¿Por qué lloramos? Descubre 9 beneficios psicológicos de llorar

¿Por qué lloramos? ¿Llorar es malo? Lloramos de alegría, de emoción, de amor, de tristeza, de pena, de dolor, etc… Lloramos porque es un modo de expresarnos que aunque no queramos, llorar nos ayuda a reducir el estrés y mejorar nuestro estado de ánimo. Aunque a alguno de nosotros nos de vergüenza ¡Llorar es bueno para tu salud! y ¿Conoces los beneficios que obtenemos cuando lloramos? En este artículo, Mairena Vázquez, psicóloga, nos aclara todas nuestras dudas.

Por qué lloramos

Por qué lloramos

Desde que nacemos, el llanto está muy presente en nuestras vidas. ¡Pensad que lo primero que hacemos cuando venimos al mundo es llorar! Lloramos desde que somos niños, cuando tenemos hambre, frío, cuando nos caemos, cuando no queremos hacer los deberes,… pero cuando crecemos y nos hacemos personas maduras y responsables, cometemos el error de sentirnos débiles al llorar. Y ya ni hablamos de llorar delante de alguien… ¡ni pensarlo!

Siempre se ha hablado de la risa y de la multitud de beneficios que nos provoca, pero… ¿y las lágrimas? El hecho de llorar esta subestimado ya que solemos asociar nuestras lágrimas a momentos tristes, malos y angustiosos sin tener en cuenta todos los efectos beneficiosos que nos producen.  Llorar se ha considerado desde un punto de vista traumático y negativo, pero creedme si os digo que llorar es sano.

¿Por qué lloramos?

En nuestra sociedad hay infinidad de situaciones que podrían desencadenar llanto. Podemos llorar por tristeza ante situaciones que nos pasan a nosotros mismos (que te deje tu pareja, muerte o enfermedad de un familiar,…) por situaciones que ocurren a nuestro alrededor (desigualdad en el mundo, terrorismo,…), también podemos llorar de emoción o alegría (cuando nos esforzamos tanto por conseguir nuestro objetivo ya sea un trabajo, un aprobado en un examen importante,…) o incluso de empatía (vemos a alguien que queremos llorar y sentimos la necesidad de hacerlo nosotros también). Sin embargo, no está bien visto llorar en público y por eso intentamos evitarlo a toda costa.

Lloramos por diferentes motivos: tristeza, emoción, alegría, empatía,...

Lloramos por diferentes motivos: tristeza, emoción, alegría, empatía,…

Las lágrimas han sido consideradas símbolo de debilidad por la mayoría de las personas. Es por eso que incluso a día de hoy nos sorprendemos cuando vemos a un hombre llorar. ¿Por qué?

Desde pequeños los niños son educados para no llorar y si lo hacen que sea  a escondidas… “que nadie te vea llorando, los hombres no lloran, los hombres son fuertes siempre”. Permitidme que os diga que eso es un gran ERROR. Es más, deberíamos educar a nuestros niños (tanto chicos como chicas) para que desde pequeñitos sean capaces de llorar sin sentir vergüenza. Los niños deberían entender lo importante que es mostrar sus sentimientos y desahogarse llorando.

Los niños desde pequeños deben aprender que llorar no es malo, todo lo contrario.

Los niños desde pequeños deben aprender que llorar no es malo, todo lo contrario.

¿Sabéis que el llanto es fundamental para el desarrollo de las personas? Las lágrimas que derramamos cuando lloramos activan unas hormonas que tienen efecto tranquilizante. Además ayudan a eliminar ciertas sustancias que funcionan como depresoras (adrenalina, oxitocina y noradrenalina) provocándonos tristeza.

Llorar es sano

Llorar es sano

Beneficios de llorar

1. Llorar produce beneficios en la salud tanto mental como psicológica.

Cuando lloramos disminuimos la intensidad de las emociones que sentimos. Hace que eliminemos sensaciones negativas como angustia o dolor y nos sintamos mejor.

2. Llorar nos produce relajación.

Seguro que has escuchado eso de que “después de la tormenta siempre viene la calma“. Pues al llorar pasa lo mismo,… después de solar un “mar de lágrimas” nos sentimos relajados y tranquilos. Se podría comparar con ese Cola-Cao calentito antes de dormir en invierno o un baño con agua tibia después de ese día tan duro de trabajo.

