¿Cómo dar malas noticias? 8 Consejos para cuando no te salen las palabras

 Las malas noticias causan dolor tanto a quien las recibe, como a quien las da. Comunicar malas noticias es una tarea difícil, que suele generar mucha ansiedad porque implica hacer frente a las emociones y reacciones del otro. Desgraciadamente, a lo largo de nuestra vida, nos tocará tanto recibir malas noticias como darlas.

¿No quieres dañar a nadie pero te sientes obligado a transmitir un mensaje doloroso? ¿Cómo damos malas noticias de la mejor manera posible? Aprende algunos consejos: Mairena Vázquez, psicóloga, te explica por qué es importante saber cómo transmitir las malas noticias.

Cómo comunicar malas noticias

¿Qué es una mala noticia?

Podemos entender por “malas noticias” miles de acontecimientos que varían en severidad. Las malas noticias pueden ser desde las noticias más severas, como la muerte de un familiar o el diagnóstico de una enfermedad, hasta malas noticias menos graves como la pérdida de un trabajo, o un peor rendimiento, querer terminar una relación amorosa, o el suspenso de algún examen.

Una mala noticia es una noticia que altera las expectativas de futuro de quien la recibe“.

Que una noticia sea, o no, mala, depende de las características personales de cada persona, del grado de maldad de la noticia, y de la realidad de la situación junto con las expectativas de futuro que le generaba esa noticia.

Sea cual sea la mala noticia que haya que dar, es primordial ponerse en el lugar de la persona que la va a recibir y hacerlo de manera sincera, honesta y clara.

¿Cómo dar malas noticias? 8 Consejos de una psicóloga

Una vez hemos visto lo importante que es saber comunicar malas noticias, vamos a ver cómo hacerlo.

Hablamos de malas noticias como muerte de un familiar, despido de un empleado de la empresa, comunicación de un diagnóstico médico, ruptura con una pareja… Está claro que no es lo mismo comunicarle a tu pareja el fallecimiento de un familiar que decirle a tu hijo que te han echado del trabajo y por eso no le puedes comprar ese móvil que tanto quería.

Una mala noticia siempre es mala. El objetivo principal de comunicar bien una mala noticia es que la persona sufra el menor impacto psicológico posible.

Consejo nº 1: ¿Debo ser yo quien dé la mala noticia?

Antes de ponerte manos a la obra, debes preguntarte si eres la persona correcta e indicada para comunicar la mala noticia. Aprende a tomar decisiones difíciles.

 Para ello debes tener la suficiente confianza con la persona al mismo tiempo que darte cuenta si esa noticia te afecta de alguna manera.

Si crees que no eres capaz de dar la noticia de la manera adecuada porque estás implicado emocionalmente, ni lo intentes ya que puede que sin quererlo, hagas que la situación se complique.

Si finalmente eres tú quien da la mala noticia, debes ir preparado para las diferentes emociones y reacciones que puedas encontrarte. Por ejemplo, si la persona te culpa de lo que ha ocurrido o carga su rabia contra ti, no reacciones de manera negativa. Mantente relajado y preparado para cualquier circunstancia.

Consejo nº 2: Para dar bien una mala noticia, elige un buen entorno.

Nada de redes sociales ni llamadas telefónicas (se puede llamar solo en casos muy puntuales). Es fundamental elegir un lugar donde ambos os podáis sentar y nada ni nadie pueda molestaos (televisión/radio apagada, móviles desconectados, puertas cerradas,…).

Y te preguntarás, ¿es tan importante que las dos personas estén sentadas?

Sí, es muy importante porque al estar sentado, el cuerpo tiende a relajarse, se puede prestar más atención y es más fácil de controlar en caso de que se pierdan los nervios. En caso de desmayos, bajadas de tensión o pérdidas de equilibrio, se evita que la persona caiga al suelo. Además, cuando se le pide a alguien que se siente para hablar, indirectamente se predispone a esa persona a que se prepare para escuchar una mala noticia.

El lugar debe ser tranquilo y sin demasiadas distracciones. Si te sientes más seguro, puedes pedirle a algún familiar/amigo que te acompañe (por si las moscas).

Consejos para comunicar malas noticias. Elige un buen entorno.

Consejo nº 3: ¿Cuándo debo dar la mala noticia?

Si se trata de algo que puede derivar en una noticia mucho peor, lo mejor es comunicar a la otra persona todas las posibilidades que pueden ocurrir. De este modo si al final ocurre la peor posibilidad, comunicarlo será una tarea más fácil para el emisor y más fácil de asimilar para el receptor.

Es conveniente elegir un momento adecuado en que la persona a la que vamos a dar la mala noticia esté receptiva, disponible y descansada. Obviamente esto son factores que a veces no podemos controlar, ya que es preferible que le demos nosotros la noticia a que se entere por rumores.

Es importante que la persona no esté ni muy estresada ni muy cansada en esos momentos (por ejemplo, al salir del trabajo) ya que puede aumentar el impacto emocional de la noticia y hacer que se recuerde con más intensidad.

Si es urgente que conozca ya la noticia, se habla con esa persona en ese mismo momento comenzando con un “Tengo que hablar contigo, es importante” o “No puedo esperar, necesito hablar contigo”.

Las malas noticias deben darse siempre en persona pero si (por causas extremas) se ha de decir por teléfono, se debe aconsejar a la otra persona que se siente, se pide que sea acompañada por alguien y se le da la noticia con respeto, claridad y seriedad.

Consejo nº 4: La empatía es la clave.

Debes saber si la persona a la que vas a comunicar la mala noticia sabe algo, se lo espera o es totalmente desconocido. Conforme vas contando la mala noticia, observa los gestos y emociones de la otra persona. Es importante que sepas reconocerlas y sobre todo, actuar frente a ellas.

Con que seas empático, no me refiero a que te pongas a llorar cuando comuniques la noticia. ¡Error! Debes intentar controlar tus emociones ya que esa persona necesita a alguien que le apoye y le transmita seguridad.

Muestra a la persona que eres capaz de ponerte en su lugar y que puedes imaginar el dolor que siente. No juzgues, no supongas nada y por supuesto, no intentes minimizar sus emociones.

Consejos para comunicar malas noticias. La empatía es la clave.

Consejo nº 5: Para comunicar la mala noticia debes ser claro y directo, pero con mucho tacto.

¡No te andes por las ramas y ve al grano! Es muy importante que seas claro y directo. Una buena forma de empezar es diciendo “Ha pasado una cosa muy triste”, “Tengo una noticia triste que contarte”, “No es sencillo decirte esto, pero…”,… Elige alguna expresión que prepare a la persona para lo que viene a continuación.

Sé directo pero no brusco (ni se te ocurra resumir la noticia en una sola frase), es decir, empieza hablando del tema pero poco a poco. Empieza desde lo más sencillo a lo más complejo dando tiempo a que la persona pueda asimilar lo que le estás contando.

Si la persona te empieza a hacer preguntas del tipo: “¿Cómo está?” o ¿Qué ha pasado?”, en caso de muerte lo más conveniente es que respondas: “Lo siento, pero ha fallecido”.  Los detalles deben darse cuando la persona a la que le estamos comunicando la mala noticia esté lista para escucharlos, antes no.

Consejo nº 6: El lenguaje (verbal y no verbal) es muy importante.

No es conveniente dar nuestra opinión justo en ese mismo momento ya que se puede interpretar como una forma de ocultar algo o como una información sesgada.

Se deben narrar los acontecimientos de una manera objetiva siendo sinceros y transparentes. Ten cuidado con lo que dices ya que la persona en cuestión estará más susceptible y esos momentos lo recordará siempre. No es lo mismo decir “Sé cómo te estás sintiendo, es muy duro” que “Es una situación muy dura, entiendo que lo estés pasando mal” (te puedes imaginar el dolor por el que está pasando esa persona pero no sabes cómo lo está pasando, cuidado con los matices).

El lenguaje no verbal es muy importante: toma una actitud próxima que demuestre cercanía y seguridad y mantente cerca mostrando comprensión e interés. En ningún momento dejes sola a la persona a la que le estás comunicando la mala noticia. No te olvides de hablar mirando a los ojos y de mantener un tono calmado y tranquilo.

Consejo nº 7: ¡No habla! ¡No se mueve! ¿Qué hago?

Cuando a una persona se le comunica una mala noticia puede reaccionar de diferentes formas. Hay personas que hacen muchas preguntas porque quieren saber todo lo que ha pasado en ese momento,… otras gritan, dan golpes y no dejan de llorar y finalmente otras se quedan calladas, en shock. Si no para de llorar, no te preocupes… llorar es una expresión positiva.

Sea cual sea su reacción al contarle la mala noticia, es conveniente dar un tiempo para sí misma. Así favorecemos que se enfrente mejor a los problemas.

Si la persona en cuestión no emite ninguna palabra, no pasa nada. No la fuerces a decir nada, mantente a su lado y pon tu brazo en sus hombros mostrándole empatía y solidaridad. Muchas veces, un gesto vale más que mil palabras. Cuando no sepas qué decir,… calla, escucha y apoya.

¡Ojo! Podemos tocar a la persona para mostrar apoyo y comprensión una vez hayamos dado la noticia. No es aconsejable tocar a la persona (poner el brazo en sus hombros o cualquier gesto similar) antes de darle la noticia. La persona puede alterarse y no prestaría bien atención a lo que le vamos a comunicar.

Consejo nº 8: Después de dar la mala noticia ¿Ahora qué hago?

Una vez se ha dado la mala noticia, debemos hacer que la persona se encuentre lo más cómoda posible dentro de la situación. Podemos intentar dirigir a la persona hacia un camino más positivo y estar a su lado en lo que necesite. Siempre podemos recordarle que los golpes nos hacen más fuertes.

La persona que acaba de recibir la mala noticia necesita ayuda (aunque no te lo exprese). Tu eres la persona idónea para acompañarla a cualquier sitio donde necesite ir (hospital, comisaría, casa,…) o llamar a alguien de confianza que le acompañe en ese momento.

Puedes aconsejarle acudir a un psicólogo ya que será la persona idónea para atenderle en esos duros momentos. Descubre la diferencia entre psicólogo y psiquiatra.

Finalmente, es necesario que mantengas una situación más o menos tranquila: evita acciones que puedan perjudicar a la persona (por ejemplo, que no coja el coche con ese estado emocional), procura que la persona esté tranquila (prepara tilas, acompáñala,…), etc….

¿Por qué debemos aprender a dar malas noticias?

Puede que alguna persona que lea esto piense… “Si da igual cómo lo comuniquemos, la noticia va a ser mala de todas formas, ¿no? Si se ha muerto, se ha muerto” o “si le han despedido del trabajo, se le dice y punto”.

¡Error! Cuando recibimos malas noticias recordamos muy vívidamente las palabras que nos dijeron y la sensación que tuvimos en ese preciso momento. La forma de comunicar las noticias cambia las sensaciones y sirve de ayuda para que la persona en cuestión asimile mejor la noticia.

Cómo nunca debemos comunicar las malas noticias: “Esta mañana encontramos a su hija en la carretera. Ha sufrido un terrible accidente y ha muerto”.Fórmula más adecuada:“Esta mañana ha ocurrido un grave accidente en la carretra el que se encontraba su hija y ha resultado herida. La ambulancia llegó de inmediato y todos los sanitarios han hecho un gran esfuerzo con ella pero tenía lesiones muy graves y siento comunicarle que no ha sobrevivido”.

Estos ejemplos son generalizables a cualquier contexto.

Es importante comunicar malas noticias de manera que la persona sea capaz de asimilarlas. Para ello debemos tener tacto en dar la noticia pero sin llegar a mentir teniendo en cuenta los consejos del siguiente apartado.

¿Quiénes se suelen encargar de dar las malas noticias?

Hay personas que debido a su profesión tienen mayor responsabilidad de dar malas noticias.

Este es el caso de los profesionales de la salud y del cuerpo de seguridad que cada vez más, intentan prepararse para hacer el menor daño y el menor impacto a las personas a las que les dan las malas noticias. Tarea nada fácil debido a todas las connotaciones que tienen que tenerse en cuenta.

Entre los miedos que tienen estos profesionales destacan: miedo a lo desconocido, miedo a no saber cómo actuar y hacerlo mal, miedo a causar dolor, miedo a ser culpado, miedo a expresar emociones,…

Ya lo dijo Sófocles: “Nadie ama al mensajero que trae malas noticias”.

El RACC apuesta por CogniFit para ayudar a sus socios y conductores

  • El RACC, Young Drivers o Codes Rousseau son alguna de las últimas empresas en incorporar el uso de las baterías de evaluación neuropsicológica de CogniFit.
  • Las evaluaciones cognitivas computarizadas se han convertido en un apoyo fundamental para sector transporte o automoción. Incorporar estas evaluaciones y programas de estimulación cognitiva supone una iniciativa de futuro que permite ofrecer servicios más competitivos, minimizar costes y ayudar a reducir la accidentalidad.
  •  El Test de Conducción Digitalizado de CogniFit (DAB) es una tecnología líder que proporciona información valiosa para ayudar a predecir la calidad de manejo vehicular, nivel de riesgo, o índice de tendencia a la accidentalidad. Y ayuda a identificar si existe deterioro cognitivo o déficits en importantes aspectos implicados en la conducción (capacidad para estimar distancias y velocidades, destreza manual, percepción del tiempo, habilidades atencionales, percepción auditiva, visual, rapidez o velocidad de reacción, etc.).

Acuerdos con principales empresas del sector automoción y transporte posicionan a CogniFit como la tecnología líder para la evaluación neuropsicológica de conductores.

Acuerdos estratégicos posicionan a CogniFit como tecnología líder para la evaluación neuropsicológica de conductores

El RACC, Young Drivers o Codes Rousseau son alguna de las últimas empresas del sector de la automoción y transporte que han integrado en su organización el uso de las tareas neuropsicológicas digitalizadas de CogniFit. Con el uso de esta tecnología médica  obtienen información relevante para predecir y/o mejorar la calidad del manejo vehicular y ayudan a sus clientes o socios a identificar sus limitaciones cognitivas y el riesgo que esto puede implicar a la hora de conducir.

“La innovación tecnológica de CogniFit se ha convertido en una herramienta fundamental para poder predecir mejor la calidad de conducción, el nivel de riesgo, o índice de tendencia a la accidentalidad entre los conductores de una organización. Evaluar los procesos cognitivos/psicológicos de sus socios o empleados es una ventaja competitiva que permite ofrecer servicios más eficientes y competitivos. Ayuda a minimizar el índice de accidentalidad y reducir costes”, explica David Asensio, M.S. Neuroscience Research Manager en CogniFit. 

Esta evaluación multidimensional para la conducción es muy fácil de aplicar, consiste en  un cuestionario de fácil respuesta dirigido a identificar los factores emocionales y del carácter de la persona relacionados con la conducción y su propensión al riesgo (adecuación a normas y reglas viales, motivación y estilo de conducción).

Y se complementa con una completa batería de pruebas neuropsicológicas validadas científicamente dirigidas a ayudarnos a identificar si existe deterioro cognitivo o déficits en importantes aspectos implicados en la conducción (capacidad para estimar distancias y velocidades, destreza manual, percepción del tiempo, habilidades atencionales, percepción auditiva, visual, rapidez o velocidad de reacción, etc.).

La duración total de esta evaluación funcional para el manejo de automóviles es de 30-40 minutos, aproximadamente. Todas las herramientas que ofrece CogniFit son accesibles y fáciles de manejar para cualquier persona. 

El consumo de fármacos, deterioro cognitivo asociado a la edad, la impulsividad, el descontrol emocional o la presencia de alguna pluripatología, son los factores que está detrás de un importante número de accidentes de tráfico.

Los resultados obtenidos tras realizar esta evaluación para conductores, son de gran valor, pues pueden ayudarnos a identificar si una persona se encuentra en un buen estado cognitivo para conducir o si sufre algún déficit que pueda representar un riesgo potencial para la seguridad vial.

 

 

Síndrome del Emperador: Cómo criar a un pequeño delincuente

Niños agresivos, mandones y autoritarios ¿Estás educando a tu hijo para que sea un delincuente? El Síndrome del Emperador está cada vez más presente en nuestra sociedad: Niños tiranos o “emperadores”, que hacen y deshacen a su antojo, que no aceptan un no por respuesta, y sus súbditos más fieles son sus padres. Descubre en este artículo qué es el síndrome del emperador, cómo detectar si tu hijo lo padece, y las 10 reglas de oro para criar a un pequeño delincuente en tu propia casa. Esto es lo que nunca, nunca debes hacer si quieres educar a tu hijo en los valores y el respeto:

Síndrome del emperador

¿Qué es el Síndrome del Emperador? ¿Es mi hijo un futuro tirano?

El síndrome del emperador o del niño tirano es un trastorno del comportamiento que se produce en menores. En éste síndrome los papeles están invertidos; los hijos dominan a los padres y hacen su ley, llegando incluso en algunas situaciones al maltrato.

Curiosamente no existe un patrón; puede ser el hijo mayor, el pequeño, un hijo adoptado, e incluso entre hermanos criados en el mismo entorno y circunstancias a uno le afecta el síndrome y el otro no lo desarrolla; por lo que hay indicios de componentes genéticos o de tipo hereditario entre las causas.

Se produce generalmente en familias de clases medias-altas, y aunque los niños presentan mayor porcentaje, las niñas cada vez van ganado más terreno.

Si tu hijo no pide, sino que exige, es la primera alarma del síndrome del Emperador

La edad suele oscilar entre los 9 – 17 años, y aunque no son delincuentes al uso, pueden llegar a robar, maltratar, amenazar o agredir psicológicamente. La víctima en la mayoría de los casos suele ser la madre, y tienen vergüenza de contarlo por el sentimiento de culpabilidad que le genera. “Mi hijo es así porque yo no he sabido ser una buena madre”.

¿Qué le pasa a mi hijo? Características del síndrome del Emperador

  •   Habitualmente se sienten tristes, ansiosos y enfadados, generalmente sin causa aparente.
  • Tienen un sentido de la propiedad exagerado; sienten realmente que todo les corresponde, y que los demás están ahí únicamente para proporcionárselo. Cuando se les niega, tienen ataques de ira o rabietas, llegando incluso a insultar o agredir físicamente.
  • Son egocéntricos y presentan baja o nula tolerancia a la frustración.
  • Habitualmente tienen una autoestima baja, y carecen de empatía. Son incapaces de entender las consecuencias que sus actos tienen sobre los demás. No sienten culpa o remordimientos por sus acciones.
  • Discuten las normas y los castigos, rechazan por defecto las figuras de autoridad, por lo que pueden ser inadaptados en otros entornos sociales como la escuela.
  • El otro siempre es el culpable, ellos nunca. Buscan las justificaciones de sus actos en el exterior. No sólo culpan a los demás de sus problemas, sino que esperan que se los solucionen.

“El Síndrome del emperador es fundamentalmente un problema de educación en una sociedad donde la autoridad está devaluada” Javier Urra

Síndrome del emperador o niño tirano ¿tienen los padres la culpa?

Rotundamente no. No es tu culpa. Pero sí eres parte del problema, y también de la solución. En tus responsabilidades entra la de establecer tempranamente una serie de límites, rutinas y reglas que hay que cumplir y son innegociables. No tengas miedo a decir no a tu hijo por causarle traumas. Realmente lo que más les neurotiza es no saber sus límites, no saber lo que está bien y lo que está mal.

Los estilos parentales educativos son un factor clave a la hora de prevenir y manejar este trastorno. La autoridad siempre la tienes que ejercer tú, pero con cariño y constancia.

Donde haya afecto, intercambio de experiencias vitales y comunicación, es realmente difícil que surja la violencia.

Tenemos que desarrollar su sentido de la conciencia y la culpa, y educarles en la empatía, en la sensibilización y en la compasión. Existen técnicas de asertividad que tal vez puedan ayudarte. No se nace dictador o tirano. Lo que comunicamos a nuestros hijos y la forma en que lo hacemos es muy importante. Te animo a que eches un vistazo a mi artículo El Efecto Pigmalión: Lo que comunicamos a nuestros hijos sin darnos cuenta.

Cuando te desesperes, recuerda que la educación no es fácil, se trata de una carrera de fondo en la que el niño poco a poco cuando crezca irá interiorizando nuestro valores.

Recuerda que como en la mayoría de trastornos infantiles y juveniles, es mejor prevenir que curar.

Decálogo para criar a un pequeño delincuente

El Juez de Menores de Granada, Emilio Calatayud, es además escritor y muy conocido por sus sentencias a menores rehabilitativas y ejemplares. Calatayud propone diez reglas para conseguir crear al perfecto delincuente en casa.

Regla 1: Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

Regla 2: No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

Regla 3: Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer más cosas graciosas.

Regla 4: No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

Regla 5: Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. ¡Hágaselo todo! Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

Regla 6: Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

Regla 7: Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

Regla 8: Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

Regla 9: Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.

Regla 10: Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Si sigues todos estos consejos, es fácil que en casa hagas un pequeño tirano, que con el tiempo se puede convertir en un auténtico delincuente.

La educación es un acto de amor, y por tanto, un acto de valor

Cómo criar a un pequeño delincuente

A continuación, para que reflexiones sobre el tema; te dejo con una lección magistral del Juez Calatayud, en la que habla precisamente de este decálogo y te aconsejo que no te la pierdas.

El Colegio Brains incorpora a su departamento de Psicología las herramientas de CogniFit

 

  • El Colegio Internacional Brains de Madrid incorpora a su departamento de psicología la herramienta de Evaluación Cognitiva para Colegios S-CAB.
  • El departamento de orientación y psicología formado por diferentes psicólogas especialistas en la educación, utilizarán la plataforma de CogniFit para evaluar el rendimiento cognitivo de algunos de sus alumnos.
  • La evaluación S-CAB proporciona valiosa información relacionada con las habilidades cognitivas medidas en CogniFit y con las distintas competencias académicas del alumno.

 

 

El Colegio Internacional Brains ha incorporado la Herramienta de Evaluación y Estimulación Cognitiva de CogniFit con el objetivo de ofrecer a sus alumnos y a sus familias gran información sobre la relación entre las habilidades cognitivas y su progreso académico en cada una de las asignaturas.

