¡Tengo miedo a volar! Qué es la aerofobia y 10 consejos para superarla

En época de vacaciones, muchos de nosotros al elegir nuestro próximo lugar de vacaciones nos vemos obligados a buscar vuelos en avión. Para algunos es una bonita experiencia, pero otros lo ven como una pesadilla. Ansiedad, pánico, angustia, sudores,… son algunas de las sensaciones que experimentan aquellas personas que padecer aerofobia o lo que es lo mismo, miedo a volar.

Alrededor del 25% de la población padece miedo a volar. ¿Crees que tienes aerofobia? ¿Conoces a alguien que lo padezca y quieres ayudarle? Mairena Vázquez, psicóloga, te explica qué es este miedo y te da algunos consejos para superarlo.

¿Qué es la aerofobia y quién la padece?

La aerofobia puede definirse como el miedo irracional a viajar en avión que se puede manifestar por diferentes causas:

  • Miedo a que haya un fallo mecánico
  • Miedo a que los pilotos se equivoquen
  • Miedo a sentirse “encerrados” en el avión y sentir ansiedad al querer salir y no poder (relacionado con la claustrofobia),
  • Miedo a las alturas (acrofobia – vértigo)
  • Miedo a unas condiciones meteorológicas adversas (se manifiesta sobre todo en invierno)
  • Miedo a nadar o al agua (hidrofobia) (se produce sobre todo cuando la persona sabe que el avión vuela por encima del mar)
  • Miedo a volar por primera vez (aquí influye el miedo a lo desconocido)
  • Miedo a volar de noche (nictofobia) (se tiende a pensar que hay una visibilidad peor y por eso hay mayor probabilidad de sufrir un accidente)
  • Miedo a volar solo
  • Miedo a los vuelos de muchas horas
  • Miedo al despegue, al aterrizaje y a las turbulencias
La aerofobia es el miedo irracional a viajar en avión

La aerofobia es el miedo irracional a viajar en avión

Se estima que la padecen miedo a volar entre un 15-30% de la población pero solo se considera fobia en una pequeña parte.

¡Cuidado! Si te sientes incómodo o manifiestas un ligero temor o incertidumbre a viajar en avión pero a la hora del vuelo eres capaz de afrontar bien la situación, no tienes aerofobia, simplemente tienes miedo a volar.

Se trata de una de las fobias más comunes que puede afectar a cualquier persona aunque se ha observado que la padecen con más frecuencia aquellas personas que necesitan tener todo bajo su control o aquellas personas que han tenido alguna experiencia negativa relacionada con viajar en avión. Pero… no se puede generalizar.

Si hablamos de los síntomas que se manifiestan con la aerofobia, podemos hablar de:

  • Síntomas fisiológicosmalestar general, temblores, sudoración, diarrea y otros problemas gastrointestinales, problemas para respirar, mareos…

  • Síntomas psicológicos: desorientación, irritabilidad, problemas para tomar decisiones o pensar de forma coherente, pesimismo y tristeza,…

Malestar general, problemas gastrointestinales, irritabilidad, desorientación,... son algunos de los síntomas que padecen las personas con aerofobia

Malestar general, problemas gastrointestinales, irritabilidad, desorientación,… son algunos de los síntomas que padecen las personas con aerofobia

¿La aerofobia se puede superar?

Cada persona es un mundo y por eso a la hora de intervenir en este problema hay que tener en cuenta las características personales de cada uno.

Cuando se sufre aerofobia y se necesitan realizar unos vuelos determinados, la persona puede sentirse incapaz de realizarlos, se bloquea y se siente cada vez más incapaz de hacer frente a las situaciones. En este momento es importante  acudir a la consulta de un psicólogo profesional que determinará el origen y las causas del problema e iniciará el tratamiento.

En el tratamiento psicológico se suelen utilizar técnicas como la hipnosis aunque lo más recomendable es realizar la terapia cognitivo-conductual y exponer a la persona a la situación que le genera fobia de manera gradual. Lo que se pretende con esto es que la persona consiga controlar la ansiedad poco a poco.

Es importante que la persona aprenda:

  • Técnicas de control de la respiración
  • Técnicas de relajación muscular progresiva para que tome conciencia de cuánta tensión ha ido acumulando en cada uno de sus músculos y sea capaz de eliminarla poco a poco
  • Técnicas de distracción
Es importante que la persona que sufra aerofobia aprenda técnicas de control de la respiración, relajación muscular progresiva y técnicas de distracción

Es importante que la persona que sufra aerofobia aprenda técnicas de control de la respiración, relajación muscular progresiva y técnicas de distracción

Además hay algunos medicamentos que pueden ayudarte a relajarte. ¡Cuidado! No es bueno automedicarse pero sí es aconsejable acudir a tu médico de cabecera para que te diga cuál es el mejor remedio y la dosis necesaria que puedes tomar en situaciones así (ansiolíticos, pastillas para dormir,…)

Diversas compañías aéreas ofrecen cursos para superar el miedo a volar. En estos cursos se ofrece información sobre todo lo relacionado con el avión y los vuelos, apoyo psicológico para ayudar a superar la fobia y además en algunos cursos se ofrece un simulador para que las personas con este problema tomen un contacto directo con  el avión.

