Obligaciones, responsabilidades y deberes de los niños ¿Cómo enseñarles a ser responsables?

 

Guía útil sobre las obligaciones, responsabilidades y deberes de los niños. Los padres quieren que sus hijos sean responsables, ¿pero qué es la responsabilidad?  ¿por qué es tan importante que los niños asuman deberes y obligaciones? ¿Cómo conseguir que nuestros hijos sean responsables? ¿Cuáles son las obligaciones y deberes de los niños en el hogar y en la escuela? ¿Qué tareas podemos asignar a los niños según su edad? En este artículo explicamos todo sobre la responsabilidad, la importancia de transmitir a los niños deberes y obligaciones, cómo hacerlo y mucho más. Déjanos abajo tu comentario ¡Resolvemos todas tus preguntas!

La importancia de enseñar a los niños a ser responsables

¿Qué es ser responsable? Concepto de responsabilidad, deber y obediencia

Muchos padres pueden confundir el término responsabilidad con el término obediencia. Vamos a tratar de explicar estos dos conceptos para comprender sus diferencias.

La obediencia hace referencia a las situaciones en las que los padres desean que sus hijos hagan lo que se les pide (obedezcan) sin cuestionar su autoridad. A medida que los niños van creciendo, se les irán asignando diferentes tareas, que los pequeños deberán cumplir porque “es su obligación”.

La responsabilidad es un valor que está relacionado con la conciencia. La responsabilidad nos permite reflexionar sobre las consecuencias que tiene todo lo que hacemos, o dejamos de hacer, sobre nosotros mismos o sobre los demás.

Es decir, la responsabilidad nos permite valorar, administrar y reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos, asumir la magnitud de nuestras acciones y afrontarlas.

Cuando enseñamos a un niño/a o a ser responsable, le estamos ayudando a ser autónomo, a tener mayor fuerza de voluntad, a creer en si mismo, a ser disciplinado, etc. Estos aspectos son importantísimos para que el pequeño crezca feliz.

El sentido de responsabilidad se adquiere a través de la experiencia y de la práctica. Las personas aprendemos a ser responsables, o a no serlo, desde la primera infancia. Por eso, es muy importante incorporar pequeñas tareas, obligaciones y deberes en el día a día de nuestro hijo.

Las pequeñas tareas y obligaciones de los niños deben estar siempre adaptadas a su edad. El sentido de la responsabilidad se entrena a través de situaciones sencillas y cotidianas, que pueden darse en el hogar o en la escuela, y a través de la relación que el pequeño tenga con sus padres, profesores, amigos, etc.

Enseñar a los niños a ser responsables y a asumir sus deberes y obligaciones, requiere, motivaciones externas como premios, refuerzos positivos, o “castigos” proporcionados. Es importante también, saber cómo manejar los berrinches.

¿Qué es la responsabilidad? Este término responsabilidad incluye los siguientes aspectos:

  • Ser confiable, de manera que la gente sepa que puede contar contigo
  • Mantener los acuerdos y cumplir con nuestra palabra
  • Mantener nuestros compromisos
  • Hacer algo lo mejor que podemos
  • Responder ante nuestra conducta
  • Reconocer nuestros méritos y también nuestros errores
  • Ser un miembro activo de la familia, comunidad y sociedad

En el siguiente vídeo se nos explica en qué consiste fomentar la responsabilidad y por qué es necesario asignar deberes y obligaciones a los niños.

Enseñar a nuestros niños a ser responsables es esencial para cultivar su autoestima y seguridad. Enseñar a nuestros hijos deberes y obligaciones nos permite que aprendan el sentido de su propia importancia y de su utilidad. Descubre aquí otras formas de fomentar la autoestima en niños.

La realización de tareas del hogar también les estimula cognitivamente y les ayuda a desarrollar la motricidad fina.

entrenamiento cerebral

¿Cómo transmitir o enseñar responsabilidad a los niños?

A la hora de enseñar deberes, obligaciones y responsabilidades a los niños, es importante que expliquemos claramente al pequeño qué es lo que se espera de él o de ella.

A medida que el niño/a vaya realizando estas tareas y pequeñas obligaciones debemos “devolverle” nuestras impresiones y comentarios sobre cómo lo está haciendo. Esta parte es muy importante ya que el niño necesita que se le refuerce, que se le diga si lo que está haciendo está bien, o esta mal, y se le enseñe a rectificarlo en cada caso.

Esta es la única manera a través de la que el niño podrá aprender a ser responsable, a cumplir con sus deberes y obligaciones y a progresar.

