El RACC apuesta por CogniFit para ayudar a sus socios y conductores

 
  • El RACC, Young Drivers o Codes Rousseau son alguna de las últimas empresas en incorporar el uso de las baterías de evaluación neuropsicológica de CogniFit.
  • Las evaluaciones cognitivas computarizadas se han convertido en un apoyo fundamental para sector transporte o automoción. Incorporar estas evaluaciones y programas de estimulación cognitiva supone una iniciativa de futuro que permite ofrecer servicios más competitivos, minimizar costes y ayudar a reducir la accidentalidad.
  •  El Test de Conducción Digitalizado de CogniFit (DAB) es una tecnología líder que proporciona información valiosa para ayudar a predecir la calidad de manejo vehicular, nivel de riesgo, o índice de tendencia a la accidentalidad. Y ayuda a identificar si existe deterioro cognitivo o déficits en importantes aspectos implicados en la conducción (capacidad para estimar distancias y velocidades, destreza manual, percepción del tiempo, habilidades atencionales, percepción auditiva, visual, rapidez o velocidad de reacción, etc.).

Test de Conducción líder CogniFit

Acuerdos con principales empresas del sector automoción y transporte posicionan a CogniFit como la tecnología líder para la evaluación neuropsicológica de conductores.

Acuerdos estratégicos posicionan a CogniFit como tecnología líder para la evaluación neuropsicológica de conductores

El RACC, Young Drivers o Codes Rousseau son alguna de las últimas empresas del sector de la automoción y transporte que han integrado en su organización el uso de las tareas neuropsicológicas digitalizadas de CogniFit. Con el uso de esta tecnología médica  obtienen información relevante para predecir y/o mejorar la calidad del manejo vehicular y ayudan a sus clientes o socios a identificar sus limitaciones cognitivas y el riesgo que esto puede implicar a la hora de conducir.

“La innovación tecnológica de CogniFit se ha convertido en una herramienta fundamental para poder predecir mejor la calidad de conducción, el nivel de riesgo, o índice de tendencia a la accidentalidad entre los conductores de una organización. Evaluar los procesos cognitivos/psicológicos de sus socios o empleados es una ventaja competitiva que permite ofrecer servicios más eficientes y competitivos. Ayuda a minimizar el índice de accidentalidad y reducir costes”, explica David Asensio, M.S. Neuroscience Research Manager en CogniFit. 

Esta evaluación multidimensional para la conducción es muy fácil de aplicar, consiste en  un cuestionario de fácil respuesta dirigido a identificar los factores emocionales y del carácter de la persona relacionados con la conducción y su propensión al riesgo (adecuación a normas y reglas viales, motivación y estilo de conducción).

Y se complementa con una completa batería de pruebas neuropsicológicas validadas científicamente dirigidas a ayudarnos a identificar si existe deterioro cognitivo o déficits en importantes aspectos implicados en la conducción (capacidad para estimar distancias y velocidades, destreza manual, percepción del tiempo, habilidades atencionales, percepción auditiva, visual, rapidez o velocidad de reacción, etc.).

La duración total de esta evaluación funcional para el manejo de automóviles es de 30-40 minutos, aproximadamente. Todas las herramientas que ofrece CogniFit son accesibles y fáciles de manejar para cualquier persona. 

El consumo de fármacos, deterioro cognitivo asociado a la edad, la impulsividad, el descontrol emocional o la presencia de alguna pluripatología, son los factores que está detrás de un importante número de accidentes de tráfico.

Los resultados obtenidos tras realizar esta evaluación para conductores, son de gran valor, pues pueden ayudarnos a identificar si una persona se encuentra en un buen estado cognitivo para conducir o si sufre algún déficit que pueda representar un riesgo potencial para la seguridad vial.

 

 

This post is also available in: Ruso