Por qué tu “cuñao” es más listo que tú: desmontamos el test de cociente intelectual

Hace muchos años, los seres humanos inventamos el concepto del cociente intelectual (que no coeficiente intelectual) para poder medir la inteligencia y así descubrir cuáles eran las mentes más privilegiadas de nuestra sociedad. Tiempo después, descubrimos que estas pruebas no son tan fiables como creíamos por dos cosas: la primera es que el ser más inteligente de la creación es tu “cuñao”, él siempre sabe más que tú de todo: política, religión, deportes… y nunca va a dudar en darte su opinión sobre cualquier tema para dejar bien clara su supremacía mental. ¿Quieres saber cuál es la segunda cosa? En nuestro blog desmontamos el mito del test de cociente intelectual.

Test de coeficiente intelectual

Alberto G. Exam

Un estudio realizado por los científicos Adrian M. Owen, Adam Hampshire y Roger Highfield, en 2012, sacó a la luz el otro defecto que tienen las pruebas para medir el cociente intelectual.

Nuestro cerebro usa partes diferentes para los distintos procesos del pensamiento, por este motivo serían necesarias pruebas independientes de habilidades de razonamiento, habilidades verbales y memoria si queremos llegar a medir la inteligencia de alguien. El test de cociente intelectual sólo mide aspectos muy concretos de nuestras capacidades cognitivas.

La psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin opina sobre este tema: “Para saber si una persona es superdotada, no basta con determinar su cociente intelectual (CI). Es como la fiebre en una enfermedad, que no te dice lo que tienes. Lo importante es saber cómo funcionamos, cuáles son los mecanismos que se activaron para producir ese CI, explorar la inteligencia pero también el mundo psicológico y emocional, para poder imbricar ambos aspectos. Se empieza a hablar de superdotados con un CI igual o superior a 130, pero esa cifra no significa nada. Una persona puede dar en un test de inteligencia un nivel más bajo porque sea muy ansiosa, inhibida o depresiva, y aun así ser superdotada.”

La investigación también descubrió que los fumadores y los que padecen ansiedad lo hacen peor en este tipo de pruebas, mientras que las personas que juegan videojuegos sacan mejor calificación en las pruebas de razonamiento y de memoria a corto plazo. Esta es una gran noticia para las actuales generaciones de gamers y youtubers, que también explica como alguien es capaz de ganarse la vida jugando a videojuegos. Tontos no son, desde luego.

Otra crítica a los tests de inteligencia es que los que están habituados a realizar pruebas o exámenes tienen más facilidad para adaptarse a estas evaluaciones y están más relajados y cómodos a la hora de hacerlas. Este suele ser el caso de las personas que han tenido una educación universitaria, para que luego digan que las carreras no valen para nada. Obviamente, la mejor facultad para desarrollar tu cerebro es la Escuela de la Vida, donde tu “cuñao” se graduó magna cum laude.

Las pruebas de cociente intelectual también podrían estar sesgadas hacia algunos grupos raciales o culturales. Es muy difícil crear un test de esta clase sin meter sesgos culturales en ella. En ocasiones se ha intentado diseñar pruebas sólo con demostraciones e imágenes, que no incluyan el lenguaje, pero muchos científicos han declarado que eso es imposible.

En resumen, los nuevos descubrimientos demuestran que es imposible que el test de cociente intelectual mida las capacidades de una persona con un solo parámetro, ya que el cerebro humano es demasiado complejo. Hay gente que tiene mucha capacidad de razonamiento, pero es muy olvidadiza. En cambio, otros puede tener un talento especial para los idiomas, pero no destacar en otras áreas.

Por todo esto, si quieres evaluar tus funciones cerebrales de forma precisa, o estimular tu cerebro de una forma profesional, debes recurrir programas científicos. CogniFit cuenta con una completa batería de tareas online capaz de medir más de 20 funciones cognitivas fundamentales: Atención, memoria, planificación, etc… Cada una de estas habilidades está perfectamente definida y sometidas a un control de medida objetivo. Este sistema de pruebas evalúa varias capacidades cognitivas abarcando distintos tipos de inteligencia. Hagas lo que hagas nunca vas a sacar una nota tan alta como cierto familiar tuyo, pero existen ejercicios para entrenar tu mente que pueden dejarte casi a su altura. ¡Ánimo y a entrenar!

This post is also available in: Inglés