros de ellos, y puedes bajarte diseños preciosos listos para colorear directamente de webs gratuitas.

Lo importante es que cuando dibujes o colorees un Mandala, te centres exclusivamente en él. Elige con cuidado los colores, escucha a tu cuerpo que es lo que quiere hacer y déjate de llevar. Saca 10 minutos al día para continuar con tu Mandala.

Además de relajarte y mejorar tu concentración, es un alimento excelente para tu cerebro y tu creatividad.

Colorea Mandalas

8- Juego de concentración mental: La figura geométrica

Busca un momento en el que estés relajado, y piensa en una figura geométrica. Ya sea un círculo, un cuadrado, un triángulo. Piensa y céntrate tan solo en la representación. Cuando tengas esta imagen bien fijada en tu consciencia, empieza por añadirle algo; por ejemplo un color. Rellénalo mentalmente, y cuando esté completo, añádele más características: Puedes jugar con el tamaño, el volumen, la densidad (puede flotar o bien ser muy pesado)

Este juego además de potenciar tu concentración mental es un aliado perfecto para desarrollar tu imaginación. Juega y crea lo que quieras a través de tu mente.

9- Juego de concentración mental: Haz sudokus

El cálculo mental es una de las actividades cognitivas que más fortalecen nuestra concentración. Sin embargo, actualmente, todos tenemos una calculadora a mano que realiza las operaciones matemáticas por nosotros. Utilizar la tecnología nos facilita el trabajo, pero también nos vuelve más vagos y distraídos. Es importante tratar de volver a manejar números mentalmente. Y los sudokus pueden ayudarnos. Si no estás familiarizado con este juego japonés, empieza con niveles para principiantes. El objetivo no es que realices los más complicados, sino que elijas adecuadamente el nivel que te suponga un reto mental, e ir aumentando su complejidad progresivamente. Puedes descargarlos de Internet de muchas páginas gratuitas y de todos los niveles.

10- Juegos de concentración para niños y adultos: Entrena tu cerebro con CogniFit

CogniFit es el programa líder en evaluación cognitiva y estimulación cerebral. Está validado por la comunidad científica y es utilizado por colegios, universidades y hospitales de todo el mundo. CogniFit permite medir y entrenar, de forma profesional y fiable, la capacidad de concentración, el nivel atencional y otras muchas áreas cognitivas fundamentales.

CogniFit programa líder en evaluación mental y entrenamiento cerebral adaptado a las necesidades de cada individúo

Los juegos clínicos para medir y mejorar la concentración mental, han sido diseñados por un equipo de neurólogos y psicólogos cognitivos que estudian la cognición y los procesos plasticidad cerebral. Algunas de las funciones cognitivas implicadas en la concentración son el control inhibitorio, enfoque, planificación, atención dividida, actualización, etc…)

A través de diferentes juegos mentales, CogniFit evalúa las debilidades y fortalezas cognitivas de la persona, y propone automáticamente un régimen de entrenamiento personalizado dirigido a mejorar la capacidad de concentración, y otras necesidades cognitivas del niño o adulto.

¡Solamente tienes que registrarte! Todos sus juegos de concentración están basados en estudios clínicos y baterías profesionales de estimulación y rehabilitación neuropsicológica.

Después de realizar los juegos de concentración, CogniFit te mostrará un gráfico con tus resultados y tu evolución. No sólo podrás entrenar y potenciar tu concentración mental, sino muchas otras capacidades cognitivas del ámbito de la memoria, percepción, coordinación, razonamiento, etc…

¡Atrévete y acepta el reto CogniFit!

Dicen que en un día alrededor de 30.000 pensamientos inundan tu cabeza, y cada uno de estos pensamientos produce una energía…

¡Imagínate concentrar la energía de todos estos pensamientos en una sola….!

Además, te animo a que leas el artículo de mi compañera Andrea García Cerdán que te propone ejercicios muy interesantes en su artículo: Gimnasia cerebral: 16 actividades que te ayudarán a mantener un cerebro sano por más tiempo

Actividades para personas mayores: Actividades recomendables, objetivos y recomendaciones.

¿Actividades para personas mayores? Ay, esos pequeños olvidos a los que aparentemente no les damos demasiada importancia, que aparecen con el paso de los años. Conforme las personas nos hacemos mayores, vamos notando ligeros cambios en nuestra manera de percibir, pensar, razonar, memorizar, hablar… Esto puede hacernos sentir desprotegidos e indefensos, pero no debemos olvidar que tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de oportunidades y actividades para personas mayores para hacer frente a un posible deterioro en los procesos cognitivos.

¿Quieres saber qué tipo de actividades pueden ser útiles en personas mayores? ¡Sigue leyendo! Mairena Vázquez, neuropsicóloga, te explica a qué nos referimos con actividades para personas mayores, qué tipo de actividades son más convenientes desarrollar y qué objetivos perseguimos con cada una. 

Actividades para personas mayores.

Actividades para personas mayores. ¿A qué nos referimos?

Actividades para personas mayores. Hoy en día la esperanza de vida en nuestro país ha aumentado de manera considerable y con ello aumentan los problemas de salud asociados a la tercera edad.

Conforme envejecemos, sufrimos un proceso de deterioro generalizado en el que, por diferentes procesos, nuestros tejidos se van degenerando. Esta degeneración depende de factores relacionados con lo biológico, ambiental, social, familiar y, de manera especial, con el grado de estimulación.

Imaginemos una persona mayor con una salud tanto física como psicológica vulnerable, con un estado de ánimo bajo, sin estudios… Todo ello puede interferir de manera negativa en sus funciones cognitivas, a lo que podríamos sumar si dicha persona no recibe una adecuada estimulación cognitiva.

CogniFit: Líderes en evaluación y estimulación cognitiva para el envejecimiento activo

Debido a ello, se deriva la necesidad imperiosa de implantar y trabajar con programas que garanticen una rehabilitación biopsicosocial para mejorar la calidad de vida de las personas mayores a través de una intervención multidisciplinaria.

No es necesario estar pasando por un deterioro cognitivo o  por algún tipo de demencia para beneficiarse de la estimulación cognitiva, psicoestimulación o realizar actividades cognitivas adaptadas a personas mayores.

Si al factor tiempo le sumamos unas condiciones ambientales poco estimulantes el riesgo de sufrir algún problema cognitivo aumenta considerablemente. De aquí se deriva la importancia de aplicar actividades para las personas mayores, adaptadas a los distintos procesos de estimulación de las funciones cognitivas.

La estimulación cognitiva ayuda a compensar la pérdida de las capacidades intelectuales a partir de la experiencia y los conocimientos adquiridos. Las actividades tanto sociales como intelectuales ayudan a mantener activa nuestra mente favoreciendo un envejecimiento de la manera más óptima.

