Tipos de Memoria - Habilidad cognitiva

¿Donde he puesto las llaves? ¿De qué me suena su cara? Formas de memoria

 

¿Donde he puesto las llaves? ¿De qué me suena su cara? ¿Cómo se llamaba esta persona? La memoria es una de las capacidades cognitivas que más usamos de forma cotidiana e inconsciente. Nos permite aprender nueva información, almacenarla correctamente en el cerebro para más tarde poder recuperarla. Aunque el proceso de recordar sea algo intuitivo, es mucho más complejo de lo que parece porque existen múltiples tipos de memoria. La buena noticia es que esta compleja capacidad cognitiva se puede entrenar practicando ejercicios específicos para la memoria.

Aunque muchas veces no seamos conscientes de ello, nosotros mismos podemos poner en marcha acciones para entrenar nuestra memoria y evitar que se deteriore antes de tiempo. Es mucho más efectivo prevenir su declive y potenciar nuestra memoria cuando aún tenemos la mente en plena forma, que esperar a percibir los primeros síntomas de deterioro para actuar. Los fallos de memoria generan mucha ansiedad a quien los padece, por eso cada día más personas se preocupan por establecer rutinas que les permitan mejorar sus funciones cognitivas. Numerosos estudios científicos han demostrado que, sin lugar a dudas, la memoria es una de las habilidades cognitivas que se puede trabajar con ejercicios diseñados por neurólogos y especialistas.

 

Memoria sensorial

Recibimos la memoria sensorial mediante nuestros sentidos y dura muy poco, entre 200 y 300 milisegundos, luego estos recuerdos se desvanecen o se almacenan en la memoria a corto plazo. La información recibida solo perdura lo necesario para ser identificada y procesada a continuación, puede ser de tipo visual, auditiva, olfativa…

Memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo es limitada y tiene dos objetivos. El primero es mantener la información en nuestra mente sin que esté presente, el segundo es manejar esa información para que sea usada en procesos mentales superiores. La memoria a corto plazo también es conocida como memoria de trabajo porque es clave para el procesamiento cognitivo ya que sirve para cumplir tareas como el razonamiento y la comprensión.

Memoria a largo plazo

Este tipo de memoria es la encargada de guardar la información de manera duradera y se divide en dos subtipos:

Tipos de memoria a largo plazo

-Memoria implícita: se usa de forma inconsciente y se usa para aprender varias habilidades como conducir o andar en bicicleta.

-Memoria explícita: se usa de forma consciente y está relacionada con el conocimiento objetivo de personas, lugares y cosas. Puede ser semántica o episódica.

  • Memoria semántica: incluye los nombres de personas y cosas, y lo que significan, además de los conocimientos sobre nuestro entorno que hemos ido almacenando durante nuestra vida. Es la que interviene en el uso del lenguaje.
  • Memoria episódica: sirve para recordar las experiencias personales, es una memoria autobiográfica que incluye momentos especiales de nuestra vida como el primer día de escuela.

Además de estos grandes tipos de memoria existen otros sub-grupos fundamentales para nuestro día a día: la memoria auditiva a corto plazo, memoria contextual, memoria no verbal, memoria visualMemoria de trabajo, etc.. De estos tipos de memoria hablaremos en el próximo post.

El uso de todos los tipos de memoria es esencial en nuestro día a día, ya que es una de las capacidades cognitivas que usamos de forma constante. Gracias a los juegos de memoria de Cognifit, que han sido validados científicamente, podrás entrenar los distintos tipos de memoria y las demás capacidades cognitivas de forma divertida y sin tener que moverte de casa. Puedes empezar cuando quieras, ¿a qué estás esperando?