El Efecto Pigmalión: ¿Qué es lo que comunicas a tus hijos sin darte cuenta?

el efecto pigmalion y el poder de las etiquetas

¿Qué es el Efecto Pigmalión? “Es algo que todos sabemos de algún modo, pero puede que no te lo hayan explicado nunca. Si a tu hijo, antes de una carrera, le dices: 'te vas a caer, tú no vales para esto', ese niño se va a caer, no hay más opciones. Porque le ha hecho creer que es posible. Y hay algo que le obliga a cumplir la profecía. Pero si en lugar de eso, a ese mismo niño le dices: 'corre, vuela, no te detengas, y si te caes, aquí estoy para levantarte'. Ese niño jugará mejor que si nunca le hubiera dicho nada…” En este artículo te contamos cómo tus palabras tienen la fuerza para condicionar el comportamiento de tus hijos. ¡Descubre cómo utilizar ese poder!

Se conoce como Efecto Pigmalión, y funciona en cualquier momento de nuestras vidas. La confianza que depositan en nosotros los demás nos darán las fuerzas necesarias para conseguir objetivos más difíciles.

“Trata a una persona tal y como es y seguirá siendo lo que es; trátala como puede y debe ser y se cambiará en lo que puede y debe ser”

el efecto pigmalion y el poder de las etiquetas

El Efecto Pigmalión – La leyenda

Cuenta la leyenda sobre el efecto Pigmalión….

La leyenda de Pigmalión proviene de la antigua Grecia. Ovidio nos narra cómo existió un rey, Pigmalión, aficionado a la escultura. No encontré esposa, así que se dedicó a crear estatuas de bellas mujeres. Un buen día, esculpió una estatua tan bella y de tan perfectas proporciones, que acabó enamorándose perdidamente de ella. Tanto es así, que suplicó a los dioses que la hicieron real. Afrodita, diosa del amor, se apiadó del pobre escultor y le dio la vida. Pigmalión la llamó Galatea, y se convirtió en su amante y compañera de vida.

¿Qué es el efecto Pigmalión?

El efecto Pigmalion consiste en que las expectativas o creencias que una persona tiene acerca de nosotros modificarán nuestro comportamiento o rendimiento para que cumplamos esas expectativas.

De la misma manera, nosotros mismos podemos ejercer el efecto Pigmalión sobre los demás, pero hay que tener mucho cuidado al hacerlo. Si alentamos a una persona podemos conseguir que desarrolle todo su potencial, pero si ejercemos un efecto Pigmalión negativo podemos destruir las ilusiones de una persona.

Seguro que te suena el efecto placebo. Un simple caramelo de limón, dado por tu médico (o Pigmalión en este caso) puede llegar a curarte el dolor de cabeza. Simplemente porque el médico te dice que así será.

como vemos, la perspectiva de un suceso tiende a facilitar su cumplimiento.

La explicación científica confirma el Efecto Pigmalión: Cuando alguien confía en nosotros, nuestro sistema límbico acelera la velocidad de nuestro pensamiento, haciéndonos más atentos y eficaces.

También conocido como la profecía auto-cumplida, si hay un alto deseo de que se cumpla, probablemente tenderá a cumplirse.

el efecto pigmalion y el poder de las etiquetas

El Efecto Pigmalión – Qué es

“Lo que pensamos se hace real, y esto es un arma realmente poderosa.”

El poder del Efecto Pigmalión y las etiquetas que ponemos a nuestros hijos

En un pueblo de Ghana, África, posee una tradición muy curiosa. Cuando un niño nace se le dota de un nombre espiritual, sintió en su día de nacimiento. Cada día consta de una serie de características de personalidad que se les atribuyen a los niños.

Los que nacen en lunes, reciben el nombre de kwadwoy, que significa paz. A estos niños se les considera tranquilos, calmados y pacíficos.

Por otro lado, los nacidos en miércoles son bautizados con el nombre de kwaku, guerreros. Se les atribuye mal comportamiento e impulsividad.

el efecto pigmalion y el poder de las etiquetas

El Efecto Pigmalión y el poder de las palabras

Un estudio resultó la frecuencia con que estos nombres aparecieron en el Registro Penal Juvenil, por haber cometido algún delito. Se descubrió que había un porcentaje significativamente mayor de niños bautizados como Kwaku que? como Kwadwoy en estos registros de delincuencia juvenil.

Estos resultados demuestran la influencia negativa que tiene la atribución de etiquetas tan tempranas a estos pequeños.

¿Es realmente la culpa del nombre? Claro que no. La responsabilidad está en lo que la comunidad espera y atribuye inconscientemente a estos niños.

Cómo utilizar el efecto Pigmalión ¿Qué decir y qué no decir a tu hijo?

En la cultura occidental también percibimos el efecto Pigmalión de muchas maneras diferentes.

<< Mi hijo es que es muy tímido...>> << Es desobediente...>> < >

Aunque los padres no sean conscientes, estas etiquetas que ponen sobre sus hijos pueden tener un efecto muy negativo a largo plazo en la autoimagen del niño. No sólo transmitimos con las palabras; los gestos, las miradas, los comentarios… también juegan un papel fundamental.

Lo paradójico de esto, es que probablemente esas expectativas que depositamos en ellos, a la larga se convertirán en rasgos de su personalidad, cuando contrariamente lo que queremos es que no están a la orden del día.

Esto ocurre cuando no somos conscientes de que el autoconcepto de un niño se basa en las expectativas y creencias que los demás depositan en ellos, más frecuentemente figuras de autoridad como son los padres o los profesores.

el efecto pigmalion y el poder de las etiquetas

El Efecto Pigmalión y el poder de las palabras

Imaginaros cuando ya empezamos con las comparaciones sobre sus diferentes hijos. <<A ver si aprendes de tu hermano...>>

Incluso se puede llegar a automatizar el castigo, tendiendo a regañar al hijo que habitualmente se porta mal, cuando incluso en ese caso ha sido al revés. Este trato diferencial afecta no sólo a la autoestima del niño, sino que potencia ese mal comportamiento por el que es reñido.

En definitiva, lo que expresamos a un niño acerca de sus capacidades influye de manera directa en lo que se considera capaz de hacer.

Del mismo modo que el miedo tiende a provocar que se produzca lo que se teme, la confianza en uno mismo, aunque sea contagiada por un tercero, puede darnos alas.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, en ambos casos tienes razón…”

Os dejo con un bello corto acerca del poder del Efecto Pigmalión…