Es fundamental llevar a cabo actividades para personas mayores para asegurar una adaptación correcta a los cambios ambientales, al mismo tiempo que se generan estrategias compensatorias para mantener las habilidades preservadas y paliar los déficits sufridos.

Actividades para personas mayores: Es fundamental llevar a cabo actividades dirigidas a personas mayores.

Actividades para personas mayores:¿Qué tipo de actividades es recomendable que realicen las personas mayores?

Respecto al área de la cognición es fundamental el hecho de realizar diferentes tipos de actividades, bien con profesionales, o bien con familia (tras haber recibido una formación y/o unas pautas) para, de este modo, poder obtener un mayor estado de bienestar tanto psicológico, como físico y social.

El cómo influye el envejecimiento en las personas no es un fenómeno homogéneo, es decir, dependiendo de la edad, estudios, reserva cognitiva, etc., los posibles déficits serán diversos y diferentes en cada persona. Es por ello que se requiere la realización de actividades para personas mayores, dirigidas a todos los procesos cognitivos para potenciar los puntos fuertes y disminuir o ralentizar el avance los déficits presentados. Gracias a la capacidad de reserva del organismo, los procesos cognitivos pueden entrenarse y potenciarse durante la vejez.

Cuando hablamos de realizar actividades para personas mayores es importante aclarar que NO consiste en repetir ejercicios una y otra vez utilizando siempre las mismas actividades.

Es recomendable dividir los ejercicios en distintas categorías para cubrir todos los objetivos buscando intervenir y estimular todas las áreas:

  • Orientación:En los casos de deterioro más avanzados se puede producir desorientación en las tres esferas, es decir a nivel personal, temporal y espacial. Es conveniente recordar todos los días a la persona el día de la semana, día del mes, año, lugar donde nos encontramos y quiénes somos para procurar siempre que se encuentre lo más orientada posible.
  • Atención: Cuando aparecen problemas atencionales en las personas mayores, aparecerían falta de persistencia, mayor tendencia a la distracción y pérdida de concentración, dificultades para estar alerta en casos más graves…
  • Percepción: Según avanza la edad, no sólo se deterioran los órganos sensoriales, sino que el procesamiento que hace el cerebro de la información visual o auditiva, por ejemplo, puede ser deficitaria.
  • Memoria: Es la principal queja de las personas mayores. Descubre qué son los problemas de memoria y cuándo debemos preocuparnos. Existen numerosos ejercicios y actividades adaptadas a cualquier persona para entrenar la memoria a corto plazo y a largo plazo.
  • Lenguaje: Debemos realizar actividades adaptadas tanto al lenguaje oral como escrito, al habla espontánea como a la denominación de diferentes objetos o situaciones, a la comprensión y a la repetición, a la lectura y a la escritura.
  • Funciones ejecutivas: Bajo este término nos referimos a funciones relacionadas con el lóbulo prefrontal de nuestro cerebro. Englobaría conductas encargadas de controlar los cambios que se producen en el ambiente y/o prevenirlos, conductas sociales adaptadas y adecuadas, capacidad de autocuidado, planificación, inhibición de respuestas…
  • Abstracción y cálculo: Englobaría lo que conocemos como Control Mental y hablaríamos de la capacidad que tenemos para leer, escribir, comprender y realizar diferentes operaciones aritméticas.
  • Praxias: Se refiere a la capacidad que tenemos de realizar diferentes movimientos con distintas zonas de nuestro cuerpo bien al realizar una orden o por imitación.
  • Estado de ánimo: A veces nos centramos en realizar actividades para trabajar los diferentes procesos cognitivos olvidándonos de lo importante que es mantener un estado de ánimo elevado. Con la realización de actividades adaptadas a personas mayores buscamos la mejora del estado de ánimo junto con el aumento de la autonomía y autoestima. Con ello se aumenta la flexibilidad mental e incluso repercute de manera positiva a la ejecución de las actividades básicas de la vida diaria.

Actividades para personas mayores. ¿Cuáles son los objetivos de que las personas mayores realicen actividades?

Ante la falta de conocimiento, muchas personas opinan que este tipo de actividades para personas mayores prácticamente no tiene utilidad, obviando que se ha demostrado de manera científica la utilidad e importancia de la estimulación cognitiva y el hecho de que las personas mayores realicen actividades de manera continua.

El objetivo principal es estimular y mantener las capacidades mentales preservadas para mantener o, si fuera posible, mejorar el funcionamiento cognitivo y reducir la dependencia en la medida de lo posible dentro de cada caso.

A modo de esquema podemos hablar de los siguientes objetivos perseguidos:

  • Estimular y mantener las capacidades mentales.
  • Evitar la desconexión del entorno y fortalecer las relaciones sociales.
  • Dar seguridad e incrementar la autonomía personal.
  • Estimular la propia identidad y autoestima.
  • Minimizar el estrés y evitar reacciones psicológicas anómalas.
  • Optimizar el rendimiento cognitivo.
  • Mejorar el rendimiento funcional.
  • Incrementar la autonomía personal en las actividades de la vida diaria.
  • Mejorar el estado y sentimiento de salud.
  • Aumentar la calidad de vida del paciente y de los familiares y/o cuidadores.

Actividades para personas mayores. Otro tipo de actividades que pueden realizar las personas mayores.

Actualmente dentro de la Neuropsicología podemos contar con diferentes tipos de estrategias para realizar actividades para personas mayores, todas ellas avaladas de manera científica. Podemos destacar:

Actividades para personas mayores 1: Reminiscencia

Se trata de un medio o actividad efectiva para comunicarse con personas mayores que empiezan a sufrir demencias. Descubre cómo prevenir la demencia. Consiste en realizar actividades en grupo donde se estimula a los participantes a que hablen acerca de eventos pasados con ayuda de fotografías, música, objetos y vídeos del pasado.

Actividades para personas mayores 2: Orientación a la realidad

Constituye una técnica o actividad dirigida a mejorar la calidad de vida de las personas mayores que presentan problemas de confusión y desorientación. Se les presenta información relacionada con la orientación (tiempo, espacio y persona) proporcionando a las personas mayores una mayor comprensión de todo lo que les rodea para así aumentar su autoestima y su sensación de control.

Actividades para personas mayores 3: Actividades con validez ecológica

O, lo que es lo mismo, realizar actividades con un material lo más parecido posible al de la vida cotidiana de las personas mayores. Por ejemplo, si se hace una actividad para entrenar la memoria es mucho más cercano intentar aprenderse una lista de la compra que una lista de palabras sueltas, abstractas y sin valor emocional para la persona.