La Evaluación Cognitiva para Colegios S-CAB, ha sido elegida por el Colegio Brains por diferentes motivos. Principalmente porque les permite conocer el perfil cognitivo de sus alumnos, porque les permite conocer la relación del perfil cognitivo con las asignaturas y contenidos curriculares, porque les permite conocer el grado de motivación escolar de los alumnos y, además, les permite detectar síntomas relacionados con trastornos de aprendizaje y del neurodesarrollo (dislexia, discalculia, TDAH…). Por otro lado, la aplicación de las nuevas tecnologías en el área de evaluación a través de un proceso de informatización (Tecnología de las cosas, IoT) supondrá un gran avance para el centro y el profesional.

Esta evaluación tiene la peculiaridad respecto a las tradicionales, de que el alumno puede realizar las pruebas mediante un ordenador de manera online. Los resultados obtenidos los recibe el profesional a través de un informe completo compuesto por signos cognitivos, motivación hacia la escuela y resultados competitivos ante las diferentes asignaturas.

Gracias al avance de las técnicas de neuroimagen, se conocen cada vez más las estructuras y circuitos neuronales que están implicados en las diferentes tareas académicas como resolver problemas, realizar cálculos, leer, escribir, pensamiento abstracto, comprensión del lenguaje o la lógica. El modelo en el que se basa esta evaluación ha sido creado por el equipo de científicos de CogniFit, el cual ha relacionado las competencias que tienen los alumnos en cada asignatura junto con el nivel de cada habilidad cognitiva.

La incorporación de la batería de evaluación cognitiva S-CAB supone grandes ventajas para el departamento de psicología del Colegio Brains. La batería se aplica con rapidez, con una duración de unos 30 minutos aproximadamente, y el profesional recibe un informe completo con los resultados que pueden entregarse a los familiares del alumno mostrando gran información sobre su hijo.

Si tu colegio quiere incorporar la tecnología de CogniFit para sus alumnos, no dudes en contactarnos en support@cognifit.com

 

Salud emocional: Guía práctica para esta área de crecimiento personal

Cada segundo que pasa la importancia que social y profesionalmente se da a la salud emocional es mayor. La educación emocional permite que los más pequeños adquieran habilidades del manejo de los estados emocionales. Así, son capaces de reducir las emociones y los sentimientos negativos y aumentar aquellos positivos. Los niños y niñas con salud emocional son más felices y confiados, tienen más éxito y, como consecuencia, se convierten en adultos de gran responsabilidad, atentos y productivos. En este articulo hablaremos de ¿qué es la salud emocional, su relación con la salud física, cúales son los factores de riesgo, entre otras?

Salud emocional, un área de crecimiento personal

¿Qué es la salud emocional?

La salud emocional se refiere al manejo responsable de los sentimientos, pensamientos y comportamientos. Una persona emocionalmente saludable, es capaz de reconocer estos elementos, darles nombre, aceptarlos, integrarlos y aprovechar la energía que generan con el fin de que estos les ayuden en su día a día.

En resumen, la salud emocional está relacionada con la inteligencia emocional que, además, dota a la persona de las capacidades de reconocer, entre otras cosas, sentimientos, pensamientos y comportamientos de otras personas.

La salud física y su relación con la salud emocional

La salud física es el óptimo funcionamiento fisiológico de un organismo. Para poder tener un organismo con una buena salud física, es necesario trabajar nuestro cuerpo cuidando la alimentación, haciendo deporte o ejercicios físicos y, sobre todo, cuidando nuestra salud emocional.

Si somos capaces de convivir con nuestro mundo interior, seremos más felices en nuestro mundo exterior. Una persona que considera satisfactoria su salud emocional, se mantiene más estable y sana en lo que se refiere a salud física.

Resiliencia y salud emocional

La resiliencia, es decir, la capacidad de una persona para enfrentarse a las adversidades, es uno de los fenómenos más estudiados hoy en día en psicología. Esta habilidad proporciona herramientas personales que mejoran tanto la salud emocional como la salud física. La vulnerabilidad de una persona, contraria a la resiliencia, puede llevarle a contraer enfermedades tanto físicas como psicológicas, dañando así el mundo interno y externo del sujeto. La resiliencia, además, proporciona una visión de la vida mucho más positiva. Como consecuencia, las personas son capaces de enfrentar sus vivencias con mayor positividad.

En resumen, la salud emocional (e incluso la física) guardan gran relación con la resiliencia. Por ello, para mejorar la salud emocional, es imprescindible trabajar en contra de nuestra vulnerabilidad.

Salud emocional en la familia

La familia es uno de los entornos sociales más importante para la maduración de una persona. En nuestro entorno familiar, aprendemos a comunicarnos y a relacionarnos. Además, es el lugar donde nuestros allegados nos proporcionan un cuidado y una estimulación suficiente para que seamos capaces de desarrollar una salud psicológica adecuada.

En caso de que no se proporcione el aporte afectivo suficiente al niño o niña, su salud emocional se verá afectada. Como consecuencia, podrá sufrir trastornos psicológicos de mayor o menor gravedad, dependiendo de su vulnerabilidad-resiliencia.

Salud emocional en el trabajo

En rasgos generales, las prioridades de las empresas son la rentabilidad y la productividad de la misma. La salud emocional y física de los trabajadores son para los directivos, en la mayoría de los casos, irrelevantes. Sin embargo, los estudios demuestras que aquellos empleados cuyos niveles de salud física y emocional son positivos, tienen menor absentismo y son más eficientes, competentes y, como resultado, más productivos.

En resumen, para poder mejorar el funcionamiento de las empresas, es recomendable llevar a cabo medidas que aumenten la salud emocional de los empleados. Para ello, se debe promover la participación activa de los trabajadores, apoyar su toma de decisiones, ayudar a la conciliación de la vida laboral y personal, promover el respeto, evitar las discriminaciones, gestionar las cargas de trabajo, apoyar la formación continuada y reconocer el trabajo y las aportaciones de los trabajadores.

Salud emocional en nuestro círculo social

Nuestro círculo social está conformado por distintas agrupaciones sociales. Conocemos, a lo largo de nuestra vida, a centenares de personas que afectan, de una forma u otra, a nuestro desarrollo. Los médicos aseguran que, una buena red social, nos brinda una buena salud mental y emocional. Nuestro círculo de amistades, por ejemplo, es un lugar donde, debido a la complicidad existente, nuestra salud emocional mejora. Relajamos tensiones, disminuimos nuestra ansiedad y dejamos de lado aquellas preocupaciones que atormentan a nuestra mente. Nos encontramos en una zona de confort donde somos capaces de abrirnos emocionalmente y recibir un feedback efectivo.

Sin embargo, la importancia que damos a unas u otras personas no tiene por qué estar relacionada con el impacto que estas ejercen en nuestra salud emocional. Por ello, es necesario reconocer el trabajo indirecto e inconsciente que muchas personas han llevado a cabo en nuestra vida. Si analizamos nuestras vivencias pasadas, encontraremos a personas que, por diferentes razones, ya no están a nuestro lado y que nos han aportado experiencias imprescindibles para el buen desarrollo de nuestra salud emocional.

Salud emocional en nuestro círculo social

Salud emocional en niños y niñas

A diferencia de lo que muchas personas creen, los niños y niñas son capaces, a muy temprana edad, de desarrollar trastornos psicológicos. Estos, suelen estar relacionados con la autoestima, el autoconcepto, las relaciones sociales, etc. Si estos problemas no son detectados por sus cuidadores, pueden desencadenar problemas futuros, sobre todo en la adolescencia, relacionados, por ejemplo, con la alimentación.

Con el fin de no poner en riesgo la salud de los más pequeños, es recomendable aportarles seguridad y confianza. Han de establecerse normas con el fin de que sepan controlar sus impulsos y, además, muestren respeto hacia otros. Asimismo, es importante trabajar la autoestima, la cual les ayudará a resolver sus problemas de manera más autónoma.

Factores de riesgo para la salud emocional

Las personas con buena salud emocional, son capaces de controlan sus sentimientos de manera asertiva. Por ello, se sienten bien consigo mismos, sus relacionas personales son más satisfactorias y tienen más capacidad para enfrentarse al estrés y a las situaciones de la vida cotidiana que generan, por ejemplo, ansiedad.

Por otro lado, muchos de los problemas sociales que hoy en día nos afectan (drogadicción, violencia, terrorismo…) tienen como base una falta de salud emocional. Es decir, la salud emocional negativa en la sociedad pone en riesgo la salud de aquellas personas afectas y las de su entorno.

Los factores de riesgo de la salud emocional se ponen en marcha desde la más temprana edad. Una infancia con faltas de cuidado, de cariño y de cercanía impide que los pequeños sean capaces de poner en marcha los mecanismos cerebrales relacionados con las respuestas emocionales.

Para poder desarrollar una salud emocional satisfactoria, es necesario hacer acompañamiento emocional y crear respuestas emocionales sanas ante los acontecimientos que surgen a lo largo de nuestra vida. Esto, les proporcionará a los más pequeños las herramientas necesarias para desarrollar su propia inteligencia y salud emocional.

12 consejos para trabajar la salud emocional

Reconocer sus propias emociones

Para que una niña o niño pequeño sea capaz de reconocer sus emociones, es necesario que las conozca primero. Por ello, es imprescindible que aprenda un lenguaje que incluya expresiones emocionales y sentimentales. Así, podrá ser capaz de conocer y nombrar distintas emociones y a reconocer cuando sufren unas y otras.

Manejar sus propias emociones

Anular emociones es una práctica bastante común y muy poco saludable que llevan a cabo muchas personas. Esto se debe a que nunca se les ha enseñado a cómo manejarlas. Para poder manejar una emoción es necesario aceptarla y aprender a no dejarse influir por la misma, sobre todo en caso de que sea negativa. Debe enseñarse, además, a expresar sentimientos de forma adecuada suavizando la ira, la irritabilidad, etc. Así, podrán aprender a controlar su comportamiento.

Reconocer las emociones de los demás

A partir del primer año de vida, un bebé puede comenzar a desarrollar acciones empáticas. Por ejemplo, llorar cuando ve a un niño o niña llorar. Esto se debe a que reconoce el sentimiento y la acción que desencadena el mismo. La empatía se desarrolla en dos fases. En la primera fase (hasta los seis años), los niños y niñas desarrollan la capacidad de reaccionar emocionalmente hacia los demás. A partir de los seis años, en la segunda fase, aprenden a realizarlo de manera inconsciente.

Normas familiares

Establecer unas normas familiares claras y coherentes tiene como consecuencia un aumento de la responsabilidad. Las normas deben cambiar con el paso del tiempo, aumentando las tareas y actividades que los más pequeños deben llevar a cabo. Un aumento gradual de las responsabilidades tendrá como consecuencia un aumento gradual de la responsabilidad. Cuando un niño o niña cumple la tarea cometida, no se le debe otorgar premios. Es necesario que comprenda que la realización de la tarea es por el bien de funcionamiento del hogar y porque está dentro de una normativa cuyo fin es el de ayudarse los unos a los otros.

Tolerancia a la frustración

Cuando un niño o una niña quiere conseguir algo y no lo logra, actúa con una rabieta. Si esto no se controla, en la edad adulta podrá presentar intolerancia a la frustración. Si conseguimos retrasar de forma gradual las demandas del niño, la tolerancia aumentará. El aumento de la tolerancia a la frustración puede trabajarse a partir de los cinco años. Sin embargo, las probabilidades de éxito dependerán de lo acontecido con anterioridad: las experiencias de éxito y fracaso, las promesas realizadas, la confianza en sus cuidadores…

Capacidades sociales

Estimular las relaciones sociales es una forma efectiva de aumentar la competencia social y la capacidad de liderazgo y popularidad. Es importante impulsar el desarrollo de la comunicación y la escucha activa. Una persona con gran introversión tiene dificultades para mantener relaciones sociales. Estos casos suelen darse cuando la comunicación familiar no ha sido suficiente. Es importante trabajar las capacidades sociales desde edades muy tempranas, porque trabajarlas con personas introvertidas es mucho más complejo. De hecho, NO es recomendable exponer a personas introvertidas a situaciones donde no se encuentra a gusto. Esto podría tener consecuencias negativas.

Autoestima y el respeto

En edades tempranas, trabajar la autoestima es indispensable. Como cuidadores, es necesario que brindemos apoyo emocional. Para ello, hay que darles con frecuencia mensajes de felicitación y alegría. No podemos castigarles siempre que hacen algo mal, pero no elogiarles cuando hacen algo bien. Se ha de mostrar respeto al niño o a la niña, valorando su trabajo e interesándose por sus actividades.

Buena alimentación

Llevar una alimentación sana y equilibrada tiene como consecuencia una mejora en la salud física y emocional. No hay dietas milagro, ya que el organismo de cada persona es distinto y, por tanto, sus necesidades difieren. Sin embargo, una correcta hidratación aumenta la concentración y proporciona un mejor funcionamiento del mundo cerebral. Además, cuando el nivel de azúcar sanguíneo es bajo, puede aumentar la ansiedad. Si se quiere conseguir una mejor salud emocional y física a través de la alimentación, es imprescindible acudir a un centro de nutrición.

salud emocional y la alimentación equilibrada

Realizar actividad física

Realizar actividad física, debido a la conexión directa mente-cuerpo, tienen efectos positivos en la salud emocional. Por un lado, nos sentimos físicamente más saludables, lo que aumenta nuestra salud emocional. Crea, además, optimismo, canaliza la tensión muscular y eleva el espíritu. Además, aumenta nuestra autoestima y nuestra competitividad.

Impulsar la felicidad

Es fácil decirlo, aunque no lo es hacerlo. La felicidad es uno de los pilares fundamentales de la salud emocional. Ser feliz nos ayuda a ver la vida de forma más positiva, aumenta nuestra resiliencia y aumenta nuestras emociones positivas.

Crear una red social de apoyo

Tener gente de confianza a la cual acudir en momentos de estrés o ansiedad es muy positivo para nuestra salud emocional. Nuestro circulo de social nos podrá facilitar un apoyo que será bien recibido por nuestra parte. La carga emocional disminuirá y seremos capaces de ver con más claridad nuestra situación y las vías de actuación disponibles. En situaciones como esta, NO es recomendable dar consejos a quienes vienen en busca de ayuda. La persona es lo suficientemente autónoma como para poder realizar su propia valoración de la situación.

Ayudar a otras personas

Recibir ayuda, amor y apoyo es beneficioso para nuestra salud emocional, pero también lo es darlo. Realizar acciones sin ánimo de lucro con el objetivo de ayudar a otras personas tiene efectos positivos en nuestro organismo. Nuestra autoestima y autoconcepto aumentan cuando nos damos cuenta del gran valor humano que tenemos.

En resumen, es necesario recalcar la importancia de la salud emocional. Esta está íntimamente relacionada con la salud física y, por su puesto, con la mental. La salud emocional es un campo que puede trabajarse, sin mucho esfuerzo, desde los primeros años. Ayudar a nuestros hijos e hijas a trabajar su salud emocional va a tener como consecuencia una mejor adaptación al mundo adulto. En estas edades, ellos y ellas tendrán que seguir realizando acciones a favor de su salud emocional, pero este camino será mucho más fácil si nosotros y nosotras se lo allanamos desde pequeños.

¿Qué pasaría si usáramos el 100 % de nuestro cerebro?

Está muy extendida la creencia de que usamos sólo un 10% o 20% de nuestra capacidad cerebral. Y claro, nos asalta la pregunta: ¿Qué pasaría si usáramos el 100% de nuestro cerebro? En este artículo desgranamos en qué se basa esta creencia y si es cierta o no.

En el 2014 estrenaron la película Lucy protagonizada por Scarlett Johanson, cuya premisa principal se basaba en que usábamos un 10% de nuestro cerebro y de lo que ocurriría si usáramos el 100% cerebro.

Es una creencia ampliamente extendida, que yo misma llegue a considerar cierta antes de mi paso por la Facultad de Psicología. Se ha creído que podríamos mover objetos con la mente y poseer todo tipo de habilidades sobrenaturales. Lo cierto es que esta creencia no tiene ninguna base científica (siento defraudarte).

El argumento de Lucy, para una película de ciencia ficción, puede funcionar muy bien. Sin embargo, el problema de hacer propaganda de ciertos mitos muy arraigados en la sociedad es que estos no desaparecerán y la gente seguirá teniendo creencias equivocadas, a pesar de haber sido desmentida por la ciencia en multitud de ocasiones.

El origen del mito de que únicamente utilizamos el 10% de nuestro cerebro

No está muy claro cómo surgió esta creencia. Algunos piensan que fue Albert Einstein, algo que no ha podido llegar a confirmarse.

También se le ha atribuido a William James, quien en el artículo Las energías del hombre  en 1906 apunta que “Sólo usamos una pequeña parte de nuestros recursos físicos y mentales”.

También es posible que haya surgido a raíz de las investigaciones neurológicas de finales del siglo XIX. Estos estudios demostraron que las neuronas, las células cerebrales que transmiten mediante impulsos eléctricos toda la información que recibimos y generamos, sólo constituyen una pequeña parte del volumen cerebral. El resto del volumen lo compone la glía, tejido que sirve mayoritariamente como sostén y alimento de las células neuronales.

¿Por qué no es cierto?

A continuación se exponen varios argumentos para intentar desmontar este mito que afirma que únicamente utilizamos el 10% del potencial de nuestro cerebro.

  • Durante la evolución de nuestra especie, si no usáramos todo el cerebro, éste habría ido menguando, cuando la realidad es que ha ido aumentando su volumen. No tendría sentido, desde el punto de vista evolutivo, mantener un órgano que no se utiliza, como ha ocurrido con las muelas del juicio o el apéndice. Si algo no se usa, tiende a desaparecer.
  • El cerebro es el órgano que más energía consume de nuestro cuerpo. Gasta un 20% de la energía total de nuestro organismo. Si sólo se utilizara un 10% de éste, no tendría sentido que consumiera tanta energía.
  • Las pruebas de neuroimagen muestran que, aunque no simultáneamente, utilizamos todas las zonas de nuestro cerebro. Además, se conoce bastante bien las funciones de cada zona del cerebro, aunque queda mucho por saber todavía. Dependiendo de la complejidad de la actividad que estemos llevando a cabo se usarán más o menos recursos. Incluso durante el sueño, utilizamos una gran parte del cerebro, es curioso saber que cuando dormimos podemos llegar a utilizar más partes del cerebro que cuando estamos despiertos.

El caso es que, a fuerza de la repetición de que sólo utilizamos un 10% de nuestro cerebro, esta creencia ha ido arraigando en nuestra sociedad de tal forma que ni los esfuerzos de la ciencia por desmentirlo han hecho que desaparezca. Son este tipo de mitos y creencias los que fomentan la ignorancia y el pensamiento mágico.

Os invito a ser más críticos con los mensajes que nos transmiten los medios de comunicación, reflexionar acerca de lo que nos están contando y la verosimilitud de lo que se nos cuenta, ya que no por el mero hecho de aparecer en ellos tiene por qué ser verdad. Además, en esta era de la comunicación, en la que somos bombardeados por información por todas partes, es aún más importante desarrollar la capacidad de distinguir la información de la desinformación, la realidad de la ficción.

10 consejos para superar los celos infantiles ¡Mi mamá es mía!

La llegada de un nuevo miembro en la familia es un acontecimiento emocionante para todos, en especial para el niño que va a tener un nuevo hermanito. Para prevenir y superar los inevitables celos infantiles entre ellos, Cristina Martínez de Toda, psicóloga, ha preparado esta guía de actuación para padres. 10 consejos muy útiles que te ayudarán  a contar con las estrategias necesarias para superar en familia los celos entre hermanos. ¡Ayuda a tu hijo mayor a madurar emocionalmente! 

¡Mi mamá es mía! 10 consejos para superar los celos infantiles

¿Por qué mi hijo siente celos de su hermano?

Los celos son sentimientos de envidia y resentimiento, que pueden surgir cuando el primogénito siente que su posición en la familia corre peligro, y percibe al nuevo hermanito como amenaza para conseguir el afecto de papá o mamá, que antes lo tenía para él solito.

Estos celos son una reacción completamente normal, que es necesaria para el desarrollo evolutivo del niño. Superar esta fase ayuda a los niños a madurar.

“Ayudar a los hijos a afrontar los celos, es ayudarles a desarrollar su autoestima”

La relación con un hermano es uno de los vínculos más especiales que existen en la vida, va a ser una relación única y especial. Pero para ello, se necesita un periodo de adaptación, ya que normalmente, no estamos preparados mentalmente para compartir, y mucho menos, si se trata del cariño de sus papás.

Los celos infantiles son un sentimiento perfectamente normal

Recuerda que los celos existen porque existís vosotros, papá y mamá, y simplificando, los celos no son más que rivalidad y competición por vuestro cariño y atención. Siendo parte de la ecuación, inevitablemente también sois parte de la solución.

Pero no todo va a ser negativo; piensa que cuando rivalizan por nuestro amor, están aprendiendo un montón de cosas.

“Dado que no podemos evitar estos celos, nuestra tarea como padres será la de enfocar esta rivalidad de manera que la manejen para aprender de ella”

Es muy importante que aprendamos que los celos entre hermanos no son malos. Si inconscientemente los juzgamos como negativos, estaremos transmitiendo a nuestro hijo mayor que su conducta es incorrecta.

Pedirle a un niño que no tenga celos es como prohibirle ser el mismo e involucrarse en las relaciones que le importan. Los niños menores de 7 u 8 años no disponen de la madurez necesaria para aceptar al hermanito como tal en vez de como un rival.

¿Cómo ayudo a mi hijo? 10 consejos para superar los celos infantiles

Consejo 1: Prepárale para la llegada del nuevo hermanito

Los psicólogos recomendamos que seáis vosotros mismos los que deis la noticia al pequeño. No debe ser muy pronto para que la espera no se haga muy larga. Alrededor del 4º mes es lo ideal. La mentalización y el prepararle para el nacimiento no evita los celos, pero ayudará a tu hijo a que vaya haciéndose a la idea, y no se sienta tan abrumado cuando llegue el momento de tener al nuevo bebé en casa.