Nuestro papel como madres, padres o cuidadores es ser comprensivos, pacientes y tolerantes. Debemos ser coherentes, respetuosos y claros a la hora de comunicar a nuestros hijos qué es lo que esperamos de ellos. A medida que los pequeños van aprendiendo o interiorizando estas nuevas responsabilidades, debemos valorar si es necesario ir incorporando nuevas tareas, deberes o, por el contrario, debemos centrarnos afianzar aquellas que están adquiriendo.

A medida que vaya creciendo, se incrementará la importancia de las obligaciones y deberes de los niños. Es importante recordar que los padres o cuidadores somos su ejemplo, por lo que siempre debemos poner en práctica aquello que intentamos enseñarles.

Un niño responsable no necesita que sus padres le digan lo que tiene que hacer. Un niño responsable es capaz de valorar las diferentes situaciones en las que se encuentra, y tomar, de forma independiente, una decisión adecuada (en base a su experiencia y a lo que sus padres esperan de el).

Sin embargo, este proceso exige de los padres paciencia, esfuerza y dedicación. A continuación te damos interesantes consejos que puedes aplicar para enseñar a tu hijo/a deberes, obligaciones y responsabilidades: 

1- Deja que lo haga a su manera

¿Cómo enseñar deberes a los niños? A veces los padres quieren que sus hijos hagan las tareas exactamente como y cuando ellos las harían, sin embargo, debemos aprender a ser más tolerantes. De esta manera será más fácil que el niño pase de la obediencia a la responsabilidad. Permitirle al niño hacerlo a su manera fomentará su sentimiento de orgullo y logro y promoverá la responsabilidad.

2- El punto medio entre la permisividad y la sobreprotección

Muchos padres no quieren que sus hijos fallen, lo que les conduce a hacer demasiado por ellos, siendo sobreprotectores o conviertiéndose en “padres helicóptero”. En estos casos, los niños no hacen nada por sí mismos, todo se los dan hecho y no aprenden responsabilidad. Pero ser permisivos tampoco funciona, los niños necesitan guía, apoyo e información para aprender a ser responsables. Conoce los tipos de apego.

Por ello es importante decidir cuando es apropiado acercarse a ellos o darles espacio para que lo hagan a su manera. Esto depende de la madurez del niño, la conducta que ha tenido en el pasado con respecto a la responsabilidad en general y en esa tarea en particular, el temperamento del niño…

3- Realización de acuerdos familiares

¿Cómo enseñar responsabilidad a los niños? Se pueden realizar acuerdos e incluso contratos escritos relacionados con las tareas a realizar y los deberes u obligaciones del niño. Llegar a acuerdos en los que toda la familia esté implicada puede ser una buena forma de prevenir conflictos.

4- Reforzar conductas responsables

Si queremos que una conducta se repita es muy importante reforzarla, incluso cuando son deberes de los niños. Muchas veces los padres piensan que para qué van a premiarles si es lo que tienen que hacer. Pero lo cierto es que, aunque sea su obligación, si queremos los niños tienen que sentir un beneficio de esa conducta. Con el tiempo el beneficio puede encontrarse dentro de ellos, como colaborar, ayudar, tener la casa en buen estado… Pero hasta que la motivación de la conducta pase a ser intrínseca (descubre aquí qué es la motivación intrínseca y extrínseca).

La recompensa no debe ser material, sino que con una sonrisa, un gracias o un abrazo es suficiente.

5- Anímale a tomar decisiones

Ayudándoles a tomar decisiones y que se hagan cargo de ellas se fomentará la responsabilidad. Ayúdales a sopesar los pros y los contras de las diferentes alternativas, a analizar toda la información disponible para tomar la mejor decisión.

6- Fomenta que se haga cargo de las consecuencias de sus acciones y decisiones

Ser responsable de lo que hacemos implica también asumir las consecuencias de nuestros actos. Si hacemos cosas que no debemos, o nos equivocamos debemos asumirlo y llevar a cabo acciones de reparación. Esto implica disculparse, compensar los errores o asumir los costes. Por ejemplo, si se decide tener una mascota, esto implica que hay que hacerse cargo de ella, alimentarla, llevarla al veterinario, pasar tiempo con ella (o sacarla a pasear). Entonces el niño debe asumir alguna de esas tareas. O por ejemplo, si por un mal uso ha estropeado su teléfono, su tablet o videoconsola tendrá que asumir el gasto de su reparación (o aceptar que ya no va a tener la consola).

Test tdah cognifit

Tareas para los niños según su edad. Fomenta su responsabilidad

Aquí os damos algunas ideas de pequeños deberes, obligaciones, o tareas para niños que podemos ir aplicando según su edad. No es necesario que apliquemos todas las tareas al mismo tiempo, conviene que los niños vayan adquiriendo responsabilidades poco a poco. Estas ideas pueden ayudarte a tu hijo/a vaya siendo cada vez un poquito más autónomo.