Consejos para superar el miedo a volar

Consejo nº 1: Si vas a volar, prepáralo todo con antelación.

Hacer la maleta a última hora, puede aumentar tu ansiedad y estrés, por eso lo más conveniente es que lo tengas todo preparado y listo para que te sientas seguro el día del vuelo. La noche de antes es recomendable que duermas y descanses bien. Es importante que llegues con tiempo de sobra al aeropuerto para evitar imprevistos de última hora que puedan aumentar tu ansiedad.

Consejo nº 2: Mantente entretenido para tener la ansiedad bajo raya.

Tienes muchas opciones para mantenerte entretenido durante un vuelo y evitar los pensamientos catastróficos. Puedes elegir desde escuchar música (en Spotify siempre encontrarás playlists con canciones relajantes o motivadoras), ver alguna de tus películas o series favoritas, leer libros de autoayuda como “Feliz vuelo” (Javier del Campo Martin), “Es fácil superar el miedo a volar” (Allen Carr) o “Yo amo volar, ¿y tú?” (Tomás Rubio), hacer crucigramas… Siempre puedes aprovechar el viaje para hablar con algún acompañante en caso de que vayas con alguien o con la persona que esté a tu lado en el supuesto de que viajes solo.

Consejo nº 3: Infórmate para sentirte con más seguridad.

Antes de realizar el vuelo, intenta informarte de todo, desde cómo funciona un avión, cómo es el terreno, cómo se produce el despegue y el aterrizaje, cómo actúan los pilotos, qué significan los “gestos raros” que hacen las azafatas,… Mucha parte del miedo que sentimos, se debe a lo desinformados que a veces estamos. Si nada te pilla de sorpresa, nada te generará tensión. Además es muy importante que sepas que el avión es el medio de transporte más seguro que existe y el que produce menos accidentes.

Consejo nº 4: Manifiesta tus emociones y sentimientos.

Tanto llorar como reír tienen múltiples beneficios.

Cuando sientas que algún pensamiento negativo ronda tu cabecita acuérdate de eso que tanta gracia te hizo la semana pasada. Sustituir los pensamientos negativos por algo positivo es la clave.

Piensa en los motivos que te impulsan a realizar ese viaje, ya sea por esas vacaciones tan ansiadas, reencontrarte con tus seres queridos, una nueva aventura,…

Consejo nº 5: Ante situaciones de estrés y ansiedad…

Si te entran dudas en mitad del vuelo que te generan estrés y ansiedad, habla y pregunta a las azafatas. Seguro que hacen que te sientas mejor. Como truquito te diré que si te dices frases de seguridad o relajantes te sentirás mejor y notarás como las sensaciones estresantes disminuyen. (“Lo estoy haciendo muy bien, ya queda poco para llegar”, “Estoy orgulloso de lo que estoy consiguiendo”, “En cuanto llegue me voy a dar un baño relajante y voy a comer mi comida favorita como premio”). Es mejor centrarse en los aspectos positivos… “al viajar en avión voy a llegar mucho más rápido y cómodo que si hubiera elegido el tren”.

Consejo nº 6. Si es el niño el que tiene miedo a volar… ¿cómo debo actuar?

Si el que tiene miedo a volar es un niño (hijo, sobrino, primo…) mantenle informado en la medida de lo posible de lo que puede ocurrir (explícale que es un avión, cómo vuela, háblale del lugar de destino,…) procura que se encuentre entretenido con cualquier juguete o libro y hazle sentir seguro ante todo.

Consejo nº 7: Dí no a los excesos.

Si eres de los que piensas que es bueno atiborrarte a comida antes de volar, que unas cervecitas de más te harán olvidar el miedo o que seguro que con una tabletita de tranquilizantes el viaje te irá mejor, estás muy equivocado. Se puede producir el efecto contrario y puede ser incluso perjudicial, por eso es mejor comer ligero incluso el día de antes, no beber en exceso y tener mucho cuidado con la sobremedicación.

Consejo nº 8: La elección de asientos es importante.

No todos los asientos son iguales. Si tienes miedo a volar, quizás lo mejor sea que intentes coger el sitio del pasillo para no estar pendiente de la ventanilla. Debes saber que el lugar más estable de los aviones se encuentra en los asientos que se encuentran entre las alas.

Consejo nº 9: Viste de manera cómoda.

Cuando vamos de viaje a veces solo pensamos en lo guapos que vamos sin tener en cuenta lo importante que es ir cómodos. Es muy importante que elijas ropa con la que te sientas cómodo y con la que puedas moverte sin problemas.

Consejo nº 10: Y en caso de turbulencias, ¿qué hago?

A la mayoría de las personas aunque no sufran aerofobia, les genera cierta preocupación o incertidumbre enfrentarse a las turbulencias (zonas de inestabilidad). Ante estas situaciones lo más recomendable es mantener la calma, respirar hondo y recordar que los pilotos son personas altamente cualificadas y entrenadas para todo tipo de situaciones.

Espero haberte servido de ayuda. Ante cualquier duda o pregunta, déjamela abajo que estaré encantada de responderla.

This post is also available in: Ruso