Explícaselo de una manera cuidadosa y con mucho cariño, y dedícale tiempo a escucharle y responder a todas las preguntas que te va a hacer. Si tu pequeño tiene entre 4 y 6 años, es muy probable que haga muchas preguntas acerca de la reproducción, por lo que es un momento idóneo para comenzar una buena educación sexual.

También se recomienda que a partir del segundo trimestre de embarazo tu peque empiece a comunicarse con el bebé a través del ombligo. Que le cuente como ha ido su día en el cole o el último cuento que le leyó mamá es una buena manera de empezar a instaurar un vínculo de comunicación sano entre ellos.

Consejo 2: Hazle partícipe de los nuevos cambios

Explícale que es lo que va a pasar en tu cuerpo, y déjale que te vea y que te toque. Enséñale a acariciarte la tripa para darle cariño al nuevo bebé.

Permítele que te ayude a preparar la nueva habitación del bebé y que te acompañe de compras, que elija el color de la habitación, un peluche… enséñale a que sus actos y decisiones tienen mucha importancia en la vida de su hermanito.

Promueve los primeros vínculos entre ellos

Consejo 3: Mantén sus rutinas en la manera de lo posible

Cuando se aproxime el parto o cuando el bebé ya esté en casa, se hace vital que el pequeño sienta que su mundo no se desbarajusta. Si es posible, lo ideal sería que pasase esta etapa en su casa, rodeado de sus juguetes, y que sus rutinas de baños, comida, y hora de dormir no se vean afectadas. Piensa que su mundo emocional va a ser desconcertante los próximos meses, por lo que podemos ayudarle a que se sienta seguro en su rutina.

Si vas a pasar mucho tiempo en la maternidad, es importante que le llames por teléfono y le digas las ganas que tienes de ir a casa para estar con él. Aquí el papel del papá se hace imprescindible para ofrecer todo el cariño necesario al pequeño cuando su mamá no está. Cuando el bebé nazca es importante que el niño vaya al hospital a conocer a su nuevo hermanito.

Consejo 4: Habla a tu hijo mayor de “igual a igual” 

Si le hablas del bebé como si él fuese un adulto, tu hijo aprenderá a preocuparse y aceptar el rol de hermano mayor para cuidar al pequeño. Le puedes ayudar con frases como “Entiéndelo, el bebé llora mucho y te despierta por las noches porque no sabe lo que hace; tú ya eres mayor y puedes decirnos lo que necesitas”

Enséñale fotos y vídeos de cuando él era bebé para que vea que también pasó por esa etapa y le ayude a identificarse con el pequeño llorón.

También podemos animarle a que “escuche” al bebé: “Mira al pequeño Juan en su cunita, crees que puede estar queriendo el biberón? Que le hables..?”

Consejo 5: No hagas comparaciones entre tus hijos

Es muy triste oír decir a un padre, delante de los demás y delante del hijo mayor frases como “Este niño es un cielo, no da nada de guerra, no como el otro que lloraba a todas horas”

Estos comentarios afectan a la autoimagen de tu hijo primogénito, y nosotros como papás tenemos una responsabilidad muy grande con lo que decimos. Te animo que eches un vistazo a este artículo que te enseñará a utilizar tus palabras de una manera adecuada: El Efecto Pigmalión: Lo que comunicas a tus hijos sin darte cuenta.

Evita las comparaciones entre tus hijos

Consejo 6: Valora su ayuda, que se sienta responsable de su hermanito

Es una manera estupenda de hacer que tu hijo se sienta útil e importante. Hacerle partícipe en tareas como bañar al pequeño, o cantarle canciones por la noche hará que tu hijo se sienta validado, y además querrá que se lo corrobores: “¿Verdad que te ayudo mucho con el bebé?”

En este caso los celos dan paso a una actitud de autocontrol y afecto. Esto significa que tu no ya tan pequeño está aprendiendo a compartir tu tiempo y a convivir. Manifiéstale lo mucho que valoras su ayuda.

Las “actitudes miméticas” (que el hijo mayor haga e imite las tareas que hace la madre) le ayudará a madurar rápidamente y su deseo de ser mayor eclipsará el ver al pequeño como un rival.

Consejo 7: Encuentra “vuestro momento”

Los estudios sugieren que dedicarle al hijo mayor una media de 15 minutos al día exclusivos para hacer algo los dos juntos es un factor importante a la hora de superar los celos. El niño aprende que aunque su mamá o su papá ahora está ocupado dándole de comer al bebé, luego va a tener tiempo para él. Y esta espera le reconforta y hace que no sienta ansiedad.

Es importante la calidad de estos momentos, más que la cantidad. Es bueno que salgáis de casa a dar un paseo o ir al parque juntos, sólo vosotros dos. Hazle sentir especial y único y demuéstrale que a ti te gustan esos ratos tanto o más que a él.

Consejo 8: Se tolerante con sus nuevas conductas

Ante la llegada del nuevo hermanito, pueden producirse dos casuísticas: Por un lado nuestro hijo mayor puede tener cambios de comportamiento que implican rabietas, se vuelven “contestones”, pueden mostrar agresividad con la mamá y con el bebé, y en general están mas irritados y nerviosos.

Ser tolerante no implica permitir estos comportamientos, ser tolerante significa aceptarlo como tal, y no manifestarle la frustración que os está provocando su comportamiento. Hay que demostrarle cuando le reñimos que estamos ahí y que no va perder nuestro amor.

Por otro lado, es habitual que se produzca un “retroceso” madurativo. Nuestro hijo mayor puede volver a comportamientos anteriores como chuparse el dedo, gatear, utilizar el “lenguaje bebé”, volverse a hacer pis en la cama…

Tienes que entender que aunque sea el mayor sigue siendo pequeño, y ahora os necesita más que nunca. Nosotros asumimos inconscientemente que ha crecido y por ello le exigimos que sea “un buen hermano”, que le quiera, que se comporte mejor…

Estas expectativas poco realistas impiden que el niño desarrolle ese estado por si solo porque aceleramos el proceso, por lo que el niño puede sentir mucha frustración.

Consejo 9: Celebra los logros de ambos

Cuando le reímos una gracia al pequeño, deberíamos también alabar al hermano mayor por su último logro: se ha atado muy bien los cordones, su último dibujo es muy bonito…

De esta manera conseguiremos que el niño no sienta tanta rivalidad hacia el pequeño al sentir que él también es reconocido y hace muchas cosas bien. No te canses de repetirle lo orgullosos que estáis de él.

Consejo 10: Edúcale en la solidaridad y el altruismo

Es quizá la tarea más complicada de todas. Enseñar a un hijo a compartir no es empresa fácil. Los niños deben ser educados en que los afectos no pueden ser exclusivos. Ningún hijo es el amor exclusivo de los papás, por lo que ninguno debe tener miedo a perder esa exclusividad que no existe.

Tenéis que tratar de hacer de vuestro peque una persona que sepa querer y que no sea dependiente de los demás por el amor que recibe.

“Nadie dijo que ser papás fuese tarea fácil…”

¿Sientes pasión por viajar? Descubre si tienes el gen de la aventura o wanderlust

¿Existe un gen viajero? ¿Por qué parece que hay gente que ha nacido para viajar? Si tu pasaporte está lleno de sellos y tienes interminables historias que contar, posiblemente formes parte del 20% de la población con pasión por viajar. Una mutación de un gen llamada DRD4-7R+, que interviene en el control de la dopamina, se asocia con la búsqueda de novedades, la impulsividad y la curiosidad. ¿Sientes una pasión insaciable por viajar? ¿Siempre estás buscando nuevos desafíos fuera de tu zona de confort? ¿Eres impulsivo y necesitas estar en constante movimiento?

¡Podrías tener el gen del viajero eterno o wanderlust!

Con la llegada de Internet tenemos bastante fácil el acceso a todo tipo de viajes: los vuelos de bajo coste, el coche compartido y el intercambio de alojamiento por trabajo, hacen que cualquiera pueda recorrer el mundo por muy poco dinero. ¡Sólo necesitas disponer de algo de tiempo y muchas ganas de aventura!. En un estudio realizado con jóvenes de diferentes culturas, se encontró que, los más dispuestos a probar nuevos alimentos y a explorar más allá de los límites marcados, se diferencian -en los hábitos de transporte, los destinos turísticos que escogían y también en las actividades que realizaban- de aquellos que tenían un comportamiento viajero, digamos, más convencional.

Viajar puede resultar adictivo. Y ¡cuando empieces a coleccionar sellos ya será demasiado tarde!

Gen viajero o gen Wanderlust

¿Has nacido para viajar? Descubre qué es el gen viajero o gen de Wanderlust

¿Qué significa tener el gen viajero o gen de Wanderlust? Wanderlust viene del Alemán y se traduce en algo así como pasión por viajar.

Un explorador sale de casa con lo puesto, con una mochila y sin un plan. Procura coleccionar momentos y no cosas. Busca la aventura, disfrutar de la experiencia y le atraen los riesgos. Disfruta de la autenticidad de cada lugar y no se lleva sus costumbres con él. ¡Es un camaleón y se adapta a cualquier situación! Prefiere dormir en una tienda de campaña o en una playa a la intemperie mirando las estrellas. Se convertirte en un local donde quiera que va, y ¡más de una vez da el pego! Disfruta conociendo gente, cuanto más diferente mejor. Es divertido, extrovertido y tiene mucha energía. Quiere cambiar el mundo y se ríe de los “problemas” porque sabe que son tonterías. Es curioso por naturaleza y siempre quiere saber el porqué de las cosas. Todos los lugares en los que ha estado permanecen en su en su corazón para siempre. Un explorador no se conforma, y abre nuevos caminos. Siempre quiere más y sabe que está en sus manos su destino y por eso lo cambia su gusto. Para algunos resultará extravagante ya que no es como los demás y ese es su fuerte. Tiene mucho carisma y magnetismo personal por la libertad con la que vive. Y por eso es admirado por muchos.

¿Qué lleva a algunas personas a vivir aventuras y viajar a lugares exóticos?

Escalar el Everest, montar en avioneta, surfear en aguas heladas o a nadar con tiburones… ¿Cómo explicar que algunos pongan en riesgo sus vidas por simple curiosidad? ¿Por qué unos sí y otros no? ¿De qué depende?

A los humanos nos gusta expandir nuestro territorio. Queremos saber y ver con nuestros propios ojos qué hay más allá. A algunos les basta con leerlo en un buen libro o con verlo en un documental; pero en cambio otros necesitamos vivir las aventuras en nuestra propia piel y escribir nuestro propio libro de viajes. “Ningún otro mamífero es tan inquieto como nosotros” dice Svante Pääbo, director del instituto Max Planck de antropología evolutiva de Leipzig. Somos una especie capaz de traspasar fronteras y llegamos a lugares nuevos a pesar de tener suficientes recursos para sobrevivir, por la simple búsqueda de novedades. Y ahora queremos ir a Marte, ¿Simple curiosidad?

https://youtu.be/IcR5NDAimmQ

La dopamina puede ser la causa de nuestra “locura viajera

Se cree que la causante de tanto movimiento es la dopamina, un mensajero químico del cerebro encargado de regular el placer. Segregamos dopamina cuando experimentamos situaciones agradables y también nos estimula a buscarlas, porque nos hace sentir bien. La comida, el café, el tabaco, el cacao o el alcohol ¡Son estimulantes en la producción de dopamina!

Una mutación encargada de la regulación de la dopamina es el gen DRD4-7R+ (conocido como gen wanderlust o gen viajero) . Los investigadores han asociado esta variante de gen, presente en el 20% de nosotros, a la curiosidad y a la inquietud. El gen 7R+ hace a sus portadores más proclives a asumir riesgos, a explorar nuevos lugares, nuevas ideas, nuevas comidas, a cambiar más de relaciones, a consumir más estimulantes, y en general a apreciar el movimiento, los cambios y la aventura.

Alguien con este alelo ya tiene bastante dopamina, por lo que necesitará dosis mucho más altas con el fin de registrar el placer en comparación con alguien con la versión corta del gen. De ahí la necesidad de buscar nuevas sensaciones y riesgos “innecesarios”.

Hay estudios, como el de Moyzis, que relacionan esta variante del gen con la longevidad, pues los que necesitan un extra de actividad para conseguir su ración de dopamina también son inevitablemente más activos y están siempre haciendo cosas. También se puede asociar a buscar lo nuevo y diferente.

¿Cual son los orígenes del gen viajero?

Una investigación de 1999, llevada a cabo por Chaunsheng Chen de la Universidad de California, encontró que la mutación DRD4-7R+ era más común en poblaciones nómadas que en poblaciones sedentarias. En otro estudio del 2011, Matthews y Buttler confirmaron estos resultados al encontrar que el 7R+ suele presentarse con mayor frecuencia en aquellas sociedades en las que sus antepasados recorrieron mayores distancias en sus migraciones desde que salieron de África. Ambos coinciden en que el estilo de vida nómada se asocia con mayor número de personas con la variante 7R+ del gen DRD4. La exploración se potencia también a sí misma, pues los hijos de aquellos que migraban tenían a su vez más hijos que los que no migraban.

Y es que, la migración humana no es solo característica del mundo moderno. Hemos estado migrando desde los orígenes del homo sapiens. ¡Y de esto hace ya 2 millones de años! La migración favorece el éxito en la reproducción porque el desplazamiento se produce hacia lugares con más oportunidades. Por eso, ¡no es tan raro que haya dejado restos en nuestros genes!

Población nómada de Beduinos

¿Es el DRD4-7R+ el gen de la aventura y de la pasión por viajar?

Kenneth Kidd, genetista de la Universidad de Yale, cree que es una exageración atribuirle este papel. “No podemos reducir la exploración humana a un único gen. La genética no funciona así ”, pues ,“¡ningún gen o grupo de genes nos convertirá en exploradores!”. 

Los genes no son deterministas y forman parte de una ecuación mucho más compleja. Para Epstein,“los genes solo pueden explicar el 50% de cómo somos”. Además, la dopamina no es la única sustancia que influye  en nuestro comportamiento; también tenemos la serotonina. “La aventura o el deseo de aventura es una construcción psicológica de alto nivel”.

Jim Noonan dice que “nuestra capacidad para explorar depende de nuestras extremidades y de nuestro cerebro. Las extremidades nos ayudan a caminar grandes distancias y el cerebro hace que podamos ser capaces de imaginar universos lejanos. Necesitamos también los medios para que la exploración sea posible.

Alison Gopnik, psicóloga del desarrollo infantil de la Universidad de California, dice que, debido a nuestra larga y protegida infancia ejercitamos mucho nuestras capacidades exploratorias y vamos viendo los beneficios de explorar sin que por ello peligre nuestra vida. Cuando nos hacemos mayores dejamos de jugar tanto y no buscamos alternativas novedosas, por lo que muchos prefieren quedarse en territorio conocido. Aquellos que mantienen su actitud de juego y lo aplican a cada momento de sus vidas, ¡son los exploradores!

El gen wanderlust en su forma más obsesiva…

Se llama dromomanía o fuga viajera, pues quien la padece no puede dejar de caminar llegando a recorrer grandes distancias, sin ser del todo consciente de lo que está haciendo. Una persona que padece dromomanía puede romper con su rutina sin previo aviso o adoptar diferentes identidades durante su viaje. En 1886, el francés Albert Dadas se registró como el primer caso de dromomanía. Tras faltar a su trabajo una mañana, Dadas no volvió a dar señales de vida. ¿Se lo había tragado la tierra?Apareció agotado después de un año. Contó que aquella mañana decidió seguir caminando. Caminó, caminó y caminó hasta recorrer Argelia, Egipto y el norte de Europa, llegando hasta Moscú. Reconoció que sentía la necesidad de volver a hacerlo otra vez.

“Aquel día, sin ninguna razón en particular, decidí salir a correr. Corrí hasta el final del camino, y cuando llegué, pensé que tal vez podía correr hasta el final del pueblo. Y cuando llegué, pensé que tal vez podía correr hasta el condado de Greenbow. Noté que si había llegado tan lejos, tal vez podía correr a través del gran estado de Alabama. Y eso fue lo que hice. Corrí atravesando Alabama. Sin ninguna razón en particular seguía corriendo. Corrí derecho hasta el océano. Y cuando llegué, noté que ya había llegado lejos, y que tal vez debía dar la vuelta y continuar corriendo. Y cuando llegué al otro océano, noté que debía dar la vuelta y continuar corriendo. Cuando tenía sueño, dormía. Cuando tenía hambre, comía. Cuando debía…Tú sabes, iba.

Forrest Gump

¿Beneficios psicológicos de viajar?

  • La pasión por viajar abre tu mente y amplía tu mundo
  • Te hace tolerante
  • La pasión por viajar te hace humanitario y altruista
  • La pasión por viajar te ayuda a resolver problemas
  • Te hace más respetuoso
  • La pasión por viajar aumenta tu creatividad
  • La pasión por viajar mejora tu autoestima
  • Te ayuda a reinventarte
  • La pasión por viajar te quita los miedos tontos
  • Te hace más feliz ¿Cómo ser más optimista y feliz?
  • Hará que te rías de la vida y la risa tiene muchos beneficios para tu salud
  • La pasión por viajar te da naturalidad
  • ¡Hace que te sientas vivo!
  • La pasión por viajar potencia tu crecimiento personal
  • La pasión por viajar agudiza tu instinto
  • Gracias a la pasión por viajar podrás contar cientos de historias
  • Comprenderás el mundo en el que vives
  • Y darás importancia a lo verdaderamente importante

Aunque el movimiento constante también puede tener su lado oscuro, y a veces puede ser desorientador y solitario. Cuando un viajero está mucho tiempo fuera de casa puede llegar a aislarse y tener dificultades para identificar a qué lugar pertenece. Puede dañar relaciones de amistad, lazos familiares, producir estrés, malos hábitos alimenticios… Y no debemos olvidarnos del choque cultural de ida y vuelta; pues si viajas a un lugar muy exótico necesitarás un periodo de adaptación tanto cuando te vayas como cuando regreses. También hay muchos locos de los viajes que solo buscan huir de los problemas y evadir su realidad…

¿Sientes pasión por viajar?

Algunos no sienten esa necesidad interior de conocer lugares lejanos ni de salir fuera de su zona de confort. En cambio, otros no pueden estar en un mismo lugar por mucho tiempo… Ahora sabemos que hay algo que relaciona la pasión por viajar con la curiosidad y la impulsividad. Así que, si se te ha pasado por la cabeza dejar tu trabajo o pedir una excedencia, hacer un parón en tus estudios, etc… para ponerte a recorrer el mundo con una mochila, ¡Piénsalo racionalmente primero!

Pero no olvides que viajar es mucho más divertido sin un plan.

 

Pensamiento crítico: Qué es, cómo potenciarlo y educarlo

¿Qué es el pensamiento crítico? Es una forma de razonar y cuestionarse las cosas que nos ayuda a tomar mejores decisiones. Aquí te explicamos qué es el pensamiento crítico y cómo lo potenciamos. Descubre también cómo ayudar a los niños a potenciar su pensamiento crítico en el contexto educativo.

Pensamiento crítico

¿Qué es el pensamiento crítico? El pensamiento crítico puede definirse como la habilidad de pensar con claridad y racionalmente, comprender la conexión lógica entre ideas. Es la habilidad de implicarse en un pensamiento independiente y reflexivo.

Pensar de forma crítica requiere usar la habilidad de razonar. Consiste en aprender activamente, en lugar de ser un recipiente pasivo de información.

Las personas que hacen uso del pensamiento crítico se cuestionan las ideas, en lugar de asumirlas y aceptarlas tal y como nos llegan. También buscan determinar si sus ideas, argumentos y hallazgos representan el panorama general y están abiertos a encontrar información que los contradiga.

Características de una persona con pensamiento crítico. Una persona con la habilidad de pensar de forma crítica:

  • Entiende las conexiones entre ideas
  • Determina la importancia de los argumentos e ideas
  • Reconoce, construye y evalúa los argumentos
  • Identifica inconsistencias y errores en el razonamiento
  • Aborda los problemas de forma consistente y sistemática
  • Reflexiona acerca de la justificación de sus propias creencias, pensamientos y valores.

El pensamiento crítico es una buena herramienta para tomar mejores decisiones. Sin embargo, no tenemos por qué usarlo todo el tiempo. No todas las decisiones que tomamos son relevantes. En estos casos, no es necesario ser críticos, sino intuitivos, de esta manera ahorraremos tiempo y recursos psicológicos. Descubre cómo son los niños inteligentes.

¿Cómo potenciar el pensamiento crítico?

1. No des las cosas por sentado

El primer paso para potenciar nuestro pensamiento crítico es evaluar aquella información que nos llega. Antes de hacer algo porque es lo que siempre has hecho o aceptar lo que te han dicho que es la verdad, piensa. Piensa acerca de cual es el problema y cuales son las soluciones posibles. Por supuesto tu tienes que decidir en que creer y que hacer. Pero al evaluar las cosas es mas probable que tomes mejores y mas razonadas decisiones.

2. Define tus objetivos

¿Qué quieres conseguir? ¿Cuál es tu propósito? Definir el objetivo que quieres alcanzar es esencial para establecer el plan de acción y los pasos que vas a seguir para conseguirlo.

3. Investiga

Estamos bombardeados de información que nos llega continuamente, pero también puede ser una herramienta muy poderosa a la hora de tomar mejores decisiones. Cuando tengas un problema que resolver, una perspectiva que evaluar, o una decisión que tomar, busca información en Internet, investiga, lee sobre el tema. Busca todo tipo de argumentos y opiniones. Investiga si hay información contradictoria. Cuanta más información tengas, mejor preparado estarás para llegar a una respuesta razonable.

4. No asumas que tienes razón

Es gratificante saber que tienes razón. Todos disfrutamos con ello. Pero creer que tus argumentos son los válidos nos cierran las puertas a conocer y considerar otros puntos de vista. Tus pensamientos, creencias y argumentos son solo una posible explicación, pero hay muchas otras igual de válidas. Abre tu mente a otras perspectivas.

5. Ve a lo simple

Hay una línea de pensamiento que se suele usar en investigación científica para averiguar cuál de las hipótesis es la correcta, llamado la Navaja de Occam. Consiste en que siempre vamos a tener preferencia por la explicación más simple posible, hasta que se pruebe que es falsa.