Actividades para personas mayores 4: Programas de estimulación cognitiva llevados a cabo por neuropsicólogos

Se pueden realizar de manera individual o en pequeños grupos con personas mayores con un nivel cognitivo o deterioro semejante. Aquí se incluirían las actividades con mayor carga terapéutica dentro del plan general de abordaje de las personas mayores afectadas por deficiencias cognitivas. Se utilizan diferentes tipos de materiales de manera programada combinando todas las áreas de estimulación.

Descubre otras 10 actividades de estimulación cognitiva para demencias.

Actividades para personas mayores 5: Brain training on-line para personas mayores

La estimulación cognitiva de CogniFit es el tratamiento no farmacológico más utilizado en casos de deterioro cognitivo leve y alzheimer, o demencias en su etapa temprana. Además, de esto, también dispone de entrenamientos enfocados a personas mayores de 55 años. La tecnología de CogniFit está normalizada y validada por la comunidad científica. El programa se centra en la neuroplasticidad, que es la capacidad del cerebro para crear nuevas conexiones neuronales, recuperarse y reestructurarse, permitiendo ralentizar la evolución de la enfermedad, y preservar, por más tiempo, las habilidades cognitivas de la persona, mejorando su calidad de vida.

CogniFit es el programa clínico líder en entrenamiento cerebral. El programa consta de divertidos juegos científicos, basados en estudios clínicos, que pueden practicase online.

La batería de juegos de CogniFit, permite evaluar y medir de forma precisa las debilidades y fortalezas cognitivas de cualquier persona (con o sin demencia). Después de practicar los ejercicios, CogniFit mostrará un gráfico con los resultados cognitivos y presentará automáticamente el régimen de entrenamiento personalizado que mejor se adapta a las necesidades cognitivas de cada individuo.

Actividades para personas mayores. Cuántas más actividades realizan las personas mayores, mejor será la lucha contra el deterioro cognitivo.

Se ha demostrado que las personas que reciben una cantidad inferior de estímulos de su entorno, tienden a padecer de manera más rápida el declive de sus facultades mentales en comparación con aquellas personas que se exponen de manera diaria a grandes estimulaciones sensoriales. En definitiva, a mayor estimulación cognitiva, mayor autonomía. O, lo que es lo mismo, cuántas más actividades realizan las personas mayores, mejor será la lucha contra el deterioro cognitivo.

Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia escríbela aquí abajo. Estaré encantada de leerla y responderla. 🙂

Pares craneales o nervios craneales: Qué son y qué funciones cumplen en el cerebro

Los pares craneales o nervios craneales nos permiten y facilitan realizar nuestro día a día de manera cómoda y eficiente, ya que llevan parte de la información de nuestros sentidos al cerebro y del cerebro a algunos de nuestros músculos y vísceras. Aquí te ofrecemos una pequeña guía para conocer un poco más a fondo qué son los pares craneales, su anatomía, su clasificación y su función.

Qué son los pares craneales o nervios craneales

Los nervios craneales, también conocidos como pares craneales, son 12 pares de nervios que pasan por unos pequeños orificios que se encuentran en la base del cráneo. Estos nervios se encargan de llevar información y conectar el encéfalo con diferentes partes del cuerpo (órganos sensitivos, motores, músculos, órganos, etc…)

Nuestro encéfalo está en continua comunicación a través de la médula espinal con casi todos los nervios pertenecientes al cerebro. Es decir, que si por ejemplo notamos que estamos pisando sobre algo suave, esa señal sería transmitida a través de los nervios que tenemos en las piernas, hasta llegar a la médula espinal y de ahí “hace el relevo” hasta que esa señal llegue al cerebro (orden aferente) y que en éste se emita la orden de seguir pisando porque es agradable. Esta nueva orden con sentido “descendente” o eferente saldrá de nuestro cerebro, pasando por la médula espinal y llegará de nuevo a los pies a través de las fibras nerviosas que salen de la misma.

En el caso específico de los nervios craneales o pares craneales lo que los hace únicos y especiales, es que salen directamente del encéfalo sin pasar por la médula espinal. Es decir, salen desde la parte inferior del encéfalo atravesando unos orificios situados en la base del cráneo para llegar a su lugar de destino. Curiosamente, estos nervios no sólo se dirigen a zonas propiamente entendidas como la cabeza sino que también se prolongan hacia partes como el cuello o la zona del tórax y abdomen (nervio vago).

Así pues, se podría decir, de forma general, que los pares craneales o nervios craneales constituyen la parte del Sistema Nervioso Periférico que relaciona el encéfalo con las estructuras craneales y cervicales, en sentido aferente, sensitivo y sensorial y también, eferente, motora y vegetativa. Y el resto de estímulos nerviosos aferentes y eferentes del Sistema Nervioso Central (SNC) con el resto del cuerpo se lleva a cabo a través de los nervios raquídeos.

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica debilidades y fortalezas cognitivas. Los resultados que proporciona este test neuropsicológico son muy útiles para ayudar a determinar si los cambios cognitivos que experimenta una persona son normales, o pueden ser reflejo de algún trastorno neurológico. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Clasificación de pares craneales según posición o distribución y función

Se podría decir que el origen de la denominación de par craneal es debida a que son “parejas de nervios”. Es decir, son 12 nervios los que pertenecen al hemisferio izquierdo y sus semejantes que se encontrarían de forma simétrica, en el hemisferio derecho.

Los pares craneales o nervios craneales pueden ser clasificados o agrupados según dos criterios: el lugar del que parten y la función que cumplen.

2.1. Clasificación de pares craneales según su posición.

Tal y como se aprecia en la imagen anterior, los pares craneales o nervios craneales tienen un número romano asociado. Estos números van desde el 1 hasta el 12 correspondiendo en cada caso al par en cuestión.

Los pares craneales o nervios craneales que se originan:

    •  Por encima del tronco del encéfalo son el par I y par II.
    • Desde el mesencéfalo son el par III y IV.
    • Desde el Puente troncoencefálico (o Puente de Varolio) son los nervios craneales V, VI, VII y VIII.
  • A partir de Bulbo Raquídeo los pares craneales IX, X, XI y XII.

 2.2. Clasificación de pares craneales o nervios craneales según su funcionalidad.

    1. Función sensitiva: formada por los nervios craneales I, II y VIII.
    1. Asociados con la movilidad ocular y los párpados:  pares craneales III, IV y VI.
    1. Relación con la activación de los músculos de partes de cuello y lengua: nervios craneales XI y XII.
    1. Considerados con función mixta: pares craneales V, VII, IX y X.
  1. Como fibras de función parasimpática: III, VII, IX y X.