Además, es interesante que paséis tiempo de calidad juntos, una buena forma puede ser que el niño/a os ayude con las tareas del hogar. Hay muchas pequeñas obligaciones que pueden ir Hacer juntos las tareas de la r lo que si puede ayudare a que hacer que los niños nos ayuden a hacer las tareas de la casa también es una forma de pasar tiempo juntos.

Deberes de los niños

Los deberes de los niños. Fuente: bebesymas

Responsabilidades para niños de 2 y 3 años

  • Recoger sus juguetes y libros
  • Barrer el suelo
  • Poner la mesa
  • Darles la oportunidad de elegir algo de lo que desayunan
  • Higiene sencilla como lavarse los dientes, cepillarse el pelo y lavarse las manos
  • Vestirse y desvestirse, con algo de ayuda
  • Limpiar lo que ensucian
  • Colocar comida enlatada o paquetes del supermercado en sus sitio.
  • Llevar su plato y cubiertos de la mesa al fregadero y limpiarlos de restos de comida

Responsabilidades para niños de 4 años

  • Poner la mesa
  • Colocar la comida en su sitio cuando se hace la compra
  • Ayudar a hacer la lista de la compra
  • Seguir un horario para alimentar a las mascotas
  • Ayudar a arreglar el jardín
  • Ayudar a hacer las camas y a pasar la aspiradora (por ejemplo apartando algunos muebles)
  • Ayudar a fregar los platos o a llenar el lavavajillas
  • Ayudar a preparar algunos alimentos sencillos, como sandwiches, desayunos o realizar los toques finales
  • Ayudar a servir los platos
  • Compartir los juguetes con amigos.
  • Cambiar las toallas del cuarto de baño
  • Subir y bajar las persianas
  • Coger el correo
  • Debe ser capaz de jugar sin la constante supervisión o atención de un adulto.
  • Colgar pañuelos, calcetines o paños en el tendedero.
  • Coger la leche de la nevera
  • Usar un sacapuntas

Responsabilidades para niños de 5 y 6 años

  • Ayudar en la planificación de comidas y la lista de la compra
  • Hacer su propio sándwich o desayuno fácil y luego recogerlo
  • Echarse su propia leche
  • Poner la mesa
  • Partir lechuga para la ensalada
  • Añadir ciertos ingredientes a una receta
  • Hacer su cama y limpiar su habitación
  • Vestirse solo y escoger su propia ropa
  • Fregar el lavabo, la bañera y el inodoro
  • Limpiar cristales y ventanas
  • Separar la ropa para lavar. Poner la ropa blanca en un montón separado de la de color
  • Doblar y colocar su ropa
  • Hacer tareas en el jardín
  • Limpiar el polvo del salón
  • Pagar por cosas pequeñas
  • Sacar la basura
  • Alimentar a las mascotas
  • Regar las plantas

Responsabilidades para niños de 7 años

  • Aprender el mantenimiento de su bicicleta
  • Hacer recados para los padres
  • Ocuparse de la higiene de las mascotas
  • Llevar algunas bolsas de la compra
  • Ponerse el despertador de la mañana y hacer los preparativos para el día siguiente y luego que lo revise un adulto
  • Aprender a respetar a los demás, ser educado y compartir

Responsabilidades para niños de 8 y 9 años

  • Fregar el suelo
  • Ayudar a los demás cuando se lo pidan
  • Ordenar el armario y cajones
  • Ayudar a elegir la propia ropa que comprar
  • Coser botones y descosidos
  • Doblar sábanas
  • Empezar a leer recetas sencillas y cocinar para la familia
  • Cuidar de hermanos pequeños o primos por pequeños periodos de tiempo cuando haya un adulto presente
  • Pintar vallas o estanterías
  • Ayudar con otras tareas domésticas

Responsabilidades para niños de 9 y 10 años

  • Cambiar las sábanas y echar a lavar las sucias
  • Aprender a poner la lavadora y/o lavavajillas y medir el detergente
  • Ir a la compra
  • Preparar una comida
  • Preparar té o café para los padres
  • Planear las propias fiestas de cumpleaños
  • Hacer tareas sin recordatorio
  • Aprender a usar la paga responsablemente

Responsabilidades para niños de 10 y 11 años

  • Coger el transporte público
  • Conducta apropiada cuando se queda a dormir en casa de un amigo
  • Hacerse su propia maleta
  • Responsable de las propias aficiones
  • Recoger y devolver libros de la biblioteca

¿Cómo sabemos si un niño es responsable?