6. Divide el problema en partes

A la hora de enfrentarse a un problema complejo, prueba a dividirlo en partes. De esta manera será más fácil evaluar y abordar cada cada parte de forma individual, y luego conectar cada para llegar a una solución.

Desarrollar el pensamieto crítico en el aula

Nuestro sistema educativo va mucho por detrás del de otros países europeos. La forma de enseñar en el aula se basa en un aprendizaje pasivo de conocimientos, que puede que les sirvan a los alumnos en el futuro, pero puede que no.

Uno de los objetivos primordiales que deberían establecerse en educación es, más que enseñarles conocimientos específicos, es enseñarles a pensar, argumentar, investigar y recabar información acerca de muy diversos temas. Es fundamental para su vida de adulto que aprendan a cuestionarse las cosas, a no dar todo por sentado y ni creerse cualquier cosa que leen, ven u oyen, de personas con autoridad, medios de comunicación, amigos o familiares.

Entonces, ¿cómo podemos enseñarle a los alumnos a pensar críticamente? ¿Cómo potenciar el pensamiento crítico en el aula?

1. Fomenta el trabajo en grupo

Los contextos grupales son perfectos para que los niños aprendan a pensar. Cuando se rodean de compañeros y trabajan juntos se exponen a diversos procesos de pensamiento, diferentes perspectivas y opiniones. Aprenden a entender cómo los demás piensan y que su forma de pensar no es la única ruta posible. También aprenden a cuestionarse sus propias creencias y a respetar las opiniones de los demás.

2. Anímales a usar su creatividad

La creatividad es una habilidad muy útil que nos ayuda a encontrar nuevas formas de actuar y de abordar problemas. Por ello, su fomento en el aula es importante. En lugar de darles a los niños las instrucciones precisas para hacer las cosas, déjales que intenten averiguarlo ellos primero. Déjales espacio para que cada uno llegue a la solución de diferentes maneras, sin tener un protocolo o un plan definido. Descubre el pensamiento creativo.

3. No prestes ayuda inmediatamente.

Los niños se acostumbran a que les demos las cosas hechas. Cada vez que tienen una dificultad piden ayuda y se lo resolvemos enseguida. Para fomentar el pensamiento crítico, permítele que resuelva su problema por sí mismo. Por ejemplo, si tiene problemas para encontrar la solución en un ejercicio de matemáticas, en lugar de decirle los pasos a seguir, hazle preguntas y que él solo llegue a la solución.

4. Utiliza el Brainstorming en el aula

El Brainstorming o la lluvia de ideas antes de comenzar cualquier lección estimula el pensamiento crítico. Les ayuda a razonar, a ver diferentes posibilidades. Hazles preguntas como: ¿De qué creeis que trata este libro? o ¿Qué creeis que vais a aprender en este tema?

5. Compara y contrasta con tus alumnos

Una buena manera de ayudarles a pensar de forma crítica es permitiendoles hacer comparaciones y contrastando la diferente información que tenemos a nuestro alcance. Puede ser sobre cualquier tema. Para potenciar su pensamiento crítico, déjales que comparen dos métodos de resolver un mismo problema, dos libros… También pueden pensar en los pros y los contras de algún tema.

6. Hazles preguntas

Hacer preguntas a los alumnos a menudo les ayuda a reflexionar, a estar atentos, a aplicar lo aprendido y a consolidarlo mejor. Pregúntales: ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo?, ¿Qué opción crees que es mejor?, Explícame por qué crees que ocurre esto. Evita las preguntas que conduzcan a una única respuesta. Fomenta la autoestima de los niños.

7. Propón debates y discusiones

Los debates son una herramienta muy buena para hacerles pensar y reflexionar sobre un tema, a construirse opiniones y conocer y respetar las opiniones de los demás.

Una manera eficaz de promover el pensamiento crítico mediante debates es proponiendo a los alumnos a que defiendan las dos posturas contrapuestas.

Descubre en el siguiente vídeo algunos consejos para mejorar tu pensamiento crítico. ¡Activa los subtítulos!

Discusiones de pareja en vacaciones ¿Cómo las evitamos?

Un tercio de las parejas rompe después de las vacaciones. ¿Por qué ocurre esto? En este artículo te explicamos las causas de las discusiones de pareja en vacaciones, como evitarlas y cómo solucionarlas.

¿Cómo evitamos las discusiones de pareja en vacaciones?

¿Por qué discutimos más con nuestra pareja durante las vacaciones? El aumento de las peleas durante el periodo vacacional es algo muy común. En muchas ocasiones parece que, aunque las vacaciones estén destinadas al descanso terminan siendo una fuente de conflictos mayor de lo que cabría esperar.

¿Por qué hay más discusiones de pareja en vacaciones?

Durante el año la rutina y las obligaciones estructuran nuestra vida y dejan poco tiempo libre para disfrutarlo con nuestra pareja. Los desencuentros o malestares en la relación tienden a pasar a un segundo plano, no les solemos prestar tanta atención. Sin embargo, cuando llegan las vacaciones, y más si hemos planeado pasarlas fuera de nuestra ciudad habitual, nuestras rutinas cambian, pasamos a disponer de casi todo el tiempo para disfrutarlo (o no) con nuestra pareja y todos aquellos detalles que nos resultaban molestos de nuestra pareja tienden a salir a la luz.

Esta nueva situación puede desencadenar toda una serie de conflictos, desde los roces propios de la convivencia (más roces a mayor tiempo con la pareja) a la desestabilización del ánimo por no saber adaptarnos a la nueva rutina. Esto hace que las peleas de pareja aumenten durante el periodo vacacional, dejando un mal sabor de boca e, incluso, desencadenando en una ruptura de la relación.

También, las altas expectativas que nos hemos formado de nuestras vacaciones, pueden llevar con facilidad a que no se cumplan, generando resentimiento y en ocasiones culpabilizando a la pareja.

Muchas veces, si no hemos sabido resolver los conflictos que han ido surgiendo durante el año, estos se terminan enquistando y acumulando y terminan por salir a la luz durante el periodo vacacional, cuando tenemos la guardia más baja.

¿Cuáles son los motivos de discusión más frecuentes?

1.      Celos

Durante las vacaciones de verano se suele estar más ligero de ropa, lo que nos provoca que miremos y admiremos en mayor medida el cuerpo de los demás. Esto puede ser una fuente de conflicto muy grande si estamos ante una pareja celosa. Es importante darse cuenta de que mirar a los demás es algo natural, y que todos inconscientemente nos comparamos con los otros. Esto no quiere decir que deseemos acostarnos con todas las personas que nos gustan físicamente.

Los celos son una muestra de inseguridad y baja autoestima, dañan la relación y debilitan la confianza en la pareja. Si estos son tan extremos que se convierten en la principal fuente de conflicto, perjudicando la relación lo mejor es consultar a un especialista.

2.      Economía

Las diferencias en la gestión del dinero durante las vacaciones también puede ser una fuente de conflicto. Acordad de antemano cuánto dinero queréis gastaros, a cuantos restaurantes ir y qué tipo de actividades queréis realizar, de esta manera ya sabréis a qué ateneros.

3.      Planificación del viaje

Muchas veces se dan conflictos ya desde la planificación de nuestras vacaciones. Si el peso de la planificación termina sobre uno de los miembros de la pareja es normal que se sienta cansado y frustrado. En estos casos lo mejor es repartirse las funciones de forma igualitaria.

El desequilibrio en la realización de las tareas, no solo de planificación sino de los quehaceres domésticos, también en vacaciones (si el alojamiento es una casa alquilada) puede ser también un motivo de conflictos. Ambos miembros de la pareja merecen descansar por igual, por tanto, si durante las vacaciones las responsabilidades domésticas terminan recayendo sobre una persona no es raro que aparezcan conflictos y reproches.

Es importante planificar el viaje entre los dos

4.      Hijos

Si nuestros hijos, sobre todo si son pequeños, nos acompañan en nuestras vacaciones el conflicto está casi asegurado. En este periodo los niños están siempre en casa y los padres pueden sentirse agobiados, aumentando la irritabilidad y las peleas. En esto casos es muy positivo encontrar algún tiempo de intimidad sin los niños. Apuntadlos a alguna actividad o campamento, de esta manera no se aburrirán y podréis disfrutar de un tiempo extra de descanso.

5.      Altas expectativas de las vacaciones

El estrés acumulado durante el año facilita la creación de expectativas altísimas en nuestras vacaciones, que luego pocas veces se cumplen. Esto puede generar frustración y culpabilización de nuestra pareja.

Las vacaciones en pareja son para disfrutar 

¿Cómo evitar las peleas de pareja durante las vacaciones?

Ante todo es muy importante que haya una buena comunicación en la pareja, no recriminar y no atacar es fundamental. Ejercitar la empatía y la asertividad es fundamental. Si hay algo de nuestra pareja que nos molesta, es importante decirlo desde el respeto y no desde el enfado. Hablar desde el yo y no desde el tú, decir “yo me siento” y no “ tú haces/tu eres”. De esta manera no estamos atacando a la otra persona si no transmitiendo cómo nos sentimos.

Para mejorar el ambiente de pareja es importante no dejar de decirle a nuestra persona amada lo que nos gusta de ella. Dile cuánto le quieres y demuéstralo con acciones, haz cosas por él o ella, agradece todo lo que hace por ti, compartid risas y momentos juntos, compartid responsabilidades domésticas y estableced una buena comunicación.De esta manera crearemos relación satisfactoria, un buen clima de pareja que servirá como “colchón” para amortiguar el impacto de las discusiones.

Si lo necesitáis, dedicaos un tiempo a solas. El espacio personal en la relación es importante, y hay parejas que también necesitan disponer de él durante las vacaciones. Si es este vuestro caso, no os sintáis culpables si no queréis pasar el 100% del tiempo vacacional con la pareja.

Es importante negociar, y no dejar conflictos sin resolver. Planificad y decidid las actividades que realizareis entre los dos.

¿Qué hacer si surgen conflictos durante el periodo vacacional?

A pesar de haber evitado a toda costa que surjan los conflictos, hay veces que las discusiones son inevitables y basta un pequeño comentario irónico o acusador para que se encienda la chispa de la discusión. En estos casos es importante no responder o “entrar al trapo”. Intentaremos quitarle importancia, siempre intentando entender a nuestra pareja y preguntarnos por qué está diciendo eso. Si aun así no se resuelve, invítala a que se relaje y a hablar cuando se calme.

Discusiones de pareja en vacaciones ¿Qué hacer si surgen conflictos?

Si aún así la conflictividad va en aumento y parece que no hay solución posible, lo mejor es consultar a un terapeuta de pareja. Si tienes dudas acerca del profesional al que acudir puedes informarte aquí: ¿Pisicólogo, psicoterapeuta, psiquiatra, coach… a qué profesional acudir?

Ante todo hay que tener presente que las vacaciones son para disfrutar y descansar, no para  complicarnos la vida, recriminar o culpar a nuestra pareja. Disfrutad de vuestro tiempo en pareja, así podréis volver con fuerzas renovadas a la rutina.

Educar en valores ¿Cómo convertir a nuestros hijos en mejores adultos?

¿Por qué debemos educar en valores? Debemos enseñar a nuestros hijos a diferenciar lo correcto de lo incorrecto y a desarrollar su conciencia, respeto, amistad, paciencia, tolerancia, solidaridad, generosidad…. Un niño que sepa respetar a los demás, y conozca las normas de comportamiento, podrá convivir mejor, y sentirse bien en cualquier situación o ambiente.

Al nacer, los niños no son ni buenos ni malos. Es durante la infancia, observando el modelo de sus padres y profesores, cuando aprenderán las bases de la empatía y a diferenciar lo que está bien de lo que está mal. ¿Cómo transmitir valores a nuestros hijos? ¡En este artículo te lo contamos! Aprende a educar en valores de una forma divertida.

Educar en Valores

La neuropsicóloga Cristina Martínez de Toda te invita a conocer en este artículo por qué es importante educar en valores. Descubre algunos consejos muy interesantes para practicar en casa, y los 10 mejores cortometrajes para ver en familia y educar en valores a los niños y no tan niños.

“Educa a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Pitágoras

La importancia de educar en valores

Los valores son el timón que dirige y dota de intención  nuestra vida. Una persona sin valores está perdida, como un marinero en una tormenta, sin saber cuál es el rumbo a seguir.

Entendemos el sistema de valores de cada persona como los criterios que guían nuestra vida; y estos pueden ser valores personales, de influencia familiar y filosofía de vida, y valores universales.

La tolerancia, la convivencia, los derechos humanos, la cooperación, la libertad, el respeto, la sinceridad, la perseverancia o la honestidad son valores que nos ayudan a integrarnos en la sociedad y a hacer de ésta un mundo mejor.

Los valores personales tienen la importancia de conducir nuestras acciones. De esta manera, el ser humano nunca será tal sino poseemos una serie de valores arraigados en nuestro ser. ¡No nos diferenciaríamos de los animales!

El sistema de valores de cada persona es único y personal, y es la suma de valores adquiridos en la infancia y valores adquiridos más adelante por la experiencia. De este modo, las personas, al ir creciendo y madurando, vamos revalorizando y reestructurando nuestro sistema de valores, e intentamos adecuar nuestra conducta a ellos, obteniendo más o menos éxito. Y es que nadie dijo que ser adulto fuese fácil.

Los niños son esponjas, que absorben todo, absolutamente todo lo que dices, y sobre todo, lo que haces. Eres su ejemplo a seguir, su modelo, por lo que si tú mismo no eres coherente con tus valores y tus actos, difícilmente podrás educar a un niño en valores, para conseguir en el futuro un adulto coherente. Descubre las neuronas espejo.

  • La educación en valores corre un grave peligro cuando las personas sustituimos el tener por el ser.
  • No sirve de nada que le hables a tu hijo de la importancia de la tolerancia, si luego en el autobús evitáis ceder el asiento a una persona mayor, embarazada, o con muletas.
  • Tampoco sirve que le hables sobre el respeto, si luego conduciendo, te adelanta un coche e insultas al conductor.
Educar en valores consejos

6 Consejos para educar en valores

1- Aprende a respetar sus opiniones

Los niños, y más cuando van creciendo, pueden no compartir muchos de tus puntos de vista y opiniones. ¿Cómo educar en valores? Es un error considerar a los peques como “tábulas rasas”, en las que podemos grabar a cincel todo lo que queramos transmitirles, y que aprendan a comportarse en base a ello.

Realmente, nuestra tarea como padres y educadores es ayudarles a pensar. A determinadas edades, y más cuando son pequeños, es difícil que entiendan el concepto del bien y del mal, pero si puedes transmitirle por qué es importante respetar a los mayores. Descubre las etapas del desarrollo en niños.

2- Evita el papel del predicador

No impongas tu sistema de valores, propónselo a tus hijos. Los niños necesitan tiempo para comprender, y para pensar en aquello que hacen. Acompáñales en el camino de aprender los valores, llévalos de la mano, pero déjales su libertad. “Las personas no nacemos con una serie de valores incluidos de serie, sino que los aprendemos, aceptamos y construimos en el proceso de madurez”.

3- Se coherente en tus palabras y acciones

Los niños perciben muchas más cosas de las que apreciamos a simple vista. Y una de las cosas que notan es la incoherencia. Por ejemplo; es posible que si a tu hijo le dices que no debe decir palabrotas, se sienta confundido cuando te ve a ti hacerlo.

¿Cómo educar en valores? Tenemos que tener especial cuidado en las palabras que usamos para comunicarles ideas y valores, y sobretodo, ser responsables y coherentes con ellas.

Si quieres profundizar un poquito más sobre este tema, te invito a que leas mi artículo El Efecto Pigmalión: Lo que comunicamos a nuestros hijos sin darnos cuenta.

4- Apóyate en recursos externos

Los recursos externos en la educación de valores complejos son especialmente eficaces en edades tempranas.

Cuando los conceptos o valores son muy complejos para poder ser expresados y definidos con palabras que el niño entienda, es más útil y tiene mucha más aceptación por parte del niño si nos apoyamos en recursos externos para transmitírselos.

Las fábulas, los cuentos, canciones, películas y cortometrajes pueden calarnos y llegarnos más hondo que un discurso enardecido. Y la clave es la empatía. Cuando sintonizamos con un personaje, y nos metemos en su piel, podemos llegar a entender sentimientos y actitudes complejas, más difíciles de explicar que de sentir. “A veces, una imagen vale más que mil palabras”

5- Establece claramente cuáles son las normas y dónde están los límites

No hay nada que cause mayor estrago que darle excesiva libertad a un niño que aún no puede disfrutarla. Lo primero que tiene que aprender es a respetar tu autoridad como padre. Si no te respeta a ti, o a sus hermanos, difícilmente podrá respetar a los compañeros de colegio. El niño tiene que interiorizar que sus actos tienen consecuencias, aprende algunas técnicas de modificación de la conducta. Para educar en valores hay que poner límites y marcar un equilibrio entre el “no” y el “si”. Sobreproteger a nuestros hijos para evitar frustraciones es una estrategia totalmente ineficaz.

Te invito a que leas también mi artículo Síndrome del Emperador: Cómo criar a un pequeño delincuente.

 

6- Da más importancia al ser que al tener

Dar importancia a objetivos extrínsecos y materialistas como la belleza, la riqueza, la fama… Pude llevar a los niños a sentir vacío y desesperación. Sin embargo, si les enseñamos a valorar los vínculos familiares y la amistad, será más fácil que pueda llenar sus necesidades humanas. A la hora de transmitir valores a nuestros hijos, debemos tratar de invertir en experiencias, más que en cosas.

10 cortometrajes para educar en valores

Los cuentos, fábulas y canciones, las pequeñas historias hechas cortometrajes, etc.. Son herramientas perfectas para ayudarnos a educar en valores, de una forma divertida y amena para. Descubre los 10 mejores cortometrajes para transmitir valores a tus hijos. ¡A disfrutar en familia!

1. Party Cloudy. Parcialmente nublado

Este cortometraje para educar en valores es uno de mis favoritos y a los peques les encanta. Creado por Pixar, enseña a los más pequeños el valor de la individualidad, de ser diferente, de cómo cada uno a su manera puede hacer cosas bellas. Además, resalta el papel de la lealtad incondicional en las amistades.

2. The moon. La luna

Este corto para educar en valores es especialmente bello. En él se plasma la tesitura de la elección de caminos en la vida personal, haciendo balance y cuestionándonos nuestros valores.

https://www.youtube.com/watch?v=xaibXFC-KhI

3. El vendedor de humo

Estupendo cortometraje para educar en valores y enseñarnos a ser críticos con la excesiva importancia que le damos al consumismo y a lo material. ¿Qué es más importante tener o ser?. Con este corto los peques aprenderán que las apariencias engañan, y que no es oro todo lo que reluce.

4. The birds. Los pajaritos

Este corto para enseñar en valores, premiado con un Óscar, plasma increíblemente la intolerancia. Especialmente útil si queremos ayudar a nuestro hijo a comprender este concepto y sus consecuencias.

5. Reach. Alcanzar

Un corto para educar en valores que no te puedes perder. Una oda al altruismo y la generosidad. La solidaridad es un valor que se está perdiendo, y hoy más que nunca se hace especialmente necesario transmitirlo a las nuevas generaciones.

https://www.youtube.com/watch?v=OL5PVmeQApM

6. El hombre orquesta

Educar en la cooperación es esencial para formar adultos funcionales. Aprender a respetar la opinión de los demás, dejar de lado las envidias o rivalidades, son estrategias que harán más fácil la puesta en marcha de valores como la cooperación.

7. La oveja pelada

Un cortometraje estupendo para educar en valores que nos hace reflexionar acerca de la perseverancia. En la sociedad actual del aquí y ahora, nos frustra enormemente y nos genera estrés no conseguir nuestros objetivos a corto plazo. A través de este cortometraje se enseñan valores como la paciencia, la perseverancia y el esfuerzo como claves esenciales para conseguir lo que nos proponemos.

8. El puente

Divertidísimo cortometraje para educar en valores, en el que tres amigos tienen que dialogar y debatir para encontrar la mejor solución a un problema, en éste caso, cruzar el puente. El respeto a las diferentes opiniones y la tolerancia son valores que se reflejan en este corto.

https://www.youtube.com/watch?v=LAOICItn3MM

9. Mi hermanito en la luna

Es uno de los cortos para educar en valores más sensacionales que he visto. Nos acerca una enfermedad como el autismo de una manera bella y reveladora. Este cortometraje fomenta valores como el respeto a la diversidad y la inclusión social.

10. Día y noche

Un cortometraje para educar en valores que narra muchas una situación en la que muchos de nosotros nos vemos reflejados. Una amistad o una pareja en la que parecemos lo blanco y lo negro. En este corto, día y noche son amigos que tendrán que aprender a ceder para mantener algo mucho más importante que su criterio: su amistad.

https://www.youtube.com/watch?v=gXh8t6iqKhc

La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original…

Muchas gracias por leer, no dudes en dejar abajo tus comentarios y preguntas 😉

¿Tu pareja te pide espacio? El espacio personal en la relación de pareja

¿Te sientes agobiado en tu relación de pareja? ¿Tu pareja te pide espacio? ¿Quieres pasar tiempo a solas pero no sabes cómo decírselo a tu pareja? En este artículo te explicamos la importancia de tener espacio personal en la relación de pareja y cómo transmitírselo sin que se sienta herido o herida.

Espacio personal en la relación de pareja

No tenemos por qué pasar todo el tiempo con nuestra pareja. El espacio personal dentro de la relación es fundamental para mantener la individualidad de cada miembro. Es cierto que en los primeros meses de la relación lo único que queremos es estar el máximo tiempo posible con nuestra persona amada, pero a medida que pasa el tiempo, si esta situación se mantiene puede frustrarnos y agobiarnos. Nos aislará de nuestros amigos y familiares y dejaremos de hacer aquello que nos gustaba hacer antes de estar con esa persona. Es posible que en silencio, o no tan en silencio, la culpemos de ello, aumentando los conflictos y el resentimiento en la relación.

¿Por qué es importante darte espacio personal en la relación de pareja?

