Atención dividida: qué es y cómo estimularla

 

Durante nuestro día a día utilizamos la atención dividida en más ocasiones de las que nos damos cuanta. Siempre que realizamos dos acciones a la vez, nuestro cerebro divide la atención en ambos estímulos. Veámos en el artículo porque es tan importante estimularala. 

Atención dividida

¿Qué es la atención dividida?

La atención dividida se puede definir como la capacidad para responder a varias tareas o estímulos que aparecen de forma simultánea. Es un tipo de atención que permite procesar información que nos llega a través de diferentes canales y realizar más de  una actividad al mismo tiempo.

Veamos algunos ejemplos de la atención dividida en nuestra vida cotidiana:

Escuchar música mientras estudiamos o leemos: En el caso de escuchar música mientras se estudia, nuestro cerebro tiene que dividir la atención para procesar, por un lado, la información que nos llega por los oídos y por el otro, la información que nos llega a través de los ojos.

Conducir mientras hablamos con el copiloto: Nuestro cerebro nos permite mantener una conversación con una persona, con todo lo que ello implica (escuchar, respetar turnos, preparar nuestra respuesta), a la vez que prestamos atención a la carretera, ejecutamos las maniobras de cambio de marcha necesarias y ajustamos la velocidad.

Cocinar varias comidas al mismo tiempo: Sería el caso de preparar una ensalada mientras estamos pendientes de controlar que no se nos pase el tiempo que lleva el pescado en el horno.

Tocar un instrumento: Al tocar el piano, la guitarra o cualquier otro instrumento debemos hacer varias cosas a la vez: leer la partitura al tiempo que coordinamos ambas manos y llevamos el ritmo. Si además, tocas en un grupo, debes prestar atención a la ejecución de los demás miembros de la banda y sincronizar tu ritmo con el suyo.

En algunos de estos casos, cuando la tarea se complica (por ejemplo, en el caso de la conducción, incrementamos la carga atencional si queremos aparcar en un espacio muy ajustado), necesitamos que nuestra atención no se divida, sino que se dirija por completo a una sola cosa, y como consecuencia de ello, mientras aparcamos el vehículo podemos pedir a nuestro interlocutor que deje de hablar durante unos minutos. A esto hacen referencia los conceptos de limitación de la carga y de los recursos atencionales.

Diferencias de la atención dividida y otros tipos de atención:

Según el modelo atencional de Sohlberg y Mateer, la atención dividida estaría en la cúspide de un sistema jerárquico formado por cinco tipos de atención:

Atención focalizada:

Es la capacidad para responder a un estímulo específico que se presenta en una modalidad sensorial concreta (visual, auditiva, táctil). Es la capacidad atencional más simple según este modelo, ya que implica únicamente prestar atención a una sola cosa. Por ejemplo, fijarnos en un punto rojo que aparece en una pantalla.

Atención sostenida:

Aparece cuando debemos mantener esa respuesta en el tiempo, en una actividad prolongada. Un ejemplo de esto sería mantener nuestra atención en el punto rojo durante varios minutos.

Atención selectiva:

Es la habilidad de mantener la atención en un estímulo, discriminando con éxito el estímulo objetivo de entre sus distractores. Esto implica inhibir la información que no es relevante y activar la que sí lo es. Siguiendo con el ejemplo anterior, usaríamos la atención selectiva si tuviésemos que encontrar los puntos rojos que aparecen entre puntos de otros colores.

Atención alternante:

Es la capacidad que permite a nuestro cerebro prestar atención a diferentes tareas secuencialmente. Por ejemplo, contar los puntos rojos, y cuando suena una campana, pasar a contar los puntos verdes.

Atención dividida:

Sería el nivel más complejo de atención según este modelo, ya que como hemos dicho antes, requiere responder a varios estímulos y realizar varias tareas de forma simultánea. En nuestro ejemplo, esto implicaría contar los puntos rojos y los puntos verdes a la vez. O contar los puntos rojos mientras ordenamos alfabéticamente un listado de palabras.

Atención dividida a dos colores

Atención dividida a dos colores

Trastornos asociados a alteraciones de la atención dividida

Se han encontrado alteraciones en la atención dividida en diversos trastornos neuropsiquiátricos y del desarrollo. A continuación, se exponen algunos de ellos:

Uno de los trastornos del neurodesarrollo generalmente más relacionados con la atención es el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), en el cual se han observado déficits al realizar tareas de atención dividida en comparación con personas con un desarrollo neurotípico (sin TDAH).

En personas con TEA (Trastorno del Espectro del Autismo) también se han encontrado dificultades a la hora de realizar tareas de atención dividida. Además, en los casos en los que las personas están diagnosticadas simultáneamente con TDAH+TEA, destacan las alteraciones en atención dividida.