Los 12 Tipos de pares craneales y su función

Los pares craneales o nervios craneales tienen una función específica. En la imagen que se observa a continuación, se ve cómo con los números correspondientes a los pares craneales se puede llegar a conformar , con algo de imaginación también, lo que sería la cabeza de una persona. Los números están situados a modo de pista indicando la relación con la función que tienen. ¿Te atreverías a poder decir qué función tiene cada par craneal según su número en el dibujo antes de continuar leyendo?

Antes de comenzar, advierto que el orden con el que se va a explicar la función de cada par craneal o nervio craneal a continuación, es por razón de número romano perteneciente al nervio craneal de menor a mayor.

1. Nervio olfatorio (par craneal I)

Es un nervio sensorial, encargado de transmitir los estímulos olfativos desde la nariz hacia el cerebro. Su origen real está dado por las células del bulbo olfatorio. Es el par o nervio craneal más corto de todos.

2. Nervio óptico (par craneal II)

Este par craneal se encarga de conducir los estímulos visuales desde el ojo hasta el cerebro. Es decir, está compuesto por los axones de las células ganglionares de la retina, que llevan la información de los fotorreceptores al cerebro, donde posteriormente será integrada e interpretada. Se origina en el diencéfalo.

3. Nervio oculomotor (par craneal III)

Este par craneal es también conocido como nervio motor ocular común. Controla el movimiento ocular y es también el responsable del tamaño de la pupila. Se origina en el mesencéfalo.

4. Nervio troclear, o patético (par craneal IV)

Es un nervio con funciones motoras y somáticas que están conectados con el músculo oblicuo superior del ojo, pudiendo hacer que rote y que lo separe del globo ocular. Su núcleo también se origina en el mesencéfalo al igual que el nervio oculomotor.

5. Nervio trigémino (par craneal V)

Es un nervio considerado mixto (sensitivo, sensorial y motor), siendo el de mayor tamaño de todos los nervios craneales. Su función es llevar la información sensitiva a la cara, conducir la información a los músculos masticatorios, tensor del tímpano y velo palatino y recoger la sensibilidad de la cara y sus mucosas.

6. Nervio abducens (par craneal VI)

También es conocido como nervio craneal motor ocular externo. Es un par craneal motor, responsable de transmitir los estímulos motrices al músculo recto externo del ojo y por lo tanto, permitir que el ojo se pueda mover hacia el lado contrario de donde tenemos situada la nariz.

7. Nervio facial (par craneal VII)

Este par craneal es otro de los considerados mixtos, ya que consta de varias fibras nerviosas que realizan diferentes funciones como mandar órdenes a los músculos de la cara para poder crear expresiones faciales y también enviar señales a las glándulas salivales y lagrimales. Por otro lado, recoge la información gustativa a través de la lengua.

8. Nervio vestibulococlear (par craneal VIII)

Es un nervio craneal considerado sensorial. Se le conoce también como par craneal del nervio auditivo y vestibular conformando así vestibulococlear. Es el responsable del equilibrio y la orientación en el espacio y de la función auditiva.

9. Nervio glosofaríngeo (par craneal IX)

Es un nervio cuya influencia reside en la lengua y la faringe. Recoge la información de las papilas gustativas (lengua) y la información sensitiva de la faringe. Conduce órdenes a las glándula salival y diversos músculos del cuello que facilitan la deglución o la acción de tragar.

10. Nervio vago (par craneal X)

Este nervio es también conocido como neumogástrico. Nace en el bulbo raquídeo e inerva la faringe, el esófago, la laringe, la tráquea, los bronquios, el corazón, el estómago y el hígado. Al igual que el nervio anterior, influye en la acción de tragar pero también en mandar y transmitir señales a nuestro sistema autónomo pudiendo incluso ayudar a la regulación de nuestra activación y poder controlar los niveles de estrés o mandar directamente señales a nuestro sistema simpático y este a su vez a nuestras vísceras.

11. Nervio accesorio (par craneal XI)

Este par craneal es denominado a su vez como nervio espinal. Es un nervio motor y se podría entender como uno de los más “puros”. Se encarga del movimiento cefalogiro por su inervación del músculo esternocleidomastoideo y produce de esta forma la rotación de la cabeza hacia el lado opuesto, al mismo tiempo que la inclina hacia su lado. El nervio espinal también nos permite echar la cabeza hacia atrás. Así pues, diríamos que interviene en los movimientos de la cabeza y de los hombros.

12. Nervio hipogloso (par craneal XII)

Se trata de un nervio motor que al igual que el vago y glosofaríngeo intervienen en la musculatura de la lengua y en la acción de tragar.

El origen real y aparente de los 12 pares craneales

Cuando hablamos de los pares craneales podemos hacer referencia a dos tipos de orígenes: el origen aparente del nervio y el origen real del nervio.

En la imagen del inicio del artículo podíamos apreciar a simple vista desde qué parte del cerebro surgían los diferentes pares craneales. Esto es lo que consideramos el origen aparente, es decir, el punto desde el cual emerge el nervio desde la masa encefálica.

Por otra parte, tendríamos el origen real, que haría referencia a la ubicación de los cuerpos neuronales que dan origen a las fibras nerviosas que constituyen el nervio. Estos variarán dependiendo de la función que cumpla cada par craneal: motora o sensitiva.

A continuación se describen el origen aparente y el origen real de los 12 pares craneales:

  1. Nervio olfatorio (par craneal I):
    1. Origen aparente: A nivel de bulbo olfatorio.
    2. Origen real: Neuronas bipolares de la mucosa olfatoria.
  2. Nervio óptico (par craneal II):
    1. Origen aparente: Ángulo anterior del quiasma óptico.
    2. Origen real: Capa ganglionar de la retina.
  3. Nervio oculomotor (par craneal III):
    1. Origen aparente: Pedúnculo cerebral anteromedial.
    2. Origen real: Región pretectal.
  4. Nervio troclear o patético (par craneal IV):
    1. Origen aparente: Cara posterior de los pedúnculos cerebrales.
    2. Origen real: Núcleo en el pedúnculo cerebral.
  5. Nervio trigémino (par craneal V):
    1. Origen aparente: Cara posterolateral del puente a nivel del colículo inferior.
    2. Origen real: Ganglio de Gasser, núcleo principal en la calota de la protuberancia anular y núcleo accesorio en los pedúnculos cerebrales.
  6. Nervio abducens (par craneal VI):
    1. Origen aparente: Del surco bulboprotuberancial.
    2. Origen real: Núcleo protuberancial.
  7. Nervio facial (par craneal VII):
    1. Origen aparente: Surco del bulbo protuberancial.
    2. Origen real: Núcleo motor del nervio facial.
  8. Nervio vestibulococlear (par craneal VIII):
    1. Origen aparente: Borde inferior del puente.
    2. Origen real: Ganglios espinales.
  9. Nervio glosofaríngeo (par craneal IX):
    1. Origen aparente: Borde inferior del puente.
    2. Origen real: Núcleo dorsal glosofaríngeo, núcleo del tracto solitario, núcleo salival inferior y núcleo ambiguo.
  10. Nervio vago (par craneal X):
    1. Origen aparente: Surco posterolateral del bulbo.
    2. Origen real: Núcleo dorsal del vago, núcleo ambiguo y núcleo del tracto solitario.
  11. Nervio accesorio (par craneal XI):
    1. Origen aparente: Del surco colateral posterior del bulbo raquídeo.
    2. Origen real: Del núcleo bulbar y del núcleo medular.
  12. Nervio hipogloso (par craneal XII):
    1. Origen aparente: Surco preolivar.
    2. Origen real. Núcleo del hipogloso.