1- Es importante darnos espacio para no renunciar a nuestros hobbies

No podemos reducir nuestra felicidad al tiempo que pasamos en pareja. Somos más que un novio o novia. Hay más parcelas en nuestra vida que debemos llenar con aquello que nos gusta. Está bien compartir hobbies con nuestra pareja, e incluirle en las reuniones familiares o de amigos, ya que le estamos incluyendo en nuestra vida. Sin embargo, es difícil que coincidan todos nuestros hobbies. Entonces ¿por qué íbamos a renunciar a ellos sólo porque nuestra pareja no los comparta?

No renuncies a tus hobbies

2- El espacio en la pareja es necesario si no queremos quedarnos sin nada si la relación acaba

Si no hemos mantenido nuestra individualidad en la relación de pareja, si nos hemos aislado de los demás, y no ha habido más mundo más allá de ella, si la relación se acaba nos quedamos sin nada.

Es probable que, si lo hemos hecho todo con nuestra pareja, cuando no la tengamos no seamos capaces de retomar aquello que hacíamos con ella. “No voy a ir al cine porque lo hacía con él/ella”, “no voy a hacer senderismo porque era nuestro hobby”. Te habrás distanciado de tus amigos y te costará el doble recuperarte de la ruptura. Si quieres saber cómo superar una ruptura aquí te lo explicamos.

Lo mismo puede ocurrir si durante unos días nuestra pareja se tiene que ausentar. ¿Qué haremos en ese caso si no tenemos hobbies paralelos a la relación? Nos sentiremos deprimidos e inútiles.

3- El espacio personal es importante para mantener una autoestima sana

La dependencia emocional con la pareja a largo plazo puede dañar nuestra autoestima, al sentir que sin la pareja no podemos hacer nada, no podemos disfrutar sin ella y además tenemos un miedo constante a que nuestra pareja rompa con nosotros. Por ello debemos mantener nuestro espacio personal, ser capaces de vivir más allá de la relación de pareja.

4- Pasar el 100% del tiempo con la pareja puede desgastar la relación

Estar todo el tiempo con la pareja puede hacer más frecuentes los conflictos, por la tensión de sentir que no podemos hacer aquello que nos gusta. Además, si después de las discusiones no tenemos un momento a solas para calmarnos o desahogarnos con nuestros amigos o familia, estas fricciones pueden acumularse dando lugar a conflictos mayores.

5- Para no hacer aquello que no nos apetece

Si no tenemos un espacio personal dentro de la relación es posible que uno de los miembros, o los dos, terminen haciendo cosas que no quieren o no les apetece por estar con la pareja. No debemos sentirnos culpables por decirle “no me apetece”. No debemos hacer nada por obligación. La otra persona debe aceptar que a veces preferimos hacer otras cosas, en compañía o a solas.

Además, parece que si tenemos un rato libre lo tenemos que dedicar a nuestra pareja. Esto no es cierto, hay momentos que necesitamos dedicarlos a nosotros mismos y la pareja lo tiene que entender. Durante la semana podemos encontrar huecos tanto para dedicarlos a nuestra pareja como a nosotros mismos.

Aprende a decir que “no”

6- Dar espacio a la pareja es importante para desarrollarnos como personas

Las relaciones de pareja fusionales o simbióticas, en las que pasamos a ser una sola persona, no son sanas, ya que perdemos nuestra identidad y nos impiden nuestro crecimiento personal.

Tampoco estamos diciendo que hay que distanciarse de la pareja, ya que si le dedicamos más tiempo a nuestro espacio personal que al espacio común, perderemos poco a poco la intimidad y el cariño. Es importante cultivar ambos espacios por igual, de manera que nos desarrollemos como personas individuales para luego tener una vida más plena en pareja.

¿Cómo le comunicamos a nuestra pareja que necesitamos espacio personal?

Hay que evitar culpar o atacar a la pareja por no poder hacer aquello que nos gusta. Es importante transmitirle a la pareja nuestras preferencias y deseos de forma asertiva, hablando desde el “yo me siento con esta situación...” en lugar de “tu haces…”. Debemos negociar los espacios que vamos a dedicar a nosotros mismos y a la pareja, intentando que estos sean equivalentes y de calidad.

Si nuestra pareja no respeta nuestra necesidad de espacio personal, nos chantajea o intenta hacernos sentir culpables por querer un espacio para nosotros solos, hay que tener mucho cuidado. Si después de intentar hacérselo entender continúa así, puede que estemos ante un caso de maltrato psicológico.

También hay que tener en cuenta los celos. Si cuando uno de los miembros de la pareja sale con los amigos o disfruta de su espacio personal, el otro miembro se siente inseguro y celoso esto puede afectar gravemente a la relación y al bienestar de ambos.

Si a pesar de estos consejos no os veis capaces de resolver vuestras diferencias, establecer un espacio personal en la relación o los celos te controlan no dudes en acudir a un especialista.

 

 

Poca memoria ¿de qué depende tener buena o mala memoria?

“Estoy estudiando y tengo poca memoria, me cuesta mucho trabajo retener la información, siento que tengo que esforzarme más que el resto para aprobar”. “Estoy dando clases de baile, y no consigo retener los pasos que nos enseña el profesor ¡tengo muy poca memoria!”. “He notado que tengo más olvidos que antes, ¿debería preocuparme por la pérdida de memoria?”

Poca memoria. Foto: stux. Pixabay.com

A muchos de nosotros nos preocupa tener poca memoria. Este problema, suele ser la primera señal de algún tipo de demencia como la enfermedad de alzheimer. En este artículo definimos qué significa tener poca memoria, qué podemos hacer para mejorarla, y cuándo deberíamos preocuparnos.

¿Qué es tener poca memoria?

Nuestra memoria no es una capacidad fija e inmóvil. La memoria es diferente en cada persona, no todos recordamos de la misma forma, ni somos capaces de retener la misma cantidad de información. Existen múltiples factores que hacen que recordemos mejor o peor en cada momento.

¿Qué significa tener poca memoria? La memoria es la función de nuestro cerebro que nos permite procesar, almacenar y recuperar información. Es nuestro diario de experiencias, es el producto de nuestro aprendizaje y de nuestro paso por la vida.

Hace un tiempo se creía que nuestras ideas y conocimientos, estaban almacenados en nuestro cerebro a través de módulos, como en los distintos estantes de una librería. No obstante, esta idea fue rebatida rápidamente por el concepto de red neuronal.

Según el neurocientífico Joaquim Fauster: “La red neuronal es la base de todo el conocimiento y de toda la memoria”. Las redes neurales del conocimiento se forman a partir de la asociación y la experiencia (neuroplasticidad). Esto quiere decir que el código de la memoria y del conocimiento es un “código relacional”. El conocimiento nace de distintas relaciones y conexiones entre neuronas que no engloban un contenido específico, sino que comparten células y grupos celulares o, dicho de otro modo, un grupo celular puede ser parte de muchas redes.

En conclusión, la base del conocimiento en el cerebro no se puede reducir a la estructura neuronal, no podremos hallar un recuerdo o una experiencia en un “cajón” de nuestro cerebro, sino que la relación de las distintas redes neuronales a través de enlaces sináptico es lo que crea y da forma al conocimiento, la experiencia o el recuerdo. En otras palabras, el todo es mucho más que la suma de las partes.

Tengo poca memoria ¿Qué puedo hacer?

La memoria es un proceso cognitivo que se puede mejorar si se entrena adecuadamente. La batería de ejercicios clínicos que ofrece CogniFit, está al alcance de todos y es muy recomendable para aquellas personas que se quejan de tener poca memoria. CogniFit es una herramienta profesional que permite, a través de sencillos juegos clínicos (que pueden practicarse online), evaluar y entrenar las funciones cerebrales implicadas en la memoria.

El estudio de la plasticidad cerebral nos ha enseñado que cuanto más utilizamos un circuito neuronal, más fuerte se hace. Y esto, es aplicable a las redes neuronales que intervienen en la memoria.

El programa de estimulación cognitiva de CogniFit, ha sido creado por un completo equipo de científicos, neurólogos y psicólogos cognitivos. Y está especialmente indicado para personas que creen que pueden tener poca memoria. El programa, primero evalúa de forma precisa los problemas de memoria y otras funciones cognitivas fundamentales y, en base a los resultados obtenidos, ofrece de forma automatizada, un completo régimen de entrenamiento cognitivo personalizado. CogniFit está recomendado para niños a partir de 6 años y adultos. Este programa es accesible vía online.

Los diferentes ejercicios interactivos, se presentan como entretenidos juegos mentales que se pueden practicar a través del ordenador. Después de cada sesión, CogniFit presentará un gráfico detallado con la evolución del estado cognitivo. ¡Solamente tienes que registrarte!

Utiliza CogniFit, el programa líder en evaluación y estimulación cognitiva para niños y adultos

Entrenamiento personalizado de CogniFit

Estimular nuestro cerebro es tan importante como estimular nuestro cuerpo. La estimulación desemboca en un cerebro más sano y, por ende, menos propenso a enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. El neurocientífico Francisco Mora nos ofrece 12 consejos para mantener un cerebro sano y solucionar la poca memoria:

  • Comer menos: Comer demasiado aumenta el estrés oxidativo de nuestro organismo. Menos comida potencia la producción de neuronas en el hipocampo, aumenta la sinapsis y favorece los mecanismos de reparación neuronal. Descubre los alimentos que aportan vitaminas para el cerebro.
  • Entrenar tu cerebro de forma profesional: 
  • Deporte de forma regular: Al practicar deporte segregamos sustancias que favorecen una mayor plasticidad de nuestro cerebro.
  • Ejercicio mental: Debemos estimular la mente con desafíos y nuevos retos.
  • Viajar: Viajar es aprender, memorizar nuevos entornos, vivir nuevas experiencias y sentir emociones que son, al fin y al cabo, el motor de nuestro aprendizaje.
  • Vivir acompañado: Una buena salud mental pasa por tener buenas relaciones con los demás.
  • Adaptarse a los cambios: Si ante un cambio preferimos escondernos que aprender, estaremos disparándonos en el pie. El aprendizaje es un proceso posible a cualquier edad.
  • Evitar el estrés crónico: El estrés tiene efectos muy negativos sobre nuestro cerebro, lo mejor para contrarrestarlo es practicar deporte
  • No fumar: fumar puede provocar pequeños infartos cerebrales. Por otra parte, la nicotina produce una reducción de la memoria y la muerte de la memoria, además de aumentar el estrés oxidativo en el cerebro.
  • Dormir bien: Necesitamos 7 u 8 horas de sueño cada noche para que nuestro cerebro pueda borrar la información innecesaria, reforzar y asentar los conocimientos aprendidos y reparar tejidos dañados.
  • Evitar el apagón emocional: La emoción, la ilusión, nos impulsan a vivir y a aprender.
  • Agradecimiento: Sobre todo en la época de la vejez, agradecer es algo vital y sano, ya sea por los lazos emocionales o por la reducción del estrés.
  • Las pequeñas cosas: disfrutar de lo que ofrece esta época sin crear necesidades por las que tengamos que luchar para conseguirlas.

Por qué hay recuerdos que duran para siempre

A pesar de que a lo largo de la vida haya un deterioro de las funciones cognitivas, sintamos que tenemos poca memoria, y nuestras capacidades cognitivas vayan menguando poco a poco, todos tenemos algún o algunos recuerdos que son prácticamente fijos. Esto se produce porque la calidad de un recuerdo depende también de las circunstancias en que éste se adquirió, de las emociones asociadas a ese recuerdo. Es por eso que ciertos acontecimientos importantes en nuestra vida los recordamos de forma mucho más nítida que otros acontecimientos más mundanos: no es lo mismo recordar el nacimiento de nuestro hijo que lo que cenamos hace dos semanas.

Poca memoria y cambios cognitivos relacionados con la edad

Experimentar poca memoria en alguna fase de nuestra vida, pude ser como consecuencia un proceso normal de envejecimiento. A medida que vamos cumpliendo años, nuestro cuerpo va cambiando, y también lo hace nuestro cerebro. Como resultado, algunas personas pueden notar que les cuesta más tiempo aprender una nueva información, tienen olvidos y poca memoria para recordar diferentes cosas. Algunas personas mayores se sienten más “torpes” que las personas jóvenes a la hora de realizar tareas de aprendizaje o memoria. Sin embargo, los científicos han descubierto que si se les da tiempo y las herramientas necesarias, las personas mayores saludables, pueden desempeñar esas tareas igual de bien.

Hasta hace relativamente poco tiempo, se creía que que a medida que alcanzábamos la edad madura (30 o 40 años) nuestras neuronas empezaban a morir. Sin embargo, hoy sabemos que, nuestro cerebro tiene la capacidad de regenerase y crear nuevas conexiones nuronales a lo largo de toda nuestra vida.

Diferentes equipos de neuropsicólogos que estudian los procesos de plasticidad cerebral y neurogéneses, han demostrado que la batería de estimulación cognitiva de CogniFit puede ayudar a fortalecer areas cognitivas fundamentales. Una adecuada estimulación cognitiva, puede fomentar la creación de nuevos circuitos neuronales, capaces de recuperar las funciones dañadas y promover la transmisión de capacidades compensatorias, mininizando la poca memoria. 

El deterioro cognitivo asociado a la edad suele presentarse como un leve trastorno de la memoria sobre todo para hechos recientes. No obstante, las manifestaciones clínicas de este deterioro varían en un rango amplio, yendo desde los olvidos cotidianos hasta trastornos serios de la capacidad de recordar que rozan la demencia.

El deterioro cognitivo sin alcanzar la demencia que sufren las personas de avanzada edad se engloban en los siguientes dos conceptos: “deterioro cognitivo muy leve o sin demencia, y el deterioro cognitivo leve o con demencia dudosa”.

En el caso del deterioro cognitivo leve, la persona suele ofrecer repetidas quejas de fallos de memoria o algunos olvidos frecuentes, pero sin otras afectaciones de otras áreas cognitivas. Este déficit se manifiesta sobre todo cuando, por ejemplo, la persona quiere recordar hechos recientes, una lista de objetos o el nombre de alguien. Estos casos de deterioro no suelen interferir con la vida diaria de las personas que los sufren.

Por otro lado, en el segundo caso está presente la existencia de un trastorno de la memoria más pronunciado con además alguna otra área cognitiva afectada de forma discreta. Estas áreas pueden ser la atención, la concentración, el aprendizaje, el lenguaje etc. Este déficit sin embargo no interferirá en el funcionamiento normal del individuo a nivel social u ocupacional. Sin embargo, cuando el deterioro repercute de forma significativa en las actividades funcionales de la vida cotidiana, es muy probables que nos encontremos delante de un síndrome demencial.

Poca memoria: Problemas no asociados a la edad

Algunas de las personas que se aquejan de poca memoria, pueden en realidad estar experimentando algún problema de amnesia. La amnesia es la pérdida total o parcial de la memoria y puede ser anterógrada (el paciente no puede recordar información posterior al episodio) o retrógrada (el paciente no puede recordar información anterior al episodio).

  • Síndrome de Korsakof: Es un síndrome que aparece por déficit de tiamina y provoca apatía, pasividad, falsos reconocimientos y confabulaciones. A menudo se asocia a la Encefalopatía de Wernicke. Un 30% aproximadamente recupera completamente la memoria, sin embargo un 25% no mejora de la sintomatología a pesar del tratamiento.
  • Blackouts alcohólicos: Aparece en personas que abusan severamente del alcohol. El paciente se despierta por la mañana sin poder recordar un periodo de la noche anterior, aun sin mostrar síntomas de intoxicación. Consecuencias del alcohol en el cerebro.
  • Amnesia postraumática: Suele acompañarse con la pérdida de memoria de los momentos previos al accidente (amnesia retrógrada) y con amnesia del accidente y posterior (amnesia anterógrada). La severidad del síndrome amnésico se relaciona con el daño cerebral sufrido.
  • Amnesia global transitoria: Es un trastorno amnésico de inicio brusco. Suele durar entre 6 y 24 horas y, una vez finalizado el episodio, el paciente no recordará lo sucedido durante el mismo.
  • Terapia electroconvulsiva (TEC): “Aparece amnesia retrógrada de unos pocos minutos antes del tratamiento y amnesia anterógrada después del tratamiento que se resuelve en las 5 horas siguientes. Déficits leves de memoria pueden permanecer durante 1-2 meses después del curso de TEC y desaparecen completamente a los 6-9 meses después del tratamiento”.
  • Demencia: “Existe deterioro de la memoria reciente y remota. A diferencia del síndrome amnésico, el trastorno de memoria en la demencia se acompaña de un déficit importante de otras funciones cognitivas: trastornos del lenguaje (afasias). Alteración de habilidades motoras y constructivas (apraxias) y de la capacidad de reconocer objetos (agnosias)”.
  • Delirium: “Se encuentra afectada principalmente la memoria inmediata y reciente. El trastorno de memoria es secundario a la alteración del nivel de conciencia y disminución de la capacidad de mantener la atención”.

¿Es correcto decir que tenemos “poca memoria”?

Se suele decir “tengo poca memoria” como si la memoria fuese un concepto general, sin embargo, es importante saber que no es un proceso único. Existen muchos tipos de memoria. La memoria es un proceso muy complejo que se ejecuta mediante distintos subprocesos, en distintas fases.

Podemos distinguir según su función y características, tres tipos de memoria principales: La memoria a corto plazo, la memoria a largo plazo, y la memoria de trabajo o “Working Memory”.

  • La memoria a corto plazo (MCP) es nuestra memoria activa, la que nos ayuda a recordar por ejemplo un número de teléfono que acaban de darnos. La MCP tiene una capacidad limitada.
  • La memoria a largo plazo (MLP) es nuestra base de datos permanente, la que contiene nuestras experiencias y conocimientos almacenados. Gracias a ella puedo recordar por ejemplo un episodio de mi infancia como puede ser un cumpleaños o unas vacaciones en familia etc.
  • La memoria de trabajo o Working Memory es muy importante, tanto que muchos científicos postulan que puede ser el ingrediente fundamental de la inteligencia humana. La memoria de trabajo es la que nos permite enlazar nuestros conocimientos y experiencias vividas (de la MLP) con la situación que estamos viviendo en el presente para que podamos actuar en consecuencia. Es la memoria que utilizamos por ejemplo cuando estamos charlando con alguien o cuando alguien nos pregunta algo. Nuestro cerebro procesa la información recibida y busca en nuestra base de datos otra información relacionada con el suceso presente y que nos permiten responder a la conversación.

La ilusión del Dedo Empequeñecido

La magia y los trucos de magia llevan siglos fascinándonos pero, ¿qué se esconden tras ellos? En este artículo te descubrimos la ilusión del Dedo Empequeñecido y te explicamos cómo nuestra percepción visual completa aquello que no estamos viendo.

Seguro que alguna vez has presenciado algún truco de magia. Te habrás quedado impresionado al ver cómo crean efectos e ilusiones improbables, y cómo nos hacen creer en cosas imposibles. A menudo sabemos que no es más que un truco, que están “engañando” a nuestros sentidos. Y es que para ser un buen mago, es necesario tener nociones de psicología y de percepción visual, ya que en un espectáculo de magia nuestra mente y nuestros sentidos están siendo continuamente desafiados y manipulados.

Ilusion optica el dedo empequeñecido.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Leuven ha realizado un estudio sobre ilusiones ópticas muy curioso. Han creado una ilusión óptica llamada “El dedo empequeñecido”. Tal y como muestra la imagen anterior,  si apoyamos sobre un dedo una pelota de ping pong seccionada por la mitad y la miramos desde arriba tendremos la impresión de que el dedo se ha acortado, que se ha empequeñecido. Y esta ilusión continúa incluso si tocamos el interior de la pelota, aunque sepamos que el dedo es nuestro o si tocamos su superficie.

Algo parecido ocurre en el clásico truco de magia en el que las pelotas se multiplican. Como puedes observar en el vídeo del final de este artículo, el espectador cree que el mago está haciendo aparecer pelotas de entre sus dedos, cuando en realidad son medias pelotas escondidas unas dentro de otras. Puedes ver una demostración en el siguiente vídeo.

¿Por qué se produce esta ilusión del dedo empequeñecido?

¿Por qué ocurren estas ilusiones? Es nuestro sistema visual, y no nuestra imaginación, quien “rellena” las partes que faltan a los objetos, de esta manera dota de sentido al mundo que nos rodea. Y aunque nuestra mente consciente sepa que nuestro dedo sigue siendo del mismo tamaño y la pelota en realidad sea la mitad, no podemos evitar percibir la ilusión.

Si miramos un objeto que está parcialmente oculto por otro, nuestra mente automáticamente rellena ese objeto aunque haya una parte que no estamos viendo. Es decir, nuestro cerebro no lo ve como un como un trozo de objeto, como si la parte que no vemos no existiera, sino como un todo completo. Esta acción de rellenar los vacíos en la percepción visual ocurre en otras ocasiones, como en el caso del punto ciego. Puedes saber más aquí.

El psicólogo experimental Vebjørn Ekroll, quien participó en el mencionado estudio, ha demostrado que, en muchos trucos de magia como este, el ojo rellena las partes faltantes de los objetos, incluso cuando estas no existen realmente. El mago hace creer a su audiencia que puede hacer aparecer mágicamente pelotas de entre sus dedos. Aunque en realidad son medias pelotas, la audiencia las ve como si estuvieran completas.

En este otro estudio, menos de un tercio de los participantes averiguaron cómo se multiplicaban, e incluso al saber cómo se realizaba el truco, seguían percibiendo las pelotas completas.

Y es que en nuestra vida cotidiana es más frecuente que los objetos estén tapados por otros, en lugar de que les falten trozos.

Según el Doctor Lars Muckli de la Universidad de Glasgow anticipamos continuamente lo que percibimos, si hay partes de un objeto que están ocultas vamos a tener una idea muy precisa de cómo es ese objeto completo.

Otro truco similar al del “Dedo empequeñecido”es el de la ilusión de “la mano de goma”. Al voluntario le pides que esconda una de sus manos bajo la mesa, en su lugar colocas una mano de goma y acaricias ambas de forma simultánea. Con esto creerá que la mano de goma es la suya. De forma sorprendente sudarán y se retorcerán si golpeamos la mano de goma con un martillo.

Estas ilusiones nos muestran que la percepción de nuestro propio cuerpo es muy voluble y manipulable. Las personas constantemente comparan la información sensorial que recibimos, sobre todo visual y táctil, para percibir nuestro propio cuerpo. Si desordenamos y confundimos esa información podemos crear todo tipo de extrañas experiencias e ilusiones.