  • Un niño es responsable cuando realiza sus tareas, deberes y obligaciones sin que haya que recordárselo en todo momento
    • Cuando ha adquirido hábitos personales o en el hogar (ducharse solo, vestirse, atarse los zapatos, comer….)
    • Es capaz de razonar lo que debe, o no debe hacer
    • Tiene fuerza de voluntad suficiente para realizar sus deberes y obligaciones
    • Se plantea nuevos objetivos, o metas
    • No espera que se lo hagamos todo
    • No echa la culpa a los demás de lo que le pasa, ni busca excusas sistemáticamente
    • Es capaz de elegir correctamente entre diferentes alternativas
    • Puede jugar, hacer sus deberes, tareas y estudiar a solas sin problemas
    • Puede tomar decisiones autónomas, distintas a las que toman otros en el grupo en que se mueve
    • Respeta y reconoce los límites establecidos por los padres, aunque en ocasiones pueda discutir sus tareas u obligaciones
    • Puede controlar su frustración
    • Cumplir sus promesas o tareas con las que se compromete
    • Reconoce sus errores y no trata de justificarse continuamente

Factores que dificultan el aprendizaje de la responsabilidad, las obligaciones y deberes en los niños

  • Estilos de apego inseguros
  • Estilos educativos demasiados rígidos y autoritarios
  • Estilos educativos muy permisivos (que no transmiten responsabilidades u obligaciones a los niños)
  • Estilos educativos indiferentes que muestran poco afecto y poco control (mucha permisividad, negligencia…)
  • La falta de normas, de obligaciones y de pautas claras
  • Exceso de normas, o normas sin sentido
  • Facilitar soluciones y otorgar al niño/a lo que pide para que así deje tranquilo a los educadores o padres
  • Poner en duda las capacidades de los hijos/as: cuando haya que censurar, pero censurar la conducta, no a al niño/a

¿Qué ocurre cuando no transmitimos el valor de la responsabilidad a los niños?

Los niños a los que no se les enseña el valor de la responsabilidad, suelen convertirse niños consentidos y sobreprotegidos muestran los siguientes rasgos:

  • Esperan que se les haga las cosas que podrían hacer ellos mismos
  • Son exigentes
  • No muestran gratitud o aprecio
  • Tienen una abundancia de cosas pero nunca sienten que es suficiente
  • No toleran bien la frustración
  • Tienen dificultades para esperar por algo que quieren
  • No admiten errores
  • No intentan hacer las cosas lo mejor que pueden
  • No son generosos, ni con su familia ni en comunidad

¿Cómo lo evitamos?

  • Es importante decir que no y no ceder la mayoría de las veces
  • No darles tantos objetos materiales sin esperar que cumplan con sus obligaciones
  • No hacer a tu hijo cosas que podría hacer él mismo
  • Ayúdale a ver y a afrontar las consecuencias de sus actos
  • Darle obligaciones y responsabilidad, que es lo que vamos a ver en este artículo

Deberes de los niños con los padres

¿Los niños tienen deberes con los padres o familiares? Muy a menudo se hablan de los derechos de la infancia, sin embargo, no se habla de los deberes de los niños. Está claro que los derechos son muy importantes, pero para poder crecer feliz también lo son las obligaciones.

El código civil dice textualmente que “los hijos deben contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas familiares mientras convivan en ella”.

Los menores de edad tienen una serie de obligaciones dentro del ámbito familiar. Estos deberes deben cumplirse en función de la edad y madurez de los hijos:

  • Deben participar en la vida familiar y en el hogar.
  • Deben respetar a sus padres, hermanos y otros familiares.
  • Deben participar y colaborar en el cuidado del hogar, realizar tareas domésticas de acuerdo con su edad, nivel de autonomía personal, capacidad e independientemente de su sexo. Tanto niños como niñas deben participar por igual.

Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor modificada por la Ley Orgánica 8/2015, de 22 de julio, de Protección a la Infancia y a la Adolescencia además de los derechos de la infancia.

Deberes de los niños en la escuela

¿Cuáles son los deberes de los niños en la escuela? Según la misma ley, los menores también tienen una serie de deberes en el ámbito escolar:

  • Respeto a las normas de convivencia del colegio
  • Estudiar durante toda la etapa obligatoria
  • Tener una actitud positiva de aprendizaje en todo el proceso educativo
  • Respeto a los profesores, alumnos y otros empleados del centro, evitando en todo lo posible la situaciones de conflicto, acoso escolar en todas sus formas, incluido el ciberacoso

Además, los menores tienen otros deberes relativos a la comunidad, como el respeto a todas las personas con las que se relacionan y a su entorno físico.

Psicóloga en continua formación. Apasionada de la sexología y la intervención psicológica. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.