Antes de terminar, sería bueno que le echarais un ojo a este vídeo porque reúne las ideas básicas planteadas en este artículo y además al hacerlo, ¡seguro que os queda mucho más claro!

” Una imagen, vale más que mil palabras”

Pensamientos obsesivos ¿Cómo detener el círculo de los pensamientos indeseados?

Una guía útil sobre los pensamientos obsesivos, repetitivos e indeseados. Descubre en este artículo por qué los tenemos, cuáles son los pensamientos obsesivos más frecuentes y sus peligros, qué tipos y clasificaciones existen, y cómo podemos afrontar y controlar estos pensamientos repetitivos indeseados.

Pensamientos obsesivos

Pensamientos obsesivos y pensamientos indeseados ¿Qué son?

Hay pensamientos que nos vienen a la cabeza de forma repetida y se convierten en pensamientos obsesivos e indeseados. Para hacer una definición clara y exacta de qué es un pensamiento obsesivo, tomamos de referencia los criterios establecidos por el DSM- V:

Definición de pensamiento obsesivo, o pensamiento indeseado persistente:
1. Pensamientos, o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan como intrusos e inapropiados, y causan ansiedad o malestar significativos
2. Los pensamientos, impulsos o imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real.
3. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos
4. La persona reconoce que estos pensamientos, o imágenes obsesivos son el producto de su mente (y no vienen impuestos como en la inserción del pensamiento).

Cuando hablamos de los pensamientos obsesivos, no solo nos referimos a los pensamientos, también a imágenes obsesivas. Y es que, hay personas que tienen una capacidad de imaginación que fluye en forma de imágenes, como si fuera una película. Sin embargo, otras personas funcionan mejor con autoinstrucciones o diálogo interior, aunque todo el mundo podemos utilizar ambas formas de pensar.

Para que un pensamiento/imagen sea obsesivo, no es cuestión, solamente, de su repetida aparición, sino que además, debe causar malestar. Es decir, ser indeseado.

Hago hincapié en este aspecto, porque, a lo largo de la vida, pensaremos en muchísimas cosas que no nos gustan y esto, es algo natural.

Pongo un ejemplo: Podría ocurrir que fuéramos conduciendo y viéramos un balón en la carretera. Acto seguido, nuestra mente, genera la imagen de un coche atropellando a un niño. En el ejemplo anterior, estamos teniendo un pensamiento indeseado, producto de una asociación mental que nuestro cerebro ha realizado. Este pensamiento, en si, no es obsesivo. Sólo lo sería si se repitiera continuadamente durante un periodo de tiempo y afectara a nuestra vida y comportamiento.

Por tanto, repasemos la diferencia entre pensamiento obsesivo y pensamiento indeseado:

  • Pensamiento obsesivo: Repetido + indeseado
  • Pensamiento indeseado: Normal, posible y lógico

Una vez que sabemos a qué nos referimos con pensamiento obsesivo, cabe preguntarse por qué aparecen este tipo de pensamientos en nuestra mente y si nos perjudican.

¿Por qué tenemos pensamientos obsesivos? “¿Cómo puedo pensar eso?”

El proceso por el que un pensamiento indeseado pasa a convertirse en pensamiento obsesivo es precisamente el hecho de preguntarnos “¿Cómo puedo pensar eso?”.

Tener pensamientos intrusos, o indeseados no es raro ni extraño en si mismo. Casi todo el mundo experimentamos este tipo de pensamientos alguna vez, sobre todo, en épocas en las que tenemos mucho estrés, o un bajo estado de ánimo.

Pero, ¿cómo un pensamiento indeseado, o “intruso” se convierte en un pensamiento obsesivo? Según la forma en la que nuestros padres nos han criado, la educación y apego que hemos recibido, nuestras experiencias y desarrollo personal, etc… Generamos una serie de creencias, valores, e ideas sobre nosotros mismos y sobre los demás. Estas ideas rigen la forma en la que nos relacionamos con el mundo. Por eso, mientras una persona puede dar mucha importancia a un pensamiento, para otra persona, puede pasar totalmente desapercibido. 

Un bajo estado de ánimo, o una situación de estrés puede motivar la aparición de pensamientos intrusos, o indeseados. Por ejemplo, ¿qué pasaría si de pronto, entre tus pensamientos, surgiera la idea o impulso de desnudarte en público? Es posible, que para algunas personas ese pensamiento pase desapercibido, y sean capaces de ignorarlo con relativa facilidad.

Pero, ¿qué pasaría si acabas de ser mamá o papá y mientras estás acunando a tu bebé sientes el impulso o el pensamiento de apuñalarlo? Es posible que al principio, pensemos que es una tontería, pero cuando toda nuestra atención comienza a dar vueltas a ese pensamiento “¿Cómo puedo pensar estas cosas tan horribles?, ¿qué clase de mamá/papá soy?, ¿soy un peligro para mi familia?, etc...” ¿Qué crees que puede pasar a continuación?

Es posible que nada, o tal vez, nuestra mente se centre en ese pensamiento intruso y comience a preocuparnos la posibilidad de hacer daño al bebé. El estrés que vivimos puede motivar la aparición de otros pensamientos intrusivos parecidos. Y cuando aparezcan, cada vez, nos asustaremos más. Esta ansiedad, disparará la necesidad de hacer algo para controlarlos. Es el inicio del TOC.

Los pensamientos indeseados, en si mismos, no son algo negativo. Pero si ese pensamiento “intruso” conecta con nuestro sistema de valores, y se vuelve importante para nosotros, toda nuestra atención, se dirigirá a intentar rechazar esas ideas y es cuando se convertirán en una obsesión.

Nuestro cerebro, tiende a completar la información que recibe y a establecer coherencia entre lo que percibimos, pensamos y sentimos. Este proceso lo hacemos inconscientemente con el fin de buscar un equilibrio y armonía. El problema surge cuando tenemos pensamientos que no esperamos, cuando nuestra mente realiza asociaciones automáticas que nos perturban para las que no encontramos una explicación coherente, por lo que nuestra mente comienza a dar vueltas a ese pensamiento incoherente, intentando encontrar una solución y una explicación lógica que nunca llega.