Henrik Ehrsson, neurocientífico en el Instituto Karolinska en Estocolmo, ha creado multitud de trucos para crear la ilusión de que nuestro cuerpo se ha deformado. Y afirma que no todas las personas son susceptibles a estas ilusiones, al menos una de cada cuatro personas no las experimentan. Henrik sospecha que las personas con una gran conciencia corporal, como los bailarines, son más difíciles de engañar con estos trucos.

Y es que el estudio de la percepción visual en trucos de magia o ilusiones visuales es muy útil para comprender el funcionamiento de la mente humana. Por ello, psicólogos y neurocientíficos se han interesado siempre en el estudio de la magia y el ilusionismo, llegando a crear encuentros de magos y neurocientíficos en el espectáculo NeuroMagic.

Ilusiones ópticas y la teoría del punto ciego

¿Alguna vez has oído hablar del punto ciego? Es una zona del nuestros ojos que no procesa la información visual que percibimos. Entonces, ¿Cómo es que no vemos continuamente huecos vacíos de información visual? En este artículo te lo desvelamos. ¿Quieres descubrir tu punto ciego? ¡Continúa leyendo!

Ilusiones ópticas y la teoría del punto ciego

¿Qué es el punto ciego?

Habitualmente pensamos que la naturaleza es sabia y rara vez comete errores. El punto ciego es probablemente uno de esos pequeños errores de ingeniería que se da en la visión humana. Una zona de nuestra retina en la que no existen células sensibles a la luz. ¿Esto qué significa? Que aunque miremos, siempre existe delante de nosotros una parte del espacio que no vemos. Un pequeño agujero en nuestra visión. Lo realmente sorprendente es que no somos conscientes de su existencia.

Y es que, aunque la naturaleza comete errores, sabe salvarlos con gran eficacia. Porque nuestro cerebro es capaz de rellenar (de inventarse) la información visual que le falta sin que nos demos cuenta. No todos los animales tienen este punto ciego, por ejemplo los calamares y las sepias, que tienen un ojo muy similar al nuestro, carecen, sin embargo, de esta zona ciega.

La retina es una zona del ojo compuesta por unos receptores llamados conos y bastones que recibe la información visual. Esa información es emitida al cerebro mediante el nervio óptico. La zona en la que la retina se transforma en nervio óptico, que no tiene ninguno de los receptores que hemos mencionado, se denomina punto ciego. Al no tener ningún fotorreceptor es ciega a la estimulación visual. Podemos decir que tenemos ceguera funcional en esa pequeña área.

Si en esta zona no recibimos información visual, ¿cómo es que tenemos la percepción de verlo todo completo? Este fenómeno se corrige por dos vías. Por un lado, si miramos con un solo ojo nuestro cerebro “rellena” esos huecos de información por el estímulo más probable y por otro, cada ojo es capaz de completar la información visual que al otro le falta.

¿Dónde se sitúa el punto ciego anatómicamente?

Esta zona se sitúa a unos 15 grados del eje ocular (este eje sería si atravesáramos de forma recta el ojo con una aguja desde el centro de la pupila), hacia la derecha en el ojo derecho y hacia la izquierda en el ojo izquierdo.

El punto ciego es escurridizo, tenemos gran dificultad para percibirlo, algo curioso si tenemos en cuenta su tamaño, que se considera bastante grande. Para que os hagáis una idea es 10 veces mayor de lo que ocupa la luna en nuestra retina cuando la observamos por la noche.

¿Cómo encontramos el punto ciego? Ejercicios prácticos:

Todo el mundo tiene un punto ciego en cada ojo. Puedes comprobarlo fácilmente mediante estas ilusiones ópticas.

Tápate el ojo izquierdo con una mano, fija la mirada en la cruz de la izquierda y ve acercándote a la pantalla despacio. Cuando estés a unos 30 cm de esta, verás cómo el punto de la derecha desaparece.

¿Cómo encontramos el punto ciego? Imagen de colorcube

En este caso nuestra mente lo tenía fácil para rellenar el espacio que ocupaba el punto, ya que el fondo es blanco. Pero si no es blanco, ¿lo podrá hacer igual de bien? Vamos a ponérselo más difícil.

Como puedes comprobar en la siguiente imagen aparece de nuevo la cruz a la izquierda y a la derecha hay una línea negra con una equis roja entre medias. En este caso el cerebro debe completar el hueco de la equis roja con la línea negra. ¿Será capaz? Sólo tienes que seguir los mismos pasos que en el ejemplo anterior.

¿Cómo resuelve el cerebro este caso?  Imagen de colorcube

Como puedes comprobar el cerebro ha rellenado el hueco que ha dejado la equis por línea negra, que era el estímulo más probable. Aunque el rellenado no lo ha hecho de forma uniforme sino con contornos blancos y negros.

En la siguiente imagen podemos suponer, entonces, que el cerebro rellenará la equis roja con fondo amarillo. ¡Compruébalo!

El cerebro rellena de amarillo el hueco que deja la equis roja.  Imagen de colorcube

¿Se puede reducir el punto ciego?

Según un estudio de la Universidad de Queensland en Australia podemos reducir la ceguera funcional de esta zona con entrenamiento. Es decir, aunque no podemos reducir la zona física del punto ciego, sí podemos contrarrestar los efectos de este con la práctica.

Aunque no podemos crear sensibilidad en la zona del punto ciego sí podemos aumentar la sensibilidad en el área circundante, lo que nos llevaría a una reducción del 10% de la ceguera funcional. El entrenamiento se realizó en ambos ojos, ya que el entrenamiento de un ojo no se generalizaba al otro, sino que se mostraron independientes en el aprendizaje.

Estos hallazgos son importantes ya que el entrenamiento puede servir para reducir otros tipos de ceguera.

El punto ciego es otro ejemplo más de cómo el cerebro es capaz de rellenar la información visual que no está percibiendo con los estímulos más probables. De esta manera nos ayuda a que nuestra percepción sea lo más completa posible y no veamos huecos vacíos de información.

Resiliencia Humana: Consejos para desarrollarla a través de la Fábula del helecho y el bambú

Resiliencia Humana ¿Eres capaz de superar la adversidad? ¿De sobreponerte a periodos de dolor emocional? En la vida todos en algún momento experimentamos alguna desgracia o sufrimiento, y esto es tan cierto como tristemente inevitable. Ahora bien, dependiendo de la manera de cómo afrontemos estas dificultades que se nos presentan, podremos construir un futuro con más sabiduría, aprender de nuestro pasado y crecer.

Cuándo la vida te lo pone difícil, qué quieres ser; ¿Helecho o bambú? A través de una fábula inspiradora, hoy conocerás el poder de la resiliencia humana, o cómo no sucumbir a las adversidades.

Te invito a que reflexiones con este pequeño cuento, y te propongo una serie de consejos para que potencies esa resiliencia humana que está en el interior de cada uno de nosotros.

Conoce tu resiliencia humana

¿Qué es la Resiliencia humana?

La resiliencia humana puede definirse como la capacidad que tenemos los seres humanos para afrontar las adversidades, asumirlas con flexibilidad, y lo más importante de todo; salir fortalecido de ellas.

Es algo mucho más profundo y espiritual que la resistencia. La resistencia consiste en aguantar vientos y mareas de una manera más o menos heroica, pero con una fortaleza de tipo pasiva. La resiliencia humana consiste en dejar atrás ese sufrimiento y trascender.

Una persona resiliente emocionalmente sabe obtener un aprendizaje y una sabiduría de cada situación adversa que atraviesa, de manera que no sólo le reporte efectos negativos.

Seguro que conoces a más de una persona que al verla, con su buen humor y su sonrisa, te preguntas cómo es posible después de todo lo que ha pasado. Probablemente esa persona sea un ejemplo de superación y resiliencia humana.

Lo importante de la resiliencia humana es que no es una característica intrínseca y exclusiva de determinadas personas, sino que todos y cada uno de nosotros podemos potenciarla y desarrollarla, ya que la resiliencia humana puede ser aprendida.

Las personas resilientes emocionalmente no nacen, se hacen. Esto implica que para desarrollar su resiliencia humana han tenido que experimentar diversas situaciones duras en su vida. Por supuesto que experimentan dolor y sufrimiento, pero la clave que utilizan estas personas es convertir en sufrimiento en virtud. Para mí, no hay manera más sencilla y directa de entender la resiliencia humana que con el famoso refrán: Lo que no te mata te hace más fuerte.

“Cuando mi sufrimiento se incrementó, pronto me di cuenta de que había dos maneras con las que podía responder a la situación: reaccionar con amargura o transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Elegí esta última” Martin Luther King

Resiliencia humana: La fábula del helecho y el bambú

Un día decidí darme por vencido… renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi vida. Fui al bosque para hablar con un anciano que decían era muy sabio.

-¿Podría darme una buena razón para no darme por vencido? Le pregunté.

-Mira a tu alrededor, me respondió, ¿ves el helecho y el bambú?

-Sí, respondí.

-Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. El helecho rápidamente creció. Su verde brillante cubría el suelo. Pero nada salió de la semilla de bambú. Sin embargo no renuncié al bambú.

-En el segundo año el helecho creció más brillante y abundante y nuevamente, nada creció de la semilla de bambú. Pero no renuncié al bambú.

-En el tercer año, aún nada brotó de la semilla de bambú. Pero no renuncié al bambú.

-En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú. Pero no renuncié al bambú.

-En el quinto año un pequeño brote de bambú se asomó en la tierra. En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante.

-El sexto año, el bambú creció más de 20 metros de altura. Se había pasado cinco años echando raíces que lo sostuvieran. Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir.

-¿Sabías que todo este tiempo que has estado luchando, realmente has estado echando raíces? Le dijo el anciano y continuó…

-El bambú tiene un propósito diferente al del helecho, sin embargo, ambos son necesarios y hacen del bosque un lugar hermoso.

-Nunca te arrepientas de un día en tu vida. Los buenos días te dan felicidad. Los malos días te dan experiencia. Ambos son esenciales para la vida, le dijo el anciano y continuó…

La felicidad te mantiene dulce. Los intentos te mantienen fuerte. Las penas te mantienen humano. Las caídas te mantienen humilde. El éxito te mantiene brillante…

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá sólo estés echando raíces…

(Cuento oriental)

¿Sabías que todo este tiempo que has estado luchando, realmente has estado echando raíces?

Aprende a desarrollar tu resiliencia humana interior: 10 consejos para ser una persona resiliente emocionalmente

Resiliencia Humana Consejo 1: Establece relaciones enriquecedoras con tu entorno

Las personas resilientes poseen un entramado afectivo y social pleno. Son conscientes de que a veces no sólo es necesario pedir ayuda, sino que resulta positivo para las dos partes. Se crean y fortalecen los vínculos afectivos. Busca personas positivas en tu vida y aléjate de los vampiros emocionales.

Resiliencia Humana Consejo 2: No te tomes ninguna crisis como insuperable

La palabra crisis en japonés está formada por los caracteres Peligro + Oportunidad. Así que aprovecha esta oportunidad para salir fortalecido de las dificultades.

Mentalízate de que cualquier problema en esta vida es temporal, menos la muerte. De esta manera las personas resilientes capean la tormenta lo mejor que pueden mientras dure.

La clave está en asumir esta crisis como una oportunidad para generar el cambio, para aprender y para crecer.

Resiliencia Humana Consejo 3: Acepta que el cambio es parte de la vida

Inevitablemente, todo cambia y transmuta, tanto para bien como para mal. Aceptar los eventos que no puedes modificar por el momento te ayudará a centrarte en las cosas que sí puedes hacer. Cuando un jarrón se rompe, no intentes pegarlo, ya que nunca será el mismo. Una persona resiliente hará un mosaico con los trozos rotos de ese jarrón. Busca la belleza en las dificultades.

Resiliencia Humana Consejo 4: Muévete hacia tus metas

Las personas resilientes, saben canalizar las adversidades para dirigirlas hacia sus objetivos. Aprender a salir de tu zona de confort, Ser tenaz y perseverante en tus metas no es sinónimo de ser idiota. En vez de ser como el salmón que nada en contra de la corriente, aprovecha esa corriente para fluir con ella.

La intención es tan necesaria como la disposición. Te invito a que eches un vistazo a mi artículo: Las 10 reglas de la Buena Suerte: ¡Aprende a crearla! En el que aprenderás todo lo necesario para incorporar la Buena Suerte (la de verdad) en tu vida diaria.

La resiliencia y tus metas

Resiliencia Humana Consejo 5: Toma decisiones sin miedo. Y si lo tienes, aún con él decide igual

La procastinación es el peor enemigo de la resiliencia. El posponer decisiones o actos no soluciona nunca el problema, generalmente alargarlo en el tiempo sólo lo empeora. Toma decisiones y hazte responsable de ellas.

Resiliencia Humana Consejo 6: Aprende a verte a ti mismo desde un prisma positivo

Esfuérzate por comprenderte y se consciente de tus fortalezas. (Pero también de tus debilidades) Las personas resilientes saben utilizar sus fortalezas a su favor. La autoconfianza en tus capacidades te permitirá utilizar tus recursos emocionales de la manera más eficaz y promoverá una actitud resiliente ante los problemas. Puede que te interesen estos trucos de psicología positiva.

Resiliencia Humana Consejo 7: Descúbrete a ti mismo

Trabaja en ti. Cualquier adversidad es una oportunidad idónea para profundizar en ti mismo y valorar el daño que te ha producido y lo que has aprendido de la experiencia. Habitualmente tras un duro golpe emocional las personas suelen buscar su lado más espiritual. Si esto te ocurre, escúchate y déjate llevar.

Resiliencia Humana Consejo 8: Desarrolla tu perspectiva

Te permitirá ver las situaciones adversas desde un marco más amplio de manera que no te sumerjas en ellas irremediablemente. Se consciente de cual es el problema, delimítalo, y no permitas que afecte a otras facetas bonitas de tu vida.

Resiliencia Humana Consejo 9: Cuídate y respétate

Escúchate y dale la importancia que se merecen a tus sueños y deseos. Se consciente de tus necesidades y sobretodo prioriza el descansar. La vida no es sólo trabajo. Cuida tambien tu procesamiento cognitivo con CogniFit.

Resiliencia Humana Consejo 10: Nunca pierdas la esperanza

El último consejo y el que aúna todos los demás es el que más me gusta. Nunca pierdas la esperanza, y cuando flaqueen tus fuerzas recuerda la fábula que te he contado sobre el helecho y el bambú.

Recuerda siempre que si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá sólo estés echando raíces…

Calmar a los niños con el móvil o tablet ¿Qué riesgos tiene?

¿Cuántas veces hemos visto a unos padres darle el móvil o la tablet a un niño para que se calle o deje de montar un escándalo en público? ¿Eres de esos padres que les da el móvil a sus hijos a la primera de cambio? Aquí te explicamos cuáles son las consecuencias de calmar a los niños con el móvil y qué podemos hacer en su lugar.

Está claro que las nuevas tecnologías nos facilitan la vida. Tienen muchísimos usos y utilidades beneficiosas para nosotros. En las aulas cada vez se usan más las Tablets y plataformas educativas de neuroeducación como herramientas de aprendizaje. Además, se ha demostrado que el uso de la tecnología ayuda a niños autistas y con discapacidad a aprender y comunicarse.

Sin embargo, la utilización de los móviles o tables como medio para que nuestro hijo se calle y nos deje en paz no es la mejor forma de educarle.

Niños y móviles

Calmar a los niños con el móvil o tablet

A los niños les gusta la tecnología. Los estímulos novedosos, coloridos y musicales de los juegos los hacen muy atractivos para los más pequeños. Por ello, cada vez que tienen una rabieta, es tentador darles el móvil. Es sencillo y se callan al instante.

Según un estudio de la Universidad de Michigan, los padres de niños con dificultades sociales y emocionales en hogares con bajos ingresos, tienden utilizar más a menudo tecnología móvil para calmarles y mantener la paz en casa. Esto implica que los niños sigan con esas dificultades sociales y emocionales e incluso empeoren.

Según los investigadores, cuanto menos control y más frustración sientan los padres en relación al comportamiento de sus hijos, es más probable que les den los móviles para calmarles. Usan estos dispositivos como una estrategia de afrontamiento.

Otros estudios muestran que mucho tiempo de televisión puede dificultar en niños pequeños el desarrollo de la empatía, habilidades sociales y el lenguaje. Y es que estas habilidades se desarrollan jugando e interactuando con adultos y otros niños. Esto también se puede aplicar al uso excesivo de Tablets,  Smartphones y videojuegos ya que reducen, del mismo modo que la televsión, las interacciones con otros seres humanos.

Consecuencias de calmar a los niños con el móvil

¿Qué ocurre si sistemáticamente le damos al niño el teléfono móvil cada vez que llora o se enfada?

1. Estaremos premiando su comportamiento. Por tanto, será más probable que el niño utilice la rabieta como un modo para conseguir lo que quiere.

2. No aprenderá a manejar la frustación. El motivo de la rabieta seguirá ahí. El niño no aprenderá a afrontar un “No” y tampoco aprenderá como controlar sus emociones.

3. Pasará demasiado tiempo delante de la pantalla. Esto afecta a sus niveles de atención, acostumbrándolo a recibir una gran cantidad de estimulación, desmotivándose al volver al ritmo de la vida real. No estarán interactuando con otros niños de su edad y tampoco disfrutarán de tiempo de calidad con sus padres.

¿Debemos educar con o sin móviles?

¿Cómo manejar una rabieta?

Una rabieta es una reacción exagerada con gritos y lloros para conseguir algo. ¿Qué hacemos para pararla y que sea menos probable que vuelva a suceder?

  • Lo primero que hay que hacer es hacerles entender que mientras griten no podremos entender lo que nos quieren decir.
  • Dar ejemplo manteniendo la calma y no alzando la voz.
  • Hablar con ellos para gestionar la demanda. Saber qué es lo que quieren es esencial. Puede ser que tengan un malestar real o que sea un simple capricho. Si es un capricho, es importante no ceder a lo que nos piden. Si no, se acostumbrarán a tener todo lo que quieren, convirtiéndose en niños tiranos y desarrollando el Síndrome del emperador.
  • Hacerle saber que con la rabieta no conseguirá nada y que soló logrará sentirse mal.

¿Cuánto tiempo deben pasar los niños enfrente de una pantalla?

Los niños americanos pasan un total de 5 o 7 horas al día enfrente de una pantalla, ya sea televisión, ordenador, tableta o teléfono móvil. Esto le deja muy pocas horas al juego interactivo con otros niños y tiempo de calidad con sus padres.

El cerebro inmaduro de un niño es como una esponja que se adapta a la estimulación que recibe. Si un niño se acostumbra a recibir la gran cantidad de información que los teléfonos móviles permiten a una edad muy temprana, la realidad les parecerá aburrida. Sus niveles de atención disminuirán en las situaciones del mundo real, mucho más lentas que en el mundo virtual. No serán capaces de concentrarse en el colegio y rendirán mucho peor.

El uso excesivo de la tecnología, debido a las características placenteras de ella, hace a los niños muy proclives a las adicciones. Además, las pantallas y los juegos activan a los niños, dificultando y empeorando su sueño. El uso excesivo de las nuevas tecnologías también se relaciona con el aumento de la obesidad y el sedentarismo.

Entonces, ¿cuanto tiempo deben pasar delante de la pantalla? Los expertos recomiendan que los niños menores de 2 años no pasen más de 30 minutos al día. Esto se debe a que es ese el tiempo que los niños pasan normalmente jugando con un juguete. Para niños más mayores entre 1 y 2 horas es lo recomendable.

¿Cómo limitamos a los niños el uso de las pantallas?

A veces es difícil limitar el uso de la tecnología, estamos rodeados de ella. Sin embargo hay cosas que sí podemos hacer.

  • Los niños no deberían tener una televisión u ordenador en su habitación.
  • No permitir el uso de dispositivos electrónicos o ver la televisión durante las comidas.
  • No dejarle comer mientras hace uso de la tecnología, ya que las pautas alimentarias podría verse afectadas, haciendole comer más cantidad y alimentos poco saludables.
  • Sugiere actividades en familia que no impliquen tecnología, como juegos de mesa, puzles o actividad física.
  • La mejor manera de limitar el uso de la tecnología es dando ejemplo. Aplícate estas mismas normas.

Los golpes nos hacen más fuertes: Sufrir esculpe tu cerebro

A todos nos gusta sentir alegría, felicidad, paz, amor… Pero ya no nos gustan tanto emociones como la rabia, el miedo o la ansiedad. Hay quien en un acto más o menos heroico consigue convivir con ellas, pero también hay quienes las reprimen, las estigmatizan o incluso se medican contra ellas. ¿Es realmente eficaz para nuestro bienestar emocional suprimir estas emociones? Los estudios más recientes sugieren que no. Al contrario. De hecho los golpes nos hacen más fuertes. Para que nuestro cerebro funcione correctamente, necesita nutrirse tanto de emociones positivas como de emociones negativas. Al final, y como en la mayoría de cosas vitales, nuestro cerebro es sabio y busca un equilibrio, una dualidad.

La literatura científica más reciente afirma que el abanico de emociones del ser humano, incluyendo las emociones negativas, suponen una ventaja adaptativa.

Los golpes nos hacen más fuertes: Sufrir esculpe tu cerebro

“Quien no conoce el dolor, tampoco conoce la paz verdadera”

¿Son las emociones negativas tan malas como parecen?

De hecho, las etiquetas sobre si una emoción es “buena” o “mala” proviene de nuestro propio lenguaje y somos nosotros junto a la sociedad los que hemos creado un paradigma de nomenclatura del universo de las emociones, creyéndonos con un conocimiento absoluto sobre las emociones y sus efectos en nuestro organismo.

¿Soy malo por sentir lo que siento?

¿Qué son las emociones? Hemos catalogado una serie de emociones como “malas” e indeseadas, generando en los pobres individuos una sensación de inutilidad emocional, desadaptación y desconcierto.

¿Por qué lloramos? Llorar tiene beneficios, el enfado potencia el coraje y la valentía, la culpa ayuda a las personas a seguir el camino ético correcto, y la ansiedad te previene de los peligros que te acechan.