También se ha observado una peor ejecución en tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pretérmino (en concreto, menos de 32 semanas de gestación). Se ha planteado que en estos casos es posible que esta alteración esté debida a un impacto acumulativo de déficits en cada componente de la atención dividida.

En casos de Daño Cerebral Adquirido (término que engloba aquellas alteraciones neurológicas experimentadas en personas con un desarrollo cerebral típico) también se han encontrado problemas en tareas que implican la atención dividida, como en el caso de personas que han sufrido un traumatismo craneoencefálico. En este tipo de pacientes es importante tener en cuenta la atención dividida a la hora de planificar la evaluación y posterior intervención.

Test-Mental-Test-Cognitivo-CogniFit

Test Cognitivo Online de CogniFit: Evalúa de forma clínica y rápidamente tu funcionamiento cerebral, identifica tus habilidades cognitivas. Obtén tus resultados en menos de 30-40 minutos. CogniFit es la herramienta de evaluación cognitiva más recomendada y utilizada por profesionales.

Efectos de la edad en la atención dividida

También la edad afecta a nuestra capacidad de prestar atención a varios estímulos simultáneamente o realizar más de una actividad al mismo tiempo. En general, se observa que durante el proceso de envejecimiento empeora la ejecución en tareas de atención dividida, especialmente cuando las tareas son más complejas. Este declive se observa cuando hay que prestar atención a varios estímulos a la vez (atención dividida multistream), así como cuando los canales por los que se recibe la información son diversos (atención dividida multimodal) o cuando hay que realizar varias tareas a la vez (atención dividida multitasking). A continuación, veremos ejemplos de estos tres tipos de atención dividida y su relación con la edad.

La atención dividida de múltiples fuentes (multistream)

Se refiere a la atención hacia más de un estímulo, y todos esos estímulos aparecen en la misma modalidad sensorial. Esto es, si tenemos que seguir con la mirada un punto que se mueve por la pantalla mientras clasificamos unas palabras que aparecen escritas en esa misma pantalla. En estos casos, se observa un declive en la atención dividida multistream en adultos mayores en comparación con jóvenes, en especial cuando las tareas son complejas y durante un tiempo prolongado. Por ejemplo, al seguir con la mirada múltiples objetos, los adultos mayores son menos precisos cuantos más estímulos tengan que rastrear.

La atención dividida multimodal

Se refiere a la atención orientada hacia múltiples estímulos presentados de forma simultánea por diferentes canales sensoriales, como atender a objetos con la mirada mientras prestamos atención a unos sonidos. Aunque lo hagamos de forma inconsciente, hacemos tareas de este tipo frecuentemente en nuestra rutina de cada día. Por ejemplo, cuando escuchamos lo que nos dice un amigo mientras miramos cómo se mueven sus labios al hablar. Normalmente, los sonidos que oímos coinciden con la forma en la que se mueve la boca, pero si no coincidieran (como en una película mal doblada), seguramente notaríamos que algo raro está pasando. En este tipo de tareas, las personas mayores no son capaces de detectar los estímulos igual que los más jóvenes.

La atención dividida multitarea (multitasking)

Es la que más demandas cognitivas requiere, ya que tenemos que dirigir la atención hacia varios objetivos y hacia diversos estímulos. Un ejemplo de tarea de este tipo sería intentar detectar palabras que se refieran a seres vivos auditivamente mientras se categorizan letras y números escritos en un papel. En estos casos, la ejecución de los adultos mayores se ve deteriorada, especialmente cuando las tareas son más complejas. Nos encontramos con ejemplos de este tipo de atención en muchas situaciones de nuestra vida diaria, como cuando hablamos por teléfono mientras leemos los titulares de la prensa. Otro ejemplo de una actividad del día a día que requiere atención dividida multitarea puede ser andar o permanecer de pie. De hecho, se ha observado que los adultos mayores muestran un peor control postural cuando están ejecutando a la vez distintas tareas cognitivas de complejidad creciente. Por ejemplo, se ha visto que los adultos mayores requieren de más tiempo para cruzar una calle mientras hablan por teléfono que los adultos jóvenes.

En resumen, se observa un efecto de la edad en la atención dividida, de modo que las personas mayores muestran más problemas a la hora de enfrentarse a tareas de atención dividida, particularmente cuando estas tareas son complejas. Estas mayores dificultades en atención dividida pueden resultar problemáticas en el día a día de los adultos mayores, aumentando las probabilidades de caídas y de daños personales.

atencion dividida multitasking

Algunos trucos y ejercicios para estimular la atención dividida

A continuación, proponemos algunas actividades que puedes realizar en casa para estimular la atención dividida:

Ejemplo 1 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Un periódico, un libro o una revista.
      • Tu cerebro.