Los peligros de los pensamientos obsesivos

Podemos decir que las obsesiones son peligrosas en el sentido en el que son dañinas para nuestra salud psicológica y emocional.

Los pensamientos obsesivos nos afectan en función del grado de credibilidad que les demos. Algo que nos pasa, con carácter general a la mayoría de seres humanos, es que cuanto más pensamos en una cosa, mas credibilidad le otorgamos. Por el hecho de pensar en algo con mucha intensidad y frecuencia, nos lo creemos, sin embargo, puede no ser real.

Por ejemplo, si una mujer embarazada piensa en clavarse un cuchillo en la barriga cuando cocina, un niño piensa en darle una patada a una anciana, un adolescente piensa que si habla en alto se reirán de él… y se lo creen, afectará en su día a día.

Acabarán desarrollando conductas y hábitos que les ayuden a sortear esas situaciones. No volver a cocinar, cambiarse de acera al ver una anciana, no participar más en clase., etc..

Y es que, en términos de probabilidad, ¿cuánto de probable es que irremediablemente se cumpla lo que yo piense? Imaginaros, todos seríamos ganadores de la lotería, viviríamos en mansiones de lujo y tendríamos nuestros trabajos soñados.

Pongo otro ejemplo, imaginaros que un trabajador denunciara a un empresario por haber pensado en despedirlo, (aún no habiéndolo hecho), o que una madre castigara a un hijo por haber pensado en irse de casa. ¿Absurdo verdad?.

Por eso, es importante tener claro que los pensamientos son nuestros, íntimos, libres y personales. Las acciones son lo real y tangible, lo que existe. No debemos olvidar, que somos responsables y libres de actuar y decidimos si hacer realidad lo que pensamos, o no.

La rumiación

Cabe hacer una diferenciación importante entre pensamientos obsesivos y rumiaciones. Estas últimas, son totalmente voluntarias. Las personas deciden pensar en ellas, se concentran en ellas. No son el tipo de pensamiento que aparece de repente en nuestra mente. No, los individuos eligen las rumiciones a voluntad, aunque exista también un deseo por dejar de hacerlo.

Por ejemplo, seguro que muchos de vosotros os acordáis de haberle dado vueltas repetidas veces a una situación vivida, en la que os hubiera gustado responder de otra manera, pero os pilló de sorpresa, os dejasteis llevar o no encontrasteis las palabras. Después, con sentimiento de frustración, se lo contáis a vuestro amigo/a, novio/a, madre: “es que tenía que haberle dicho…”, “es que tenía que haber hecho”….

Nos quedamos anclados en situaciones pasadas que hubiéramos afrontado de distinta manera, obteniendo consecuencias muy diferentes a las reales “y si hubiera hecho esto… a lo mejor…”, “y si no le hubiera dicho…” y si no hubiera ido…” Esto son las rumiaciones.

Son peligrosas porque nos impiden avanzar. Nos impiden aceptar la situación y nos invalidan. Nos vemos poco eficaces porque no hemos cumplido con nuestras capacidades, por qué sabemos que podríamos haberlo hecho mejor.

Tenemos que darnos cuenta de que no actuar de manera hábil ante una situación, no nos hace inhábiles, menos válidos ni peores personas y que la vida es un conjunto de experiencias que nos ayudan a aprender.

Una clave para asimilar estas situaciones que nos estancan, es afrontarlas como prácticas, que nos ayudarán a ser más eficaces la próxima vez.

Clasificación de las obsesiones y temáticas más habituales de las ideas intrusas

Los pensamientos intrusivos, a menudo van acompañados de un sentimiento de vergüenza o culpa que hace que las personas traten de ocultarlos. Sin embargo, este tipo de pensamientos es mucho más frecuente de lo que imaginamos. Esta es la clasificación de pensamientos obsesivos más frecuentes:

1- Pensamientos obsesivos sobre suciedad

Hablamos de pensamientos que giran en torno a la idea de contaminación, atención focalizada en la suciedad, gérmenes, virus, fluidos corporales, sustancias químicas, pegajosas, etc..

2- Pensamientos obsesivos sobre el miedo al peligro

Ideas recurrentes sobre olvidar cerrar la puerta, olvidar apagar el fuego, caminar solo por la calle siempre por el mismo recorrido.

3- Pensamientos obsesivos sobre el orden y la simetría

Este tipo de pensamientos obsesivos son bastante conocidos por las representaciones que aparecen en televisión. Personas a las que les genera ansiedad ver las cosas fuera de su sitio y su estructura.

4- Pensamientos obsesivos relacionados con el cuerpo o síntomas físicos

Hay personas que tienen pensamientos obsesivos referidos a alguna parte de su cuerpo. Por ejemplo, puede ser que una persona tenga una nariz algo más grande, pero nada inverosímil. Sin embargo, su percepción es otra, como si tuviera una montaña por nariz y tiene ideas obsesivas en torno a esto.

5- Pensamientos obsesivos relacionados con religiosos, sacrílegos o blasfemos

Suele darse en personas muy creyentes y dogmáticas, con unas normas y reglas morales en las que basan su comportamiento y el de los demás. Los pensamientos intrusivos que ellos tienen poseen un contenido que no sería admitido en base a sus creencias ni las de su doctrina.

6- Pensamientos obsesivos de tipo sexual

Ocurre igual que con los anteriores. La persona que los experimenta no los acepta. Muchas veces tienen que ver con personas que han tenido malas experiencias en este terreno o que han crecido con presiones vinculadas al significado de lo sexual.

7- Pensamientos obsesivos sobre acumular objetos inútiles o gastados

Personas que acumulan o coleccionan cosas, y tienen incapacidad para tirar objetos gastados o inútiles, incluso cuando no tienen ningún valor sentimental. Por ejemplo, cromos, calendarios, marca páginas, figuras de navidad, balones, etc.

8- Pensamientos obsesivos de violencia o agresión

Este tipo de pensamientos son los más impactantes porque su contenido es totalmente desagradable para la persona que los experimenta. En realidad, tienen en común el miedo a perder el control y realizar conductas que no quiere hacer. Por ello generan malestar y ansiedad.

Por ejemplo, que una embarazada piense en qué pasaría si cogiera un cuchillo y matara a su bebé, irremediablemente, provocará una reacción de miedo, ansiedad y sensación de falta de control y culpabilidad. Sin embargo, si esa persona, realmente quisiera hacerlo, no experimentaría ese sentimiento.