El problema surge cuando confundimos estas emociones con sus hermanas; y es que el enfado no es ira, la ansiedad no es pánico, y la culpa no es remordimiento.

De hecho, hay evidencias de que quienes ven el mundo de color de rosa presentan un “vago pensamiento”, que correlaciona con una pobre creatividad e ingenio.

Se dice que las almas más torturadas son las que han creado obras de arte más bellas, han escrito las partituras más exquisitas, y han escrito las novelas atemporales de todos los tiempos.

¿Significa esto que para desarrollar todo nuestro potencial hay que ser un atormentado? Pues tampoco. Con esto se pone de manifiesto que las emociones positivas necesitan de las emociones negativas para poder experimentarse con plenitud, y viceversa.

Encontrar el equilibrio entre nuestras emociones es una tarea ardua que necesita de un profundo conocimiento de ti mismo, de tus sentimientos y de tu manera de afrontarlos.

Sufrir esculpe tu cerebro

Los golpes nos hacen más fuertes

El enfado es una emoción compleja, que tristemente hemos estigmatizado en la sociedad. Asociamos enfado con violencia, y lo curioso es que sólo en un 10% de los casos en enfado lleva a agresión. Conoce cual son las causas de la agresividad en niños.

El enfado es una emoción natural que surge en las personas cuando nos sentimos tratados injustamente. Cumple una función adaptativa, y hay evidencias empíricas de que la emoción del enfado incrementa el optimismo, correlaciona con la creatividad y mejora el desempeño laboral, ya que potencia tu capacidad de buscar nuevas soluciones ante esa sensación de injusticia.

El fascismo de la sonrisa

¿Los golpes te hacen más fuerte? Los psicólogos Todd Kashdan y Robert Biswas-Diener, autores del libro The power of Negative Emotions (El poder de las emociones negativas), acuñan este término que lo considero vital para entender qué está pasando hoy en día.

Desde la psicología positiva, se ha propuesto el paradigma de la búsqueda de la felicidad desde el prisma de las emociones positivas, y poco a poco las personas hemos pasado a buscar únicamente el lado bueno de la moneda.

Lo que empezó con un inocente intento de recalcar el poder de las emociones positivas, ha degenerado en un Fascismo de la sonrisa.

Las personas tienen la necesidad de sentirse bien todo el tiempo, algo biológica y cognitivamente sencillamente imposible.

Esto genera frustración, enojo e indefensión aprendida, ya que tenemos grabado en lo más hondo de nuestro ser que está “prohibido” sentir emociones negativas, que nos destruyen el cuerpo y que nos alejan de la felicidad.

Y este concepto, tristemente está muy lejos de la realidad.

“Sufrir es el gran maestro del que aprender, pero a veces puede resultar el más despiadado”

Trucos para convertir tus emociones negativas en emociones a tu favor

¿Qué hago con el enfado?

Cuando expresas en enfado o la rabia, estás transmitiendo en las situaciones sociales arrojo y valor. Los demás perciben que tienes fuerza y resolución. Exprésala siempre desde una faceta asertiva. Te invito a que leas mi artículo: Técnicas de asertividad para mejorar tus relaciones sociales.

A través de él aprenderás a ser honesto con tus propias emociones (incluidas las catalogadas como negativas) y aprenderás a expresarlas de una manera constructiva e inteligente.

¿Qué hago con la culpa?

La culpa puede ser tu aliada a la hora de enmendar un daño causado a otra persona. Cuando las personas sentimos culpa, es una motivación intrínseca estupenda para encarrilar y reconducir tu comportamiento.

Gracias a esta emoción, las personas se hacen responsables de sus actos y desarrollan su empatía (siendo capaces de sentir el dolor de la otra persona)

¿Qué hago con la ansiedad?

Cuando nuestra ansiedad se activa, capacidades cognitivas como la percepción, la visión, y la capacidad de resolución de problemas se disparan hasta un rendimiento espectacular. Aprovecharlos para realizar trabajos pendientes es una buena manera de aprovechar la ansiedad activada.

¿Qué hago con la envidia?

La envidia es una emoción muy compleja, ya que surge cuando deseamos algo que otra persona tiene. Las posibilidades de actuación que nos abre la envidia son muy interesantes a nivel de crecimiento personal: la envidia es el motor que nos hace fijarnos unos objetivos y metas.

La envidia tiene el potencial de disparar el deseo y la motivación para lograr esa fortaleza que se admira en el otro.

Convierte tus emociones negativas en emociones a tu favor

¿Qué hago con el tedio?

El hastío o el tedio es una emoción asociada a una sensación muy desagradable. La sociedad de hoy en día no nos permite estar tediosos, ociosos o aburridos. Siempre hay algo nuevo que hacer, y además deberás hacerlo. Pero lo interesante del tedio es que en estos momentos de aburrimiento es cuando pueden visitarnos las musas, y tener grandes momentos de insight o ideas innovadoras.

Ten presente que ningún mar en calma hizo experto a un marinero…

Los olores tienen un componente emocional: Descubre por qué nos gusta el olor que deja la lluvia

Olores, olores y más olores… ¿Te has parado a pensar alguna vez en la cantidad de olores que olemos a diario? Piensa a qué huele tu olor favorito o cómo huele ese olor que te desagrada tanto. ¿Sabías que los olores tienen un componente emocional?

 El olor que sabe a la comida de tu madre, el olor que te recuerda a tu infancia, el olor que te traslada a aquellos momentos que nunca olvidarás, el olor de esa persona a la que tanto quieres, el olor a café y tostadas de buena mañana, el famoso olor de los hospitales,…

Hablando de olores, uno de los pequeños placeres de la mayoría de las personas es el olor que dejan las lluvias y las tormentas. Ese olor que muchos llamamos “olor a tierra mojada”. Mairena Vázquez, psicóloga te explica cómo influyen los olores en nuestro cerebro y por qué nos gusta tanto el olor de la lluvia.

El olfato, el sentido más emocional

¿Cómo influyen los olores en nuestro cerebro?

Ya lo dijo el gran Francisco de Quevedo cuando escribió “Érase un hombre a una nariz pegado”.

De una manera u otra, estamos rodeados de olores. Los olores de las casas que nos devuelven al pasado, el olor del trabajo que a veces te gusta y a veces te desagrada, el olor que se cruza en tu camino que te recuerda a aquella persona que tanto quisiste, etc…

Si algo tienen los olores es que nos generan emociones, nos incitan a la huida, nos hacen que tomemos decisiones, nos alertan, nos emocionan, nos reviven. A veces los olores pueden incluso ser decisivos para nuestros sentimientos y recuerdos.

En muchas ocasiones el sentido del olfato pasa desapercibido y no le damos la importancia que merece. Muchas veces solo valoramos lo que tenemos, cuando lo perdemos.

El ser humano recuerda hasta el 35% de lo que huele, frente al 5% de lo que ve. En la apreciación de los olores influye el ambiente en el que cada persona desarrolle su vida así como los aspectos emocionales que se asocien con cada olor.

El olfato (todos los olores) afecta de un modo directo a nuestro estado de ánimo, nuestras emociones y a nuestros recuerdos. Cuando olemos algo que resulta de nuestro agrado, nuestro cuerpo se encarga de liberar endorfinas.

Las endorfinas son conocidas como las “hormonas de la felicidad”. Son unas sustancias que produce nuestro cuerpo que nos producen bienestar, reducen el dolor, fortalecen el sistema inmune, generan sensación de placer, regulan el apetito y promueven la liberación de las hormonas sexuales.

Gracias a la Neuropsicología y a las neurociencias y a recientes investigaciones podemos saber cómo nos influyen los olores desde una base científica. A modo resumen:

Cuando notamos un olor determinado, este olor pasa al bulbo olfatorio, estructura que se encuentra en el interior de las fosas nasales y procesa la información.

El bulbo olfatorio manda la información al sistema límbico.

El sistema límbico es la parte del cerebro especializada en gestionar el aprendizaje, las emociones y la memoria.

Dentro del sistema límbico se encuentra la amígdala que es el centro principal de procesamiento de las emociones, se encarga de unir el olor con una emoción y el hipocampo que une el olor con un recuerdo.

No todos los olores son iguales y esto influye a la hora de relacionar las emociones con los olores. La felicidad o la ansiedad suelen ser más fáciles de asociar con olores que por ejemplo la tristeza o la rabia o enfado.

Nuestro cerebro es sabio al mismo tiempo que complejo. Los órganos de los sentidos nos lo demuestran… descubre por qué se nos pegan las canciones.

¿De dónde proviene el olor a “tierra mojada”?

Se avecina tormenta, llueve, huele a “tierra mojada”.  La vida está formada por pequeños placeres, comidas, olores, sabores, momentos que nos gustan,… y uno de los pequeños placeres de la mayoría de las personas por excelencia es el olor que dejan la lluvia y las tormentas.

El olor a “tierra mojada” se denomina petricor.

El olor que deja la lluvia se conoce como petricor.

De manera errónea, muchas personas asocian el olor de la lluvia al olor del ozono. Error, ya que este olor se denomina “petricor” y proviene de una sustancia conocida como “geosmina”. Entre los beneficios de esta bacteria (Streptomyces coelicolor) encontramos que de ella se obtienen fungicidas, fármacos inmunodepresores e incluso antibióticos.

El olor de la lluvia se produce de manera más intensa si se produce en zonas secas, donde no ha llovido desde hace algún tiempo ya que es en estas zonas donde más sustancias volátiles se han acumulado.

La naturaleza de una forma o de otra nos afecta, descubre cómo nos afecta el influjo de la luna llena y cómo influye la naturaleza en el cerebro.

¿Por qué nos gusta tanto el olor que deja la lluvia?

El olfato afecta en nuestras percepciones y nos influye de manera positiva (o negativa en caso de tratarse de un olor desagradable).

Cuando decimos que “olemos la lluvia” en realidad no nos referimos a que olemos el agua, sino a que olemos las fragancias de la tierra que gracias a la lluvia pasan al aire.

Por qué nos gusta tanto el olor que deja la lluvia

Según diversos estudios, se coincide en la idea de que nos gusta el olor que deja la lluvia porque lo asociamos a sensaciones positivas. Nos acerca a la naturaleza y nos aporta armonía. Quizás sea uno de nuestros olores favoritos (un pequeño placer de la vida) por la sensación de tranquilidad, paz y armonía que nos deja cuando lo olemos.

Parece ser que el olor que deja la lluvia nos transporta al pasado. Según los antropólogos, nuestros antepasados celebraban los días lluviosos porque les garantizaba su supervivencia y por eso disfrutamos tanto con ese olor.

Beneficios psicológicos de la lluvia

1. La lluvia nos mantiene felices.

Seguro que muchos ahora mismo pensáis que no, que me equivoco, que cuando llueve os ponéis melancólicos y más tristes. El refrán de “después de la tormenta, siempre viene la calma” podemos aplicarlo en todos los sentidos. Una vez pasada la tormenta, nos sentimos más animados y más relajados.

2. La lluvia es beneficiosa para nuestra salud.

Después de llover o de una tormenta, el ambiente se descongestiona y se regula la temperatura haciendo que el aire tenga una mejor calidad lo que hace que tengamos menos tensiones, menos dolores de cabeza y nos sintamos menos cansados.

 Y a ti, ¿te gusta el olor que deja la lluvia? ¿Cual es tu olor favorito? ¿Cual es el olor que más te desagrada?

Dejá vu: Qué es y por qué sucede este fenómeno

“Esto ya lo he vivido antes” ¿Alguna vez has sentido que ya has vivido una situación? ¿O que ese lugar ya lo habías visto antes aunque sea la primera vez que lo visitas? ¿Qué se esconde tras los dejá vu? La ciencia tiene una explicación.

Los amantes del misterio y de lo paranormal dan a los dejá vu toda una serie de explicaciones fantásticas. Se ha dicho que son premoniciones del futuro, recuerdos de vidas pasadas, experiencias de nuestra alma fuera del cuerpo e incluso fruto de las abducciones alienígenas.

Dejá vu: La sensación de ya haberlo vivido antes

Pero más allá de este tipo de explicaciones, la ciencia tiene sus propias teorías.

¿Qué es el dejá vu?

Pero, ¿qué son los dejá vu? La palabra dejá vu proviene del francés y significa ‘ya visto’. Hace referencia al fenómeno de sentir como familiar una situación, como si ya lo hubiéramos vivido, a pesar de ser algo totalmente nuevo para nosotros. Se estima que entre un 60 y un 80% de las personas han vivido este fenómeno al menos una vez en su vida.

Los expertos diferencian varios tipos de dejá vu: Déjà Senti (ya sentido), Déjà Vecu (ya vivido) y Déjà Visité (ya visitado). Aunque sus similitudes son más notables que sus diferencias.

¿Qué causa el dejá vu?

Primeras teorías sobre el dejá vu

A pesar de ser una experiencia bastante extendida entre la población, todavía es algo poco entendido por la comunidad científica. Ya que, el hecho de que no haya un estímulo específico que desencadene el dejá vu, hace muy difícil su estudio en el laboratorio.

Desde siempre se le ha intentado dar una explicación a este fenómeno:

  • En 1878, en un artículo en una revista alemana de psicología, se propuso que una posible causa del dejá vu es la fatiga.
  • William H. Burnham, en 1889, propuso justo lo contrario. La causa es que el cuerpo tenía un exceso de descanso. Según este, cuando estamos muy descansados, el cerebro encuentra fácilmente un referente a las características extrañas de la situación, volviéndolas familiares.
  • En 1884, varios psicólogos creyeron que la causa del dejá vu estaba en una especie de “cerebro doble”. Un hemisferio recibiría la información un momento antes que el otro hemisferio, produciendo una sensación de familiaridad.
  • En 1895, Frederic Myers postuló que ocurría cuando la mente subconsciente registraba información antes que la mente consciente.
  • Arthur Allin, en 1896, sugirió que el dejá vu es causado por elementos de sueños olvidados, o bien, por una breve interrupción de la atención cuando nos encontramos con una nueva imagen.
  • Según el psicoanálisis, es un mecanismo de defensa del ego (la personalidad primitiva) contra  el ello y el superego (personalidades para controlar al ego)
  • Según Carl Jung, especuló que son producto de una “conciencia colectiva”, dibujando fragmentos de la experiencia humana para sobrevivir de generación en generación.

Lo que hoy dice la ciencia sobre los dejá vu

Mal funcionamiento en la actividad del cerebro

Los episodios de dejá vu parecen estar muy relacionados con cómo almacena la memoria la información (descubre más sobre los tipos de memoria). La retención de recuerdos a largo plazo, eventos y hechos autobiográficos se almacenan zonas específicas de los lóbulos temporales (situados sobre las orejas). Estos también se encargan de la detección de familiaridad y el reconocimiento de determinados eventos.

La asociación de los dejá vu y los lóbulos temporales no se conoce exactamente. Sin embargo, el estudio de personas con epilepsia del lóbulo temporal nos puede dar pista. Esta patología se produce debido a una una actividad neuronal excesiva y desordenada. Los hallazgos sugieren que los dejá vu puede deberse a una actividad eléctrica anormal del cerebro. Muchos pacientes con epilepsia informar haber experienciado dejá vu antes de una crisis epiléptica, casi como una forma de aviso.

Pero, ¿y en personas sanas? Se cree que en personas sin patologías el dejá vu es una especie de mal funcionamiento momentáneo. La actividad de las neuronas que procesan la memoria y la familiaridad se dispararía, permitiendo al cerebro confundir el pasado con el presente. De hecho, se han encontrado, también en personas sanas, impulsos eléctricos anormales como los que contribuyen a la epilepsia. Un ejemplo es la sacudida mioclónica, ese espasmo corporal que algunas personas experimentan poco antes de quedarse dormidos.

Sensación de familiaridad

Según un estudio los dejá vu tienen relación con la falta de recuerdo y la sensación de familiaridad de las situaciones. Los investigadores les indicaron a los participantes que miraran con atención una serie de dibujos. Más tarde se les mostraron unos nuevos, con elementos diferentes pero en disposiciones similares a las de los anteriores. La mayoría de los participantes mostraron sensaciones de dejá vu al verlos, siendo estas más acusadas cuanto menos recordaban la primera tanda de dibujos.

También tenemos muy buena memoria para los objetos, más que para las escenas en su conjunto . Por ejemplo, si al ver una planta en casa de un amigo, tenemos un dejá vu, esto se puede deber a que nuestra abuela tuviera una planta similiar en su casa y no lo recordemos. Sólo recordamos haber visto eso antes.

Por lo tanto el deja vu se debería a la sensación de familiaridad al haber visto algo antes, pero sin el recuerdo específico de ello.

Descubre cómo mejorar tu memoria con estos 10 consejos.

Dejá vu: ¿Un fallo de memoria?

Retraso en el procesamiento

En el sistema de procesamiento de la información sensorial, lo que percibimos llega al cerebro de forma simultánea por diferentes vías. Otra posible explicación de los dejá vu es que se produzca debido a que uno de esos tipos de información llega de manera retardada, percibiéndose como un evento independiente. Cuando esta información llega, el resto de información ya se ha percibido, creando la sensación de haberlo vivido antes.

Hay personas que experimentan dejá vus constantemente. Esto suele asociarse a personas mayores y al padecimiento de algun tipo de demencia. Suelen estar desanimados y deprimidos, ya que tienen la sensación de haber visto y vivido todo.

Puedes ver un resumen de las diferentes teorías que explican el fenómeno en el siguiente vídeo. ¡No olvides activar los subtítulos!

CogniFit, software líder en entrenamientos y evaluaciones cognitivas estrena plataforma en Catalán

  • CogniFit, empresa líder global en el desarrollo de tecnología médica para la evaluación cognitiva y estimulación cerebral, ha estrenado este martes su plataforma en catalán.

CogniFit, empresa del sector de la salud, tras más de 18 años ofreciendo baterías clínicas de evaluación neuropsicológica y soluciones online de entrenamiento cerebral, apuesta por alcanzar la globalidad y conectar mejor con sus clientes catalano parlantes ofreciendo sus productos también en catalán.

Beatriz Tomé, directora de marketing de CogniFit, reafirma la estrategia global de la empresa y expresa “La demanda de soluciones tecnológicas para la estimulación o rehabilitación cognitiva está creciendo rápidamente en todo el mundo. Además de la altísima calidad de nuestras baterías clínicas, su fiabilidad, y la seguridad de nuestros clientes de contar con la última tecnología disponible, se suma la necesidad de proximidad lingüística e identificación, que permiten generar confianza y seguridad en los consumidores.”

En estos 18 años, CogniFit se ha convertido en un proveedor imprescindible de tecnologías para la evaluación cognitiva y estimulación cognitiva en hospitales y clínicas, colegios, fundaciones y empresas de todo el mundo. Y es utilizado por millones de familias y usuarios particulares. CogniFit es una “herramienta de futuro” y está en un excelente momento para posicionarse, también, en la vanguardia tecnológica en Cataluña.

El uso de programas digitalizados para la evaluación y mejora cognitiva ofrece nuevas oportunidades para optimizar recursos y resolver problemáticas existentes en el sector de la salud, investigación, educación o empresarial, entre otros.

CogniFit ofrece una amplia gama de soluciones para niños, adultos y personas mayores. Sus productos ideados por un importante equipo científico, con el objetivo de ayudar a tratar múltiples tipos de trastornos o problemas cognitivos, han sido validados por investigaciones independientes y ofrecen la más alta evidencia empírica. La compañía ha aprovechado esta transversalidad para perfeccionar su tecnología y sus normas científicas, al tiempo que cubre grandes industrias, como la salud y las necesidades educativas, y apuesta por nuevos mercados como el Catalán.

Carlos Rodríguez, CTO de CogniFit, expone “cada vez hay más sectores conscientes de la necesidad de aplicar estas soluciones tecnológicas. Un ejemplo de esto, son los múltiples centro educativos  que han incorporado la tecnología a la enseñanza y reclaman recursos científicos de neuroeducación.”  

En este sentido, CogniFit pone a disposición del sistema educativo baterías de evaluación neuropsicológica y programas personalizados de entrenamiento cerebral dirigidos a mejorar los procesos cognitivos implicados en el aprendizaje. Tanto para los docentes como para los alumnos es importante poder utilizar estas herramientas en su lengua habitual. Alguna de las herramientas que mejor acogida están teniendo son el Test Dislexia, Test TDAH o el Test Discalculia, que permiten a los docentes, o usuarios particulares, detectar fácilmente el riesgo de padecer estas dificultades.

El COPPA apuesta por el SaaS incorporando los test neuropsicológicos digitalizados de CogniFit

  • El Colegio Profesional de Psicología de Aragón (COPPA) llega a un acuerdo de distribución con CogniFit para ofrecer a sus 1.180 psicólogos colegiados herramientas innovadoras que permitan realizar evaluaciones neuropsicológicas digitalizadas (online) y obtener informes automatizados.
  • El SaaS (Software as a Service) esta transformando la asistencia médica y psicológica. El monitoreo remoto de la salud cognitiva de un paciente a través de CogniFit, garantiza una mejor atención al paciente, ayuda a optimizar los resultados de tratamiento, y permite reducir tiempo y costes.
  • Las nuevas evaluaciones cognitivas computarizadas, se convierten en un apoyo fundamental para los profesionales. Incorporar estas evaluaciones supone una iniciativa de futuro que permite ofrecer servicios más competitivos a los colegiados, así como mejorar la atención y participación del paciente.

CogniFit – Test Neuropsicologicos

El COPPA (Colegio Profesional de Psicología de Aragón), con el objetivo de ofrecer a sus 1.180 colegiados herramientas de monitoreo remoto de la salud cognitiva de los pacientes, y garantizar una mejor atención a la vez que se reducen tiempos y costes. Ha incorporado a su oferta de test neuropsicológicos las innovadoras baterías de evaluación cognitiva de CogniFit, que permiten realizar pruebas cognitivas de forma digitalizada (online) y ofrecer completos y detallados informes automatizados.

En el servicio de alquiler de test que ya ofrecía el COPPA, aparecían empresas comercializadoras tradicionales de papel y lápiz como los que ofrece TEA o PEARSON. Sin embargo, la incorporación de las baterías computarizadas de CogniFit supone un gran avance tecnológico y una ventaja importante para los psicólogos colegiados.