Selecciona una noticia o un artículo que te llame la atención y comienza a leerlo. Mientras lo lees, debes contar todas las veces que aparezca la letra “T”. Cuando llegues al final, anota el número de letras “T” que has contado e intenta hacer un resumen de lo que has leído para comprobar que estabas prestando atención a ambas cosas.

Ejemplo 2 actividad para mejorar la atención dividia

Necesitarás:

      • Una radio o cualquier dispositivo reproductor de música.
      • Lápiz y papel.

En este ejercicio tendrás que cantar o tararear la melodía de una canción (a ser posible, una que te guste) mientras realizas un conjunto de operaciones matemáticas: sumas, restas, multiplicaciones o divisiones. Comprueba luego los resultados.

Otras actividades, como bailar o el ejercicio físico también ayudan a mejorar tus habilidades de atención dividida. En concreto, se han encontrado efectos positivos del ejercicio físico (especialmente, con entrenamiento de tipo aeróbico) en la ejecución de tareas que implican diferentes tipos de atención, entre ellos, la atención dividida. En cuanto al tiempo que debemos emplear en realizar ejercicio físico para estimular la atención dividida, estos efectos positivos del ejercicio físico se observan a partir de los primeros diez minutos hasta más de una hora de entrenamiento.  

¿Sabías que…? Algunas curiosidades sobre la atención dividida

Se conoce como efecto de parpadeo atencional a la dificultad para detectar un estímulo cuando éste es presentado inmediatamente después de otro estímulo similar. Se estima que para que aparezca este efecto, el intervalo de tiempo entre un estímulo A y un estímulo B debe estar entre 100 y 400 milésimas de segundo. Este parpadeo atencional puede estar mediado por varios factores, entre los que se incluyen factores emocionales (por ejemplo, estímulos con una connotación negativa afectan a este fenómeno).

El efecto recibe este nombre precisamente porque es como si nuestro cerebro “parpadease” (metafóricamente) en el tiempo, no atendiendo a ciertos estímulos que aparecen mientras ese “parpadeo” está teniendo lugar.

¿En qué nos hemos basado para escribir esto? 

 
Sohlberg, M. M. y Mateer, C. (1986). Effectiveness of an attention-training program. Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology, 9(2):117-130. En este artículo científico de 1986 Sohlberg y Mateer proponen un modelo y definición para los diferentes tipos de atención, entre ellos la atención dividida.
 
Arend, I. (2005). Dividiendo la atención entre dos objetivos: una revisión sobre el efecto de piscar atencional. Aletheia, 22, 7-22. Artículo de revisión en el que se recogen los resultados empíricos y los modelos explicativos del efecto de parpadeo atencional.
 
Baeyens, D., Roeyers, H. y Walle, J.V. (2006). Subtypes of attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD): distinct or related disorders across measurement levels.Child Psychiatry and Human Development, 36(4): 403-417. Revisión de la literatura sobre las características genéticas, neuroanatómicas, neuropsicológicas y clínicas de personas con TDAH.
Pérez, M. (2008). Procesos de atención en el autismo. Revista de Neurología, 46(1): 69-70. Artículo en el que se describen los diferentes procesos atencionales en personas con trastorno del espectro del autismo.
 
Delane, L., Campbell, C., Bayliss, D.M., Reid, C., Stephens, A., French, N. y Anderson, M. (2015). Poorer divided attention in children born very preterm can be explained by difficulty with each component task, not the executive requirement to dual-task. Journal of Child Neuropsychology, 23(5): 510-522. Artículo empírico que estudia los procesos implicados en la ejecución de tareas de atención dividida en niños con un nacimiento pre-término.
 
Azouvi, P., Couillet, J., Leclerq, M., Martin, Y., Asloun, S. y Rousseaux, M. (2004). Divided attention and mental effort after severe traumatic brain injury. Neuropsychologia, 42(9): 1260-1268. Estudio de investigación en el que se evalúa la ejecución de tareas de atención dividida de pacientes con daño cerebral por traumatismo.
 
Zanto, T. P. y Gazzaley, A. (2014). Attention and ageing. En A.C. Nobre y S. Kastner (Eds.), The Oxford handbook of attention (pp. 927-971). Oxford, Reino UnidoOxford University PressCapítulo de libro en el que se describen los procesos de atención dividida relacionados con el envejecimiento.

Soy psicóloga sanitaria y neuropsicóloga interesada en comprender cómo funciona nuestra mente desde que tengo uso de razón. Actualmente trabajo investigando procesos relacionados con el TEA.