3. Las lágrimas que derramamos al llorar limpian nuestros ojos.

Las lágrimas lubrican nuestros ojos para que no se resequen, nos ayudan a ver mejor y matan las bacterias que se acumulan. Además las lágrimas funcionan como analgésicos naturales porque contienen proteínas.

4. Al llorar dices adiós al estrés.

Después de una pelea con tu pareja, tus amigos o tu familia al final hay veces que acabas llorando “a moco tendido”. ¿No te sientes un pelín más ligero? Al desprenderte del estrés, sientes más calma corporal. Eso es debido a que has liberado toda la tensión acumulada eliminando todas las toxinas de tu cuerpo. Liberamos adrenalina y noradrenalina que eliminan la tensión tanto física como psicológica y nos hace que seamos capaces de mantener la calma en situaciones de estrés.

5. Aunque parezca increíble, llorar mejora el estado de ánimo.

Al llorar, se produce un aumento de las endorfinas que hacer que el estado de ánimo mejore. Después de llorar, solemos sentir una sensación de alivio y desahogo al ver que hemos liberado de alguna forma la presión que teníamos en nuestro interior. Cuando lloramos manifestamos nuestros sentimientos y esto nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos.

Llorar es beneficioso

Llorar es beneficioso

6. Llorar hace que tengamos menos problemas gastrointestinales y mejor respiración.

Según algunos estudios, las personas que lloran más a menudo tienen menos enfermedades que aquellos que no lo hacen. Por ejemplo, se ha demostrado que en general las mujeres (al llorar más que los hombres) sufren menos ataques cardíacos y úlceras.

7. Llorar hace que mejore nuestra perspectiva de la situación.

Al sentirnos así podemos ver la situación desde otra perspectiva más clara. Cuando lloramos, somos conscientes de nuestras “debilidades” para solucionar aquello que nos preocupa desde una perspectiva más adecuada.

8. Llorar como señal de ayuda.

Cuando vemos a alguien a nuestro alrededor que está llorando, aumenta nuestra empatía y sentimos la necesidad de ir a ayudarle y preguntarle lo que le ocurre y si necesita algo. La persona que se encuentra en ese estado, suele agradecer la ayuda que se le ofrece en ese momento y es que de modo indirecto, envía ese mensaje para ser socorrida. Por tanto, podemos decir que el hecho de llorar estrecha los vínculos entre las personas.

9. Llorar funciona como una válvula de escape.

Si no nos permitimos llorar y mostrar nuestras emociones y sentimientos, conseguiremos sentir más presión en nuestro interior y con esto lo único que conseguimos es sentirnos más impotentes.

Beneficios de llorar

Beneficios de llorar

¿Por qué no debemos contener las lágrimas?

Cuando nos enfrentamos a situaciones complicadas para nosotros, sean del tipo que sean, lo más aconsejable es desahogarnos con alguien que nos transmita confianza y si sentimos la necesidad de llorar, hacerlo.

Lo peor que se puede hacer en situaciones en que nos sentimos mal es guardárnoslo todo para nosotros mismos. Muchas personas que hacen esto ponen la excusa de “es que no quiero preocupar a nadie”, “mis problemas son míos y solo míos y nadie tiene que cargar con ellos”, “esto es cosa mía, ya lo solucionaré”, “no voy a llorar, soy fuerte y puedo con esto”,…

Pues bien, a modo de consejo… Lo que no soltamos al exterior, se guarda dentro y se va acumulando poco a poco hasta que ya no se pueda acumular más y explotas cuando menos lo esperas de una forma incontrolable. En casos de bloqueos emocionales, además de contener el llanto, se contiene mucha rabia lo cual puede generar estados de ansiedad.

Todo esto se evitaría desahogándonos en el momento en que nos empezamos a sentir mal.  Debemos enfrentarnos a las situaciones aunque nos duela.

Ser fuerte no es suprimir las lágrimas y actuar como máquinas sin emociones.

Ser fuerte es enfrentarse a lo que la vida nos depara y si crees que llorando te vas a sentir mejor, te animo a que lo hagas.