“Todas las áreas sanitarias están afectadas por este proceso de informatización.  Tecnologías como Internet de las cosas (IoT), el Big Data o la inteligencia artificial,  ya están en nuestro día a día aunque a veces no nos demos cuenta. No tenemos que irnos al futuro, realidad ya está aquí”, explica Patricia Fernández, neuropsicóloga en CogniFit. “No incorporar estas tecnologías en consulta, supone una gran desventaja respecto a a otros profesionales”.

El psicólogo de hoy en día tiene un enorme reto en el aprovechamiento de los nuevos recursos tecnológicos para realizar su labor de una manera más eficiente.

Aprender a tomar decisiones difíciles: 7 pasos para lograr tus metas

Cómo aprender a tomar decisiones difíciles. Tomar decisiones inteligentes en momentos difíciles suele ser todo un reto ¿Alguna vez te has quedado paralizado/a sin saber cómo reaccionar? ¿O has tomado una decisión que no te acerca a la meta que quieres conseguir? La toma de decisiones es una habilidad cognitiva que se puede entrenar: En este artículo conocerás las herramientas, estrategias y recursos, que te ayudarán a reaccionar de de forma más rápida, inteligente y eficaz ante los momentos difíciles. ¡Conseguir lo que deseas es más fácil si sabes tomar las decisiones adecuadas!

Hay muchos tipos de decisiones. Las personas adultas, desde que nos levantamos hasta que nos vamos de nuevo a dormir, afrontamos miles de decisiones diarias. Aprende a reconocer qué decisiones tendrán mayor repercusión y a actuar en consecuencia.

La terapia de solución de problemas que veremos, te permitirá mejorar tus habilidades en la toma de decisiones, y afrontar mejor las situaciones estresantes en tu día a día. Cualquier decisión que tomes encadena nuevos eventos ¡Aprende a tomar mejores decisiones!

Cómo aprender a tomar mejores decisiones en momentos difíciles

La toma de decisiones es una constante en nuestras vidas. Unas decisiones nos llevarán a otras, y en muchas ocasiones no dejarán de ser anécdotas de nuestro día a día: A qué hora nos levantamos un domingo, coger un paraguas cuando vemos nubes grises en el cielo, subir por las escaleras o en ascensor… A priori, no se trata de decisiones que podamos considerar difíciles. Pero, sin dejar de subestimar las pequeñas elecciones diarias, hay un grupo selecto de decisiones que tendrán una gran importancia a medio y largo plazo en nuestras vidas. Por esta razón, aprender a decidir lo que nos conviene en esas situaciones que resultan más difíciles requiere ejercitar el pensamiento racional y lógico.

Por ejemplo, apuntarse al gimnasio, matricularse en una universidad, aceptar un trabajo en otra ciudad a cientos de kilómetros de casa, y elegir el nombre de un hijo o hija son el tipo de decisiones que requerirán un mayor esfuerzo y tiempo de reflexión por nuestra parte.

En Psicología, la toma de decisiones se describe como un proceso cognitivo superior, es decir, que se apoya en otros procesos psicológicos como la atención, la memoria operativa, la capacidad y velocidad de procesamiento, el lenguaje, el pensamiento deductivo, la planificación, la supervisión, la creatividad… Como ves, tomar una decisión inteligente y racional es algo complejo para nuestro cerebro. Pero, gracias a la plasticidad cerebral, y a nuestra capacidad de aprendizaje, podemos mejorar las funciones cerebrales y procesos cognitivos, y aprender nuevas estrategias cerebrales que nos permitan tomar mejores decisiones. 

Cualquier persona tiene la capacidad de entrenar y mejorar sus habilidades cognitivas para afrontar los problemas o decisiones cotidianas de forma más adaptativa. ¡Conoce las estrategias TSP o Terapia de Solución de Problemas.

La TSP o Terapia de Solución de Problemas nos enseña desde una perspectiva cognitivo-conductual a afrontar los conflictos de la vida cotidiana. La persona se involucra de manera activa en un proceso, que comienza mucho antes desde su motivación, para afrontar las diferentes situaciones (novedad, riesgo, incertidumbre), tipos y síntomas de estrés.

Cómo tomar mejores decisiones

7 sencillos pasos para aprender a tomar decisiones difíciles


1. Identificar la decisión a tomar. 2. Definir un objetivo. 3. Orientación positiva hacia el problema. 4. Recopilar información relevante. 5. Generar alternativas. 6. Evaluación de las alternativas. 7. Toma de decisiones.

Esta estrategia, resumida aquí en 7 sencillos pasos, te ayudará a activar la vía del pensamiento racional. El pensamiento racional te permitirá tomar de forma más efectiva decisiones importantes.

Cada persona es diferente. La idea, desde la TSP (Terapia de solución de problemas), es que personalices tu propia estrategia. Puedes hacer el proceso con más o menos pasos hasta que llegues a utilizarlo de forma espontánea cuando te haga falta. Ten en cuenta que el entorno, y las situaciones en las que tendrás que afrontar la toma de decisiones serán complejas y cambiantes. Por tanto, no es una fórmula infalible que te dará la respuesta al problema. Esto es un esquema de acción.

1. ¿Cuál es la decisión a la que te enfrentas?

Definir el problema. Este paso inicial puede parecer bastante evidente pues se supone que ya estamos cara a cara ante el problema y sabemos de que se trata. Sin embargo, la toma de consciencia tiene dos ventajas: por un lado, permitirá que te acerques a esa situación concreta y situarte en el momento presente; y por otro lado, abrirá las puertas para que se inicie el proceso de toma de decisiones, es decir, que serviría de “disparador” para el resto de pasos dentro de una secuencia de acción encadenada.

2. En esta decisión ¿Cuál va a ser tu objetivo o meta?

Pensar en tus intereses en términos de corto, medio y largo plazo. Por ejemplo, ante una pequeña molestia en un diente ¿Qué elementos podrían influir a corto plazo para no acudir al dentista? Ansiedad, anticipación del dolor, miedo, dejadez, evitación, ahorro… Si consideramos la situación a largo plazo veremos que retrasar la visita al dentista puede suponer mayores complicaciones futuras: un aumento de las molestias, una mayor duración e intensidad del tratamiento médico y un coste económico más alto. Veremos que a veces, no requiere de un profundo y exhaustivo análisis o de una alta capacidad intelectual, simplemente se trata de ampliar las perspectivas.

3. ¿Tienes una visión positiva acerca de la decisión que tienes que afrontar?

Efectivamente, es muy importarte intentar tener una actitud positiva. Pero esto no significa que hay que verlo todo de color de rosa. Las personas con una actitud positiva en la toma de decisiones creen en sus capacidades y encuentran en cada situación de la vida una nueva oportunidad para aprender.

4. ¿Has buscado información significativa para la resolución del problema?

Para asegurarse que la información que estás valorando es realmente relevante, sería recomendable:

  • Centrarse en los hechos objetivos y sólo en los hechos.
  • Evitar considerar interpretaciones de tipo subjetivo y juicios con fuerte carga emocional.
  • Evitar posibles sesgos cognitivos.

El “sesgo de confirmación es la tendencia a consultar solamente con personas próximas a nosotros que comparten y apoyan nuestras opiniones. Imagínate que buscas nuevos puntos de vista para decidir si vas un paso más allá en la relación con tu pareja y le preguntas a una amiga con quien compartes opiniones sobre la vida muy similares ¿Crees que vas a obtener una visión más amplia de lo que está ocurriendo?.

Otro sesgo cognitivo es mantener “creencias resistentes”, esto son, opiniones basadas en experiencias previas sin considerar la situación actual. Por ejemplo, yo he conocido a una persona adulta a quien le preguntaron: Tu padre, ¿qué es? Y él respondió: Mi padre es banquero. La realidad era que su padre después de estar 30 años trabajando en un banco hacia dos años que estaba jubilado, y ya estaba en una nueva etapa de su ciclo vital.

5. ¿Serías capaz de pensar varias salidas para resolver una misma situación?

  • Potencia la creatividad. Se trata de generar opciones u alternativas a la situación presente, y cuántas más y más variadas mejor. Al principio no importa que sean válidas, alocadas o perfectas. ¿Has probado la Tormenta de Ideas?
  • No es momento todavía de usar el pensamiento racional o deductivo, así que no hay que juzgar ni desechar ninguna idea inicialmente por disparatada o absurda que te parezca. Es posible que algunos elementos de la idea te sean útiles para hallar una solución a posteriori.
  • Adoptar varios puntos de vista. Para ello puedes recurrir al pensamiento lateral o divergente.

6. ¿Cómo seleccionar la mejor opción?

Cada persona es diferente, ¡pero eso tú ya lo sabes! En la selección de una de las opciones posibles influirán factores personales y socio-culturales. De forma genérica, la evaluación de cada alternativa incluye:

  • Probabilidad de que la característica que estamos considerando finalmente se cumpla. Te pondré un ejemplo. Imagina que decides aceptar un nuevo trabajo porque las oportunidades de crecimiento personal que te ofrece la nueva empresa son más altas que las actuales ¿Cuál es la probabilidad que dentro de unos años tu perfil profesional mejorase y se hayan cumplido tus expectativas?
  • Evaluar las consecuencias en términos de costes-beneficios globales. Se trata de un proceso muy exhaustivo basado en la maximización, es decir, elegir la opción que tenga una puntuación más alta en todas las características comparadas posibles. Sin embargo, para una persona hacer esto es poco probable. En la vida real usamos en mayor medida un criterio de satisfacción, incluyendo en el proceso de evaluación sólo algunas características, por ejemplo, aquellas que nos parecen más deseables o accesibles.

Otros criterios que utilizamos son la satisfacción, el riesgo y la utilidad.

Aquí te dejo un enlace a un video cortito de unos 15 min. (subtitulado en castellano) donde la filósofa Ruth Chang nos enseña, de modo muy simple, una perspicaz manera de mesurar nuestras decisiones en la vida. En el fondo: “eres lo que decides”.

7. ¿Ya has tomado una decisión?

¡OK! Pues llegado a este punto te toca decidir. Elige la opción que consideres más conveniente. Recuerda lo que comentamos anteriormente: las decisiones dependen de la persona y del momento en que se toman. Es posible que dentro de unos años veas las cosas de forma diferente, desde otro tiempo y perspectiva. Pero no te atormentes por esto. No te dejes caer en el bloqueo o en la evitación.

Antes de “pasar a la acción” lleva a cabo un proceso de monitorización o revisión de la opción seleccionada mediante preguntas del tipo: ¿Responde a las necesidades planteadas?, ¿Se adecua a mis intereses u objetivos?, ¿Tengo los recursos necesarios?…

Es tiempo de pasar a la acción: ¿Cómo ejecuto la decisión que he tomado?

Elabora un buen plan con los pasos y tiempos necesarios para llevar a cabo la decisión que has tomado. No hay una regla para esto. Que sea personal y adaptado a la situación.

Por último, te recomiendo algunas técnicas de monitorización. Es conveniente estar sensible al proceso durante todas las fases pero especialmente en la ejecución:

  • Observar tu propia conducta. Supervisar lo que haces y cómo lo haces. Importante mantener la concentración.
  • Programar auto-evaluaciones. Comparar a cada fase si los resultados se van correspondiendo con lo que habías anticipado. En caso negativo, revisa de nuevo el plan.
  • Querese un poquito. Utilizar recompensas si los resultados son los esperados. A veces un refuerzo verbal inmediato es suficiente, ¡Muy bien hecho! También puede funcionar como un anticipo de una recompensa posterior, ¡Muy bien hecho te mereces una cerveza bien fría! O sino, que mejor que celebrar una decisión… ¡con otra decisión!

Aprender a tomar decisiones: auto-recompensas

Esta sería a grandes rasgos una aproximación a la toma de decisiones desde un punto de vista cognitivo-conductual. Aprender a tomar decisiones, buenas decisiones en momentos difíciles, es posible ¿Qué? ¿Qué no se parece mucho a cómo tomas tus decisiones? No te preocupes. Seguramente lo haces de forma muy parecida aunque no te das cuenta, o, quizás no sigues un proceso tan mecánico. Precisamente, el objetivo de la Terapia de solución de problemas (TSP) es que la persona llegue a automatizar el proceso y tomar decisiones, aparentemente, de forma espontánea.

Siendo sinceros, la verdad es que las personas no siempre tenemos tiempo y ganas para comportarnos de un modo tan racional y programado. Así que, en ocasiones, empleamos algo llamado “heurísticos”. Una especie de “atajos” o “intuiciones” que ahorran energía mental. Y además, no siempre lo más lógico es lo más adecuado en ese momento o aquello que finalmente decidimos hacer ¿Por qué nos comportamos así? Para saber más de cómo tomamos decisiones y cómo nos comportamos, hablaremos del papel de las emociones en la toma de decisiones en un próximo post…

Referencias: González Labra (2012). Psicología del Pensamiento. Ruiz, Díaz, y Villalobos (2012). Manual de Técnicas de Intervención Cognitivo Conductuales.

¿Estás anclado en tu zona de confort? Qué es y 10 consejos para salir de ella

Llevamos una vida tranquila, sin demasiados imprevistos, controlamos la situación y eso nos hace sentir seguros. Sin embargo, en lo más profundo de nuestra mente aparece esa incómoda fantasía que anhela una vida más emocionante, más plena, más satisfactoria… una vida MEJOR.

Si alguna vez has sentido ese pensamiento, seguramente necesitas un cambio. ¡Salir de tu zona de confort es la única manera de avanzar en tu desarrollo personal y conseguir tus sueños

La zona de confort es nuestra propia burbuja

Tal vez, alguna de estas situaciones te sea familiar…. Estás asqueado con tu trabajo pero no mueves un dedo por cambiarlo o, tal vez, sientes que tu pareja no te llena pero no rompes la relación por la “comodidad” que supone estar a su lado, te gustaría aprender idiomas, hacer deporte, emprender una aventura… pero, ains… ¡Es que se está tan agustito en el sofá! Sigue leyendo, puede que este artículo te de la fuerza que necesitas para emprender el primer paso del resto de tu vida.

¿Qué es la “zona de confort”?

La “Zona de confort” es el estado mental formado por los lugares en los cuales nos sentimos cómodos, protegidos y seguros con la vida que llevamos. Es diferente en cada persona dependiendo de los valores y aspiraciones de cada uno. La zona de confort p

uede ser positiva durante un tiempo, pero si nos acostumbramos a ella nos puede generar pereza y pasividad a la hora de actuar ante situaciones nuevas y esto frena nuestro desarrollo personal y a la larga nos puede generar frustración y vacío.

¿Sabías que este “apego” a nuestra zona de confort, se produce porque nuestro cerebro, en concreto nuestra “Formación Reticular” (que es la zona que regula el sueño, dolor, movimientos, etc…) se acomoda?. Si amigos, nuestro cerebro es vago por naturaleza: Cuando sales de tu rutina (o zona de confort) tu cerebro gasta más energía porque debe estar alerta y procesar mayor cantidad de información que si la tarea es repetida.

Por eso, a tu cerebro le encanta que hagas tareas repetidas, así, puede conectarse siempre de la misma manera y esto le permite ahorrar energía. A modo de ejemplo práctico…

Imaginaos que lleváis años comprando pan en la misma panadería y  un día os la encontráis cerrada. ¿Qué haríais? ¿No compraríais ese día pan y utilizarías el pan que sobró ayer o iríais a esa tienda que está bastante lejos pero que seguro que está abierta?

Si la respuesta es “iría a la tienda que está lejos a pesar de no saber ni cómo llegar” estamos haciendo que nuestra “Formación reticular” realice otros caminos neuronales. O dicho de otro modo, estaríamos aumentando nuestra zona de confort asumiendo “riesgos” y tomando nuevas decisiones. 

(Este sencillo ejemplo se puede comparar con cualquier ámbito de nuestra vida).

Salir de la zona de confort nos abre nuevos caminos

¿Por qué deberíamos salir de nuestra “zona de confort”?

Os preguntaréis cual es la necesidad de salir de nuestra zona de confort si es un lugar donde parece que  nos encontramos tan bien, ¿no? Vamos a reflexionar sobre ello.

Imaginaos una familia de nivel económico pobre pero que viven cómodos en su propia zona de confort. Un día caen en la más absoluta miseria y se ven obligados a hacer cosas y desarrollar determinadas habilidades para salir adelante. Al principio, todos lo pasaron bastante mal pero ahora han alcanzado el éxito y su vida ha dado un giro de 360º.

Esta familia se vio obligada a cambiar por necesidad y gracias a que se esforzaron y salieron de su zona de confort han evolucionado y llevan una vida mucho mejor.

¡Cuidado! Con esto no solo me refiero al tema económico, sino a las aspiraciones que cada uno tenga como: aspiraciones a viajar, aspiraciones a trabajar en X cosa, aspiraciones amorosas, aspiraciones a hacer cosas que te dan miedo… y una  vez conseguido nuestro objetivo, seguir subiendo escalones.

Debemos salir de nuestra zona de confort para cumplir nuestros sueños y aspiraciones

¡Decidido! Quiero salir de mi “zona de confort”, ¿cómo lo hago? Consejos

Salir de la zona de confort no siempre es fácil y vas a necesitar mucho esfuerzo hasta conseguirlo. Recuerda que nada es imposible y que… ¡Si quieres, puedes!

Consejo nº 1. Toma conciencia de los límites de tu zona de confort.

Pregúntate las cosas que te provocan miedo o rechazo. Piensa en tu pasado, tu presente y del que quieres que sea tu futuro.  Hazte preguntas del tipo ¿Me conformo con lo que tengo o prefiero conseguir mi sueño aunque me cueste trabajo? ¿Soy feliz con la vida cómoda que llevo o prefiero asumir nuevas metas y desafíos?

Piensa en tu trabajo o tu pareja. ¿Quieres mantenerte en tu trabajo cómodo y aburrido o conseguir un trabajo que realmente te llene? ¿Prefieres seguir con tu pareja de hace años aunque no te haga feliz o arriesgarte a conocer una persona que consiga darte un futuro feliz?

Consejo nº 2. Búscate un objetivo y esfuérzate en conseguirlo.

Los objetivos son personales e independientes de cada persona. Piensa en lo que quieres conseguir y refuerza cada pequeño logro que consigas, eso te ayudará a mejorar tu autoestima, ganar confianza y conseguir una mejor versión de ti mismo.Estoy consiguiendo algo que jamás imaginé”.

Consejo nº 3. Acepta tus errores.

Los comienzos siempre son complicados y es normal que sientas miedo. Sé positivo y acepta que no eres perfecto y que hay algunas situaciones que no puedes controlar. Si te caes, te levantas. Piensa que de los errores se obtienen grandes lecciones. Eso sí, cuidado con no presionarte en exceso.

Consejo nº 4. Cambios, cambios, cambios…

No solo me refiero a cambios en nosotros mismos, a nivel psicológico, sino al ambiente. Busca situaciones novedosas, muévete por entornos distintos, cambia la decoración de tu casa o habitación, cambia tu color de pelo,… Hay miles de opciones, todo depende de ti. Incluso puedes probar los beneficios del Mindfulness para mejorar tu estado de ánimo y conseguir mayor bienestar emocional.

Consejo nº 5. Haz todas aquellas cosas que te causan rechazo.

¿Qué te da miedo conocer gente nueva? Piensa en las excusas que te pones y las barreras que te pones para no hacer algo y actúa en consecuencia. Enfréntate a tus miedos poco a poco. De este modo, cada vez te sentirás más cómodo porque sentirás que tienes el control de tu vida.

Recuerda que un poco de ansiedad puede llegar a ser positiva para ayudarnos a conseguir nuestros objetivos, solo hay que saber llevarlo.

Consejo nº 6. El apoyo es importante.

Pide a tu familia y amigos que te ayuden a superar tus miedos y a eliminar tus barreras. El apoyo, admiración y respeto por su parte, te ayudarán mucho. Si haces el camino solo llegarás rápido, si haces el camino acompañado llegarás lejos.

Consejo nº 7. Hacer el ridículo NO es malo.

A veces no decimos o hacemos algo por miedo a que la gente nos juzgue. Pero, ¿sabes qué? Lo que piense u opine la gente sobre ti, es algo que no te tiene que importar demasiado. Aprende a reírte de ti mismo, deja que tus amigos se rían de ti y no solo eso, ríete con ellos.

Consejo nº 8. Corre riesgos.

Además, asumir determinados riesgos es vital para conseguir nuestro propósito. Como dijo Muhammad Ali: “El que no es lo suficientemente valiente como para tomar riesgos no logrará nada en la vida”. Y nunca te arrepientas de nada de lo que hagas, seguro que a lo largo de tu vida te arrepentirás más de aquellas cosas que no hiciste por miedo a…

Consejo nº 9. Disfruta de lo desconocido.

¿Cuánto tiempo hace que no haces cosas nuevas? Esa incertidumbre y esa adrenalina que liberamos ante aquellas cosas a las que no estamos acostumbrados. Da un salto hacia tu nueva vida y disfruta de nuevas experiencias, recuerda que la vida solo es una y que no hay segundas oportunidades para VIVIR. ¡Cuidado! Con disfrutar de lo desconocido, no quiero decir que seas imprudente.

Consejo nº 10. Lucha por tus sueños y no te dejes vences por nada ni por nadie.

Las grandes cosas se consiguen con mucho sacrificio y tenacidad. Aunque a veces sientas que te falta motivación para continuar, recuerda que después de la tormenta siempre llega la calma. Además, cuando hayas conseguido tu objetivo servirás de ejemplo para muchas personas que han visto tus progresos.Una vez conseguido, proponte nuevos desafíos.

Sueña con lo que quieres conseguir en tu futuro, trabaja duro y lo conseguirás porque todo depende de lo que tú creas ya que tú eres el protagonista indiscutible de tu vida.

“¡Lo mejor de tu vida comienza cuando termina tu zona de confort!”

Paciencia, confianza y perseveración son las claves del éxito. ¿Te atreves a conseguirlo?

¡Si tienes alguna pregunta, por favor, déjamela abajo, estaré encantada de responderla! 😉

Salud, Cerebro & Neurociencia

Salir de la versión móvil