Jóvenes Ludópatas: Adictos a las apuestas deportivas, poker y el juego online. Una epidemia en auge

Jóvenes Ludópatas: Adictos a las apuestas deportivas, al poker, la ruleta, el bingo y otros juegos online. Una epidemia en auge. Las máquinas tragaperras han quedado desterradas. Aunque siguen siendo un gran problema, la crisis actual está provocada por la cantidad y variedad de opciones de juego existente. Cada día somos bombardeados por anuncios de juego online, tanto en la televisión, como en internet o en la camiseta de nuestro equipo de fútbol. Pero, ¿Por qué es tan fácil caer en las garras de la ludopatía? ¿Por qué es más peligroso el juego online que los juegos de azar clásicos? En esta entrada respondemos a estas y a otras preguntas. Adolescentes y ludopatía: Enganchados a las apuestas online

“888…”, “William…”, “Bet and…”, “Poker…”, “Bote…”. ¿Sería capaz de completar uno o varios de estos nombres? Es posible que si, que el lector conozca algunos de estos nombre comerciales.  ¿Qué tienen todos en común? Son páginas de apuestas; desde torneos de Poker, hasta apuestas deportivas o Bingo online.

La pregunta que me ronda la cabeza de un tiempo a esta parte es la siguiente: si no es legal anunciar tabaco, alcohol de alta graduación u otras drogas en televisión… ¿Cómo puede ser legal anunciar una práctica que condena a un alto porcentaje de sus participantes a la ludopatía? La única respuesta tiene que ser los intereses económicos, pero no vamos a centrarnos en ese tema, que no es de nuestra incumbencia.

La intención con esta entrada es dar información a los lectores sobre qué es la ludopatía, como nos engaña nuestra mente cuando jugamos, y porque son más peligrosas y adictivas las apuestas online que las de toda la vida.

Jóvenes Ludópatas: Situación actual 

Desde que en 2011 cambio la Ley de Regulación del Juego, han empezado a crecer como setas los casinos y casas de apuestas online en España. Son más baratos de mantener que los casinos físicos y son accesibles para cualquier persona que tenga internet y que cuente con una cuenta bancaria. Después de conocer esto ya no nos echaremos las manos a la cabeza cuando oigamos que está aumentando el número de jugadores patológicos. Es más, está aumentando el número de adolescentes que se convierten en jugadores patológicos.

El dato total es de medio millón de personas adictas al juego. Quinientas mil almas que ponen en juego el sustento familiar (y millones de familias destruidas). España, una vez más, va camino de batir un nuevo récord.

¿Por qué nos volvemos adictos a las apuestas online?

Heurísticos y sesgos: los atajos de la mente

¡Menuda palabreja! En psicología se conoce a los heurísticos como atajos mentales. De entre toda la información que disponemos en nuestra memoria, es muy útil tener algunos trucos que nos permitan encontrar soluciones rápidas y más o menos acertadas.

A veces nos equivocamos, pero en general funcionan bien. Por otro lado, los sesgos son errores del pensamiento que se producen de forma sistemática. Así es señoras y señores, los seres humanos nos confundimos de forma automática en muchos de nuestros razonamientos.

Ahora vamos a ver algunos de los ejemplos que más influyen en los pensamientos de un posible jugador:

1- Heurístico de representatividad

A través de este atajo realizamos predicciones al comparar una muestra y su población. Es decir, juzgamos que de padres altos, los hijos también serán altos (en mi caso es algo que no se cumple, así es la genética). A esto se le llama sesgo de intuiciones sobre la regresión.

Dentro de este heurístico se produce un sesgo conocido como sesgo de insensibilidad a las probabilidades previas o al tamaño de la muestra. Es tan aplicable a lo que ocurre en los jugadores que este sesgo es también conocido como Falacia del Jugador que se explica en el siguiente vídeo.

Pongamos un ejemplo: Vamos al casino y decidimos jugar a la ruleta. No queremos complicarnos y empezamos a apostar solo a color: rojo o negro, más el cero (aquí está una de las ventajas de la banca). Observamos durante 10 partidas, para ver cómo está la máquina. De las dos opciones que aparecen abajo, ¿Qué combinación de colores cree que es más probable que salga? En función de eso, ¿A qué color apostaría en la siguiente tirada?:

Opción A: rojo, rojo, rojo, rojo, rojo, rojo, negro, rojo, rojo.

Opción B: rojo, rojo, negro, negro, negro, rojo, rojo, rojo, rojo.

Ojala me esté equivocando al creer que algunas personas (no digo todas ni muchas) han pensado que la opción A era la menos probable. La realidad es que ambas tiradas son igual de probables. Cada vez que se lanza la bola existen las mismas probabilidades de que salga rojo (48,65 %), negro (48,65 %) o cero (2.7 %). Es, ha sido y siempre será así, por la sencilla razón de que la bola no tiene memoria de donde calló la última vez. Alguno dirá que las mesas están trucadas, o que los “crupiers” saben muchos trucos. Puede que sea así (yo no consigo imaginar como lo hacen), pero en este caso hablamos de juego online, donde los sorteos suelen realizarse por ordenador.

