Un ejemplo de por qué el cerebro humano adora apoyar a los débiles

 A los seres humanos nos gustan apoyar a las personas débiles, o a las personas que creemos que están en desventaja. ¿Será porque creemos que tienen mejor corazón? ¿Perseguimos un mundo más justo, con oportunidades para todos? Descubre la historia de Mónica Puig, una atleta de la que probablemente nadie esperaba que ganase un oro olímpico. Pero a la que “todos” apoyamos.  

 

Puig ha representado a Puerto Rico en el tenis femenino de los juegos olímpicos de Rio de 2016. Antes de Río, Puerto Rico no había ganado ninguna medalla de oro, en ningún juego olímpico en más de 60 años. Nadie se esperaba que Puig fuese a conseguir una este año. En los rankings de los tenistas de élite del mundo, Puig no estaba ni si quiera entre las primeras 20.

Sin embargo, Puig entró en la cancha y se defendió ella misma. No simplemente aguantó, sino que ganó, y siguió ganando. Finalmente, terminó anotando tantos contra la alemana Angelique Kerber, la tenista considerada en los rankings como la segunda mejor del mundo.

Habría sido duro mirar a la alineación y no sentir una chispa de apoyo hacia Puig estallando en el corazón. El swung del primer juego fue a favor de Puig, 6-4. En el segundo, Kerber dio la vuelta al marcador 4-6.

Fue en el último juego. El juego final. Cientos de personas se agruparon para verlo. Para apoyar a la débil y, a la vez, campeona Puig.

¿Que ocurrió entonces? Puig anotó tantos y más tantos y se colocó en un 6-1. Con esto, ¡la primera medalla de oro de Puerto Rico!

Apoyar a los débiles es algo que a los humanos les encanta.

Quizás hay alguna especie alienígena, allí fuera en el espacio que odia la película «Karate Kid». Pero si este fuera el caso, podrían quedarse en su propio planeta. Aquí, en la Tierra, apoyamos al débil. Sí, eso es lo que hacemos.

Muchos estudios lo han confirmado también. Tres investigadores de la universidad del sur de Florida, liderados por el profesor Joseph Vandello, encontraron que realmente nos encantan los débiles, sea en política, deportes u otras áreas.

¿Por qué nos gusta apoyar a los débiles? 

Vandello y sus compañeros encontraron que cuando las personas están sentadas viendo una competición entre un partido favorito ganador, y otro, débil y subestimado, sienten que el débil lo intenta más fuerte.

Observando cómo Puig iba ascendiendo en contra de los curiosamente favoritos, le empezamos a atribuir una especie de “Oh Capitán, Mi Capitán”. No podemos saber cómo. Es una especie de pensamiento que nos hace ver que esa persona lo intenta más fuerte que los otros. Lucha por lo que cree que merece.

Además, está el hecho de que simplemente nos gusta vivir en un mundo más justo.

Queremos que gane la persona que “está poniendo toda la carne en el asador”. Si no lo hacen, parece injusto. Los seres humanos naturalmente odian cuando el mundo es injusto. Incluso los monos odian un mundo injusto.

Entonces, ¿qué hacemos? Apoyamos a los débiles. Vandello sugiere que podríamos hacerlo porque inconscientemente sentimos que podríamos igualar las desventajas. Aunque también podría ser nuestro deseo de sentir que el mundo es justo y verdadero.

Y luego queda el ajuste emocional .

Los seres humanos nos sentimos  más humildes y mejor, emocionalmente hablando, si apoyamos al debil, al “perdedor”. Después de todo, si apoyamos al favorito y al final gana, lo esperábamos ¿no? Incluso si hubiera tenido una gran oportunidad de ganar, Cobra Kai habría hecho que el mundo fuera un poco “aburrido”, ¿verdad ?

Por otro lado, es un gran reto que los débiles ganen. ¡Es simplemente sorprendente! Las radios públicas discutirían sobre cómo pasó. Y en medio de todo eso, estaríamos todos los fans de la persona más débil diciendo «Sabía que lo conseguiría».

Si comparamos las dos posibilidades, sentimos que la emoción es mucho mayor cuando los débiles ganan a los fuertes que al revés. Desde un punto de vista emocional, invertir en el perdedor es también más inteligente. Si pierden, sabremos que estaba perdido y era imposible, pensamiento con el que nos podemos consolar.

Capture d’écran 2016-08-24 à 13.39.22

Puig, una persona débil que ganó el oro olímpico. Fuente: diariocorreo.pe 

Sea el caso que sea, hay algo que no podemos negar: ver a Puig obtener el oro  ha sido increíble.

Sus oponentes jugaron bien. Merecían un reconocimiento. Aunque no consiguieron la medalla olímpica, entrenaron duro e hicieron un gran trabajo. Sin embargo, fue mucho más emocionante ver a Puig ganar.

Puig no ha sido la única débil que obtuvo la victoria este año en Rio. El nadador, Joseph Schooliing, de Singapur, venció al favorito Michael Phelps en los 100 metros de mariposa. Hoang Xuan Vinh se hizo con la primera medalla de oro de Vietnam en tiro deportivo. Kosovo’s Majlinda Kelmendi salió vencedora en judo.

Quizás esa chispa que nos hace apoyar a los débiles es una peculiaridad de la raza humana. Quizás. Pero mi cerebro no puede hacer otra cosa que sonreír viendo a Puig allí arriba con la medalla de oro. Creo que se lo merecía de verdad.

Fuente: Gaines – Upworthy