Cómo controlar los pensamientos obsesivos y repetitivos

Daniel Wegner, publicó s, donde explica algunos métodos que pueden servirnos para luchar contra los pensamientos obsesivos y persistentes. Estas técnicas no son remedios, son hipótesis que pueden ayudarnos a la supresión de los pensamientos obsesivos. Aquí vemos alguna de esas técnicas:

1- Distracción enfocada:  El objetivo de esta estrategia es desconectar nuestra mente del pensamiento que nos perturba. Cuando nuestra mente está distraída y concentrada en otras cosas, es probable que nuestros pensamientos obsesivos se minimicen.

2- Pospón el pensamiento que te perturba para más tarde: Esta técnica sugiere que al posponer nuestras preocupaciones a un tiempo designado de 30 minutos al día, podemos aliviar nuestra mente durante una parte importante de nuestro tiempo.

3- Trata de evitar el estrés: El estrés provoca que los pensamientos obsesivos vuelvan con fuerza.

4- Intenta aceptar los pensamientos indeseados en vez de luchar contra ellos: “Luchar con el blanco de tus pensamientos es como luchar en la arena movediza. Quiero que mires tus pensamientos. Imagina que están saliendo de tus oídos en pequeños letreros sostenidos por soldados marchando. Quiero que permitas a los soldados que marchen en frente tuyo, como un pequeño desfile. No discutas con los letreros, ni los evites, ni los hagas desaparecer. Solo miralos marchar” (Marcks y Woods, 2005, p. 440).

5- Técnica de exposición: La estrategia que mejor funciona para controlar los pensamientos obsesivos, es lo que se denomina en psicología como la técnica de “Exposición”. Consiste en pensar muchas veces, de forma consciente, en aquello que nos produzca ansiedad, para comprobar, que lo que pensamos que puede ocurrir, no tiene por qué ser real. Para realizar esta técnica es necesaria la figura de un especialista en psicología que sepa aplicarla y guiarnos en la realización, puesto que si no se realiza correctamente puede tener consecuencias negativas.

6- La meditación mindfulness: puede ayudarnos a luchar contra los pensamientos obsesivos, porque nos permite concentrarnos en el momento y promueve una actitud de compasión.

7- Escribe en un papel tus pensamientos obsesivos: Expresar tus sentimientos y pensamientos más profundos tiene múltiples beneficios y puede ayudarte a minimizar la persistencia de esos pensamientos indeseados que te atormentan.

Espero que os guste este tema tanto como a mi y que os haya llegado la información que quería transmitiros. Como siempre, os pasó la palabra y os invito a comentar debajo del articulo. Ideas, pensamientos, dudas, opiniones… ¿has tenido alguna vez pensamientos recurrentes?, ¿conoces a alguien que los tenga?, ¿qué hiciste?.

“Compartamos información”

Estados de conciencia: Qué es la conciencia, sus niveles y contenido

Seguro que has oído hablar de la conciencia o de los estados de conciencia: son conceptos misteriosos y complicados para las personas ajenas a las ciencias cognitivas. En este artículo te resumimos las ideas más importantes: cómo se miden los estados de conciencia, niveles, contenidos, estados alterados de conciencia, etc… de forma sencilla. 

¿Qué es la conciencia y estados de conciencia (EC)?

El estado de consciencia, o conciencia se puede definir como el estado en el que se encuentran activas nuestras fuciones neurocognitivas superiores (atención, percepción, lenguaje, funciones ejecutivas, memoria y coordinación). Este estado se da cuando el sujeto tiene conocimiento de si mi mismo y del entorno que le rodea.

Tener conciencia significa tener una experiencia -la experiencia subjetiva, el fenómeno de ver una imagen, oír un sonido, tener un pensamiento o sentir una emoción-. Tenemos conciencia incluso cuando “soñamos despiertos” o cuando soñamos dormidos, ya que tenemos experiencia.

La conciencia solamente se desvanece en el sueño profundo, en estados de anestesia general, o en otros estados que veremos más tarde; estados en los que no experimentamos nadaSe sabe que para tener conciencia es necesario el correcto funcionamiento de unas estructuras cerebrales determinadas.

Aunque las experiencias son privadas, podemos deducir que las personas tienen un estado conciencia si están en estado de vigilia y actúan con intencionalidad.

El nivel o estado de conciencia se suele evaluar puntuando las funciones visuales, auditivas, verbales y motrices utilizando escalas estandarizadas. También se evalúa el estado de conciencia pidiendo a los participantes que realicen conductas en respuesta a preguntas sencillas (“Presione este botón o mire hacia arriba si ve una cara en esta foto“). No obstante, puede existir conciencia en ausencia de respuestas conductuales. Por ejemplo, en el estado de mínima conciencia los pacientes están alerta y conscientes, aunque no ofrecen ninguna respuesta aparente. 

El estado de conciencia es un concepto que tiene dos grandes componentes:

  • El nivel de alerta (el nivel, o estado de conciencia)
  • La consciencia del entorno y de uno mismo (contenido de la conciencia).

Se necesita estar en estado de vigilia para tener conciencia (con la excepción del estado REM).

Contenido de la conciencia

En el primer nivel o estado de conciencia se establece una diferencia entre focalizar la atención hacia fuera, hacia el ambiente; y focalizarla hacia dentro, hacia uno mismo (autoconciencia). 

Se asume que para dirigir la atención hacia dentro o hacia fuera, un organismo debe estar alerta. Si un organismo no está alerta, está inconsciente, y no hay procesamiento de la información. Los estados donde no hay conciencia son el coma y el sueño profundo.

1- Nivel de alerta:

En el primer nivel o estado de conciencia, cuando alguien está alerta pero no consciente, un organismo experimentará percepciones, sensaciones, pensamientos, etc., pero no será consciente de esta experiencia. El organismo estará totalmente inmerso en la experiencia y será un actor irreflexivo de su ambiente. La mayoría de los animales se encuentran en este nivel de conciencia. Este nivel enfatiza el procesamiento de la estimulación externa, sin incluir a la propia persona como objeto de conocimiento, la cual es necesaria para movernos e interactuar en el ambiente.

En el primer nivel de alerta están los pacientes vegetativos. Los pacientes están despiertos, despiertan del coma, pero no muestran interacción “voluntaria” con el ambiente. Estos pacientes tienen sus ojos completamente abiertos pero, por definición, no son conscientes de sí mismos ni de su alrededor. Suelen hacer muecas, llorar o sonreir, aunque nunca en contingencia a estimulación externa; mueven los ojos, cabeza y extremidades de forma automática y sin sentido. El estado vegetativo es frecuentemente, pero no siempre, crónico. Si se proporciona cuidado médico (hidratación y nutrición artificial) los pacientes pueden sobrevivir durante años.El siguiente nivel se refiere a la “perspectiva en primera persona” o”perpectiva subjetiva; e implica la conciencia corporal, la cual permite la navegación espacial.