2- Heurístico de accesibilidad o disponibilidad de la información

Según este heurístico, evaluamos la probabilidad de que un suceso ocurra en función de los ejemplos que conocemos. Cuanto más recientes, frecuentes, cercanos o salientes sean para nosotros, mayor peso les daremos. Continuemos con el ejemplo de la ruleta. El número que acaba de salir es el 12, y yo pienso: Igual, después del 12 sale el 21. Es el mismo número con el orden cambiado”. El azar decide sacar el 21 en la siguiente tirada. Euforia, saltos, gritos, abrazos, incredulidad y, por si fuera poco, nuestro euro se ha convertido en 36 en lo que dura un parpadeo.

La próxima vez que esté apostando y salga un 12, ¿A qué número apostaré? ¿Está claro no? ¿Y si el número que sale es un 21? Es muy fácil que nuestra nueva estrategia ganadora se generalice y empecemos a cambiar el orden de los números. Después del 13, el 31. Después del 23, el 32, y así sucesivamente. Cuando tenemos montadas una serie de estrategias como esta se pone en marcha el heurístico de accesibilidad. Y con este heurístico viene el sesgo de correlaciones ilusorias, es decir, tendremos una teoría propia sobre a qué números apostar en cada caso. ¿Y cuándo nuestra previsión falle? Es igual, los casos en los que acertamos son más accesibles porque les damos mayor importancia, por la alegría que suponen. Nuestra mente está diseñada para confirmar nuestras creencias y hacer oídos sordos de las pruebas que van en contra de estas.

 

Jóvenes ludópatas ¿Por qué nos volvemos adictos al juego y a las apuestas online?

Jóvenes ludópatas ¿Por qué nos volvemos adictos al juego y a las apuestas online?

El peligro del juego online en los jóvenes

Los dos Heurísticos explicados en el apartado anterior son solo una pequeña muestra de las mentiras que nuestra mente se cuenta a sí misma. En general, podrían aplicarse a casi todos los juegos de azar, tanto presencial como online. Algunas de las diferencias de los juegos de azar online. ¿Por qué los juegos de azar online son extremadamente peligrosos para los jóvenes?

1- El peligro de la intimidad de las apuestas online

Cuando a tu vecindario le importa más el color de la ropa interior que tienes tendida que lo que sucede dentro de su propia casa, es probable que nos cortemos un poco a la hora de practicar nuestros vicios: hacer nuestras necesidades con la puerta abierta, rascarnos el trasero en público o, por ejemplo, ir a la máquina tragaperras del bar. Ahora no existe ese problema: encendemos el ordenador (también podemos usar el móvil, no lo olvidemos) y estamos a un click de echar nuestra partidita diaria.

2- El peligro de la accesibilidad de las apuestas online

Es igual el momento del día o de la noche que sea. Siempre que lo queramos tenemos la posibilidad de conectarnos. Es domingo, estamos repantingados en casa, aburridos. Tenemos que ponernos el chándal reglamentario de domingo, calzarnos las deportivas y aclararnos la cara, bajar a la calle, saludar a los vecinos y aguantar al pesado del bar de abajo, después de haber ganado el Madrid la Champions. Nunca fue más fácil vencer la pereza, desde casa y con legañas en la cara podemos seguir apostando.

3- Pérdida de control en las apuestas o juegos online

Por último, no es lo mismo salir de casa con 20 euros y decidir jugárnoslos, que andar tirando del crédito de nuestra cuenta online. Cuando esos 20 euros se acaban podemos hacer dos cosas; aceptar la derrota y marchar a casa o, volver a casa a por más dinero, buscar un cajero o pedirle a alguien. Nada que ver con transferir 5 euritos más desde el ordenador, y luego otros 5, y al final… ¿Cuánto llevamos gastado? Mejor no pensarlo.

Reflexión final: Jóvenes ludópatas. Adictos a las apuestas online

Cada día estamos menos a salvo de la publicidad. Esta se cuela en nuestras casas de todas las formas posibles, pero donde más vulnerables somos es en internet. Si buscamos las pantuflas rosas de Frank de la Jungla en Amazon, en las siguientes semanas las veremos anunciadas en casi cualquier página en la que entremos. Lo mismo pasa con los juegos de azar, que cada vez son más accesibles.

La ludopatía es un tipo de adicción sin sustancia, que cada año afecta a más personas. Ha aumentado la prevalencia tanto sobre los consumidores habituales (hombres) como sobre poblaciones que antes no lo eran: mujeres y adolescentes. Más allá de sustanciosos beneficios que reporta, las consecuencias económicas ocasionadas por la ludopatía acabaran siendo mayores: familias arruinadas, carreras profesionales, aumento de trastornos depresivos y sus respectivos tratamientos… Nuestra mente no es demasiado diestra manejando probabilidades y tendemos a olvidar nuestras pérdidas. Este cóctel permite que tengamos sensación de control sobre el juego, cuando no es así. Seamos precavidos y prudentes, no es un juego, es una trampa.