2- Nivel de “autoconciencia”:

El siguiente nivel o estado de conciencia, la “autoconciencia” se refiere a la capacidad de ser el objeto de nuestra propia atención. Ocurre cuando atendemos nuestro mundo interno y nos convertimos en observadores reflexivos de nosotros mismos. El organismo es entonces consciente de que está alerta y experimentando eventos mentales específicos, emitiendo conductas, etc. Una criatura con un lenguaje competente podría verbalizar cosas como “me siento cansado”.

3- Nivel de “meta-autoconciencia”:

Un último nivel de conciencia es la “meta-autoconciencia” -ser consciente de que uno es autoconsciente-. Representa una extensión lógica del nivel previo. Mientras que un sujeto con autoconciencia diría “tengo hambre”, un sujeto con meta-autoconciencia diría “soy consciente de que tengo hambre”.

Estados de conciencia ¿Cómo se sabe que los pacientes son completamente inconscientes?

Algunos autores proponen que una mueca o la respuesta al dolor demuestran destellos de algún estado de consciencia. Se sabe que cuando el diagnóstico se realiza con insuficiente cuidado, hasta uno de cada tres pacientes vegetativos son en realidad conscientes – aunque sea en estado de “mínima conciencia”. El error diagnóstico puede explicarse en parte por las dificultades en detectar signos de conciencia en pacientes con niveles cambiantes de actividad, atención y percepción.

Los últimos estudios de Neuroimagen Funcional están midiendo la actividad neural en reposo y durante estimulación externa (por ejemplo, ante estímulos dolorosos) en estos pacientes, mostrando valores más bajos. Otros estudios, utilizando drogas anestéticas, han mostrado una reducción de la actividad cerebral a la mitad de valores normales. Por otra parte, se observan reducciones similares en la actividad metabólica en el sueño profundo, aunque en el estado de sueño REM el metabolismo cerebral vuelve a los valores normales de la vigilia. En el estado vegetativo, el estado de “vigilia sin conciencia”, la actividad también baja a aproximadamente el 50% de los valores normales.

Sin embargo, en algunos pacientes que se recuperan estos niveles no muestran cambios sustanciales. Asimismo, voluntarios sanos muestran valores comparables a personas en estado vegetativo. Por el contrario, pacientes vegetativos muestran valores cercanos a los normales.

Por lo tanto, la relación entre niveles globales de función cerebral y presencia o ausencia de conciencia no es absoluta. Parece que ciertas áreas del cerebro son más importantes que otras para su emergencia. 

Diversos estudios de neuroimagen han intentado identificar las regiones que muestran disfunción en sujetos en estado vegetativo en comparación con sujetos sanos conscientes. Estos estudios han identificado disfunción no en una región, sino en una amplia red fronto-parietal, conocida por estar activa “por defecto”, en sujetos cuando descansan.

¿Sienten o padecen algo los pacientes en estado de conciencia vegetativo?

Una cuestión importante, por sus implicaciones sanitarias, es si los pacientes en estado vegetativo poseen percepción residual de dolor. Estudios que utilizan estimulación eléctrica de alta intensidad, experimentada como dolorosa en pacientes sanos, muestran activación en zonas de bajo nivel (tallo cerebral, el tálamo y corteza somatosensorial primaria) en pacientes vegetativos. Curiosamente, no se activaron áreas de alto nivel en la percepción del dolor (cortezas somatosensioral secundaria, insular, parietal posterior y cingulado anterior). De forma similar, la estimulación auditiva activa áreas auditivas pero no áreas de alto nivel en pacientes vegetativos.

En resumen, los pacientes vegetativos aún muestran activación cerebral, pero parece estar limitada a áreas de bajo nivel (subcorticales y corticales), y parecen mostra una desconexión de la red fronto-parietal relacionada con la conciencia.

Es un gran reto distinguir conductualmente pacientes en estado vegetativo con pacientes en estado de mínima conciencia porque ambos son, por definición, no-comunicativos. La Neuroimagen Funcional puede ser de gran valor para diferenciar objetivamente los patrones de activación ante estimulación externa. Recientemente, Schiff y cols. uitilizaron fMRI para estudiar pacientes en estado de mínima conciencia y sus resultados revelaron activación en áreas de lenguaje en respuesta a estimulación auditiva de narrativas personales, cosa que no ocurre en pacientes en estado vegetativo. En conclusión, la utilización de técnicas de Neuroimagen Funcional puede mejorar nuestra caracterización de pacientes supervivientes de daño cerebral grave, no sólo en el aspecto diagnóstico, sino también para diferenciarlos en términos de tratamiento, predecir su evolución, y mejorar las decisiones en las últimas fases de la vida.

Otros estados de conciencia disociados

El estado vegetativo no es el único que muestra disociación entre nivel de alerta y nivel de conciencia. En otros estados, los pacientes están alerta, pero muestran una conducta automática y sin finalidad:

  • Epilepsia y estado de consciencia: Las ausencias de conciencia se presentan como episodios cortos (entre 5-10 segs.), en las que muestran mirada fija y falta de respuesta, frecuentemente acompañadas por pestañeo. Los estudios de Resonancia Magnética Funcional han mostrado desactivación masiva en las zonas relacionadas con la conciencia. La epilepsia del lóbulo temporal también puede alterar la conciencia. La falta de respuesta suele durar varios minutos y los pacientes pueden mostrar atuomatismos manuales y orales. 
  • Sonambulismo y estado de consciencia: Se trata de una condición anormal que ocurre durante el sueño profundo. Es otro ejemplo de falta de respuesta transitoria, con nivel de alerta parcialmente preservada y conducta semi-intencionada, como el andar.

Referencias

Koch, C., Massimini, M., Boly, M., & Tononi, G. (2016). Neural correlates of consciousness: progress and problems. Nature Reviews Neuroscience, 17(5), 307–321

Laureys, S. (2005). The neural correlate of (un)awareness: lessons from the vegetative state. Trends Cogn. Sci. 9, 556–559

Morin, A. (2006) Levels of consciousness and self-awareness: A comparison and integration of various neurocognitive views. Consciousness and Cognition, 15(2), 358–371

Posner, J. B., Saper, C. B., Schiff, N. D. & Plum, F. Plum and Posner’s Diagnosis of Stupor and Coma (Oxford University Press, 2007).

Tononi, G. (2012) The integrated information theory of consciousness: an updated account. Arch. Ital. Biol. 150, 56–90

Salek-Haddadi, A. et al. (2003) Functional magnetic resonance imaging of human absence seizures. Ann. Neurol. 53, 663–667

Zeman, A. (1997) Persistent vegetative state. Lancet 350, 795–799